[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘José Francisco Morones Servín’

Expectativa contra la dura realidad

.

La lista de presidentes municipales que se siente harto populares y queridos que sueña con brincar de su actual cargo a una diputación local sigue creciendo, lo que deja entrever que muy pocos se han parado a analizar si sus expectativas tienen fundamento o si esa ilusión sólo se trata de una chaqueta mental porque su imagen y trabajo es tan malo que ni su familia volvería a votar por ellos.

Como es el caso del alcalde perredista de San Pablo Apetatitlán, Eloy Reyes Juárez, quien pese a ser señalado de “cobrar” por adelantado el 20 por ciento de las obras que se realizan en el municipio, de tener un desorden financiero mayúsculo en su administración y de no poder arreglar la cuenta pública del 2018 que fue reprobada por los diputados locales al tener un presunto daño patrimonial de once millones de pesos, sigue pensando que su carrera política ira en ascenso y que en los comicios del 2021 aparecerá su nombre en las boletas electorales para ser legislador.

Antes, ese mediocre político adicto a los escándalos amorosos y a los recursos públicos debería poner orden en su administración y evitar que la cuenta pública del 2019 de su ayuntamiento sea reprobada como se menciona que podría pasar.

También debería justificar por qué incumplió su promesa y amplió el número de trabajadores sindicalizados en el ayuntamiento, así como aclarar por qué su hermana Araceli Reyes Juárez sin tener un cargo oficial es la que maneja y gasta los fondos del ayuntamiento y cuánto le ha costado a los habitantes el hecho de que su otro hermano Israel Reyes Juárez cobre en otro municipio como Subdirector de Desarrollo Económico.

Los resultados de un estudio reciente sobre las preferencias electorales en el municipio de Apetatitlán arrojó datos interesantes que reflejan claramente que el gobierno de Eloy Reyes no goza del respaldo ciudadano y que los habitantes lo aborrecen, al grado que sólo el 13 por ciento de las personas dijo que estaría a favor de que el PRD gobernara por un periodo más.

El 56 por ciento de los ciudadanos considera que el próximo alcalde debe ser de un partido diferente, es decir, que estarían apoyando que el PAN gobierne nuevamente ese municipio.

Entre los políticos que acumulan más posicionamiento para convertirse en alcalde de Apetatitlán se encuentra el panista Ángelo Gutiérrez Hernández con casi el 16 por ciento de las menciones. Prácticamente tienen una importante diferencia contra otros adversarios como la morenista María del Rayo Netzáhuatl Ilhuicatzi y el nefasto perredista Carlos David Robles Figueroa que cada uno registra un 6.25 por ciento de simpatías.

El gallo de Eloy Reyes que hasta hace unos días se desempeñaba como Secretario del Ayuntamiento, Ernesto Azaín Ávalos Marbán, apenas si llega al 3.13 por ciento de las preferencias, cifra muy similar a la que obtienen los priistas que se mencionan como probables candidatos a la presidencia municipal de Apetatitlán.

El alcalde amoroso políticamente está desahuciado y una vez terminado su periodo como alcalde deberá buscar un buen abogado porque seguramente será uno de los que enfrentará la justicia por las denuncias que se presentarán en su contra por el presunto desvío de recursos públicos.

Eloy Reyes sueña con convertirse en diputado local, pero la realidad indica que no tiene ninguna posibilidad de lograr esa hazaña y menos seguir manteniendo su lujoso nivel de vida desde el Congreso del Estado.

Alistan estudios para medir candidatos a diputados federales

En donde al parecer ya se dio luz verde para empezar a medir a los probables candidatos a diputados federales con miras a las elecciones del 2021 es en Morena, partido que tiene todas las intenciones de retener las tres posiciones que existen en Tlaxcala y que son fundamentales para que la Cuarta Transformación mantenga el control de la Cámara de Diputados en el Congreso de la Unión.

Se menciona que la lista de aspirantes a la diputación federal por el primer distrito con cabecera en Apizaco estaría conformada por Baldemar Cortés Meneses que funge como subdelegado de Bienestar del gobierno federal en esa demarcación, así como el ex diputado panista Alejandro Aguilar López y los legisladores locales Ramiro Vivanco Chedraui y Víctor Castro López, quienes han venido teniendo un papel decoroso en el Congreso de Estado.

José de la Luz Sosa Salinas, actual diputado federal que llegó por Morena para después brincar al grupo parlamentario del PES y finalmente terminar en la bancada del PT no figura en la lista ni es considerado como una opción para alentar su reelección, porque su imagen de chaquetero, transa y convenenciero es tan fuerte que nadie quiere saber de él.

La grilla política va subiendo de intensidad y los políticos han empezado a moverse pese a la pandemia de Covid-19.

La desfachatez que evidencia la corrupción en el Legislativo

.

Quien iba a pensar que el resentimiento combinado con el enojo y la decepción entre el personal que labora cerca de la diputada del PT, María Félix Pluma Flores, fuera el estímulo para que soltarán la lengua y se conocieran los excesos y las transas que por meses ha llevado a cabo esa bisoña legisladora que ocupa ese cargo sólo y simplemente por ser hija del aún alcalde de Tlaltelulco, Rubén Pluma Morales.

La indiscreción de ese personal recientemente permitió conocer que la “honesta” diputada del Partido del Trabajo guardó por 10 meses los cheques que cada 30 días recibía puntualmente del Congreso del Estado para financiar sus actividades y llevar a cabo gestiones entre sus electores, demostrando que esos recursos públicos nunca se utilizaron para el fin y el objetivo que tiene su origen.

