[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Jose Antonio Meade’

La cuesta abajo del PRI y sus candidatos

.

Si el PRI en Tlaxcala y su virtual candidato presidencial, el ciudadano José Antonio Meade Kuribreña, desean ser competitivos en los comicios de este año, urge que cambien la estrategia porque si confían sólo en el dinero público, los programas sociales y la operación ilegal para remontar posiciones tal vez no les alcance para lograr los triunfos anhelados.

pri débil

A seis meses de que los tlaxcaltecas acudan a las urnas el 1 de julio de este año, el PRI y sus aliados se ubica en un rezagado tercer lugar de las preferencias electorales con su candidato José Antonio Meade, sin que hasta ahora esa alianza encabezada por un “ciudadano” de alguna señal de que será competitiva o dará la pelea al frente integrado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano con Ricardo Anaya Cortés a la cabeza o a la coalición que conformaron Morena, PT y el PES, misma que es representada por el obstinado Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con los resultados de una encuesta estatal levantada a finales de diciembre, López Obrador le saca 22 puntos de diferencia a Meade Kuribreña, quien en los últimos días de noviembre del año pasado fuera impuesto como abanderado del PRI por el actual presidente de México Enrique Peña Nieto.

A la pregunta si hoy fueran las elecciones para elegir presidente de la República, ¿por qué alianza y aspirante votaría?, se obtuvieron los siguientes resultados.

La coalición de Morena, PT y PES que encabeza Andrés Manuel López sumó el 37.84 por ciento de las preferencias en Tlaxcala, mientras que la unión del PRI con Nueva Alianza y el PVEM que tendrá como candidato a José Antonio Meade alcanzó el 15.83 por ciento de las simpatías de los tlaxcaltecas con credencial para votar.

El frente integrado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano que llevará como su abanderado al joven Ricardo Anaya logró acumular el 18.53 por ciento de las menciones.

Aunque no faltará quien argumente que las campañas oficiales aún no arrancan y que hoy las tendencias electorales son engañosas, la realidad confirma que tanto Meade Kuribreña como Anaya Cortés están muy rezagados en las preferencias en Tlaxcala respecto al apoyo que acumula López Obrador.

Un dato que los estrategas deberían considerar, es que casi ocho de cada diez tlaxcaltecas quiere que otro partido diferente al PRI gobierne a México a partir de este año.

Lo anterior está relacionado con el nivel de aprobación que tiene el gobierno del presidente Enrique Peña, pues apenas si sólo dos de cada diez tlaxcaltecas avalan su administración, mientras que para la gestión del mandatario estatal Marco Antonio Mena Rodríguez, quien tiene un año en el poder, el nivel de desaprobación es del 61.83 por ciento de los ciudadanos.

Si el candidato del PRI a la presidencia de México se encuentra por los suelos, algo similar sucede con la mayoría de los militantes del partidazo que aspiran a las senadurías. Las mejores posicionadas y que estarían en condiciones de ser competitivas son la ex gobernadora Beatriz Paredes Rangel y la presidenta municipal de Tlaxcala, Anabell Ávalos Zempoalteca, por lo que habrá que ver si alguna o las dos aceptan ir a la competencia electoral.

El PRI competitivo que dejó el ex gobernador Mariano González Zarur parece que se esfumó en tan sólo un año, lo cual resulta grave porque ese partido detenta el poder en Tlaxcala.

Meade y el PRI en Tlaxcala desangelados

.

El precandidato ciudadano del PRI a la presidencia de México José Antonio Meade Kuribreña simplemente no puede despegar, lo cual resulta preocupante porque los días pasan y su nominación sigue sin prender a los electores, quienes en su gran mayoría consideran a Andrés Manuel López Obrador como la mejor opción para ganar las elecciones de este año.

1bdb92c4-b069-4438-9264-28cb62c90a9f

Un PRI selectivo y sin verdaderos operadores políticos fue el que llegó al salón Joaquín Cisneros el pasado viernes a arropar al precandidato ciudadano a la presidencia de México, José Antonio Meade Kuribreña, lo cual no es buena señal si en realidad ese partido junto con sus aliados pretende superar los 250 mil votos que requiere para disputar el Senado y la elección presidencial en Tlaxcala.

