[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Isabel Romano Hernández’

Monumental la torpeza de Morena y sus aliados en el Congreso

.

En apariencia Morena y sus aliados el PT y el PES retuvieron el control del Congreso del Estado al conservar la presidencia de la Junta de Coordinación y Concertación Política y el Comité de Administración con la diputada del PT Irma Garay Loredo y el morenista Rafael Ortega Blancas, respectivamente, sin embargo en los hechos los que ganaron y lograron seguir mandando en el Poder Legislativo como lo han hecho desde septiembre del año pasado es la chiquillada conformada por el PAN, PRD, PRI, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano y el Verde Ecologista.

El bloque mayoritario de Morena, el PT y el PES lejos de entender y aprovechar su fortaleza y número desechó la posibilidad de superar sus diferencias y optó por fracturarse nuevamente, entre los morenistas proclives a la corrupción, a los arreglos en lo obscurito y a velar por sus intereses personales y los que están convencidos de las bondades del proyecto que impulsa el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Los primeros son encabezados por Víctor Manuel Báez López, diputado con funciones de mayordomo del senador Joel Molina Ramírez y del director del Canal Once y ex gobernador tlaxcalteca, José Antonio Álvarez Lima.

Como sucedió hace un año, ese grupo no tardó en prostituirse ante las propuestas indecorosas que le hizo la chiquillada, la cual terminó por venderle su amor y fidelidad a un precio muy caro para lo que realmente representaban al interior del Congreso local, de ahí que juntos empezaron a vivir su desenfrenado amasiato que les permitió repartirse el botín, perdón, el control y las posiciones del Poder Legislativo.

El otro grupo de nueve diputados miembros de la Cuarta Transformación que coordina la morenista Ana Bertha Mastranzo Corona trató de recomponer el rumbo y la unidad al enviar señales de buscar la reconciliación, pero ayer comprendió que con el dinero y la traición no se puede competir porque hubo algunos legisladores como la muchacha petista María Félix Pluma Flores, el doble cara de José Luis Garrido representante del PES y uno más de Morena que terminaron por sumarse a los políticos que suelen prostituirse sin ningún pudor con tal de satisfacer su hambre de poder y de recursos públicos.

Se dice que esos legisladores fueron determinantes para que la presidencia de la Junta de Coordinación y Concertación Política fuera a parar a las manos de la limitada petista Irma Garay, quien apenas si pudo sumar 13 votos para su causa, logrando un voto más de su adversario Víctor Castro López que estuvo a punto de ganarle la partida.

Si en un año Garay Loredo no pudo coordinar a los tres diputados de su bancada del PT, lo más seguro es que le resulte imposible dirigir ese órgano de gobierno del Congreso del Estado, de ahí que muchos aseguran que seguirá los pasos de su amigo, consejero y protector Víctor Manuel Báez que fue removido hace unos meses de esa posición por sus constantes torpezas y errores de operación.

Los más felices con la ineptitud, deshonestidad, incompetencia y modorra de los diputados de la Cuarta Transformación son los del PAN representados por el labioso Omar Milton López Avendaño, los del PRD que los coordina un aspirante a morenista, el delicado Miguel Ángel Covarrubias Cervantes, la priista Zonia Montiel Candaneda, la versátil militante de Nueva Alianza Luz Guadalupe Mata Lara, así como la puntual María Isabel Casas Meneses que pertenece a Movimiento Ciudadano y la intrascendente Verde Ecologista Maribel León Cruz.

En esos diputados realmente está el poder del Congreso del Estado en Tlaxcala y si no me cree pregunte por sus jugosas dietas, salarios y otros estímulos que reciben por fungir como damas de compañía con facultades para ordenar e imponer su ley.

El grupo de legisladores de la Cuarta Transformación afines a los intereses de la “super delegada” del gobierno federal, Lorena Cuéllar Cisneros, recibió un revés y dejó de controlar la Junta de Coordinación y Concertación Política, sin embargo aún pudo retener el Comité de Administración donde Rafael Ortega logró su ratificación con una votación sorprendente al sumar 23 de los 25 sufragios en juego.

La suerte de la actual legislatura está echada.

Correrá la misma suerte que las anteriores en manos del PAN, PRD y PRI al cargar desprestigio y mala fama. Sin dudas será un fracaso de la Cuarta Transformación que impulsa el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Resulta ridículo que Morena y sus aliados en otros espacios de poder en el país y a nivel nacional mantenga a raya al PAN, al PRI y al PRD y que en Tlaxcala los legisladores de esos partidos sean el verdadero factor de fuerza y decisión en el Congreso del Estado. Difícil de creer, pero es la pura realidad.

Morena no soltará el control del Congreso del Estado

.

Este día se conocerá si la Cuarta Transformación conformada por Morena, el PT y el PES podrán retener el control del Congreso del Estado y por consiguiente mantener la hegemonía en los principales órganos de gobierno y comisiones del Poder Legislativo, por lo que así como ya quedó demostrado quiénes son los diputados que avalaron la corrupción con la aprobación de ciertas cuentas públicas, también se conocerá aquellos que dicen ser de izquierda pero que en realidad juegan del lado de la derecha.

Tras horas de intensas negociaciones, Morena en alianza con el PT y el PES tiene la confianza de retener para un diputado de ese grupo la presidencia de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso del Estado que dejará la morenista Ana Bertha Mastranzo Corona, con lo cual se redujeron las posibilidades de que ese espacio vaya a parar a las manos del legislador panista Omar Milton López Avendaño que no ha dejado de moverse para tratar de alcanzar ese propósito.

Una vez que se defina el nombramiento del presidente de la JCCP y del Comité de Administración que tampoco se prevé que salga del control de Morena, se conocerá si hay cambios en las presidencias de algunas comisiones como en la de Finanzas y Fiscalización a cargo de la camaleónica María del Rayo Netzáhuatl Ilhuicatzi, quien al final otorgó todas las facilidades al PAN y al PRD para cambiar el sentido de dictámenes de reprobatorios a aprobatorios, con lo cual quedó demostrado que la actual legislatura tuvo el mismo comportamiento solapador que las anteriores.

