[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Iaip-Tlax’

Trascendidos de grillas internas y de pura vanidad

.

Sin proponérselo, el secretario de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Vivienda (Secoduvi), Alejandro Serrano García, quizá sacó a la luz las diferencias y pleitos que se registran al interior de la actual administración estatal que hasta el momento ha sido incapaz de cumplir una de las promesas que a lo largo de tres años ha hecho el gobernador priista Marco Antonio Mena Rodríguez.

Trascendió que el delicado Alejandro Serrano ya se amarró el dedo antes de cortárselo respecto a la operación del nuevo Hospital General de Tlaxcala que, según el funcionario menista, estará terminada la obra en julio de este año y corresponderá a otras instancias de la mediocre administración garantizar su equipamiento y funcionamiento.

Ante las constantes críticas que ha tenido la administración del aprendiz de gobernador Marco Mena, la cual no ha concluido ningún mega proyecto de los pocos que ha iniciado como la ampliación del Estadio Tlahuicole, la modernización de la carretera Tlaxcala-Apizaco o el mencionado hospital, el responsable de esos trabajos afirmó en una breve entrevista que “el tema del equipamiento y operatividad del nosocomio depende de otra instancia”.

“Les puedo decir que en julio estamos terminando al 100. Faltaría el equipamiento, pero de nosotros no depende, son adquisiciones que yo no manejo”.

Aunque pareciera que fue espontaneo e ingenuo, la verdad es que el chalán del poderoso vice gobernador Fabricio Mena Rodríguez lanzó unos dardos envenenados que tenían un destinario específico y que no es más que Luis Miguel Álvarez Landa, encargado de la Oficialía Mayor de Gobierno y responsable de las compras importantes de la actual gestión, por lo que desde ahora ya fue señalado como el culpable de que ese hospital no inicie operaciones en julio próximo.

En lo personal dudo que el nuevo Hospital General de Tlaxcala que se construye en una superficie de 16 mil 813 metros cuadrados en la localidad de San Matías Tepetomatitlán perteneciente a San Pablo Apetatitlán y que beneficiará a más de 370 mil tlaxcaltecas cuente para agosto o septiembre de este año con las 90 camas censables, las cinco salas quirúrgicas, las dos de expulsión y una más de tococirugía, así como las unidades de cuidados intensivos para adultos y neonatales.

Si para comprar 200 patrullas el mediocre gobierno de Marco Mena tardó más de dos años, dudo que el proceso de licitación para el equipo médico y de otros instrumentos que se requieren para ese nosocomio se pueda llevar a cabo con legalidad y transparencia en los siguientes meses, de no ser que como ha pasado en otras compras millonarias ya estén los dados cargados para beneficiar a ciertas empresas y proveedores.

Los pleitos y diferencias al interior de la administración menista empiezan a ser visibles y sólo demuestran que la mano que mece la cuna del gobierno es muy delicada e incapaz de poner orden.

Trascendió que la designación del magistrado José Lumbreras García como nuevo presidente del Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET) no dejó a muchos actores políticos contentos, pues sus ofrecimientos de encabezar una instancia abierta, imparcial, cercana a la gente, transparente, apegada a la legalidad y sin caer en el protagonismo no tienen mucha credibilidad, sobre todo por sus antecedentes priistas y por la estrecha relación que sostiene con una consejera del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE).

Los inconformes con esa tórrida relación amorosa que puede influir en el desarrollo de los futuros comicios estarían documentado ese supuesto conflicto de intereses para llevar el caso ante las instancias correspondientes a fin de pedir que la actuación de ambos sea vigilada y se eviten conflictos que manchen el desarrollo del proceso electoral.

Trascendió que las prolongadas ausencias del diputado neo petista Miguel Ángel Covarrubias Cervantes no sólo estarían relacionadas con su viaje por el viejo continente, sino con el tratamiento de belleza al que se sometió para verse más atractivo y aparentar ser un metrosexual región 5.

Cuenta que ese vanidoso y delicado legislador se quitó papada y se arregló la nariz, pues alguien le sopló al oído que le hacían falta esos pequeños detalles para verse hermoso, listo y atractivo para buscar la gubernatura de Tlaxcala.

Por esa razón no se vaya a reír cuando lea o escuche que ese remedo de político se mueve para suceder a Marco Mena porque puede dañar sus vanidosos sentimientos.

La versión tlaxcalteca de Rudo y Cursi

.

Los hermanitos Mena, esos que juegan a gobernar Tlaxcala y que hoy en día controlan el manejo del dinero público y las compras del gobierno del estado, decidieron emprender una absurda estrategia que sólo alguien que este fuera de sus cabales les creería, porque eso de tu conviértete en la porrista y yo en el rudo y crítico de la administración federal que encabeza el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no permeará e incluso les generará más rechazo del que acumulan ese par de aprendices de políticos.

Resulta que mientras el sumiso y dócil aprendiz de gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez no pierde oportunidad para echarle porras y elogios a la administración de López Obrador, su frustrado, pero poderoso hermano, Fabricio Mena Rodríguez, decidió aparecer en una conferencia de prensa al lado del incongruente Noé Rodríguez Roldán, dirigente del PRI en Tlaxcala, para avalar los ataques y descalificaciones que pudo lanzar el ex funcionario estatal en contra de la Cuarta Transformación, Morena y su líder moral.