Oye, la diputada no tiene vergüenza. Es un descaro de su parte no apoyar a la gente ni a nosotros que somos los que realmente trabajamos en el Congreso, diría un colaborador de esa legisladora que al parecer es el orgullo del Partido del Trabajo.

Si, se pasa y sigue los pasos de su voraz papá en Tlaltelulco, habría respondido el otro empleado sin percatarse de la presencia de otras personas que no perdieron detalle de ese revelador diálogo.

Guardar los cheques por cien mil pesos de gestión que cada mes recibe la diputada y depositarlos juntos en su cuenta personal para presumir que ahora es más rica porque de un día a otro su saldo aumentará en un millón de pesos es un exceso y una tontería, agregaría el empleado de la legisladora Pluma Flores.

Fue así como la indiscreción poco a poco empezó a correr hasta que llegó a oídos del quisquilloso Nils Gunnar Jaime Robles Andersson, el contador y responsable de la Secretaría de Administrativa del Poder Legislativo de Tlaxcala que terminó por comprobar el mayúsculo descuidó de la diputada María Félix Pluma, por lo que de inmediato corrió a alertar de ese estúpido movimiento bancario al legislador morenista y presidente del Comité de Administración del Congreso de Estado, Rafael Ortega Blancas, quien hizo el coraje de su vida.

Los movimientos bancarios están registrados y debidamente documentados. Esos recursos públicos fueron a parar la cuenta personal de la inexperta legisladora que cometió el gravísimo error de no preguntar a su insaciable papá y presidente municipal de Tlaltelulco los pasos a seguir para simular la aplicación de esos fondos sin tener problemas o dejar huella de su destino final.

La preocupación de los responsables de las finanzas del Congreso del Estado radica en que se trata de recursos públicos que salieron de una partida que en teoría debe justificarse, de ahí que resulta un desvío a la hacienda pública del Legislativo que esos fondos destinados para solventar las actividades de la diputada y para entregar apoyos a los ciudadanos hayan terminado íntegramente en su cuenta bancaria.

La legisladora del PT tendrá mucho que explicar y aclarar. Recibir cheques para gestión que nunca utilizó para entregar apoyos a sus electores de los municipios de Tlaltelulco y Chiautempan o de cualquier otra región de la entidad resultaría una brutal ofensa y una enorme transa.

María Félix Pluma no puede argumentar que durante diez meses no hubo tlaxcaltecas que la buscaron o le solicitaron una ayuda económica, sobre todo porque en las últimas semanas cientos de personas han enfrentado una difícil situación por la actual emergencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19.

A esta diputada que forma parte de la Cuarta Transformación se le olvidaron muy pronto los tres mandamientos que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pregonó durante su campaña, en el sentido de «no mentir, no robar y no traicionar».

Esos compromisos fueron arrojados a un hediondo excusado, donde hace tiempo también se perdió la buena fama y prestigio de la familia Pluma Flores, cuyos integrantes podrán seguir disfrutando por unos meses más de poder y de la disposición de recursos públicos para después nadar y disfrutar desde las cañerías su fortuna.

Mucha razón tuvo el diputado morenista Víctor Manuel Báez López cuando subió a la tribuna del Congreso del Estado para reconocer que los ciudadanos tienen toda la razón al catalogar a los actuales diputados de pendejos y transas.

Qué asco.

La prueba de fuego del coqueto procurador Aquiahuatl

.

El coqueto y galán procurador de Tlaxcala, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, pareciera que la vida no le corre y que tiene todo el tiempo para esclarecer delitos delicados y para perseguir, en sus ratos libres, a los maleantes que operan en todas las regiones del estado, quienes lo mismo pueden cometer robos armados en tiendas de conveniencia, que dejar cadáveres de personas ejecutadas y realizar atracos a camiones de carga.

Con la seguridad que tenía por llegar al final de la moribunda administración estatal como funcionario de primer nivel porque según él ya logró echarse a la bolsa al gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez y al torpe secretario de Gobierno, José Aarón Pérez Carro, el procurador Aquiahuatl Sánchez no contaba que un homicidio de gran impacto pusiera en duda su supuesta capacidad y trabajo.

 

El artero asesinato de Lina N., registrado en el fraccionamiento “Las Ánimas” de Acuitlapilco, muy cerca de donde vive el presuntuoso y blindado Pérez Carro, ha evidenciado que los agentes de investigación son buenos para cumplir los deseos y órdenes de su jefe, pero muy malos para seguir la pista del responsable o responsables de ese lamentable homicidio.

La mujer de 54 años que ya anteriormente había sufrido una agresión y que fue salvajemente asesinada con varias puñaladas entre el pasado domingo y lunes de esta semana, era esposa de Aldo Lima Carrillo, titular del Instituto Inmobiliario de Desarrollo Urbano y Vivienda de Tlaxcala.

Hasta ahora los agentes del remedo de galán que es el procurador tlaxcalteca no han logrado ningún avance y tampoco tienen ninguna pista seria. Han tratado de conseguir videos de negocios y de casas particulares para tratar de ubicar a un vehículo sospechoso o a una persona extraña que haya circulado o pasado por la zona, pero para su mala suerte no han tenido éxito y las “ideas” para tratar de detener a los responsables se les han empezado a agotar.

Si el titular de la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE), José Antonio Aquiahuatl, fuera un funcionario un poquito más comprometido con su trabajo, quizá se dejaría ver más días a la semana por las instalaciones de la dependencia, porque los dos días que dedica en la actualidad para atender los asuntos que se van acumulando en su escritorio no son suficientes para esclarecer no solo el mencionado homicidio, sino otros delitos que siguen impunes en Tlaxcala.

