[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Marco Antonio Mena’

Las denuncias contra ex alcaldes, un tema vigente

.

Fueron varios ex alcaldes los que lograron tramitar un amparo ante la justicia federal para evitar su aprehensión para responder a las acusaciones de presuntos malos manejos financieros hechos durante sus administraciones, pero eso no quiere decir que las carpetas de investigación contra 30 de ellos hayan sido olvidadas.

justicia-exalcaldes
Una vez que los órganos de inteligencia del gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez comprobaron el origen de la fuga de información que permitió a ex presidentes municipales como el panista Adolfo Escobar Jardínez solicitar un amparo y eludir su detención por parte de agentes investigadores de la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE), la estrategia para llevar a la cárcel a los ex alcaldes que se presume desviaron recursos públicos ya fue replanteada y pronto se tendrán resultados positivos para las autoridades involucradas en ese tema.

De entrada se espera que la moldeable Elsa Cordero Martínez deje la presidencia del Tribunal Superior de Justicia del Estado, pues la PGJE y el Órgano de Fiscalización Superior (OFS) aspiran a tener como aliado en la tarea de castigar a los ex munícipes al próximo representante del Poder Judicial de Tlaxcala y evitar que sea desde esa instancia donde se pase el pitazo a los ex ediles sobre posibles nuevas órdenes de aprehensión.

El gobernador Marco Antonio Mena está al tanto de las investigaciones y su instrucción ha sido que se proceda conforme a la ley, por lo que no intervendrá para salvar a nadie ni para perjudicar a alguien en específico, toda vez que las carpetas abiertas en la PGJE están debidamente integradas y éstas cuentan con los elementos de prueba que documentan las anomalías financieras realizadas en las arcas de los ayuntamientos.

En el primer paquete de órdenes de aprehensión se cometieron errores que no se volverán a repetir. Será después del 15 de febrero cuando los procesos penales contra los ex alcaldes se revivan y se tengan noticias sobre esas investigaciones que incluyen a más de 30 ex funcionarios públicos.

Por cierto, ayer dicen que la patética magistrada Elsa Cordero dejó correr el rumor de que ella sería la próxima procuradora de Justicia luego de que Tito Cervantes Zepeda dejara el cargo el pasado fin de semana para ocupar la Secretaría de Gobierno.

Los que están enterados de la brillante estrategia de la magistrada, cuentan que ella habría pedido a varios litigantes supeditados a sus intereses que difundieran ese rumor, lo cual se hizo sin ningún problema. Más tarde la aún presidenta del TSJE habría solicitado el apoyo de varias organizaciones de abogados para que se pronunciaran a su favor y solicitaran al mandatario considerarla para el cargo de procuradora.

Dudo que una abogada de tan bajo perfil sea considerada para ser procuradora de Justicia, sobre todo cuando tuvo la ocurrencia de exigirle al gobernador Marco Mena que no interviniera en la designación del próximo presidente del Tribunal.

En fin, se vale soñar.

Los enanos que quieren crecer

El cuestionable ex alcalde de Tlaxcala Pedro Pérez Lira recibió el aval de la Comisión Nacional de Procesos Internos del PRI para seguir en su lucha por la candidatura de su partido a la diputación federal por el segundo distrito. Veremos cuanto le dura su indisciplina, porque difícilmente le ganará esa posición a la abanderada que designó el gobernador y que se trata de la ex alcaldesa de Zacatelco Blanca Águila Lima.

Pedrito se siente un portento en la política y entre los priistas, sin embargo es un personaje con un pasado gris y mediocre que no tiene ninguna posibilidad de obtener la nominación dentro del PRI. Urge que la delegada del CEN del partidazo, Yolanda Eugenia González Hernández, se ponga a trabajar y controle a esa criatura antes de que alborote más el gallinero rumbo a las designaciones de candidatos a diputados locales.

No lo cuente en voz alta, pero le cuento que el partido de Andrés Manuel López Obrador empezó a analizar la posibilidad de sustituir al candidato a diputado federal por el distrito 1 con cabecera en Apizaco, pues consideran que el PRI se equivocó al imponer a Mariano González Aguirre en esa posición porque enfrentará el voto de castigo y rechazo que acumuló su papá Mariano González Zarur cuando se desempeñó como gobernador.

En esa demarcación electoral los candidatos son el panista Humberto Macías Romero, el morenista José de la Luz Sosa Salinas y el priista Mariano González.

La persona que Morena y López Obrador están considerando para competirle a Mariano González, es ni más ni menos que Antonio Velázquez Nava, ex funcionario estatal en el gobierno de Héctor Ortiz Ortiz.

Pronto veremos si el cambio prospera.

2018, un año clave para el gobierno Menista

.

Aunque el crecimiento que logró tener Tlaxcala en el presupuesto para el 2018 es significativo -785 millones de pesos-, lo cierto es que el gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez dispondrá de casi 19 mil millones de pesos que tendrán que reflejarse en obras y acciones que sean percibidas por los ciudadanos que esperan más de esta administración.

señorio
Sin lugar a dudas el presupuesto de egresos del 2018 será diferente y establecerá o reafirmará las prioridades que este gobierno pretende llevar a cabo en materia de salud, educación y empleo, las cuales se vieron limitadas en el presente año por el desorden financiero que habría dejado el ex gobernador Mariano González Zarur.

De entrada, le puedo decir que para el siguiente año los tres diputados federales del PRI por Tlaxcala, Ricardo García Portilla, Rosalinda Muñoz Sánchez y Fabiola Rosas Cuautle, dejarán de decidir el destino de los 20 millones de pesos que cada uno podía etiquetar para obra pública que era ejecutada en coordinación con los presidentes municipales que resultaban beneficiados con algún proyecto.

La decisión del gobierno del estado fue concentrar esos recursos y asumir el control de los proyectos donde se podrán invertir esos fondos, de ahí que los 60 millones de pesos que hasta el año pasado disponían en conjunto los legisladores federales serán administrados por la actual administración que tendrá la última palabra sobre su destino.

Ricardo García, Rosalinda Muñoz y Fabiola Rosas podrán presentar sus propuestas de proyectos al gobierno estatal y presumir la gestión de la obra en caso de ser aceptada, pero ya no asignarán discrecionalmente los recursos como lo hicieron los dos últimos años donde se dice que también obtuvieron un beneficio económico.

Tal fue el enojo de los tres legisladores tlaxcaltecas que el jueves pasado no dejaban de quejarse en la Cámara de Diputados de tal decisión, que según ellos, les afectará porque su actividad de gestión se verá limitada.

Al buen entendedor pocas palabras. Es obvio que ninguno de los tres diputados federales está en el ánimo del gobernador.

Pero regresando al tema del presupuesto, le cuento que en materia de infraestructura regional y social el gobierno de Marco Antonio Mena dispondrá de 1,101.1 millones de pesos que se sumarán a los 1,281.2 millones de pesos que se invertirán en carreteras.

En educación se destinará casi el 32 por ciento del total del presupuesto, es decir, 6,166.2 millones de pesos y para la salud se ejercerán 1,624.6 millones de pesos.

Los tlaxcaltecas esperan que se haga realidad el programa más ambicioso de becas, así como una mejoría en los servicios de salud, pues tan mal están que hace unas semanas el ex secretario del ramo en la administración pasada, Alejandro Guarneros Chumacero, estuvo a punto de perder la vida tras recibir un mal diagnóstico luego de sufrir un intenso dolor abdominal.

