[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘electorado’

Cortos incómodos

.

Sin que hasta ahora haya trascendido y para sorpresa de muchos, resulta que el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez tendrá una buena relación con el próximo gobierno federal que encabezará Andrés Manuel López Obrador, pues muchos de los funcionarios que han sido designados por el tabasqueño son conocidos y amigos del mandatario priista, lo que sin duda lo ubica en una buena posición para negociar proyectos y recursos.

Alejandra Frausto Guerrero, futura responsable de la Secretaria de Cultura en el gobierno del morenista López Obrador ya recibió varias propuestas del gobierno estatal de probables sedes para instalar esa dependencia en Tlaxcala, por lo que ahora sólo falta la decisión final para conocer en dónde se asentarán esas oficinas federales.

Entre las propuestas que más posibilidades tienen está el Centro de las Artes de Apizaco y la antigua sede del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura que se localiza en la capital. La segunda opción parece ser la más viable y no dude que ahí empiece a despachar Alejandra Frausto que no ha dejado de visitar el estado.

Le cuento que hasta ahora no existe fecha para que los panistas lleven a cabo la renovación de su dirigencia estatal, pues resulta que el hoy diputado federal y líder del PAN en Tlaxcala, Carlos Carreón Mejía, tiene guardada bajo siete llaves la convocatoria respectiva que podría hacerse pública a finales de este mes.

La intención de Carreón Mejía es alargar lo más que pueda la renovación para operar a favor del grupo anayista que busca imponer a Marko Antonio Cortés Mendoza como dirigente nacional en el proceso interno previsto para el 11 de noviembre.

Y con la ayuda de Marko Antonio Cortés el nuevo diputado federal intentará imponer en Tlaxcala a un líder estatal que podría ser electo a finales de diciembre y cuyo compromiso principal sería no revisar las finanzas del PAN de los últimos años, debido a que las cuentas no cuadran por los excesos en que incurrió el actual presidente del Comité Directivo Estatal.

Donde también las cosas no caminan nada bien es en el Congreso del Estado, pues Víctor Báez López, presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política resultó muy chafa, al grado que no oculta ser la marioneta del aún líder estatal de Morena, Joel Molina Ramírez, quien prácticamente le ordena qué hacer, decir y hasta con quién hablar.

La fracción parlamentaria de Morena está fracturada y la relación que el partido de López Obrador mantiene con sus aliados como el PT y el PES está sostenida con alfileres. El liderazgo de Báez López es tan débil y cuestionado que es la fecha en que no puede sacar adelante los nombramientos del personal directivo del Congreso local.

Lo anterior ha sido aprovechado por los anteriores diputados que se enteran en tiempo real de las decisiones y movimientos que llevan a cabo los novatos legisladores, empezando por la garganta profunda que sembraron en la persona de la camaleónica Cynthia Fernández Bautista que no deja de reportar todos los detalles y la “información reservada” que le proporciona el iluso matador de toros que hoy despacha como diputado Rafael Ortega Blancas.

Se acuerda que la presidenta municipal de Tlaxcala, Anabell Ávalos Zempoalteca, realizó hace unos días un viaje por Perú, Uruguay y Argentina en compañía de algunos miembros de su Cabildo, pues resulta que la alcaldesa de Tlaxco, Gardenia Hernández Rodríguez, también hizo sus maletas por las mismas fechas y agregó un destino más a su periplo que incluyó a Brasil, país que visitó en compañía de su esposo.

Dicen que Gardenia Hernández muy pronto será cuestionada por ese viaje y que un grupo de vecinos inconforme con su administración le pedirá que informe cuánto costó su viaje con cargo al ayuntamiento de ese pueblo mágico.

Los chivos expiatorios de Tlaxcala

.

Si el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, ya afirmó que la ex perredista y hoy neo priista Rosario Robles Berlanga, es un “chivo expiatorio” en el enorme desvío de recursos públicos registrado en la Sedesol y que las acusaciones en contra de esa funcionaria del gobierno de Enrique Peña Nieto son un circo, seguramente el combate a la corrupción que prometió Morena en Tlaxcala quedará sólo en el anecdotario.

Una vez que López Obrador optó por echar su manto protector a la convenenciera Rosario Robles, es muy probable que en Tlaxcala surjan otros chivos expiatorios en torno a probables casos de corrupción que simplemente serán solapados y hasta encubiertos por los diputados de Morena y sus aliados del PT y el PES.

El trabajo periodístico que realizó el portal de noticias Animal Político y que obtuvo reconocimiento internacional por documentar la estafa maestra en que incurrió presuntamente Robles Berlanga y funcionarios de la Sedesol en complicidad con Universidades públicas y empresas fantasma para disponer de manera ilegal de millonarias cantidades de recursos, ahora se pretende desacreditar y minimizar bajo el argumento de que forma parte de un circo cuando acredita puntualmente la sucia operación que se puso en marcha para sangrar las finanzas del gobierno federal.

Si ese caso que implicó desvíos por más de 2 mil millones de pesos es un circo que no merece ser castigado, imagínese si en Tlaxcala se sancionarán los excesos de los ex diputados locales y sus negociaciones obscuras con algunos presidentes municipales y funcionarios estatales para aprobar ciertas cuentas públicas con evidentes daños patrimoniales o si se descubrirá y castigará el jugoso negocio que dejó la remodelación del Congreso del Estado.