Bajo el pretexto de la pandemia y de que varios empleados de la PGJE han resultado contagiados del mortal virus de Covid-19, el “académico” procurador solo asiste de vez en cuando a su oficina para simular que si trabaja, porque en los hechos se observa que sólo atiende y resuelve lo que le conviene.

Si José Antonio Aquiahuatl mostrara el mismo ímpetu que sin rubor alguno presumió el pasado miércoles en que se celebró a San Juan Bautista, quizá la Procuraduría General de Justicia en el Estado diera mejores resultados.

De acuerdo con la imagen que fue compartida en una red social por el funcionario estatal, éste aparece acompañado de una mujer y otro varón. Ahí Aquiahuatl Sánchez se le ve feliz y listo para disfrutar unas carnes asadas acompañadas de unas cervezas bien frías, tan especial resultó ese momento que el Mauricio Garcés versión tlaxcalteca escribió en su publicación “Excelentes momentos para revitalizar el corazón”.

Esa postal dibuja de pies a cabeza lo frívolo e insensible que es el actual gobierno estatal que en su gran mayoría se compone de funcionarios como este o como Manuel Camacho Higareda, titular del Sepuede-Icatlax, quien pide a sus seguidores que compartan las esquelas que él y la dependencia firman sobre los trabajadores que han enfermado y muerto por Covid-19, con el propósito de que se vea que el aspirante a poeta realmente lamenta la pérdida de sus colaboradores.

Lamentable, no.

Las especulaciones en torno a futuras coaliciones electorales

.

A seis meses de que se cumpla el plazo legal para registrar ante la autoridad electoral de Tlaxcala las probables coaliciones que se podrían armar rumbo a los comicios locales del 6 de junio del 2021, hasta ahora son dos las que están avanzadas y estarían en condiciones de integrarse, mismas que involucran a seis de los siete partidos con registro nacional.

El PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano casi están amarrados y quizá lo que falta es que pase el tiempo para legalizar esa unión, aunque será en el siguiente trimestre cuando se defina si el PRI está interesado en sumarse, lo cual dependerá de las posibilidades que existan de que un miembro del ex partidazo encabece ese bloque opositor.

Si hoy el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano tuvieran que elegir su candidato a la gubernatura, seguramente esa posición sería disputada por la panista Minerva Hernández Ramos y el ex diputado del blanquiazul Juan Carlos Sánchez García, quienes son los que gozan de mejor posicionamiento.

El PRD y Movimiento Ciudadano no tienen gallo y ante ese escenario están resignados a respaldar a un panista.

Un dato curioso es que esos tres partidos antes mencionados estarían dispuestos a incorporar al PRI y aceptar que éste encabezará la coalición siempre y cuando la candidata a la gubernatura fuera la actual presidenta municipal de Tlaxcala, Anabell Ávalos Zempoalteca.

Si el PRI decide participar en ese bloque y proponer a otro militante como su candidato al gobierno del estado, el PAN pedirá que se lleve a cabo una encuesta donde se mida a los priistas y a los panistas a fin de estar en condiciones de designar al político tlaxcaltecas mejor posicionado y con más posibilidades de ser competitivo.

La coalición de Morena con el PT y el Partido Verde Ecologista de México se da como un hecho. El primero llevará mano en la candidatura al gobierno del estado y en la mayoría de los distritos locales para elegir diputados locales, cediendo posiciones para las alcaldías y las presidencias de comunidad.

A esta coalición podría sumarse el PAC, partido estatal que controla la familia del ex gobernador Héctor Ortiz Ortiz. Aunque se especula que también está negociando con el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano, en los hechos desean respaldar a Morena, el partido del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Otro instituto político con registro local que estaría pensando en coaligarse con Morena, el PT y el Verde Ecologista es el Partido Encuentro Social Tlaxcala que dirige el diputado José Luis Garrido Cruz, quien apuesta a esa alianza a fin de obtener la candidatura a la presidencia municipal de la capital.

Nueva Alianza, otro partido con registro estatal que logró sobrevivir tras los comicios nacionales del 2018, buscaría coaligarse con el PRI y lograr una que otra posición, aunque tampoco hay que descartar que tratará de explorar otras opciones que le garanticen su permanencia más allá del 2021.

La actual ley electoral de Tlaxcala permite a los partidos que perdieron su registro nacional pero que conservaron el local coaligarse con institutos políticos nacionales, lo cual les da cierta ventaja sobre los partidos estatales recién creados porque éstos deberán ir solos en las elecciones del próximo año.

En esa circunstancia se encuentra el Partido Impacto Social SI que padrotea la familia de Evangelina Paredes Zamora y Bernardino Palacios Montiel, quienes tendrán que registrar su candidato a gobernador, a diputados locales, a alcaldes y a presidentes de comunidad.

La grilla por la sucesión en Tlaxcala está intensa y los actores no han dejado de moverse pese a la actual emergencia sanitaria provocada por el virus Covid-19. Las tendencias que marcan las encuestas sobre las preferencias electorales sólo son una referencia que podrán cambiar una vez que se confirmen o no las futuras coaliciones.

Nadie puede negar que hoy en día Morena encabeza las simpatías a poco menos de un año de los comicios, pero eso no quiere decir que las circunstancias electorales puedan cambiar y que el bloque opositor a ese partido pueda consolidarse y crecer.

En unos meses se podría estar hablando de una verdadera competencia por la gubernatura que hoy nadie ve.

La dramática realidad del sector salud de Tlaxcala

.

Un sector endeble del gobierno de Tlaxcala es el de la salud, donde las carencias, mala administración de recursos y deficiencias en su operación han sido la constante en los últimos años, tanto que esa situación vienen desde la gestión del hacendado gobernador Mariano González Zarur y que hoy en día prevalece igual o peor.

