[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Gobernacion’

Estalla furia mariana contra Noé Rodríguez… deja de ser delegado de Segob en Puebla

.

A Mariano le cumplieron sus deseos, van a sacar a Noé de Gobernación… hoy, se puede llamar víctima del poder del hacendado, una apetecible medalla para ser candidato

(etlaxcala) Mariano Gonzalez Zarur, Presiona Corran Noe Rodriguez Roldan, Gobernacion, Caricatura, Tlaxcala Online

Todo indica que este medio día se formalice la separación de Noé Rodríguez Roldán como delegado de Gobernación en Puebla, entre otras cosas, suponemos, por las insistentes quejas del gobernador Mariano González Zarur, al titular de la Segob, Miguel Ángel Osorio Chong.

¿Qué le molestaba? Probablemente la convocatoria del calpulalpense, quien montado en el llamado Grupo Plural –con gente de todos los partidos y sobre todo del PRI- alcanzó la fama pública y la popularidad necesarias para convertirse en abanderado tricolor al gobierno de Tlaxcala.

Esas son las condiciones impuestas por el líder nacional de ese partido, Manlio Fabio Beltrones Rivera, quien también ha sido muy claro en condenar la participación de los árbitros priístas en los procesos electorales.

Y ese es el comportamiento del recomendado de Mariano, el diputado local Marco Antonio Mena Rodríguez, a quien su cargo de presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del Revolucionario Institucional, no le ha impedido auto promoverse como el bueno, el ungido, a cuya causa todos, sin hacer cuestionamiento alguno deberían sumarse.

Hay otra irregularidad. El uso de los recursos del partido para cometer el grave engaño del sesgo institucional a Mena Rodríguez, porque no es la propuesta del partido, de la militancia, de los sectores; es el delfín del gobernador, una simple alternativa más que debería advertir un suelo parejo en la competencia como condición para alcanzar algunos méritos ante los militantes de su partido.

Después de una semana

Noé Rodríguez Roldán, recibió en Puebla el pasado fin de semana al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien tuvo una gira de trabajo en dicha entidad.

Creemos que el tlaxcalteca pudo aprovechar el acercamiento con Osorio Chong, para evaluar el posicionamiento en Tlaxcala. Tal vez de dicha conversación sobrevino que lo mejor era separarse.

Bueno, la furia mariana cada que su ex secretario de Gobierno reunía gente para darle discursos robustos, reacios al sometimiento y a las complicidades, debe haber sido una de las causas para que el hacendado estallase en reclamos al gobierno federal, exigiendo –creemos- el cese fulminante de Noé.

Su coraje, sin embargo, no le rendirá los frutos deseados.

A partir de hoy, de tiempo completo dedicado a recorrer el estado con esa visión autocrítica, que tanta falta hace en el PRI, las condiciones cambiarán radicalmente.

  1. Flaco favor se habrá hecho Mariano desplazando a quien podría tener un interesante juego en su sucesión; dentro y fuera del estado quedó descubierta la ilegal y antiética ventaja con la cual busca hacer candidato a un sumiso e incondicional, utilizando los recursos del partido –que es dinero público- para invertirlo en un particular.
  2. Ese particular no levanta en las encuestas; su fama pública y posicionamiento no le dan para enfrentar a sus adversarias de la oposición. Nada más ante las senadoras Adriana Dávila (PAN), Lorena Cuéllar (PRD) y Martha Palafox (Morena), el priísta no es más que un blandengue impuesto seguramente para cubrir irregularidades del régimen en agonía.
  3. ¿Qué busca tapar Mariano, muy preocupado en imponer a una especie de individuo castrado, cuya fortaleza a la hora de pedir el voto a sus militantes, es dar continuidad a la obra realizada por el hacendado gobernador?

Acorralado

Sus propias acciones lo tienen contra la pared. En este momento, el propio Noé Rodríguez Roldán, pasa a segundo término, porque la esencia de la próxima elección se centra en: ¿qué inquieta a Mariano de su administración, que se la juega así para imponer a  Mena?

Un mandatario que pasa por alto la imagen que de él tienen militantes y líderes priístas, dentro y fuera de Tlaxcala, de un sujeto angustiado ante la demanda de un proceso democrático al interior, descuida los ojos pendientes de su comportamiento.