La promesa de ampliar el número de policías estatales debe concretarse, porque es una realidad que en materia de seguridad existen varios pendientes que urge atender.

El 2018 es un año clave para el mandatario Marco Antonio Mena, pues no sólo porque tendrá bajo su responsabilidad los resultados electorales que logre el PRI en los comicios de julio próximo, sino porque será su segundo año de cuatro años y ocho meses que durará su gobierno.

Los tlaxcaltecas exigirán resultados y obras. El bono democrático se habrá agotado y las condiciones y la relación entre gobernante y gobernados seguramente cambiará sino hay cambios sustanciales en el actual gobierno.

La meta del PRI en Tlaxcala para el 2018 son 300 mil votos

.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y su partido están dispuestos a mantener el poder y a través de sus operadores ya estableció la cuota de votación que deberá aportar Tlaxcala para garantizar que en el 2018 haya continuidad, situación que resultará una misión complicada por la participación de Andrés Manuel López Obrador.

 pri-logo-dedazo

La preocupación de Enrique Peña Nieto y del PRI de perder las elecciones del 2018 es real, por lo que su estrategia para garantizar una votación aceptable será de la utilizar y manipular a los beneficiarios de todos los programas sociales, quienes recibirán una terapia para que su sufragio este comprometido con los candidatos del tricolor.

 Para el caso de Tlaxcala ya se le estableció una votación de 300 mil votos, mismos que tendrán que salir de los electores que siempre acuden a las urnas para mostrar su apoyo al PRI y otra parte de los tlaxcaltecas que en los últimos tres años han recibido algún apoyo del gobierno federal y estatal.

 La cifra mínima de votación establecida para la entidad es elevada si se considera que en los dos últimos procesos ese partido no ha podido rebasar los 200 mil votos, pues la única ocasión en que logró superar esa votación fue en los comicios locales del 2010 cuando Mariano González Zarur ganó la gubernatura al sumar 231 631 sufragios.

 En las elecciones presidenciales del 2012 Enrique Peña sumó 184 908 votos y en las pasadas elecciones para gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez obtuvo 189 499 votos.

 En la primera elección arriba mencionada Andrés Manuel López Obrador contabilizó 210 792 votos y en la segunda la abanderada del PRD y hoy miembro de Morena, Lorena Cuéllar Cisneros, logró 175 743 votos.

 Lo anterior demuestra que el PRI dejó de ser el partido hegemónico en Tlaxcala y que tendrá que recurrir a todas las artimañas si desea ganar las elecciones del próximo año.

 Sólo el gobierno y sus operadores saben el número exacto de tlaxcaltecas que reciben algún beneficio a través de un programa social, pero no dude ni tantito que esa cifra sea superior a las 300 mil personas. Tiene ubicados los domicilios y cuentan con toda la información necesaria para manipularlos.

 Tan sólo se estima que en los 60 municipios de la entidad hay 60 mil personas que reciben un apoyo económico del programa de adultos mayores que controla la Sedesol.

 Y si alguien tiene una duda de que el PRI no está trabajando para tratar de retener la presidencia de México, le comento que hace unos días la secretaria de la Sedatu, Rosario Robles Berlanga, encabezó junto con el gobernador Marco Antonio Mena, una reunión a la que asistieron alcaldes, diputados locales, miembros del gabinete y el líder estatal del PRI Florentino Domínguez Ordoñez, donde se habló de la estrategia que aplicarán en las próximas semanas para reforzar la presencia del partidazo.

 Pocos es lo que se conoce de esa reunión, sin embargo es cuestión de tiempo para tener más detalles.

 

Caso Lorena; si INE avala gastos a Mena, nada tendrá Cuéllar para seguir reclamando

.

En la marcha de ayer domingo, ausencias de abyectos como Cambrón y Sesín fueron suplidas por otros tipos del bajo mundo, como Cánovas y Herrera Murga

Victor Canovas, Daniel Herrera Murga, Lorena Cuellar PRD, Marco Antonio Mena, PRI, Tlaxcala Online, Caricatura

¿El saldo de la marcha de ayer domingo? Muchísimas consignas contra Marco Mena, maldiciones mil a losconsejeros del ITE, la intención de anular la elección comprobando el rebase del tope permitido, y dos sexagenarios con hinchazón de pies (bueno, de patas), mister Cánovas y mister Dany Herrera Murder, digoMurga (jejé).

La ex candidata perredista al gobierno, Lorena Cuéllar Cisneros, la emprendió también contra el señor manchis, por marrullero y mandón, y sin duda trae inquietos a los priístas que ya suponían la elección del cinco de junio como un asunto concluido… por ejemplo Ricardito García Portilla, a quien puede verse tirando rostro en San Lázaro, en lugar de andar aquí, atento a lo que se ofrezca porque, qué tal si el INE encuentra las cochinadas en la comprobación de gastos, en porcentaje suficiente para anular esto.

Lo que no comprendo son algunos términos usados por Lorena, como aquello de la segunda vuelta. Pues habría que hacer una nueva reforma para incluir esta posibilidad en las elecciones porque ahorita no la hay. Lo correcto sería una extraordinaria, pero para eso tienen que pasar varias cosas.

Entre el gentío, destacaban dos siniestros rostros: Cánovas y Herrera Murga. Dicen que tienen información importante, sobre todo el primero. Que no ha dejado de moverse con sus cuates y que anda muy seguro de echar abajo la elección.

Fue él quien contrató a la consultora llena de sujetos mañosos, casi gemelos de los traídos a la casa de enfrente por un tal Luis Carlos Ugalde, para hacer las cochinadas que tanto nos han dado fama, como si fuéramos una mala imitación de La Piedad, Michoacán, donde abundan las granjas de cerdos, cochinos, marranos o puercos, como ustedes quieran llamarlos.

Estamos a la espera de lo que diga el Tribunal Electoral del bueno, el malo y el feo. No hay que ser pitonisas para adelantar los resultados. Recordemos la opresión ahí donde más duele, sufrida por el magistrado Hugo Morales Alanís (el feo), hace unas semanas cuando visitaron su casa unos impunes pistoleros… sí, esos a los que la procuradora Alicia Fragoso Sánchez, dejó ir pese a la denuncia y a que fueron sorprendidos con chicas pistolotas en las manos.

Por muy machín que se quiera portar, el magistrado es feo, no tarugo, ni valiente, como para ponerse con sansón a las patadas. Es decir, la impugnación de los comicios no va a proceder. Y no tanto por la manchi presión, sino porque los lorenistas nunca pudieron aportar las pruebas de las mencionadas marranadas.

Así que su apuesta se va por el rebase de los topes de campaña. Sus consultores, conseguidos por Cánovas, aseguran que llegó a 83 por ciento. Supongamos que el INE encuentra la cuarta parte de lo reportado por el PRD; no le va a quedar otra que anular. De lo contrario se expone a recibir las más fuertes críticas por palero y miope.

Eso estamos por verlo.

Pero es necesario separar ambos casos. Uno, la impugnación de los resultados dependen de argumentos francamente débiles. Otro, el rebase de topes, ese puede prosperar.

Pero a los asesores de Lorena les conviene manejarlo todo en paquete. Si la elección llegara a caer, entonces llamarían defraudadores a los menistas. Y comenzaría la siguiente fase descalificatoria, ya como parte de una nueva campaña para conseguir votos.

