[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘e-consulta’

La disputa por los futuros electores en Tlaxcala

.

Una guerra de baja intensidad es la que se vive en Tlaxcala entre el gobierno de estado que encabeza el priista Marco Antonio Mena Rodríguez y la administración federal que preside el morenista Andrés Manuel López Obrador por el futuro voto de los jóvenes que para las elecciones del 2021 estarán en condiciones de acudir a las urnas y sufragar por primera vez, de ahí que ahora las autoridades buscan entregarles dinero con fines asistencialistas sin que exista una auténtica preocupación por su futuro y preparación.

Luego que el gobierno federal avanzó en la elaboración del censo para entregar con inconsistencias a jóvenes de preparatoria la beca Benito Juárez a través de la “superdelegada” Lorena Cuéllar Cisneros, hace unos días la administración estatal inició por segundo año consecutivo el proceso administrativo para beneficiar a estudiantes tlaxcaltecas del nivel medio superior con un apoyo económico, para lo cual lleva a cabo una intensa promoción mediática que es utilizada para promover al impopular secretario de Educación, Manuel Camacho Higareda.

Sobra decir que los más felices de esa disputa por ese futuro mercado electoral son los jóvenes que ahora reciben no sólo dinero del gobierno del estado, sino de la federación, cosa que nunca antes se había visto y que sin duda habrá que esperar unos meses para comprobar a quien agradecen tal gesto una vez que asistan por primavera vez a las urnas en los comicios concurrentes que se celebrarán en junio del 2021 y donde el PRI buscará retener la administración estatal y Morena buscará arribar al poder en Tlaxcala.

Aunque las autoridades han sido extremadamente cuidadosas en no utilizar por el momento esos programas con fines políticos electorales, la realidad es que ambas están elaborando padrones donde están captando la información necesaria que en su momento podrán usar para obtener votos de un sector que puede ser influenciable por su inexperiencia y edad.

Así como el DIF estatal en su momento intentó llevar a cabo un censo para detectar con precisión a los adultos mayores que serían beneficiados por el gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, hoy el personal del Sepuede e Icatlax bajo el mando de Florentino Domínguez Ordoñez que aspira a la candidatura del PRI al gobierno del estado, tiene la instrucción de elaborar un padrón paralelo del Programa Jóvenes Construyendo el Futuro.

De acuerdo con la versión del personal estatal de esas dependencias, éstos debe llenar formatos donde deben poner fecha, nombre del becario, domicilio, localidad, número telefónico, correo electrónico y edad, sin que se explique para qué quieren tal información y cuál será su uso si en teoría esos datos los tiene el gobierno federal.

Si Tlaxcala vive una sucesión adelantada, también enfrenta ya una disputa por los futuros electores que tanto el PRI como Morena quieren captar.

Un fiasco la Secretaría de Políticas Públicas y Participación Ciudadana

Cuando al inicio del gobierno del joven mandatario Marco Antonio Mena se anunció la creación de la Secretaría de Políticas Públicas y Participación Ciudadana se generaron expectativas porque se llegó a pensar que la nueva administración sería innovadora y que establecería una marcada diferencia con los anteriores gobiernos.

Quizá el primer error fue designar como titular de esa dependencia al inútil y gris lidercillo magisterial Lenin Calva Pérez, quien prácticamente hizo muy bien lo que siempre ha hecho, cobrar sin trabajar.

Pero como alguien le comentó que debería justificar su salario porque parecía un becario, el pésimo funcionario optó por asumir como suya la campaña “Bájale dos Rayitas”, que según el gobierno del estado fue tan exitosa que en 2018 Tlaxcala logró reducir la cifra de accidentes de manera significativa hasta en un 14 por ciento.

Esa campaña que corresponde más a la Secretaría de Salud o la extinta Comisión Estatal de Seguridad se pretende vender como el gran logro de Lenin Calva, lo cual es entendible porque es obvio que a tal personaje no se le puede pedir más cuando sus escasas neuronas simplemente no dan para más.

Hasta ahora de nada ha servido que Tlaxcala sea de los pocos estados con que cuenta con una Secretaría de Políticas Públicas y Participación Ciudadana si esa instancia gubernamental es un vil adorno que estorba y lo que menos hace es lucir y trabajar.

Un poblano, el jefe de asesores de Marco Mena

.

Tras permanecer oculto por varios meses y con un bajísimo perfil, por fin el ex diputado federal priista Alberto Amador Leal, coordinador de Asesores del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, se mostró ayer en la reunión que el mandatario sostuvo con David Cervantes Peredo, subsecretario federal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Alberto Amador es oriundo de Huauchinango, Puebla, estudió Ingeniería en el IPN y una Maestría en Gobierno y Asuntos Públicos en la UNAM. Ha sido diputado federal a las LIV, LVII y LX Legislaturas, así como diputado local a la LIV Legislatura. A lo largo de su vida ha ocupado diversos cargos en las administraciones públicas federal y local.

El poblano llegó a Tlaxcala desde el año pasado y es uno de los pocos colaboradores que tiene acceso directo al gobernador que suele escucharlo y seguir sus recomendaciones. A él se le atribuye la creación del Programa “Supérate” con el cual la administración busca combatir la pobreza en que viven más de 74 mil tlaxcaltecas.