El actual escenario en que se encuentra el sector salud del estado resulta preocupante porque está claro que la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19 está evidenciando la falta de personal, de equipo, de insumos y de infraestructura, así como la incapacidad del responsable de la Secretaría de Salud (SESA), René Lima Morales, quien ya ha demostrado que no tiene la experiencia ni el talento para dirigir la dependencia.

Aunque René Lima sostenga que hay capacidad y camas para atender a pacientes de coronavirus, postura que es respaldada por la información que todos los días proporciona la Secretaría de Salud a nivel federal que asegura que en Tlaxcala se tienen disponibles entre el 30 y 40 por ciento de los espacios utilizables, en los hechos le puedo asegurar que los hospitales covid se encuentran saturados (San Pablo del Monte, Nativitas, IMSS y del ISSSTE) y que los nosocomios privados que operan en la entidad (Tlaxcala y Apizaco) no aceptan a ningún enfermo con síntomas de esa mortal enfermedad, situación que ha dejado en el desamparo a varias familias que se ven obligadas a tratar a sus dolientes en sus casas y con sus recursos, lo que obviamente multiplica la posibilidad de aumentar los contagios.

El personal que atiende a los enfermos de Covid-19 ha empezado a abandonar su trabajo y los pocos que se mantienen no aguantan las extenuantes jornadas y tampoco se dan abasto para atender al elevado número de pacientes que se tienen internados en estos momentos.

Los medicamentos para tratar a los infectados escasean y las pruebas para detectar el virus se han agotado, lo cual tampoco será reconocido por las mentirosas autoridades de la SESA pero que el personal que trabaja en los hospitales y laboratorios lo puede confirmar.

Tan mala y deficiente es la planeación del actual secretario de Salud que al percatarse que la saturación de los hospitales covid es un hecho, apenas ordenó que se repartiera en las clínicas de la dependencia el manual para atender a infectados de coronavirus, decisión que se da tres meses de haber empezado la emergencia sanitaria.

Pero el problema que se tiene en el sector salud de Tlaxcala no sólo tiene que ver con los pacientes de Covid-19, porque también los ciudadanos se han empezado a quejar de la falta de vacunas para los recién nacidos y de la nula atención que reciben otros enfermos con diferentes padecimientos, mismos que han tenido complicaciones para recibir sus medicinas y darle seguimiento médico a sus casos.

Nadie se explica por qué no hay vacunas y por qué faltan medicamentos si en teoría las compras de esos insumos se planean y se llevan a cabo con tiempo porque existen las partidas presupuestales.

A nivel nacional se habla de más de 23 mil muertos por ese virus y de más de 191 mil mexicanos contagiados.

En Tlaxcala resulta lamentable que ya se hable de una saturación de los hospitales covid cuando apenas si se superan los 2 mil casos confirmados de Covid-19 y de 267 fallecimientos registrados hasta ayer.

René Lima debería renunciar a su cargo y aceptar que la actual emergencia sanitaria lo ha rebasado, porque si la atención a los enfermos de coronavirus se ha mantenido estable y en niveles aceptables, es por el personal que labora en los hospitales covid que pese a las malas y deficientes condiciones que enfrentan siguen firmes y dando la cara como todos unos profesionales.

Con un funcionario estatal tan deficiente es imposible imaginar que a Tlaxcala le irá bien en la actual emergencia sanitaria.

Una del PRI y otra de Morena

.

El PRI podrá estar debilitado, pero su militancia siempre conserva su espíritu aguerrido que suele mostrar no sólo cuando se trata de imposiciones o actitudes gandallas de sus dirigentes, sino cuando también se busca beneficiar a los cuates para facilitarles su designación como candidatos a diferentes puestos de elección popular.

En una carta de tres cuartillas firmada por priistas de 20 de los 60 municipios de la entidad, un grupo de priistas pidió a su líder nacional, Alejandro Moreno Cárdenas “Alito” y al gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, su intervención para llevar a cabo el cambio de su líder estatal, Noé Rodríguez Roldán, quien en las últimas semanas ha cometido una serie de irregularidades en torno a la renovación de los comités municipales y de delegados a fin de apuntalar su abierta campaña para convertirse en candidato del ex partidazo a la gubernatura del estado.

Si el ex secretario de Comunicaciones y Transportes de la actual administración desea la mencionada candidatura, entonces debería presentar su renuncia y dejar de utilizar la estructura del partido para posicionarse, porque el también aliado del ex gobernador Mariano González Zarur no puede ser juez y parte en ese proceso interno, se puede leer en una parte de la carta que se encuentra firmada por los militantes inconformes.

Para nadie es desconocido que entre los interesados en participar en ese proceso se encuentra la actual presidenta municipal de Tlaxcala, Anabell Ávalos Zempoalteca, hoy en día la mejor priista posicionada y la más competitiva para enfrentar a Morena, así como el ineficiente secretario de Educación Pública, el blandengue Florentino Domínguez Ordóñez y la amante del reflector que se desempeña como secretaria de Turismo, Anabel Alvarado Varela.

A Noé Rodríguez le cuestionan su trabajo que realizó en otros tiempos como dirigente del PRI y en donde no hizo nada para fortalecer al partido, pues sólo ocupó el cargo para lograr un beneficio personal.

Además, añade el texto de la carta, su llegada como líder del tricolor en Tlaxcala no le implicó ninguna complicación o trabajo previo, ya que simplemente Alejandro Moreno aceptó la recomendación que le hizo el gobernador Marco Mena para que el también ex delegado de la Segob en Puebla tomara las riendas de ese instituto político, lo cual ha hecho pero a través de formas irresponsables y gandallezcas que se han visto en la renovación de los consejos políticos municipales, de los dirigentes municipales y seccionales.

