[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘convergencia’

La omisa expulsión de Berruecos, divisa afianzada con Mariano

.

El inminente gobernador ha de pensar en temas propios de su investidura. Rubén Flores, uno de sus más fieles colaboradores… así que venga el nuevo y pleno sexenio del marianismo… cómo será, sólo Dios lo sabe!

La ganancia del Partido Naranja, al expulsar a su ex líder estatal Eloy Berruecos, luego de haber hecho lo mismo con Guillermo Ruiz Salas, es nula.

Si acaso, cobraron la afrenta del ataque con huevos en aquella inolvidable y vergonzosa ocasión, cuando se anunciaba el adiós de Convergencia a Rubén Flores Leal.

Parecen decir: “oh, qué pena, nos quedamos sin partido… el mismo que le negamos a Minerva Hernández Ramos, el mismo que pusimos a disposición de Mariano González Zarur… con el que contribuimos a su triunfo el cuatro de julio y que hoy nos sirve para exigir el pago por nuestros servicios”.

Pues esta es una muestra más de cómo se utilizan registro, siglas y hasta militancia de los partidos políticos, de acuerdo con la conveniencia de quienes los detentan en el momento preciso.

A partir de 1998, la ideología de los partidos se colocó en una caja de cartón y estos comenzaron a cotizar en la bolsa de los triunfos electorales.

Generalmente los manejaron priístas o ex priístas distanciados con sus colegas empoderados en el tricolor, con tan buenos resultados que, hasta les ganaron, sí señor.

El primer ex priísta en usar a la oposición en Tlaxcala, fue Alfonso Sánchez Anaya. Tan hábil el hombre que hoy se da el lujo de refundar al Partido de la Revolución Democrática (PRD), con cuyas siglas fue capaz de doblegar a su ex instituto político, dentro de un esquema que a los más sesudos les dio por llamar laboratorio político, sí cómo no.

Para 2004, Héctor Ortiz, pasó por un momento semejante. En el PRI no lo quisieron como candidato y, tuvo que buscar camino. Encontró al PAN, acordó aliar a su nutrido grupo, el orticismo, con aquel y en la primera quincena de noviembre, pudo asestar un golpe más al PRI, cuyo candidato entonces era Mariano González, el mismo que ahora cuenta los minutos para comenzar a matratar a sus esclavos.

Parece que el premio por haber hecho del PAN un partido en el poder, será una embajada y, claro, la cercanía con el Presidente (no sé si eso le sirva a Ortiz de mucho).

Tras esas dos experiencias de derrota, el PRI, mejor dicho, su dirigente entonces, Beatriz Paredes, rectificó el camino, no desechó las anteriores experiencias de fracaso, apretó tuercas a su amigo Héctor, panista por circunstancia, y aseguró el gane de Mariano, el menos malo de los dos contrincantes en julio.

Dicho aprendizaje no pasó desapercibido por otros personajes que, guardadas las proporciones lo aprovecharon para obtener beneficio personal y de su grupo inmediato.

Es el caso del Partido Naranja y Rubén Flores Leal. El primero, incapaz de aplicar el olfato para asegurar su futuro, mientras el segundo, ya hasta se olvidó que alguna vez fue dirigente de Convergencia.

A dos de sus incondicionales, Guillermo Ruiz Salas y Eloy Berruecos,  los expulsaron. Pobrecitos!, cómo los afectó semejante medida. No dejan de carcajearse. Y al mismo tiempo se aprestan a ser factores importantes en el nuevo gobierno. El primero  por su reconocida capacidad en el ejercicio del Derecho Electoral.

Eloy, será tal vez el más rastrero de los diputados, aunque para eso pida a cambio el correspondiente pago por haber conseguido la independencia  de ese molesto emblema naranjita.

Así se llega la hora de asumir el poder.

Mariano estará más interesado en otros temas ya como mandatario. Así que el supuesto expediente de uno de sus cercanos colaboradores, Rubén Flores Leal, es lo que menos le preocupa.

Hoy, el célebre Flores Leal sabe que su estrategia rinde frutos.

Extra, extra el PRI tendrá el control del Congreso del estado

.

De continuar las negociaciones, el PRI podría alcanzar la mayoría de 22 diputados locales que requiere para aprobar las leyes y dictámenes que le sean favorables al gobierno de Mariano González.

Aunque la próxima legislatura local de Tlaxcala entrará en funciones el próximo 14 de enero, las negociaciones entre los grupos parlamentarios avanzan por buen camino para lograr que la primera mesa directiva se integre por todas las fuerzas políticas del estado.

La intención es conformar una mesa directiva plural, donde el PRI y el PAN acepten incluir a los representantes de otros partidos, pues su presencia y votos serán determinantes para garantizar la gobernabilidad  del Congreso del estado y la aprobación de leyes.

