[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Héctor Martínez’

Para Zamora esta es la peor legislatura de la historia

.

Pero lo dijo cuando ya había dejado la presidencia de la Mesa Directiva, el lapso en el cual tuvo una bipolaridad espasmódica…

e3295

Eso de la peor legislatura de la historia es el epíteto denostativo que el diputado Roberto Zamora Gracia, debería aplicar a su desempeño como el legislador albiazul en la mesa directiva del Congreso.

Hoy, como un más de los representantes populares se ha despojado de ese miedo que solo el secretario parlamentario, Héctor Martínez, fue capaz de amainar, aunque a veces lo dotaba de tarjetas o tergiversadas o con toda la mala leche de quien al rato se iba a carcajear junto con sus compinches de partido.

Aun con esos altibajos, Zamora volvió a exhibir a esa especie de godzila, protegido lo mismo por priístas que por perredistas y uno que otro panista (claro también por la golosa chiquillada) o sea, a Marco Antonio Mena Rodríguez, el tipo que ha dejado correr la leyenda de ser él quien reparte los sobres con estímulos… con la pimienta que da sabor una oposición de plano convenenciera.

Así que a Zamora le cabría la razón en aquello de la peor legislatura, aunque no todos tienen su comportamiento. Los hay que trabajan, que descubren las porquerías de los de enfrente (y les niegan las comparecencias), que aprovechan esta crisis para escribir libros, y salvan al Congreso del escarnio total.

Ah pero también hay quienes ya se practicaron la primera cirugía estética (guau), que se mandan a hacer botitas de charro con tacón del 12 (como el presidente de la Comisión de Finanzas) y hasta los que se mueven al estilo Calyecac, el presidente apócrifo de la Permanente… una especie de copia pirata de Juanito (el de la cinta en la frente) que ya ordenó limpiar de burlones al salón de Plenos para que no se rían cuando diga cajón con g.

Mena se resguarda en una caja fuerte con alcances electorales. Y entre menos se expone, más siente su poder.

No es para menos. Les explico. La rarita megalomanía de ese coordinador lo lleva a verse sentado en la sillota de allá enfrente, amenizado con new age y muros color pastel. Ah, también con chicos posters de YMCA (los Villige) y sobre todo con un mayordomo chaparrito, egresado del CDE del PRI, como para seguir escribiendo los mulas discursos y planeando las canijas acciones que neutralizan a los de la oposición.

La que nos espera.

Ya caigo… con razón tanto misterio en torno del señor don Mena.

Cambiarán los grupos por las cofradías y la salsa macha por la ensalada cesar con panecitos tibios recién sacados del microondas.

Y todo porque al tal Zamora le dio por quejarse a destiempo.

Su convocatoria, peor que el crecimiento económico

Oigan, si había anunciados 26 gobernadores y el Presidente, y nada más llegan tres, eso quiere decir, o que no llegaron las invitaciones, o que al llegar, alguien se encargó de extraviarlas.
No somos cualquier cosa… encabezamos el capítulo de competitividad…

¿Será que a la perrada gobernante no le llama la atención lo que aquí les podamos aconsejar?

Pues qué ingratos.

Porque bien que los esperábamos. Con harta seguridad. Mandamos a lavar el helicóptero y hasta el piloto estrenó gafas (las otras ya estaban muy rayadas de tanto viaje inútil)

¡Nos han dejado con la mesa puesta!

Y eso duele.

¿Apoco así de insignificantes somos?, ¿ni siquiera merecemos, pos digamos otros cinco gobernadores?

Pero hay un Dios. Y le hemos de pedir que nos permita hacerles una mueca cuando nos inviten a cortar el pastel con alguna de las cosas a las que sí va Peña Nieto.

Se me hace que el culpable de estas bajezas ha de ser el secretario de Gobernación Osorio Chong. Desde que anduvo diciendo que se apuraba… no fuera a pasar que lo regañaran por llegar tarde a Tlaxcala, desde entonces todos nos agarraron de su burla.

Son unos léperos. Eso no se hace. Y menos si ya saben que nos afecta el alemán (jejé).

Nos vamos al Mundial

Tomen nota plis: http://brasil2014.e-consulta.com esta es la dirección que nos conviene anotar en preferidos porque les tenemos preparada la mejor cobertura del Mundial Brasil 2014, con reportes en tiempo real, trasmisión de partidos y hasta el punto de vista de nuestros analistas (doña Betty quería pero su prenunciación del portugués está medio chafa).

e-consulta en el Mundial, ¡sí señores!