Hay evidencias y pruebas que demuestran que esos procesos ordenados por Rodríguez Roldán se han llevado a cabo no sólo a modo, sino a escondidas de la militancia, con el único propósito de beneficiar a sus amigos y aquellos priistas que están dispuestos a apoyar sus aspiraciones de convertirse en mandatario del estado.

La única forma en que el PRI puede ser competitivo en los comicios del próximo año es que realmente tenga un dirigente comprometido con el partido y que trabaje con todos los grupos priistas, porque si el tricolor sigue manteniendo líderes de escritorio o membrete como lo es Usted (Noé Rodríguez) no se estará en condiciones de recuperar los espacios perdidos o retener los pocos que conserva en la actualidad, concluye la carta que al final exige “piso parejo para todos los aspirantes a candidatos a gobernador por el PRI”.

El proceso interno del PRI para elegir candidato a gobernador se le puede complicar al mandatario Marco Mena, porque es obvio que la militancia no aceptará una imposición y menos a un priista que no sea competitivo como es el caso de Noé Rodríguez, quien si bien llegó a tener presencia y cierta influencia, ésta se le terminó cuando el grupo político que lo alentaba y protegía perdió el poder cuando el presidente de México, Enrique Peña Nieto, no pudo heredar ese cargo a un miembro del ex partidazo.

Como se podrá dar cuenta, el PRI está moribundo, pero aún se mueve.

Por lo que respecta a Morena, le dejo el texto que me envió a mi correo un amable lector que me parece tiene razón y por eso se la comparto tal cual.

*¡Ya cállate viejo chocho!*

*La Tongolele, un dirigente ignorante e incapaz*

En una reciente entrevista, el Senador Suplente por el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) Joel Molina Ramírez evidenció que de nada le sirve ser integrante de la Comisión de Desarrollo y Bienestar Social en la Cámara Alta, pues durante la charla mencionó una serie de incoherencias, mismas que le hicieron ganarse entre sus allegados el mote de “viejo chocho”.

Y si bien es cierto que la edad no debe ser motivo para criticar a alguien, -pues hay personas que a esos años tienen claridad en sus pensamientos, inteligencia, son cultos, y letrados- a Joel Molina el tiempo le ha hecho estragos y ha perdido tanto hidratación en su piel como en su cerebro, ambos daños en su persona son visibles y severos.

Joel Molina comentó que el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador le ha quedado a deber a Tlaxcala y enfocó su crítica a tres programas que según él “aún no se han concretado”.

El primero fue a los Créditos Ganaderos a la Palabra, del cual Molina Ramírez expresó que éstos aún no han llegado a la entidad, quizás “por el problema de la pandemia”.

El gobierno de México, ha señalado que dicho programa está orientado a apoyar a los pequeños productores pecuarios, ya sean persona física o moral y a pesar de que es de cobertura nacional, desde el inicio se dejó en claro que atendería prioritariamente a las entidades federativas de Campeche, Chiapas, Guerrero, Jalisco, Nayarit, Michoacán, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

Según el vetusto Senador no ha llegado a los tlaxcaltecas el Programa de Sembrando Vida.

Datos del Gobierno de México informan que, de enero a junio, el Programa Sembrando Vida en Tlaxcala tiene una derrama mensual de 25 millones de pesos, el cual beneficia a cinco mil personas a quienes se les brinda un aporte mensual de cinco mil pesos.

Por sus declaraciones tan desatinadas, gente cercana a Joel Molina califican a este dirigente como desinformado y quien al carecer de luz propia puede venderse hasta él mismo con tal de llamar la atención.

Será por eso que durante un torneo de futbol al que asistió en la Loma Xicohténcatl en la ciudad capital, al querer expresar unas palabras se escuchó una voz que le gritó a lo lejos ¡Ya cállate viejo chocho!, comentario que dejó riendo a más de uno….

Más claro ni el agua.

Tlaxcala se mantiene en color rojo en el semáforo epidemiológico

.

Aunque Tlaxcala no tiene el número de contagios de Covid-19 y de fallecidos que reportan otras entidades que también permanecen en rojo dentro del semáforo epidemiológico establecido por las autoridades federales, la realidad es que los infectados por ese mortal virus siguen incrementándose y los servicios médicos de los hospitales donde se atienden a esos pacientes empiezan a saturarse.

La relajación de las medidas de prevención para contener los contagios y la nula firmeza de las autoridades estatales y municipales en la entidad para que las actividades no esenciales siguieran suspendidas, provocará que el número de personas enfermas se mantenga elevado y se posponga por otras semanas más la nueva normalidad.

En la Ciudad de México y en Puebla las autoridades ya entendieron que la pandemia estará presente por varias semanas y meses, de ahí que ya analizan los esquemas a seguir para la nueva normalidad que establecerá la reducción de las afluencias en zonas comerciales, instituciones educativas, oficinas gubernamentales, restaurantes, centros de entretenimiento, gimnasios y en la vía pública.

En Puebla, por ejemplo, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla ya determinó que en otoño no habrá ingreso de nuevos alumnos y que las clases presenciales se podrían reanudarán hasta enero del 2021 debido al elevado número de contagios de coronavirus que registra la capital poblana y su zona metropolitana.

Las Universidades privadas tienen semanas capacitándose y realizando inversiones en equipos para adaptarse a la nueva normalidad. De entrada aplicarán un Modelo de Educación Híbrido que considera clases presenciales y en línea, además de que sólo una tercera parte de los alumnos y maestros que asisten normalmente a la institución podrán estar en las instalaciones, pero con el uso obligatorio de cubrebocas y mascarilla.