En la fotografía que ayer difundió el área de comunicación social del gobierno del estado sobre la reunión que sostuvo Marco Mena con funcionarios federales y estatales, se puede apreciar del lado derecho y al extremo al influyente priista que le habla al oído al gobernador y que sin duda tendrá que ver en las próximas decisiones administrativas y políticas que se tomarán en Tlaxcala.

Aunque tiene meses en Tlaxcala, el poblano había optado por la discreción y mantenerse alejado del reflector, sin embargo ayer ya se mostró y su presencia no pasó desapercibida porque en los corrillos del Palacio de Gobierno se empezó a escuchar que era el “asesor” y de los poquísimos privilegiados con acceso al mandatario, quien según dicen, sigue sin acordar o recibir a la mayoría de los miembros de su gabinete.

Se busca presidente de la JCCP

No lo cuente en voz alta pero resulta que al interior del Congreso del Estado cada vez se oye con mayor fuerza la necesidad de renovar algunos órganos de gobierno, debido a que hay muchos legisladores que están decepcionados del endeble liderazgo del morenista Víctor Manuel Báez López, quien por casi nueve meses ha intentado, sin lograrlo, controlar el Poder Legislativo de Tlaxcala.

El mencionado diputado primero perdió el respaldo de los legisladores de su bancada, para luego alejarse de los integrantes del PT y del PES que comprobaron que el presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso local atendía más a las recomendaciones del gobernador Mena Rodríguez que a las del bloque mayoritario.

Finalmente, se dice que no cumplió acuerdos con la chiquillada conformada por el PAN, PRI, Movimiento Ciudadano y el Panal. Hoy su único aliado visible es el PRD que está bajo el mando del delicado Miguel Ángel Covarrubias Cervantes, quien sueña con llegar al Comité de Administración del Poder Legislativo.

La mayoría de los diputados locales no sólo están enojados por la forma en que se ha conducido el Congreso del Estado en los últimos meses, sino del intenso golpeteo mediático que han recibido y que nadie ha podido frenar.

El consenso que se ha generado es sobre la necesidad de impulsar un relevo en la presidencia de la Junta de Coordinación y Concertación Política, de ahí que los diputados inconformes con el desempeño de Víctor Manuel Báez ya buscan a su sucesor, por lo que no descarte que se pueda registrar un cambio en esa privilegiada posición.

Ahora que el gobernador Marco Mena sacó temporalmente las manos del Congreso de Estado veremos si la mayoría de los diputados de Morena, el PT y el PES aprovechan esa oportunidad y logran quitarle el poder al ex alcalde de Zacatelco que goza del respaldo del ex gobernador José Antonio Álvarez Lima y el senador y líder de Morena, Joel Molina Ramírez.

El pleito por ese cargo al parecer es inevitable.

De ajustes en el gabinete y los mensajes que se envían

.

La designación de nuevo director general de Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado (Cecyte) cuya responsabilidad recayó en el gris y veleta Teodardo Muñoz Torres no implicó ninguna sorpresa, debido a que ya se espera la llegada de un tonto útil que se prestara a tapar el cochinero en esa institución y que estampara su firma en los certificados de los estudiantes que están por concluir su educación media superior.

El sesudo análisis que según el secretario de Gobierno, José Aarón Pérez Carro, emprendieron por casi seis meses las autoridades estatales para llevar a cabo el nombramiento del responsable del Cecyte, cuya dirección general se encontraba acéfala desde el 1 de diciembre del año pasado terminó por ser una vacilada.

Al final tal responsabilidad recayó en otro ex diputado local, como ha sido la constante en los últimos nombramientos realizados por el gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez, quien ha recurrido a intrascendentes priistas y ex legisladores para llenar los espacios en su gabinete ante la falta de cuadros y equipo que ha mostrado durante casi 29 meses que lleva su administración.

Teodardo Muñoz era un marianista que no dudo ningún momento en ofrecer su respaldo al ex diputado federal Ricardo García Portilla para buscar la candidatura del PRI al gobierno de estado, al grado que aprovechaba cualquier ocasión para hablar mal y burlarse de quien hoy en su jefe político, porque según el ex alcalde de Papalotla era improvisado y carecía de carrera para convertirse en el sucesor del hacendado ex mandatario Mariano González Zarur.

Pero como vivir fuera del presupuesto es un error, Muñoz Torres no sólo olvido su marianismo, sino que ahora aceptó la dirección general del Cecyte para emprender toda una operación que permita enterrar las anomalías que existen en ese subsistema educativo, mismas que han sido solapadas y alentadas por el soberbio secretario poeta de Educación, Manuel Camacho Higareda.

El nombramiento del nuevo director general del Cecyte también fue aprovechado por el gobernador Mena para hacer otro movimiento y enviar algunos mensajes entrelíneas a los diputados locales y a los integrantes de su gabinete.