Según Cuéllar Cisneros, Octubre será cuando la autoridad electoral convoque a nuevas elecciones.

Eso estaría por verse.

Lo que nadie puede negar es que, la llegada de Marco Mena –suponiendo que aguante vara hasta que rinda protesta- será en condiciones de legitimidad acotada. Sería un mandatario con una oposición creciente. Claro, ustedes me pueden alegar el acostumbrado cabildeo para doblar a los representantes populares, la mayoría de ellos acarician ese sueño para salir de pobres.

Eso, desgraciadamente significará comprometer gran parte de los presupuestos para sostener las mesadas de una turba de potenciales rastreros, y en consecuencia una corrupción peor que la vivida hoy entre sir manchis y su equipo de fieles mascotas, perredistas, panistas o de la chiquillada, pero con los colmillos afilados para irse a la yugular de quien ose dificultar los proyectos de su patrón.

Los graves costos ya saben ustedes, son una obra pública pésima pero cara y apartada para los cuates, cuentas torcidas pero aprobadas, clínicas de Salud sin medicamentos y sin equipos, ah, y huesos para el hijo y la esposa del compadre Héctor Maldonado… digo hay que asegurarles su futuro, por lo menos al muchacho ese que sin mucho mérito ya logró el sueño americano. Es un nuevo rico y poderoso al amparo de un padrino que ya huele a cadáver.

Un líder sin fuerza

Cada que el líder estatal del PRI, José Luis Ramírez Conde, aparece en escena me hace pensar en las vacas flacas de ese partido, tan dejado de la mano de dios que ha de recurrir a personajes como Güicho. Había de ser bueno ver en la defensa de Mena y su causa en riesgo por el asunto de los gastos, a Ritchie García Portilla, al delegado del CEN, o sea gente que nos dé la idea de un PRI que no es solo una leyenda.

Deveritas que ver a Ramírez Conde, da como tristeza mezclada con decepción.

Él tiene la culpa desde que empezó a vender las candidaturas. Si para eso hay que tener la gracia que Javier Michel, ese delegado… era una mula, pero generalmente se salía con la suya. Nada más le dio el negocio aRamírez Conde… y para abajo.

Ocoha Reza Videgaray

En la destrucción del PRI, por cierto contando con el concurso de chuchas cuereras como el senador Emilio Gamboa, hay que advertir la mano de Luis Videgaray, metida en el títere guiñol llamado Enrique Ochoa Reza, un inevitable líder nacional sin militancia –él lo dijo cuando hace poquito quería ser consejero electoral, y lo peor de todo, sin liderazgo.

Como en los buenos tiempos, los sectores ya hablaron y están tras Ochoa Reza.

Bajo la insensibilidad de los tecnócratas tricolores, un estado como Tlaxcala, vale madre a la hora de afianzar el apoyo, por ejemplo de un PRD, necesario para tenerlo de su lado en 2018.

Así que una elección como la de Tlaxcala, que convocó a más del sesenta por ciento del padrón, que tuvo un desarrollo intenso y hasta polarizado, acabará en la mesa de los políticos, bueno ni tan políticos porque estamos hablando de Videgaray, en tanto dueño de Ochoa, y empeñado en tatemar al principito de las mueblerías, Aurelio Nuño, miembro podrido al que hay que extirpar, con todo y su reforma educativa que no se negocia.

Si a Videgaray no se le hubiera ido el país de las manos, si la economía no estuviera postrada, si el petróleo no fuese un fracaso, reflejo de la reforma energética, pues habría de ser una buena apuesta del PRI.

Todo lo contrario. La fuerza que le da tener al presidente Peña de su lado, es una herramienta con el tiempo contado y con un desencanto social que ya veremos cómo nos va.

Hoy la oposición suspira por la alianza que pudo ser pero no dejaron ser

.

Adriana a la baja, Lorena la alcanza y Mena se coloca en la tercera posición… en esta guerra de encuestas, los escenarios no son como los pintaron al principio…

Marco Antonio Mena, Julio Cesar Hernandez, Apizaco, PRI PAN Caricatura Tlaxcala En Linea

Al líder nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, le hace falta sincronizarse. Cuando tuvo en sus manos la conformación de alianzas con el Partido de la Revolución Democrática (PRD), se mostró extrañamante pasivo. Y dejó ir la oportunidad. Hoy, con una anticipación manifiesta para el 2018, se da cuenta de lo valioso que sería lograr esa alianza con los amarillos.

Solo le falta promoverse como el candidato de esa alianza.

Bueno, aterricemos esos escenarios, sin dejar de sentir nostalgia por la alianza que en Tlaxcala pudo haber sido… y no fue. Porque ninguna de las dos senadoras, hoy candidatas del PAN y del PRD, Adriana Dávila Fernández, y Lorena Cuéllar Cisneros, respectivamente, asumiera un papel más allá del protagonismo de aparecer en las boletas.

Les hizo falta vislumbrar el campo fértil para una candidatura respaldada por una alianza, francamente competitiva, yo diría: inalcanzable. Ya ourrió en Oaxaca con Gabino Cué y en Puebla con Rafael Moreno Valle. Pero en esta coyuntura ninguno de los dos partidos contó con la soberbia de Felipe Calderón y Margarita Zavala, quienes hicieron del PAN su rehén y amagaron por tomar la ruta de una candidatura independiente.

Su petate del muerto eran los millones de votos en el puño del ex presidente y, el supuesto liderazgo de Margarita, fuera de este mundo.

Sin proponérselo, hicieron el trabajo sucio al PRI. Y actuaron tal vez con la vehemencia de Héctor Bautista y Jesús Ortega, en el combate a las alianzas, o mejor dicho a las alianzas siempre y cuando consiguieran dividendos para sus propios intereses.

Estos porros pagados por el PRI-Presidencia tuvieron la espontánea ayuda del matrimonio Calderón-Zavala.

Y de ahí para abajo. Guardando proporciones pasó lo mismo en Tlaxcala. Las alianzas fueron combatidas bajo argumentos de soberbia por una Adriana que, en este momento frente a la candidatura o como poder tras el trono tendría la posibilidad de sumar los treinta puntos propios y la misma cantidad de Lorena Cuéllar.

Volvemos a lo mismo. Sin proponérselo hicieron el trabajo sucio al PRI-manchis para el cual la división garantizada por dos hembras alfa en postura de ataque, fue un respiro en el proceso de ratificación de Marco Antonio Mena, cuyo despegue ha costado mucho-mucho trabajo.

Y en esa condición tenemos la evidencia para afirmar que entre antes y después del debate, Adriana descendió, Lorena la alcanzó y mena se colocó en segundo lugar.

Es decir, nuestro pronóstico de que en un lapso de diez días aproximadamente cae uno de los tres comenzó a ser vigente. Es cosa de que cada quién aplique las ecuaciones necesarias y llegue a conclusiones.

El ITE una caja de sorpresas

Oscila entre el cinismo de suplicar apoyo de última hora para restrasmitir su debate, a hacer un nuevo descubrimiento en su desordenado concepto presupuestal.

A los consejeros les acaba de caer el veinte respecto a una lana que les hará falta para el Programa de Resultados preliminares (PREP).

Y hoy 26 de abril, a poco más de un mes de la madre de todas las elecciones, coincidieron en que es necesario pedir al ejecutivo cinco millones de varos para cubrir ese dichoso PREP.