El aspirante a la candidatura priista al gobierno de Tlaxcala se quejó de la opacidad de los procesos de licitación del gobierno federal al argumentar que sólo el 10% de los fondos invertidos se hace a través de concursos y el 90% restante es asignado de manera directa.

También lamentó el supuesto uso de los programas sociales con fines electorales y la nula existencia de reglas de operación para ejercer más de 21 mil millones de pesos que están ajenos, según él, a la rendición de cuentas.

El ex secretario de la Secte la emprendió contra los diputados locales que en su mayoría forman parte de la Cuarta Transformación (Morena, el PT y el PES) por disponer recursos cercanos a los 500 millones de pesos para etiquetar obras en los municipios del estado, mismos que dice se ejercen con fines políticos o negocios personales.

Acusó al gobierno de Andrés Manuel López Obrador de incurrir en la discrecionalidad que de alguna forma también es corrupción.

Sus señalamientos y críticas estuvieron respaldados por la incolora delegada del CEN del PRI en Tlaxcala, Yolanda Eugenia González Hernández y el hermano con funciones de “vicegobernador” que en sus ratos libres funge como titular de la Secretaría de Gestión Social del Comité Directivo Estatal del ex partidazo, Fabricio Mena Rodríguez, quien puso por momentos cara de rudo y de compungido.

Resulta ofensiva la incongruencia de Rodríguez Roldán que no hace mucho se quejaba en corto de los negocios al interior de la administración estatal que encabeza el porrista de AMLO, al sostener que el contrato de las licencias de manejo y de la elaboración de placas en Tlaxcala estaba asignado a una empresa ligada a un poderoso priista poblano o que en las dependencias el manejo de los recursos públicos era controlado por Fabricio Mena, al grado que él siendo secretario de Comunicación y Transportes no podía disponer de fondos ni molestar a su director administrativo porque era incondicional del hermano del gobernador.

A Noé Rodríguez no le queda el papel de acusador y honesto, porque formó parte de una administración estatal en funciones donde existe opacidad y transas en las licitaciones y en donde es evidente su ineficiencia en la ejecución de obras. En el gobierno menista son comunes los sobreprecios y sobre todo la imposición de empresas y comercializadoras consentidas cuya lista pronto se dará a conocer y que han concentrado los negocios de los últimos tres años.

A Marco Mena quizá le encanta ser cursi y verse como porrista y sumiso porque es un papel que siempre ha desempeñado en su meteórica carrera política y que su creador, el ex gobernador Mariano González Zarur, se encargó de dejárselo muy claro, pero su hermano que de ser el mayordomo y el office boy de la familia Cisneros nadie le cree que hoy pretenda asumir el papel de rudo, porque quienes lo conocen saben que él ni su hermano heredaron el temple y los tamaños que tuvo su padre y que siempre fue reconocido por la clase política del estado.

El ridículo juego de los hermanito Mena pronto se caerá, porque nadie les puede creer que uno es el bueno y el otro el malo, que uno se ostenta como gobernador y el otro ejerce el poder, que uno es honesto y el otro hiede a corrupción, que uno dice ser un padre ejemplar y que el otro presume sus amoríos, que uno está alejado de lujos y que el otro paga constantes viajes a los mejores lugares del mundo y a paradisíacas playas mexicanas, que uno ya le urge dejar el cargo y que el otro sueña con convertirse en alcalde o diputado local.

Absurdo lo que hacen los Mena, no le parece.

Nulos los resultados en materia de seguridad en Tlaxcala

.

Un asunto que valdría la pena revisar detalladamente para verificar si la enorme inversión realizada por la actual administración estatal se ha traducido en una mejora en la seguridad pública, la prevención del delito y en la captura de delincuentes que operan en Tlaxcala, porque la percepción que se tiene es que el crimen va ganando la batalla y que la estrategia del gobierno menista para enfrentar ese problema es muy chafa.

Aunque la seguridad nunca formó parte del triángulo de prioridades (salud, empleo y educación) que desde el inicio de la actual administración se detalló, conforme pasaron los meses y ante el incremento en los delitos registrados en la entidad como los homicidios dolosos, el robo de trenes y el asalto a camiones de carga, el joven gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez se vio obligado a enfrentar el problema con una serie de promesas que hasta ahora han sido parcialmente cumplidas o que si bien éstas ya se concretaron no han servido de mucho para mejorar la seguridad.

En junio del 2017 cuando presentó su Plan Estatal de Desarrollo el aprendiz de mandatario anunció no sólo una inversión histórica en materia de seguridad para adquirir patrullas, equipo táctico y tecnológico para combatir los índices delictivos en Tlaxcala, sino que se comprometió a incrementar en 50 por ciento el número de efectivos policíacos, lo cual sólo se quedó en una promesa porque al no dejar algún dividendo el asunto simplemente ya fue olvidado.

Después de dos años y en procesos administrativos totalmente sigilosos y poco transparentes, el gobierno del estado compró 200 patrullas que hasta ahora nadie sabe con precisión cuánto costó cada una y cuál fue el monto destinado para tal fin.

Tampoco se sabe la inversión que implicó a la actual administración la compra de 29 arcos de seguridad con tecnología de vanguardia y un arco móvil que se utilizan para recuperar vehículos con reporte de robo.