Y me explico, tanto el PAN como el PRI tienen, cada uno, 10 diputados, de ahí que ambos grupos necesitarán de los legisladores del PRD, PT, PVEM y PS para lograr la mayoría que se requiere en la aprobación de los dictámenes.

Al tener el PRI el gobierno de Tlaxcala con la próxima llegada de Mariano González Zarur, es lógico pensar que muchos diputados de oposición –incluidos los del PAN- se moverán hacia los intereses de los legisladores del tricolor, ya que no faltarán los ofrecimientos para atraerlos a su causa.

Por tal razón, se dice que dos legisladores electos del PRD –sus nombres pronto se conocerán- ya prometieron su fidelidad al PRI y al marianismo, así como los dos diputados del PT que se suman al legislador del PVEM y Convergencia.

Por lo que respecta a los legisladores electos del PAN, más de tres  ya escucharon las propuestas indecorosas del PRI, pero aún no definen nada porque están a la espera de que sea nombrado el coordinador del grupo, decisión que puede generar la fractura interna.

El panorama en el PAN luce complicado, pues  al posponerse hasta el próximo año la elección de su dirigencia estatal, es probable que el CEN del blanquiazul designe al coordinador de los diputados locales sin tomar en cuenta el sentir de los integrantes de esa bancada.

Tal es el descontrol entre los panistas, que un diputado electo que ya fue funcionario en el gobierno de Héctor Ortiz, ya se entrevistó con Mariano González Zarur, para decirle que él será la cabeza de los blanquiazules y que no serán un obstáculo para su administración.

Sin embargo, sus palabras fueron tomadas con reserva porque ya se sabe que ese militante del PAN no cuenta con el respaldo de todos los legisladores electos de su partido.

En fin, falta poco para comprobar si el PRI en realidad tendrá el control del Congreso del estado o si en el Poder Legislativo de Tlaxcala reinará la pluralidad y los acuerdos políticos.

Por lo pronto, el gobernador electo de Tlaxcala Mariano González Zarur demuestra que puede manejar tres pistas de circo. La primera es la relacionada a la entrega recepción, la segunda tiene que ver con la designación de su gabinete y la tercera con su pasión, los toros.

El próximo domingo en la México, saldrá al ruedo el encierro de La Soledad, propiedad de Mariano González. Los astados fueron aprobados por las autoridades y serán lidiados por José María Luévano, Matías Tejela y Juan Chávez.

Mano de puerco al nuevo gobernador… llegó el inminente cobro de facturas

.

Timorato como suele ser, Ubaldo amagó con torcer la muñeca a Mariano González, si este no privilegia a los priístas en su gabinete. Velasco, seguramente obedeció a la presión contenida de su partido, cuyos integrantes no tienen un cabello de tontos.

De baja intensidad, como el gracioso amago de Ubaldo Velasco, de hacer “manita de puerco” a su jefe político para privilegiar a los tricolores, hasta el descontón beatricista, para coronar al rey león de los diputados, también conocido como Héctor Martínez García, y a comenzaron las presiones al inminente gobernador, Mariano González Zarur, a quien no le va a quedar otra que, romper su mutismo huraño, para responder al masivo cobro de facturas, gracias a cuyos emisores obtuvo el triunfo el pasado cuatro de julio.

Que a los priístas les correspondan los puestos más importantes y en mayor cantidad, es una teoría aceptable. Insisto, una teoría.

Considere usted lo siguiente: el triunfo del ganadero se dio gracias al voto inducido de cientos de orticistas (yo diría miles), convencidos de que la candidata de Calderón habría sido un delicado retroceso para el desempeño del estado.

El timorato planteamiento de Velasco, muestra la contenida desesperación de quienes tripulan la otrora aplanadora electoral y, reafirma a orticistas, marianistas, convergencistas y hasta perredistas, como un ente amorfo, dispuesto a utilizar el maquillaje adecuado para exigir su parte del botín.

Ya entiendo los porqués del silencio, al estilo Arturo de Córdoba: …”no tiene la menor importancia”, asumida por el político cuyo sueño cumplido vive las últimas semanas color de rosa, aprestándose al amargo despertar de lo que será un gobierno acotado como no lo fueron los de sus antecesores.

Un jefe del ejecutivo estatal sin la fuerza de sus diputados, sin los alcaldes y con tantos grupos acomodados en una formación hostil, aunque de baja intensidad por ahora, carecerá de margen de maniobra para sostenerse mediante esa actitud, sobrada, desdeñosa y segura del éxito.

Habría que añadir el papel del nuevo gobierno ante la prensa. El nuevo gobernador no oculta su animadversión hacia la crítica. Es más, ha tenido desafortunadas declaraciones como aquellas de llamar a líderes de opinión y sus medios a financiarse instalando changarros, sabedores que en su administración no caben los convenios de publicidad.

Será interesante atestiguar esa lucha, considerada estéril desde otras perspectivas, pero capaz de declarar la guerra a medios como El Sol de Tlaxcala, con el cual el hoy mandatario electo desató su furia y, por cierto, al final de cuentas, salió ganando.