Los errores de la actual legislatura en el primer año de su periodo fueron más que evidentes y visibles, por lo que en este segundo año no pude darse el lujo de seguir por ese mismo camino, ya que su credibilidad no atraviesa por el mejor momento al igual que su imagen pública. Los ciudadanos no están contentos con su trabajo y desempeño, lo cual se puede comprobar porque casi siete de cada diez ciudadanos reprueban la actuación de los diputados locales.

Los legisladores deben entender que los ciudadanos si distinguen y saben que una cosa es el gobierno del presidente de México Andrés Manuel López Obrador que respaldan y apoyan y otra diferente los diputados locales miembros de la Cuarta Transformación que no cumplieron con su palabra de reducir sus salarios, castigar la corrupción y aprobar leyes que beneficien a los tlaxcaltecas.

El pueblo sabe premiar, pero también sabe cuándo castigar.

El desastroso despertar del PRI

Después de 13 meses de un inexplicable letargo, el PRI en Tlaxcala en manos del desinflado y el maltrecho Roberto Lima Morales decidió reaparecer en escena, para lo cual su dirigente decidió dejar su traje de bohemio y ponerse su camisa de porro golpeador para tratar de descalificar el Primer Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Para el priista y su séquito de lambiscones que ofrecieron una conferencia de prensa, la administración federal es un caos porque carece de rumbo y porque los resultados alcanzados hasta este momento son desastrosos en materia económica, en la generación de empleo, en inversión productiva, en proyectos de infraestructura, en el sector salud y en los programas sociales.

Lima Morales sostuvo que el país bajo la conducción de Morena ha perdido más de 200 mil empleos, se cancelaron más de cinco mil comedores comunitarios y se incrementó la delincuencia y el crimen organizado de manera alarmante a nivel nacional. Además, dijo que existe una economía detenida, con un cero por ciento de crecimiento, cuando el actual mandatario del país prometió crecer 4 por ciento.

Sus sesudas críticas pueden entenderse y hasta tener cierta veracidad, pero quizá no tiene la calidad moral para hablar mal del gobierno federal cuando el gobierno de su jefe el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez no es sencillamente un digno ejemplo de eficiencia y de ser una administración de resultados.

El sector salud de Tlaxcala sigue siendo de los peores. La escasez de medicinas y de doctores es la constante, sin mencionar que la atención que se brinda en las clínicas y hospitales del estado es pésima. La seguridad está en total abandono y la incapacidad de las autoridades para detener a los criminales que abandonan cuerpos de víctimas a lo largo y ancho del estado es mayúscula.

Los proyectos de desarrollo y las obras emblemáticas (la amplicación y modernización de la carretera Tlaxcala-Apizaco, la construcción del Hospital General de Tlaxcala y la remodelación del estadio Tlahuicole) de la administración menista arrancaron el año pasado, es decir, que el gobierno del estado tampoco puede presumir que inició inmediatamente sus grandes obras.

El gobierno de Tlaxcala presume que en los últimos dos años se logró una disminución de 5.5 puntos porcentuales de la pobreza y de 2.6 puntos porcentuales en reducción de la pobreza extrema, cuando es un efecto que dejaron los últimos gobiernos locales. Ese resultado no es de una acción o de una estrategia que haya puesto en marcha la administración de Marco Mena.

En diciembre del año pasado se anunció la puesta en marcha del Programa “Supérate” con una inversión de 200 millones de pesos, sin embargo hasta ahora nadie sabe en qué consiste esa acción gubernamental y para cuando se empezarán a entregar esos apoyos económicos a los tlaxcaltecas que forman parte de ese programa.

El PRI antes de exigir cuentas y resultados a nivel federal, debería analizar si tiene calidad moral para reclamar. O no.

Del abuso del poder, la indiferencia y hasta la sucesión

.

La indiferencia del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez para atender el problema de la inseguridad ya alcanzó niveles alarmantes en Tlaxcala, pues hoy en día los ciudadanos no sólo deben padecer la presencia de bandas criminales que actúan con total impunidad, sino los abusos de autoridad por parte de agentes de la policía de investigación de la PGJE que pueden disparar sus armas, retener ilegalmente a jóvenes y desafiar y pisotear a los inútiles policías capitalinos.

El fin de semana nuevamente el crimen demostró quien manda en Tlaxcala, por lo que no tuvo ningún problema para dejar el sábado dos cuerpos en Tenancingo y otros dos el domingo en un terreno del municipio de Yauhquemehcan, evidenciando que las policías municipales están rebasadas al igual que la Secretaría de Seguridad Ciudadana en manos de Eduardo Valiente Hernández y la Guardia Nacional que envió el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Y así como todas esas fuerzas policiacas son incapaces de detener a las personas que cometen y participan en esos homicidios dolosos, también mostraron su pésimo trabajo en los hechos registrados en una comunidad del municipio de Chiautempan, donde fue detenido un presunto ladrón que fue privado por varias horas de su libertad ilegalmente por los habitantes para después recibir una salvaje golpiza ante la mirada complaciente de la policía municipal bajo el mando de Raymundo Fragoso, los elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y los miembros de la Guardia Nacional.

Dejaron que el pueblo hiciera justicia por su propia mano, como si estuvieran dando permiso para cometer un linchamiento. Aunque el presunto ratero fue liberado tras recibir su escarmiento, las autoridades tanto municipales, estatales y federales no procedieron a detener a nadie pese a que en flagrancia vieron cómo se violaba la ley.

Pero quizá lo más grave del abuso de poder e indiferencia del gobernador contra actos de impunidad fue lo que paso el viernes por la noche en la comunidad de Acuitlapilco de la capital tlaxcalteca.

Resulta que en una cancha de esa población se celebró un partido de fútbol y al calor del juego se dice que se registró una bronca a golpes en donde presuntamente estaría involucrado Jesús Ortega Ramírez que se jacta de ser el verdadero director de la Policía de Investigación de la Procuraduría General de Justicia del Estado, quien era acompañado por el comandante César Flores.

Al no aceptar su derrota como hombre, Ortega y Flores se retiraron por un momento y habrían regresado armados hasta los dientes y con el respaldo de otros elementos de la PGJE, quienes procedieron a disparar sus armas para atemorizar a los jóvenes para luego detenerlos y amenazarlos con meterlos a la cárcel. Nunca existió algún delito que justificara la presencia de armas largas y los disparos que se realizaron en el lugar.