Otro asunto que se ha llevado en total opacidad es el de las 600 nuevas cámaras de vigilancia que la actual administración dice se han instalado en el territorio tlaxcalteca, que sumadas a las que ya estaban son alrededor de mil equipos que operan y que nadie sabe para qué sirven porque lo mismo hay personas ejecutadas, cuerpos abandonados y robos cometidos por comandos armados sin que la policía estatal a cargo del mexiquense Eduardo Valiente Hernández haga algo para detener a los responsables de esos ilícitos que circulan por las carreteras de Tlaxcala sin ningún problema.

Las mediocres autoridades estatales podrán seguir presumiendo que Tlaxcala es de los estados más seguros del país y que ciertos indicadores de delitos van a la baja, sin embargo la percepción entre el imaginario colectivo es que el estado vive una crisis en materia de seguridad y que el gobierno sumiso de Marco Mena ha quedado a deber en esa materia.

Los homicidios en Tlaxcala del 2018 al 2019 se incrementaron en 12 por ciento y los secuestros en ese mismo periodo tuvieron un aumento del 367 por ciento al pasar de 3 a 14 casos de personas privadas de su libertad por criminales que se dedican a esa ilícita actividad.

Valdría la pena que el hocicón de Mena confirmará si cumplirá o no su ofrecimiento de incrementar en 50 por ciento el número de policías estatales, porque si en 32 meses no ha respetado su palabra, difícilmente lo hará en los 19 meses que le restan a su gris administración donde las promesas de ejecutar diferentes megaproyectos han quedado sólo en el discurso del que decía representar la moderna gobernanza.

A los tlaxcaltecas le saldrá muy caro haber llevado a la gubernatura a un joven político que por lo que se ve nunca podrá superar su etapa de aprendiz. Ni hablar.

Los diputados ya quieren reajustar comisiones

.

Mientras unos ya entendieron que a los actuales diputados y autoridades estatales le restan 19 meses de poder, otros como el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez siguen pensando que el poder es eterno y sin una pizca de humildad se muestran arrogantes y hasta soberbios para ofrecer imposibles como comprometerse a que los servicios de salud en Tlaxcala incluirá a todos los ciudadanos.

Al interior del Congreso del Estado los ánimos están encendidos y un grupo de diputados de Morena, del PT y de otros partidos como el PAN y el PRI sostienen pláticas para emprender un reajuste y cambios en las principales comisiones, pues sencillamente no están conformes en la forma en que se conduce el Poder Legislativo y saben que este año es clave para tratar de rescatar algo de la imagen, el prestigio y la credibilidad que han perdido por errores y excesos.

Aunque la petista Irma Garay Loredo, presidenta de la Junta de Coordinación y Concertación Política ha tratado de incluir a todos los diputados en las decisiones, la realidad es que su estilo para alcanzar acuerdos y generar consensos no ha gustado, de ahí que en esta semana se haya puesto sobre la mesa su relevo que poco a poco ha ido ganando consenso y no se descarta que pudiera concretarse en los siguientes días.

La mayoría de los legisladores locales no están contentos que los morenistas Víctor Manuel Báez López y María del Rayo Netzahuatl Ilhuicatzi traten de controlar a la actual legislatura y sean ellos quienes tomen las decisiones que después imponen a los presidentes de ciertas comisiones, porque es obvio que ven por sus intereses y no por los de todos.

La designación del representante del Poder Legislativo ante el Consejo de la Judicatura del Poder judicial y la negociación unilateral de un par de diputados para lograr convenios publicitarios con algunos medios de comunicación ha generado desencuentros entre los diputados.

De entrada, el actual consejero del Congreso del Estado ante el mencionado órgano, el presunto acosador y traficante de influencias, Álvaro García Moreno, quien habría gozado de la protección de Fabricio Mena Rodríguez, “el vicegobernador de Tlaxcala” y de Carlos Bailón Valencia, secretario Técnico del Despacho del Gobernador, no será ratificado y por esa razón se inició el pleito por esa atractiva posición que forma parte de la exclusiva burocracia dorada de la entidad a la que sólo los privilegiados pueden llegar.

El PT a través de Irma Garay busca quedarse con ese lugar, pero Morena no está dispuesto a cederlo y se habla que estaría impulsado al director jurídico de la dirigencia de ese partido. La chiquillada también está haciendo su lucha y busca aliados, de ahí que al saber que sus votos son claves ya propuso reajustes en las comisiones legislativas.

El ambiente que se percibe en el Poder Legislativo es de tensión y confrontación.

Por cierto, este día se desahogarán las audiencias en torno a la solicitud de juicio político que existe contra la alcaldesa de Axocomanitla, la deslucida panista Martha Palafox Hernández, quien si bien no es tan grave su situación como la que estaría enfrentando el edil de Huamantla, Jorge Sánchez Jasso, se habla que sus probables desvíos no superan los cinco millones de pesos y que no tiene otras circunstancias graves que la comprometan.