En los salones no se permitirán aglomeraciones y la distancia que deberá haber entre uno y otro es de dos metros. Habrá detectores de temperatura y el personal académico que sea catalogado de alto riesgo de enfermarse no podrá dar clases presenciales.

En Tlaxcala la UATx seguramente ya sigue esos protocolos o algunos similares. Por el número de alumnos que atiende la Universidad es probable que pueda llevar a cabo el Modelo de Educación Híbrido y establecer los mecanismos que le permitan cumplir con sus actividades académicas.

Sin embargo, el resto de las instituciones públicas y privadas de educación superior del estado tendrán problemas para adaptarse a la nueva normalidad, porque no se observa que esos centros de enseñanza vayan por ese camino ni que tengan la capacidad financiera para llevar a cabo las inversiones que se requieren en equipo e instalaciones.

La misma problemática enfrentarán los subsistemas educativos del Cobat y Cecyte que en conjunto atienden a cerca de 30 mil estudiantes tlaxcaltecas.

La incapacidad del secretario de Educación Pública de Tlaxcala, Florentino Domínguez Ordóñez, es evidente y demuestra que su interés está más en su proyección política con miras a las elecciones del 2021 que en atender la problemática provocada por la actual pandemia.

El mediocre político que tiene dificultades para articular sus escasas neuronas debería considerar que encabeza a un sector importante y que éste debería estar diseñando las nuevas acciones y medidas de seguridad a seguir para proteger a los estudiantes y maestros, sobre todo porque para agosto se tiene previsto el regreso a las actividades educativas.

En la entidad urge revisar la estrategia que se ha seguido para enfrentar la pandemia porque es evidente que no ha dado los resultados esperados. La Secretaría de Salud a cargo del ineficiente René Lima Morales debería pugnar por llevar a cabo un programa de pruebas masivas que permita detectar a enfermos a fin de romper la cadena de contagio y establecer como norma obligatoria el uso de cubrebocas.

Si bien se conoce el número de infectados de Covid-19 por cada uno de los 60 municipios de la entidad, valdría la pena que las autoridades informaran si hay zonas de alto riesgo de contagio y que se ha hecho para controlarlas.

De nada sirve que en Tlaxcala se hayan impuesto y tomado a tiempo las medidas preventivas para enfrentar la pandemia, si nunca existió la firmeza y la voluntad para hacerlas valer.

En mayo y junio los contagios de coronavirus estuvieron a la orden del día y julio amenaza con seguir con esa tendencia, por lo que es claro que Tlaxcala permanecerá por unos días más en el color rojo de semáforo epidemiológico.

El falaz triunfalismo ante la pandemia de Covid-19

.

Analizar el regreso de las actividades económicas en Tlaxcala en estos momentos en que los contagios de coronavirus siguen a la alza y asumir una actitud triunfalista por los buenos resultados que ha obtenido el personal médico, enfermeras, camilleros y otros para atender a los pacientes de Covid-19 es un despropósito, porque pareciera que tiene más un afán de resaltar la figura del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez que en realmente ver por el bienestar de los ciudadanos y ciudadanas.

La entidad ya tiene un mes con elevados índices de personas contagiadas a consecuencia del mortal virus. La economía local se encuentra moribunda, la pérdida de empleos formales es inédita y el número de tlaxcaltecas que viven en pobreza extrema se incrementará pese a los millonarios recursos que se reparten a través de diferentes programas sociales del gobierno federal.

Aunque se habla que en la siguiente semana Tlaxcala podría ubicarse en el color naranja del semáforo epidemiológico establecido por el gobierno federal, en los hechos el número de tlaxcaltecas infectados por Covid-19 no ha disminuido y tampoco se ha frenado el deceso de personas.

Hasta ayer, se tenían mil 774 casos positivos y 243 fallecimientos, sin que tales números hayan comprometido la capacidad hospitalaria o los servicios médicos de la entidad.

En un evento donde el gobernador Marco Mena entregó créditos del Programa Emergente de Apoyo a la Economía Estatal ante Covid-19, a Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes) del sector taurino se resaltó que Tlaxcala “tendrá números destacados en comparación con la región y el país. Vamos a ser referencia por la manera en la cual defendimos la salud y la economía”.

Según el mensaje del mandatario, lo anterior será posible por “las acciones preventivas en materia de salud y de respaldo a la economía que ha emprendido la administración estatal, de ahí que Tlaxcala volverá a ser referente nacional y regional por el manejo de la pandemia.

Aunque parezca increíble ahora resulta que la competencia entre los gobernadores es por ver qué estado del país y específicamente del centro es el que tiene el menor número de contagios, fallecidos y personas recuperadas, lo cual representa una burla y una afrenta para las familias de los 243 tlaxcaltecas que perdieron la vida por Covid-19 porque para las autoridades forman parte de una estadística favorable.

Si en Tlaxcala a alguien se le debe reconocer su entrega y profesionalismo es a los médicos, enfermeras, camilleros y demás personal que atiende en los hospitales a los infectados de coronavirus, porque a pesar de la falta de equipo, medicinas, bajos salarios, acoso laboral y otros problemas siguen trabajando para salvar la vida a los enfermos.

El personal que labora en los hospitales de San Pablo del Monte y Nativitas a cargo del gobierno de estado ha tenido problemas porque los ventiladores no funcionan correctamente, porque medicamentos importantes como midazolam y bromuro de vecuronio escasean y se dificulta tener estables a los pacientes que son intubados, mismos que sólo reciben propofol.

La escasez de personal es la constante y en la actualidad una enfermera es obligada a atender a 12 pacientes en terapia intermedia y por cada siete enfermos intubados a éstos se les asigna dos enfermeras. La política del nefasto secretario de Salud, René Lima Morales, es sólo ver la cantidad y no la calidad que reciben los enfermos.

