[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Iaip-Tlax’

El PAN y sus intentos de crear un frente opositor a AMLO

.

Sin la sistemática oposición de la ex dueña del PAN en Tlaxcala, Adriana Dávila Fernández, el dirigente de ese partido, José Gilberto Temoltzin Martínez, se ha propuesto la difícil tarea de conformar un frente amplio que esté en posibilidades de competir electoralmente a los candidatos que representarán la fuerza política del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien a través de Morena buscará ganar la gubernatura, las diputaciones federales y locales, así como la mayoría de las alcaldías y de las presidencias de comunidad en los comicios del 2021.

A José Gilberto Temoltzin y su grupo le costó casi nueve meses de trabajo controlar al PAN en el estado y minimizar la presencia de panistas vinculados a Adriana Dávila y al ex líder panista Carlos Carreón Mejía, pues ahora que son mayoría en los órganos importantes del partido empezarán a llevar a cabo una estrategia que permita abrir a ese instituto político a liderazgos ciudadanos y concretar un frente amplio opositor al proyecto de López Obrador.

En breve, el PAN iniciará con acercamientos no sólo con el PRI y el PRD, sino con grupos políticos que controlan partidos locales como la familia Ortiz y Rosalía Peredo Aguilar, con la clara intención de evitar que Morena y sus aliados vuelvan a ganar la mayoría de los cargos de elección popular que estarán en juego el primer domingo de junio del 2021.

Aunque aún faltan varios meses para que inicie formalmente el proceso electoral de Tlaxcala, hasta ahora hay partidos políticos con registro nacional que desconocen si establecerán una coalición con Morena, como el Partido del Trabajo y el Partido Verde Ecologista de México cuyas dirigencias ya comprobaron que en algunos estados donde recientemente hubo comicios no fueron requeridas.

La intención del PAN es detentar la candidatura al gobierno del estado, sin embargo tampoco está cerrado a ceder ese espacio a un candidato externo siempre y cuando se demuestre a través de encuestas que ese personaje tiene posicionamiento y posibilidades de disputar ese cargo en las próximas elecciones.

La duda que existe en Tlaxcala es si el PRI aceptará participar en ese frente, pues nadie puede negar que el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez logró establecer una excelente relación con el gobierno federal que representa Andrés Manuel López Obrador, por lo que quizá al joven mandatario no le interesa alentar una confrontación cuando al final tiene más que perder que ganar.

Se dice que Marco Mena ha sostenido reuniones cordiales con Lorena Cuéllar, la super delegada de la administración federal de AMLO y seria aspirante a la candidatura de Morena al gobierno del estado, por lo que las especulaciones sobre una presunta mala relación entre ambos políticos son falsas.

En unos meses estaremos en posibilidades de comprobar si la estrategia del PAN dio resultados o sólo quedó en buenas intenciones.

Se busca procurador de Justicia

Tómelo con reserva, pero ha empezado a correr el rumor de que los días del inútil procurador de Justicia, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, están contados y que pronto se podría registrar su relevo, debido a que su incapacidad para detener a los responsables de los delitos que se comenten en la entidad cada vez es más evidente.

Proclive a las fiestas y a la buena vida, Aquiahuatl Sánchez ya rebasó los puntos malos y negativos que se le pueden permitir a un procurador de Justicia, de ahí que su salida de la PGJE podría concretarse en una semanas o acelerarse una vez que las áreas de inteligencia de la Guardia Nacional y de la Policía Federal confirmen la versión de algunos integrantes del grupo delincuencial conocido como “Los brujos” que opera en Apizaco, en el sentido de que gozarían de la protección del procurador y de los agentes investigadores para llevar a cabo sus ilícitas actividades sin enfrentar la ley.

Aunque se trata de un rumor, la verdad es que esa versión ha cobrado fuerza porque los resultados de la PGJE son paupérrimos.

El fantasma de la corrupción amenaza las últimas cuentas públicas

.

La credibilidad y futuro de la actual legislatura con mayoría de Morena, el PT y el PES pronto se podría definir una vez que se ponga a consideración los dictámenes de ciertos municipios que una minoría de diputados locales busca aprobar cuando están reprobadas por el cúmulo de anomalías que contienen, siguiendo la directriz de anteriores legislaturas que caían en la tentación del dinero fácil para avalar estados financieros plagados de corrupción y excesos.

 

Los nombres de los diputados locales que se prestarían a la socorrida práctica de la corrupción pronto se conocerán junto con las anomalías financieras que buscan tapar o cubrir de un reducido número de alcaldes ligados al PRD y al PAN, sin embargo para entonces el daño a la credibilidad de los legisladores que conforman la cuarta transformación será irreversible porque al final quedará demostrado que están muy lejos de seguir no sólo el discurso sino el ejemplo de su pastor el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Aunque parezca increíble, diputados del PAN y del PRD que representan la minoría en el Congreso del Estado han logrado cambiar el dictamen de algunas cuentas públicas al interior de la Comisión de Finanzas y Fiscalización que preside la zombi morenista María del Rayo Netzahuatl Ilhuicatzi, quien no se sabe si su torpeza es natural o fingida a fin de permitir a sus otrora aliados que siguen a las órdenes del diputado ex presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política, Víctor Manuel Báez López, recuperar los privilegios que antes tenían.