El Insabi la panacea en Tlaxcala

Sin perder el estilo de hablar por hablar y prometer gobernanzas modernas y una administración única y especial que sólo existen en su mente académica, el bisoño gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez dijo que ahora sí se logrará que los servicios de salud abarquen a todos los ciudadanos y más con la operación en Tlaxcala del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar que le impuso el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Sin reconocer que los servicio médicos en Tlaxcala son pésimos, que no existen especialistas y que la escasez de medicinas y material en clínicas y hospitales es constante y que los pacientes de cáncer y de insuficiencia renal reciben una atención mala, el mandatario tuvo la puntada de declarar que aún le falta revisar cinco anexos del Insabi en los que se detallan sus reglas de operación, la dotación de recursos financieros, humanos, de infraestructura, así como de carácter administrativo, lo que confirma que sólo se sumó a ese proyecto del gobierno federal por inercia tal y como lo hicieron todos los gobernadores priistas.

Hace unas semanas la actual administración estatal puso en marcha el programa “Ruta Por Tu Salud” que tiene una intención más política electoral que en realidad llevar y acercar los servicios médicos a los habitantes de los municipios tlaxcaltecas, así como la caravana “Caravana Día de Reyes” que lleva a cabo la exquisita Presidenta Honorífica del DIF Estatal, Sandra Chávez Ruelas, quien después de tres años ya le gusto viajar en camionetas blindadas para ella y su numerosa familia, así como andar custodiada por un cuerpo de seguridad que la hace sentir fifí y poderosa.

El gobernador Mena sigue pensando que su mandato es eterno y por eso su soberbia lo ciega y le impide ver que su torpe operación electorera que lleva a cabo a través de las dependencias estatales es tan burda que pronto enfrentará acusaciones y escándalos.

Vaya es tan descuidado que de una forma tan descarada tiró ya línea a los magistrados del Poder Judicial para evitar que los marianistas le ganen la presidencia del Tribunal Superior de Justicia, tal y como pasó hace dos años que lo dejaron en ridículo.

Fracasa el marianismo disfrazado de menismo y pierde poder

.

Un asunto que sucedió hace un par de días y que para la mayoría pasó inadvertido, pero que confirmaría que las cosas han empezado a cambiar al interior de la actual administración estatal, es el hecho de que los marianistas disfrazados de menistas no pudieron retener por más tiempo la presidencia del Colegio de Notarios que ahora pasó a manos de Selene Cabrera García, fedataria pública de Tlaxco.

Si el sumiso y distraído gobernador tlaxcalteca, Marco Antonio Mena Rodríguez, se enteró o no de la renovación de la presidencia de ese organismo nadie lo sabe, porque con eso de que es inaccesible y sólo se reúne con dos o tres funcionarios fifís, el joven mandatario pronto sabrá que los ortinotarios a los que por inercia odio y despreció por ser una instrucción de su creador, el ex gobernador Mariano González Zarur, le ganaron la partida y éstos decidieron imponer como nuevo representante a una ternurita que puede que obedezca, pero también puede que no si la mayoría de los fedatarios ve afectados sus intereses.

El marianista de hueso colorado Sergio Cuahutémoc Lima López, director de Notarías y Registro Público, decidió ponerse el saco del menismo y tratar de operar la elección del nuevo presidente de los notarios tlaxcaltecas, sin embargo muy pronto el soberbio funcionario entendió que ese traje no asusta a nadie y que está muy lejos de generar respeto o lealtad, de ahí que esos profesionales del derecho no aceptaron que el notario público de Tlaxcala, Martín Macías Pérez, ocupará la presidencia del Colegio de Notarios y menos que se vendiera que tal propuesta era para cumplir un deseo del blandengue Marco Mena.

Reunidos la mayoría de los 25 notarios, 16 designados por el ex gobernador panista Héctor Ortiz Ortiz y 9 fedatarios conocidos como los viejos, éstos se dividieron y más cuando se habló que Martín Macías no era la única propuesta, porque también estaba la de Selena Cabrera, que como si fuera una diva de la banda, generó discordia, pero al final salió en hombros y con la presidencia en su bolsa.

El marianista disfrazado de menista Sergio Cuahutémoc Lima trago su bilis para después poner cara de que el final se acerca para una gris administración que nunca consolidó un grupo y menos un proyecto político.

Los ortinotarios por fin hicieron una para desquitarse del despreciable trato que han recibido de un sumiso gobernador que sólo los maltrató porque su verdadero patrón Mariano González se lo ordenó y no tuvo otra más que acatar la instrucción sin siquiera preguntar si se justificaba ese tonto rencor.

Los avisperos que existen contra los alcaldes trácalas

La difusión del procedimiento legal para llevar a juicio político al edil de Huamantla, Jorge Sánchez Jasso, representó un golpe a los avisperos que se tienen en varios municipios, pues las quejas contra los alcaldes se han multiplicado en el Congreso del Estado, las cuales son acompañadas de graves acusaciones de corrupción.

En Apetatitlán, donde despacha el trácala alcalde servilletero Eloy Reyes Juárez, hay serias acusaciones de malos manejos. Incluso hay videos y otras evidencias que demuestran como ese perredista se esconde de un constructor que le habría pagado por adelantado una comisión para recibir y ejecutar una obra, la cual no realizó porque ese edil sin palabra no le cumplió pero ahora tampoco le quiere regresar la supuesta mochada.

No es la primera vez que ese presidente municipal gilipollas hace de las suyas. Antes de asumir el poder recibió por parte de su principal patrocinador que hoy es un influyente funcionario una camioneta de lujo y un Jetta para ofrecérselo a la que sería su síndica, pero los meses pasaron y Eloy Reyes no cumplió con lo que se había comprometido ni tuvo la intención de pagarlos, por lo que le tuvieron que retirar las unidades automotoras que disfrutó a la mala.