Aunque los escribanos oficiales hablan de que el ex secretario de Hacienda conquistó a los priistas tlaxcaltecas, lo cierto es que la gran mayoría de personas que acudieron al evento oficial encabezado por el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez eran servidores públicos de la administración estatal y de algunos ayuntamientos, quienes fueron obligados a asistir como porristas del precandidato.

A los auténticos militantes y operadores que acudieron por voluntad propia no se les permitió la entrada al recinto, pues alguien tuvo la brillante idea de aplicar un filtro para impedir que se colaran priistas identificados con otra corriente política diferente a la que hoy detenta el poder en el estado.

La burocracia estatal que asistió al evento buscó a los reporteros para dejar sentir su malestar no sólo porque fue obligada a echar porras en su periodo vacacional, sino porque su aguinaldo fue recortado sin ninguna explicación oficial. Con ese trato que recibimos no nos pueden pedir que respaldemos al PRI y a sus candidatos en los comicios de julio, fue la queja recurrente que externaron.

Los discursos fueron en exceso triunfalistas y sin perder el estilo priista hicieron referencia a realidades que sólo los dirigentes y gobernantes emanados de ese partido ven en el estado y a nivel nacional.

El mandatario estatal Marco Mena aseguró que el PRI ganará Tlaxcala y desdeño a la oposición. Ya se involucró abiertamente en el proceso electoral y sobre él recaerán los triunfos, pero también las derrotas.

José Antonio Meade sigue sin crecer y mantiene una enorme mediocridad. Simplemente tuvo temor de mencionar por su nombre a su amigo el ex gobernador Mariano González Zarur y recurrió a datos falsos en materia de seguridad.

El ex funcionario federal en gobiernos panistas fue incapaz de poner un tema propio en la agenda mediática y como ya es costumbre recurrió a la descalificación del Frente integrado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano para defender la Ley de Seguridad Interna y así ganar nota en los medios nacionales.

Lo que cada vez es más notorio es que el precandidato priista debe recurrir a su esposa Juana Cuevas Rodríguez para tratar de ganar simpatías en eventos priistas y entre ciudadanos, sin embargo alguien debería decirle a Meade Kuribreña que los mexicanos votan por un presidente, no por una pareja presidencial.

O si de plano la esposa es más brillante, carismática e inteligente que José Antonio Meade, entonces que el PRI y sus aliados registren a la mujer como su candidata y que su marido regrese a ser el funcionario honesto que dicen siempre ha sido, porque su precampaña no enciende ni emociona a nadie.

Con esa mediocridad del PRI y su precandidato difícilmente darán pelea a Andrés Manuel López Obrador y a los candidatos de Morena en Tlaxcala.

Pesos y contrapesos en Tlaxcala

.

Una soterrada lucha por el control de la campaña de José Antonio Meade Kuribreña es la que se mantiene en Tlaxcala entre marianistas y el actual grupo en el poder. El simpatizante del PRI y ex secretario de Hacienda que busca ser el próximo presidente de México ya generó diferencias y celos que amenazan con generar divisiones en el partidazo.

señorio

 

Sin consultar al actual jefe político del PRI en Tlaxcala y del estado, los marianistas intentaron un madruguete para mostrarse como el principal grupo impulsor de las aspiraciones de José Antonio Meade, situación que fue desaprobada porque está claro que el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez no cederá el control de la campaña del virtual candidato tricolor a la presidencia de México.

El ex gobernador Mariano González Zarur mostró una vez más que es un político hábil y mañoso, pues recurrió a uno de sus principales operadores para medir el terreno y conocer hasta dónde se mantiene la lealtad de su grupo político.

Ernesto Ordóñez Carrera, ex secretario de Gobierno en la pasada administración, ofreció una conferencia de prensa para dar a conocer la creación de la corriente priista “Tlaxcala con Meade” que busca apoyar la conformación de una estructura de militantes y ciudadanos que apoyen las aspiraciones del ex funcionario federal rumbo a los comicios del 2018.