El mandatario por fin decidió remover al inútil Arnulfo Arévalo Lara de la posición que mal desempeñaba como enlace hacia el Poder Legislativo para designarlo Secretario Técnico de la Secretaría de Gobierno, posición que había sido eliminada pero que hoy en día se volvió a crear para dar cobijo al amigo y de paso dejar entrever que José Aarón Pérez podría tener sus días contados en tal dependencia porque su actitud de “dejar hacer y dejar pasar” no ayuda en nada a la gobernanza moderna.

Muy a su estilo, Marco Mena también envió un mensaje a los diputados locales en el sentido de que su relación con ellos será institucional y que ya no habrá un trato preferencial para algunos legisladores, debido a que no cumplen acuerdos ni aceptaron someterse a la órbita de influencia que el Ejecutivo intentó imponer en los últimos nueve meses.

La relación entre el Ejecutivo y el Poder Legislativo será áspera, pues es una realidad que el mandatario priista no pudo establecer en buen entendimiento con los diputados de la cuarta transformación que con su mayoría (Morena, el PT y el PES) controlan el Congreso del Estado.

La delincuencia desatada y el procurador ni sus luces

Mal augurio tuvo la creación de la nueva Secretaría de Seguridad Ciudadana en Tlaxcala, ya que momentos antes de que esa dependencia fuera avalada por los diputados locales se llevó a cabo un absurdo robo al interior de una institución bancaria en la capital del estado que pone al descubierto la complicidad que existe entre los hampones, los empleados bancarios y la policía.

Resulta que unas personas de Teolocholco que acudieron a la sucursal de Banorte ubicada sobre el boulevard Guillermo Valle para obtener el dinero que lograron al ganar un juicio laboral contra el Cobat, se encontraban en las instalaciones del banco cuando un sujeto entró armado y sin dudarlo se dirigió a la mujer que cargaba una bolsa donde había guardado 270 mil pesos.

El ladrón le exigió a la joven dama la bolsa y al ver que ésta opuso resistencia disparó su arma hacia el techo, generando temor y confusión que el maleante aprovechó para obtener su botín y salir de Banorte para abordar una motocicleta que lo esperaba con otro cómplice.

Los ladrones que actuaron con total impunidad y con ayuda al interior del banco lograron darse a la fuga sin que la policía capitalina o estatal hiciera algo para evitarlo.

Como se podrá dar cuenta, pareciera que las bandas criminales tienen permiso para operar impunemente en Tlaxcala, pues es la fecha que el inútil procurador de Justicia, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, no hace nada para detener a esos hampones que tienen meses cometiendo sus fechorías por todo el territorio estatal sin que nadie se atreva a ponerles un alto.

Que lamentable que la delincuencia esté desatada y fuera de control.

La complicada realidad de ser gobierno

.

A casi seis meses de iniciado el gobierno de la cuarta transformación, éste no avanza al ritmo esperado ni ha tenido la capacidad de hacer realidad los programas sociales, por lo que el presidente de México Andrés Manuel López Obrador ya empezó a comprobar que no todos sus colaboradores tienen la capacidad administrativa que se requiere para aterrizar y operar con eficacia y eficiencia los recursos públicos.

La mañana de ayer el mandatario del país sostuvo una reunión con su gabinete donde también fueron convocados los “superdelegados”, a quienes se les pidió redoblar esfuerzos y dejar la comodidad de sus oficinas y escritorios para garantizar que programas como el de Adultos Mayores, Personas con Discapacidad, Jóvenes Construyendo el Futuro y el de Becas para Estudiantes se concreten a la brevedad, porque los beneficiarios se han empezado a desesperar y a molestar porque los recursos prometidos nomás no llegan a sus manos.

Ningún “superdelegado” se salvó y todos recibieron un jalón de orejas, ya que hasta ahora no hay un solo estado en el país que pueda presumir que los mencionados programas operan al cien por ciento, situación que ha comenzado a golpear la imagen y aceptación del presidente López Obrador y de su partido Morena.

Hace diez meses Morena tenía una aceptación del 50 por ciento en las pasadas elecciones presidenciales y hoy es del 38 por ciento, lo que demuestra que los ciudadanos han dejado de respaldar a esa fuerza política, según los resultados de un estudio de opinión realizado por la casa encuestadora Arias Consultores.

Además, hay programas como el de Jóvenes Construyendo el Futuro que ha perdido credibilidad y aceptación entre ese sector de la población, pues cuando se difundió que los participantes podrían recibir capacitación laboral hasta en tianguis, los aspirantes a recibir 43 mil 200 pesos al año se desanimaron porque dudo que muchos quieran convertirse en carniceros o empleados de una pollería o tlapalería, así como ayudar a tianguistas o ser “office boy” de diputados locales.

En Tlaxcala “superdelegada” Lorena Cuéllar Cisneros ha trabajado para cumplir con las metas establecidas por la administración federal que encabeza el tabasqueño, sin embargo es una realidad que su equipo de colaboradores de segunda división no le ayuda, lo cual terminará por afectar sus aspiraciones para lograr la candidatura de Morena al gobierno del estado, pues en una reciente entrevista que se difundió en internet reconoció que también está trabajando para cumplir ese objetivo.