Hoy me doy cuenta de los daños del prolongadísimo mutismo al interés marianista. Parece plantear un descontón como los que ya comenzó a recibir. Enfrenta la desventaja de confrontar a demasiados adversarios, vamos hasta a su propio partido en voz de quien en su momento lo tildó del último eslabón de los hacendados en el poder.

Esa manifestación ubaldista fue condenada por un Mariano indignado y, capaz de hacerla trizas argumentando una predecible respuesta: qué pena me da una expresión semejante de alguien a quien se tomó en cuenta por mi iniciativa, sugirió en alguna de las muchas entrevistas, meses antes de la definición de la candidatura tricolor al gobierno.

En este momento, suponemos, lo que más le conviene es una poderosa campaña de enmienda, en la que cada quien ocupe el lugar que le corresponde, sin rencores, sin motivos para reñir.

Mariano tiene adversarios intolerantes hacia su comportamiento.

Ahí está Beatriz. Ahí están los hechos.

Ahí está Héctor Ortiz, el aún gobernador que usó a los reporteros para pedirles remover las cataratas de sus ojos, para que González entendiese que el mensaje iba dirigido a sus grandes y azabaches pupilas, con las que más temprano que tarde habrá de ver las cosas con un cristal menos manchado por la hiel.

Hieden las patrullitas, pero ¿los verificientros a quién se los regalaron?

.

Fabián Pérez Flores, que no es un portento de servidor público, tiene el deber moral de exhibir un listado de los propietarios de verificentros, así como dar el nombre del empresario a quien se otorgó la concesión para extorsionar a quienes carecen de verificación. Hay de todo en el negocio del medio ambiente, desde diputados hasta funcionarios de primer nivel.


Pues ahora sí, la falta de moral que, en ciertas dependencias de esta administración panista es crítica (en otras es espantosa) oblgó al coordinador de Ecología, Fabián Pérez Flores, a sacar de circulación a las molestas patrullitas, en tanto expresión de terror del Estado, hacia ciudadanos incapaces de reponerse de tantos cobros (tenencia, estacionamiento, declaraciones a Hacienda, colegiaturas y hasta el pago doble de consultas médicas porque en el Sector Salud la desatención alcanza niveles grotescos.

Decíamos falta de moral porque hay por lo menos tres temas en el ámbito ecológico, para sentir una pena profunda… para sacudir a los servidores públicos enfundados en prendas de aparente defensa a nuestro maltrecho medio ambiente, cuando en la realidad, lo que interesa es recolectar en canastas un tributo más, el correspondiente al uso del aire y, claro sustentado en el impacto causado por los viejos y humeantes motores, de autos pertenecientes siempre a las personas que más los necesitan.

1.- Tenemos cinco años (casi seis) aguardando por un proyecto atribuido al Instituto Politécnico Nacional (IPN) cuyo propósito es la recuperación del río Zahuapan. Como veo las cosas, seguiremos esperando hasta el fin de los tiempos para contar con ese estudio. Y también seguiremos viendo cómo las autoridades piden dinero para construir nuevas plantas de tratamiento de aguas residuales, mientras las ya existentes han dejado de funcionar por falta de recursos.

Está claro el interés de quienes gestionan y logran dicho recurso para construir obras tan infladas como inútiles; que les permitan adornar discursos con una presunta lucha en contra del deterioro ambiental, «culpa de todos nosotros» y así, puedan justificar el cobro semestral de una buena lana, para hacerse de la vista gorda porque nos atrevimos a andar jalando un viejo carro, con combustible a penas necesario para no quedar varado y, con las llantas tan lisas y delicadas que, hemos de procurar cuidados de más para circular, digamos en Apizaco, donde entre baches y obras no realizadas, cualquiera puede colapsar en la más insignificante jornada.

¿Sabe?, así como van las cosas, al río jamás lo van a recuperar. Que no nos engañen. Que no vengan personajes como el gober precioso a recordar aquellos ayeres en los cuales se divertía con su amiguito -también hoy en el ocaso de poder- introduciendo sus delicados piesecillos en un cuerpo de agua donde había carpas y ajolotes (y no las descargas tóxicas de Dow Química, defendidas a capa y espada por funcionarios que nos suponen unos imbéciles).

2.- ¿No cree usted que es amoral dar un uso político a los depredadores del bosque? Pues claro. Por un lado nos informan de operativos intimidantes para dar lecciones épicas a familias que por generaciones han subsistido gracias a los recursos boscosos, y por el otro nada nos dicen de la destrucción de vastas áreas mediante el uso de maquinaria pesada y alta tecnología, en una especie de guerrilla depredadora, capáz de ocasionar un incendio forestal si se precisa de este para impedir el acceso a cualquier servidor público despistado con la creencia de que es posible defender un recurso tan nuestro (así lo queremos ver) como la Malintzin.