Los diputados locales de Morena y sus aliados deben entender que el voto emocional que obtuvieron el pasado 1 de julio para llegar al Congreso de Tlaxcala ya no existe, porque ahora los ciudadanos y ciudadanas observan su comportamiento y en ellos empieza a dominar el razonamiento que les dice que los legisladores que impulsó López Obrador son igual o peor que los priistas, panistas y perredistas.

Son incongruentes e hipócritas y en los pocos días que tienen como diputados su trabajo es nulo, ilegal, sin rumbo y deficiente. Prometieron un cambio y una austeridad que no se ve por ningún lado.

El combate a la corrupción sólo quedó en el discurso y es la fecha que ni se bajan sus abultados salarios ni exigen con hechos cuentas a los ex legisladores y mucho menos tienen la intención de revisar el cochinero que implicó la rápida aprobación de las cuentas públicas del 2017.

Su hipocresía es tal que ahora sin el menor recato se dedican a echar porras al mandatario priista Marco Antonio Mena Rodríguez, como lo demostró la legisladora de Morena, Mayra Vázquez Velázquez, quien a través de la redes sociales descubrió la noche del 15 de septiembre y como invitada a la ceremonia del Grito de Independencia que el gobernador demuestra liderazgo y disposición de trabajar por el bien de Tlaxcala.

O la actitud del ex gobernador priista y hoy discípulo de Morena, José Antonio Álvarez Lima, quien dejó las duras críticas al gobernador Mena y las clases de ética para sumarse al grupo de alabadores bajo el pretexto de la trillada civilidad política.

Ante este decepcionante escenario, ahora sólo falta conocer quiénes serán los chivos expiatorios de Tlaxcala y no dude que entre ellos se encuentre el ex diputado vedette Marianito González Aguirre, quien no sólo goza de la protección que le brinda el legislador local de Morena Rafael Ortega Blancas, sino del manto protector que ya le extendió el amigo de su papá Joel Molina Ramírez que representa en el partido de López Obrador los ojos e intereses del hacendado ex gobernador Mariano González Zarur.

No crea que es gratis el golpeteo que Joel Molina tiene abierto contra Lorena Cuéllar Cisneros, quien en diciembre se convertirá en la coordinadora general del gobierno federal en Tlaxcala y la aspirante más seria de Morena en competir por la gubernatura del estado en el 2021.

A parte de transa, cínico

.

La mediocridad de Luis Álvarez Landa, quien despacha como Oficial Mayor de Gobierno es insultante, al grado que explica el enorme fracaso que logró en los pasados comicios federales en donde se desempeñó como coordinador en Tlaxcala de la campaña presidencial del priista José Antonio Meade Kuribreña y su pésimo trabajo para realizar la compra de nuevas patrullas para la policía estatal.

Sólo un idiota sería capaz de reconocer que incurrió en acciones ilegales en una licitación pública para beneficiar a un proveedor.

Los funcionarios podrán ser acusados de corruptos, cínicos y ambiciosos, pero jamás de ser tontos o pen.. por llevar a cabo estafas maestras o transas millonarias, porque el sistema está armado y pensado para que en Tlaxcala y en México se realicen negocios ilegales al amparo del poder y del servicio público sin que nadie enfrente la ley por esas irregularidades.

El ex marianista Álvarez Landa decidió salir de su madriguera para asegurar a los periodistas que lo entrevistaron ayer que el concurso para adquirir 200 patrullas y que fue declarado desierto el viernes pasado fue legal y que no existieron dados cargados para beneficiar a algún proveedor en específico.

Cuando no se conecta el cerebro con la lengua y se deja que hable la soberbia combinada con la estupidez, suelen salir desafortunadas declaraciones que dibujan la torpeza del funcionario estatal encargado de esa licitación que de forma hipócrita pide se acrediten las pruebas de los señalamientos que se hicieron en torno al amañado concurso.

Las pruebas y evidencias fueron publicadas en este espacio, por lo que bien vale la pena repetirlas para que ese flojo y retardado funcionario pueda leerlas y entenderlas.

Resulta que las especificaciones solicitadas por el gobierno del estado en la anterior licitación estaban dirigidas a una marca específica, que en ese caso era Ford, lo cual incumplió el artículo 26 fracción IV de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Estado de Tlaxcala que ordena establecer en las bases del concurso requisitos que garanticen la libre participación.

También en las bases del concurso se exigió que los bienes usados en el equipamiento de la patrullas contaran con “Patentes”, situación que está prohibido incluir en una licitación pública.

El funcionario que hoy se dice respetuoso de la ley solicitó en la licitación una carta garantía del fabricante del equipo y no del fabricante del vehículo, situación que dejaría a las nuevas patrullas sin respaldo de la armadora Ford en caso de sufrir fallas mecánicas o en sus partes eléctricas porque sencillamente la unidad fue alterada.

Durante el apresurado concurso también quedó evidenciada la vinculación de tres concursantes que se inscribieron a fin de garantizar la venta de las patrullas, pues Ford Rivera sería la proveedora de los vehículos, Jomtel Telecomunicaciones sería el distribuidor autorizado en México del equipo de patrullas solicitado en las bases de la licitación y Grupo Comercial Vakart sería el proveedor e instalador de todos los aditamentos en las unidades automotoras.