Si bien la entidad no se ubica en los últimos lugares de cumplimiento de metas de los programas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, tampoco está entre los estados con mayor avance. Los funcionarios que ayudan a Lorena Cuéllar quizá puedan presumir cargos en la administración pública estatal y municipal, pero su labor ha sido más política que operativa y por esa razón se registran inconsistencias.

El desgaste de ser gobierno ya los alcanzó y de mantener el actual ritmo pronto iniciarán los reclamos de los ciudadanos que tendrán elementos para exigir resultados, porque seis meses es un tiempo razonable para cumplir con los ofrecimientos que se hicieron.

No sería honesto reconocer que ese proceso afectará más a Lorena Cuéllar que a otros aspirantes de Morena a la candidatura del gobierno de Tlaxcala, como el senador Joel Molina Ramírez que no pierde la oportunidad para establecer alianzas y mostrarse como otra opción con posibilidades de obtener la anhelada nominación, que incluso no sería del desagrado del actual mandatario estatal, el priista Marco Antonio Mena Rodríguez.

Otra desventaja que también enfrentará la “superdelegada” es que desde ahora todos sus errores e incumplimiento de metas de la administración federal serán magnificados no sólo por sus adversarios políticos, sino por sus enemigos internos en Morena y en el gobierno de López Obrador que están más que dispuestos a unirse para evitar que se convierta en candidata al gobierno de Tlaxcala.

La posición de “superdelegada” lejos de ayudarla quizá le perjudique más en sus aspiraciones. El tiempo nos dará la respuesta.

La absurda renovación sindical del SNTE

.

En Tlaxcala estamos muy lejos de que los sindicatos realmente representen los intereses de sus agremiados, pues los que se apoderan de esas instancias hacen hasta lo imposible para mantener sus privilegios y repartirse el poder, dejando a un lado a sus miembros que sólo observan como sus dirigentes y sus familiares progresan económicamente y gozan de los beneficios de estar en el lado indicado.

Lo anterior viene a colación porque a uno días de que se llevó a cabo la renovación de la dirigencia de la Sección 55 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), los maestros han empezado a comprobar que el poder de esa organización se repartió entre los incondicionales del nefasto ex líder Ignacio Díaz Grande y el actual secretario general Jorge Guevara Lozada.

Tras impedir y golpear a los maestros afines a la poderosa ex líder del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales, que pretendían participar en el congreso de la Sección 55, el actual grupo en el poder se repartió los cargos del Comité Ejecutivo y el títere de Jorge Guevara aprovechó la ocasión para acomodar a su familia.

De entrada logró que su hermano José Luis Guevara Lozada dejara la Secretaría de Créditos para ahora volverlo responsable de la Secretaría de Negociación Laboral, lo que le garantiza seguir cobrando por cuatro años más su abultado salario sin llevar a cabo su labor de docente, debido a que desde el 2014 desempeña una comisión sindical que le permite andar tirando rostro a la hora que quiere sin preocuparse por trabajar.

Y por si fuera poco, ahora la “poderosa familia” Guevara Lozada logró también incorporar a la dirigencia de la Sección 55 del SNTE a Janeth Pérez Muñoz como responsable de la Secretaría de Conflictos de Preescolar, cuando se sabe que ésta mujer es hija de Eufrosina Sampedro, esposa del “hermano lelo consentido” José Luis Guevara.

Los maestros de la mencionada sección sindical están más que molestos con sus actuales dirigentes y no dude que en unas semanas más se registren conflictos internos, ya que el liderazgo de Jorge Guevara es endeble y el próximo miércoles podría comprobar que no goza del respaldo de los docentes tlaxcaltecas.

Los maestros identificados con la maestra Elba Esther Gordillo ya se alistan para participar en la renovación de la Sección 31 del SNTE que controla el amoroso Demetrio Rivas Corona, proceso que se tiene previsto para los próximos meses y que será más que complicado porque el malestar hacia la actual dirigencia es mayúsculo.

El PAN sólo para los cuates

Y ya que hablamos de renovación, le cuento que José Gilberto Temoltzin Martínez mantuvo por muy poco tiempo su ofrecimiento se encabezar una dirigencia plural donde todos los grupos del partido político tuvieran una representación, pues resulta que tal y como sucedió cuando Adriana Dávila Fernández y Carlos Carreón Mejía controlan al PAN, él también pretende incorporar a sus cuates en la estructura partidista a pesar de que gozan de mala fama.

A través de las redes sociales, los usuarios y simpatizantes del PAN cuestionaron la designación de Gerardo Javier Amaya como presidente del Comité Municipal del partido en Tetla de la Solidaridad, cuando es una persona que carga una pésima reputación entre la militancia y los ciudadanos de esa población.

El ahora dirigente del PAN en ese municipio fue acusado en el 2013 por una militante de abuso sexual cuando él se desempeñaba como secretario general del mencionado comité, lo cual fue un escándalo que daño seriamente la imagen del partido en Tetla de la Solidaridad, de ahí que se considera un grave error permitir y abrir espacios de poder a miembros con ese tipo de antecedentes.