El acceso a la información… la visión parcial de la Caiptlax

.

Tienen ojos para traer cortos a ayuntamientos cuyas autoridades les abrieron las puertas, pero se hacen desentendidos al saber de los peces gordos, esos a los que debieran echar el anzuelo

e236

Catorce ayuntamientos abrieron sus puertas a la Comisión de Acceso a la Información Pública, y con ello mostraron voluntad  para dejar atrás aquellos esquemas de opacidad, sinónimo de un estado en franca decadencia.

¿Un estado?

Qué bien, felicidades a los nuevos comisionados. Ojalá abran los ojos -no necesariamente hasta que cumplan cuarenta días en el cargo- a otros entes donde caería como anillo al dedo su decálogo de transparencia.

Estos son los ayuntamientos en la valija de la Caiptlax: Ixtacuixtla, Hueyotlipan, Nativitas, Xicohtzinco, Sanctórum de Lázaro Cárdenas, Muñoz de Domingo Arenas, El Carmen Tequexquitla, Papalotla de Xicohténcatl, Santa Catarina Ayometla, San Juan Huactzinco, Emiliano Zapata, Xaloztoc, Lázaro Cárdenas, Xaltocan y Santa Isabel Xiloxoxtla.

Además de que no vemos comunas que recién atravesaron por situaciones francamente delicadas (Tlaxcala y su crisis en la Capam, por ejemplo), tampoco ocurre con los comités de adquisición de dependencias estatales como Salud de Tlaxcala, la Uset; con los constructores de cabecera que de la noche a la mañana se convirtieron en sospechosas firmas, beneficiadas ante la inconformidad de empresarios locales.

Los consejeros de la Caiptlax deberían hacer un esfuerzo para no exhibir su dependencia del ejecutivo, y su intención de espiar a las comunas, bajo un terrible esquema que vulnera la autonomía municipal, haciéndose de la vista gorda cuando se trata de los peces gordos.

Existe el registro de incursiones anticipadas de los mencionados comisionados de transparencia, en ayuntamientos donde ni siquiera iniciaba el proceso de entrega-recepción.

El charolazo de la Caitptlax, los argumentos de la guerra contra la opacidad, y sobre todo la bendición mariana parta asestar puntapiés a las puertas que no se abran de inmediato, eso nos parece la nueva conducción del organismo con el estandarte de la democracia en la izquierda, y el acero del intervencionismo en la diestra.

Bienvenido Presidente

El treinta de este mes, pisará tierras tlaxcaltecas el presidente Enrique Peña Nieto. Al parecer viene a entregar certificados de parcelas a comisariados, y con ellos a dar certidumbre al tema quizás más sentido del agro local: la tenencia de la tierra.

Claro, habria sido mejor la llegada de Peña -me parece que uno de los puntos a visitar es Terrenate- en medio de inacabables obras que justificaran la atroz política fiscal de su régimen y nos hicieran sentir orgullosos de la capacidad de gestión del mandatario estatal.

Viene a la tierra de las guarniciones y las manchigrecas. Acaso al estado que se guarda los grandes logros y se reserva el avance en la restitución del tejido social.

Auto nuevo, ¡felicidades!

120 mil y no 350 mil será el apoyo para comprar auto a los 32 diputados locales.

Es hora de condicionarles ciertas cosas porque, mire, hay unos legisladores, que nadan de muertito pero, acostumbran viajar en los vehículos más caros del mercado -como si lo merecieran- ¿y sabe por qué?… pues porque son diputados, nada más por eso.

Llegan a sus distritos y, como el hábito da al monje personalidad (aunque no lo haga), andan sorprendiendo a la gente, con los planes de largo plazo de volver a hacer campaña, ahora que culmine su triunfal paso por el Poder Legislativo.

¿Para eso son los autos?

Un salario de 33 mil, que se duplica con los demás ingresos, y se hace impresionante con los cañonazos a la hora de aprobar algo, es la razón por la que muy a menudo los representantes populares, como que se enrarecen…como que se les mete el chamuco y andan que nadie los aguante, pues nomás están revisa y revisa su saldo en el cajero, para ver si aquellos cañonazos que le platico ya se hicieron realidad.