El procurador José Antonio Aquiahuatl Sánchez que se enteró del abuso de sus agentes habría permitió su deleznable proceder, sin importar que más de 30 jóvenes estuvieron atemorizados y escondidos en los baños de la cancha y en los campos de cultivo de la zona. Las víctimas de esas arbitrariedades fueron subidos y bajados de automóviles oficiales de la PGJE y también amenazados para no decir nada porque ya los tenían identificados.

La policía municipal a cargo del académico Max Hernández Pulido, con sus torpes e inútiles elementos certificados llegaron para tratar de intervenir, pero fueron sometidos y corridos por los agentes de la PGJE.

De inmediato los elementos fueron instruidos para no tomar fotos y evitar que los hechos se filtraran a los medios de comunicación porque se afectaría la imagen de su aliado y amigo procurador, lo cual se cumplió al pie de la letra y se optó por asumir una actitud cómplice ante tal exceso y abuso del personal de la mencionada dependencia.

Fue necesaria la presencia de un pelotón de la policía estatal para rescatar a los jóvenes y calmar los atropellos de los agentes de la PGJE, quienes en todo momento dijeron contar con el aval de José Antonio Aquiahuatl.

No es la primera vez que Jesús Ortega comete abusos de autoridad, pues cualquiera al interior de esa dependencia le puede contar las anomalías que lleva a cabo ese agente que es la mano derecha del procurador en la Policía de Investigación. Vaya, dicen que hasta es muy dado a usar perfiles falsos en Facebook para lanzar amenazas contra este reportero, sobre todo cuando se hacen críticas al nefasto e inútil Aquiahuatl Sánchez.

Si ese hecho se hubiera registrado en cualquier otro estado del país lo más seguro es que el procurador de Justicia ya hubiera sido cesado y los agentes involucrados dados de baja y puestos a disposición de las autoridades para enfrentar la ley por sus abusos, sin embargo en Tlaxcala no pasó nada y el gobernador actúa como si todo estuviera bien cuando es obvio que esos excesos de la policía de investigación pronto afectarán más la ya dañada imagen de la actual administración.

Y ya que hablamos del joven gobernador Marco Antonio Mena, algo no le gustó en el comportamiento de los funcionarios y colaboradores luego de realizar ajustes en su gabinete y de que se conociera que Noé Rodríguez Roldán buscaría la dirigencia del PRI en Tlaxcala, pues el sábado dejó en claro que en su partido y rumbo a los comicios del 2021 «no hay candidaturas predefinidas”.

El mensaje más para los ilusos militantes del ex partidazo que acudieron al desayuno de la Unidad Priista que se realizó en el Salón Joaquín Cisneros, fue para algunos de sus colaboradores que seguramente mal interpretó su nuevo rol dentro del juego de ajedrez que lleva a cabo el mandatario como Noé Rodríguez, Florentino Domínguez y Anabel Alvarado, ya que describió claramente los requisitos que deberá tener el priista o la priista que obtenga la candidatura al gobierno de estado y que sin duda es tener posicionamiento, trabajo electoral y ser competitivo, elementos que hasta ahora sólo cumple la presidenta municipal de Tlaxcala, Anabell Ávalos.

La verdad es que si el PRI quiere retener la gubernatura de Tlaxcala necesita ponerse las pilas y llamar a los verdaderos operados del partido, porque si la campaña la pretenden hacer con los militantes que se tomaron la foto con Marco Mena están jodidos porque entre ellos pulula la mediocridad y la corrupción.

O usted que opina.

Las razones que explican la ineficiencia en la PGJE

.

Si muchos se quejaban de que la peor procuradora que había tenido Tlaxcala era Alicia Fragoso Sánchez, el actual responsable de esa dependencia amenaza ya con desbarrancar de esa posición a la también conocida como la fiscal de hierro. Según policías, personal administrativo, peritos y ministerios públicos, el “académico” José Antonio Aquiahuatl Sánchez encabeza una compleja red funcionarios que al parecer estaría más dedicada a sacar provecho que en realizar su trabajo con eficacia.

Los integrantes de esa compleja red deben reportarse cada viernes con el “padrino” Aquiahuatl. Nunca ha faltado su comadrita Abigail Sánchez Nery, ministerio público asignada al municipio de Huamantla, José Manuel Hernández Luna, auxiliar del ministerio público en la mesa especializada en robo y recuperación de vehículos de Apizaco, Eduardo José Medina Domínguez ministerio público de la mesa especializada en homicidios dolosos, Jesús Ortega, comandante regional de Tlaxcala, Roberto Texis Texis, subprocurador y una tal Brenda, que se desempeña como jefa del departamento de investigación del delito.

También hacen acto de presencia Pedro Sánchez Ortega, fiscal anticorrupción, Laraine Luna López, adscrita a la sala penal en el Tribunal Superior de Justicia, Clara Texis, jefa de atención inmediata, Montserrat Montiel Paredes, subjefa del departamento de investigación del delito en Apizaco, David Mejía Morales, encargado de la dirección de la policía de Investigación y Juan Nava Xelhuantzi, mano derecha y particular del procurador Aquiahuatl.

De acuerdo con versiones al interior de la PGJE, mismas que puede o no creer, Abigail Sánchez Nery, quien es comadre del “padrino”, al inicio de la gestión de su amigo se desempeñaba como auxiliar en la mesa de vehículos de Apizaco, pero por su cercanía al ahora jefazo fue nombrada como ministerio público en el municipio de Huamantla, lugar donde el aseguramiento de bodegas con mercancía robada suele ser un negocio redondo.

Y no crea que los únicos rayados con esa truculenta actividad serían los hampones, ya que se dice que “la comadre” participaría también de esas ganancias. Un dato que llama la atención es que desde que fue nombrada y hasta la fecha la ministerio público no ha judicializado ninguna carpeta de investigación, pues al parecer está preocupada en comprar regalos y recabar todos los chismes posibles para que el mero mero siga contento. Obviamente el reporte siempre va acompañado de algo más.

Esa funcionaria que hoy dice ser una mujer muy influyente, presume que pronto ocupará un cargo importante dentro de la PGJE gracias a la espectacular fiesta que le organizó hace unos días a su compadrito Aquiahuatl con motivo de su primer año como gris procurador.