Su parecido al ex gobernador de Tabasco Andrés Granier no solo se da en función del supuesto priísmo recalcitrante con el cual se conduce, sino en la posibilidad de enfrentar múltiples demandas de las decenas de personajes con los que labró desde pleitos personales hasta litigios millonarios, la mayoría de los cuales con resultados adversos.

Tal vez lo que tanto inquieta a Mariano es que llegue alguien capaz de meterlo a la cárcel, no le hace que pertenezca al PRI, tan necesitado de credibilidad a estas alturas.

Está claro que le conviene más imponer a un agachado en el PRI, y considerar conveniente apoyarse en un plan B con algún deshonesto de la oposición, para mantenerse a salvo de lo que podría ser una nada amable petición de cuentas, ordenada desde arriba.

Siguen ensuciando al OPLET

Que el priísta Marcos Rodríguez del Castillo –toda la vida sirvió al gobernador poblano guerrerense Mariano Piña Olaya- meta las manotas en los asuntos del árbitro electoral local, es otro mal síntoma que, junto a la perversión mariana a la consejera presidenta, Elizabeth Piedras Martínez.

De veras llegamos a creer que el OPLET sería una institución con credibilidad.

Ya vimos su talón de Aquiles. Y lo fácil que los bichos de doble discurso pueden entrar hasta la cocina, con sucias intenciones disfrazadas de capacitación en la organización del proceso electoral.

Crece aislamiento mariano a instancias del peñanietismo

.

Le otorgan el lugar que merece el más bronco de los viejos especímenes en franca extinción… pseudo echeverrista, pseudo salinista y fuerte aspirante a estadista.

Caricatura-Miguel-Angel-Osorio-Chong-Gobernacion-Trampa-Fraude-Apizaco-Rafael-Ortega-PRI-Tlaxcala-Online[1]

De alguna forma el PRI tenía que liberarse de la perjudicial conducción que, lejos de mantenerlo en una ruta ganadora, lo utilizó para conquistar sus propios intereses. ¿El partido en manos de Marianito? Digamos que este fue el superlativo que colmó a la militancia.

No fue un hecho aislado. Forma parte de la megalomanía marianista, convencida que el gobierno, sus negocios y su franquicia para competir en las elecciones, se convirtieron a partir de 2010 en el satisfactor personal de un sujeto que, afectado por el vértigo del poder, se contempló saciando sus apetitos y caprichos hasta el último día de su gestión.

Perder sistemáticamente en las urnas le dejó interesantes dividendos, desde vender las candidaturas a ingenuos aspirantes, hasta privarlos de los recursos, formales o indirectos, con tal desventura que sus campañas llevaron siempre el sino del fracaso.

Parte del redondo negocio también fue utilizar a los integrantes del órgano electoral, algunos de los cuales posibilitaron las prácticas más asquerosas de manipulación de resultados, los cuales en otras condiciones habrían dado rotundos éxitos al estilo este, un poco setentero, otro tanto criminal, en una mixtura rebosante de las abyecciones que hoy, en plena decadencia generaron un momento muy interesante.

Sin más preámbulos se dio la división entre el gobierno de Enrique Peña Nieto y el local.

El monitoreo constante de los desfiguros marianos colmó la tolerancia desde Los Pinos tras aquella violencia verbal… a mí, ni el Presidente me regaña.

Y quedó rubricado un plan para desmantelar el pseudo sistema este que muy poco tiene de principios tricolores y sí mucho del interminable acto de venganza contra un mundo de tlaxcaltecas, a quienes lo menos cruel fue quitarles su trabajo.

A otros les pagó con garrotazos la vida entregada al servicio público. A los policías los intimidó y en el colmo, vituperó a los representantes del gobierno federal, considerándolos una ostentosidad injerencista en el territorio donde según su apreciación, no debería hablarse otro lenguaje que el de los marianismos (barbarismos).

De todo ello hubo quien tomó nota.

Y constantemente entregó esa información al Presidente.