Lo anterior se demostró y se comprobó que tal situación era violatoria del artículo 36 fracción VI de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Estado de Tlaxcala.

Además, ya no se pudo documentar los sobreprecios de las patrullas que serían adquiridas, porque el concurso fue cancelado durante la evaluación de las propuestas técnicas y legales, pues los sobres de las propuestas económicas fueron escondidos para evitar más cuestionamientos y las ganancias que implicaría ese lucrativo negocio.

Al final, los proveedores perfilados para ese negocio fueron descalificados con absurdos al no presentar algunos documentos actualizados, pero no dude ni tantito que en la próxima licitación estarán presentes para concretar la venta de las patrullas que ya estaban siendo armadas en el vecino estado de Puebla.

Y si la mentada licitación fue legal, entonces por qué un proveedor ajeno a ese negocio fue amenazado al igual que este reportero.

En fin, la corrupción en el gobierno del estado está presente y pronto empezaremos a documentar algunos casos que sin duda salpicarán a muchos.

En marcha la venganza marianista

.

En política no hay casualidades y los marianistas bajo la batuta del hosco Mariano González Zarur han iniciado su venganza contra el actual gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, quien según ellos no cumplió los acuerdos y los desplazó de la administración y del partido cuando el triunfo electoral del 2016 que le permite ejercer el poder en Tlaxcala es gracias a la operación que realizaron.

Una vez que el ex diputado vedette Marianito González Aguirre dejó su cargo y comprobó que no sería llamado para incorporarse al gabinete del actual mandatario como él lo aseguró a su séquito de lambiscones, el grupo político que encabeza su papá decidió poner en marcha una abierta operación para someter a un desgaste político y administrativo a Marco Antonio Mena que hoy es considerado como su enemigo.

La reaparición del lacayo ex diputado federal Ricardo García Portilla para anunciar la realización de una carrera atlética fue el pretexto para escupir su veneno contra el gobernador y su grupo político a quienes culpó de la dolorosa derrota electoral del pasado 1 de julio. Palabras más palabras menos dejo entrever que no sólo simularon una operación a favor del PRI, sino que impusieron candidatos perdedores que no representaban a la militancia del ex partidazo.

Y convocó a los priistas tlaxcaltecas a sumarse a un movimiento que exija cuentas al mandatario estatal y a sus dirigentes de gafete, así como acordar las decisiones que según él permitan llevar a cabo las acciones que ayuden a recuperar la competitividad del PRI rumbo a las elecciones del 2021 en que se elegirá gobernador, diputados locales y presidentes municipales.

Si el golpeteo político ya es evidente, no dude que en los próximos días empiecen a salir escándalos de corrupción que involucren a funcionarios estatales que gozan del aprecio y respaldo del gobernador como es el caso del ineficaz secretario de Educación Manuel Camacho Higareda, quien aseguran tiene las uñas más largas que el ex titular de esa dependencia Tomás Munive Osorno.

Es evidente que Marianito González será un espectador más en esa guerra que se avecina, debido a que su torpeza le impide involucrarse en una batalla donde se requiere inteligencia y valor para participar en ella, cualidades que carece ese junior que siempre termina dominado por el exceso de genes libidinosos que heredó.

Los menistas deberían estar preparados para la confrontación, debido a que ellos empezaron las hostilidades. Fue hasta ahora que los marianistas decidieron mostrar sus rencores y su sed de venganza, pues saben que la influencia y poder del presidente Enrique Peña Nieto va a la baja y que es tiempo de iniciar la disputa por el control del PRI en Tlaxcala, ya que desde ahí pueden construir las candidaturas para el 2021 y desplazar a los amigos de Marco Mena que esperan ser favorecidos con alguna posición.

Los meses que le quedan al gobierno de Marco Mena no serán tersos y seguramente enfrentará una serie de complicaciones por los frentes que tiene abiertos.

Los marianistas ya adelantaron el juego de la sucesión en el PRI que en teoría debería controlar el actual mandatario, situación que no sólo va alborotar al partido, sino a la estructura del gobierno estatal que a estas alturas no dude que apostará por ese grupo y no por los menistas.

El hacendado ex gobernador Mariano González ya enseñó su primera carta para la sucesión y sin dudas es su lacayo Ricardo García, quien desde ahora en adelante lo vera muy movido por todo el territorio tlaxcalteca sumando simpatías a su proyecto.

La luna de miel que el gobierno de Mena tenía en Tlaxcala con los diferentes actores políticos y el PRI llegó a su fin y pronto veremos otra realidad. Al tiempo.

Se va un recomendado y llega otro a la CES

.

Tuvieron que pasar 20 largos meses para que por fin se corrigiera el error de haber permitido la incrustación de Hervé Hurtado Ruiz en el gabinete de la actual administración como responsable de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), dependencia que se descuidó al grado que equipo y elementos fueron utilizados para alimentar el ego de ese ex funcionario que siempre estuvo más preocupado por su imagen que por brindar protección a los tlaxcaltecas.

A finales del 2016 cuando el actual gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez analizaba los perfiles de las personas que serían incorporadas en su administración recibió una recomendación que involucraba a Hervé Hurtado, quien se coló entre los finalistas por su padrino político y por su “impresionante” trayectoria donde destacaba ser el fundador de la primera policía cibernética en México.