José Manuel Hernández Luna, un criminólogo con funciones de auxiliar de ministerio público y con sueldo de ministerio público, juega un rol importante dentro de la mencionada red, ya que al ser el ahijado del “padrino” fue asignado a la mesa de vehículos en Apizaco.

Los enterados aseguran que en esa área día a día no falta la puesta “mordida” para facilitar la devolución de unidades o de bodegas aseguradas con mercancía robada. Manolo como es conocido por sus cuates, suele presumir cuando se encuentra en estado de ebriedad que sus “ganancias” suele compartirlas con el mero mero y con la subjefa Montserrat Montiel.

El ahijado ha sido señalado por varios abogados en haberles pedido dinero y no hacer el trámite legal correspondiente, incluso se lo han dicho en su cara y en presencia de Montserrat Montiel, quien al ser parte de esas triquiñuelas del recomendado del “padrino” opta por no hacer nada al respecto.

Eduardo José Medina Domínguez, un mediocre ministerio publico quien está en la mesa de homicidios de Tlaxcala, junto con el grupo de agentes de la policía de investigación solicitaría “estímulos económicos” a los familiares de los homicidas para que éstos no sean detenidos, queja que es recurrente escuchar y que incluso se habla de que hay grabaciones de esos ilícitos requerimientos.

Además, cuentan que ese ejemplar funcionario de la PGJE le ha dado por asegurar casas para luego pedir jugosos incentivo a cambio de devolverlas. Este ministerio público también es el encargado de llevar no sólo un reporte abultado, sino el alcohol, las cocas y las aguas a los eventos privados donde suele estar el “padrino”.

Jesús Ortega, comandante regional encargado de dirigir a los grupos de investigación y el verdadero director de la policía de la PGJE, pues su palabra vale más que la del encargado David Mejía Morales, ya opera en Tlaxcala porque según las fuentes tuvo que dejar Apizaco donde se le relacionaba con la mayoría de las supuestas bandas criminales que operan en esa ciudad, situación que ya era mal visto por las autoridades municipales y federales.

Roberto Texis Texis, subprocurador y supuesto aliado de familias dedicadas a actividades cuestionables, estarían siendo “observado” por la extraña protección que daría a ciertos personajes investigados por su relación con la trata de personas. Es el responsable de dar las indicaciones de a quién si se judicializa y a quién no a cambio de los supuestos arreglos que se hayan concretado.

Brenda, conocida como la mujer con más influencia en la PGJE, no puede ocultar sus bajos conocimientos en la judicialización de las carpetas de investigación, sin embargo por otras razones fue nombrada como jefa del departamento de investigación por ser la consentida del “padrino”.

Ella también suele operar los movimientos de las carpetas de investigación y verificar donde se realizará una diligencia importante para frenarla y esperar a que exista un buen impulso procesal. Es de las privilegiadas que en poco tiempo ha visto mejoría en su situación económica, al grado que a su esposo ya se le ve manejando un vehículo marca Volkswagen, tipo Jetta modelo 2019.

Pedro Sánchez Ortega, quien fue nombrado como fiscal anticorrupción cuya labor no ha servido para nada porque no ha entregado ningún resultado, siempre está pendiente de cumplir y acatar las órdenes de su jefe, de ahí que no avance ni una carpeta que existen contra varios ex presidentes municipales acusados de malversar recursos públicos.

Laraine Luna López, la ministerio público que se inició cuando el “padrino” se desempeñara como ministerio público, recibiendo de éste todos los secretos que se deben hacer dentro de las carpetas de investigación, hoy goza de la protección incondicional de su jefe.

Después de que despidieron a José Antonio Aquiahuatl como ministerio público, Luna López fue nombrada en ese cargo con funciones de visitadora. En ese entonces, el procurador Pedro Molina, habría dado indicaciones para que se consignaran las carpetas de investigación en contra del hoy representante de la PGJE por diferentes delitos cometidos por servidores públicos, pero su alumna simplemente se negó a proceder contra su mentor, lo cual le implicó un castigo al atender una mesa especial.

Pero hoy que su jefe es el mero mero resulta que es una de las consentidas.

Clara Texis, quien era la jefa de atención inmediata y ahora ministerio público de homicidios. También es una de las consentidas del “padrino”, pues al igual que Luna López fue su alumna. Ambas le aprendieron las mañas al audaz abogado, de ahí que esté asignada a una mesa donde hay disponibilidad financiera.

Montserrat Montiel Paredes, figura importante en esta red, nunca ha judicializado ni integrado alguna carpeta de investigación, pero gracias a lo sumisa y comunicativa que es fue nombrada como subjefa en la PGJE desde el sexenio pasado. La mujer quien es íntima amiga de Juan Nava Xelhuantzi, ha podido mantenerse en su cargo, aun cuando suele hablar mal de su protector a quien no baja de naco, negro y otros descalificativos más que lanza por el físico de ese funcionario.

David Mejía Morales solo cubre la dirección de la policía de investigación. En los hechos ya no realiza ningún tipo de las funciones que debe desempeñar, pues se sabe que Jesús Ortega es quien realmente manda y ordena en la policía.

Juan Nava Xelhuantzi, la mano derecha del “padrino”, es el encargado de dirigir, ordenar y coordinar los movimientos donde hay cierto interés dentro de la procuraduría. Se muere por ser el subprocurador, pero enfrenta una denuncia por tortura por parte de ex policías estatales.

En el sexenio pasado se desempañaba como ministerio público de la unidad de secuestros, de ahí que permitió que a los policías estatales acreditables acusados de cometer un secuestro exprés fueran torturados para aceptar ese delito que nunca cometieron.

Ahora que los ex policías estatales demostraron su plena inocencia, éstos denunciaron a Juan Nava junto con la ex procurador Alicia Fragoso, sin que hasta ahora exista la menor intención de integrar ese expediente para llevarlos ante la justicia por el supuesto delito de tortura.

Hay que recordar que Nava Xelhuantzi por judicializar mal una carpeta de investigación fue dado de baja antes de que terminara el sexenio pasado, sin embargo una vez que su amigo fue designado procurador fue recontratado de manera inmediata sin que haya importado que enfrentara una denuncia por tortura.

Esta larga radiografía de la red que existe en la PGJE explica claramente porque esa dependencia no da resultados.

Los cambios del gabinete menista tienen tufo de sucesión

.