El alcalde de Calpulalpan, Neptaly Gutiérrez Juárez, pronto volverá a enfrentar protestas no sólo de los habitantes, sino de los proveedores de ese ayuntamiento que ya no saben qué hacer para que les paguen por sus servicios o productos.

El malestar contra ese edil va en aumento, así como el mal ambiente que se está generando en San Juan Huactzinco, donde el presidente municipal Alfredo Valencia Muñoz ya no sabe cómo ocultar la presunta corrupción que la síndico le tiene documentada y que ya está siendo analizada por los diputados locales.

Pero no crea que son los únicos casos, también se habla de probables conflictos en El Carmen Tequexquitla y en Axocomanitla.

El 2020 será un año muy convulsionado. Al tiempo.

El Congreso del Estado en la antesala de realizar juicios políticos

.

El procedimiento legislativo para determinar si el presidente municipal de Huamantla, Jorge Sánchez Jasso, será sometido o no a un juicio político por presuntas anomalías cometidas en su administración avanza sin contratiempos, donde es evidente que el juego de estrategias de las partes involucradas es intenso y calculado, por lo que tendrán que pasar una semanas más para conocer el desenlace.

La Comisión Especial que atiende el caso de Huamantla y que es presidida por el legislador del PT, Víctor Castro López, ha optado por cumplir con el procedimiento sin cargar los dados para uno u otro lado, situación que le está resultando positiva porque el informe que presente a la Comisión Instructora de Juicio Político del Congreso del Estado será una pieza clave para decidir si el edil de extracción priista es juzgado o exonerado.

La parte acusadora no sólo ratificó sus señalamientos sino que aportó pruebas y más documentos. De las más de 70 sesiones de Cabildo que por ley debieron realizarse desde el inicio de la actual administración municipal hasta diciembre pasado, solamente existe registro de 20 de ellas.

También se habla de anomalías relacionadas con facturas, sobreprecios y falsificación de firmas, elementos que se habrían detectado durante las revisiones que lleva a cabo el Órgano de Fiscalización Superior.

Trascendió que la Comisión Estatal de Derechos Humanos notificó la existencia de 4 o 5 quejas presentadas contra Sánchez Jasso y se especula que el edil huamantleco enfrenta también dos demandas por incumplimiento de contrato, mismas que son llevadas en juzgados tlaxcaltecas.

Si Jorge Sánchez enfrenta denuncias penales en la Procuraduría General de Justicia del Estado aún no se sabe, pues aunque la información fue solicitada es la hora que el ocupado y “académico” responsable de esa dependencia, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, no había atendido el pedimento del Congreso del Estado.

El presidente municipal de Huamantla compareció ayer ante la Comisión Especial y llegó acompañado del abogado marrullero y triquiñuela s Orlando Santacruz Carreño. Sólo pidió copias del expediente y no aportó ningún elemento o documento para su defensa, pues en una entrevista posterior dejó entrever que las pruebas para desvirtuar los hechos de que le acusan serán exhibidas en su momento, es decir, ante la Comisión Instructora de Juicio Político del Poder Legislativo.

Sánchez Jasso sabe que la Comisión Especial sólo elabora un informe y éste es remitido a otra comisión legislativa que finalmente abre un nuevo expediente con miras a elaborar un dictamen que determinará si hay elementos o no para llevar a cabo el juicio político, momento procesal que utilizará el alcalde para defenderse y evitar una sanción por parte de los diputados locales.

Si la legalidad y el manejo adecuados de los recursos públicos en Huamantla es una realidad, entonces el edil no debe preocuparse, porque al final esos señalamientos son insostenibles, pero si hay anomalías administrativas y jurídicas quizá deba inquietarse porque los diputados locales si quieren dar un mensaje de que si están dispuestos a castigar la corrupción en Tlaxcala.

Hasta ahora las versiones se encuentran divididas al interior del Congreso del Estado, pues mientras hay un bloque de legisladores que considera viable y positivo someter a juicio político al edil de Huamantla, otro grupo no ve con buenos ojos realizar y concretar ese procedimiento porque considerar que se puede generar inestabilidad en los municipios, de ahí que en las próximas semanas se verá si optan por una decisión legal o una política sobre ese caso que ya acaparó la atención de los tlaxcaltecas.

Las incongruencias priistas y su realidad alterna

.

Los priistas están muy, pero muy lejos de entender su realidad y aceptar que el tiempo se les agota para tratar de recobrar la credibilidad, la influencia, el poder y el acercamiento que alguna vez llegaron a tener con los ciudadanos, porque su incongruente comportamiento no sólo los dibuja como ignorantes, sino como políticos y funcionarios insensibles que son capaces de burlarse de tragedias que afectan a los tlaxcaltecas.

Lo anterior no es sólo privativo de los funcionarios de la actual mediocre administración estatal, sino que involucra al gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez que no se cansa de mostrarse sumiso y dócil ante el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

El mandatario estatal cuya administración culpaba al gobierno federal de la falta de medicamentos para tratar a los niños enfermos de cáncer que eran atendidos en el Hospital Infantil de Tlaxcala, ayer asistió a una comida con López Obrador donde, junto con los otros gobernadores del ex partidazo, terminó por aceptar el Insabi y doblegándose al poder del tabasqueño y su cuestionado proyecto de salud.