¿No les parece que estos consejeros son unas irresponsables veletas que reaccionan según la dirección en que sople el viento?

Estoy seguro que mañana se darán cuenta que no tienen dinero para pagar horas extra a los empleados del instituto, cuyas condiciones laborales son peores que en tiempos de la Revolución Industrial.

Entonces organizarán la sesión, al término de la cual concluyan en que hay que pedir una lana para hacer el colchón con el cual puedan pagarle a los chambeadores emergentes, esos en cuyos hombros descansa todo un proceso electoral.

Sí, porque en los hombros de los consejeros-activistas (de Mena) descansan pero los collares de frutos secos para aliviar las crudas y los empachos a causa de las comilonas para a las cuales dedican la mayor parte de su tiempo.

No cualquiera tiene el mérito de ser palomeado para ser parte del árbitro cuyos miembros inferiores cada vez más se hunde en el fango.

Los juanitos

Y en esa dinámica de complicidades oficiales, el ITE ha guardado un silencio bien chicho respecto a las chicanas ejecutadas por al menos un par de hoy activos candidatos a puestos de elección popular. Uno, el controversial Alberto Amaro Corona, para cuyo registro –nos dicen- fue necesario el registro de un propio… un Juanito así como el registrado en Iztapalapa para renunciar y permitir la asunción de Clara Brugada, hoy insigne morenista.

Así lo operaron las gentes de Amaro.

Así también operó el equipo jurídico de Francisco Román, hoy abanderado panista a la alcaldía de Zacatelco. Fue registrado creo que su sobrino –mientras él superó el asunto del abuso aquél de confianza por el que lo guardaron en la procu- luego se presentó en el ITE y con el concurso de consejeros bien cuates, a ver quién se acuerda de ese detalle… nadie verdad.

Lo cierto es que hay la consigna de que, ¡todos pasen!

De un poder superior les llegó la orden de dar facilidades a aquellos a quienes con toda seguridad hoy, el que dio la orden… ¡hombre, manchis!, los tiene pescados de donde más les duele. Por consiguiente su eventual llegada al poder va a ser con evidente condicionamiento.

El botón de Apizaco

Por si a los consejeros del ITE les da por pensar que la gente es taruga y no advierte sus marranadas, hay que notar la… ingenuidad electoral, con la que actúa el abanderado del PRI a la alcaldía, el empresario Javier Rivera.

Nos dicen que algún detalle permite hoy a los perversos de la elección tenerlo sujeto de ahí donde tanto duele, a lo mejor para colocarlo como relleno, porque las cosas son bien interesantes.

Vean ustedes: el candidato tricolor a la gubernatura, Marco Mena ha llegado a encontrarse con el abanderado del PAN a la alcaldía de Apizaco, el camionero Julio Cesar Hernández. Cualquiera diría, se van a hacer una mueca y luego cada quien su rollo.

En realidad no les molesta. Bueno sería mejor decir, les gusta dejarse ver juntos, mientras el relleno Rivera ha de estar bien metido en la reflexión…

Ya ven que en Apizaco así se las gastan. Dicen que cierto personaje con mucho poder, y bueno para el negocio, vio con ojos futuristas una verdadera joya.

Aprovechar los terrenos de Rohm&Hass para construir una central de autobuses, agenciárcela y condionar al pulpo camionero su entrada a cambio de concesiones. O sea, que lo dejen tener sus camioncitos.

¡Cuidado, es el abordaje de los piratas a ATAH!

Y por eso dicen que a Mena y a Hernández, hasta lea acomoda hacer campaña… el PRIAN en una versión… apizaquense jeje.

¡Las encuestas!… de clandestinas a efímeras, pero tienen fuertes coincidencias

.

Dos coinciden en que Lorena va arriba; en que Adriana va para abajo, en que Marco Antonio crece conforme se sacude a Mariano y que Martha mantiene el bajo perfil

Lorena Cuellar, Adriana Davila, Marco Antonio Mena, Martha Palafox, Elecciones 2016

Son interesantes las fotografías de los momentos que vive este proceso rumbo al cinco de junio. Candidatos y partidos suben, bajan, acusan los efectos de sus errores o al contrario, se regodean porque alguna maniobra les dio puntitos.

El descontón de tres encuestas alborotó a la gallera. Una, la del lunes anterior en el Sol de Tlaxcala, con la malicia de quien arrojó la piedra manteniéndose apetrechado coloca en una escasa delantera a la panista Adriana Dávila, en empate técnico con la perredista Lorena Cuéllar Cisneros al priísta Marco Antonio Mena lo mandó a la tercera posición y a la morenista Martha Palafox la ubica en una cuarta posición.

Nadie dijo esta boca es mía. Y así dejaron dicho alacrancito en el pecho del imaginario colectivo.

Pero ayer otra maniobra volvió a meter ruido. Mañosamente en la página de Facebook del Partido de la Revolución Democrática (https://www.facebook.com/PartidodelaRevolucionDemocratica/photos/pcb.10154750336378574/10154750334853574/?type=3&theater) publicaron unas horas una encuesta bajo la autoría de Gii360. Por unas horas porque seguramente fueron apercibidos por la autoridad electoral.

Pero el descontón se dio. A Lorena Cuéllar Cisneros le atribuyen 29.10; mientras que 20.85 mencionó que votaría por Adriana Dávila y 15.17 por Marco Mena. Dicho estudio considera que 8.53 de las personas que respondieron al cuestionario apoyaría a Martha Palafox, 4.93 a Jacob Hernández, 2.46 a Algredo Jaramillo, 2.09 a Felipe Hernández y 1.80 por Federico Barbosa.

A, pero falta un tercer estudio, ya sin el pisa y corre de los anteriores. El realizado por el Gabinete de Comunicación Estratégica (http://gabinete.mx/index.php?option=com_k2&view=item&id=533:seguimiento-gce-Tlaxcala) si bien coloca al PRI a la cabeza en el capítulo: Voto por Partido, con 19.1 contra 13.1 del PAN, 13 del PRD y 8.8 de Morena, en la intención voto por candidato pone a Lorena a la cabeza, con 24.9, seguida de Adriana con 20.4, Marco con 11.7 y Martha con 8.3.

Para la encuesta de GCE, el voto negativo, o sea la pregunta ¿por cuál candidato nunca votaría?, se lo llevó el priísta Marco Antonio Mena con 28.3, seguido por Adriana 12.2, Martha 12.2, y deja en el cuarto sitio a Lorena con 6.9.

GCE volvió a preguntar la preferencia por los candidatos y obtuvo estas respuestas: por Lorena 24.9, Adriana 2.4 –ninguna se mueve- pero en cambio el priísta crece de 11.7 a 17.6, lo mismo que Martha Palafox de Morena, quien pasa de 8.3 a 13.7.

Coincidencias

1.       Consecuencias Adriana Dávila observa un comportamiento a la baja, pese a que antes detentó números favorables.

2.       Dos de estas encuestas colocan a Lorena Cuéllar a la cabeza.

3.       El priísta Marco Antonio Mena va al alza, lo mismo que su partido. Solo que también las menciones negativas lo agobian.

4.       Martha Palafox también crece, aunque no lo suficiente para dejar el cuarto lugar.

 

El discurso de la continuidad usado en un principio por el priísta Marco Antonio Mena, ha sido el peor lastre en su ruta al cinco de junio. Mostrarse aún sin percibirlo, como el patiño del odioso Mariano González Zarur, fue sin duda una autoflagelación innecesaria porque seguramente lo hacía para quedar bien con el hostigoso manchis.