Los años pasan y seguimos acariciando el mito de recibir recursos de la comunidad internacional debido al esmero con el que cuidamos nuestras montañas.

Pero al ser incapaces de anteponer el interés colectivo de nuestra emblemática Doña Marina, al particular de las gavillas bajo un desempeño propio del crímen organizado, pues a los euros que podrían venir, sencillamente les salen alas, y se esfuman. No conviene a los verdaderos amantes de la naturaleza hacer tratos con políticos tan descastados como los mexicanos.

3.- ¿Por qué no exigimos a la autortidad un listado de propietarios de los centros de verificación vehicular?

No me crea mucho pero, dispongo de información en el sentido de que el botín de los verificentros fueron otorgados a puros cuates. Son algo así como patentes de notario que aseguren el futuro de los beneficiados. Y cuando se puede hurgar en esta pachanga, no deja uno de sorprenderse al conocer los nombres de los grillos metidos a supervisores del medio ambiente.

Por favor… si ellos mismos son incapaces de controlar sus vapores etílicos y se envenenan a sí mismos con el tufo que despinden y, queremos responsabilizarlos de cuidar el aire que respiramos.

Oiga, no seamos tan ingenuos.

A ver, usted sabe que las ganancias de las patrullitas de la extorsión, se reparten fifty-fifty entre el concesionario y la autoridad.

Depede de nosotros dejar que nos hagan sus puerquitos.

Chipi chipi de trascendidos tlaxcaltecas

.

Es muy probable que en la próxima administración la procuraduría general de Justicia quede en manos de una mujer. Las encuestas y la mala evaluación que tiene el actual mandatario Héctor Ortiz.


Se dice que será en estos días cuando el gobernador electo de Tlaxcala, Mariano González Zarur, retome sus encuentros con secretarios del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, con el propósito de hablar sobre los proyectos que su administración pretende poner en marcha el próximo año.

Un encuentro ya confirmado es con el secretario de la Defensa, Guillermo Galván Galván, por lo que una parte importante de la agenda del mandatario electo se empezará a desarrollar en la capital del país.

Se dice que será a finales de octubre y a principios de noviembre cuando Mariano González tenga definido los nombres de las personas que lo acompañarán en su gobierno.

Des de ahora no descarte que a la Procuraduría General de Justicia del Estado llegue una mujer con experiencia y que en las últimas semanas se ha ganado la confianza del priista.

Se dice que la percepción que hay del gobierno de Héctor Ortiz Ortiz no cambiará en lo que resta de su administración, pues según diferentes encuestas el mandatario panista recibe una calificación reprobatoria de sus gobernados.

Hace unas semanas salió mal evaluado en un estudio realizado por el Gabinete de Comunicación Estratégica y hoy se confirman esos datos con la encuesta elaborada por el periódico El Universal.

Se dice que el director general del IMSS, Daniel Karam Toumeh, anda buscando al nuevo delegado del instituto para Tlaxcala, pues es un hecho que el diputado federal Julián Velázquez, se mantendrá como legislador.

Se dice que otro funcionario del gobierno de Héctor Ortiz —aparte de Víctor Cánovas Moreno— que podría formar parte del próximo gabinete del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas es Miguel Ángel Islas Chío.

Islas Chío es uno de los operadores políticos de la lideresa nacional del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales y se menciona que podría ser secretario de Educación en Puebla o mínimo subsecretario.

Se dice que el sindicato de reciente creación en el Hospital Infantil de Tlaxcala tiene molesto al equipo de Mariano González, pues el actual director administrativo de ese nosocomio apoyó esa decisión con dolo y mala fe.

Según los datos que llegan a los priistas, cada vez hay más evidencia de que en todas las dependencias de gobierno panista se lleva a cabo una basificación de trabajadores, lo que en su momento podría generar un problema a la próxima administración.

Alianza entre universidades privadas… ¿qué buscan?, ¿quién los patrocina?

.

Beatriz y Alfonso, en un primer momento, son los más interesados en desmontar el aparato orticista; lo hacen a sabiendas del grave deterioro en el liderazgo de la universidad pública.

Se disputan a las generaciones en formación. De ellos han obtenido seguridad pecuniaria y el estatus que les permite su constancia.

No son portentos de academia pero, sí han visto en la posibilidad de unirse para dar la batalla a su contraparte que, bajo el nombre de Colegio Español, se reproduce en las principales plazas y, tiende a subir como la espuma.

Pero eso, han de evitarlo la conformación de un bloque de tendencia monopólica… “no somos buenos, pero somos muchos”.

Al menos, ese es su pensamiento.

Deberían sopesar a la poderosa red de mujeres, encabezada por Guadalupe Lozano Tovar, quien dotó de trabajo en los planteles abiertos, a elementos clave en cada cuadrante. Ellas, mueren en la raya en pos de este proyecto político.

Veamos el origen de dos de los principales promotores de la alianza entre instituciones privadas de educación media y superior.