Sería ingenuo pensar que la salida definitiva de Noé Rodríguez Roldán de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (Secte) para convertirse en próximo dirigente del PRI en Tlaxcala y la llegada de Florentino Domínguez Ordoñez a la Secretaría de Educación Pública en lugar del degradado Manuel Camacho Higareda que es reciclado para ocupar la dirección del Sistema Estatal de Promoción del Empleo y Desarrollo Comunitario (Sepuede) no son movimientos que tienen implícito el arranque de la sucesión.

De esos tres movimientos dos están relacionados directamente con el futuro proceso electoral previsto para el primer domingo de junio del 2021, es decir, involucra a Noé Rodríguez y Florentino Domínguez. El primero más allá de que trate de revivir al moribundo PRI, ya tiene la venia del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez para moverse y lograr consensos en torno a su persona para tratar de crecer en las preferencias y ubicarse como un serio aspirante a la candidatura al gobierno de Tlaxcala.

El segundo antes de dedicarle tiempo a la grilla y esfuerzos para apuntalar sus desbocadas aspiraciones por la gubernatura tendrá la difícil y complicada tarea de corregir el enorme desorden administrativo y financiero que le heredó el soberbio aspirante de poeta Manuel Camacho, quien defraudó la confianza de su jefe y amigo que, quizá por lástima, decidió mantenerlo en la nómina oficial pero en un cargo menor donde no pueda realizar daño como es el Sepuede.

Camacho Higareda políticamente está muerto. Ya no podrá decir a sus subordinados que él es Secretario ni utilizar su tonta frase de que es experto en “negociaciones machas”. Su incapacidad siempre fue manifiesta durante su gestión como titular de la Secretaría de Educación, así como su enorme necesidad de reflectores. Jamás pudo ocultar su proclividad al dinero público que se documentó en las auditorías que el Órgano de Fiscalización Superior realizó a la dependencia.

Hace unos días le comenté que Manuel Camacho estaba descartado para la sucesión. Su amigo el gobernador tardó muchos meses en entender que su secretario consentido era un fiasco.

Ayer una vez que se anunciaron los cambios en el gabinete menista, Manuel Camacho recurrió a su estúpida sonrisa para, según él, demostrar que no le había dolido su degradación de Secretario a Director, cuando en realidad su actitud lo pintaba muy bien de pies a cabeza al evidenciar a un hombre castrado capaz de doblarse para seguir en la burocracia dorada.

Cualquier otro político con un peso de dignidad no hubiera aceptado ese cambio y éste se habría retirado ante tal humillación, pero ya vimos que Camacho Higareda se mantendrá “estoico” y hará el favor a los ciudadanos del estado de seguir laborando en el gobierno para apuntalar el desarrollo de Tlaxcala.

Marco Mena empezó a mover las fichas de su ajedrez rumbo a la sucesión del 2021. El mandatario ha dado muestras de impulso y apoyo a la presidenta municipal de Tlaxcala, Anabell Ávalos Zempoalteca, quien desde su espacio teje fino y sin calenturas su aspiración para disputar la candidatura del PRI al gobierno del estado.

El PRI en Tlaxcala está obligado a buscar al mejor candidato para competir por la gubernatura de la entidad, pues para su mala suerte todos los estudios de opinión realizados para medir cómo va la carrera por la sucesión coinciden en que Morena tiene amplias posibilidades de ganar los comicios locales.

El periodista Gustavo Rentería publicó en el periódico 24 Horas una columna titulada “Los gobernadores de AMLO”, en cuyo texto pone que Tlaxcala se encuentra entre las gubernaturas que el partido (Morena) del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, podría lograr en las elecciones del 2021.

Según el texto de esa columna, la casa encuestadora Massive Caller encontró que Morena ganaría la gubernatura de Tlaxcala con el 47.1 por ciento de las preferencias que obtendría ese partido si su candidata fuera Lorena Cuéllar Cisneros, actual “super delegada” de la administración de López Obrador en el estado.

El escenario para el PRI está más que complicado.

La actual legislatura igual de corrupta que las anteriores

.

La posibilidad de que la actual legislatura bajo el mando de los impolutos diputados de Morena, el PT y el PES fuera diferente y evitara caer en la tentación de solapar y alentar la corrupción se fue al cagadero anoche, cuando legisladores del PRD, PAN, PRI y la minichiquillada en complicidad con la presidenta de la Comisión de Finanzas y Fiscalización María del Rayo Netzáhuatl Ilhuicatzi decidieron limpiar el cochinero administrativo y las transas millonarias de los alcaldes de Zacatelco, Panotla, Yauhquemehcan y Teacalco.

Gano la corrupción y la complicidad.

La Cuarta Transformación en el Congreso del Estado apesta y resultó una enorme decepción, porque salió peor que los priistas, panistas y perredistas que en su momento llegaron a tener el control del Poder Legislativo en Tlaxcala.

Sólo quedó en el discurso el combate a la corrupción y la complicidad de los legisladores de Morena, el PT y el PES para permitir que una minoría de diputados cambie el sentido de los dictámenes de reprobatorios a aprobatorios que serán presentados ante el pleno para ser avalados destruye la credibilidad del proyecto que impulsa el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, porque con ese hecho concreto se puede demostrar que no sólo son igual de corruptos que sus adversarios, sino que la Cuarta Transformación forma parte de ese andamiaje arraigado en el país que protege, encubre y alienta las malas prácticas en los gobiernos que permite la malversación de millones de pesos sin que haya alguna consecuencia.

La presidenta de la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso del Estado María del Rayo Netzáhuatl anoche fue omisa y hasta permisiva para que diputados con doble moral como el panista Omar Milton López Avendaño la hicieran de auditor, experto en obra y de plomero para que con una sola visita a las obras observadas en Zacatelco llegara a la inmediata conclusión que estaban correctas y que el cagadero existente debía ser perdonado por los legisladores.

El extraño comportamiento del mencionado diputado panista vinculado a los intereses del ex alcalde corrupto de Tlaxcala, Adolfo Escobar, hace suponer que habría recibido un abultado estímulo para cambiar su postura, tal y como lo tuvo contra la administración de la presidenta municipal de Texoloc, Maribel Cervantes Hernández, madre del también diputado perredista, Miguel Ángel Covarrubias Cervantes.

