[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Felipe Calderón’

Así no, Adriana

.

Lejos del linaje del guerrero que enviaba comida a su adversario para tener una lucha digna, hoy, nos aprestamos a un grotesco agandalle gracias al “aiga sido…”

A las alianzas contra natura del gobierno federal le hacía falta una relación incestuosa en su bandeja de perversiones.

Pacta con un consanguíneo engendrar al hijo idiota que a los dos les hará imposible el destino.

Eso es alevoso, monárquico, simulador, ni siquiera emula a los fetos inhumados en los muros conventuales.

Lo es, pues augura odios. Rompe con el equilibrio logrado a través de mil maniobras. Todo por seguir al pie de la letra de un manual obsoleto y asquerosamente echeverrista.

Hay que acostumbrarnos a llamar gobernadora a Adriana Dávila. Como mujer, como tlaxcalteca, como persona desbordante de ímpetus, todos nuestros respetos.

Como política y muy probable gobernadora gracias al convenio imperfecto del cual hablo aquí, mi más sincero desaliento.

Gobernar a una entidad en semejante circunstancia no implica el insustituible esfuerzo que se premia permeando en la voluntad de los ciudadanos.

Un triunfo artificial se arriesga a un futuro lleno de nubarrones.

La ilegitimidad es un castigo por sí.

¿Y qué dirán los adversarios?

Porque el combate no se dará en la misma circunstancia.

Nuestros guerreros enviaban comida al enemigo para que, repuestos pudiesen tener una lucha digna.

Y de esos combates proviene nuestra genética. Somos guerreros, no títeres.

Ayer, en Gobernación un personaje enfrentado a la turbiedad hasta que un accidente lo privó de la vida. Ayer, un líder panista, arrogante y pendenciero que renunció tras llevar a la lona al partido en el poder.

Hoy, imposiciones que devienen en rompimientos. Candidatos ilegítimos en medio de alianzas indefinidas. ¿Para eso ganó Calderón?

En el horizonte, una ejecutiva sin control de calidad, enfrentada a un legislativo voraz, a alcaldes arrogantes y pendencieros, colocados del otro lado del mostrador y dispuestos a destruir lo que se está levantando con cimientos de lodo.

Así no, Adriana.

El ejercicio del poder no debiera verse hermanado con la arrogancia que la dota de una ventaja indigna. Se gobierna porque corre por las venas la genética del servicio. Pero, ¿gobernar en estas condiciones?

En su tiempo reclamé a Adriana la referencia personal como médula de un discurso ante miles en la plaza de Huamantla. Y recibí muestras de una intolerancia que hoy puede desbordarse, no sólo en el que critica, sino en cada uno de los que vea la asunción adrianista como un tema en los terrenos de la abyección debido a la circunstancia en que ocurre.

De veras se me hace de mal gusto vernos en perspectiva como víctimas del “aiga sido como aiga sido”. En 2012 esto se acaba y qué será entonces de esta herencia ilegítima.

A semanas que ocurra lo que desde hoy veo como un inevitable atropello a la democracia sigo viendo en la mansedumbre de los protagonistas y en su pánico en el porvenir, la causa fundamental de este aciago episodio que ya comenzó a escribirse.

Carajo.

El inminente rompimiento

.

Que el PRI se alíe con el PAN en la actual condición me suena a darle el avión al Presidente, hoy que viene al rancho a festejar el Día Internacional de la Mujer.

La conducta de Beatriz Paredes Rangel, en el trecho este en el que la alianza con el PAN acabó como pleito de comadres, enmarca una analogía formidable en los terrenos locales, en que los beatricistas (Daniel Herrera, Adalberto Campuzano, Elia Sánchez, Alejandro García, entre los principales) sencillamente no saben para dónde jalar.

¿Con Adriana Dávila? Impensable. ¿Hacia el PRI? Es más probable, pero no con Mariano González, con una mujer, que puede ser la verdadera revelación en este horizonte donde la desganada afirmación del gobernador Héctor Ortiz, de que el PRI podría aliarse con el PAN, me suena a disparate dicho con muy poco análisis de por medio, así como quien refiere algo… por no dejar…

Y esa mujer puede ser Minerva Hernández Ramos.