Para ese reducido número de diputados no es grave que un ayuntamiento perredista que gobierna un alcalde adicto a la table dance, la fiesta y el alcohol a costa del erario haya gastado en un día 140 mil pesos en café o que otro edil del mismo partido tenga un desorden financiero que supera los 40 millones de pesos.

Tales excesos parecen poca cosa para los diputados de PAN y del PRD, así como para el legislador del PES José Luis Garrido Cruz con una doble moral tan grande como su ambición por el dinero público, pues sospechosamente aceptó cambiar el sentido de los dictámenes sin oponer ninguna resistencia.

Resulta ridícula la postura del dirigente local del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Manuel Cambrón Soria, quien pese a que conoce los excesos y corrupción en que han incurrido sus alcaldes tuvo la desfachatez de denunciar una presunta manipulación de los diputados de Morena y del Órgano de Fiscalización Superior de las cuentas públicas de esos ayuntamientos con la intención de perjudicarlos, acusación tan falsa como las versiones de que su partido está vivo y es un factor de peso en Tlaxcala.

La intención del PAN y PRD, aliados con el PRI y otros diputados de la chiquillada es poner a los legisladores de Morena la chaqueta de corruptos que se prestaron a la manipulación de las cuentas públicas tal y como en su momento lo hicieron ellos cuando llegaron a tener el control del Congreso del Estado, pues saben que si logran esa hazaña los ciudadanos tlaxcaltecas terminarán por decepcionarse aún más de la cuarta transformación que impulsa el presidente López Obrador, ya que los que prometieron castigar y eliminar la corrupción se prestaron para proteger a alcaldes y funcionarios que hicieron mal uso de los recursos públicos.

Pronto veremos si se impuso la congruencia y la ley o una vez más ganó la corrupción y la complicidad entre los integrantes de la actual legislatura local.

Lo bueno es que pase lo que pase se conocerán los nombres de los diputados involucrados en esa sucia maniobra y los excesos financieros que se cubrieron en caso de que las cuentas públicas de ciertos ayuntamientos sean aprobadas, porque los tlaxcaltecas tendrán el derecho de saber quiénes son los que solapan la corrupción.

La actual legislatura está a un paso de caer en el cagadero.

Las anticipadas señalas del arranque de la sucesión

.

El fin de semana se realizaron diferentes actos políticos partidistas que no pueden estar ajenos a la sucesión gubernamental del 2021. Unos están desbocados y evidencian sus pugnas internas por el poder, mientras que otros demuestran que si bien no hay prisa sus movimientos se llevarán a cabo con cautela y de forma estratégica.

Sin sufrir o vivir las calenturas de la oposición, el gobernador priista Marco Antonio Mena Rodríguez ha mantenido la cabeza fría en torno a su sucesión, de ahí que se ha abstenido de realizar movimientos precipitados para enfrentar los comicios del 2021.

Tras la dolorosa derrota que el PRI sufrió en las elecciones del 2018 en que perdió la presidencia de México, el Senado, las diputaciones federales y locales, el joven mandatario ha optado por esperar los tiempos a fin de no acelerar los cambios del partido en Tlaxcala, por lo que una vez definida la nueva dirigencia nacional del tricolor cuya responsabilidad recayó en Alejandro Moreno Cárdenas y Carolina Viggiano Austria empezará a tomar las decisiones que sean necesarias.

En breve se renovará la dirigencia del PRI en el estado en manos de Roberto Lima Morales. Ese relevo tendrá un tufo de sucesión y seguramente estará aparejado a cambios y reacomodos en la administración estatal.

Hasta ahora hay una lista de priista que se mencionan como probables aspirantes a convertirse en el abanderado del tricolor a la gubernatura, sin embargo la que parece cada día ganar simpatías y apoyos es Anabell Ávalos Zempoalteca, la actual presidenta municipal de Tlaxcala.

Y mientras en el PRI llevan su paso y su ritmo, en Morena existe una abierta disputa por la candidatura al gobierno de Tlaxcala entre los grupos que encabeza Lorena Cuéllar Cisneros, la super delegada del gobierno federal y Joel Molina Ramírez, senador y dirigente estatal de ese partido.

Teniendo como marco el informe legislativo de los diputados federales morenistas Claudia Pérez Rodríguez y Rubén Terán Águila, la ex senadora Cuéllar ganó en el aplausómetro a su hoy rival Molina.

Mario Delgado Carrillo, coordinador de los diputados federales de Morena y aspirante a la dirigencia nacional de ese partido fue testigo de la soterrada disputa que existe por la candidatura al gobierno del estado, pues la ex panista Claudia Pérez no pudo ocultar ni disimular su simpatía por Joel Molina, lo que le valió que la gran mayoría de los asistentes a su informe se mostraran fríos durante su intervención.

Lorena Cuéllar aprovechó el momento para respaldar las aspiraciones de Mario Delgado, dejándole claro a su jefe Gabriel García Hernández, ex secretario de Organización de Morena y hoy en día coordinador de los 32 delegados federales del gobierno de Andrés Manuel López Obrador que ella dará la espalda a su propuesta de Bertha Luján.