López Avendaño se la pasó exigiendo abrir la cuenta pública del 2018 de la actual administración de Texoloc, que pese a tener millonarias anomalías el dictamen era aprobatorio, pero el panista quería revisar a como dé lugar el expediente para lograr que éste fuera reprobado.

Luego de un encuentro con su homólogo Miguel Ángel Covarrubias, la postura de Omar Milton López cambió radicalmente y el diputado panista solicitó a los auditores que acudirían a revisar el expediente simular porque ya no había inconsistencias que documentar en la administración municipal perredista de Texoloc.

Los diputados que resultaron un factor clave para cambiar anoche el sentido de los dictámenes de las cuentas públicas del 2018 de los ayuntamientos de Zacatelco, Panotla, Yauhquemehcan y Teacalco fueron el panista Omar Milton López, los perredistas Miguel Ángel Covarrubias y Laura Yamili Flores Lozano, amiga incondicional del alcalde de Panotla, Eymard Grande Rodríguez, así como el traidor y convenenciero legislador del PES, José Luis Garrido Cruz y otros de la minichiquillada.

Una vez que se conozca públicamente el cambio del sentido de los dictámenes al interior de la corrupta Comisión de Finanzas y Fiscalización de Congreso del Estado, mas no el documento original del Órgano de Fiscalización Superior que seguirá intacto y que establece que las mencionadas cuentas públicas están reprobadas, se conocerán los detalles de las anomalías millonarias que se perdonaron y los nombres de los diputados locales que formaron parte de esa red de complicidades.

La cloaca en que se convirtió la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso del Estado a cargo de la morenista María del Rayo Netzáhuatl terminará por sepultar a la actual legislatura que salió igual de mala como las anteriores donde el PRI, el PAN y el PRD llegaron a tener el control del Poder Legislativo en Tlaxcala.

Morena y sus aliados del PT y del PES resultaron ser la misma gata pero revolcada. Qué pena.

Salvando la hegemonía de la 4T en el Congreso del Estado

.

Las siguientes horas serán claves para los diputados locales que conforman la Cuarta Transformación, porque tendrán que sentarse a negociar y decidir cómo se reasignarán los principales órganos de gobierno y las comisiones más importantes del Congreso del Estado, pues de eso dependerá que ese bloque mayoritario integrado por Morena, el PT y el PES sigan conservando el control de la actual legislatura.

Para nadie es un secreto que los diputados que conforman la Cuarta Transformación que impulsa el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, están divididos en dos bandos que por su lado han pretendido imponer su ley, situación que los ha debilitado al grado que permitió a la minoría legislativa conformada por el PAN, PRD, PRI y la minichiquillada tener un peso de más que les valió para ganar posiciones y puestos cuando en realidad no tendría derecho a tales beneficios.

Sobre la mesa de negociación se pondrá la presidencia de la Junta de Coordinación y Concertación Política, la presidencia de la Mesa Directiva del próximo periodo ordinario de sesiones, el Comité de Administración y el control de comisiones importantes como la de Finanzas y Fiscalización y la de Gobernación y Puntos Constitucionales.

El grupo que comanda el director del Canal Once José Antonio Álvarez Lima y el senador y líder de Morena en Tlaxcala, Joel Molina Ramírez, podrían recuperar el espacio que perdieron hace unos meses por el pésimo trabajo político que realizó el soberbio diputado Víctor Manuel Báez López.

Se habla que a la Junta de Coordinación y Concertación Política estaría llegando algún legislador morenista vinculado al mencionado grupo como María del Rayo Netzáhuatl Ilhuicatzi o Jesús Rolando Pérez Saavedra, por lo que la actual presidenta de ese órgano de gobierno Ana Bertha Mastranzo Corona se alista para dejar esa posición sin oponer resistencia.

El otro grupo de Morena que coordina Ana Bertha Mastranzo tratará de controlar el Comité de Administración que preside el diputado Rafael Ortega Blancas, quien para su mala suerte ya no tiene el consenso de sus compañeros legisladores para seguir en ese cargo, por lo que su relevo es casi inminente.

Esa posición es buscada por los morenistas José María Méndez Salgado y Ramiro Vivanco Chedraui, pero también lo pretende la legisladora del PT Michaelle Brito Vázquez.

La presidencia de la Mesa Directiva estaría siendo disputada por la diputada del PT María Félix Pluma Flores y su homóloga María Isabel Casas Meneses, quien representa los intereses de Movimiento Ciudadano.

La rotación y cambios en las comisiones más importantes es muy probable que se lleve a cabo, sin embargo nadie sabe con precisión cómo se darían esos movimientos porque eso dependerá de los acuerdos y negociaciones que se establezcan y en donde seguramente influirá la opinión del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez.

Al parecer los diputados integrantes de la Cuarta Transformación (Morena, el PT y el PES) ya entendieron que si conservan el bloque mayoritario su fuerza política se acentúa, de ahí que harán hasta lo imposible por lograr acuerdos que les permita transitar sin diferencias que los divida y desgaste.

Pronto se verá si logran ese propósito o si al final terminan divididos y pulverizando la fuerza que tienen, como sucedió en el primer año de su ejercicio que terminaron por darle un peso de más a la oposición representada por el PAN, PRD, PRI y la minichiquillada.

Los absurdos de la PGJE

Nadie se explica lo que sucede en el Procuraduría General de Justicia en el Estado donde su titular José Antonio Aquiahutal Sánchez está empeñado en recontratar a ex ministeriales que fueron despedidos de la dependencia por sus excesos y abusos, como si no hubiera otras personas con la capacidad para desempeñar el cargo de agente de investigación.

Se dice que recientemente el nefasto procurador decidió contratar como comandante a Daniel Jovani Rosas Sánchez, quien sintiéndose muy influyente ya deja sentir su mala presencia en Calpulalpan.

Resulta que Daniel Jovani Rosas habría sido cesado como elemento de la Policía de Investigación de la PGJE cuando en estado etílico y en compañía de otro sujeto detonó su arma en plena vía pública, hechos que se registraron en los primeros días de octubre del 2015 en el municipio de Santa Cruz Tlaxcala  Aseguran a policía borracho y a su acompañante por detonar su arma en plena vía pública

De acuerdo con la información disponible de esos hechos, se supo que el mencionado policía y su acompañante fueron puestos a disposición del Agente del Ministerio Público por los delitos de uso de material y accesorios de la corporación de seguridad pública y amenazas.