Sin conocer Tlaxcala y sus características, Hurtado Ruiz fue designado como responsable de la seguridad pública en la entidad, con lo cual inició una tensa relación entre los elementos y mandos medios de la corporación, así como con los directores municipales de seguridad y alcaldes que no aceptaban la actitud sobrada y soberbia de ese funcionario que imponía su voluntad a toda costa.

Lejos de sumar voluntades y coordinar la limitada fuerza policiaca existente a nivel estatal y municipal, el oriundo de Campeche optó por crear su grupo de confianza y marginar a los alcaldes y responsables de la seguridad municipal que se mostraban rebeldes, situación que generó vacíos que fueron evidentes en ciertos conflictos, como el registrado en Ixtenco durante el enfrentamiento entre las autoridades y habitantes que estaban inconformes con el edil.

La policía estatal fue la última en intervenir y para calmar los ánimos en Ixtenco tuvieron que participar algunos presidentes municipales que en apoyo de su colega enviaron patrullas que resultaron destruidas o dañadas en la trifulca.

En los últimos 20 meses nunca existió una estrategia definida para inhibir o desalentar a los delincuentes que se multiplicaron en Tlaxcala. La presencia policiaca era limitada y se concentraba en ciertos lugares que probablemente implicaban algún beneficio económico para el responsable de la seguridad pública.

Los hechos y cifras hablan por sí mismas y el binomio de seguridad en Tlaxcala conformado por la Comisión Estatal de Seguridad y la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE) no ha podido dar resultados en la actual administración, quizá porque en ambas instancias han llegado funcionarios más preocupados por alimentar su ego y cuidar su imagen que en dedicar sus esfuerzos para combatir a los delincuentes.

La CES va por su segundo responsable en la persona de mexiquense Eduardo Valiente Hernández, mientras que la PGJE ya ha registrado tres relevos de titular –Tito Cervantes Zepeda, José Aarón Pérez Carro y José Antonio Aquiahuatl Sánchez- sin que a la fecha se observe algún avance, pues es evidente que el cambio de procurador no ha servido para nada porque las cosas siguen igual o peor.

Trascendió que Valiente Hernández fue recomendado por Alfonso Navarrete Prida, actual secretario de Gobernación en la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

Entre los cargos que ha desempeñado destacan su titularidad como Comisario General de la Policía Federal, Comisionado Estatal de Seguridad Ciudadana del Estado de México, Subsecretario de Seguridad del Estado de México, y Comisario Coordinador en Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

En el gobierno del priista Eruviel Ávila Villegas fue el responsable de la seguridad pública en el Estado de México donde habitan más de 16 millones de personas, por lo que no deberá tener problemas para mejorar en el corto plazo la seguridad de los tlaxcaltecas que apenas si sumamos 1. 2 millones de ciudadanos y ciudadanas.

El proceso de aprendizaje de la actual administración ha sido muy largo, lo cual nos debe preocupar porque las decisiones para corregir los errores se están dando muy lentas cuando le restan 36 meses de poder.

Veremos si la decisión de incorporar a Eduardo Valiente fue buena o sólo se trató de un recomendado más que vino a pasear como lo hizo Hervé Hurtado o lo hace el secretario de Salud el hidalguense Alberto Jonguitud Falcón.

La insultante indiferencia

.

El clima de inseguridad y la incidencia delictiva al parecer no son suficientes problemas para preocupar al gobierno estatal que actúa como si no pasara nada en un estado donde los homicidios dolosos son contantes, de ahí que es evidente la falta de una estrategia seria para enfrentar a la delincuencia que en los últimos 20 meses ha ganado terreno y presencia.

Un tema que nunca ha sido prioridad del gobierno de Tlaxcala y que sigue sujeto a ocurrencias es el de la seguridad, donde es evidente la falta de estrategia, de equipo y de personal para poder llevar a cabo esa labor, de ahí que los delincuentes han encontrado tierra fértil para multiplicarse y aumentar sus actos ilícitos.

Hace más de un año el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez anunció una inversión histórica en seguridad, la cual se vería reflejada en tecnología, equipo y en un incremento en el número de policías estatales, sin embargo el tiempo ha avanzado y esa promesa sigue sin concretarse a 36 meses de que finalice la actual administración.

El intento de adquirir 200 nuevas patrullas no se concretó ante un amañado concurso que fue severamente cuestionado, por lo que la mejor opción que encontraron las autoridades fue declarar desierta esa licitación bajo el pretexto de que ninguno de los participantes reunió los requisitos establecidos en la convocatoria.

La prisa mostrada por Luis Álvarez Landa, titular de la Oficialía Mayor de Gobierno, para realizar la licitación en el menor tiempo posible y cerrar en doce días la compra de las patrullas que implicaría la inversión de 170 millones de pesos, también debería asumirla para corregir sus mañas y dar la cara para explicar las razones que provocaron la cancelación de la licitación y sobre todo dar a conocer los nuevos tiempos que se tienen previstos para adquirir esos vehículos.

Sólo el mañoso Álvarez Landa sabe si habrá otra licitación pública o se optará por realizar una invitación cerrada a tres proveedores, pero lo que sí le puedo asegurar es que el gobierno estatal no cambiará las características de los vehículos ni las especificaciones del equipo, por lo que tarde o temprano vera circulando por las calles y carreteras de Tlaxcala patrullas Ecosport y Ford Pick Up 4 x 2 y 4 x 4.