Tarde o temprano tenía que cortar el cordón umbilical y alcanzar un equilibrio que lo librase de la historia inverosímil de la abuelita carbonera, en tanto la desvalorización propia tendiente a bajar al nivel de los pobres.

Marco tiene que aceptar que su llegada fue súbita. Hace unos meses aún disputaba el lugar con el subrepticio Ricardo García Portilla –quién recién pidió licencia en San Lázaro, seguramente emplazado por Mariano– y con Anabell Ávalos Zempoalteca.

Entonces no es lo suyo la cercanía con el pueblo. No es su culpa vivir el proceso de desconocido a intensamente promovido, así que su discurso podría ser más realista y de convocatoria para involucrar a los altos mandos de su partido, para tratar con inteligencia la caída en picada del presidente Enrique Peña Nieto, y sobre todo para sacudirse garrapatas y pulgas convidadas por Mariano.

Marco compite con una Lorena, en campaña desde 2010, cuando vivió la persecución de Mariano, quien la engañó prometiéndole apoyarla a cambio de cederle la candidatura al gobierno.

Meses de estar en el candelero en un atropellado proceso de iniciación no son suficientes para confrontar a los más de 75 mil atendidos por la fundación de Lorena, una herramienta que se vale de los pobres para sumar promotores, pero al fin y al cabo un medio del cual se vale en esta guerra sin cuartel en pos de los grandes negocios del gobierno.

Adriana, por qué a la baja

La abanderada del PAN optó por ganar violentamente la candidatura de su partido. Primero rompió a sus contrincantes, luego se declaró enemiga de las alianzas y finalmente encaró el airado reclamo de una militancia encabronada porque regaló a la priísta Guadalupe Sánchez Santiago, la pluri uno al Congreso local.

Uno la supone una estratega, mas catafixiar la perla negra del partido por un convenio de promoción con la radiodifusora de Apizaco, no solo sería negativo y poco inteligente. Yo diría que es estúpido, porque los costos con su ejército son impagables. Cómo van a aceptarlo los mandos medios haciendo fila desde hace años. Los hirió en el corazón. Un convenio de publicidad no lo vale.

Respecto a su declarada guerra contra las alianzas, Adriana no tuvo más alternativa que confrontarse con el gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle. No solo era anteponerse a Lorena sino asumir un papel protagónico a manera de extensión de sus dueños, Felipe Calderón y Margarita Zavala, exigentes cobradores de aquella fortuna en 2010 –de la cual la mayoría no se ha aclarado- y sus intereses.

Así que la hábil senadora no tuvo mucho de donde escoger. Su reto fue pegarle a Moreno Valle para limpiar el camino a Margarita, y aprovechó para hacer lo mismo con Lorena.

Otras ocasiones, caos como este le redituaron ganancias. Hoy no. La dejaron sola, y por ejemplo es la fecha en que 25 candidaturas panistas a presidencias municipales están volando. Casi la mitad del estado, una minucia…

Así que su baja en las encuestas es resultado de la lógica.

Factor Peje

Parece que la candidata de Morena mantiene una estrategia de bajo perfil. Pero subir de 8 a trece, según GCE es un atributo por el cual nadie debería darla por muerta, pues esto apenas comienza.

Un factor que a diario la mantiene vigente es la esgrima de AMLO hoy, el más favorecido por los números rumbo a 2018.

No descartemos que se sume al boicot nacional en contra del Instituto Nacional de Elecciones (INE) en protesta por haber quitado el registro a David Monreal en Zacatecas y a Guillermo Fabela Quiñones en Durango.

Ese tipo de movimientos, de carácter nacional sacan a su lucha del agobiante contexto local, donde pareciera que los grupos y liderazgos de siempre comienzan a degustar el caldo de manipulación dado a grandes cucharadas a una ciudadanía mayoritariamente dispuesta a dejarse consentir con regalitos chatarra.

Conclusión

Interesante la cuasi clandestinidad de las encuestas. Que hoy ellas pierdan credibilidad porque pareciera que cada quien tiene a la empresa, siempre foránea para dar tendencias sin comprometerse localmente.

Esto deviene en un vulgar palenque con gallos borrachos, mal amarrados y con apuestas millonarias porque lo que está en juego son los jugosos, los millonarios negocios de un gobierno estatal que hace muy poco, gana muchísimo y tiene en la oposición (los acametitla, los montieles, los sesines y los cambrones) a viles mamarrachos con las manos extendidas para recibir su parte proporcional de estas linduras.

Por cierto, los organismos electorales, metidos en el lodo hasta abajito de las axilas.

Joaquín Cisneros y Beatriz Paredes, tras Mena y Cuéllar… revive la bronca

.

El gran patrocinador de Marco Antonio Mena representa al priísmo rancio, conservador; Beatriz en cambio, dará sus secretos a Lorena para ganar a costa de un PRI sin remedio

(etlaxcala) Beatriz Paredes Rangel, Traiciona PRI, Joaquin Cisneros Fernandez, Marco Antonio Mena, Lorena Cuellar Cisneros, Tlaxcala En Linea

Los ying y los yang de las campañas políticas. Los encargados de construir alianzas y aquellos especializados en colocar explosivos en los contrarios… los gurúes de las campañas son la otra parte de la pelea, sin dar la cara, pero empleados a fondo en no dar tregua en esta incipiente elección.

El menaje del PRI

Si Luis Carlos Ugalde tiene trabajando a un equipo alterno de bots a los enviados por el CEN del PRI y de la Segob de Miguel Ángel Osorio Chong, también opera la parte abyecta de ese proyecto, con personajes que arrojan la piedra y esconden la mano… Ricardo García Portilla, Carlos Bailón y otros encargados de mantener listos obuses y metralla para crecer la campaña.

¿Quién opera financieramente?, pues Fabricio Mena, el hermano del candidato. Pero, ¿quién está detrás de todo este teje y maneje?, pues Joaquín Cisneros Fernández, el ex senador que ha llegado a reforzar, con recurso económico y humano al proyecto que moría en manos de Mariano González Zarur (y no por falta de dinero, sino por su acentuado egocentrismo).

Lorena y sus traviesos

Bueno, comencemos por señalar a la más traviesa de todas: Beatriz Paredes Rangel y su dream team, comenzando por el morelense Daniel Herrera Murga, de larga historia dentro y fuera de Tlaxcala pero presto a romper lo que deba.

En el otro lado de ese bunker, y con la bendición de Rafael Moreno Valle, hace rato opera Víctor Cánovas Moreno, con un ojo a la campaña y el otro a los financieros de la misma.

Y quien dude de la presencia de Beatriz, pues vean a su incondicional, la vocera de la campaña Elia Sánchez González, quien por cierto bifurca los intereses también hacia Héctor Ortiz Ortiz, en cuyo gobierno manejó la Coordinación de Radio y Televisión. Es decir, la de Tzompantepec es un puente más entre Lorena y el orticismo, reacio aún a revelar que va a jalar hacia este lado.

La historia se repite

En esta esquina Joaquín Cisneros Fernández. En la otra, Beatriz Paredes Rangel. ¿Quién los viera hoy confrontados si parece que fue ayer cuando Betty encabezaba en la CNC a la pandilla, donde Joaquín, Mariano, Alfonso, Héctor, todos eran una familia, a lo mejor no feliz pero eso sí, muy identificados con la cosa campesina.