La división en el Congreso, alentada por quién creen… pues por Beatriz!

.

Resulta que los dos líderes camerales de facto, Héctor Martínez y Lorena Cuéllar, reciben instrucciones de Betty Paredes… los dos bailan al son que aquella les toca y, por lo pronto mantienen el fantasma del bloqueo a cuanta iniciativa del Ejecutivo llegue.

Como podrá usted atestiguar, el presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política, de la LX, no nos habla del destino de los nueve ex alcaldes con denuncias por abusar del presupuesto, tampoco dice esta boca es mía al darse cuenta de la división en que está empantanado este poder, luego que se escindió el grupo lorenista (Cuéllar, Pluma, Romero y Pérez).

Pero sí tiene pulmones para gritar a grandes decibeles que Gregorio Cervantes, el ex tesorero de Apizaco, en cuyas manos se diluyó el presupuesto (y con él los sueños de grandeza de Alex Ortiz), será diputado bajo la premisa calderonista del aiga sido como aiga sido.

Nuestro añoso y singular personaje de los laberintos de la política trico-beatricista, tampoco muestra un poco de clase al percatarse de la inclusión de un personaje con negro historial, ni más ni menos que en la terna para procurador (Dios nos agarre confesados).

Su escasa iniciativa me lleva a malpensar en una estrategia manejada por Beatriz, jalando los hilos a dos de sus incondicionales –Héctor Martínez en esta esquina y, Lorena Cuéllar en la otra- para mantener dividido al poder Legislativo, con la posibilidad de aliar a ambas facciones, sólo cuando a sus intereses convenga ó, alentar su desencuentro ante los incrédulos ojos de un ejecutivo realmente acotado.

Tras aquél emplazamiento en plena campaña, de Quique Peña Nieto a la de Tizatlán, para que se dejara de tenebras y, escuche usted: para ahutentar el estigma de tlaxcalteca traidora, haciendo efectivo su apoyo a quien hoy gobierna nuestra entidad, quedó como un rencor en la Doña… como una sensación de malestar que habría que sacar cuando fuese oportuno.

Y mire que este es el momento.

Ojalá me equivoque, pero la única forma de acercamiento entre Martínez García y Cuéllar Cisneros, es Betty.

Mas por el momento, la indicación debe ser: cada quien a su respectiva esquina, que así me conviene tenerlos… por ahora…

Quique Peña, seguramente habrá notado la deferencia beatricista, pero ya ves, tan descorteces que son los tricolores cuando se lo proponen, que ni un gracias a la de Tlaxcala. (oiga, quisiera ver a alguien que niegue la influencia de la ex gobernadora para el triunfo marianista).

Le pidieron ayuda para ganar, no para gobernar.

Entonces a ver a cómo nos toca, debe haber dicho.

Y en este momento la arena tlaxcalteca es un caos. Héctor Martínez, haciéndole al maje, tratando de rescatar a un cuasi delincuente para hacerlo diputado, pero guardando silencio de los temas en los que la Legislatura debería aplicarse a fondo.

Lo malo de la grilla de estos políticos consiste en pensar que nos ven la cara de tontos. Suponen que  no nos hemos dado cuenta de su infantilismo y, eso sí, aseguran un sustento mayúsculo mediante la extensión de varias manos.

Malinterpretan las burlas de Martínez, se trata del sucesor de Mariano, según filtró…

.

Era de esperarse la actitud sobrada y desafiante de un equipo al que urge actualización… vienen de la prehistoria, cuando no existían pesos y contrapesos, cuando todos se empinaban ante la voluntad del amo…

Esa espantosa mezcla de engaños sostenidos con una mirada cínica es parte del PRI de antes en el poder, tan anunciado en su momento por quien con esa promesa ganó el voto de confianza de la gente.

Imagine en el laberintoso, sarcástico, irónico, cáustico y falso, líder de los priístas y con todo y eso presidente de la Junta de Coordinación Política de la LX, un acuerdo tomado en contexto de lo más solemne.

Hay que grabarlo eh… y luego llevar a certificar ese documento, porque lo que viene es un desgastante juego de palabras de quien toma el humor negro de Beatriz, el autoritarismo de Mariano y le agrega su propia dosis de pelele. El resultado es monstruoso. Despacha en Allende 31. Se levanta de un letargo de doce años con ganas de corroer al tejido social, ese del cual se asegura, ya se encontraba destruido.