Los peones del PRI  y del PRD, Ubaldo Velasco y Luis Roberto Macías, respectivamente, ya se pusieron a trabajar –por órdenes de Beatriz Paredes – enviando cartas a sus dirigentes nacionales, en las cuales proponen aliarse, para competir en serio el cuatro de julio.

Luego de los traspiés del penoso líder local del PAN, Benjamín Ávila, quien adelantó que el proceso interno de su partido podría terminar abruptamente si el CEN así lo llegase a determinar, se corre el velo tras el cual se hallaba Adriana Dávila, como recomendada de Calderón, quien premia así la incondicionalidad y subordinación.

En consecuencia, el obcecado desconocimiento calderonista respecto a los marcados límites de su partido en Tlaxcala en este trecho polarizante, hace vigente el “aiga sido como aiga sido” en un contexto de inmolación que puede sepultar al orticismo en ese momento tan importante que vive, al cual traduce como ente ganador de elecciones (2004, 2006, 2009).

Claro, la necedad de Calderón es miel para los oídos de sus adversarios priístas, perredistas y un sector cada vez mayor de orticistas que ven inminente y necesaria el re direccionamiento de su fuerza en tanto estructura infalible captadora de votos.

Ya se me hacía rara la conducta orticista en un contexto de rompimientos, traiciones y devaluadas apuestas. La verticalidad del echeverrismo como manual es la única y más congruente explicación en los lamentables tiempos de la mentira como materia prima suplidora del mínimo apego al legado de los fundadores del PAN.

Ahí tendrá usted hoy a un Presidente convencido de que todos creemos que en este entuerto los únicos mentirosos son Nava y Gómez Mont.

Y desde luego ahí tiene usted a Beatriz, aprovechando la sosedad azul que si no fuese por el mérito de Margarita Zavala,  inundaría cada acción de un presidente y su partido que parecen apresurar su día D.

Como siempre, habremos de ver el festejo como cobertura de los ominosos impuestos que usted y yo tenemos que pagar sin hacerla cansada. Hoy, por lo pronto, que vivan las mujeres porque así lo dice la agenda presidencial.

Y su derecho a decidir, por lo menos hoy, que es su día, lo habremos de ver debajo del arco del triunfo de estos personajes a quienes se les hace tarde para colgar sus retratos en las escuelas.

Ya se me hacía rara la repentina buena conciencia de Beatriz y su respeto a la vida, esa voz de campaña que tan caro le costó frente a los grupos feministas que la obligaron a replantearlo.

No se necesita ser pitonisa para advertir a una lideresa nacional del tricolor decidida a darle con todo a sus enemigos de última hora, los panistas, con quienes el secreto de la no alianza en el Estado de México, emergió como los muertos mal sepultados y como una muestra de que la ultraderecha tiene paradójicamente a su peor enemigo en el ala derecha del PRI, herencia echeverrista de la Paredes, quien la comparte, ni más ni menos que con su ex secreterio particular y hoy panista de circunstancia, don Héctor Ortiz. Nada más.

Hace dos semanas: Muera el 2 por ciento; ayer: ¡Viva el 2 por ciento!

.

De cuando los funcionarios se van de bruces haciendo críticas de las que luego se tienen que retractar. * El IET, se convirtió en la vecindad del Chavo.

Rectificar es de sabios, aunque a veces la enmienda acuse desfasamiento o venga precedida de campañas mediáticas con ideas contrarias a lo que finalmente hubo que respaldar.

Recién se había anunciado la decisión de incrementar dos puntos a los impuestos que pagamos los mexicanos, como una estrategia para encarar la pobreza y, sobre todo como medida para allanar el inexorable agotamiento del petróleo, único ingreso consistente de la economía mexicana.

Alguien accionó mediáticamente en Tlaxcala en contra de tales medidas. Y como se trata de espacios restringidos a plumas con sobrado encauzamiento, no demoró una especie de extrañamiento de parte de la cúpula panista.

Así que ayer miércoles, el primer panista de Tlaxcala concurrió a una cita al CEN de ese partido, a donde pudo reunirse con los otros seis ejecutivos albiazules.

Y hubo de expresar su reconocimiento a la medida propuesta por el gobierno de Felipe Calderón. Y hasta anunciar ahorros superiores a 200 millones de pesos, como parte de esa política de austeridad.