Mena Rodríguez no sólo está lejos de seguir la recomendación emitida por el líder nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas “Alito”, en el sentido de exigir al gobierno federal que cambie las reglas de operación del Instituto de Salud para el Bienestar porque, según los militantes del tricolor, no se puede jugar con la salud y el patrimonio de millones de mexicanos.

Alguien puede ver en el comportamiento del gobernador a un PRI que está buscando ser una oposición firme, clara, crítica e inteligente.

No han pasado ni 15 días de que Marco Mena aplaudió el discurso de Alejandro Moreno que asistió a Tlaxcala a la toma de protesta de los nuevos dirigentes del PRI en Tlaxcala y en donde eufórico avaló la postura del ex gobernador de Campeche en el sentido de que “El PRI exige resultados claros a los gobiernos opositores al nuestro” y en donde además afirmó que “Morena es ave de paso. Nació ayer, gobierna hoy, y se irá mañana, porque le vamos a ganar en las próximas elecciones”.

No crea que lo anterior es la única incongruencia, porque en la mañana de ayer mientras el gobernador sostenía en Palacio Nacional una reunión con Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana del Gobierno Federal y los titulares de la Defensa Nacional y de Marina para fortalecer disque el trabajo de coordinación y operatividad en las tareas de seguridad en el estado, un comando armado llevaba a cabo la ejecución de un hombre al interior de un negocio de materiales de construcción en el municipio de El Carmen Tequexquitla evidenciando que lo que menos existe en Tlaxcala es coordinación y menos seguridad porque ni la policía municipal, ni los elementos estatales ni la Guardia Nacional hicieron algo para tratar de detener a los responsables de ese crimen.

El que de plano ni la burla perdona es el chafa procurador de Justicia en el Estado, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, quien tras mantener en el olvido por mucho tiempo el caso de Karla Romero Tezmol, una menor que desapareció del municipio de San Pablo del Monte hace cuatro años, ahora sale con la jalada que sería posible localizarla sólo porque la dependencia firmó un convenio de colaboración con la Universidad de Granada, España, “ADN-PROKIDS”, por el cual las autoridades tendrán acceso a una identidad genética y al uso de un software que es empleado en varios países.

Después del tiempo que ha pasado y la indiferencia de la pasada y actual administración, el “académico” afirmó que “en el caso de Karla, en la exposición genética de los familiares directos se van a subir y se hará una búsqueda no solo a nivel local, sino en el país y a nivel internacional”.

Si las autoridades tlaxcaltecas nunca hicieron nada y lo que es peor perdieron evidencia importante del caso (los videos), difícilmente y tras cuatro años se podrá hacer algo efectivo para dar con el paradero de esa niña, cuya madre no ha tenido la fortuna de ser atendida y ni recibida por el gobernador Marco Mena, quizá porque no es empresaria, o una estudiante destacada o una piloto aviador que sea un orgullo para el estado.

Los ejemplos de incongruencias priistas sobran, de ahí que al final uno entiende porque ese partido y la mayoría de sus aspirantes a un cargo de elección popular están en el sótano de las preferencias electorales y porque el gobierno estatal que encabeza Marco Antonio Mena está reprobado y alejado de los ciudadanos.

La clave de la sucesión está en las futuras coaliciones

.

Pensar que en Tlaxcala está resuelta la elección del 2021 para gobernador es un grave error que están cometiendo los simpatizantes y la misma precandidata morenista Lorena Cuéllar Cisneros, que se asume como inalcanzable en las diferentes encuestas para medir la intención del voto de los tlaxcaltecas cuando un factor clave para definir la sucesión es la conformación de las alianzas que a nivel nacional negocian las dirigencias del PRI, PAN, PRD y otros partidos políticos como el PT.

Nadie puede discutir que Lorena Cuéllar, la “super delegada” del gobierno federal que preside Andrés Manuel Lópéz Obrador, es la mejor aspirante a ocupar el lugar que dejará vacante el priista Marco Antonio Mena Rodríguez, pero tampoco nadie puede asegurar que los comicios venideros están definidos porque hay factores que aún no son analizados porque sencillamente se están construyendo.

La prolongada crisis interna del partido del presidente conocido como Morena está lejos de superarse y cada vez es más inminente la ruptura en esa fuerza política que no sólo controla la presidencia de México, sino la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores.

Ese factor está golpeando la figura de Morena y poco a poco la de López Obrador, por lo que seguramente el apoyo ciudadano que reciben irá a la baja y la tendencias electorales se modificarán.

Si bien en Tlaxcala las dirigencias locales del PRI, PAN, PRD han sostenido acercamientos para explorar una coalición para el 2021, la realidad es que a nivel nacional las dos primeras fuerzas políticas han avanzado en los acuerdos y se da como un hecho su alianza electoral, por lo que existe un borrador que establece los estados donde los panistas pondrían candidatos y en qué otros lo harían los priistas.

El PRD no tiene otra más que sumarse a esa coalición, pero sabe que ante su escasa fuerza y presencia nacional lo único que podría pedir es una o dos candidaturas a gobernador (Michoacán y Tlaxcala) de las 14 que estarán en juego, de ahí que desde hace meses se haya dado a la tarea de acercarse y respaldar las aspiraciones de la priista Anabell Ávalos Zempoalteca, quien hace unos días también fue apapachada por el diputado federal de Morena Porfirio Muñoz Ledo.