Por eso no es raro que a estas alturas se perciba la contundencia un movimiento llamado a sí mismo, para recuperar la gobernabilidad, y que debe aglutinar múltiples talentos con una consigna muy clara: combatir a ese ente de brutalidades que, montado en los colores del PRI, hoy elucubra la recuperación de la militancia, con un muy ridículo reparto de pollos.

De un tiempo para acá, profundizaron las diferencias con la gente de Peña Nieto, operada ni más ni menos que por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien por su lado no ha tenido empacho en celebrar los simpáticos aldeanismos marianos.

Creo que el hidalguense vivió en los cochineros electorales más recientes de Apizaco y el poniente del estado, hasta dónde un ente de poder como el todavía vigente puede llegar.

Y fue revelador observar la ineficacia de esos fines, pese a lo grotesco de su ejecución… urnas que fueron vulneradas durante su lento y arbitrario traslado, de la plaza donde se verificaron las elecciones al Instituto Electoral.

No había en el país entero un antecedente tan patético. Lo peor es que esas acciones casi fueron vendidas como si se tratase de una brillante maniobra para ayudar al matador de toros, amigo del titular de la Segob, a quien subieron y bajaron del trono, y de plano le mataron la ilusión de gobernar al municipio en el cual es ejemplo de superación.

Agudiza la separación

De meses a la fecha el ejecutivo local dejó de ser convocado a actos donde se anunciaban importantes inversiones y acciones del gobierno federal.

Su imposición en Oportunidades fue echada porque nunca cortó su cordón umbilical con la casa de gobierno.

Hoy, se siente como una bola de nieve que, “para recuperar la gobernabilidad”, acentúa la repulsión a González, como ha pasado en tantos escenarios, los más recientes: la rechifla de ayer jueves al representante del gobierno que elogió la figura mariana al intervenir en un acto verificado en el Cecyte de Apetatitlán.

Hace poco, fue aparatoso el rechazo, sobre todo de señoras de San Miguel del Milagro, a la arrogante presencia de quien les iba a anunciar una estratosférica inversión… la respuesta fue que no lo reconocen como gobernador.

Casos sobran. La impopularidad se va al alza. Más, el distanciamiento del Presidente. Con todo y los rastrerismos propios de un pseudo echeverrista, pseudo salinista y abierto candidato a estadista mediante su interpretación personal del compromiso social.

El oleaje del PAN

Tres son los grupos albiazules con la convocatoria suficiente para hacer de este un partido ganador, o fracturarlo sin esperanza de reposición.

Si dos de ellos se unen, como parece ineludible, al tercero van a arrinconarlo.

Parece que eso ocurrirá con Damián (Adolfo) y Adriana Dávila.

¿Es el mejor fin de la historia de disputas?

No lo sabemos, porque ahora estamos hablando de cifras, frías e impasibles.

 

 

Sánchez Anaya, la tabla salvadora de Mariano, una víctima de su propio temperamento

.

Entre hacendados el lenguaje es muy parecido, más si son primos, como Alfonso y Mariano. *El triunfo de Ortega en Apizaco, sostenido por alfileres.

Caricatura Manuel Cavazos Lerma, PRI, Delegado CEN, Burla, Apizaco, Tlaxcala Online

¿Qué mueve al ex senador Alfonso Sánchez Anaya para sugerir diálogo a su pariente el gobernador Mariano González Zarur? Es claro que quiere aprovechar el rechazo de la Izquierda tlaxcalteca a la senadora Lorena Cuéllar Cisneros.

Caricatura, Miguel Angel Osorio Chong, Gobernacion, Trampa, Fraude, Apizaco, Rafael Ortega, PRI, Tlaxcala Online

No duda en condenar el exceso de partidos contendiendo, como tampoco en trasladarnos a sus tiempos, cuando a su versión de Izquierda  la aderezó con decenas de organizaciones sociales, todas marcadas por un agraciado activismo que mes a mes recibía en pequeñas porciones el equivalente a las prerrogativas de los partidos políticos.

El chiste era obligar a esos lidercillos izquierdosos a adorar su mesianismo. Y todo le funcionó de maravilla.

Alfonso sabe que estos casi tres años que faltan a González, no los podrá transitar solo. Como se trata de la gran decepción del priísmo nacional, el mandatario requerirá nuevamente los favores de la Izquierda… sólo así, pagando caro ese apoyo podrá concluir, casi de hinojos, y en el mejor de los casos, tirar la toalla, al fin que le da lo mismo estar aquí o en México, según lo dijo en corto a periodistas en la sobremesa del desayuno en Casa de Gobierno.