Ese error y la inactividad del PAN en Tlaxcala son factores que han empezado a manchar la dirigencia de José Gilberto Temoltzin que ha optado por asumir un comportamiento como si el partido estuviera en el poder, cuando en realidad vive y enfrenta una de sus peores crisis porque simplemente no sabe cómo enfrentar a Morena y al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

El PRI jodido y con una caballada flaca

.

A casi once meses del terrible fracaso electoral, el PRI en Tlaxcala no tiene la menor intención de iniciar su renovación con miras a los comicios del 2021 en que los tlaxcaltecas elegirán gobernador, diputados, alcaldes y presidentes de comunidad, por lo que es muy probable que recurra a cartuchos quemados para tratar de ganar posiciones y pelear su continuidad en el gobierno del estado.

La crisis política del ex partidazo no sólo es en lo político, sino también en lo financiero.

Si antes que recibía un financiamiento público decoroso no hacía nada para mostrarse como un instituto con fortaleza y trabajo, ahora que recibe un reducido monto por concepto de prerrogativas, el cual es utilizado para mantener una inútil burocracia, se encuentra perdido, sin rumbo y sin aspirantes fuertes para disputar los cargos de elección popular que estarán en juego en 24 meses.

El líder del PRI en Tlaxcala, Roberto Lima Morales, carga la dolorosa derrota de las elecciones del 2018 y aun así se mantiene en el cargo, de ahí que desde su cómoda oficina sólo observa como funcionarios de la actual administración estatal se empiecen a mover para ser considerados como candidatos, demostrando que la caballada en ese partido se encuentra flaca y que los colaboradores de su jefe político, el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, son puros peso pluma.

Manuel Camacho Higareda, el gris poeta metido a secretario de Educación Pública seguirá su loca idea de convertirse en candidato del PRI al gobierno de Tlaxcala, al igual que el ex aspirante perdedor al Senado y hoy encargado del Sepuede-Icatlax, Florentino Domínguez Ordoñez, quien obliga al personal de esas dependencias a darle ”Me gusta” a sus publicaciones de Facebook bajo la advertencia de que podrían ser despedidos sino muestran su respaldo al oriundo de Chiautempan.

Otro que también se meterá a la carrera por la sucesión es Noé Rodríguez Roldán, actual secretario de Comunicaciones y Transportes, quien al final no despreciaría terminar como aspirante a diputado local.

Anabel Alvarado Varela, encargada de la comisión responsable de los festejos de los 500 años del encuentro de dos culturas y también conocida como la vicegobernadora, busca aparecer en las boletas de las elecciones del 2021 luego que en los pasado comicios del año pasado fue maltratada por los ciudadanos que le negaron su respaldo para llegar al Senado.

La campaña de la priista fue tan mala que hasta la malquerida panista-perredista Minerva Hernández Ramos logró más votos que ella.

La lista de priistas que ya están trabajando para lograr una candidatura crecerá en las próximas semanas, por lo que pronto le daremos más nombres para que usted deduzca si el ex partidazo tendrá alguna posibilidad de ganar algunos puestos de elección popular en el 2021.

Un mes sin robo de camiones de carga en Tequexquitla

Algo raro pasaba en la zona de Tequexquitla donde la delincuencia tenía una enorme presencia que al parecer era tolerada por los agentes de la Procuraduría General de Justicia en el Estado, quienes nunca decidieron combatir a esas bandas pese al número de denuncias que existía por el robo de mercancía que era transportado por trailers y camiones de carga.

A un mes de la llegada de Ángel Pérez Pérez como responsable de la Dirección Municipal de Seguridad Pública y la coordinación que se estableció con la policía estatal y federal se ha logrado inhibir ese ilícito, al grado que desde hace casi un mes no se registra ningún robo en las carreteras de esa zona.

Cuando hay voluntad y ganas de trabajas los resultados saltan a la vista.

Diputados de cuarta o de la cuarta transformación

.

Conforme pasan los días cada vez es más evidente la falta de preparación y ética de la mayoría de los diputados que conforman la actual legislatura, quienes están lejos de cumplir y hacer cumplir las leyes en Tlaxcala, pues ahora les ha dado por sacar los trámites a los que están obligados sin cumplir con los procedimientos.

Para la mala suerte de los tlaxcaltecas, la influyente e importante Comisión de Finanzas y Fiscalización de Congreso del Estado bajo la responsabilidad de la zombi morenista María del Rayo Netzahuatl Ilhuicatzi se ha caracterizado por trabajar de manera irregular al violentar los procedimientos legislativos, situación que aunque ha sido denunciado y documentado por el panista Omar Milton López Avendaño, ésta sigue empeñada en evidenciarse con un cinismo que resulta insultante.

Ayer, durante la sesión que sostuvieron los integrantes de dicha comisión se sometió a discusión, análisis y aprobación el dictamen por el cual se autoriza la asignación de los fondos del primer ajuste trimestral de este año, el cual fue cuestionado por los diputados Omar Milton López y el petista Víctor Castro López.

Ambos legisladores solicitaron la revisión de la fórmula y los criterios que se usan para distribuir los recursos al considerar que los montos propuestos por la Secretaría de Planeación y Finanzas del gobierno estatal tenían inconsistencias, toda vez que no era posible que ayuntamientos con menor población y desarrollo económico obtuvieran más dinero público que otros que han demostrado tener incluso mayor captación de impuestos.

