[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘gubernatura’

Sedesol, la cabeza de sector en disputa y la sangre que puede correr

.

Si antes nada pidió para sí, hoy su objetivo es la delegación de Sedesol; para llegar a ella, derriba cabezas y amenaza con no dejar piedra sobre piedra en el maltrecho panismo, venido a cero tras el estrepitoso fracaso del cuatro de julio.

En la etapa electoral que transcurrió la candidata de aiga sido, dice haber tenido un comportamiento mesurado hacia sus patrocinadores, “nada les pedía”. Casi cuatro meses después y, con los malos resultados de los comicios, su situación cambió.

Ahora sí pide.

Y nada más hay que ver su codicia por las delegaciones federales. Quien reserva Oportunidades para el señor su cónyuge, ha develado una moral decadente en las cuestiones de la política… un nulo interés por atender a la reacción del colectivo en pleno cambio de percepción, respecto de aquella a quien en su momento dio todo, pese a no haber sido suficiente.

Oportunidades sería el primer peldaño.

La delegación de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) es realmente el objetivo. ¿Será porque es cabeza de sector, y dispone de amplios recursos presupuestales?, ¿Por qué cuenta con obsesión compulsiva los días que al frente de esta vive su otrora amiga y compañera de partido, de cuyo comportamiento antes del cuatro de julio, al menos yo no me atrevería a hablar de un activismo albiazul comprobable.

Dicen que un viaje de esta funcionaria federal con su compañero (ah, pero qué parecido a Joaquín Cosío, “el cochiloco”) a Sudamérica (específicamente a Argentina), habría de coronar el impecable comportamiento hacia la causa orticista, a cuyo tlatoani realmente deben el despertar del susodicho cochiloco y, por añadidura la alianza delegacional entre las representaciones, una en la mira inmediata de la “aiga sido” y la otra, la que atiende al campo… también (¡!).

Así que la cobranza de facturas a causa de aquella jocosa broma respecto a las chanclas usadas en una campaña política, allá por los Cholulas… allá cuando las tres eran inseparables comadres, piensa realizarse con intereses sobre intereses. Con un resentimiento más allá de lo que cualquier humano se puede permitir.

¡Eso es!… rencor, perfidia, venganza, odio, pero mucho odio, lo que mueve a la entraña ¿panista?, de quien en forma deliberada ignora, “la objetividad” de aquellos inmersos en las propuesta de, “Una Patria ordenada y Generosa”.

En este momento y con la hiel acumulada, no ha lugar para semejantes propósitos, más románticos que posibles, más teóricos que provechosos y, enmarcados en una moralidad que al ente herido de la ruptura de barreras, sencillamente se le olvidó.

Las individualidades dotan de vigor al partido azulino en Tlaxcala. Más allá; esas, posibilitan a los grupos. Y si jalan parejo, me quito el sombrero en señal de respeto a su organización.

En el caso contrario, me quito, pero del camino por donde habrán de volar dientes rotos enmarcando a la sangrienta y rijosa reacción de quien debilitada por sus demonios internos, llamó a más de un grupo a considerar el inminente riesgo de contribuir al matriarcado que (para fortuna de todos) no se dio el pasado cuatro de julio.

Un constante llamado al renuevo generacional, sólo como hecho, sin advertir la nula casta en tanto caldo de cultivo para el rencor y la venganza, no germinó en la voluntad de los votantes.

A veces, estos me desconciertan.

Son capaces de sumarse a causas difíciles. Pero solo en la medida de la retribución.

Y eso genera un marco de miseria que nos ha tomado de los hombros y nos ha negado cualquier posibilidad democrática.

Pese a la fortaleza de las instituciones encargadas de organizar y dar seguridad a los procesos electorales, recurrimos al miserable intercambio de dádivas por sufragios.

Reitero, eso nos hace cómplices de la atroz maniobra de gastar millones para instalar casillas, cuando la voluntad popular realmente se da en una mesa con cuatro sillas, a los sumo.

Este entorno de odio, peligroso para todos (opositores, periodistas y ciudadanos que se expresan con libertad) están ahora a merced de la venganza jurada por aquella dispuesta a romper las barreras de la libertad, como le ha dado en ver al pensamiento distinto a su rudimentarismo.

Las razones de Minerva

.

Perdió la pelea en el PRD con Alfonso Sánchez Anaya, quien la sometió a una constante metralla a través de los sicarios de nombre Mariano Andalco y Felipe Sánchez lima -entre otros- sumisos a Mariano, promotores del PRI y, pendientes de renunciar, por congruencia, al PRD.

Una de las cartas de presentación de Minerva Hernández Ramos, durante la campaña a la gubernatura de Tlaxcala, fue la considerable productividad como miembro del Senado, sin duda la más destacada actuación del PRD.

Sin embargo, su ruptura con el también senador perredista, Alfonso Sánchez Anaya, tuvo un elevado costo.

Sicarios de ese partido, encabezados por Mariano Andalco y Felipe Sánchez Lima, se encargarían -por orden de Alfonso y sumisión a Mariano- de golpetear día a día a Minerva, quien aquí entre nos, aguantó vara, aunque al final del proceso exhibió el grave daño de ser la abanderada de un partido caótico, en disputa.

Ella lo llama doble moral en la carta mediante la cual justifica dejar al Sol Azteca.

Saúl Hernández, el secretario general del PRD -gente leal a Hernández Ramos- también lo considera un acto congruente, pero añade la invitación a los sicarios de los que le comenté aquí arriba, que reununcien también a este partido, pues fue más que evidente su activismo por el PRI y su abanderado, Mariano González Zarur.

Pero, ¿usted cree que ese par va a dejar las filas perredistas?

De ninguna manera. Hoy más que nunca son útiles al inminente mandatario estatal, para encabezar a la izquierda tlaxcalteca, procurando de ella la sumisión (como parte de aquella premisa de sumarse, sumarse y sumirse).

Minerva Estorbaba. Era la pieza sin encajar en el nuevo rompecabezas llamado perredismo en los tiempos de Mariano.

Seguramente lo evaluó y decidió llevar sus canicas a otro patio, donde por cierto le deparan un destino halagüeño.

Fíjese. Es casi un hecho que Minerva encabezará la Comisión de Desarrollo Social del Senado. ¿Le parece poco para una legisladora que mantiene elevado su record de iniciativas y propuestas, presentadas y registradas.

No, pues se estaba tardando.

Otro de los párrafos de puño y letra de Minerva, describe su formación basada en los principios de la izquierda.