Beatriz Paredes,
puso hace años el efectivo para fundar a esa universidad. Lo dio a una incondicional suya, ávida de participar en política, pero… sin gracia.

Sin embargo, su constancia y sus gritos, algo lograron. Hoy vemos a decenas de profesionistas egresados de esa institución. Muchos de ellos alcanzaron el éxito, por mérito propio, debemos añadir.

Otra institución de educación superior proviene de Apizaco y su poderosa influencia bajo el liderazgo del ex gobernador Alfonso Sánchez Anaya.

Lograron definir su estilo. Son lo que la región requiere.

Pero no dudo que el Colegio Español les quita el sueño.

Testigos de los positivos resultados de las alianzas partidistas en procesos electorales, pues decidieron probar los alcances de una novedosa operación al alimón, alegando cinco ejes en la formación de sus alumnos.

Hay más instituciones en este proyecto. Será importante descubrir a sus patrocinadores, pero en este momento dirijamos la mirada a un punto más, inadvertido por cierto, y relacionado con la universidad pública del estado.

Para dolor de toda una comunidad universitaria, su líder enfrenta momentos aciagos, consecuencia de los excesos a los que nadie quiere llegar.

Frecuentes ausencias de quien comandaba con esmero a esta ala del orticismo, procuraron ser tapadas con la habilidad de mandos inferiores. Pudieron, hasta que dejaron de hacerlo.

Ante esta embestida de universidades e instituciones privadas, diríamos que, defendiendo su derecho a la disputa de los jóvenes, en cuyas frentes han colocado signos de pesos, convenientemente para ellos, debería reaccionar la parte a la cual toca el turno de ser oficial.

En juego, hay más que cuotas. Y no sería el momento de bajar la guardia.

Vimos ya a dos personajes atrás de la nueva guerra declarada a los empoderados. Y como el tiempo se agota, unos y otros reafirman su vocación de pescadores de generaciones, lo mismo para administrar su dinero que, para utilizarlos como factor masivo de poder.

Es natural. Ninguno de los iniciadores de dicho movimiento muestra sus cartas.

Las vistas en este espacio pueden ser reales.

El de Orlando será un gobierno con origen en circunstancias y no en votos

.

Ya imagino las súplicas de clemencia a su inventor y protector, porque de otra forma no se habría dado el vigor imparcial en el resolutivo de la Sala Electoral Administrativa. * Los 27 compromisos, pero sin Wilfridos ni Teresitas.

El resolutivo de la Sala Electoral Administrativa (SEA), en el caso de la elección de alcalde en Apizaco, muestra a un organismo vigoroso en su imparcialidad y, capaz de pasar por alto las órdenes dictadas por una obvia superioridad, para apagar el polémico éxito electoral del panista, Orlando Santacruz Carreño.

La actuación del Poder Judicial de Tlaxcala, quedó a salvo de sugerencias con origen en el inexplicable control omnímodo de otro Poder, el Ejecutivo, cuyo titular seguramente sopesó entre echarse la soga al cuello, con aquella inexplicable y estúpida entrevista radiofónica, fuera de toda lógica (y desde luego, de la legalidad).

Dejar que ese acto lo mostrase responsable, tanto como al Gobierno Federal en su quijotesca lucha por ganar plazas importantes, tenía un precio mucho más alto que poner quieto a Santa Cruz, quien para auto complacerse desconoció el pacto al que debe su incursión en el servicio público, tras la atenta súplica de su extinto progenitor, para que así ocurriese.

Sin medir consecuencias, echaría mano del personal de la Consultoría Jurídica del Ejecutivo, para incorporarlos a los trabajos de su casa de campaña.

Haría lo mismo con personal de confianza del Congreso del Estado (con el concurso de diputados y funcionarios en quienes recae una delicada responsabilidad).

Todo ello era parte de un desesperado plan para afianzar un triunfo (que resultó elaborado en exceso) mal visto por el gobernador electo, de quien podría decirse que envió mensajes a la SAE en búsqueda de la anulación de la jornada en Apizaco.

Pero la variedad de grises en este caso, favoreció al tono de Orlando.

No conservó el triunfo electoral por mérito, sino por desinterés de los personajes quienes pudieron influir para un resultado distinto.

Será, por tanto, un gobierno municipal cuestionado de origen y, acotado por un Congreso equilibrado en sus fuerzas y un Ejecutivo que hoy está del otro lado del mostrador (Mariano González fue alcalde de Apizaco durante la administración de Beatriz Paredes, con quien el desencuentro fue una constante).

Pero estos son otros tiempos.

Allá en la época de Beatriz, los conflictos se daban al interior del tricolor.

Hoy, son con su enemigo histórico.

Imagino a Santacruz, suplicando clemencia a su inventor y protector. Y a este, calculando los daños colaterales.

Pienso en el coraje Mariano al conocer dicho resolutivo.