Hasta donde sabemos, Martínez García acudió a una formal mesa de diálogo, con su homóloga panista, Lilia Olvera Coronel.

Con lenguaje pausado repetía cada pacto, pero algo había en el priísta que asomaba un tono burlón, el cual después haría crisis, primero con la ausencia de los albiazules en la toma de protesta de González Zarur y, después en la pérdida del equilibrio en los contrapesos que debieran regir en el Poder Legislativo.

Lo malo para esta nueva versión de maquinaria priísta corregida y aumentada, son los boquiflojos en torno de ella, dispuestos a no guardar las expresiones denostativas de un Martínez García, con la consigna de construir su propio castillo, el poder a su servicio exclusivo porque, qué creé… el señor diputado Martínez García, soltó a sus íntimos que es él el más fuerte sucesor de Mariano González, y por eso habrá que labrar en piedra maciza la mejor imagen para ganar el terreno necesario.

De los nombramientos

Tanto tiempo en silencio, para darnos sorpresas de veras que rayan en ofensa a la inteligencia de los tlaxcaltecas.

A la brillante ex diputada verde local y frustrada diputada de la actual legislatura, Alma Lucía Arzaluz Alonso, tocó en suerte encabezar la Coordinación General de Ecología.

Si la muchacha cuidase un poco su chilanguismo descubriendo la aldea donde puntualmente ha cobrado, así de credibilidad asistiría a la decisión tomada por el señor ganadero gobernador.

Como burla a quienes habitan sobre las márgenes del Zahuapan, sobre todo en la zona sur, hoy se difunde que ya no hay manchas de petróleo. Claro, no se apuntan los contenidos químicos, metalúrgicos, las descargas municipales sin tratar y todo aquello con lo cual se logra un mortal coctel, ese sí, libre de petróleo.

He ahí el reto para  la chica verde, hoy dedicada a dirigir las patrullitas ecológicas, a las cuales de inmediato se cambiará de color, para no evocar los espantosos tiempos del PAN en el gobierno.

Hurra por los ecologistas!

Mire si no merecen el aplauso del respetable que hasta a un ex tesorero de Apizaco, Gregorio Cervantes, lo tienen repartiendo súplicas para asumir en el cargo por el que pagó una fortuna a los muy respetables y transparentes líderes del tricolor.

Mariano y su gran reto de apaciguar el retorno de los hacendados al poder

.

La gente con credencial de elector se cansó de los gobiernos con el sello de la riqueza y, optó por los académicos. Estos cedieron a la tentación de los excesos y permitieron el retorno de los ricos al poder. Este es el reto del ganadero para alcanzar un auténtico liderazgo.

Con una ligera tardanza, pero se dio. El inminente jefe del ejecutivo local por fin se decidió a hacer equipo con el hegemónico grupo beatricista de la nueva legislatura, encabezado por el laberintoso Héctor Martínez García.

Sin duda es un importante signo de equilibrio en el temperamento de Mariano González, quien con esta manifestación también asoma la posibilidad de que su régimen deje de ver al autoritarismo y la intolerancia como las letras pequeñas de aquél contrato electoral promovido con la premisa: “con firmeza…”

Si algo se reconoce al sexenio en agonía, es el reparto del poder entre los múltiples grupos o liderazgos, dueños de su correspondiente surco en la compleja parcela de la cual, siempre se cacareó estabilidad política.

Cierto. No se registraron movimientos tan graves como aquél levantamiento del magisterio en tiempos de Antonio Álvarez Lima, o lapsos de angustia semejantes a la temporada de secuestros ocurridos bajo el mandato del perredista Alfonso Sánchez Anaya.

De entrada, Mariano vendió de sí una imagen de fortaleza. El distanciamiento hacia  todos los sectores, sin embargo, tergiversó el poderío ganado tras los contundentes resultados del cuatro de julio anterior.

Se trataba de mantener a raya al hervidero desesperado por ver un poco de luz, luego de la operación previa a los comicios.

Como aquí, no triunfa una facción, sino la unión de múltiples expresiones con presencia en cada partido político, se ubica en un exceso la advertencia de González Zarur, la supuesta muerte de la política grupal para poder conducir este barco.

Digamos que los grupos modificaron su estado de ánimo y le otorgaron su voto de confianza. Por lo tanto, premisas desafiantes como la expuesta ante el líder del nuevo grupo parlamentario priísta observarían un rumbo errático ante la pluralidad que permitió el encumbramiento del ganadero.