Llegar al PAN, al grupo de Gustavo Madero, uno de los más destacados tiradores a la dirigencia nacional bajo el lema que combate la feudalización de ese partido, suena atractivo para la senadora tlaxcalteca, quien hubo de hacer tripas corazón cuando aceptó presentarse en aquella tristemente célebre rueda de prensa, al lado de Adriana Fernández, hecho que sería la tumba para ambas.

Tampoco perdamos de vista la vocación aliancista de Hernández, quien en su carta reafirma entrelíneas su apego al proyecto aquél planeado en las oficinas de Manuel Camacho Solís, para conformar coaliciones o alianzas en torno de Marcelo Ebrard Casaubón, quien por su lado ya reconoció que va con todo en búsqueda de la candidatura perredista a la Presidencia. Yo creo más que factible que esa candiatura sea común con el PRD de los chuchos, tan fiel a los interteses de Calderón.

Aún hay más. Se supone que Minerva dirigirá el apoyo a Ebrard, desde el ala panista a la cual recién llegó, a través de la Fundación Equidad y Progreso, por cierto muy avanzada en su consolidación y a punto de arrancar, pasado mañana jueves, para ser precisos.

Desmenusados los motivos del éxodo minervista puede que no suene tan descabellado.

Las tremendas lluvias descubrieron el latrocinio oficial con cientos de predios

.

Fulano es dueño del cerro equis, y perengano escrituró la barranca ye, que fue retacada con cascajo. Luego, vienen las inundaciones y aquellos afectados demandan el apoyo del gobierno… esto es una pachanga.

Lamentamos la desesperación de cientos de familias, afectadas por las lluvias atípicas.

Como no se tenía memoria, el agua pluvial abunda, las casas ceden, los bienes se pierden y, los responsables de Protección Civil, estatal y municipales, tienen dos alternativas: seguir actuando con la mediocridad que los lleva a autorizar construcciones en zonas de riesgo, o convertirse en funcionarios intolerantes  con aquellos ciudadanos o grupos que satisfacen la urgente necesidad de vivienda, pese a arriesgar la integridad de los suyos.

Ahí tiene usted a decenas de abusivos invasores de la laguna de Acuitlapilco, retando al lecho de un cuerpo de agua. Con la ayuda de notarios inescrupulosos, escrituran predios que algún día serán inundados, o cubiertos.

Qué me dice de la permisividad oficial en municipios como Tetlatlahuca o Zacatelco, donde la ausencia de la autoridad llega a tales niveles que pocos pueden atisbar el riesgo de asentamientos humanos junto a canales y ríos que forman parte del sistema Zahuapan-Atoyac.

No importa que el nivel de esos canales esté más arriba que las casas. Hoy, alguien decide utilizar su ejido o pequeña propiedad para construir una casita y nadie se lo impide.

El problema es que mañana, cuando la pestilencia brote o, aniegue ese tipo de construcciones, las personas dirigen sus ojos hacia el concepto que tienen de “gobierno”, y le exigen la reparación del daño y hasta le reclaman porque sus familiares corrieron un inminente riesgo.

Cuántas viviendas se erigen al pie de la Malintzin, sin considerar el riesgo de deslaves.

¿Existe, por tanto, una conciencia de Protección Civil?

Se les ve llegando muy apurados a encarar tragedias, enfundados en traje de bomberos; pero carecen de la autoridad necesaria para ver en perspectiva los riesgos que algún día pueden cobrar vidas.

El meollo del comentario es: tan no dejará de llover en la temporada que los gobiernos  tienen la obligación de evaluar la permanencia de determinados asentamientos cerca de ríos, barrancas o montañas.

Oiga, el agua convierte en lodo a los cerros. Y a nadie le gustaría ser víctima de un alud.

El agua y, su furioso paso, arrastra caminos, derriba puentes y arroja árboles. ¿Sabe usted qué pasa con las viviendas, precisamente a su paso? Si, las demuele,

con todo y sus ocupantes.

No vale desafiar a la naturaleza.

La responsabilidad de los señores con el título de director de Protección Civil es enorme. Y sus jefes, los alcaldes, el gobernador, tienen la obligación de despojarse de los apetitos invasores de predios para hacer negocio, y dar a dichos funcionarios la potestad que les asiste.

Esta que vivimos, señores, es la oportunidad para limpiar de invasores a la laguna de Acuitlapilco. Ni siquiera será una acción ciudadana, porque la naturaleza se está encargando.

Y no valen falsos profetas, ni líderes advenedizos. El agua busca su cauce, su asiento. Y lo encuentra.

Diputado intolerante

Luis Salazar, diputado del Partido Socialista (PS) amagó con denunciar penalmente a los reporteros y sus medios, que evidenciaron el supuesto reparto de 2.4 millones de pesos, y para no hacerlo, exige que no haya diputados de primera y de segunda; es decir, unos que reciben trato preferencial, tal vez con el dinero ese que hoy causa discordia, y otros, como se considera él, dejados de la mano del falso dios que firma los cheques.

Con el respeto que merece su investidura, le digo al legislador Salazar que, los medios de comunicación no deberían ser para nadie, objeto o causa para chantajear a los administradores del Poder al que sirve.

El amago de Salazar es un vulgar mensaje a funcionarios del Congreso para que le den sus 80 mil o, de lo contrario, se sientan responsables porque los reporteros seremos reprimidos por haber exhibido uno de los que podrían ser muchos defectos de la actual Legislatura.

Es decir, el compromiso social al que se debe su partido, “socialista”, usa a la prensa para exigir una prebenda.

Niega que sea esta una legislatura afectada por la auto complacencia y, al contrario, le anota importantes logros.

Así lo ve, y es libre de hacerlo.

No todos lo ven así.

A propósito de inundaciones

Con qué cara cobra la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Tlaxcala (Capam) el deficiente servicio de drenaje y alcantarillado en la capital de este estado.

Es justo decir que los usuarios pagan las cuotas más altas del país. Y también padecen con uno de los peores servicios del país.

¿De veras el cuatro de julio los votos fueron por un cambio?

.

Ya pasaron tres semanas de la jornada, pero el gobernador electo vive una permanente campaña de proselitismo; en cambio, temas como el presupuestal, avizoran frustraciones pues en la gestión nada tiene que ver, “el PRI de antes”.