Las nuevas patrullas serían entregadas a finales de octubre y se tenía previsto verlas circulando en noviembre o diciembre, sin embargo hoy se desconoce si esas unidades será compradas a la brevedad o se pospondrá su adquisición unas semanas más siguiendo la actitud de los últimos 20 meses de que no pasa nada y todo puede esperar.

Ojalá en ese nuevo proceso de compra de patrullas participen funcionarios de primer nivel como la Contraloría del Ejecutivo, María Maricela Escobar Sánchez, quien debería poner más atención a asuntos relevantes y dejar las tonterías como la instalación del Comité de Ética, Integridad y Prevención de Conflicto de Intereses a sus subordinados.

Y si en realidad se quiere llevar con transparencia y legalidad la adquisición de esos vehículos, esperemos que en el proceso de licitación se invite a participar como observadores a los integrantes del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Anticorrupción del Estado de Tlaxcala, pues sería lamentable que el futuro concurso tuviera las mismas inconsistencias que la primera licitación donde hubo dados cargados para beneficiar aún proveedor en especial.

En materia de seguridad las autoridades estatales van perdiendo la batalla y eso empieza a tener un alto costo para su imagen.

Sin lugar para los débiles

.

El malestar y la inconformidad entre directivos y maestros tlaxcalteca siempre ha existido, pero la gran diferencia es que pronto se hará evidente y empezará a crecer, por lo que vendrán días complicadas y amargos para el sector educativo que está dispuesto a recobrar sus espacios y la dignidad que le fue arrebata.

Lo que se avecina es una verdadera tormenta magisterial en Tlaxcala y todo el país, las piezas se van a reacomodar y hasta por debajo de las piedras van a brotar las expresiones de inconformidad, los antiguos rencores, la sed de venganza y sobre todo las exigencias de alguna que otra cabeza del sector educativo, sindical o de las autoridades locales. No habrá lugar para los débiles, sobre todo si quieren sobrevivir en esta nueva realidad que es inminente.

Déjenme ser profeta, el Nostradamus, un “pitoniso” si viene al caso la expresión, en los tiempos que están por venir; lo que va a acontecer una vez liberada Elba Esther Gordillo, será una lucha encarnizada por la recuperación del poder magisterial y las titularidades de las Secretarías de Educación de los Estados.

Las lanzas están listas y dispuestas, no habrá tregua ni amnistía para los traidores, sobre todo para los que ocuparon recientemente y ocupan ahora las cúpulas de las secciones sindicales 31 y 55 aquí en la tierra de Xicohténcatl. Seudo líderes que se “humillaron” y fueron cómplices del priismo liberal que les aplicó una reforma laboral punitiva, oculta en una educativa estructural “de gran calado”, que no es otra cosa que la utilizada para correr maestros, perseguir opositores y acoso de “indeseables” que se oponen a la misma o al gobierno estatal. Una reforma educativa a todas luces cada vez más sucia y agresiva en contra de los maestros.

Miguel Ángel Islas Chío, ¿se acuerdan de él?, quien fuera Secretario de Educación en Tlaxcala en los tiempos de Sánchez Anaya y luego de Héctor Ortiz, un personaje ligado a la controvertida Maestra desde principios de los años noventa del siglo pasado, que lo llevó hasta ocupar una curul en la Cámara de Diputados, pues sí, uno de los “muertos vivientes”, está de regreso y concedió una entrevista exclusiva a nuestro portal de noticias, habló de todo, de lo que él considera una injusticia en el trato que el Estado mexicano ha dado a la lideresa recién liberada; desnudó la situación que vive actualmente la educación en México y en la entidad, una charla que será transmitida hoy en el noticiero La hora de la Verdad de e-consulta Tlaxcala, que Usted no debe perderse en punto del mediodía.

Islas Chío había sido ubicado recientemente “operando”, como le dicen ahora a la labor de hacer proselitismo, pero a favor de MORENA y su entonces candidato el hoy Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. Por una ardua labor de Miguel Ángel en busca de votos a la causa entre todo el sector magisterial tlaxcalteca, donde dejó muchos conocidos por cierto, le trajo al proyecto del tabasqueño grandes resultados.

Con contundencia, decisión y muchos agravios a sus espaldas, los maestros de Tlaxcala se volcaron a las urnas, fueron determinantes en el triunfo nacional del Peje en las pasadas elecciones y la derrota del PRI, también la de un Presidente de la República que será recordado como el peor de todos, el menos aceptado, el más ineficiente, el más corrupto.

Los docentes tlaxcaltecas, en su gran mayoría, siguieron las propuestas de Andrés Manuel, dijo Islas Chío; el exsecretario de Educación aprovechó hábilmente la inconformidad generalizada, habló con ellos, les hizo saber que todas las conquistas sindicales logradas se están perdiendo una a una, que el papel que las organizaciones de maestros de ser francos interlocutores para mejorar la educación del país, ya no existía.

Los convenció que la reforma educativa de Peña Nieto, ha sido un completo fracaso, peor aplicada en entidades de la República como Tlaxcala, que sólo dio rienda suelta a las intimidaciones y castigos laborales de los trabajadores. Andrés Manuel dice que todos los maestros, despedidos injustamente, regresarán a sus lugares de trabajo.