Bien valdría a estas alturas una intensa campaña de enmienda con aquellos afectados por el olvido temporal de su candidato ganador y en el peor de los casos, por los aludidos con críticas más allá de los sanos límites de la convivencia.

Si González deja de ver a los sectores con la lente de los hacendados, puede alcanzar el liderazgo ideal.

Debe aceptar que desde la perspectiva social, su triunfo significa el regreso de los ricos al poder. Estos, por las circunstancias del pasado proceso electoral, vencieron a los académicos, cuya vigencia, con Héctor Ortiz, se generó precisamente por el hartazgo que las mismas familias causaron en un colectivo atrapado en la falta de progreso.

Con el tiempo, ello devino en un cacicazgo de académicos, ganando elecciones intermedias, incluso con desplantes de poder, manifiestos de la pérdida de la humildad como principio rector de quienes tuvieron la gran oportunidad de transformar a la entidad, pero cedieron ante los excesos.

Si Mariano deja de tomar nota de estos apuntes, con velocidad de vértigo se verá inundado por actos de arrogante encuadre. Sumados al rencor social por las crisis perennes entraría en una etapa de peligrosa inestabilidad. No debería olvidarlo.

Determinado como está a inscribir su nombre con letras de oro en la conciencia tlaxcalteca, el ganadero gobernador debería dejar su ubicación en la barrera de la plaza y pasarse con sus amigos los pobres, a la zona de sol.

Estoy seguro que en el corto plazo, su corte, encabezada por el agradable Marianito, lo habrá de seguir, con una nueva capacidad de ubicuidad.

No sólo en términos territoriales.

Mano de puerco al nuevo gobernador… llegó el inminente cobro de facturas

.

Timorato como suele ser, Ubaldo amagó con torcer la muñeca a Mariano González, si este no privilegia a los priístas en su gabinete. Velasco, seguramente obedeció a la presión contenida de su partido, cuyos integrantes no tienen un cabello de tontos.

De baja intensidad, como el gracioso amago de Ubaldo Velasco, de hacer “manita de puerco” a su jefe político para privilegiar a los tricolores, hasta el descontón beatricista, para coronar al rey león de los diputados, también conocido como Héctor Martínez García, y a comenzaron las presiones al inminente gobernador, Mariano González Zarur, a quien no le va a quedar otra que, romper su mutismo huraño, para responder al masivo cobro de facturas, gracias a cuyos emisores obtuvo el triunfo el pasado cuatro de julio.

Que a los priístas les correspondan los puestos más importantes y en mayor cantidad, es una teoría aceptable. Insisto, una teoría.

Considere usted lo siguiente: el triunfo del ganadero se dio gracias al voto inducido de cientos de orticistas (yo diría miles), convencidos de que la candidata de Calderón habría sido un delicado retroceso para el desempeño del estado.

El timorato planteamiento de Velasco, muestra la contenida desesperación de quienes tripulan la otrora aplanadora electoral y, reafirma a orticistas, marianistas, convergencistas y hasta perredistas, como un ente amorfo, dispuesto a utilizar el maquillaje adecuado para exigir su parte del botín.

Ya entiendo los porqués del silencio, al estilo Arturo de Córdoba: …”no tiene la menor importancia”, asumida por el político cuyo sueño cumplido vive las últimas semanas color de rosa, aprestándose al amargo despertar de lo que será un gobierno acotado como no lo fueron los de sus antecesores.

Un jefe del ejecutivo estatal sin la fuerza de sus diputados, sin los alcaldes y con tantos grupos acomodados en una formación hostil, aunque de baja intensidad por ahora, carecerá de margen de maniobra para sostenerse mediante esa actitud, sobrada, desdeñosa y segura del éxito.

Habría que añadir el papel del nuevo gobierno ante la prensa. El nuevo gobernador no oculta su animadversión hacia la crítica. Es más, ha tenido desafortunadas declaraciones como aquellas de llamar a líderes de opinión y sus medios a financiarse instalando changarros, sabedores que en su administración no caben los convenios de publicidad.

Será interesante atestiguar esa lucha, considerada estéril desde otras perspectivas, pero capaz de declarar la guerra a medios como El Sol de Tlaxcala, con el cual el hoy mandatario electo desató su furia y, por cierto, al final de cuentas, salió ganando.