A Mariano González Zarur, gobernador electo de Tlaxcala, le aguarda una larga temporada para mantener vigente su imagen, ante la necesidad suya de protagonismo. La acción podría realizarse o no. Y nada relevante ocurriría, porque presenciarla me traslada a la etapa de campaña.

Ahora, con hechos, producto de acuerdos con quienes en su momento fueron adversarios o, simplemente no comulgaron con este proyecto, el estado aguarda para los tan anunciados cambios, en tanto formidables escenarios congruentes con, “el retorno del viejo PRI”.

De manera institucional ya hubo contacto, con el presidente Felipe Calderón Hinojosa, y con el gobernador Héctor Ortiz Ortiz. Resultado de ambos, el discurso cambió. Y en decenas de actos considerados como agradecimiento del antes candidato y hoy mandatario electo, se busca con afán algún tema que refresque al monólogo construido, por cierto, con la vieja escuela tricolor, de un culto a la persona que evidencia desde penosas distracciones, hasta temas que por su insistencia pueden caer en la frivolidad.

Este es el tiempo de la construcción de un gran gobierno, pero la circunstancia es distinta a aquél régimen de Sánchez Piedras, al cual el gobernador electo insiste en reproducir, como si hoy no existiera el Congreso de la Unión y, una compleja estructura administrativa, a las cuales debe atender, al tiempo de dejar atrás la premisa aquella de su padre político, en el sentido que a Tlaxcala no se le puede dar trato de iguales, y con ello reconocernos como una entidad en desventaja.

Lo grave es que situaciones desventajosas provienen de la soberbia de un personaje no dispuesto a despojarse de grandes cantidades de auto elogios, y sustituirlas por agilidad indispensable que nos aleje de le muy probable inconformidad, porque a Tlaxcala no se le dé el trato merecido en el ámbito presupuestal.

Van a cumplirse tres semanas y, no vemos que el gobernador electo conforme un equipo sólido con los diputados federales de Tlaxcala –salvo Perla López, tan menudita a la hora de la gestión – en cambio, se dan largas sesiones de una inexplicable campaña, pese a que la elección ya pasó, y a que las autoridades electorales ya dieron su veredicto.

Escuchamos ofertas genéricas, pláticas imprecisas, románticas historias de un tricolor que dejó de gobernar, por la voluntad de los electores, porque sus integrantes pasan la mitad de su vida en la cubeta de los cangrejos, impidiendo el progreso de sus iguales.

Eso no es un cambio

No hemos escuchado un verdadero compromiso de honestidad. No vemos la creación de aquella contraloría en verdad independiente del poder ejecutivo, ante la cual las cuentas sean realmente claras.

¿Cómo le hará el nuevo con la obra inconclusa del que se va?

¿Supone acaso que como en tiempos de Sánchez Piedras, las cosas se arreglan con una visita al señor presidente?

El triunfo de Mariano es inobjetable. Pero su actualización urge.

Y por lo pronto, no sería nada incómodo que con el verdadero activismo ante cada instancia que se requiera, el indiscutible mandatario nos diese un poco de certidumbre, hablándonos de logros concretos en materia presupuestal, y dejar para mejor momento el tema ese de viejo priísmo de regreso al poder, tema aquí entre nos de pésimo gusto.

El riesgo de ir a Chiautempan

Hasta donde tenemos información, la presencia del gobernador Héctor Ortiz en Santa Ana Chiautempan, para inaugurar la feria entró en una fase de análisis muy serio, pues comerciantes y transportistas resultan, a estas alturas, impredecibles, pese a la presencia de decenas de granaderos.

El alcalde perredista-panista de este municipio, Alberto Flores Guevara, cede, permite, concesiona, y ha de suponer que en medio de sus particulares titubeos, merece la presencia de las autoridades estatales.

La feria en esta demarcación se convirtió en cíclica oportunidad para que irresponsables líderes cobren viejas facturas por reafirmarse como los grandes vividores del raquítico presupuesto municipal, a costa de una constante extorsión. Desde cerrar calles hasta gritar verdades al malquerido perredista-panista, hunden a este polo turístico y artesanal en las catacumbas del caos, investidas – en pleno siglo XXI – de un desbordado fanatismo religioso y una conducta política que sólo entienden los que la protagonizan.

Pronto llegará nuevo delegado del IMSS en Tlaxcala

.

A 17 días de las elecciones locales, hay quienes aún andan buscando culpables de la derrota, cuando no aceptan que ellos fracasaron.


La evaluación de la Presidencia de México al desempeño que tuvieron los delegados de las dependencias federales en Tlaxcala ya concluyó y será a finales de este mes o en agosto cuando se formalicen unos cambios.

Fuentes bien informadas aseguran que el primer movimiento se dará en la delegación del IMSS, la cual permanece acéfala desde hace algunos días tras la salida del panista poblano Juan Carlos Espina.

Ahí llegará el aún diputado federal, Julián Velázquez Llorente. El gobierno federal reconoce en el doctor su experiencia y lealtad, por lo que es cuestión de días para que el ex secretario de Salud asuma la delegación más importante en Tlaxcala.

Julián Velázquez, encabezó por unos meses la presidencia de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, posición que dejó para participar en el proceso interno del PAN para elegir candidato a la gubernatura del estado.

Ese movimiento cuenta con el visto bueno de la Presidencia y ni el gobernador Héctor Ortiz, ni el gobernador electo, Mariano González, fueron consultados.

La intención de dicho movimiento, según las fuentes, es tener no sólo un buen funcionario público en esa dependencia federal, sino un  verdadero operador político que puedan apoyar al PAN en las elecciones presidenciales de 2012.

Los culpables de la derrota

A 17 días de las elecciones locales en Tlaxcala, las versiones para tratar de explicar y justificar la derrota de la candidata que rompe barreras, Adriana Dávila Fernández, son múltiples, pues van desde la traición, hasta la falta de operación por parte del gobernador Héctor Ortiz.

Dávila Fernández aún se niega a reconocer que ella tuvo gran responsabilidad en su fracaso, y quizá por esa razón, no pierde oportunidad para culpar a Héctor Ortiz de su derrota, acusaciones que tienen poco eco en las oficinas de Los Pinos al carecer de sentido.

Y me explico, nadie en su sano juicio puede decir que los 192 mil votos que logró Adriana Dávila fueron captados por el trabajo que ella realizó o por su acertada operación, pues esos sufragios en realidad representan el capital político del mandatario, quien hace seis años ganó la gubernatura con 160 mil votos.