Como ocurrió en la elección de noviembre de 1998, dichos personajes vuelven a encabezar sendos proyectos distintos. En aquella ocasión fue Alfonso Sánchez Anaya, el gallo de Beatriz. Y ganó. Primero porque fue un proyecto abierto, no aislado como el cisnerismo, y luego por contar con el apoyo de Antonio Álvarez Lima, a quien no paraba el pico apoyando a la democracia, pero que exigió al presidente Carlos Salinas de Gortari quitarle de enfrente a Beatriz Paredes. Y solo así el apanicado pelón se animó a hacer campaña. Y eso que no tenía competidores de peso.

Las novedades

Sí, en esta ocasión Beatriz se ha puesto de lado de la sobrina de Joaquín. Si en el noventa y ocho ese fue motivo de desconfianza hacia su familiar, 18 años después se confirma cómo uno de los supuestos pilares, fue factor para derribarlo. Tía y sobrino no pueden con sus respectivos amores propios.

En ese tipo de recovecos cabe la corpulenta embajadora de México en Brasil. Ya lo están viendo ustedes. El pleito está cantado Joaquín versus Beatriz. Mariano queda en un segundo plano. Ahora le preocupa más el destino de su vástago en el IV. De lo otro, de la grande, se encarga el ex alcalde de Tlaxcala que recién convocó a las fuerzas más rancias del priísmo tlaxcalteca, a quienes prácticamente desempolvó tras las descortesías del torbellino manchis… bueno para el desplante y malito para la forma.

La Dávila, ¿sus operadores?

Salta entre el diputado Juan Corral Mier y el cuestionado dirigente estatal panista, Carlos Carreón Mejía, el manejo de la campaña de Adriana Dávila Fernández, la abanderada panista que mantiene ella misma el control, hacia abajo con estos dos, que en el plano central, donde no sería nada malo la presencia de perfiles de relevancia nacional, como el del senador Roberto Gil Zuhart.

Pero entonces habría rumbo. Y la apuesta de Adriana es hacia un caos que permita la opacidad necesaria para salir por piernas de una competencia que de ninguna manera puede ganarse con dinero. Mejor guardarlo y procurarse una actuación decorosa bajo la premisa de que lo importante no es ganar sino competir. Ahí está el negocio.

¿Quién detrás de Martha?

No se complican. Es Andrés Manuel López Obrador, quien planea junto con la senadora Martha Palafox Gutiérrez, los pasos que han de dar para mantener vigente la crítica donde más duele al sistema.

Comienzan por enumerar las pifias de Peña Nieto y descienden hasta llegar al más tranza de Tlaxcala. Y al señalarlo, la gente lo celebra. Y vuelven a sembrar la semilla de la inconformidad de miles dispuestos a expresar su repudio a este marianismo, en tanto enésima expresión del puñado de familias haciendo y deshaciendo a placer.

¿Estrategas?, pues los descendientes de la senadora; tal vez comenzando con Mauricio, Daniel, Horacio, quienes se fueron haciendo duchos en el complicado reto de hacer exitosas las giras de AMLO.

La lucha entre dos

Es prematuro para sopesar proyectos. Teóricamente nos animamos a ver como la guerra sin cuartel al enfrentamiento entre Beatriz Paredes y Joaquín Cisneros.

Un pasado en el que la recomendada de Emilio Sánchez Piedras, la ungida por Echeverría, la diputada más joven de Tlaxcala, y luego la gobernadora más desconfiada de la historia, confronta de nueva cuenta al partido que, curiosamente le ha dado todo para ganar.

Si en 1998 gana con la alianza PRD-PT, hoy anda en la misma dirección.

No son las únicas veces en que usa los colores del PRI para avanzar en la oposición. Recuerden que acompañaba ella a Porfirio Muñoz Ledo y a Cuauhtemoc Cárdenas Solórzano, en aquél histórico rompimiento con el Revolucionario Institucional, para dar paso a la Izquierda que tanto influyó en la historia moderna del país.

Lo curioso es que los animó, pero cuando aquellos anunciaron su escisión, ella mantuvo cerrado el pico y acaso conservó para sí, el negocio de esquilmar a su partido con el petate del muerto de la oposición.

Inicio formal con nueva Ley de Notariado, del manchi año de hidalgo

.

Aprobada en automático por PRI y PAN, este nuevo documento da al gobernador las facultades necesarias para designar notarios, librando los filtros existentes.

Ley Notariado Mariano Gonzalez Zarur, Marco Antonio Mena, PRI, Corrupcion, Caricatura, Tlaxcala En Linea

El manchisistema soltó al chivo en la cristalería. Y este no va a dejar piedra sobre piedra. Comenzó reformando la Ley del Notariado, como adelanto de lo que será su alocada despedida: luego adquirió el silencio del Legislativo para que nadie cuestionara las 300 mil chamarras con las que abriga certeza mapacheril en la elección del cinco de junio, y habría mandado personeros a municipios a amedrentar a los opositores, porque ustedes saben, los accidentes pueden comenzar a ocurrir.

Es un escenario desquiciante. Realidad que supera ficción. Caso híbrido en los anales del PRI.

Anticonstitucional

Antes de acatar el fallo judicial por el cual debe devolver las patentes a los ortinotarios, Mariano optó por complicar el escenario. Le apostó al retroceso arrogándose la facultad de crear a los manchi notarios. No me crean mucho pero hay personajes, dicen, como Cuauhtemoc Lima y como Hugo René Temoltzin, colocados en la punta de la fila para ser primeros en el turno de recibir su regalo de despedida.

González Zarur no podía desaprovechar la colusión que le permite reunir los dieciocho votos necesarios para aprobar dicha iniciativa, cuyas imperfecciones me llevarían a pensar en una especie de engaño interno a quienes mantienen viva la ilusión de heredar una patente, pese al riesgo que implica lo improvisado del documento aprobado.

Pero finalmente se los puede quitar de encima. Hacerlos notarios de existencia corta y luego, buscar culpables para señalarlos como los factores que impidieron el éxito a sus recomendados.

Sin tomar en cuenta su inexistente nivel académico, se coloca por encima del Colegio de Notarios, y se permite la atribución de decidir quién, dónde y por qué.

En realidad ha comenzado el año de hidalgo a tambor batiente. Pero también incluye la posibilidad de complejos engaños a los propios para quitárselos de encima responsabilizando a priori a quienes sin duda alguna van a impugnar su sorprendente iniciativa, hoy toda una ley gracias a la colaboración de PRI y PAN en un Congreso que ya nada tiene que esconder. Su colusión dejó de ser relativa y a paso a lo absoluto.

Silencio chicho

Como también es la sumisión, porque díganme ustedes si a estas alturas van a creer posible que a ninguna diputada o diputado de esta Legislatura se le prendió el foco para pedir una información detallada de las 300 mil manchichamarras, cuya distribución entre niños de primaria y secundaria comenzó al día siguiente de la unción de Marco Antonio Mena Rodríguez, abanderado tricolor al gobierno de Tlaxcala.

Una extraña energía recorre a cada legislador y lo inhibe de cuestionar origen y sentido, reales de los cientos de miles de chamarras, seguramente a precios inflados como ocurrió con la anterior entrega.