En Tlaxcala, puntualizó en la entrevista Islas Chío, nadie sabe del programa de gobierno en materia educativa de la actual administración y si existe, solo ellos, lo burócratas directivos de la USET, lo conocen.

Los líderes sindicales, por su parte, han sido omisos, tolerantes con las agresiones a los integrantes de su gremio; recordó que hace unos años, en el gobierno del infumable Mariano González Zarur, los maestros jubilados fueron golpeados impunemente por los gorilas del ejecutivo y nadie, pero nadie, de sus dirigentes alzó la voz para defender a esos hombres y mujeres ya pensionados, que con su trabajo forjaron al SNTE, cuando protestaban frente al Palacio de Gobierno por lo que ellos consideran atentados contra sus remuneraciones y prestaciones.

Parece que las frivolidades de Enrique Peña han permeado a los gobiernos priistas, como el de Tlaxcala, donde hay muestras de las incapacidades para administrar las políticas educativas en la entidad; sirvan dos ejemplos, por un lado, se atreven a ponerle el nombre de “Gobernador” a unas becas que no son otorgadas con el dinero personal del ejecutivo local, sino con los impuestos del pueblo; por otro, Manuel Camacho Higareda, el “flamante” Secretario del ramo, piensa que hacer bien las cosas es estar ante los reflectores de las cámaras de video y fotografía de los medios locales, fingiendo que le interesa la educación. Banalidades y brindis caracterizan esta gestión en el sector educativo.

Los servidores públicos locales de educación y también los dirigentes sindicales, ni siquiera están enterados del desplome de la eficiencia en las escuelas porque simplemente la tan mentada “Reforma Educativa”, nunca consideró mejorar el proceso de enseñanza aprendizaje, actualizar el modelo educativo, capacitar a los docentes antes de evaluarlos y despedirlos, incorporar las nuevas tecnologías de la información con planes y métodos adecuados, no, se limitaron a perseguir, a dañar a los maestros, a sus familias, que le son incómodos.

Miguel Ángel Islas y un numeroso grupo de profesores tlaxcaltecas, tienen una agenda muy importante y de amplias expectativa en Tlaxcala; ellos, organizados en “Maestros por México”, vienen por todas las canicas, quieren retomarlo todo, exigen que la Reforma punitiva del sector sea derogada, que se consulte y se redacte una nueva, con la participación de toda la comunidad educativa: docentes, directivos, padres de familia, expertos, todos.

Quieren además, la revisión de las actuales condiciones de trabajo, el regreso de los maestros cesados, libertad sindical y sobre todo, quieren ver rodar cabezas, primero, las de esos seudo exlíderes sindicales de Tlaxcala y obviamente los vigentes, que siguen cobrando doble en la Secretaría de Educación y en otras dependencias municipales y estatales.

Lo más penoso de todo esto, de la batalla que está por estallar, es que en medio de las pugnas, de los arrebatos, de las frivolidades, de los incumplimientos de las leyes estatales, de los actos de corrupción, de licitaciones oscuras, de las advertencias y promesas de los maestros tradicionales liderados por Elba Esther, están nuestros niños y jóvenes de las instituciones escolares. Que Dios nos agarre confesados.

De colofón: hoy mismo darán a conocer aquí que el Congreso Nacional del Sindicato de Trabajadores para la Educación, STE, con su líder nacional Carlos Jonguitud Carrillo, se realizará en Tlaxcala en próximas fechas. Es un organismo de maestros surgido durante el río revuelto de la Reforma Educativa, un sindicato que puede ser el tercero en discordia en la lucha por tener todo el control de la educación en el país y en nuestro estado. Señor secretario de Educación Camacho, es el momento de amarrarse muy bien el cinturón antes de salir disparado.

Sin personalidad y agenda propia la nueva legislatura

.

Los nuevos diputados locales han empezado su labor con el pie izquierdo, demostrando que carece de personalidad y una agenda propia, lo cual afectará seriamente su imagen y su credibilidad ante los ciudadanos que están comprobando que Morena y sus aliados tienen el mismo comportamiento que pasadas legislaturas.

Sólo con ver el desorden que prevalece, la falta de liderazgos y los temas trillados que se incluyeron en el plan de trabajo del primer periodo ordinario de sesiones de la actual legislatura, se puede concluir que en Tlaxcala difícilmente habrá un cambio en la actitud de los actuales diputados locales que están lejos de renunciar a sus abultados salarios y privilegios.

Sin preocuparse por las necesidades de los tlaxcaltecas y ajustar su plan de trabajo a la realidad del estado, los legisladores locales optaron por repetir la tendencia nacional y la cantaleta de su pastor Andrés Manuel López Obrador, futuro presidente de México, en el sentido de realizar acciones para combatir la corrupción, garantizar la transparencia y efectuar los gastos necesarios sin caer en dispendios.

No piensen que estoy en contra de la austeridad, la transparencia, el combate a la corrupción y a la regulación del gasto gubernamental en publicidad, porque hay disposiciones legales que garantizan todo lo anterior que simplemente no se aplican porque a las autoridades estatales y municipales, así como a los diputados y responsables de los organismos autónomos les conviene la simulación y mantener el mismo esquema que les permite tener privilegios.

Por ejemplo, hasta ahora ningún diputado ha mencionado cuánto percibirá o de cuánto será el monto total de recursos públicos a que tendrá derecho para llevar a cabo su labor. Dudo que vayan a renunciar a los 30 mil pesos mensuales que reciben en gasolina y a la partida que administran para telefonía y gastos de representación.