El ejecutivo de Jalisco, propuso ahorros mayores a 500 mdp. Tlaxcala y Jalisco fueron los únicos estados cuyos gobernadores tomaron la palabra y ensalzaron la acción de Felipe.

Lo que son las cosas, verdad. Semanas antes, la opinión parecía distinta. Yo creo que es una acción errada de quienes se encargan de opinar por encargo. Ni hablar.

Para fortuna de uno y desgracia de esos, siempre hay la oportunidad de enmendar los errores. Y en el caso de esta reacción improvisada, no cabe duda que siempre será mejor contar hasta diez antes de desplegar campañas así de comprometedoras.

La alianza PRI-PRD

Para nadie es ajeno que el ex diputado federal Mariano González Zarur, sigue cosechando seguidores. Su ausencia, parte de una estrategia debidamente planeada, se acompaña por la difusión, de abajo hacia arriba, de un argumento sustentado en el convencimiento persona por persona.

Son más sus seguidores. Pero le hace falta un partido político con la suficiente estructura como para alcanzar más de 170 mil votos, los cuales son indispensables para ganar una elección de gobernador.

La disciplina presupuestal no se ejerce en todos los ámbitos

A diferencia de la seriedad con la cual operan tesorerías, como la del Congreso –encabezada por el ex diputado José Felix Solis (PAN) y la propia Secretaría de Finanzas –cuyo estratega es Juan Manuel Lemus- hay organismos que, de plano están para llorar.

Ahí tiene usted a los desventurados consejeros del IET.

En la sesión de este miércoles, haga usted de cuenta que estábamos en la vecindad del chavo y la chilindrina Maricruz Cortes Ornelas reñía con quico Javier Conde, porque este juraba por lo más sagrado no haber metido las manos en la elaboración del presupuesto 2010.

Ni más ni menos se trata de 164 millones de pesos. Pero también se trata de un consejo roto (ya renunciaron dos) agotado (la presidenta no ve la hora de largarse) y hasta con la particularidad de que dos consejeros, Maximino Hernández Pulido y Enrique Zeompalteca, se andan candidateando para reelegirse.

Ante una convocatoria laberintosa, obra de la formidable y chueca pluma del diputado José Juan Temoltzin, esos dos consejeros –a los que nadie levantaría un monumento – quieren figurar como el próximo presidente consejero de ese organismo (al cual le urge despojarse de seres tan poco serios como Maricruz Cortes).

Y los enanos crecieron u, Ortiz y su espléndida representación en San Lázaro

.

A los cuatro legisladores panistas, incondicionales a Ortiz, hay que sumar a Beatriz, su amiguis-amiguis; de ellos resulta que el de Tlaxcala superó a Santiago Creel y a los gobernadores de Aguascalientes y Querétaro.


El gobernador Héctor Ortiz cuenta con una inusual representación en San Lázaro que, con cuatro legisladores de corte liberal, lo dota de más poder que a Santiago Creel, quien alcanzó tres, al gobernador de Aguascalientes, Luis Armando Reynoso Fermat, también con tres, incluso al gobernador de Querétaro, Francisco Garrido, con la misma cantidad.

Un análisis del Grupo de Economistas y Asociados (GEA) encuentra características en los diputados tlaxcaltecas que los lleva a considerar como liberales.

GEA los cataloga así por colocarlos muy aparte de aquellos relacionados con la Iglesia Católica, Paz Gutiérrez, Paz Quiñones y Rosi Orozco, y sin embargo no toma en cuenta que por lo menos tres de ellos, Julián Velásquez, Perla López y Oralia López (Sergio González queda fuera de esta lista) cuentan con un perfil masónico, debido a que en este sistema se basa el orticismo, según nos lo han explicado personajes que se encuentran dentro.

Bueno, haciendo a un lado su tendencia ideológica, a los cuatro diputados federales panistas –incondicionales de Ortiz, no puede dejar de sumarse a la también diputada federal electa, Beatriz Paredes Rangel, masona tlaxcalteca y hacedora de Héctor Ortiz, quien por consecuencia ensancha su grado de influencia.