Otra cosa que quedó clara es que el otro diputado federal José de la Luz Sosa Salinas que llegó al cargo por la Coalición Juntos Haremos Historia está muerto políticamente y que no tienen ninguna posibilidad de contender por la gubernatura de Tlaxcala en las elecciones del 2021.

El famoso “Pepeluche” llegó a la diputación federal por Morena, sin embargo renunció a esa bancada y se sumó a la del PES, donde en un principio logró embaucar a sus dirigentes que tras unos meses de tratarlo comprobaron que el tlaxcalteca es un traidor del que nadie quiere saber por chaquetero y transa.

En el PAN una vez confirmada la hegemonía de José Gilberto Temoltzin Martínez en la elección de los 80 integrantes del Consejo Estatal del partido, se dejó entrever que esa fuerza política abrirá sus puertas a candidatos externos para los diferentes cargos que estarán en disputa en el 2021.

Temoltzin Martínez sabe que hoy en día el PAN carece de cuadros de peso para disputar la gubernatura y que su carta más fuerte, la ex perredista y diputada federal Minerva Hernández Ramos, es un petardo que llevaría al partido a una derrota segura, por lo que ese instituto político debería considerar con seriedad a Juan Carlos Sánchez García “El Saga”, quien no sólo tiene posicionamiento, sino que no ha dejado de sumar apoyos a su intención de contender por ese cargo.

Lo que dejará reprobación de cuentas públicas

.

El proceso de dictaminación de las cuentas públicas del 2018 por parte del Congreso del Estado seguramente alentará algunos cambios de titulares de ciertas dependencias estatales y de tesoreros en los ayuntamientos tlaxcaltecas, porque es obvio que defraudaron la confianza de sus jefes al no entregar buenos resultados durante la fiscalización a la fueron sometidos y que para su desgracia arrojó serias anomalías financieras.

La que encabeza la lista de funcionarios estatales que podrían dejar sus cargos es Anahí Gutiérrez Hernández, titular del Instituto Tlaxcalteca de la Infraestructura Física Educativa (Itife), quien ha tenido una desastrosa administración al ser reprobada su cuenta pública del 2018 con observaciones que superan los 100 millones de pesos.

Hubo funcionarios estatales que se confundieron y pensaron que sólo por el simple hecho de ser subordinados del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez sus estados financieros del año pasado no tendrían observaciones por parte del Órgano de Fiscalización Superior o que éste ente fiscalizador daría las facilidades necesarias para solventar las inconsistencias administrativas y financieras, sin embargo se equivocaron porque el mandatario se ha mostrado al extremo respetuoso de ese proceso y no ha pedido un trato especial para nadie.

Por esa razón cuentas públicas como la de la Coordinación de Servicio Social de Instituciones de Educación Superior (Cossies) a cargo de María del Coral Cuatepotzo Quiñones, del Instituto del Deporte del Estado de Tlaxcala (IDET) en manos de Alfredo Lemus Saldaña y de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) que preside Víctor Manuel Cid del Prado Pineda tuvieron que apechugar la reprobación de sus estados financieros por parte de los diputados locales.

Y aunque la mayoría de las dependencias estatales, instituciones educativas y organismos públicos descentralizados han logrado un dictamen positivo correspondiente al ejercicio fiscal del año pasado, se dice que los marianistas no han dejado de recolectar la información que documenta los negocios y anomalías que existen en la administración de Marco Mena y que llegado el momento expondrán.

Trascendió que uno de los responsables de recibir y armar los expedientes de esas inconsistencias es Stefano Pierluigi Capasso Gamboa, contralor interno de la Secretaría de Salud de Tlaxcala y amigo incondicional de Marianito González Aguirre, quien a estas alturas tendría a detalle no sólo los nombres de las empresas constructoras favorecidas con obras, sino las comercializadoras que se han utilizado para llevar a cabo negocios que siempre giran en torno a un familiar cercano del actual gobernador.

Entre los presidentes municipales que han enfrentado la reprobación de sus respectivas cuentas públicas existe una aparente calma y tranquilidad, pues según ellos no existen problemas y las observaciones que se presumen daños patrimoniales a sus ayuntamientos pronto quedarán solventadas una vez que el Órgano de Fiscalización Superior acepte revisar la documentación pendiente.

Aunque quizá los alcaldes tengan razón, lo cierto es que algunos enfrentarán procesos resarcitorios y hasta penales en caso de no poder justificar de inmediato la aplicación de ciertas cantidades millonarias del presupuesto.

Los ajustes de funcionarios estatales no se descartan y éstos podrían concretarse a finales de este mes o en septiembre.

Donde también se darán cambios será en el Congreso del Estado, ya que las presidencias de algunos órganos de gobierno se renovarán, así como también se tiene considerado reemplazar a uno que otro funcionario que forma parte de la actual estructura directiva de ese poder.

Morena quedará en manos de un lopezobradorista puro

.