Sin embargo, los argumentos de ambos diputados que al final votaron en contra del dictamen propuesto por la casquivana presidenta de la mencionada comisión María del Rayo Netzahuatl, a quien muy pronto se le olvidaron las recomendaciones de su máximo líder y actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de no mentir, no robar y no traicionar al pueblo.

Sin siquiera mostrar un gramo de rubor o vergüenza, la indigna representante popular de Morena pidió a los integrantes de la Comisión de Finanzas y Fiscalización de Congreso del Estado que avalaran el dictamen que este día será sometido al pleno, ya que según ella “se trata de un mero trámite porque los fondos del primer ajuste trimestral ya fueron entregados a los ayuntamientos por parte de la Secretaría de Planeación y Finanzas del gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez”.

Pese a la gravedad de su afirmación, la mayoría de los legisladores de ese cuerpo colegiado optó por guardar silencio y aceptar esa irregularidad no sólo del Congreso del Estado, sino de parte del Ejecutivo que dispersa recursos públicos sin que éstos hayan sido autorizados por los diputados y sin que se cumpliera con los trámites legales correspondientes.

La actitud y proceder de María del Rayo Netzahuatl es lamentable al grado que sus compañeros deberían solicitar su cese inmediato como presidenta de tal comisión, porque si su postura es avalar los trámites que se requieren hacer sólo para cumplir con formalidades, entonces que mejor deje su responsabilidad y se abstenga de estar engañando a los tlaxcaltecas, porque aunque usted no lo crea los priistas jamás hicieron tal barbaridad cuando tuvieron el control del Poder Legislativo y eso que se pintan solos para cometer anomalías y fechorías.

Resulta preocupante que tales irregularidades e inconsistencias sean respaldadas por diputados que se dicen puros y santos como el morenista Víctor Manuel Báez López, presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Político del Congreso local y el delicado aspirante a metrosexual Miguel Ángel Covarrubias Cervantes, coordinador parlamentario del PRD.

Para concluir le cuento que al vencer el pasado 30 de abril el plazo para que los entes fiscalizables entregaran su cuenta pública, sólo tres incumplieron con ese requisito y se trata de los ayuntamientos de Apizaco bajo el mando del panista Julio César Hernández Mejía, Zitlaltepec que gobierna el cachondo Alejandro Juárez Cajica y Panotla mal administrado por el perredista y adicto al table dance Eymar Grande Rodríguez, quien confía en que “amiga incondicional” la gris diputada de sol azteca, Laura Yamili Flores Lozano, lo salve de salir reprobado del ejercicio fiscal correspondiente al año pasado.

No buscan quien la hizo, sino quien la pague

.

Tras la dolorosa derrota que sufrieron por ser ignoradas sus sugerencias en las reglas de operación para ejecutar recursos para el campo y obras en los municipios, un grupo mayoritario de los actuales diputados locales ha comprendido que sus liderazgos y representantes no están a la altura de las circunstancias, por lo que analizan la posibilidad de llevar a cabo relevos en algunos órganos de gobierno del Congreso de Estado.

Las patadas de ahogado que han empezado a dar los legisladores por su contundente fracaso en el manejo de más de 400 millones de pesos que autorizaron ejercer este año para otorgar apoyos al campo y realizar obras de infraestructura en los 60 municipios de la entidad de nada servirán, porque no sólo deberán acatar las reglas que autorizó y publicó el Ejecutivo, sino que tendrán que motivar a los alcaldes para que aporten fondos que les permitan acceder a esa bolsa.

El desánimo y descontento entre los inquilinos del edificio de la calle Allende es tan grande que desde el sábado pasado andan buscando a quien echarle la culpa de tales reglas y de la falta de incumplimiento de lo acordado con el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, pues según la legisladora morenistas y presidenta de la Mesa Directiva del Congreso local, Mayra Vázquez Velázquez, eso sucedió porque no se respetó lo pactado en las mesas de trabajo que realizaron para tal fin.

Ahora la ingenua Mayra Vázquez se queja cuando en las últimas semanas gozó ser dama de compañía del mandatario y disfrutar el trato preferencial que recibía por ser la representante legal del Poder Legislativo. Vaya, llegó a pensar y creer que era una política importante y que ella le daba nivel al cargo que ostenta cuando es todo lo contrario.

Y así como la mediocre Vázquez Velázquez perdió el piso y la credibilidad ante sus compañeros, el diputado morenista presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso del Estado, Víctor Manuel Báez López, en los hechos ya dejó de tener el liderazgo entre los legisladores al grado que el único que lo sigue y obedece es el delicado coordinador de la fracción parlamentaria del PRD, Miguel Ángel Covarrubias Cervantes.

El oriundo de Zacatelco podría estar viviendo sus últimos días como presidente del mencionado órgano de gobierno del Poder Legislativo, pues desde ayer no sólo al interior de la bancada de Morena, el PT y el PES se habló de su posible relevo, sino que tal decisión también podría contar con el respaldo de la chiquillada representada por el PAN, PRI, Nueva Alianza y Movimiento Ciudadano que no sólo se sienten traicionados por Báez López, sino que perciben que el Congreso del Estado carece de rumbo y de un liderazgo fuerte.