Aunque Ernesto Ordóñez intentó desligarse del ex gobernador González Zarur y vender la idea de que se trata de un movimiento alejado de la influencia del hacendado, en los hechos se comprobó que en la mentada red participa la mayoría de los operadores electorales que trabajaron en la pasada administración y que hoy en día se encuentran marginados por el gobierno menista.

Mariano González sabe que su fama pública no es buena en Tlaxcala y por eso optó por la operación soterrada, sobre todo cuando a José Antonio Meade se le busca crear una imagen positiva alejada de asuntos o escándalos de corrupción.

En un solo movimiento el hacendado pudo comprobar que no tendrá el aval del gobernador para hacerse del control de la campaña ni el respaldo financiero para operar la estructura electoral. Mediáticamente fue cuidado por las plumas que alimentó y engordó por seis años, pero eso podría cambiar si insiste en asumir atribuciones que ya no están en sus manos.

El ex gobernador tiene medidos sus movimientos y quizá las reacciones que provocó la aparición de Ernesto Ordóñez era las que esperaba, ya que le dieron los argumentos para acudir con su amigo Meade Kuribreña para hacerse la víctima y quejarse de los obstáculos que enfrenta para operar en Tlaxcala.

Alumno y maestro sostienen una guerra donde cada vez son más notorias sus diferencias. Los pesos y contrapesos ya están en la mesa y sólo falta ver hacia dónde se inclina la balanza.

José Antonio Meade tendrá que decir si juega con el PRI mañoso, corrupto y tramposo que sabe ganar elecciones y que controla Mariano González o con el PRI mesurado, sin escándalos y con un estilo diferente de hacer las cosas que encabeza el gobernador Marco Antonio Mena.

Por lo pronto, me queda claro que el líder del PRI en Tlaxcala, Florentino Domínguez Ordoñez, es una caricatura que nadie pela, de ahí que en la actualidad está convertido en un estorbo para el actual grupo en el poder, pues ni opera ni dirige ni controla nada al interior del partidazo que sigue paralizado y sin ningún liderazgo que imponga orden.

Si así está el pleito por la coordinación de la campaña presidencial del PRI en Tlaxcala, imagínese cómo se pondrá la disputa por las candidaturas al Senado y las diputaciones federales y locales.

El PRI y la imposición de candidatos

.

La operación dedazo ya está en marcha y en cuestión de días el presidente Enrique Peña Nieto revelará quien será el candidato del PRI que intentará sucederlo en el cargo. La trayectoria y militancia en el partido no pesarán en la imposición, de ahí que el neo priista con pasado panista José Antonio Meade Kuribreña se alista para enfrentar en las urnas a Morena y al Frente Ciudadano por México.

s

El nuevo PRI y el invencible partido no pudo cambiar y mantiene intacto su método para elegir candidato presidencial. Analistas y columnistas de medios nacionales dan por un hecho la nominación del secretario de Hacienda, José Antonio Meade, luego que el viernes pasado el presidente Enrique Peña bajara de la contienda interna del tricolor al titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

La militancia y trayectoria no importan en el PRI, lo que hoy en día cuenta y siempre ha tenido un alto valor son los afectos, pero si éstos se centran un prospecto a candidato que tenga un pasado limpio y el menor número de negativos, sin lugar a dudas ayudará a enfrentar la alta competencia en los comicios del primer domingo de julio del 2018.

La estrategia del PRI es apostarle a la estructura, al dinero público y a la operación, de ahí que si a nivel nacional se hace efectivo el dedazo del presidente, lo lógico es que en los estados los gobernadores conserven intacto su poder de veto, pero también la facultad de sugerir propuestas de aspirantes a senadores y diputados federales.

Pronto veremos hacia donde están los verdaderos afectos del mandatario tlaxcalteca Marco Antonio Mena Rodríguez, quien tendrá que descubrir sus cartas y ejercer decisiones de poder que estarán relacionadas, lo quiera o no, con su sucesión.