La tan trillada frase de que los actuales diputados locales reducirían sus salarios es una falacia, porque mantendrán intacto el esquema que les heredó el PRI y que les permite vivir como reyes los próximos tres años.

Bien dicen que más rápido cae un hablador que un cojo y que del plato a la boca a veces se cae la sopa.

Los diputados locales de Morena, juntos con sus aliados del PT y del PES han empezado a decepcionar y eso que no tienen ni 15 días en sus cargos.

Se atascó la licitación de las nuevas patrullas

El proceso legal para comprar 200 nuevas patrullas se encuentra atorado desde el pasado 4 de septiembre, fecha en que el responsable de la Oficialía Mayor de Gobierno, Luis Álvarez Landa, ordenó a la Dirección de Recursos Materiales, Servicios y Adquisiciones suspender por causas de fuerza mayor la apertura de paquetes para iniciar la evaluación técnica y legal del concurso .

Hasta ahora tales procedimientos no se han efectuado y tampoco se ha conocido el monto de las propuestas económicas, de ahí que este día no se dará a conocer el fallo del concurso convocado por el gobierno del estado.

Es probable que este viernes se realicen las evaluaciones pendientes y sea hasta la otra semana cuando se sepa si la licitación pública se mantiene o será declarada desierta ante el cúmulo de anomalías que ya existen y que han generado una mega sospecha del favoritismo que existe de Álvarez Landa hacia un proveedor.

Es una lástima que una buena acción del gobierno se haya manchado por torpe funcionario que pensó más en su beneficio que en el de los tlaxcaltecas

La insostenible licitación para comprar patrullas

.

Sólo un suicida seguiría con la amañada licitación que el gobierno de Tlaxcala lleva a cabo para adquirir nuevas patrullas, pues conforme avanza el proceso surgen más anomalías y elementos que se establecieron para beneficiar a un proveedor poblano que estaría en condiciones de ser el único en cumplir con los requisitos solicitados y quedarse con el lucrativo negocio.

Si en materia electoral y política el ex marianista Luis Álvarez Landa ya demostró que es un inepto, pronto quedará comprobado que es un funcionario estatal ligado a prácticas corruptas y que su regreso al gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez como Oficial Mayor de Gobierno fue un error mayúsculo, porque su ineficiencia y ambición provocará que esta administración empiece a ser vinculada a la putrefacción que terminó con la hegemonía del PRI.

Confiado en que nadie descubriría sus dados cargados para beneficiar al Grupo Comercial Vakart, Álvarez Landa cometió varios errores que le deberían costar la chamba y que evidencian el turbio arreglo que existe para la compra de 200 patrullas y que a continuación expondremos.

De entrada, las especificaciones solicitadas por el comprador van dirigidas a una marca específica, que en esta caso es Ford, con lo cual se incumple el artículo 26 fracción IV de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Estado de Tlaxcala que ordena establecer en las bases del concurso requisitos que garanticen la libre participación.

Otra inconsistencia es que en las bases se exige que los bienes usados en el equipamiento de la patrullas cuenten con “Patentes”, situación que está prohibido incluir en una licitación pública como la actual.

Lo anterior legalmente si se puede llevar a cabo, pero con otro procedimiento que se describe en la mencionada ley y que consiste a través de una invitación a cuando menos tres interesados o por medio de una adjudicación directa cuando lo que se requiere sólo lo puede realizar un proveedor determinado por ser titular de las patentes o tener uso exclusivo de cierta tecnología o equipo.

Un absurdo más en la licitación y que obviamente se pidió para perfilar al Grupo Comercial Vakart –lo cual podría traducirse en un daño patrimonial para el gobierno de Tlaxcala-, es el hecho de solicitar una carta garantía del fabricante del equipo y no del fabricante del vehículo, lo que dejaría a las nuevas patrullas sin respaldo de la armadora Ford en caso de sufrir fallas mecánicas o en sus partes eléctricas.

Lo que se pretende es que el proveedor poblano sea el que compre a una agencia de la marca Ford ubicada en Puebla los vehículos para que éste instale los aditamentos para patrullas y luego re facturar las unidades al gobierno de Tlaxcala, situación que invalidaría la garantía del fabricante del auto porque las unidades fueron sometidas a una conversión que altera el automóvil.

Y ya que hablamos del fabricante, resulta que la empresa Rivera S.A de C.V cuyo domicilio fiscal se ubica en el estado de Puebla viola las disposiciones internas de las distribuidoras Ford al invadir el territorio de Tlaxcala y competir deslealmente a la empresa Autos de Tlaxcala que tiene bajo su control la venta de esa marca en la entidad.

Además, la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Estado de Tlaxcala ordena que se debe dar preferencia a proveedores locales y en este caso Grupo Comercial Vakart y la empresa Rivera S.A de C.V en complicidad con funcionarios estatales buscan quedarse con el jugoso negocio a toda costa y beneficiar a empresas poblanas.

Lo que es peor es que ya quedó evidenciada la vinculación de tres concursantes que se inscribieron en la licitación a fin de garantizar la venta de las patrullas, pues Ford Rivera será la proveedora de los vehículos, Jomtel Telecomunicaciones es el distribuidor autorizado en México del equipo de patrullas solicitado en el concurso y Grupo Comercial Vakart es el proveedor e instalador de todos los aditamentos en las unidades automotoras.