Aunque desde ahora no son pocos los que pronostican una guerra despiadada por el control de la dirigencia del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), en los hechos la sucesión de Joel Molina Ramírez podría ya estar resuelta con la próxima llegada de un incondicional del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, cuya tarea principal es contener la adelantada pugna por la candidatura al gobierno de Tlaxcala.

De no existir sorpresas o un cambio, José Luis Ángeles Roldán, conocido como “El Patrón”, asumirá las riendas de Morena en Tlaxcala, eliminando cualquier posibilidad de que el grupo de Lorena Cuéllar Cisneros o el del senador Joel Molina Ramírez en alianza con la también legisladora federal Ana Lilia Rivera Rivera se hagan de la dirigencia estatal de ese partido, pues cualquiera que obtenga el control de esa posición sin duda tendría ventaja en la designación de las candidaturas rumbo a los comicios del 2021.

López Obrador sabe de las intenciones de Lorena Cuéllar de llegar a gobernar Tlaxcala, como también está informado de la soterrada campaña que Molina Ramírez emprendió para ser considerado un aspirante en la sucesión y de las descalificaciones que el senador ha hecho a la actual “super delegada del gobierno federal, de ahí que no dejará que la anticipada pugna por el poder en la entidad dañe su proyecto de gobierno.

Hace más de 10 años el hoy presidente de México solicitó a José Luis Ángeles trabajar en Tlaxcala y apoyar su proyecto político electoral. En ese tiempo “El Patrón“ ha construido relaciones y ha tenido tiempo suficiente para conocer no sólo el estado, sino los grupos al interior y al exterior de Morena, por lo que hoy cuenta con el aval de su amigo López Obrador para llegar a la dirigencia de su partido y preparar la estrategia que les permita en el 2021 ganar la gubernatura y las diputaciones federales y locales, así como tener por primera vez ayuntamientos y el mayor número de presidencias de comunidad.

La sucesión en Tlaxcala de Morena parece ya resuelta y es casi un hecho que esa posición quedará en un lopezobradorista puro.

La PGJE en manos de un inepto

Sólo el joven gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez sabe porque sostiene en el cargo a un deficiente procurador de Justicia como el fiestero José Antonio Aquiahuatl Sánchez, quien siempre está listo para la pachanga pero que es más que obvio que no puede con el trabajo que desempeña desde hace un año.

El encargado de la PGJE es incapaz de llevar a los criminales ante la justicia. Sus subordinados no pueden judicializar las carpetas de investigación y sus yerros son mayúsculos y de pena ajena, pues suelen presumir que detuvieron a presuntos responsables de ciertos ilícitos registrados en la entidad para después salir que los puestos a disposición eran inocentes, como sucedió en los hechos violentos del mercado nuevo de Chiautempan y recientemente en un supuesto atraco bancario en la ciudad de Apizaco.

Pese a tal ineptitud, este día el gobierno de Mena Rodríguez entregará estímulos y reconocimientos no sólo a los policías estatales, sino al personal de la Procuraduría General de Justicia en el Estado, donde curiosamente sólo se beneficiará a los amigos de José Antonio Aquiahuatl, ya que fue él que determinó quién se merecía esos beneficios y quiénes no aunque hubieran tenido un mejor desempeño que los agraciados por su dedo.

Si con esos estímulos y reconocimientos el gobierno estatal espera que mejore la seguridad en Tlaxcala, entonces estamos jodidos porque resulta increíble que las autoridades premien la ineficiencia y la ineptitud.

Diputados locales acataron la orden

Los diputados locales ni siquiera tuvieron poquito pudor para disimular la orden que recibieron del gobernador Marco Mena para imponer a Lucero Romero Mora como nueva integrante del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Anticorrupción del Estado de Tlaxcala para el periodo comprendido del 15 de agosto de 2019 al 14 de agosto de 2024.

Tal y como se lo habíamos adelantado, la nueva integrante del mencionado comité fue impuesta por la poderosa ex secretaria de Gobierno y hoy encargada de los festejos de los 500 años del encuentro de dos culturas, Anabel Alvarado Varela, quien no tuvo ninguna resistencia de los convenencieros legisladores para sacar su propuesta y llevar a un incondicional de la priista a un cargo donde seguramente se sumará a la inercia de no hacer nada a fin de que el sistema anticorrupción de Tlaxcala siga siendo un oneroso adorno.

La gran pantomima del sistema estatal anticorrupción

.

El Sistema Estatal Anticorrupción es un bodrio que en Tlaxcala casi todos los sectores y actores políticos han abrazo y protegido, prestándose a la simulación que alienta el gobierno del estado para aparentar que en la entidad ese no es un problema grave que tenga presencia en dependencias, organismos públicos descentralizados y autónomos, ayuntamientos, universidades públicas o instituciones educativas de todos los niveles.

Para seguir con esa simulación y pantomima, este día el presidente del Comité Ciudadano del Sistema Estatal Anticorrupción que encabeza el gris Abdel Rodríguez Cuapio tuvo la osadía de invitar al informe anual de actividades, lo cual representa una enorme burla y farsa porque esa instancia no ha hecho absolutamente nada en los últimos doce meses, al igual que el Tribunal de Justicia Administrativa y el Fiscal Anticorrupción que no han emprendido ninguna acción contundente para empezar a castigar el flagelo de la corrupción en Tlaxcala.