Los dos grandes grupos

Víctima de su propio temperamento, Mariano inicia más que debilitado la segunda mitad de su gestión. Tiene ante sí a orticistas y beatricistas decididos a dificultarle estos años restantes.

No serán los cañonazos de dinero tan efectivos como en la legislatura que llega a su fin. Se aproxima una disputa de curules para lograr la mayoría absoluta en los temas graves.

Y con liderazgos como los del ex rector de la UAT, Serafín Ortiz (PAC), y del empresario José Gilberto Temoltzin (PAN), la convocatoria se equilibra.

Por eso es tan importante la interlocución de Sánchez Anaya. Su influencia sobre los nuevos legisladores, Eréndira Jiménez y Santiago Sesín, es vital para Mariano.

Apizaco para el PRI, pende de alfileres

Parece que a Rafael Ortega no lo hace feliz la debilidad de su triunfo. Siete votos a su favor es todo lo que pudieron lograr con una presunta maniobra mapacheril de alta escuela, según las denuncias de los panistas.

Tan cerrados como están los resultados habría que esperar la deliberación de la instancia superior, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) porque aquí las instituciones, para desgracia de todos cayeron en una estrepitosa devaluación.

La ausencia

Ortega Blancas no recibió personalmente la constancia de alcalde electo. Lo hizo el representante del PRI ante el Instituto Electoral de Tlaxcala (IET), Leonel Ramírez Zamora. Una declaración más bien timorata a El Sol de Tlaxcala, sostiene respecto a la inminente judicialización del proceso:  «es un tema que escapa a nuestras manos, pero defenderemos nuestros triunfos».

Hoy lunes cambió el discurso del torero-alcalde electo: “atrás quedó el tiempo de campaña con la elección histórica realizada por los hombres y mujeres apizaquenses”.

Y vino el primer intento por superar el trago amargo de la confrontación en un IET actuando como extensión de los intereses de quien tiene obsesión por esta plaza: “ahora es momento de que en congruencia trabajemos parejo por la transformación de Apizaco y no desunamos con mentiras a nuestra gente”.

Cavazos, provocador

La visión reparadora de Ortega contrasta con la necesidad de reflectores de otros personajes de su partido.

Fiel a ese raro estilo que no abona a la frágil estabilidad del estado, el senador Manuel Cavazos Lerma, delegado del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, opinó que a los panistas, «les asiste todo su derecho a patalear».

No es colocarlo como un ser odioso para los panistas, pero hoy lunes a eso de las cinco de la tarde, cuando se dé la primera concentración de albiazules en el Parque de Apizaco, quemarán como si fuera un judas a la imagen del tamaulipeco.

La guerra de nervios

El matador de toros es un ejemplo de triunfo merced al esfuerzo. Pero en los ruedos, donde por cierto la vida no es fácil. La política no es como cortar rabos. A él le ha tocado dar la cara; para ser más claros, lo están utilizando. Al no asistir al IET a recibir la constancia el diestro, queriendo o no, envió un mensaje al sistema este tricolor, asido a su muy deteriorada imagen. Algo así como, «no estoy dispuesto a un desgaste más si no hay una real garantía y no siete miserables votos».

Hasta ahí llegaron

Ha quedado claro que la colusión de funcionarios, operadores, miembros del IET y autoridades, hasta ahí llegaron: siete votos, a costa de una inversión  millonaria porque, no me diga que fue gratuita la supuesta operación suburban, la distracción del tráiler, todo este montaje que, en mejores condiciones no habría dejado al lidiador tlaxcalteca en un estado de semejante desventaja.

Siete votos, es todo lo que pudieron conseguir. Si el TEPJF lo revoca, como dice Leonel Ramírez, eso escapa a sus manos.

Hoy más que al día siguiente de la contienda, la causa priísta se da cuenta que ha mostrado todas sus cartas.

Creo que al triunfador Ortega -en los toros- lo castiga la incertidumbre tras haber aceptado un patrocinio tan perverso.