Esa situación está más que comprobada y no sólo incumple el artículo 36 fracción VI de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Estado de Tlaxcala, sino que es posible que exista una imposición de sobreprecios que dañaría las finanzas del gobierno, pero que dejará abultados dividendos para los involucrados en ese sucio negocio.

La participación de las mencionadas empresas busca cumplir con el requisito que exige la ley de tener tres propuestas susceptibles de ser analizadas, porque en caso contrario la licitación debe ser declarada desierta.

Como podrá ver todo está armado para tratar de concretar la compra irregular de 200 patrullas Ecosport y Ford Pick Up 4 x 2 y 4 x 4.

Es más si se da una vuelta por la ciudad de Puebla y se traslada hacia Harás del Bosque podrá ubicar el lugar donde se encuentran armadas las patrullas que serán vendidas en Tlaxcala, de ahí que el concurso es una vulgar farsa.

Lo anterior es asqueroso o usted que opina.

Preguntas incómodas

.

El apresurado proceso de licitación que emprendieron las autoridades tlaxcaltecas para comprar casi 200 patrullas ha empezado sufrir extrañas alteraciones que sólo confirman las sospechas de que todo se encuentra arreglado para beneficiar a un proveedor poblano, lo cual terminará en un escándalo que salpicará a funcionarios estatales y empresarios involucrados en la estafa del año.

Si la licitación de la compra de las nuevas patrullas está en orden y es legal como anda presumiendo el Oficial Mayor de Gobierno, Luis Álvarez Landa, por qué pospuso para este día la apertura de los paquetes que contienen las propuestas económicas, cuando ese procedimiento debió realizarse ayer martes 4 de septiembre.

No hubo ninguna explicación sobre el inesperado cambio de fecha. Sólo se procedió a informar a los participantes que la apertura se llevaría a cabo este día.

Los mal pensados dicen que se trató de una medida desesperada de Álvarez Landa y el Grupo Comercial Vakart para tratar de corregir el amañado proceso de adquisición de los nuevos vehículos.

Sin embargo, lo anterior también permitió conocer que el Grupo Comercial Vakart invitó a dos proveedores paleros para avalar la mentada licitación y así dejar fuera al único grupo empresarial de Tlaxcala que se inscribió en el concurso.

Pronto veremos si se confirma que Ford Rivera del vecino estado de Puebla dotará los 200 nuevos vehículos al gobierno de Tlaxcala y si las nuevas patrullas son Ecosport y Ford Pick Up 4 x 2 y 4 x 4.

Y ya que hablamos de excesos, el poblano presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Héctor Maldonado Bonilla, debería informar cuánto costó a los tlaxcaltecas el viaje que magistrados e integrantes del Consejo de la Judicatura realizaron en días pasados por Costa Rica y cuáles fueron los beneficios que se obtuvieron.

Al igual que sucedió con la alcaldesa capitalina Anabell Ávalos Zempoalteca y su séquito que estuvo por Perú, Argentina y Uruguay, el periplo de los magistrados se trató de mantener en secreto, pero ya trascendió y ahora todos tratan de saber cuánto gastaron los impolutos impartidores de justicia de Tlaxcala.

Otra duda que existe sobre el oscuro manejo de los recursos del TSJE y que pronto merecerá una respuesta es el chanchullo que se hizo en ese poder con la compra de una póliza de seguros que fue adjudicada a un amigo poblano de la directora de Recursos Humanos del Poder Judicial, Ana Cecilia Quiroz Chauviere, hija del ex gobernador interino de Tlaxcala, Samuel Quiroz de la Vega.

Y por si fuera poco esos excesos, Maldonado Bonilla también deberá explicar las razones por las cuales el Poder Judicial sigue utilizando recursos públicos para rentar vehículos para los magistrados, mismos que en algunos casos son ocupados por sus pasantes y asistentes para atender asuntos y negocios particulares.

Un diputado que debería bajarle a su protagonismo y dejar de buscar el reflector es Miguel Ángel Covarrubias que ayer arropado en su traje de defensor de los débiles y de Hulk demandó derribar los muros que separan a los ciudadanos de los legisladores.

Si en verdad quiere hacer algo bueno, el diputado local del PRD debería dejar de rascar en los muros de tablaroca y ponerse a revisar el costo de la remodelación del Congreso del Estado –efectuada por una empresa poblana- que dejó buenos dividendos al ex diputado vedette Mariano González Aguirre, quien seguramente heredó de su ex cachonda mamá y de su hacendado padre las mañas para birlar el dinero de manera fácil y seductora.

Por cierto, Marianito González ha optado por tener un bajísimo perfil en los últimos días, pues según él está en espera de la llamada del gobernador Marco Mena que lo invitará a formar parte de su gabinete, como ya pasó con el gris Arnulfo Arévalo Lara que será el enlace del Poder Ejecutivo con el Congreso del Estado que está en manos de Morena y sus aliados el PT y el PES.

La nueva responsabilidad de Arévalo Lara nadie la entiende y menos cuando esa labor que desempeñará en teoría le correspondería al bisoño secretario de Gobierno, José Aarón Pérez Carro, quien a lo mejor ya demostró que no está capacitado para tratar asuntos serios y de relevancia.