Hace unos días le anticipamos que la relación entre el Ejecutivo y Legislativo empeoraría por culpa del dinero público que, por lo visto, también afectó la endeble unidad y camaradería entre los legisladores tlaxcaltecas que no aceptan que el gobernador Mena les haya visto la cara y les haya ganado una partida más del póquer que desde hace algunos meses juegan.

Aunque Morena y sus aliados el PT y el PES creen que tienen el control del Congreso del Estado, en los hechos el joven mandatario priista de Tlaxcala también manda e impone su voluntad en el Poder Legislativo donde su partido sólo tiene a una legisladora, toda vez que se da el lujo de observar leyes para evitar que se apliquen, ignora las recomendaciones y sugerencia de los diputados y les marca la agenda legislativa.

A los diputados locales se les ha olvidado que son parte del gobierno y que ellos puedan reformar las leyes locales para equilibrar el poder.

Su novatez y soberbia los ha llevado a cometer graves errores que hoy los ubica como una enorme decepción.

Al final de nada sirvió que los ciudadanos votaran en los pasados comicios por los candidatos a diputados de la coalición “Juntos Haremos Historia” conformada por Morena, el PT y el PES cuando el PRI sigue tener mayoría controla el Congreso del Estado. O no.

Consejeros electorales al banquillo de los acusados

.

Antes de que se registre la lucha interna por el control del Partido Encuentro Social (PES) en Tlaxcala, el PAN empezó un procedimiento legal para que se revisen los trámites que siguieron los consejeros electorales del ITE para otorgar el registro como partido local, ya que al parecer la autoridad optó por el reconocimiento sin verificar debidamente los documentos que recibió para tal fin.

 

El caso del registro como partido local del PES ya se encuentra en manos de los magistrados que integran el Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET), quienes si se apegan a la ley no les quedará otra más que echar abajo lo decretado por el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones, cuyos miembros dieron todas las facilidades para que el diputado local de esa fuerza política, José Luis Garrido Cruz, hiciera los trámites legales correspondientes cuando no está facultado para hacerlo.

Los consejeros encabezados por la ambivalente Elizabeth Piedras Martínez ordenó darle trámite a la solicitud de Garrido Cruz, pues sabía perfectamente que el diputado local representaba los intereses de Lorena Cuéllar Cisneros, la “super delegada” federal de los programas de Desarrollo del gobierno del presidente de México Andrés Manuel López Obrador y aspirante a la gubernatura de Tlaxcala.

Sin embargo, ninguno de los siete consejeros hizo su tarea y se sumaron por inercia a cumplir la voluntad de su limitada representante Piedras Martínez que no desconoce la enorme desconfianza que Lorena Cuéllar le tiene a ese órgano electoral, pues según la ex senadora en los comicios locales del 2016 el ITE operó para encubrir el supuesto fraude que sufrió y que le impidió ser la mandataria del estado.

Nadie del ITE se percató que el único facultado para realizar el trámite era el secretario general de la dirigencia estatal del PES, Hildeberto Pérez Álvarez, quien como se puede constatar a través de las copias certificadas del expediente que entregó el órgano electoral al PAN que impugno tal resolución, el mencionado nunca firmó el documento por el cual se inició el procedimiento pese a que si aparece su nombre, de ahí que los consejeros debieron rechazar la solicitud y negarse a entregar el registro como partido local una vez que el INE canceló su registro a nivel nacional.

Oficialmente el PES logró su registro como partido local el 15 de abril y para el 30 de abril los acelerados consejeros ya habían aprobado reasignar las prerrogativas para que a partir de este mes ese instituto recibiera su dinero tanto para actividades ordinarias como para otras específicas, pese a que ahí se enteraron que habían violado el procedimiento al aceptar que el diputado local José Luis Garrido hiciera la gestión.

Incluso, la consejera Denisse Hernández Blas, presidenta de la Comisión de Prerrogativas, Partidos Políticos, Administración y Fiscalización del ITE minimizó la falla y el error, bajo el argumento de que a nadie la hacía mal que hubiera un nuevo partido local porque además la disminución que sufrirían los partidos en el financiamiento público era insignificante.

Con esta clase y nivel de consejeros electorales se empezarán los preparativos para las elecciones locales del 2021 en que los tlaxcaltecas acudirán a las urnas a elegir gobernador, diputados, alcaldes y presidentes de comunidad, lo cual resulta desalentador porque si son incapaces de revisar un expediente y hacer cumplir la ley, imagínese si estarán capacitados para supervisar y organizar todas las etapas de un proceso donde el PRI enfrentará altas posibilidades de entregar el poder en el estado.

Ahora, sólo falta esperar el fallo de los magistrados del Tribunal Electoral de Tlaxcala sobre el caso, de ahí que al PES le podría durar muy poco el gusto de recibir prerrogativas y de ser considerado un partido local, ya que no se descarta que en esa instancia se ordene al ITE echar atrás sus equivocadas resoluciones.