La entonces procuradora Alicia Fragoso Sánchez no le tembló la mano y actuó en consecuencia, sin embargo hoy ese individuo no sólo regreso ya a la PGJE, sino que además fue designado como comandante en Calpulalpan, lo que dibuja claramente lo que pasa en esa dependencia y lo que es peor, en manos de quién está la procuración de justicia en Tlaxcala.

De miedo. No.

El grave desorden administrativo del Itife y sus consecuencias

.

Un expediente que las sabuesos del gobierno federal han empezado a analizar con detalle es el del Instituto Tlaxcalteca de la Infraestructura Física Educativa (Itife) a cargo de Anahí Gutiérrez Hernández, porque contiene una serie de anomalías en los procesos de licitación y contratación de obras, así como en la ejecución de los trabajos y en los pagos que se ha hecho a las empresas constructoras, sin dejar de mencionar los sobreprecios que se han solapado y avalado.

Nadie se explica porque la administración del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez ha permitido el grave desorden administrativo del Itife, pues hasta ahora es un organismo que acumula cientos de observaciones tanto financieras como en obras que evidencian claramente que tiene un grave problema de corrupción que estaría involucrando a funcionarios y empresarios constructores.

De acuerdo con un reporte con corte al 20 de mayo del 2019, se sabe que el Itife en manos de Anahí Gutiérrez acumulaba 1,163 observaciones por parte del Órgano de Fiscalización Superior que abarca los años fiscales del 2016, 2017 y 2018, de las cuales sólo habían sido solventadas 109 y 1,054 seguían pendientes.

Según el informe sobre el estado que guardan las observaciones emitidas por los entes fiscalizadores al Itife, se tiene conocimiento que esa dependencia tiene 27 recursos de la Auditoría Superior de la Federación, de los cuales ninguno de ellas ha sido atendido o solucionado, pese a que éstas inconsistencias financieras y administrativas van del 2015 hasta el 2018.

Donde se han mostrado más que benevolentes y hasta solapadores con el Itife es en la Contraloría del Ejecutivo que maneja María Maricela Escobar Sánchez, pues de las 956 observaciones que ha generado esa dependencia y que corresponden a los años 2016, 2017 y 2018 un total de 801 ya fueron solventadas y sólo están pendientes 155.

El informe que fue dado a conocer en una de las inútiles sesiones de la Junta de Gobierno del Itife que preside el ineficiente y trácala secretario de Educación en Tlaxcala, Manuel Camacho Higareda, se trató de minimizar y restar importancia a ese documento como si la intención fuera alentar y proteger el caos en que se encuentra el organismo, cuya cuenta pública del 2018 recientemente fue reprobada por acumular anomalías cercanas a los 100 millones de pesos.

Para Camacho Higareda no resulta grave que sólo el 9 por ciento de las observaciones del Órgano de Fiscalización Superior hayan sido solventadas en tres años y que las 27 emitidas por la Auditoría Superior de la Federación sigan sin ser atendidas.

El daño patrimonial no se conoce, sin embargo ha de implicar varios cientos de millones de pesos, de ahí que sería prudente que el joven gobernador Marco Mena interviniera en ese asunto y exigiera a sus subordinados aclarar las graves anomalías financieras que existen en el Itife, porque la corrupción que prevalece en ese organismo podría mancharlo si se empiezan a conocer públicamente los detalles de esas presuntas transas.

Los diputados locales deberían prestar más atención a lo que pasa en el Itife, de ahí que sería sano que solicitaran la comparecencia de Anahí Gutiérrez para que diera detalles de su pésimo actuar como funcionaria y las razones por las cuales ha sido omisa para atender y resolver las observaciones millonarias que han emitido diferentes entes fiscalizables.

Un dato que deja en claro que el Itife se volvió un desorden en la actual administración es que mientras en el 2016 esa dependencia acumuló 12 observaciones en materia de obra y 119 en asuntos financieros, para el 2017 el número de observaciones en obra crecieron al ubicarse en 207 y las financieras pasaron a 80, pero para el 2018 las observaciones en obras fueron 675 y en materia financiera 70.

Si la titular del Itife ha sido más que irresponsable, también comparte culpa y responsabilidad el cuasi poeta Manuel Camacho, quien aun conociendo el grave desorden administrativo de ese organismo no ha hecho nada para tratar de corregir el rumbo.

Por lo que se ve la corrupción en el Itife es escandalosa.

Trascendidos de fin de semana y algo más

.

Si antes de que se conociera la llegada de Alejandro Moreno Cárdenas “Alito” a la dirigencia nacional del PRI con una bola de zánganos como el ex diputado local Marianito González Zarur ya se había detectado varios acercamientos de operados y funcionarios del gobierno priista de Marco Antonio Mena Rodríguez con la super delegada de la administración federal Lorena Cuéllar Cisneros para respaldar su proyecto rumbo a la gubernatura, ahora los llamados de priistas para conseguir una cita y una reunión privada con la representante del AMLO en Tlaxcala se han multiplicado.

Trascendió que no sólo representantes de instituciones educativas se han puesto a las órdenes de Lorena Cuéllar, sino también funcionarios que dicen controlar parte de la estructura electoral incrustada en el gobierno del estado y que es utilizada en cada proceso para apuntalar las campañas de los abanderados del PRI.

Se dice que una de las funcionarias que habría buscado a la morenista Cuéllar Cisneros es la Secretaria Particular del Gobernador, Eladia Torres Muñoz, mejor conocida como “La Lencha”, quien ofreció un “ejército” de mil operadores que actualmente laboran en la administración menista, mismos que según la oportunista ex diputada local estarían más que dispuestos a olvidarse del PRI para desde ahora reforzar el trabajo político electoral del Movimiento Regeneración Nacional.

Su desliz que al parecer ya fue detectado es lo que ha alimentado el rumor en el círculo cercano al mandatario estatal que Eladia Torres encabezaría la lista de funcionarios que podría dejar su cargo en las próximas semanas, toda vez que hay evidencias de su acercamiento con Lorena Cuéllar y de sus intentos de traicionar al ex partidazo.