Hoy me doy cuenta de los daños del prolongadísimo mutismo al interés marianista. Parece plantear un descontón como los que ya comenzó a recibir. Enfrenta la desventaja de confrontar a demasiados adversarios, vamos hasta a su propio partido en voz de quien en su momento lo tildó del último eslabón de los hacendados en el poder.

Esa manifestación ubaldista fue condenada por un Mariano indignado y, capaz de hacerla trizas argumentando una predecible respuesta: qué pena me da una expresión semejante de alguien a quien se tomó en cuenta por mi iniciativa, sugirió en alguna de las muchas entrevistas, meses antes de la definición de la candidatura tricolor al gobierno.

En este momento, suponemos, lo que más le conviene es una poderosa campaña de enmienda, en la que cada quien ocupe el lugar que le corresponde, sin rencores, sin motivos para reñir.

Mariano tiene adversarios intolerantes hacia su comportamiento.

Ahí está Beatriz. Ahí están los hechos.

Ahí está Héctor Ortiz, el aún gobernador que usó a los reporteros para pedirles remover las cataratas de sus ojos, para que González entendiese que el mensaje iba dirigido a sus grandes y azabaches pupilas, con las que más temprano que tarde habrá de ver las cosas con un cristal menos manchado por la hiel.

No platiques Mariano, porque yo te gano… y ni se enteró del entronamiento de Héctor Martínez

.

De persistir el mutismo, los desplantes y la calidad de huraño ante la clase política, el engranaje se activará aun sin su visto bueno, como pasó ayer en el CEN de Insurgentes, donde se cumplió el conjuro de hacer líder del PRI en el Congreso a Héctor Martínez García.

Te acuerdas que la muchacha bonita de aquellos tiempos, se aislaba, se reservaba a un grupito de incondicionales que hasta el baño la seguían. No le vaya a pasar así al que ganó la elección. Su mutismo –no solo hacia la prensa sino a la clase política – pasó de la evasión al insulto, pasando por alto que el tricolor es una maquinaria.

Así que los engranes tuvieron que activarse y no tuvieron más alternativa que trasladar el aquelarre para elegir al líder del grupo parlamentario tricolor a las instalaciones del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, donde el team de Beatriz Paredes, se despachó con la cuchara grande, mientras su lideresa anunciaba la publicación de la convocatoria para renovar la presidencia de su partido en cosa de tres semanas.

Oigan, es ocioso ignorar que ese anuncio puede tomarse como advertencia para el priismo tlaxcalteca, en el sentido de que una vez en marcha, la maquinaria no se va a detener porque la muchacha bonita, esa que recordamos en el primer párrafo siga de huraña.

Otra muchacha, que ha salido respondona y con un súbito beatricismo a toda prueba es la diputada electa Lorena Cuéllar Cisneros, quien hace poco nos reveló el abandono en el que Mariano tiene a la clase política.

Como que el ganadero gobernador ha cometido el error de sustraerse, a tal grado está quedando solo, pese a los gravísimos costos políticos de tal actitud. El Ejecutivo no lo es todo. Sin el concurso de diputados, alcaldes y los demás liderazgos de su partido, su vulnerabilidad es un hecho ineludible.

Lo malo es la tozudez en su comportamiento. A estas alturas y con semejante nivel de debilidad como si fuese una inmolación, estamos en la antesala de una administración compleja debido al daño causado por los propios demonios de quien la ha de encabezar.

Un escenario ideal sería el liderazgo a toda prueba y en cada ámbito. Dejar pasar eventos tan significativos como la elección de Héctor Martínez García, como cabeza del grupo parlamentario priísta, no tiene más fondo que la temporal lucha para deteriorar la imagen de Beatriz Paredes, debido al oculto ataque suyo para posicionarse.

Hay que ver a Enrique Jakcson, despotricando contra la tlaxcalteca en cada espacio donde le dan micrófono. Ahora, si atamos cabos, veremos que dicho personaje es uno de los modelos a seguir de Mariano, quien por añadidura suma  su actuar a semejante campaña destructiva.

Nada productivo, verdad, para el gran proyecto de su vida, que es gobernar a su estado.

Así quiero verlo y no, como su turno al timón debido a que era el único de la foto con Emilio Sánchez Piedras, a quien faltaba ocupar la silla grande de Palacio.