Hace un año los integrantes del mencionado comité Abdel Rodríguez Cuapio, José Justino Pérez Cuapio, Isabel Romano Hernández, Rumel Hernández Avendaño y Erika Montiel Pérez asumieron sus cargos y de inmediato se dedicaron a disfrutar del erario al entrar a la burocracia dorada, esa que cobra abultados salarios sin realizar ningún trabajo y, lo que es peor, ponerse a las órdenes del torpe secretario de Gobierno del estado, José Aarón Pérez Carro, experto en simulación y obediencia ciega.

Hoy seguramente Abdel Rodríguez presumirá grandes logros como la firma de convenios, el diseño del formato único para presentar denuncias o quejas, la creación de una limitada página de internet para que los ciudadanos conozcan las supuestas bondades del Sistema Estatal Anticorrupción y la realización de algunos foros donde uno que otro especialista habló de los avances que se han tenido en el combate a la corrupción.

Ahí estarán los ridículos empresarios de la Coparmex Tlaxcala encabezados por José Noé Altamirano Islas aplaudiendo y validando ese bodrio, al igual que los representantes de las universidades públicas, así como los diputados locales y federales. También estarán las autoridades estatales, magistrados, presidentes municipales y otros invitados más que celebrarán la inoperancia de ese sistema y su gran farsa porque a ellos les permite sacar provecho de esa lamentable situación.

El Fiscal Especializado en Combate a la Corrupción, Pedro Sánchez Ortega, sigue sin poder judicializar ninguna de las 30 denuncias que recibió de diferentes ministerios públicos de la PGJE, lo que demuestra que el Sistema Estatal Anticorrupción es inoperante y que está diseñado para solapar y encubrir los malos manejos y presuntas anomalías que cometen los servidores públicos.

Pero no crea que sólo los que conforman ese andamiaje legal y de instituciones se prestan a la comedia que vemos, pues también los diputados locales integrantes de la Comisión de Puntos Constitucionales, Gobernación y Justicia y Asuntos Políticos del Congreso del Estado que en teoría llevan a cabo el proceso para designar al nuevo miembro del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción de Tlaxcala participan en ese engaño.

Todo saben que la influyente Anabel Alvarado Varela ex secretaria de Gobierno busca imponer en ese comité a una empleada del IAIP de nombre Lucero Romero Mora, misma que ya contaría con el aval del joven gobernador Marco Mena, cuando los legisladores tlaxcaltecas tienen la certeza de hay otras personas más calificadas y con un mejor perfil para ese puesto, pero que ninguno tiene el valor de oponerse a la decisión que ya se palomeo.

Mientras a nivel federal hay señales claras de pretender combatir la corrupción con la detención de Rosario Robles, ex secretaria de Sedesol y Sedatu en el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, aquí en Tlaxcala se hace todo lo posible por conservar un sistema priista que permite, fomenta y alienta las malas prácticas de los servidores públicos que difícilmente podrán ocultar por más tiempo, porque los expedientes que ya existen sobre sus excesos pronto saldrán a la luz y muchas autoridades quedarán muy mal paradas.

Al tiempo.

Los ahorros no alcanzan para dar uniformes escolares gratuitos

.

El camaleónico secretario de Educación en Tlaxcala, Manuel Camacho Higareda, muy pronto se olvidó del modelo educativo que impulsó la administración del presidente Enrique Peña Nieto para asumir un discurso alejado de la retórica priista y adaptarlo más a la cuarta transformación que promueve el nuevo mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador.

Simplemente el gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez que presume finanzas sanas, cero deuda y millones de pesos en ahorros no cumplirá con la entrega gratuita de uniformes escolares, porque según Manuel Camacho no hay presupuesto etiquetado para tal fin y porque el compromiso prioritario en Tlaxcala es garantizar la educación sin costo y ofrecer los conocimientos necesarios para forjar historias de éxito.

El cambio tan drástico en el discurso de Manuel Camacho es poco creíble porque al final el nuevo choro del consentido funcionario estatal está plagado de artificios priistas que sólo buscan acomodarse en la línea de austeridad y cambio que impulsa la administración federal.

Y si no me cree lea lo que ayer declaró el altanero secretario de Educación.

“No tenemos presupuestado lo correspondiente a uniformes, pero estamos más bien vigilantes de que los propósitos de la educación se cumplan, no hay nada más importante que los logros de aprendizaje y estamos velando por generar las condiciones para que la educación en los tlaxcaltecas se haga de manera exitosa en el plano de logros de aprendizaje, es lo verdaderamente importante, queremos que todos adquieran los conocimientos y desarrollen las competencias y practiquen los valores que corresponden a un buen ciudadano, queremos a personas que desarrollen condiciones con posibilidades”.

Conmovedor, no.

Resulta curioso que el también cuasi poeta reconozca que no existe un presupuesto específico para tal acción gubernamental, pero que si se tengan recursos públicos para solventar los excesos de los funcionarios del sector educativo como pagar constantes estancias en hoteles de la Ciudad de México, alquilar restaurantes y servicios de alimentos para sostener reuniones de trabajo cuando se tienen oficinas y espacios para llevarlas a cabo o realizar compras de insumos de oficina a sobreprecios.