Entonces hay que establecer los dos momentos en este asunto.

El primero, muy positivo. El Poder Judicial de Tlaxcala, rechazó cualquier tipo de presión para actuar en determinado rumbo.

El segundo, de pésima manufactura. Habrá ganado la elección quien recurrió a las marrullerías más reprobables. Ese triunfo habrá de deberse más a las circunstancias que a la legítima voluntad popular.

Ojalá no se llene de cinismo y atribuya su llegada a un cariño inexistente de los electores.

Los 27 compromisos

A cinco meses de concluir, hay planes para aprovechar cada hora en materia de obra pública.

Qué mal sería si en la desesperada maniobra para cerrar, se echa mano de Wilfridos y Teresitas, que tanto dañaron al patrimonio de los tlaxcaltecas.

Más que un compromiso cuantitativo, el cumplimiento de dicha oferta debe ser un acto de honestidad, para que las obras no se hundan por falta de estudios del subsuelo, o se fracturen por el uso de aceros inapropiados, o colapsen, por el abuso de catalizadores en el concreto que tarde o temprano cederá a técnicas deficientes.

El abrazo de Calderón y Ortiz en el Campo Marte; Adri, ponte a trabajar…

.

A lo mejor Adri pensaba que el Presidente iba a echar ojotes o iba a sacar la lengua al gobernador de Tlaxcala, ahora que se reunieron con motivo de los Diálogos por la Seguridad Nacional. Esto significa que con todo y sus modotes, la seño debe ponerse a trabajar.

El presidente Felipe Calderón Hinojosa necesitaba que alguien –como lo hizo con su silencio el gobernador de Tlaxcala – lo respaldase en las intensas jornadas del Diálogo por la Seguridad Nacional, que inició el pasado martes y concluyó ayer jueves.

Lo que Calderón buscaba eran propuestas, pero hay tanto rencor, sobre todo entre familiares de las víctimas de la violencia –esta guerra ya cobró 28 mil vidas – que comenzaron los reproches y los golpes bajos y, decíamos, lo que se pretendía como un ejercicio de suma, acabó evidenciando profundas divisiones entre poderes y amargos calificativos con los demás ámbitos de la sociedad mexicana.

Así que faltaba una mano solidaria con Calderón.

Y apareció Héctor Ortiz Ortiz, con la oportunidad –que la aprovechó muy bien – de resarcir la relación con el Jefe de las Fuerzas Armadas.

Fue un amable intercambio de parabienes, entre los cuales sobresalieron las palabras de Calderón, felicitando al mandatario tlaxcalteca por las condiciones de seguridad que privan en Tlaxcala.

Los elogios fueron mutuos y, pueden corroborarse con la imagen difundida por prensa de gobierno, donde se aprecia a ambos panistas, estrechándose en el marco de dicha actividad.

Claro, no se puede ignorar la connotación política de dicho saludo. Porque más de uno, suponían que un reencuentro entre Ortiz y Calderón estaría plagado de reproches.

Pero no fue así. Al contrario, como que la derrota electoral tlaxcalteca es un asunto al cual el Presidente sólo da la importancia que le merece.

Aunque de ninguna manera podría evadir la responsabilidad de la derrota, a causa de la candidata disfuncional impuesta por él, y el pésimo ajedrez de los días previos a la jornada, con la perniciosa dimisión de Minerva Hernández, a la causa panista.

Y en consecuencia:

Como si fuese un acto de magia, dicho saludo y su difusión, apagó el fuego destructor de la ex candidata aliancista al gobierno tlaxcalteca.

Al parecer, la actitud solidaria de contento que, suele caracterizar a los panistas (aunque anden que se los lleva…) regresó a la graciosa militancia tlaxcalteca, por lo que atrás quedarán los desencuentros con diputados electos y los rosarios de reproches a quienes pusieron de su parte para conseguir aquellos 193 mil votos (que de todos modos no sirvieron para ganar).

Los lloriqueos con Gerardo Ruiz Mateos y, el nihilismo en el que de repente se vio Adriana inmersa, tomaron el nivel que les corresponde. Entonces el PAN se ha de asumir como real partido opositor, dejando para mejores momentos las rabietas de quien supuso que hacerse gobernadora de un estado, nada más consistía en ocurrencias como quitarse los zapatos o hacer referencia a los huevos (sin importarle los niveles de vulgaridad atestiguados por panistas de primer nivel quienes aceptaron participar en la campaña más rarita de la que se tenga memoria).

Los negocios de la arqui…

De aquella modesta morada en la colonia La Joya, a las millonarias inversiones en un ranchote en San Lucas Cuauhtelulpan, sin dejar de mencionar negocios de comida rápida, pues claro que se generó la crítica en contra de una de las funcionarias más polémicas del actual gobierno.