La lista de los personajes priistas que están coqueteando en lo obscurito con Morena y Lorena Cuéllar pronto se hará pública.

Trascendió que la próxima semana será determinante para Morena y su grupo parlamentario, ya que se comprobará si hubo capacidad para mantener la unidad o si al final dominó la ambición de unos cuantos que terminó alentando conflictos y el caos en el Congreso del Estado.

De entrada se verá si existe congruencia y la unidad necesaria para reprobar las cuentas públicas de algunos ayuntamientos con observaciones millonarias que diputados ligados al PRD y al PAN junto con la minichiquillada buscan proteger, situación que ha generado desencuentros entre los legisladores al grado que se ha complicado y retrasado las negociaciones para renovar las presidencias de los principales órganos de gobierno como la Junta de Coordinación y Concertación Política, el Comité de Administración y la presidencia de la próxima mesa directiva del Congreso local.

El gobierno federal y en especial la Secretaría de Gobernación lleva a cabo un seguimiento puntual del comportamiento de los diputados locales, pero en especial de los legisladores que conforman la bancada de Morena y que llegaron a su cargo gracias al impulso del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, debido a que existe la justificada sospecha de que algunos perdieron el rumbo y se han corrompido, situación que no será tolerada porque su actuar terminará afectado a la cuarta transformación.

Trascendió que Manuel Camacho Higareda, actual secretario de Educación Pública dejó de ser considerado como un aspirante a la candidatura del PRI al gobierno del estado, pues por fin se comprobó que nunca creció en las preferencias electorales y que sus dotes de político con tan malos como sus dotes de poeta.

Los priistas tlaxcaltecas saben que para competir en las próximas elecciones y retener la gubernatura necesitan un perfil diferente al del soberbio funcionario.

Por cierto, sabía usted que en Tlaxcala capital se ubicó la casilla del país que más votos obtuvo en la contienda interna del PRI para elegir a su nuevo dirigente nacional, cuyos resultados favorecieron a Alejandro Moreno Cárdenas “Alito”. La operación de ese logro estuvo en manos de la alcaldesa Anabell Ávalos Zempoalteca, quien sin buscar un protagonismo mediático demostró con hechos que es la mejor carta que tiene ese partido para competir en las futuras elecciones.

El nuevo reto de Anabell Ávalos es encabezar las negociaciones como presidenta Ejecutiva del Consejo Nacional de la Federación Nacional de Municipios de México (FENAMM) para conseguir recursos para los ayuntamientos del país por parte del gobierno federal en manos de López Obrador, tarea que no resultará fácil pero que sin duda la llevará a flote porque la priista está acostumbrada a entregar buenos resultados.

El PRI destinado al fracaso con personajes como Marianito

.

Solo le bastaron a Alejandro Moreno Cárdenas, nuevo dirigente nacional del ex partidazo, unos días para dejar en claro que el PRI mantendrá sus mismos vicios que lo llevaron a perder la confianza de los ciudadanos, por lo que está destinado al fracaso y a la mediocridad cuando uno observa que en su equipo de trabajo incorporó a personajes de medio pelo, corruptos y sin la capacidad de pensar, pues lo único que los mueve es su gran ambición por el dinero público.

Si bien el PRI es gobierno en Tlaxcala, eso no garantiza que en el 2021 retendrá la gubernatura y recuperará los espacios perdidos en los comicios del 1 de julio del 2018, donde prácticamente los candidatos del tricolor fueron aplastados por la fuerza de Morena y el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Hoy no se tiene certeza sobre quién será el líder de facto del PRI en el estado, ya que por un lado se menciona que el poder recaerá en el aún mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez y por otro que los marianistas a través del junior Mariano González Aguirre tendrán el control del ex partidazo.

Para mala fortuna de los priistas de la entidad, Alejandro Moreno alias “Alito”, tuvo la pésima ocurrencia de aliarse y rescatar al hijo que el ex gobernador tlaxcalteca Mariano González Zarur tuvo con la cachonda vedette tabasqueña Hilda Aguirre Oliveros, por lo que Mariano González Aguirre, mejor conocido como “El Moles”, se hará cargo de la Secretaria de Atención para los Estados en Oposición del CEN del PRI”.

Pésimo político y limitada persona, Marianito tiene más fracasos que logros en su meteórica carrera. Por ser hijo del hacendado Mariano González tuvo la suerte de coordinar la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, labor que realizó muy mal porque entregó nefastos resultados siendo que contó con supuestas carretadas de dinero que en aquel entonces le proporcionó su papá que ya se desempeñaba como gobernador de Tlaxcala.

Ya al final de la administración de su repudiado padre, González Aguirre fue impuesto como candidato priista a diputado local por el distrito de Apizaco, elección que ganó no gracias a su eficiente operación política electoral, sino a los recursos públicos canalizados para comprar conciencias y votos.

Aunque hubo el intento de repetir esa hazaña en la elección del año pasado para buscar convertir a “El Moles” en diputado federal, éste no pudo lograr su objetivo y perdió ante un insignificante contrincante de nombre José de la Luz Sosa Salinas, mejor conocido como “Pepeluche”.

Su paso por el Congreso del Estado fue desastroso no sólo por la monumental corrupción que prevaleció en esa legislatura, sino porque no pudo ocultar su hambre al operar burdamente el saqueo y robo de los muebles propiedad de ese poder que fueron almacenados en una bodega presuntamente de su propiedad que se ubica muy cercana al Outlet Puebla Premier.

Si Marianito es incapaz de convencer a los priistas con los que trabajó en Tlaxcala que lo consideran un traidor, desleal y convenenciero, imagínese si podrá tener la capacidad de organizar a los militantes de su partido en aquellos estados donde son oposición y en donde es obvio que se requiere talento y algo más para tratar de revivir a un instituto político que hoy muestra un evidente proceso de desfallecimiento.

Si la llegada de Alejandro Moreno a la dirigencia nacional del PRI alimentó la posibilidad de ver en el futuro el fortalecimiento de ese partido, esa opción se descarta cuando uno observa el comportamiento de ese nuevo líder y el grupo de colaboradores que está incorporando, pues es evidente que el tricolor no cambiará y que hoy simplemente lo preside un militante que está armando su nuevo Club de Tobi.

Así resulta imposible pensar que el PRI dará la pelea en Tlaxcala en los comicios del 2021.