El silencio actual tendría que ver con la necesidad de sacudir a quienes sueñan con ocupar un espacio en el nuevo gobierno, mas ignoran que el cuadro estaría hecho, cada puesto otorgado y, en consecuencia, las puertas herméticamente cerradas a las nuevas generaciones.

Aun peor. Recuerdo el anuncio, o ¿amago?, de Mariano, cuando cayó en la tentación de anunciar el retorno del viejo PRI.

Mire si no es para pensarse. Además de limitarse a los viejos políticos llenos de polilla y con expedientes al modo de Rubén Flores Leal (ex presidente del PRI), echa por tierra la oportunidad a los jovenazos entusiasmados con el mentado cambio, tras seis años con el estilo personal de Héctor Ortiz, en absoluto monedita de oro.

Ya caemos. El silencio, el desdén, el exclusivismo, tiene más fondo de lo que se nos muestra. Urgen cambios, un verdadero nivel de caballerosidad y el convencimiento de que se es gobernador de todos y para todos, no nada más para esa clase irónica, al estilo de Jaksons y compañía.

El beatricismo: resurge en pleno marianismo

.

Dos reuniones nos permiten atar los cabos necesarios para comprender la relación entre el divo y Beatriz, accidentada y hasta rasposa por momentos. El, aguarda los nuevos estilos de relacionarse con el legislativo. Ella, llama a los diputados a reconocerlo, pero sin olvidar que la instrucción se da en Insurgentes.

En una reunión reciente, entre la lideresa nacional del PRI, Beatriz Paredes Rangel, y la mayor parte de los diputados tricolores (hace dos semanas en el CEN de Insurgentes), afloró que será a través de ella la forma como se acopien los temas de la agenda más importante de la nueva legislatura local.

Dos nombres dos, de diputados de todas sus confianzas surgieron como consecuencia de lo anterior: Héctor Martínez y Lorena Cuéllar.

Ambos en la mira de la doña para construir lo que será el sistema de peso y contrapeso interno, pero con elevado fuero en la coexistencia de Ejecutivo y Legislativo, a partir de enero entrante.

En el aquelarre permeó la idea de la no sumisión entre poderes, otrora mecanismo infalible del partidazo. Así, se dará reconocimiento al liderazgo del zarurismo, siempre y cuando se acate la indicación original.

Y esa se toma en Insurgentes.

Por cierto, Martínez y Cisneros, se enfilan a liderar el grupo parlamentario tricolor de la sesenta legislatura local (el primero), mientras la ex alcaldesa tiene la mira muy puesta en la planta superior de Lira y Ortega 8, en el centro histórico de Tlaxcala.

Los dos tienen el reconocimiento de Paredes al activismo a toda prueba desplegado a favor del divo en aquella creciente campaña cuya culminación se dio con el triunfo, el cuatro de julio anterior.

Otra reunión anterior, fue motivo primordial de esta pulcritud beatricista, priorizando acciones estratégicas de afianzamiento al poder, pero sin perder la parte correspondiente en esta suma de grupos y fuerzas, triunfantes aquél domingo de julio.

Aquella se dio ni más ni menos que con Enrique Peña Nieto, quien muy de bucle y loción carita, llamó con formas no ortodoxas a la Paredes, a ejercer acciones de lealtad priísta, sin más alternativa que cumplirlas en cada uno de sus puntos.

Betty, sería la exposición del novio de Angélica Rivera, “que no cunda la creencia incómoda esa, de la traición tlaxcalteca en medio de los grandes acuerdos que nos han de llevar a la cima en 2012”…

Tras el madrazo –que originó una de las habituales muecas de la dueña de una de las dentaduras más caras del PRI- sobrevino la invitación a dar todo el apoyo a quien hoy se frota las manos para escribir de Tlaxcala otra historia.

De esa manera, añadiría el guapito mandatario, “nosotros también apoyaremos, con el único propósito de triunfar en la entidad, tu tierra”.

Dos razones llevaba Beatriz entre ceja y ceja tras el encuentro este que le platico.

Entonces se dio lo que todos vimos. Una operación tan efectiva como interminable, cuyo fin se acompañó de la frase: “misión cumplida”. Y claro, se acompañó de otra, más o menos, “pero ha de venir el tiempo en que les cobre la factura…”

Atemos cabos.