Cuando protestó como oficial mayor, su preocupación no era precisamente la vestimenta o el calzado (como suele pasar con la frivolidad de ciertas servidoras públicas), sino porque de plano ignoraba qué se hacía en esa oficina (Oficialía Mayor) de la cual la acababan de hacer titular.

Cierto, es el sueño americano con sede en tierras de Xicohtencatl. Es comenzar con la modesta y muy digna venta de confecciones y acabar viajando en vehículos más que ostentosos, ofensivos a la pobreza que vivimos en el estado menos favorecido del país.

Con justa razón, constructores que arriaban una bandera opuesta a la defendida por quien hoy se desempeña como oficial mayor (cuando asignaba obra en Secoduvi) están más que molestos y demandan, de los diputados de oposición, se investigue lo que podría ser uno de los casos de enriquecimiento ilícito de quien inventó empresas para triangular gestiones y, encabezó constructoras a las que benefició con importantes obras.

Ese es un trabajo que todos agradeceremos a los señores diputados.

Cerró el PAN su ciclo de partido ganador; no quedó piedra sobre piedra

.

La candidata perdedora a la gubernatura hace alarde de casi 193 mil votos, para conservarlos rumbo a 2012; no se percata que quienes se los aportaron ya tienen un pie en el PRI.


El proyecto de hacer del PAN un partidazo en Tlaxcala se desmoronó. Con origen turbio, el gran edificio albiazul yace como el gran sepulcro donde descansan los mejores momentos a los que este instituto político pudo aspirar en esta entidad.

Mientras los distintos liderazgos –los que apoyaron y los que traicionaron – se ponen de acuerdo para ver si será Adriana Dávila, quien tome las riendas del deteriorado ex partido ganador, las puertas del PRI, según el dirigente estatal Ubaldo Velasco, se abrieron de par en par, para recibir a los orticistas que temporalmente dejaron “la casa”.

Es el lógico éxodo de aquellas cabezas de grupo que migraron al PRI incluso antes del cuatro de julio, con toda la intención de impedir la llegada de la recomendada de Felipe Calderón al poder. Y lo consiguieron.

Ese abandono de la nave en pleno pique es preludio de que en Lira y Ortega 8 (edificio del tricolor) volverá la sede alterna del gobierno, donde se diseñen estrategias y se definan presupuestos; donde se analicen comportamientos y hasta se corten cabezas.

Como dice Mariano González, es el retorno del PRI de antes.

De los Carlos Brito, de los Fermín Sánchez Varela, vamos hasta de los Rubén Flores Leal.

Nada más que, por conveniencia para unos y otros, hoy ese PRI se apresta a engrosar sus filas con aquellos que en su momento se asumieron en adversarios y, reiteradamente le propinaron severos descalabros en las urnas.

Oiga, qué difícil es imaginar el retorno de ese sistema totalitario, con filtros y orejas por todas partes, con propios enviados por cierto personaje cercano (o no) al señor gobernador, a llevar mensajes, entrelíneas o de plano órdenes del “altísimo” para conseguir un cierto cambio.

Esto, señores, es una regresión. Es el entorno apropiado para un régimen que se plantea de lo autoritario a lo tiránico, con una oposición más preocupada por zancadillear al de a lado que por ejercer su papel de contrapeso en el ejercicio de poder.

La franquicia llamada PAN dejó de ser útil al grupo que la adquirió y con ella venció al PRI en 2004. Ahora, ya recibieron el llamado de Ubaldo.

Y la algarabía se mudó.

¿Qué será entonces de los casi 193 mil votos de los que Adriana alardea?

Pues como van las cosas, creo que una parte muy importante de ellos está a punto de regresar al tricolor.

Esto es un severo revés al plan calderonista de conservar a tan elevada membresía (no le aunque que no les alcanzó para ganar en las urnas). Ah, pero como se está desmantelando aquella alianza Ortiz-PAN-Calderón, el albiazul quedará a la deriva, como siempre estuvo hasta antes que Héctor Ortiz, lo colocara en su bandeja electoral.

Así que a la sedicente vicegobernadora –con el apoyo de las instancias del gobierno federal – más le valdría utilizar poner los pies sobre la tierra y darse cuenta que no quedó piedra sobre piedra luego del tremendo agarrón de julio pasado, cuando quedó demostrado que a fuerza ni los zapatos entran, sobre todo cuando se habla de electores tan evolucionados como los tlaxcaltecas.

Lo primero que Adriana habrá de eliminar, son los inservibles desplantes, porque ya no habrá quien los aplauda y ni siquiera quien los condene. Qué quieren ustedes, los invitados a esta fiesta bizarra, sencillamente tomaron sus cositas. Y se fueron.

El seguimiento de las compilaciones

Sabemos de buena fuente que la inteligencia oficial determinó realizar una investigación respecto al financiamiento de miles de compilaciones de la legislación electoral, impresas en la comunidad de Chalma.