Aunque Camacho Higareda no lo reconozca, la realidad es que ha defraudado a su jefe el gobernador que no ha podido presumir ningún logro en el ámbito educativo como si lo hace con el tema del combate a la pobreza y en el crecimiento económico de la entidad que se alcanzaron por inercias heredadas y no porque sean una estrategia planeada y diseñada de la actual administración estatal, pese a que el secretario de Educación ha recibido y tenido el apoyo y respaldo que ningún otro funcionario estatal ha obtenido en los últimos dos años y siete meses.

Pronto se conocerán los detalles del desorden administrativo y financiero que existe en el sector educativo del estado y que obviamente dejarán muy mal parado al soberbio Manuel Camacho, quien deberá dar muchas explicaciones y emprender las correcciones necesarias para subsanar las millonarias anomalías tal y como lo ofreció el pasado domingo el joven gobernador Marco Mena en una entrevista luego de ser cuestionado sobre la reprobación de la cuenta pública del Instituto Tlaxcalteca de Infraestructura Física Educativa que acumuló observaciones por casi 100 millones de pesos.

La fiesta del procurador

Para quienes dudan del pachangón digno de un jefe de la mafia que encabezó el alegre procurador de Justicia, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, para celebrar su permanencia de un año en el cargo, le cuento que ésta se llevó a cabo en la lujosa propiedad del ex presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Cedh), Francisco Mixcoatl Antonio y ridículo aspirante a la candidatura a la gubernatura por el Partido Movimiento Ciudadano.

La llegada de los selectos y exclusivos invitados a la propiedad del golpeador de mujeres llamó la atención de los vecinos de Texantla, comunidad perteneciente al municipio de Panotla.

El bacanal estuvo tan bueno que hasta fuegos pirotécnicos hubo, pues cuando se está bien y hay bonanza es un error no realizar una gran celebración para demostrar que hay poder y dinero. Total, los criminales puedes esperar para ser atrapados y llevados ante la justicia.

Además, déjeme contarle que al interior de la Procuraduría General de Justicia en el Estado algo está pasando, pues elementos que fueron sancionados o despedidos en la época de Alicia Fragoso Sánchez por tener un mal desempeño han empezado a regresar.

El comandante Raúl Moreno Vázquez, alias “Vértigo”, tiene ya trabajando sin estar en la nómina oficial al ex agente Fermín Mitre Aguayo y Ciro Ramírez Márquez, ex director de la policía municipal de Tocatlán.

Fermín y Ciro andan armados y tiene acceso a información reservada de la PGJE. Nadie sabe cuál es su función o tarea, pero lo que sí es seguro es que están a las órdenes de Raúl Moreno, quien hoy en día está muy cercano al nefasto procurador José Antonio Aquiahuatl.

Sólo como un dato le comento que Fermín Mitre como comandante de la PGJE enfrentó hace unos años una acusación y una recomendación por violar las garantías individuales de un ciudadano, según consta en el siguiente link  Acepta la PGJE recomendación que emitió la CEDH en contra de cinco trabajadores…..

Da miedo ver el comportamiento del procurador y lo que está pasando en la PGJE.

La seguridad el gran fracaso del gobierno menista

.

Si hay un rubro donde ha quedado más que evidente la mediocridad de los funcionarios estatales es el de la seguridad, al grado que las bandas de delincuentes operan a plena luz del día y en municipios importantes burlándose en todo momento de la policía estatal, de los “rudos” agentes de la PGJE y de la Guardia Nacional que en conjunto representan una pantomima incapaz de frenar el paso galopante del crimen.

El viernes pasado mientras el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez atendía desde temprano al secretario de Agricultura y Desarrollo Rural del Gobierno de México, Víctor Manuel Villalobos Arámbula, una trío de criminales intentó cometer un atraco contra una clienta del banco BBVA de Apizaco que realizaría un importante retiro de dinero, sin embargo éste se frustró porque al interior de la institución se encontraba un policía municipal de Lázaro Cárdenas que enfrentó a los delincuentes, acción que fue apoyada por los custodios de valores de Cometra que accionaron sus armas contra los hampones.

El caos y el miedo se hicieron presentes porque en las calles céntricas de Apizaco se desató atípica balacera.

Y mientras eso pasaba, la dupla conocida como “los hermanos lelos” conformada por el secretario de Gobierno del estado, José Aarón Pérez Carro y el inútil procurador de Justicia, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, sostenían una “sesión de trabajo” en un conocido restaurante del centro de Tlaxcala.

Ahí, Aquiahuatl Sánchez tuvo tiempo para presumir el “fiestón” que le organizaron un día antes sus principales subordinados (Abigaíl y Manolo. La primera agente del Ministerio Público de Huamantla y el otro encargado de resolver los robos de vehículos en Apizaco) para celebrar su primer año como procurador general de Justicia en el estado.

La fiesta digna de un acaudalado viejo político priista se llevó a cabo con toda la discreción posible y poco importó al nefasto funcionario que se hubiera registrado ese mismo día una ejecución más de una pareja de personas en el municipio de Tzompantepec.