Beatriz busca, como agujas en el pajar, a los personajes para cimentar su eventual candidatura, pese a los Beltrones, Gamboas, González y niños bonitos Peñanieto.

Aquí en Tlaxcala ya tenemos dos nombres. Héctor Martínez y Lorena Cuéllar. Qué harán, ya lo especulamos párrafos arriba. Cómo lo harán, habrá que verlo.

Es admirable esa filigrana. Beatriz teje, a veces con cierta resignación, pero no abandona –muy en contra de su reciente visita al hospital debido a su hipertensión por el sobrepeso- el objetivo.

En un descuido, por tanta melcocha del grupo priísta adversario, les gana la partida y se adjudica la candidatura más importante.

Si así ocurre, aquí estaremos para narrarlo.

Ya entiendo los porqués de la nula comunicación, por ahora, entre el gobernador electo y la lideresa. Cuánto de fondo hay, y cuánto para analizar, verdad?

Nunca fumarán la pipa de la paz HOO y MGZ

.

Los desencuentros entre Mariano González y Héctor Ortiz serán la constante. A ninguno de los dos le interesa sostener un encuentro, aunque éste es probable que se dé en octubre.

Nada bien cayeron a la administración de Héctor Ortiz Ortiz las críticas que el pasado lunes lanzó el gobernador electo de Tlaxcala, Mariano González Zarur, quien destacó que el estado tuvo seis años perdidos y que ocupa los últimos lugares en salud, educación, inversión, competitividad  y generación de empleos .

Quizá por esa razón, el secretario de Desarrollo Económico, el empresario Jesús Luévano Escalona, salió a defender a su jefe con un estudio de la empresa FEMSA que coloca a Tlaxcala en primer lugar en el crecimiento de ingresos propios y lo ubica entre los primeros sitios en crecimiento de egresos por obra pública.

Además, Tlaxcala se situó en el tercer lugar  en crecimiento del Producto Interno Bruto, octavo lugar con mayor cambio en población ocupada y décimo en crecimiento de inversión extranjera.

Nadie puede esperar que los  indicadores y el diagnóstico de las condiciones actuales de la entidad  que maneja Mariano González y la administración de Héctor Ortiz coincidan.

Los desencuentros entre ambos políticos no son nuevos y se mantendrán, por lo que es probable que durante el proceso de entrega recepción  se presenten problemas, críticas y diferencias.

Mientras en el resto de las entidades donde el PRI perdió el gobierno los mandatarios como Ulises Ruiz Ortiz de Oaxaca y Mario Marín Torres de Puebla ya se entrevistaron con los gobernadores electos que ganaron los comicios, en Tlaxcala aún se desconoce la fecha en que Héctor Ortiz se reunirá con Mariano González.

Lo anterior, no quiere decir que Héctor y Mariano no han hablado, sino que ambos se muestran indiferentes a sostener un encuentro.

Incluso, funcionarios estatales como el mediocre secretario de Gobierno de Tlaxcala, Juan Méndez Vázquez, se niegan a hablar del tema.

Si alguien cree que Héctor Ortiz y Mariano González fumarán la pipa de la paz, mejor que espere sentado porque eso difícilmente se va a dar.

Chipi chipi de noticias

Al iniciar los Foros Tlaxcala 11:16 a los que convocó Mariano González Zarur llamó la atención de un tlaxcalteca que en los últimos años realizó su carrera profesional lejos de la entidad que lo vio nacer.

Se trata de Salvador Domínguez, ex rector de la Universidad  Autónoma de Chapingo y un académico reconocido en su sector. Desde hoy no lo descarte para convertirse en el próximo secretario de Fomento Agropecuario.

**
Pese a que las autoridades se niegan a reconocer la existencia del crimen organizado en Tlaxcala, cómo se podría llamar la acción que anoche sufrió un agente de Tránsito de Santa Ana Chiautempa, quien según sus propias palabras fue víctima de un levantón.

El oficial fue secuestrado por unos hombres armados, quienes lo golpearon y lo fueron a tirar por las inmediaciones del municipio de San Pablo del Monte.
**
La coordinación de los diputados priistas cada día se le escapa a la diputada electa Lorena Cuéllar Cisneros, pues lejos de sumar consensos a su causa cada vez pierde más posibilidades de acceder a esa posición.

El priista que podría ser designado para tal posición es Héctor Martínez, quien cada vez tiene mayor influencia entre sus compañeros de partido.