Esa rara fuerza también llegó a las instalaciones de la oposición porque al día de hoy, ni un solo adversario ha sido capaz de levantar la voz. O están ocupados en el proceso electoral, o son tan distraídos que hasta traen su propia manchi chamarra y no se han dado cuenta. Eso es muy probable.

Estamos ante una oposición obesa, torpe y pasiva. No le interesa que el PRI, versión Mariano haga uso de recursos públicos para sesgar con prendas tan rojas como parte del emblema del Revolucionario Institucional (la otra parte se dio el ciclo anterior, con las molestas chamarras verdes operadas por el hermano Tonchis).

Pues después que no se quejen porque les ganen de todas todas. Esa será su culpa.

Como en los viejos tiempos

Nos llega un reporte de Cuapiaxtla, donde una suerte de pistolero-manchi emisario, de nombre Antonio Romero, habría sido visto amenazando a la oposición para desistir en la competencia electoral.

Eso no es todo. Las amenazas se acompañan de temibles ofrecimientos… bueno, bueno, qué le falta los militantes de tu demarcación, les pregunta. Aquellos empiezan a hablar de promesas incumplidas respecto a materiales de construcción ofrecidos y otro tipo de enseres. Entonces el pseudo matón Romero toma nota, garantiza la llegada del cemento, tinacos o el apoyo que sin serle solicitado sirve en cambio como la advertencia sobre la cual no hay engaño. Para quienes la rechazan es una especie de beso de la muerte.

La amenaza en sí consistiría en plantea lo siguiente: “ah, no aceptas la ayuda, pues recuerda que en cualquier momento te puede ocurrir un accidente”…

Lo más grave es que Cuapiaxtla no es el único municipio. Ejemplos así se repiten en toda la demarcación estatal.

El novedoso estilo de los perredistas

Sin más complicaciones, ciertos operadores de la senadora Lorena Cuéllar Cisneros –de quien dicen que Mariano solo espera su salida definitiva del Senado- tienen una nueva estrategia para persuadir a los candidatos a alcaldes propuestos por otros partidos opositores.

Mira, les dicen, tú apoya a Lorena y vas a ser arropado por la próxima gobernadora.

Y así como permeó el rumor de ofrecimientos mil en los cargos, hoy la estrategia rebasa al conflictivo partido amarillo e invade a la demás oposición.

¿Se vale?, ¿entra en los terrenos de la democracia?, ¿es un nuevo chanchullo inventado en la desesperación de una candidata a quien su partido le ha quedado más que flaco?

Mientras esto sucede, el perredismo con el estigma Cambrón-Sesín, pervive en medio de la nueva batalla con Alberto Amaro, quien seguramente trae cuerda para el desquite.

En ese bajo mundo se las tiene que arreglar Lorena Cuéllar Cisneros.

Mutis del PRI tras el rotundo mensaje de Manlio, vía López Dóriga

.

A los priístas montados en el proyecto de Marco Mena, ese mensaje les ocasionó un shock, desde el más alto (Mariano) hasta los guapos coroneles, presumidos y estirados…

Golpe Bajo Mariano Gonzalez Zarur, Eleccion, Marco Antonio Mena, Manlio Fabio Beltrones, Joaquin Lopez Doriga, Caricatura, Tlaxcala En Linea

Fue una cubeta de agua helada a la élite gordita y acomodada en el sitio de confort donde se suponían intocables e inalcanzables. No se habían dado la oportunidad de pensar con toda seriedad en lo vulnerables que son electoralmente hablando.

No puede ser que casi el candidato, Marco Antonio Mena Rodríguez, se limite a sostener reuniones vespertinas en el Mesón Taurino, como el mecanismo infalible para apuntalar al tlatoani. Se supone que los apoyos deberían darse en cascada. Mas en este caso es la miseria lo que lo rodea.

Les ha molestado verse en el espejo de perdedores. La dosis de veneno usada por Manlio Fabio Beltrones, vía el güero polvos, fue más que suficiente para poner de cabeza a un proyecto más torcido que la tequilera de Kate del Castillo. No dan crédito a un escenario idéntico al de 1998 o al de 2004, cuando a Mariano González Zarur, se le cayó el mundo frente a un panista de oportunidad como Héctor Ortiz Ortiz, quien lo dobló. Y feo.

Entonces a ver, ayúdenme a comprender, ¿por qué a los burócratas del gobierno estatal los están obligando a llevar a todos los accarreados que puedan, a la ratificación de Marco Antonio Mena Rodríguez, el siete de este mes, al acto multitudinario donde, ¡las fuerzas vivas habrán de reiterar la confianza… al candidato de las mayorías!

Eso se parece al disfraz de pordiosero en el que Marco se enfunda para andar pidiendo, como chamaco en Halloween, un dulcecito o una moneda, a la bola de mamones dedicados a administrar los negocios con eme de Mariano. Y estos se dan el lujo de comentarse, pos es que no tiene modo para pedir.

Yo diría que tiene vergüenza de andar haciendo el papel de limosnero.

Para eso se conflictuó con medio mundo el señor manchis. Apoyó a Mena Rodríguez a capa y espada, lo colocó en la cúspide, y luego lo dejó caer.

No es que sea cruel… eso es mala leche.

Eso sí, a la hora de buscar culpables, pues qué mejor que echar las cabras al perro más flaco. Lo hacen en lugar de la tan necesaria autocrítica a tiempo. Todavía pueden ajustar los engranes. Saben cómo hacerlo pero son tan soberbios que les es mejor aguardar irasciblemente la derrota.

Una encuesta más

En el PAN se preparan a hacer la enésima encuesta como último recurso para disfrazar lo que ya no puede ocultarse como la imposición más famélica en la corta historia de la derecha tlaxcalteca.

Creo que un candidato no puede elegirse con base en una encuesta. Se necesita liderazgo, estructura, estrategia, vocación e imagen. Si hablamos del ideal perseguido por el matrimonio Calderón-Zavala, no es la senadora de las obsesiones, el factor indicado para que el joven maravilla, Ricardo Anaya, se aplique a fondo como el híbrido presidente de un PAN que necesita de raros apuntalamientos –como el ofrecido por Agustín Basave– para poder seguir adelante.

Dicen que el CEN azul está hermético. Me pregunto, ¿por qué un alcalde como Alejandro Aguilar López, los ha puesto contra las cuerdas si, como lo han dejado correr, no le da el ancho a la senadora Adriana Dávila Fernández?

¿No será que el ganador de las cuatro elecciones en que ha participado va transformando conforme pasan los días el veredicto de los pulcros, de lado de quien eso, pulcritud es lo que menos ha demostrado?

Eso sí, la seño Adri puede sentir satisfacción plena porque cumple con la palabra empeñada.

Primero, hizo pomada la alianza con el PRD (hoy ya le avanzaron con el PES y en eso andan con el PAC). Luego fracturó a su partido, ¿siguiendo el plan urdido con el señor manchis? Y ahora pretende hacerse con una candidatura donde abundan operadores pagados con lana de ciertos ayuntamientos, pero qué curioso, ni siquiera pudieron poner candidatos en los sesenta municipios.

Diabólica colusión

Al paso de los sexenios hay marcas (como una de cobertores) que crecen exponencialmente. Le hallaron al negocio, ya sea con gobernadores del PRD, del PAN o del PRI.