En realidad nadie sabe cuántos votos representa Dávila Fernández en Tlaxcala, ya que nunca ha ganado una elección constitucional y decir que ella captó por si sola 192 mil votos francamente es una barbaridad.

Y si quiere culpar a alguien de su derrota que mejor busque en su equipo cercano de colaboradores o en aquellos delegados federales que recibieron recursos para operar a favor del PAN y que mejor optaron por quedarse con esos billetes.

Incluso, no estaría de más que le preguntaran a ciertos funcionarios de la Delegación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social cuántos votos aportaron el 4 de julio y ver si cuadran las cuentas.

¿Qué?, Ortiz administrará un hotel… a, pero suyo, en Tlaxco, ¿verdad?

.

Ahora que todo pasó y la voluntad de los ciudadanos se inclinó por un proyecto distinto, el gober ya anda pensando en meter sus tiliches en una petaquita e ir a su hotelito cerca de los laberintos, en Tlaxco, a administrarlo.


Al parecer, el gobernador Héctor Ortiz no va a responder la incipiente metralla, desatada por su sucesor. Fiel a su estilo, procurará apaciguar el golpeteo luego de analizar sus causas.

Es probable que el autor de la candela se pregunte: y yo, ¿en qué leo? (hay que tomar en cuenta que su trato lo plantea entre iguales) y, en consecuencia no se extrañe usted si es que una (o varias) de esas patentes, ahora en disputa, se manejan como ofrenda para amainar los bombazos.

Creo que esta será la constante hasta que se cumpla el plazo fatal.

Dado el prolongado lapso que falta para formalizar al nuevo comandante del barco, esto se aprecia como una divertida y duradera partida de naipes, con múltiples manos para repartir el botín, y con la oportunidad de que presenciemos si es posible que las cuestiones materiales en un contexto territorial, marquen la diferencia entre los que están por salir y los a punto de entrar.

Todo está diseñado para que el ganador se quede con todo, puesto que el saliente ya se despachó no con la cuchara grande, sino con el cucharón.

Por lo pronto, he sabido de los planes orticistas para cambiar de residencia en cuanto nada tenga que hacer en el palacio que durante seis años lo albergó como huésped principal.

Una probable reubicación es el bello hotelito construido en el caprichoso y montañés paisaje de Tlaxco, allá por donde los laberintos (uno de los atractivos turísticos que dan fama mundial a este municipio).

Dicen que don Héctor adquirió unos terrenitos con todo y dos jacales. Con el tiempo lo transformó en un agradable lugar con panorámica garantizada y clima entre frío y húmedo, pero eso sí, muy propio para pasar varios días apartado del estruendo cotidiano.

Vamos, al negocio le tomó tal cariño el dueño que, hasta dice que podría auto contratarse como el administrador, y al mismo tiempo el que ande cortando el césped, podando los pinos y explicando a grupos malpensados que él no se apropió de los mencionados laberintos, sino que por mera casualidad estos quedaron junto a su propiedad.

Entre hoteles y casitas (hospitales, universidades dentro y fuera del país) qué te puede preocupar, si no se trata de tu estado de salud… de veras, nada.

Por eso, en estos seis meses de distancia para que todo se acabe, pero de forma definitiva, no hay que permitir olas, y menos tsunamis.

Que el nuevo anda dando sombrerazos… compartamos “lo poco que se tiene”…

Que el nuevo echa pestes porque quiere plazas pa sus cuates estos últimos meses… pues dáselos “oyes…” y no dejes que el chocolate se derrame.

Que necesita el helicóptero para ir a ver a unos cuates… ¡hombre, pero para qué son las cosas si no para andar volando ahí como mallate… da la orden para que le pongan aceite y le limpien los vidrios (nomás aguas, no vaya a ser que te caigas y luego andes ahí de chillón diciendo que no se te advirtió…)

Está de moda y va a alcanzar intensidad la duplicidad de mandos. Y a lo que van es a alcanzar el nivel ideal de trato: el uno aprueba y el otro… también. O el uno rechaza, y el otro… pos también…

Pero para conseguirlo hace falta voluntad, sobre todo de la parte nueva, porque el que está en la parte otoñal de su mandato, a ver dígame, qué tiene qué perder… pues nada, en cambio, el otro, lo tiene todo para ganar, porque aun sin ser gobernador en funciones, con el sólo hecho de mostrar el petate del muerto, hace que todos a su alrededor le digan: sí mano, está bien, tu ganas…

Ahora, no dejes de considerar a la opositora Adriana por obligación (que ahora con lo de los cambios en el gobierno federal anda, pero obediente con el mero mero) quien, tiene la misión de hacer uno como gobierno alterno, utilizando todos los medios de los que dispone la administración federal.

Se trata, le dijeron muy claro, de mantener viva la flama de los 187 mil votos que consiguió el cuatro de julio pasado, para que llegado el otro día cero, en 2012, la maquinaria esté bien aceitadita para echarla a andar de nuevo y procurar la suma de todos los votos sufragios que se pueda, vamos, hasta el más humilde se necesita.

Así que el nuevo tuerce la mano al viejo. Y la que perdió hará lo propio con el nuevo.

No cabe duda, así es la política a la mexicana… unos a perjudicar, y otros a perjudicar más.

Reunión Calderón-González

Si la agenda no cambia, será este viernes cuando el gobernador electo de Tlaxcala, Mariano González Zarur, se reúna con el presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa.

Lo que habrá que ver cuál es el trato que Calderón dará al priista que fue capaz de derrotar a la candidata de la presidencia Adriana Dávila Fernández.

En un encuentro, Calderón Hinojosa y Gabino Cué Monteagudo, gobernador electo de Oaxaca, coincidieron en estrechar la colaboración de las distintas dependencias de los órdenes federal y estatal, con el fin de dar un impulso a las acciones en el orden social, la generación de infraestructura y la mejora de la seguridad.

Por su parte, el gobernador electo de Puebla, Rafael Moreno Valle, presentó al titular del Ejecutivo federal algunos de los principales proyectos de infraestructura dirigidos a detonar el crecimiento económico del estado, para los cuales solicitó el apoyo de Felipe Calderón.

Ahora falta ver que trato recibirá Mariano González y qué proyectos presentará al gobierno federal para recibir recursos económicos, pues es evidente que nuestro estado no recibirá el mismo apoyo que Puebla, Oaxaca y Sinaloa, estados que serán gobernados por políticos que encabezaron una coalición en la que participó el PAN.