Ojalá en Tlaxcala se hagan valer las leyes, porque sin duda contribuirá a generar un buen ambiente para desarrollar en 20 meses más la organización del próximo proceso electoral en la entidad.

Se impone el gobernador ante los diputados

.

La debilidad que ha mostrado en los últimos meses la actual legislatura local bajo el control de Morena, el PT y el PES fue aprovechada por el joven gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez para imponer sus reglas de operación de los fondos que se aprobaron en el presupuesto de este año para el campo y el desarrollo de infraestructura en los municipios del estado.

El retraso intencional de la publicación de las reglas de operación por parte del Ejecutivo sirvió para desgastar a los diputados locales y al mismo tiempo conocer sus intenciones sobre la ejecución de más de 400 millones de pesos etiquetados para tales programas, los cuales se podrán aplicar a partir de ahora pero bajo las condiciones impuestas por el gobernador y no de los criterios y lineamientos que intentaron sugerir los legisladores y que al final fueron ignorados.

La Secretaría de Planeación y Finanzas a cargo de Alejandra Nande Islas operó las instrucciones del mandatario e impuso unas complicadas reglas que dificultarán el acceso y la aplicación de los mencionados fondos, debido a que los presidentes municipales no sólo serán los responsables de ejecutar y comprobar los recursos de ambos programas, sino que deberán hacer aportaciones de hasta el 50 por ciento para acceder a los mismos.

Las reglas de operación que fueron publicadas el pasado sábado en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Tlaxcala provocaron una gran molestia entre los diputados locales cuando conocieron los detalles de las mismas y comprobaron que sus aportaciones simplemente fueron a parar al cesto de la basura, pues quedaron mal con los presidentes municipales que enfrentarán un verdadero calvario para recibir los recursos prometidos.

Aunque los diputados locales asumieron ese mismo sábado el compromiso de rechazar las reglas de operación impuestas por el Ejecutivo, la realidad es que el gobernador Mena resultó ser más hábil que ellos porque les ganó la partida política y administrativa al establecer condiciones y candados que impide disponer discrecionalmente de esas partidas sin justificar correctamente su aplicación.

Habrá que ver quién carga con el malestar de los presidentes municipales y de los productores del campo, pues no dude que se empezarán a registrar en los próximos días muestras de inconformidad por las mentadas reglas de operación.

Los diputados locales están sometidos a la voluntad del Ejecutivo, quien habría contado con un aliado clave de la nomenklatura de Morena para imponer los lineamientos, ya que se dice que éstos fueron avalados desde la Federación porque evitan al máximo la presencia de la corrupción.

Si la relación entre el gobernador y los legisladores era mala, ahora será peor y más tirante porque los segundos se sienten pisoteados al no hacer realidad lo que prometieron a los alcaldes y a los productores del campo.

Y ya que hablamos de malas relaciones, le cuento que el pasado viernes en la fiesta de aniversario del Sindicato de Burócratas “7 de Mayo” el líder de ese gremio Edgar Tlapale Ramírez andaba hablando pestes del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez y su inútil Oficial Mayor de Gobierno Luis Miguel Álvarez Landa, porque hasta ese día no habían establecido ninguna negociación oficial para fijar el incremento salarial de los trabajadores.

Esa actitud y no haber asistido a la fiesta puso de muy mal humor al dirigente de ese gremio que también arremetió contra los diputados locales. Su mala vibra fue tan grande que al final del bacanal sus seguidores la emprendieron contra el cantante del grupo musical que amenizaba la fiesta, hecho que fue muy criticado en las redes sociales por el comportamiento porril de los burócratas.

Hasta donde se sabe, el Poder Judicial es el único que estableció un convenio individual con el mencionado sindicato, lo que da la certeza que en el Tribunal Superior de Justicia en el Estado no habrá paros o protestas del personal sindicalizado, como podrían registrarse en los próximos días en las dependencias estatales y en las oficinas del Congreso del Estado.

El 4 de mayo del año pasado el gobernador anunció con bombo y platillo el aumento del 11 por ciento al sueldo base de los trabajadores afiliados a ese sindicato y una mejora en sus prestaciones, sin embargo hoy no se tiene ningún avance en la negociación quizá porque no hay elecciones y porque los burócratas lejos de respaldar al PRI en ese año optaron por dar su voto a Morena y al actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Nadie se explica porque el mandatario insiste en rodearse de pésimos colaboradores que lejos de ayudarlo le complican más las cosas, como el enlace del Ejecutivo con los legisladores locales, Arnulfo Arévalo Lara y el Oficial Mayor de Gobierno, Luis Miguel Álvarez, quien dedica más tiempo en organizar tontos torneos de futbol que en atender las necesidades y demandas de los burócratas.

Desde que Álvarez Landa perdió en Tlaxcala las elecciones del PRI en los pasados comicios del 2018, se muestra más que relajado y desentendido de sus labores como funcionario de primer nivel, porque según se cuenta él se habría quedado con los recursos millonarios que se destinaron para la operación política-electoral que llevarían a cabo los militantes del partidazo en el estado y que nunca se repartieron.

Con esos colaboradores el gobernador Mena para que quiere enemigos. O no.