El asunto es que hay la relación lo suficientemente profunda como para adquirir equipos de fut-bol, o inundar el estado con cobertores demasiado caros para pensar en un verdadero resarcimiento del tejido social.

Ello ha permitido a estos prósperos empresarios hacerse de bienes que van desde yates anclados en el exclusivo club de Nueva York, hasta contar con flotillas de helicópteros, y decíamos tener a su equipo de fut, a cuyos partidos hasta se dan el lujo de regalar las entradas.

Dicen las malas lenguas que en esa dinámica de colusión pudo haberse dado la aburridora que le aplicaron a la legendaria Nestlé, hasta ocasionar su éxodo (hoy se instalaron en Jalisco, donde si los valoran).

Y la pregunta es: qué va a pasar con la amplísima finca donde se levantaban naves, refrigeradores y oficinas de Nestlé.

Dejaron correr el rumor que esos empresarios demoníacos tendrían los proyectos para echar a trabajar en el mediano plazo un centro comercial de esos aparecidos de la noche a la mañana.

Un dato. En Apizaco, el tan sonado centro comercial en los talleres del ferrocarril, permanece cerrado. ¿Quién tendría la capacidad para hacer semejante inversión y sentarse a esperar que pase el tiempo?

 

El PRI en riesgo; vuelven los mismos que lo hundieron en 1998

.

En el río revuelto que suele ser el PRI cuando va a las urnas, unos ganan traicionando; esos están de regreso

(etlaxcala) Mariano Gonzalez, Estorbo, Marco Antonio Mena, Humillado, PRI, Caricatura Tlaxcala Enlinea

Noviembre de 1998. El país llamaba laboratorio politico a Tlaxcala. De manera inconcebible la pequeña ínsula tricolor entraba en los terrenos de la alternancia.

El entonces candidato del PRI a la gubernatura, Joaquín Cisneros Fernández, es el mismo que hoy reaparece para intentar la proeza de conservar la hegemonía del partidazo. Lo hace a través de Marco Antonio Mena Rodríguez.

Y si en esos ayeres al PRI le dio la espalda el «rojillo» José Antonio Álvarez Lima, quien mucho hizo para hundir a Cisneros, hoy muchos de los protagonistas de entonces vuelven a encarnar papeles en esta nueva versión a la que llamaremos: «los traidores, 16 años más tarde».

El primero, Álvarez Lima

Con frases como «la moneda está en el aire», el abarrotero apizaquense intentó dar un toque democrático a la elección.

Raro porque su llegada al poder incluso exigió el exilio de Beatriz Paredes Rangel. Y el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari se lo concedió. La envió como embajadora a La Habana. Su lugar fue ocupado por Samuel Quiroz de la Vega.

Pero en su sucesión no se privó de maniobrar para clavar un puñal al corazón del PRI. Y llevó a Cisneros Fernández al precipicio.

Escenarios muy parecidos, los mismos nombres

En dicha elección no estuvo Marco Antonio Mena. Seguramente se hallaba fuera del país, en su formación académica. Sí en cambio administró la campaña de Cisneros, su hermano Fabricio Mena Rodríguez.

¿Operadores? Carlos Bailón Valencia, Javier García (a) el conejo, Lorena Cuéllar Cisneros (hoy rival, en el PRD).

A diferencia de la actual designación de Mena, sin el compromiso del CEN ( para dejar en Mariano toda la responsabilidad ) en el noventa y ocho, el PRI vivió un intenso proceso interno.

El error del partido fue permitir la competencia entre dos grupos que, juntos habrían sido imbatibles: el cisnerismo y el orticismo. Se pyede ver la intención divisoria de Álvarez Lima.

Y Ortiz hizo un tremendo boquete a un Cisneros ávido de votos, no de adversarios.

Héctor Ortiz inicia entonces una movida carrera, primero alcalde de Tlaxcala, luego diputado federal y acaba como gobernador en 2004, imponiéndose al priista Mariano González Zarur.

Hacendado compra franquicia

Paralelamente y con el concurso de Beatriz Paredes, Alfonso Sánchez Anaya, adquiere los activos de un minúsculo perredismo. Y logra, ante el beneplácito de Álvarez Lima, una alianza de partidos (PRD-PT) que triunfa un ocho de noviembre. Y se inicia el fenómeno del voto diferenciado. Y el gobernador en turno hipócritamente se presenta como todo un demócrata.

El tiempo permitiría ver como una casta divina, la del guero de rancho, la de la patología transexenal en el equivocado proyecto de la misma esposa, Maricarmen Ramírez, la de una poderosa secretaria de finanzas, Minerva Hernández Ramos (hoy en las filas del PAN), la del sexenio de los secuestros en manos de los jefes posteriormente ejecutados, Edgar Enrique Bayardo del Villar y Eduardo Osorno Lara.

Ni tanta democracia

Al final de cuentas un priista como Sánchez Anaya, resultó beneficiado de la particular democracia a la tlaxcalteca. Parecía haber hallado su real vocación de Izquierda, hasta ir a dar con Andrés Manuel López Obrador, de quién su reciente separación no fue tersa.

Los ejecutores

El mismo vocero de Álvarez Lima lo es de Mariano González. Se trata de Raymundo Vega Crespo y su contracampaña priista para ayudar al PRD.

Lo era de Tulio Hernández. Y no duden en nuevas contracampañas, está vez en perjuicio de Marco Antonio Mena. Nada más sería cosa de abrir viejas heridas, tan productivas como atiborradas de traiciones, aprovechando el río revuelto en que suele convertirse el PRI cuando va a la competencia electoral.

Mena, los actos de apremio

Si el candidato sigue su rumbo entre anuncios de continuidad y sumisión a Mariano, va a perder un tiempo precioso para aplicar una impostergable operación cicatriz.

Si como ha dicho a medios, “ya busqué a Noé y a Anabell en distintas oportunidades”, y no es más que palabrería para instalarse en el sitio de confort que suele dar el status de abanderado del partido de las mayorías (ajá), le aguarda un doble o triple desmantelamiento que podría arrojarlo al precipicio.

Claro, el peor de sus obstáculos se llama Mariano González Zarur, cuyo tiempo ya se agotó pero, obstinado en seguir acaparando miradas es un fardo difícil de sortear… un montón de fertilizante orgánico con aroma muy desagradable.

Hay elementos como Carlos Bailón Valencia, a quienes no debería afectar avaricia y soberbia de quienes ya sienten el poder en sus manos, pero aún les falta ir a las urnas.

El besamanos de hoy

No tarda la danza de helicópteros y los cortes a la circulación para dar paso a sus majestades, gobernadores indeseables y potentados que se ven mejor en sus lugares de origen.

Ya saben, vienen a celebrar las diabluras del cadáver político que insiste en figurar en el candelero.

Genio y figura. Ya dio la cátedra a Peña Nieto. Ahora cita a mandatarios y otros políticos –no va a faltar el grotesco Diego Fernández de Ceballos– para que le convaliden su gran hazaña de haber defecado sobre su mando supremo.

Por cierto, una de las ridículas aseveraciones de los nuevos ricos del marianismo, el contralor Hugo René Temoltzin Carreto, es su deseo de placearse con Jaime rodríguez Calderón “el Bronco”, gobernador independiente de Nuevo León.

Dice esperar que algo se le pegue del político neoleonés.

No debiera olvidar que el ex priísta tiene –lo que él no- dinero y amigos.

Y cabello.