Se sabe que Tlaxcala ha recibido en los últimos cinco años del gobierno federal el presupuesto más elevado en materia de salud y carreteras, recursos que fueron administrados por el mandatario panista Héctor Israel Ortiz Ortiz.

Mariano González tiene proyectos y además cuenta con los contactos para acceder a los recursos públicos, pues como diputado federal presidió la Comisión de Hacienda. Por tal razón, se espera que en los próximos meses se conozcan las acciones que emprenderá el priista para impulsar el desarrollo de Tlaxcala.

Uno de esos proyectos se desarrollará en el municipio de Apizaco, sin embargo no se dará a conocer  hasta que se tenga la certeza sobre quién será el próximo alcalde, ya que esa elección se encuentra impugnada y será resuelta en los tribunales.

Tras la reunión de emergencia de anoche, renuncian Velázquez, Islas Chío y Quiroz

.

Al conocer las dos encuestas (Mitofsky y Milenio) que dan como ganador a Mariano González, el adrianismo movió a sus tres generales más fuertes, encargados de el campo, el magisterio y el sector salud.

Ante la tremenda fuerza que alcanzó el factor Mariano González (cuya ventaja en intención de voto es reconocida por prácticamente todas las encuestas), el orticismo no podía quedar pasivo. Hoy mismo, según fuentes confiables, dejarán el cargo tres personajes a quienes se puede considerar fundamentales, en el intento por llevar a Adriana Dávila a Palacio. Sus nombres: Antonio Velázquez Nava (hasta hoy secretario de Fomento Agropecuario), Miguel Angel Islas Chío (secretario de Educación) y Constantino Quiroz Pérez (secretario de Salud).

Hombres de confianza de Héctor Ortiz, han tenido bajo su mando los principales sectores que reafirmaron en el poder al orticismo y le permitieron nuevos aglutinamientos, como el caso de la Sefoa, a través de la cual Velázquez Nava, fue capaz de reunir 27 mil campesinos en torno de un gobernador que se reponía de un manifiesto deterioro, sobre todo de ánimo.

En el caso de Islas Chío, es evidente el interés de (la maestra) Elba Esther Gordillo Morales, por aceitar el engranaje del magisterio para presionar a cada miembro de este a fungir como entregados activistas pues, saben del valioso botín. Hay que recordar aquella llamada de la controvertida lideresa al gobernador Ortiz, cuando más o menos le dijo “oye gobernador, me buscó un tal Mariano (González)”. Y ese telefonema tenía la intención de mostrar la preferencia de Elba Esther por el gobierno panista de Tlaxcala, antes de dar apoyo “al pesado ese cretino” que la buscó sin que mediase vínculo alguno.

Al gobierno de Ortiz se le promovió a través de su obra en salud. Los hospitales Infantil, de la Mujer, cirugías, injertos, la lucha para combatir la influenza AH1N1, fueron de los principales logros en este rubro que, a Tlaxcala le permitieron accesar a mayores dineros federales. En realidad era la forma de preparar el camino para la llegada de Julián Velázquez Llorente (quien se desempeñó como secretario de Salud) primero a la candidatura y luego al gobierno. Pero cuando este renunció para contender por la diputación del primer distrito electoral federal, alguien, Constantino Quiroz Pérez, compadre de Ortiz, ex alcalde de Ixtacuixtla y eficiente operador de la causa orticista, llegó a encargarse de la dependencia. Hubo de sortear el activismo de un poderoso sindicato, el de Trabajadores de la Secretaría de Salud, contra cuya lideresa, Blanca Águila Lima, declaró varias veces su impotencia, pero, en términos generales es un elemento valioso para la causa orticista.

Estos tres tienen a su cargo, ya fuera del gobierno, robustecer el aparato que ha definido dos momentos en el actual proyecto panista.

1.       La candidata Adriana Dávila Fernández, en tanto persona; con alcances muy limitados en el conocimiento de la política y, dependiente de su frase de batalla: “romper barreras” como en realidad fue su irrupción como abanderada: quebrando al orticismo.

2.       La candidata Adriana Dávila Fernández, en tanto cabeza del adrianismo, una corriente que engloba tres grandes aliados: el panismo tradicional que recientemente se manifestó con la presencia de Santiago Creel y Alberto Cárdenas; el calderonismo, inventor de esta aventura y responsable de las reiteradas visitas lo mismo del Presidente que del líder nacional del PAN, César Nava, y el orticismo, cuyo líder supo siempre que tenía que ceder la perla de las elecciones, pues tuvo manga ancha para ganar abrumadoramente los dos procesos previos (sobre todo el más reciente, donde logró carro completo). De esta forma, la abanderada de la alianza progresoparatlaxcala se observa magnánima, y hasta llegó a verse invencible, gracias a la suma de grupos y liderazgos locales, combinados eso sí con mucha habilidad por el gobernador, quien para entes con intereses en Tlaxcala como parte de sus bienes regionales (Carso) es en sus encuestas propias un factor que aporta dos puntos a lo que pueda conseguir la candidata.

Campo, magisterio y salud, son los generales del orticismo que van al campo de batalla a enfrentarse a un comandante que superó expectativas a pesar de la molesta compañía que le significan decrépitos líderes en los que abundan los recuerdos de lo que fueron y las formas abusivas como lo lograron. ¿Le despiertan buenos recuerdos los nombres de Ariel Lima Pineda, Federico Barbosa Gutiérrez, Fermín Sánchez Varela, Linda Marina Munive?

O sea, ambos ejércitos tienen fortalezas y también debilidades.

Pero el peor obstáculo al que Mariano se enfrenta es el alejamiento de Beatriz Paredes en términos reales. No hay química. A la Paredes le conviene que Mariano gane, pero sólo para guardar las formas. Si llegara a fracasar no le causaría mayor pena. Se trata de una histórica pugna que se remonta a la mismísma fecha en que la hoy lideresa tricolor fue impuesta como candidata del brutal priísmo a candidata a gobernadora, pasando por la voluntad de todos, principalmente de un joven inquieto, destacado colaborador de Emilio Sánchez Piedras, sí, le atinó: Mariano González Zarur, el mismo que no dejaba de maldecir el momento en que “la mujer esa greñuda” había pasado por encima de los machos de Tlaxcala. Y no solo eso, sino que estos se declararon dispuestos a adorarla como su tlatoani, que con el tiempo llegó a ser.