Este es, al parecer, el hilo conductor de así de negocios entre turbios y mal habidos, con el concurso de un diputado panista con licencia y “el ladino”, como se conoce a otro ex diputado panista, encargado, de dar la imagen de corrupción y podredumbre que no le hacía falta al partido de don Manuel Gómez Morín en Tlaxcala.

La LIX, un Poder en decadencia

.

Hablar de diputados camaleónicos y ausentes de cualquier rendimiento ya no es noticia, sí en cambio, ver al monstruoso submundo de corrupción anidado en oficinas de funcionarios ladinos, letales, ¿panistas?


Cualquiera se escandaliza con el camaleonismo, el escaso rendimiento, desde luego la falta de transparencia, pero sobre todo la nula voluntad de los integrantes de la actual legislatura, para hacer un papel por lo menos decoroso, ante un pueblo sorprendido por el 2.9 de calificación otorgado por la Caiptlax.

El “camaleonismo legislativo” tiene dos indignantes ejemplos: Aristeo Calva, el priísta más panista, o mejor dicho, dócil instrumento del Ejecutivo, dispuesto a activar al submundo latente en Allende 31, para merecer alguno de los estímulos que lo ponen tan pero tan alegre, como hoy lo es su priísmo a toda prueba y, a los pies del gobernador electo, “para ver qué se ofrece en la casa” (sí en la casa tricolor).

De tan repugnante hechura, Antonio Mendoza, habrá labrado su nombre en piedra maciza como el perredista presto a la división de su grupo parlamentario, según le llegase la instrucción del Poder al que sumiso sirvió, en la medida que el banco lo consideraba más importante.

Del escaso rendimiento quién se salva. Tenemos casos patéticos como el del quijote fumador, ¿digno representante? del magisterio. Con el propósito personal de aparentar que se hace mucho, más con una evaluación acorde con lo que puede aspirar el señor diputado Enrique González Sandoval, el de las tantas iniciativas y de los tantos fracasos.

Oiga usted, ni qué decir de los diputados que, maltrechos, regresaron a cobrar tras abandonar una nave, con la que se comprometieron a hacer leyes, a velar por los intereses del pueblo, y abordaron otra, la de la aventura electoral, la que les dio el aprendizaje más caro de sus, “carreras políticas”.

¿Qué me dice de Irma García Izozorbe, y sus planes irrefrenables de poder? Sus notas son indignantes. El fracaso electoral le hará madurar.

¿En qué contribuyó Edgar Carvajal, a lo largo de estos casi tres años de cobrar, eso sí muy puntual?, ¿Usted lo sabe?

De qué sirvió a Víctor Hugo Cahuantzi, el cobro adelantado de su sueldo para perjudicar a su suplente, si de todas formas tronó el cuatro de julio.

Es que en esta legislatura, salvo contadas excepciones ha campeado la frivolidad.

Y cuando uno piensa que todos estos ejemplos de cómo no debe ser un legislador, comprende las razones esgrimidas por la Comisión de Acceso a la Información (Caiptlax) para condenar por tercer año consecutivo a este colectivo de grillos, unos peores que los otros, pero todos con fuero constitucional.

Oiga, y ¿qué desempeño tienen los funcionarios de esta legislatura?

Creo que responden a los intereses de sus jefes.

Un área, la administrativa, merecería por el bien de Tlaxcala, que su titular, Félix Solís Morales, apartara las manos de chequeras y nóminas, para que estas se analicen peso por peso, acto por acto.

En la vida del Congreso ningún ex diputado panista había concentrado semejante poder, hasta que llegó Solís. Trae encima –y lo reconoce – desde señalamientos de acoso, hasta sospechas de aberrantes actos de corrupción.

Mas la conciencia del secretario administrativo, suponemos, se halla a salvo de cualquier acusación. Y sobre todo, ahora que al PAN  no le ha ido nada bien, pues debe ser el primero en abrir sus libros de par en par para que los nuevos diputados, sobre todo los priístas, sepan si la Legislatura LIX, peca de algún exceso que, pudiera heredarles indeseadas deudas adquiridas en el nombre del PAN ¿mal utilizado?, y con la aparente protección del Ejecutivo.

Hemos sabido que Solís se asociaría con un diputado, también panista, para editar miles de ejemplares con la legislación electoral –por cierto con incontables errores – con dinero aportado por ¿el IET, el Congreso?

He aquí un verdadero monstruo con piel de oveja panista. Ladino, responsable de sembrar un clima asqueroso, con planes de permanencia y crecimiento, no sabemos si a costa del dinero del pueblo (bueno, al menos así se le llama al presupuesto del Legislativo).

Cada que,  sé de él, imagino aquella tira cómica de pinky  y cerebro, es decir a nuestro persojane, el ladino y su pareja, el próximo derrotado de Apizaco, con alguna de sus formidables frases: Pinky:- Cerebro, ¿qué vamos a hacer esta noche? Cerebro:-Lo mismo que hacemos todas las noches, Pinky. ¡Tratar de conquistar el mundo!