Aunque para muchos el relevo de Mena Rodríguez está lejano porque se hará hasta el 2021, la realidad es que el gobernador tendrá que empezar a jugar en los comicios federales y locales del 2018 su sucesión, pues ya no tendrá otra elección intermedia que le permita reacomodar piezas para impulsar la proyección de otro miembro de su equipo.

Se dice que Mena Rodríguez estaría apuntalando las aspiraciones de la secretaria de Gobierno Anabel Alvarado Varela para competir por el Senado, aunque hay quienes aseguran que la verdadera carta del actual mandatario es el secretario de Educación, Manuel Camacho Higareda, quien goza de la venia para promocionarse todos los días y por cualquier cosa.

En Tlaxcala el más feliz por la probable designación de José Antonio Meade como candidato del PRI a la presidencia de México es el ex gobernador Mariano González Zarur, quien es el único tlaxcalteca que puede presumir ser amigo y consejero del aún funcionario federal.

Mariano González conoce a la perfección los rituales priistas y por esa razón realiza movimientos quirúrgicos para apuntalar las aspiraciones de políticos ligados a sus intereses en los próximos comicios. Su prioridad son sus hijos Mariana y Mariano, pero tampoco descartará a otros colaboradores suyos como Ricardo García Portilla.

En el PRI está descartado un proceso democrático para elegir a sus candidatos. La práctica del dedazo se replicará a nivel estatal y lo interesante será ver quiénes son los afortunados militantes del partidazo que competirán por el Senado, las tres diputaciones federales y las quince diputaciones locales.

En julio del 2018 iniciará la sucesión anticipada de Marco Antonio Mena, porque después de que se conozcan los resultados oficiales también se sabrá cuántos priistas y militantes de la oposición empezarán su trabajo por la gubernatura de Tlaxcala. Al tiempo.

Abre plagio de Capiz, el escalofriante nivel de enriquecimiento de funcionarios

.

Dicen que pese a pagar 50 millones de pesos por su liberación, sus plagiarios lo mataron; ¿de dónde sacaron tal cantidad?, ¿y los verdaderos peces gordos del marianismo?

Mariano Gonzalez Zarur, Jose Antonio Meade, Corrupcion Maxima Sedesol Gobierno Tlaxcala Online

La Comisión Nacional de Seguridad (CNS) reveló la aprehensión de al menos 15 integrantes de una banda de secuestradores, a quienes un dedicado trabajo de inteligencia descubrió el involucramiento en plagios como el del hijo de Fernando Martí, hijo del empresario Alejandro Martí, ocurrido en junio de 2008.

Según las autoridades, dichos maleantes son los autores del secuestro y asesinato de Jorge Capiz Jasso,  ex director de adquisiciones de la Oficialía Mayor del gobierno de Tlaxcala.

Fueron cayendo paulatinamente, hasta el último operativo en el Pueblo Mágico de Acolman, donde operaban una casa de seguridad, de donde fueron rescatados un menor de edad y una empresaria de 43 años, según se asienta en varios reportes de las autoridades.

La desaparición de Capiz Jasso habría ocurrido por ahí del 28 de julio. Los plagiarios exigían la entrega de 50 millones de pesos, según información publicada dos semanas después por El Sol de Tlaxcala.

Es decir, la banda de plagiarios disponía de mecanismos eficientes para hacerse de información valiosa. Sabían qué funcionarios del gobierno tlaxcalteca disponían de grandes cantidades de dinero. Deben tener cómplices en los bancos para conocer la riqueza de los personajes a quienes tocó la desgracia de ser marcados.

¿Por qué tendría tanto dinero el director de adquisiciones del gobierno?, ¿Fue su plagio una ventana que se abrió para darnos una idea de los niveles de sustracción presupuestal?, ¿A qué se debe el silencio absoluto de la Procuraduría General de Justicia, que hoy asegura haber trabajado coordinadamente con las fuerzas federales y del Edomex para lograr la detención de dicha banda de plagiarios?