Pero la cosa cambia si tienes la fortuna de ser amigo o amiga de la líder del sindicato de los trabajadores de salud de Tlaxcala Blanca Águila Lima, porque su conocida que enfermó de Covid-19 de nombre María Alejandra N. recibió una atención envidiable mientras estuvo intubada. A su cuidado estuvieron siempre atentos un grupo de enfermeras y médicos especialistas, de ahí que se recuperó y libró la enfermedad.

A las enfermeras de los mencionados hospitales las obligan a trabajar doble turno y en condiciones poco seguras. Perciben a la quincena 2,300 pesos y los bonos prometidos que supuestamente recibirían nunca se los han pagado o entregado. En cambio las enfermeras contratadas por el Instituto de Salud para el Bienestar que perciben 19 mil pesos al mes no son molestadas ni enviadas a atender a los pacientes de coronavirus.

En Tlaxcala no se debe hacer caravana con sombrero ajeno ni asumir un falso triunfalismo, porque la realidad que dejará la pandemia será muy dura.

Decir que se han salvado más de 5 mil empleos con más de 43 millones de pesos entregados en créditos puede ser cierto, pero esas cifras jamás podrán ocultar la pérdida inédita de los miles de empleos formales que se cancelaron durante abril y mayo, lo cual es lo que realmente debe preocupar a las autoridades.

El espejismo triunfalista de las autoridades en Tlaxcala es simplemente desalentador.

En la 4T hay recomendados y éstos son peor que priistas

.

Las tentaciones que provoca el poder son enormes y tarde o temprano siempre terminan por seducir, como es el caso de recomendar a los amigos para ocupar cargos en la administración pública sin que éstos tengan el perfil y la capacidad para desempeñar las responsabilidades del puesto.

En anteriores administraciones federales las delegaciones de las dependencias eran ocupadas para colocar a los amigos o los recomendados, aunque también se recurría a esas posiciones para dar premios a aliados políticos, con la salvedad que se procuraba que éstas personas dieran resultados y evitaran conflictos en la estructura del gobierno.

Ayer, se pudo comprobar que los recomendados de la 4T que llegaron a los principales puestos administrativos del Hospital Regional del ISSSTE resultaron no sólo unos improvisados y soberbios, sino que su incapacidad fue tal que las protestas e inconformidades de los trabajadores que atienden a los pacientes de Covid-19 por la falta de equipo de seguridad y material para evitar contagios tuvieron que ser atendidas y resueltas por funcionarios de oficinas centrales del Instituto.

Los trabajadores que están cansados de los malos tratos y de la intolerancia con que se conducen la novata directora del mencionado hospital María del Carmen Cruz Angulo y del poblano subdirector Administrativo Abraham Landeta Leyva, fueron los responsables de la protesta que llevaron a cabo el personal médico que contó con el apoyo de trabajadores de otras áreas del nosocomio.

Landeta Leyva llegó a Tlaxcala y a esa posición administrativa gracias a la recomendación que recibió de uno de los hijos del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de ahí que el bisoño funcionario se siente intocable y capaz de hacer y deshacer sin que nadie le diga nada, de ahí que decidió sacar del área de pediatría a la novata María del Carmen Cruz para volverla responsable del Hospital Regional del ISSSTE en la entidad sin investigar antes si la doctora tenía la experiencia que se requiere para dirigir el nosocomio.

Pero no crea que ese chairo o liberal recomendado de la 4T sólo recomendó a esa doctora, pues también decidió traerse a otro poblano de nombre Israel Carreño, quien se desempeña como coordinador de Recursos Materiales sin que ese psicólogo tenga la menor idea de cómo realizar licitaciones, adjudicaciones, inventarios y otros procedimientos propios de su función administrativa.

Ese triunvirato en el Hospital Regional del ISSSTE es el responsable del entendible malestar del personal que labora en ese nosocomio, de la escasez y falta de medicinas, de la mala atención a los derechohabientes y de que hasta el momento 27 trabajadores hubieran resultado contagiados de Covid-19 por no contar con el adecuado equipo de seguridad.

Del total de trabajadores que han dado positivo con coronavirus, 24 ya se recuperaron y regresaron a sus labores y el resto sigue en observación médica.

Hasta hace unos meses el mencionado hospital con sede en la capital del estado venía laborando en condiciones aceptables, pero tan luego los recomendados de la 4T aparecieron, las cosas cambiaron al grado que hay pacientes con influencias que al percatarse del desorden y falta de equipo prefirieron hacer gala de poder para ser trasladado a otro lugar.

Tal fue el caso del nefasto y ladino secretario general de la sección 31 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Demetrio Rivas Corona, quien al dar positivo de Covid-19 se movió al más alto nivel para ser reubicado inmediatamente al Centro Médico Nacional «20 de Noviembre», donde cientos de enfermos de la Ciudad de México necesita esperar días para ser ingresados y atendidos.

El personal directivo de Hospital Regional del ISSSTE se enteró de la protesta de ayer un día antes, es decir, sabía que un día después de la visita a Tlaxcala del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se llevaría a cabo la manifestación y paro activo de labores, sin embargo lejos de adelantarse a los hechos y establecer una negociación con el personal, mejor optó por avisar a la Guardia Nacional para pedirle su presencia a fin de que los protegiera de los gritos y quejas de los inconformes asumiendo una actitud cien por ciento fifí.

La protesta se consumó y puso en evidencia las carencias con que labora el personal de ese nosocomio, así como las múltiples quejas que existen de los derechohabientes.