Oiga, los seis puntos de ventaja en intención de voto de Consulta Mitofsky, los casi tres de Milenio y las demás cifras registradas en una cauda de apuestas, generalmente a favor de Mariano González, serían el claro anuncio de que el cinco de julio amaneceremos con un nuevo gobernador.

Nada más que el orticismo no está muerto. La ventaja tricolor de hoy pudiera ser la información requerida por los doctores en ciencias electorales al servicio de Felipe Calderón y su protegida, Adriana Dávila. Y ya sabe usted que en el la época del aiga sido como aiga sido, nada está escrito, nada es seguro hasta que ya lo registra la historia.

En el peor escenario, los dos proyectos consideran llevar la elección a los tribunales. Y pugnar por su anulación ante la mínima sospecha de error del oponente.

La desesperada búsqueda de una elección en pares

.

Andan desatados los integrantes de una tripleta cuasi invencible, conformada por panistas de cepa, calderonistas y claro, orticistas, todos ellos enfundados en un traje bajo las siglas del adrianismo.


Nadie quiere perder en la elección del cuatro de julio. Creo que es lógico, ¿verdad? Pero, en el pensamiento de los candidatos, advierto, se desborda la siguiente idea: si yo pierdo, nadie gana. Y sobrevienen frases como aquella de que nos acercamos a unos comicios judicializados.

Vemos a un sobreactuado representante del PRI en el Instituto Electoral de Tlaxcala (IET), Martín Darío Cásares Vázquez que no deja títere con cabeza y, de lado de Adriana notamos como los dos ex presidentes de dicho órgano ciudadano, Jesus Ortiz Xilotl y Patricio Lima Gutiérrez, se encuentran atrincherados esperando el momento de descargar metralla en contra del tabasqueño.

Seguro. Esa es la apuesta de varios. Que la elección se anule si los resultados no me favorecen; y tienen calculados escenarios que posibiliten este fracaso electoral.

Se diluye elección en tercios

Nos parece que los candidatos de las alianzas Progreso para Tlaxcala, Adriana Dávila y, Unidos por Tlaxcala, Mariano González Zarur, son quienes llegarán al final del proceso.  Por lo pronto, disputan lo que se mueva para subirlo a su carro. He ahí el ejemplo de la diputada federal Perla López Loyo y su reciente cambio de chaqueta, del PAN al PRI.

Disponemos de elementos que nos permitirían sugerir el siguiente escenario, luego del “bazucazo al cerebro del gobernador Héctor Ortiz” (así describió Mariano la suma de Perla a su causa):

1.- Entiendo que la reciente gira del senador Santiago Creel Miranda, a tierras tlaxcaltecas no constó sólo de participar en actos como el de San Pablo del Monte, donde el güero totalmente palacio demostró su habilidad para hacer discurso partiendo de unos cuantos datos. En realidad sus motivos obedecían a temas más elevados. Acompañado por el otro senador panista, Alberto Cárdenas Jiménez, encabezaría una mesa para persuadir a su gran amiga, la senadora panista (todavía y parece que por mucho tiempo) Rosalía Peredo Aguilar, para sumarse a la causa adrianista a cambio de enormes, portentosas prerrogativas, entre las cuales se hallan el compromiso de ese poderoso PAN al que representan para que las gestiones de la luchadora social sean incluidas en el Presupuesto Federal del próximo año. Se trata de una causa multimillonaria que aseguraría cantidades soñadas solo por quien las propuso, Rosalía, para detonar una nueva etapa en los ámbitos productivo, industrial y sobre todo social. Por si fuera poco, en la próxima administración (si así lo deciden los votos del cuatro de julio) los espacios de cogobierno asignados a Rosalía ( Finanzas, Fomtlax, Protección Civil, entre otros) no sólo se conservarían sino que podrían incrementarse. Como puede verse, la exitosa campaña –aunque modesta – de la pupila de Natalia Teniza, plantea potenciar desde la vida de su partido, el Socialista –con un desempeño diez veces superior al partido del gobernador, Alianza Ciudadana (PAC) –  hasta el bienestar de su influyente y creciente grupo. Lo que le piden es la actitud de una política con causa –como es el aceptar el apoyo a Adriana a cambio de las ventajosas condiciones planteadas – que si bien habrá de aceptar que no aún le asiste la suficiente fuerza electoral como para participar en una disputa pareja por la gubernatura de Tlaxcala. Sin embargo, al representar más de la décima parte de la votación (sus dirigentes aseguran que los respaldan 40 mil sufragios) el aspirar a que se active el mecanismo de voto diferenciado faltando nueve días para el cotejo, podría ser la verdadera estrategia no sólo del orticismo, sino de un vasto equipo que incluye al PAN doctrinario, desde luego al del presidente Felipe Calderón y, nada más por no dejar, al del gobernador Héctor Ortiz (a la larga el principal activista de la campaña de Adriana Dávila).

2.- Si el adrianismo (ya vimos que en este momento esta corriente engloba por lo menos tres poderosas fuerzas: PAN-Calderón-Ortiz) consigue parte de los cuarenta mil votos de Rosalía Peredo, mediante el voto diferenciado (que parece ser una de las herramientas con las que los partidos pequeños pero actualizados tienen listas para activarlas cuando así convenga a sus intereses) no puede dejar de lado la enorme oportunidad que en este momento lo liga con un aliado, el PRD, con el cual comparte el rechazo a que el PRI regrese al poder. Sabemos que en la reciente reunión del líder perredista nacional, Jesús Ortega y el gobernador Héctor Ortiz, se analizó ante todo la impresionante fuerza del candidato priísta, Mariano González, quien en este momento ganaría sin mayor problema, gracias al tres por ciento de ventaja sobre su adversaria de progresopatlax. Entonces, comenzaría a trabajarse en idear los mecanismos para que la candidata de Transparencia y Honestidad, Minerva Hernández Ramos (al día de hoy la mujer más valiosa para el perredismo nacional, debido a su preparación académica, a su rendimiento parlamentario y a su disciplina como política) recorra los caminos que la lleven a una suma de facto, sin que esta se considere una dimisión entendida como fracaso electoral. Y algunos de los escenarios analizados tienen que ver con el crecimiento exponencial de Minerva como causa, apoyada por un partido que aspire a una estructura decente, con base en las prerrogativas indispensables para un desempeño alejado de los sobresaltos económicos. Qué tal el impulso de Minerva para sustituir a Jesús Ortega en la presidencia del Comité Nacional perredista; qué tal dinerito suficiente para que el perredismo tlaxcalteca deje de pensar en que en este momento ya gastaron hasta lo que correspondía a diciembre. El partido está en bancarrota, pero la candidata brilla con luz propia. Y el vendedor más grande del mundo, también conocido como Jesús Ortega Martínez, ya tuvo su audiencia con el gobernador Héctor Ortiz Ortiz. Al parecer estos que, mostramos aquí arribita, serían los temas que trataron y que para nada se me hacen lejanos en esta lucha a muerte por hacer de la siguiente una elección en pares y por tratar de superar el “bazucazo al cerebro del gobernador”.