¿Por qué con dinero del Pueblo se pagan escandalosas custodias personales?, ¿No creen ustedes que no solamente la nieta del gobernador tiene derecho a una escolta de nueve elementos, que por ejemplo la cuidan cuando acude a jugar a algún sitio público?, ¿No es injusto que a la mayor parte de los tlaxcaltecas les den limosnas de carácter electorero, mientras a la familia real le asignan semejantes aparatos de seguridad?

La desaparición de Capiz Jasso ha sido un evento doloroso, para su familia y para todo el pueblo de Tlaxcala.¿Cómo él, cuántos funcionarios más disponen de tales fortunas, al grado que deben andar custodiados a diestra y siniestra?

Dicen que el dinero, los 50 millones de pesos habrían sido entregados a los desalmados plagiarios, quienes de todas formas privaron de la vida al funcionario tlaxcalteca. ¿Entonces serían una mera coincidencia los robos registrados en la casa del contralor del ejecutivo, Hugo René Temoltzin Carreto; de Hugo Morales Alanís, presidente del Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET), de Alejandro García Arenas, ex colaborador marianista en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (Secte)?

Los sueños truncos

Sí, son varios los políticos tlaxcaltecas a quienes afectó la llegada de Mariana González Foullón a la delegación de Sedesol, y en automático al foro más visible para buscar la candidatura tricolor al Senado de la República.

García Portilla, Rosalía Peredo (el barril sin fondo), Anabell Alvarado, Rosalía Muñoz, casi todos objetos de utilería del sistema marianista –a excepción de Peredo… una pseudo activista aventurera y chaquetera- no han tenido más opción que ser testigos pasivos de su enterramiento, y del notable favoritismo a una familiar del gobernador, quien a estas alturas ni ha presentado su declaración tres de tres, como tampoco ha renunciado al DIF estatal.

Son de conocimiento público los problemas de Mariana con proveedores que, por ejemplo robaban peso a los millones de desayunos distribuidos por el DIF a los niños de todo el estado.

Por estas causas, uno no tiene más que abrir desorbitadamente los oclayos cuando el secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade Kuribeña, nos trata de sorprender asegurando que su amigo personal el gobernador ha cambiado el rostro al estado.

La observación no es menos delicada porque el secretario de Desarrollo Social, acaricia la posibilidad de contender por la Presidencia, y su palero amigo Mariano, seguramente habrá prendido más de diez veladoras para que así ocurra.

Pero no hay crimen perfecto. Y si la imposición de Mariana en Sedesol se veía como un importante movimiento en el tablero de ajedrez del neurótico libanés apizaquense, no olviden ustedes que a este tipo de tahúres siempre los ronda un jaque mate.

En otras palabras, así como a Mariano le llevó tiempo planear la elección de gobernador del cinco de junio, involucró a cientos y gastó lo inimaginable del presupuesto, en este momento estamos presenciando la puesta en marcha del operativo elección federal 2018.

En efecto, tipos tan predecibles como García Portilla pueden llamarse damnificados. Tan vistos como la Peredo… defraudados, y tan añosos como Joaquín Cisneros… revitalizados.

La verdad es que aun con la supuesta preferencia del titular de la Sedesol hacia lo que huela a Mariano en Tlaxcala, los índices de pobreza aumentaron 1.2 por ciento del primer trimestre de 2015 al primero trimestre de 2016. Según el Coneval, el número de pobres creció en más de una décima este último año. Cómo lo mide, pues simple, el trabajo de esos paisanos genera una ganancia menor al precio de la canasta básica.

En este panorama, Meade Kuribeña quiere ser Presidente. Pues solamente que tuviéramos tapados ojos y oídos para no darnos cuenta que la llegada de este sujeto y la carabina de Ambrosio.

A ver, díganme si la flamante delegada de Sedesol, Mariana González Foullón, ha hecho pronunciamiento alguno respecto a cómo ve a los pobres y cómo piensa ayudarlos.

¿No será que lo único que les interesa es tener el manejo de los programas sociales para hacer y deshacer, dar y regalar, pero siempre en función de su conveniencia?

Yo creo que sí.