Anabell Ávalos que se desempeña en la actualidad como presidenta municipal de Tlaxcala es la única aspirante que reúne el consenso en torno a su probable nominación de ese bloque. No tendría que renunciar a su partido, pues en caso de concretarse la alianza simplemente sería registrada por el PRD.

El PAN sigue el juego de que está buscando a la mejor candidata o candidato a la gubernatura de Tlaxcala, sin embargo en los hechos realiza un trabajo a ras de suelo en los distritos y municipios donde tiene posibilidades de ser competitivo para asegurar su triunfo, pues la dirigencia nacional y estatal de ese partido saben que si van solos en los comicios del 2021 no estarán en condiciones de pelar el gobierno del estado.

El PAN está empeñado en conseguir el distrito uno federal con cabecera en Apizaco, así como demostrar su fuerza en ese corredor donde tiene en su poder varios ayuntamientos. El alcalde panista de Apizaco Julio Cesar Hernández Mejía, está trabajando para lograr ese objetivo y aunque su nombre ya se maneja como aspirante a la gubernatura, en realidad su verdadera intención es llegar a la Cámara de Diputados.

El PRI aunque cambio de dirigente local sigue sin rumbo y sin proyecto definido. Hace unos días, el gobernador Marco Antonio Mena convocó en Casa de Gobierno a un cónclave priista que contó con las principales figuras de ese partido entre los que se pudo ver a alcaldes, funcionarios estatales y miembros del ex partidazo.

Dejando en el clóset su vestimenta de sumisión al presidente de México y su chaleco de imparcial, cuentan que Mena Rodríguez dijo que ahora si se tenían que poner a trabajar y acercarse a los ciudadanos para presumir los logros de su administración, pues la competencia en el 2021 sería complicada y dura.

A los presentes se les solicitó que propusieran ideas y las acciones a seguir para fortalecer al PRI en los siguientes meses, de ahí que un alcalde cercano a la capital planteó la idea de que los ahí presentes donaran permanentemente una quincena de sus salario para financiar las actividades del partido que carece de fondos económicos. El silencio poco a poco se apoderó de los presentes hasta que se hizo sepulcral y obligó la intervención del mandatario que solicitó siguiera la lluvia de ideas para revivir al ex partidazo.

Al final la reunión no sirvió de nada porque todo sigue igual como antes.

A la sucesión en Tlaxcala le faltan muchos capítulos por escribirse, pero como se podrá dar cuenta la clave de la misma está en las coaliciones que pronto se empezarán a definirse.

La exhibida que le dieron al diputado Garrido Cruz

.

Al diputado local del PES José Luis Garrido Cruz poco a poco lo está alcanzando la realidad, dejando bien claro que no es el gran operador político que dice ser, ni es el experto en derecho que presume, porque está más que claro que enfrenta serios problemas para retener el control del partido que alardea controlar y que es incapaz de ofrecer una solución al conflicto de límites territoriales que prevalece entre Chiautempan y Tlaltelulco.

Hace unos meses el legislador del Partido Encuentro Social ofreció poner fin a los conflictos de límites territoriales que se tienen registrados en diferentes regiones del estado, de ahí que dedujo que el gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez intervendría en ese problema y se haría cargo de las negociaciones, lo cual no sucedió porque previamente el mandatario estatal fue advertido de lo difícil que sería lograr los consensos sobre esos casos.

La administración estatal a través de la Secretaría de Gobierno que controla el ineficiente José Aarón Pérez Carro ya notificó al diputado Garrido que se mantendrá al margen de esa problemática y que corresponderá al Congreso del Estado encontrar la mejor salida legal al pleito que desde hace años sostienen las autoridades de Chiautempan y Tlaltelulco por una zona territorial entre ambos municipios.

Por esa razón, José Luis Garrido fue acusado ayer por los habitantes de Tlaltelulco que fueron encabezados por su torpe alcalde Rubén Pluma Morales de evadir su responsabilidad y dejar que la disputa por un territorio se prolongue por más tiempo, de ahí que ese legislador no tuvo otra más que arremeter contra el gobierno del estado al que culpó de mostrarse indiferente ante ese conflicto y de ser omiso.

Obviamente las acusaciones y ponzoña lanzada por ese pequeño diputado y líder estatal del Partido Encuentro Social no tuvo los efectos esperados y fue exhibido como un mentiroso, hablador e ineficiente político que tiene bajo su responsabilidad la Comisión de Asuntos Municipales del Congreso del Estado que atiende la problemática de los límites territoriales.

Para la mala suerte del legislador local, el presidente municipal de Tlaltelulco, el petista Rubén Pluma, supo aprovechar el error de una vecina de esa población que hizo a la hora de realizar su trámite ante las autoridades para obtener su credencial de elector para manipular a sus huestes y llevarlos ante las oficinas del Poder Legislativo, donde por cierto su hija gilipollas María Félix Pluma Flores despacha como diputada del PT y no ha hecho nada para intervenir desde su posición y exigir que ese caso sea resuelto.

La vecina de Tlaltelulco ya reconoció que ella dio mal las referencias de donde su ubica su actual domicilio y por esa razón su credencial de elector salió como si esa calle perteneciera al municipio de Chiautempan, de ahí que resultan falsos los señalamientos de los habitantes de la primera población y de sus tontas autoridades en el sentido de que se les pretende quitar por la mala parte de su territorio.