With money dancing de dog (con dinero baila el perro, criatura, como lo diría Piporro) y dicho sea con honestidad a muchos les conviene bailar ya sea como bóxers o como xolozcuintles, pero por lo menos tener la esperanza de bailar en este tiempo en el que parece inexorable el retorno del PRI al poder, primero, por ser el proyecto con la suficiente trayectoria para poder utilizar las ideas de experiencia y prestigio; lo que no sucede con el PAN, sometido al suicidio en los últimos diez años, cuando le ha tocado gobernar, ya sea a través de acciones como las emprendidas por Vicente Fox y su frustrado intento de desafuero a AMLO, o ya por el aiga sido como aiga sido, alejado de todo principio demócrata como lo plantean los fundadores de este partido desde 1939.

¿Interesa el desarrollo del país, la convivencia entre personas con distinta filiación, la democracia?, no, creo que lo único que le interesa al gobierno de Calderón es defenderse como gato panza pa’rriba de la ola roja que, en estados como Tlaxcala, donde las cosas pudieran ser desventajosas para el tricolor, se las está viendo negras. Imagine usted lo que se vive en Puebla, Veracruz o Oaxaca, donde el gobierno federal ha tenido que recurrir al espionaje para lanzar las peores descalificaciones no le aunque que se recurra a la ilegalidad como aquello de difundir las grabaciones, eso sí, viles, de Fidel Herrera, ante el beneplácito de Felipe Calderón.

¿Una ofrenda en pleno julio?… estrategia equivocada

.

La insistencia de Mariano por convertir en doctrina la memoria de Emilio Sánchez Piedras, lo hace correr el riesgo de perder más de la cuarta parte de los potenciales votantes, quienes carecen de información suficiente respecto a dicho personaje.


Una sugerencia al contador Mariano González Zarur, cuando evocativo de las grandezas de Emilio Sánchez Piedras, hace de la memoria de este una especie de doctrina a la que trata de jalar a miles de potenciales votantes, que pueden estar interesados en el proyecto plural, por medio del cual quiere llegar a gobernador.

Resulta que más de la tercera parte de los votantes son menores de 29 años. Y la enorme mayoría de ellos desconoce el legado de Sánchez Piedras. Se les vende un mito al que difícilmente aceptarán pues ese importante sector social, también suele ser exigente con los argumentos por medio de los cuales, los candidatos y sus coaliciones o partidos intentan agruparlos.

La apuesta de alguien que quiere llegar al poder debería ser de vida y no de muerte. Don Emilio, querido y respetado político, puede entonces lesionar con las frecuentísimas evocaciones a su obra, el creciente número de simpatizantes del apizaquense. Si este considera que la tercera parte de sus votantes debería por lo menos tener una información más clara respecto al significado del mandatario con quien inició el despegue de Tlaxcala, también comprenderá que corre el riesgo de dogmatizar su proselitismo, pues de otra forma sería imposible convencer a los jóvenes.

Teniendo en cuenta que ya son 29 los años de la desaparición de Sánchez Piedras, el candidato tricolor, en realidad apuesta a una campaña entre viejos. Hay que ver la abusiva repartición de candidaturas de nombres prehistóricos (Héctor Martínez, Federico Barbosa, Flores Nophal, entre otros) o aquellos relacionados con la corrupción (Fermín Sánchez Varela, Linda Marina Munive). Y a estas alturas lo menos que se puede esperar del experimentado contador son errores como este, de montar ofrendas en julio, cuando lo que debe hacer es generar una verdadera descarga eléctrica entre votantes de treinta años y menos.

La Gran Alianza

Con gran solemnidad fueron convocados alcaldes perredistas para una reunión de emergencia el próximo viernes. El tema, es probablemente la gran alianza que sin duda habrá de conformarse, al menos para lograr un impacto mediático, días antes de la elección.

Si Mariano asegura que otra diputada orticista, Oralia López Hernández, ya se encuentra comiendo de su mano, su contraparte el gobernador, parece haber avanzado en la negociación de sumar al barco adrianista (a solicitud o indicación del gobierno del aiga sido como aiga sido) al importantísimo contingente de perredistas tlaxcaltecas, dispuestos a dar la batalla para que su lideresa se considere una contrincante de altura, pero también conscientes de que una derrota no les garantiza seguir viviendo fuera del presupuesto.

Así que el factor Rosalía Peredo Aguilar, cobra un interés extremo, pues su eventual suma (también en el terreno mediático) a uno u otro proyectos ( el de Adri y el de Mariano) será la forma de inclinar la balanza y en consecuencia ayudar con el triunfo a alguno de los que en este momento andan que no creen en nadie.

Felicidades por el cambio de actitudes de la jerarquía católica

Cristobal Gaspariano Tela, es el nombre del vocero de la Diócesis tlaxcalteca, cuyo mensaje en la víspera de la elección, evidencia un cambio importante en la actitud de los religiosos. Se nota el contraste entre lo propuesto por Gaspariano, ayer en rueda de prensa, estimulando las propuestas entre candidatos para impedir el abstencionismo y, aquella descarada invitación a sufragar por una abanderada en particular hecha por el obispo Francisco Moreno Barrón, pero a través de una tabla de mandamientos a la que llamamos ley Barrón cuyo contenido, lo menos que hacía era llamar pecador a quien no votase el cuatro de julio.

Y ese no era el problema más grave, sino la concatenación amañada de premisas, de tal forma que a los pecadores no votantes (he aquí la más cínica parcialidad) se perderían de decidir su voto anteponiendo la fe de su candidato y, considerando una falta grave el tener presentes a partidos que apoyan a las mujeres para que sean ellas quienes decidan sobre su cuerpo y no,  las santas cofradías del reclamo.