Aquí lo interesante es que un creciente grupo de legisladores de corte conservador no ocultan su oposición al gobierno de Calderón, de tal forma que los expriístas hoy diputados federales panistas por Tlaxcala y comandados por Héctor Ortiz, se suman a otro grupo, incondicional al presidente Calderón, según se desprende de las conclusiones a las que llega el GEA.

Entre esos críticos a la administración calderonista se encuentran los legisladores leales al gobernador de Guanajuato, el yunquista Juan Manuel Oliva, quien pese al nuevo y mermado mapa legislativo del PAN, aportó más de un millón de votos para que Calderón se impusiera a López Obrador en la elección de 2006.

Ni qué decir de la opinión de esta corriente radical en relación con el recién electo líder nacional del PAN, Cesar Nava. Por decirlo rápido, es incompatible.

Así que a Felipe Calderón no le queda más que mantener encendida la vela con los amigos del PRIAN, uno de cuyos más destacados representantes es, curioso verdad, el gobernador de Tlaxcala y su ex jefa en la CNC Beatriz Paredes Rangel.

Y pese al contraste en sus divisiones políticas, resulta que Jalisco y Tlaxcala cuentan con el mismo número de diputados federales. Qué cosas no…

El minucioso trabajo de GEA distribuye así la composición del grupo parlamentario albiazul: seis con Francisco Ramírez Acuña, ex secretario de Gobernación; seis con el ex presidente Vicente Fox y el ex dirigente del PAN Manuel Espino; ocho con José Osuna Millán, gobernador de Baja California, 15 con Felipe Calderón y 16 con Juan Manuel Oliva.

Estos nombres, dice el despacho GEA, se dividen en tres grupos del PAN: conservadores, liberales y asociados al gobierno federal.

Se incluye en la categoría de conservadores a los enlistados como parte del grupo de los gobernadores Oliva, Garrido, Reynoso Femat y Emilio González, así como los vinculados a Espino y Fox, y las candidaturas independientes relacionadas con la Iglesia católica.

“Dentro de este grupo se encuentran varios líderes de propuesta de elevar a nivel constitucional la prohibición del aborto”.

Como miembros de la corriente liberal se menciona a los legisladores del grupo de los gobernadores José Osuna y Héctor Ortiz, así como los de Francisco Ramírez Acuña y Creel.

“La compleja conformación del grupo parlamentario, aunada a las futuras aspiraciones presidenciales que surjan dentro de ella, podrán complicar la necesaria disciplina de la bancada en una Legislatura en la que se encuentran en una clara desventaja frente al PRI”, señala el informe.


Si fuimos capaces de arrasar en la elección, lo somos de vencer la crisis, ¿no?

.

Que Ortiz proponga ahorrar energía y papel para no correr a burócratas es el peor discurso que le he escuchado, es una derrota anticipada, como no ocurrió el cinco de julio.


El llamado del gobernador de Tlaxcala, Héctor Ortiz Ortiz, a que los ayuntamientos racionen su consumo de energía eléctrica y materiales como papel, es un desalentador discurso que evidencia la falta de solidaridad de un poder ejecutivo que se derrotó ante el brutal recorte de hasta 80 mil millones de pesos al presupuesto federal.

El hombre más importante de un estado no debería dar ejemplos tan desalentadores, como eso de ahorrar unos centavos en el consumo de electricidad para evitar peores problemas a causa de despidos masivos de burócratas.

Esta es una muestra de nuestra vulnerable dependencia a los recursos que nos envía la federación y de nuestra incapacidad para generar ingresos propios.

No somos los únicos, pero siendo desiguales en el concurso nacional, requerimos que nuestros gobernantes, emulando a Xicohtencatl, demuestren un temperamento indómito y no se venzan de una manera tan estrepitosa.

Cuando se habla de resultados electorales, Tlaxcala es una de las dos entidades panistas con carro completo. Eso quiere decir que no estamos en crisis, porque somos capaces de estimular a miles hacia cierta causa.

Eso cuesta millones.

Pero, a la hora en que tenemos que mostrar la casta, no puede ser que nos ubiquemos en el territorio de los fracasados y que hablemos de postergar despidos masivos y, por lo tanto peores niveles de crisis económica, cuando en la víspera del cinco de julio, vimos a una candidata, hoy diputada electa, entregando dinero en efectivo, en una de tantas giras de proselitismo.