Ayer no sólo el diputado José Luis Garrido comprobó que fue un error darle entrada a las demandas de los alcaldes de dichos municipios y de los vecinos manipulados, pues varios de sus compañeros legisladores que lo acompañaron en la comisión conformada para atender a los inconformes que se manifestaron en la sede del Poder Legislativo entendieron que los conflictos de límites territoriales son muy espinosos y que éstos están lejos de solucionarse en un dos por tres.

No lo cuente en voz alta, pero desde ayer los diputados locales andan buscando como salirse legalmente de ese conflicto y dejar que el problema se mantenga vigente sin que se generen más protestas y confrontaciones, porque simplemente ya vieron que no existen las condiciones para llegar a acuerdos.

Finalmente, le comento que ayer los habitantes que exigen la destitución del alcalde priísta de Huamantla, Jorge Sánchez Jasso, no sólo ratificaron ante los diputados sus quejas, sino que se comprometieron entre este día y mañana a aportar más elementos que, según ellos, demuestran los malos manejos financieros en ese ayuntamiento.

El presidente municipal de esa población considerada como pueblo mágico deberá comparecer el martes 28 de enero ante la comisión especial y llevar todos los documentos que lo ayuden a justificar la correcta aplicación de los recursos públicos, pues de eso dependerá de que evada o enfrente el juicio político que se le pretende abrir para removerlo del cargo.

La nueva quiebra de Pensiones Civiles ligada al hermano incómodo

.

Los expedientes negros que existen de la actual administración y que por meses permanecieron ocultos han empezado a salir a la luz para evidenciar que el tufo de corrupción que emana de las dependencias estatales es cada vez más desagradable, especialmente donde se ubican funcionarios ligados a Fabricio Mena Rodríguez, el poderoso hermano incómodo del gobernador priísta Marco Antonio Mena Rodríguez.

Los casos que poco a poco se irán conociendo y que están siendo compartidos a diferentes periodistas de Tlaxcala a través de correo electrónico fueron armados por personal de las dependencias estatales que no sólo conocen a detalle el manejo de las áreas del gobierno estatal, sino que tienen acceso a las evidencias documentales que demostrarían presuntos actos de corrupción y la grotesca malversación de recursos públicos.

Uno de esos expedientes involucra al actual Director de Pensiones Civiles del Estado, el poblano Roberto Carlos Morán Pérez, quien además se dice que es esposo de la prima del gobernador y de Fabricio Mena. Dicho funcionario se sumó a la gobernanza moderna el 12 de julio del 2018.

En menos de dos años su ritmo de vida cambió a tal grado que tendría problemas para explicar su enriquecimiento, el cual obviamente estaría ligado a presuntos malos manejos que habría en Pensiones Civiles del Estado, cuyas finanzas no sólo están desfondadas al arrastrar un déficit de 60 millones de pesos, sino que están a punto de llegar a la quiebra como sucedió en la administración del hacendado gobernador, Mariano González Zarur, quien se vio obligado a intervenir y rescatar ese sistema antes de que colapsara.

La alarmante situación que vive esa área del gobierno que debe pagar y cubrir los salarios y prestaciones de los trabajadores pensionados y jubilados, es solapada y ocultada por los consejeros de los sindicatos que prefieren mantener sus dádivas antes que dar a conocer las irregularidades que prevalecen.

En Pensiones Civiles del Estado y específicamente en el área de farmacias (Servicios Farmacéuticos de Pensiones Civiles) existen varios aviadores como el supuesto Jurídico Armando Galindo Palacios, quien sólo acudiría a firmar y tiene la fortuna de ganar la cantidad de 23,830 pesos libres de impuestos. Otro destacado miembro de esa fuerza aérea sería el secretario de Organización del Comité Directivo Estatal del PRI Óscar Amador que se llevaría sin esfuerzo 10,348 pesos.

Pero lo que más sorprendente es que el Director Roberto Carlos Morán contrató a un despacho poblano, a quien se le pagaría una iguala mensual de 131,818 pesos como se comprueba con las facturas que cobra dicho Grupo Consultor Legal y Contable RH, el cual en sólo un año se presume que se llevaría 1,581,816.04 pesos.

Lo absurdo es que ese grupo de abogados poblanos no resuelve nada y tampoco ayuda en algo porque sólo se dedica a sangrar las finanzas de Pensiones Civiles del Estado.

Pero por si fuera poco en la próxima sesión del Consejo de Servicios Farmacéuticos se tratará de imponer en un cargo más importante a Laura Flor Santiago Rodríguez (actual Coordinadora de la Clínica de Especialidades en Tizatlán), cuyo mérito principal es ser amiga muy, pero muy cercana de Morán Pérez.

Los detalles de las anomalías financieras y gastos excesivos que prevalecen en la Clínica de Especialidades en Tizatlán en breve se darán a conocer, así como los detalles del viaje al extranjero que realizó Fabricio Mena y el Director Roberto Carlos Morán. También se documentarán las inconsistencias de las compras de medicinas a laboratorios que se encuentran vetados por el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador.

El gobierno de Marco Mena ya enfrenta una guerra interna y las gargantas profundas junto con los quintacolumnas serán un fuerte dolor de cabeza. Al tiempo.