Pero siguiendo con los hechos violentos del pasado viernes, después de la balacera de Apizaco y cerca del mediodía un comando armado procedió a asaltar la tienda Coppel de Zacatelco. Las versiones señalan que participaron por lo menos 12 ladrones que pudieron llevarse, sin ningún problema, joyas y teléfonos celulares cuyo valor ronda los 400 mil pesos.

Está de más decir que las policías municipales de Tlaxcala al igual que los elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana que controla el mexiquense Eduardo Valiente Hernández están rebasadas y que simplemente no pueden contener las actividades criminales que se realizan en la entidad.

Para demostrar que los criminales son los que mandan y hacen lo que quieren en el estado, resulta que en la madrugada del domingo integrantes de la Guardia Nacional fueron golpeados y despojados de cuatro fusiles por sujetos identificados como miembros de una banda tlaxcalteca dedica al robo de trenes.

El ridículo que hizo la fuerza federal creada por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador fue mayúsculo y confirma que Tlaxcala está a merced de la delincuencia.

Para nadie es un secreto que el joven gobernador Marco Mena delegó las tareas de seguridad a tres mediocres funcionarios como el recomendado de la ex gobernadora Beatriz Paredes Rangel y que hoy despacha como secretario de Gobierno José Aarón Pérez, el obscuro procurador de Justicia, José Antonio Aquiahuatl y el metrosexual Eduardo Valiente que se ostenta como secretario de Seguridad Ciudadana.

De ese trio poco o nada se puede espera porque es obvio que sólo llegaron a sus cargos para cuidar su trabajo, su sueldo y privilegios, pues su mediocridad es tan grande y evidente que sobresalen en un gabinete estatal que está sumergido en la vulgaridad.

El gobernador debe recomponer y cambiar la estrategia de su administración en materia de seguridad, porque mientras siga igual mantendrá los actuales niveles de reprobación ciudadana que lo ubican como uno de los peores mandatarios del país.

A la actual administración aún le quedan dos años y 19 días en el poder, de ahí que está obligada a atender ese problema que cada mes se agudiza.

Inamovibles los ortinotarios tras ganar larga batalla legal

.

Después de nueve años, por fin se resolvió el último recurso jurídico en contra de los Ortinotarios, quedando demostrado que todo lo que hizo el entonces gobernador Mariano González Zarur no fue más que un capricho alentado por su hijo Mariano González Aguirre para no sólo tratar de denostar a la administración de su enemigo el entonces panista Héctor Ortiz Ortiz, sino a los especialistas del derecho que obtuvieron una patente a finales del 2010.

Esta historia estuvo plagada de odios, engaños, rencores, envidias y corrupción por parte del hacendado gobernador Mariano González, quien nunca pudo ocultar sus enormes deseos de maltratar y perjudicar a un grupo político al que nunca pudo derrotar.

El Manchis hoy en día representa el mayor ridículo político y legal de la historia de Tlaxcala, por lo que debería rendir cuentas ante la justicia, ya que fueron millones de pesos los dilapidados por su gobierno para tratar de quitar a los notarios la patente.

Si bien esa inmensidad de recursos públicos y humanos utilizados para tal fin representan un enorme daño al erario que hoy en día es incuantificable, lo cierto es que en su momento la estúpida venganza de González Zarur sí logró la suspensión de las actividades de los fedatarios que al defenderse jurídicamente pudieron revertir esa decisión y regresaron a su labor, de ahí que hoy podrían iniciar un procedimiento para que el ex gobernador afronte con su propio patrimonio la reparación del daño que les causó.

Sin duda esta resolución traerá consecuencias mayores, primero porque el actual gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez ya no tendrá, ahora sí, problemas para cesar a Sergio Cuauhtémoc Lima López, director del Registro Público de la Propiedad y Notarías, pues fue el autor material de todos los juicios en contra de los Ortinotarios.

Segundo porque Lima López engañó a Mariano González y de la misma forma al actual mandatario estatal. Nada de lo que plasmó en las diversas demandas fue cierto y con el paso del tiempo el caso contra los notarios fue insostenible.

La ignorancia del ejecutivo sobre el tema legal de los Ortinotarios ha sido aprovechada por ese nefasto funcionario, al grado que sigue usufructuando a su antojo la Dirección del Registro Público y Notarias sin que nadie sea capaz de ponerle un alto.

Ojalá el gobierno menista y los notarios vuelvan a trabajar en armonía, porque la ciudadanía está necesitada de que sus actos gocen de certeza jurídica y de que los trámites estén al alcance de su bolsillo. Septiembre considerado como el mes del testamento está a la vuelta de la esquina y sería saludable ver que ahora si emprenden una acción conjunta que demuestre que pueden aplicarse de manera coordinada.

El gobierno de Mena Rodríguez está ante una oportunidad de oro de devolverle a Tlaxcala la paz que necesita. Con la resolución favorable que ayer obtuvieron los notarios se acaba la historia negra de Mariano y su hijo abusando de las arcas del Estado. Ya no hay pretexto para seguir manteniendo en el gobierno, el más mínimo vestigio del marianismo corruptor.