El tratamiento a los tlaxcaltecas no es parejo.

Y este que, ha sido el peor discurso pronunciado por el gobernador Héctor Ortiz, carece de relación alguna con la imagen de un gobernador panista triunfador, que ha ganado el pragmático afecto del presidente Calderón.

Tuvo que tocar todas las puertas del gobierno federal. Exigir un trato distinto a nuestra consistencia desigual en la orquesta nacional, y obligadamente traer esos recursos, regateados hoy, al grito de, “señores alcaldes, rásquense con sus propias uñas… ahorren electricidad, hojas, tinta… no adelanten recortes para no empeorar la situación.

En lugar de esas hilarantes propuestas, el gobernador de Tlaxcala debería escuchar a los expertos del Instituto para el Desarrollo Técnico de las Haciendas Públicas (Indetec), quienes proponen desde la actualización de las tablas catastrales a los precios de mercado hasta la capacitación de los funcionarios, esos a los que el ciudadano gobernador no quiere ver despedidos.

Señores, si somos capaces de dar “zapato” a nuestros adversarios políticos, cómo no vamos a poder salir de este bache, cuyo saldo es la destrucción de la izquierda en Tlaxcala y la contención del PRI como nadie lo pudo hacer en el resto del país.

De veras, somos buenos.


González Mena, la impunidad en persona

.

A este líder charro le divierten las sanciones del TEPJF y lo ponen hilarante las posibles acciones del MP por falsificar una firma en documentos oficiales.

Con un cinismo indignante, el líder de la sección 31 del SNTE, Francisco González Mena, asegura no haber tenido injerencia en la falsificación de la firma de Tomás Tlapale, para despojarlo de la candidatura a diputado federal plurinominal por el Partido Nueva Alianza.

Y hasta se da el lujo de culpar al IFE por tal falta.

En una entrevista con el Sol de Tlaxcala publicada este miércoles, el incondicional de Elba Esther Gordillo Morales, demuestra así su desprecio por las instituciones e intenta lavar su imagen, su deteriorada imagen por medio de una declaración, cuando lo que debe hacer es responder al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y ante el propio Ministerio Público.

Por lo burdo de estas acciones y por la ligereza con la cual toma el líder magisterial su delicada situación legal, es de advertirse que un eventual cumplimiento de las autoridades para obligar al presunto responsable a purgar una condena, sería neutralizado con una llamada telefónica de su patrona Elba Esther.

Es decir, estamos ante una versión grotesca de un secuestrador del estado de Derecho, llamado Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), capaz de pasar sus faltas por el arco del triunfo y hasta disfrutarlas como lo podría hacer un monarca loco ante un pueblo cansado de abusos.

Si González Mena burla a la autoridad con una falta tan evidente como colocar a escondidas su nombre en el tercer lugar de una lista de candidatos a diputados por la vía de la representación proporcional, qué no será capaz de hacer con las plazas de maestro que su sindicato maneja a placer.

Si la falsificación de documentos causa diversión a este singular charro, posibles abusos contra maestras y maestros jóvenes, necesitados de contar con un trabajo, de acercar su trabajo a su lugar de residencia, de aspirar a unas horas más, en pocas palabras, de ganar honestamente el sustento para su familia, serán probablemente para un energúmeno de esta calaña regalitos que las circunstancias le hacen para pasar bien una velada y al día siguiente vaciar su asquerosa impunidad en sarcásticas sonrisas, así como se puede apreciar en la foto publicada por el mencionado rotativo, donde aparece la siniestra figura de este, uno de los secuestradores de la paz social y la estabilidad política en Tlaxcala.

La presencia de Ortiz en el CEN del PAN

Este martes, los gobernadores panistas dieron una especie de palmada en la espalda a Germán Martínez antes que este se hunda en el mar de la indignación presidencial.

Uno a uno, los mandatarios se retiraron del cónclave. Sin embargo, el de Tlaxcala, Héctor Ortiz, no salía y no salía. Y casi tarda una hora en abandonar el edificio sede de su nuevo partido.

Por supuesto que los rumores no dejaron de escucharse.