Al final, tuvieron que llegar funcionarios de oficinas centrales del ISSSTE para atender y resolver el conflicto que los recomendados de la 4T encabezados por Abraham Landeta no pudieron enfrentar, lo que demostró que ser amigo de uno de los hijos del presidente López Obrador no te da la capacidad ni la inteligencia que se requiere para dirigir un hospital.

Pero no crea que sólo en el ISSSTE existen problemas o una marcada incapacidad de los funcionarios de la 4T, pues se dice que en las oficinas del Instituto de Salud para el Bienestar que operan en Tlaxcala existe un trato preferencial para la poderosa líder de los trabajadores del sector, la priísta Blanca Águila Lima, quien está consiguiendo que varios recomendados suyos obtengan su plaza o su trabajo a cambio de que éstos la apoyen en los siguientes meses cuando decida nuevamente buscar un cargo de elección popular en los comicios del 2021.

Para finalizar le cuento que los contagios de Covid-19 van a la alza y el virus no sólo ya se hizo presente entre el personal que labora cerca del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, sino que también ya infectó a trabajadores del Congreso del Estado, específicamente a la doctora que atiende a los diputados y a una asistente de la gris y convenenciera legisladora del PES, Luz Vera Díaz.

Lo bueno, lo malo y lo… de la gira de AMLO por Tlaxcala

.

En la gira de seis horas que el presidente de México Andrés Manuel López Obrador sostuvo por tierras tlaxcaltecas hubo de todo, desde anuncios de inversión federal hasta veladas advertencias para “los conservadores”, ex funcionarios de pasadas administraciones, empresas factureras y periódicos nacionales como Reforma, sin olvidar a los gobernadores que están pensando en intervenir en las elecciones del 2021.

Lo bueno de la breve gira de López Obrador es que por fin se puso fecha para que la obra de modernización de la carretera Tlaxcala-Apizaco se concluya, siendo a mediados de septiembre cuando el tabasqueño se comprometió a regresar a la entidad para inaugurar esa importante y fundamental vialidad que durante su construcción ha provocado serios dolores de cabeza a los tlaxcaltecas que tienen la necesidad de circular todos los días por esa zona.

También resultó positiva la inversión de 500 millones de pesos para infraestructura urbana y mejoramiento de vivienda que ayer anunció el mandatario del país, sin que se dieran detalles de cuáles serían los municipios o las zonas beneficiadas con esos fondos.

Otro asunto que resultó bueno es la cobertura y operación de los diferentes programas sociales del gobierno federal, pues entre adultos mayores, personas con discapacidad, becas para estudiantes, apoyos para campesinos y otros se ha beneficiado a 250 mil tlaxcaltecas que para finales de este año habrán recibido de manera global más de 4 mil millones de pesos.

Lo malo fue la permanente y abierta confrotación que el presidente López Obrador insiste en sostener con los que suele llamar “conservadores” y que los ubica en el sector empresarial, académico, intelectual, periodístico y en organismos autónomos como el INE, mismos que según él se la pasan criticándolo, ofendiéndolo y burlándose porque siemplemente no aceptan que han perdido sus privilegios y rechazan la nueva forma en que se gobierna este país.

Lo anterior resulta negativo porque el país cada día se polariza más entre los que respaldan a López Obrador y entre quienes rechazan sus propuestas y estilo de gobernar que se centra en apoyar a los que menos tienen.

Lo malo fue que los tlaxcaltecas tuvieron muy poco contacto con el presidente Andrés Manuel López Obrador. La prensa local no tuvo acceso ni a su conferencia de prensa mañanera ni al recorrido y supervisión de la obra de modernización de la carretera Tlaxcala-Apizaco.

Vaya, los eventos del tabasqueño fueron tan cerrados que ni la super delegada del gobierno federal Lorena Cuéllar Cisneros tuvo la oportunidad de acercarse y tomarse una foto con el mandatario del país, quien sí se percató de la presencia de su cercana colaborador porque la saludó de lejos tanto en la 23 Zona Militar como en el otro evento oficial que encabezó el mandatario del país.

Lo raro o extraño de la gira del presidente fue la advertencia que lanzó a los gobernadores del país, en el sentido de pedirles que se abstengan de intervenir en el proceso electoral del 2021 con la tentación de canalizar recursos para apoyar las campañas de sus candidatos.

Si el gobierno federal se mantendrá al margen de esas elecciones, eso no quiere decir que no intervendrá para aplicar la ley en aquellos casos donde se detecten delitos electorales, sentenció el presidente.

La advertencia la soltó en Tlaxcala donde el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez anduvo muy activo políticamente los últimos días, al grado que presumió un encuentro inédito con los dirigentes de todos los partidos políticos de la entidad, cuyos líderes andan más que dispuestos y movidos para conformar un Bloque Opositor Amplio.

Además, hay que tener presente que el mandatario tlaxcalteca ha venido tolerando que ciertos funcionarios de su administración utilicen sus cargos y los recursos públicos que manejan para promocionarse a fin de convertirse en candidatos en las elecciones del próximo año .

Seguramente la advertencia le cayó muy mal a nuestro sensible gobernador priista porque no se necesita ser muy sagaz para entender que el mensaje que López Obrador envió en su conferencia de prensa mañanera también estaba destinado para Marco Mena, sobre todo porque nadie puede negar que su hermano Fabricio Mena Rodríguez no sólo mueve los negocios en la actual administración estatal, sino que también los hilos del debilitado y maltrecho PRI.

El presidente de México demostró que sigue siendo un maestro en la política. Marco Mena abrió la partida de ajedrez con buenas jugadas, pero López Obrador respondió con un solo movimiento que quizá sea determinante para frenar los ímpetus de un gobierno priistas que buscaba influir en las elecciones del 2021.

Sobre advertencia no hay engaño.