Las mentiras caen por su propio peso y hoy no ha sido la excepción, porque se cierra una de las páginas más trágicas de abusos y corrupción cometidas en Tlaxcala.

Para Mariano solo es el inicio de un largo peregrinar que le espera ante la justicia, y eso que no se ha hablado de su participación en la Caja La Libertad y el presunto lavado de dinero que habría cometió, pues existe la sospecha que algunos fondos manejados se obtuvieron de probables moches que recibieron él y su hijo durante su administración.

Hace unos meses, Mariano González y el abogado Juan Collado Mocelo –responsable de la Caja La Libertad- que fue detenido por la FGR por presuntamente estar involucrado en operaciones financieras ilegales, realizaron un viaje por España a fin de poner en orden las propiedades que el ex gobernador habría adquirido en los últimos años y que ahora pretende donar a sus hijos.

La resolución final del último recurso de revisión 322/2018 en contra de los fedatarios sacará a la luz el “Tlaxcaleaks” que contiene toda la información del millonario pleito que el frustrado ex gobernador emprendió para vengarse de los Ortinotarios. Hay contratos y correos electrónicos que demuestran cómo se planeó y ordenó esa estúpida venganza.

Hoy los primeros jalones de orejas a funcionarios y alcaldes

.

De no existir cambios, este día los diputados locales iniciarán la reprobación de cuentas públicas, específicamente aquellas que tienen un alto tufo de corrupción o desorden administrativo cuyos responsables no pudieron limpiar, por lo que acumularon fuertes observaciones millonarias que hoy se empezarán a conocer con más detalle.

Si bien ayer resultó raro el aval que los legisladores otorgaron a los estados financieros del 2018 de la Secretaría de Salud de Tlaxcala en manos del hidalguense, Alberto Jonguitud Falcón, quien acumuló observaciones por más de 41 millones de pesos, la realidad es que este día la cuenta pública del Instituto Tlaxcalteca de Infraestructura Física Educativa (Itife) y del ayuntamiento de Tzompantepec podrían ser reprobadas.

El Itife bajo la responsabilidad de Anahí Gutiérrez Hernández suma anomalías financieras que superan los 90 millones de pesos del ejercicio fiscal del año pasado, mientras que el alcalde de Tzompantepec, Arturo Rivera Mora, acumula en ese mismo periodo un probable daño patrimonial cercano a los 10 millones de pesos.

Para su mala suerte, las anomalías detectadas por el Órgano de Fiscalización Superior (OFS) en el Itife y en ayuntamiento de Tzompantepec superan en cada caso el 7 por ciento del presupuesto que dispusieron durante el 2018, razón por la cual este día se harán acreedores a un proceso negativo de evaluación de sus respectivas cuentas públicas, de ahí que enfrentarán acciones legales para resarcir el daño provocado al erario.

Aunque los legisladores y el OFS establecieron el porcentaje antes mencionado para determinar que cuentas públicas son aprobadas y cuáles reprobadas, en realidad los diputados locales que asistieron a la sesión de ayer donde analizaron 10 cuentas públicas correspondientes al ejercicio fiscal de 2018, se mostraron muy valemadristas al grado que nadie manifestó un interés por conocer e indagar que pasa en la Secretaría de Salud donde las irregularidades financieras superaron los 41 millones de pesos.

Para nadie es un secreto que la Secretaría de Salud de Tlaxcala acumula ya varios cientos de millones de pesos en observaciones detectadas no sólo en la actual administración del priista Marco Antonio Mena Rodríguez, sino desde la gestión del hacendado gobernador Mariano González Zarur.

Lo extraño es que nadie ha solicitado una investigación con más detalle y profundidad en esa dependencia que siempre ha tenido la sospecha de ser manejada irregularmente y de dejar buenos dividendos para las autoridades que disponen de un abultado presupuesto, así como tampoco nadie le ha dado seguimiento a las observaciones a fin de verificar si éstas son subsanadas o simplemente maquilladas para dar la apariencia de que el problema se solucionó cuando no es así.

Si hoy se reprueban las primeras cuentas públicas será interesante ver cuál es la postura de los diputados locales. Veremos si los legisladores le dan seguimiento a ese proceso y solicitan al OFS que de inmediato emprenda las acciones legales a que haya lugar para que en caso de existir corrupción se castigue y esas conductas no queden impunes tal y como ha sucedido en los últimos años.

Ojalá que el combate a la corrupción sea una realidad y no una mera promesa mediática por parte de los diputados tlaxcaltecas, pero especialmente de los que conforman la cuarta transformación representada por Morena, el PT y el PES.

Los diputados tienen en la mira a los entes fiscalizables que presuntamente manejaron mal los recursos públicos del 2018, pero los ciudadanos y los medios de comunicación los tenemos a ellos bajo un proceso de observación a fin de comprobar si su comportamiento es distinto y diferente a las anteriores legislaturas, las cuales siempre terminaban por solapar y encubrir la corrupción en las dependencias estatales y en los ayuntamientos de la entidad.

Muy pronto veremos qué rumbo deciden tomar.