Sobre todo por un razonamiento que se antoja válido:

Héctor Ortiz sería el mejor interlocutor con Beatriz Paredes, una vez que esta anunció el endurecimiento del bloque priísta en la Cámara. Y como el Presidente está dispuesto a todo, sí a todo, con tal de que su partido deje de hacer agua, no dude usted que dé la orden a los grupos radicales para que no la hagan de tos ante una eventual inclusión del gobernador de Tlaxcala como el estratega que le hace falta con urgencia vital a Los Pinos.

Colima, Herrera Murga, Beatriz Paredes… ¿le dicen algo estas palabras?

.

No es lo mismo mandar a Daniel a Colima que a Enrique Padilla a Guerrero… es como el ser y el no ser…


Consejo y tostón del panismo-orticismo de Tlaxcala a la mega urgida campaña de Martha Leticia Sosa Govea, a gobernadora de Colima es, digamos el valor agregado que el hábil aunque no menos añoso gobernador ex priísta, Héctor Ortiz, aporta a la relación con el calderonismo, a cuyo auto promovido baluarte, hemos dejado de ver y escuchar, como resultado de su inmolación para evitar, a la espiral descendente a la que le lleva el peso de su boca, como al pez que por ese órgano, muere.

Ello es sinónimo de lo sobrado que anda esta administración en los temas electorales para salir a la conquista de nuevos territorios, ya sea en tanto plazas receptivas a la labor de personajes como Daniel Herrera Murga, uno de los más connotados mapaches del orticismo, al cual le conviene hacer boxeo de sombra mientras llega 2010, cuando se dé la hora de la verdad.

Será a partir del lunes seis de julio cuando, a todo vapor se manejen con mayor ahínco los nombres de quienes quieren ser el sucesor de Héctor Ortiz. Mientras llega la fecha, Daniel “el travieso” Herrera Murga le anda asestando puntapiés al pesebre del cual se surtió prácticamente toda su vida de priísta, a la zaga de Beatriz Paredes.

Hoy, sin embargo, son otras las órdenes, otro el directorio y ya ve, la agenda es muy distinta. Mas la eficacia es la misma. Digamos que cumple con el perfil requerido para dar la batalla. Es una ficha más del prianismo del que, cosa extraña, el PRI es factor de sacrificio y el PAN, empoderado, recurre a todo con tal de ganar, recuperar y arrebatar, si así fuese necesario.

Sentarse a la modosita mesa del Presidente sería muy incómodo para el mandatario que el fin de semana así lo hizo, a invitación de su compadre Rolando Romero a comer tacos de carnitas. He ahí el ambiente propicio para que se sienta bien. Pero eso de andarse codeando con los aseñoritados ministros del sexenio no resulta atractivo. Mejor sería demostrarles otras artes, en las cuales andan en pañales, una de las cuales puede ser el mapacherismo.

Créame que a estas alturas ser operador electoral se acompaña con doctorados y encuestas como las de Gisela Rubach, acompañadas por sugerencias tan precisas para alcanzar el éxito que, por eso a la europea se le considera la gurú del priísmo. Guardando la proporción –sí porque ella es una académica y Daniel es un mapache cínico – los dos aportan importantes resultados a la causa que se les encargue.

Pero en el caso de Colima la senadora panista con licencia, Martha Leticia Sosa Govea, es un caso difícil. Creo que aquí el PRIAN poco tiene que hacer contra un PRI definido y fortísimo a la sombra del gobernador Silverio Cavazos Cevallos. Gracias a él, a la fecha su delfín, Mario Anguiano Moreno, quien por cierto no es santo de la devoción de Beatriz, por lo que el papel de los tlaxcaltecas con la encomienda presidencial es más que interesante.

Beatriz podría hacerse de la vista gorda y dejar que fructifique un posible juego sucio, única forma de doblegar al candidato tricolor. Y como ya comenzaron a circular los panfletos con descalificaciones, no digo que el autor sea Daniel el Travieso, pero pues quien se siente capaz de decir lo contrario.

Pero también podría sentir que le pican la cresta enviando a un gallo que se hizo en sus corrales. Entonces, creo que lo mejor es no perder de vista el desarrollo de la campaña al gobierno colimense porque, usted ya sabe qué paisano nuestro anda haciendo y deshaciendo con tal de que la sosa Martha se mueva por lo menos unos puntitos.