Enhorabuena a Cristobal Gaspariano Tela, muestra de la mesura en que deben conducirse todos los religiosos, sin importar las cantidades de fieles que dicen tener y, sobre todo, dirigiendo su mirada al ejercicio de autocrítica realizado por el Papa Benedicto XVI, respecto a las abyecciones registradas en cientos de ministros, devenidos en pederastas, corruptos y cuanto calificativo pueda darse a quienes, con los defectos (y también virtudes) del ser humano, sacaron ventaja a su liderazgo espiritual para atentar contra los valores de los seguidores suyos, pese a lo devaluados que se encuentran.

Perla López, de buena samaritana a, destructiva mujer despechada… (La verdadera historia)

.

A los sesenta le cayó el veinte de que una mujer debe tener fortuna, sobre todo si para merecerlo comprometió todo, hasta la progenie… pero ahora, nada más tiene su vivienda y… su auto… ¡pobrecita!

Hace como tres semanas –según narración de Perla López Loyo –, “un amigo al que quiero mucho y respeto, me dijo que no sirvo para la política porque soy una samaritana y solamente me preocupaba por quienes menos tenían y, para ayudarlos…”

Hay elementos para suponer que ese respetado y querido amigo de Perla, es el gobernador Héctor Ortiz Ortiz, quien hace más o menos esas tres semanas aludidas por López Loyo, la echaría de Tlaxcala, “porque lo de querer ser gobernadora se lo tomó en serio” –confiaría el mandatario a varios de sus confianzas. Entonces, la envió con su amigo Rafael Moreno Valle, el candidato de Compromiso por Puebla (PAN-PRD-Panal-Convergencia) al gobierno de ese estado, para ayudarlo a armar un sistema de aglutinamiento de mujeres, parecido a las redes que funcionan aquí (algo para mantener ocupada a Perlita, porque de abnegada colaboradora, capaz hasta de comprometer la vida misma y su progenie, pasó a una tremenda activista del despecho y reclamante de la escasa especie con la que en estos momentos cuenta, nada más su vivienda y su auto, se queja, en una entrevista al final de su adhesión a la causa marianista, donde utiliza su acostumbrado tiple un poco de niña boba, otro poco de ya ves?, con todo y mi ingenuidad y mi título académico de doctora, soy capaz de hacerte daño porque ya no me quieres <aquí  exaltaría el tonito ese como de Popis, el personaje encarnado por la grotesca Florinda Meza, en El Chavo.

La diputada de los folders vacíos y el interminable subir y bajar por los pasillos de San Lázaro, de súbito se dio cuenta que a los sesenta y tantos años, las mujeres deben tener fortuna, y no deben permitir que alguien las mande, y que prácticamente les dirija su vida… porque como es una mujer inteligente y responsable – así se describe en la mencionada entrevista – no está bien que nada más la tomen en cuenta cuando (su relativo intelecto) haga falta y se olviden de que es una mujer de carne y hueso que piensa y siente y sabe que puede… (aquí, para qué le voy a decir, si usted ya sabe que está escuchando a Popis).

(Ese grosero de Héctor) hace como tres semanas me dijo que yo no servía para lo política porque era una samaritana y solamente me preocupaba por quienes menos tenía y para ayudarlos… y yo creo que en la política tiene que haber del todo (sic)… nosotros, los samaritanos como (el malo, cruel y lépero de Héctor) me etiquetó, también necesitamos estar en la política porque nuestra gestión puede ayudar a quienes menos tienen.

Perlita, su inseparable escudero Luis Girón (quien salió del Partido Alianza Ciudadana, PAC, como tapón de sidra, cuando calzó los zapatos de la diputada y, sin tomar en cuenta su naturaleza de empleado, malito, malito, se aventó la puntada de “dejar a los militantes de su partido en libertad para que diesen su voto a quien mejor les pareciera”… bueno, hay que ser bien claros, Girón habló en esa oportunidad, un poco porque su jefe se lo ordenó <pues con eso acalambraron a Adriana y a su equipo de soberbios e ignorantes> pero el resto, no le costó trabajo alguno, porque así, como el pez que por la boca murió, tapó como el gato hace con sus heces, su falta de labor al frente del partido que si por él fuera estaría en serio riesgo de perder su registro) y el despecho, se combinaron  en una especie de tira cómica (Pinky y Cerebro) y comenzaron a planear la forma de regresar a Tlaxcala, porque oiga usted no era vida ir y venir con folders vacíos allá en los pasillos de la casa de campaña de rafamoreno, donde al parecer sí trabajan y, como una doctora con título de diputada ( o al revés) no está para esos esfuerzos (es más fácil espantar con el petate del muerto) entabló contacto con sus cuates integrantes de la bancada priísta en San Lázaro y tomó esta decisión de sumarse a Mariano (un hombre con experiencia, con trayectoria, con compromiso… no con fuerza… no rompiendo nada… sino al contrario… sumando <este es el discurso con el que la temblorosa Popis, también conocida como Perla López Loyo, entregó su virtud (ejem…) a Mariano.

A lo mejor, si Popis Loyo, escuchara la seguridad con la que su gran amigo, querido y respetado, augura ganar la elección para Adriana Dávila, dudaría con su natural capacidad de sentir miedo por cualquier cosa, en tomar la decisión que la colocó este domingo bajo los reflectores, eso sí, dignos de aplaudir de nuestros queridos camisas verdes, quienes gustosos levantaron su mano, igualito que ella lo hizo hace más o menos “tres semanas” a la mismísima Adri (claro esos eran tiempos de disciplina disfrazada de panismo).

Ahora bien, falta ver qué harán los otros dos diputados federales orticistas. Ya ve, Oralia López Hernández, fue la primera en hacer gestos un poco raros que el rostro muy de ella no los irradió así como que muy estéticos, pero al final de cuentas se disciplinó. Julián Velázquez (y conste que es amigo comprobado de Beatriz Paredes) también se sulfuró, al grado de mostrar su disgusto –temporal – por cualquier tema que le recordara a su compadrito. Nada más que con el paso de las semanas y la ya inocultable cucharota del presidente Calderón para que la sucesión saliera de acuerdo con sus indicaciones, pues no le quedó otra más que reencontrarse y hasta sentarse a la mesa a cenar, en aquella simpática ocasión en que una candidata invitada opinó de su conyugue, “pues se dedica a las labores del hogar”. Aplausos para semejante ejemplo de sacrificio, quien lleva siempre junto a él una bolsa en cuyo interior, sólo a los muy de confianza se les revela que van las históricas chanclas para que cada que se pueda descansen las adoloridas panteras sometidas a largos trechos de subir y bajar en esto que suele llamarse campaña política.