[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘apizaco’

Trascendidos otoñales para enfrentar los fríos que se sienten

.

Hasta el momento son tres los candidatos con más posibilidades de ocupar la Secretaría General de Gobierno en la administración de Mariano González Zarur.

Se dice que este miércoles cuando el gobernador electo Mariano González Zarur regrese a Tlaxcala después de permanecer por unos días fuera de su estado terminará el golpeteo que existe entre los grupos que lo apoyaron para ganar la gubernatura.

La ausencia del mandatario fue aprovechada por los rudos y los técnicos para desacreditarse y ponerse obstáculos, pues ambos grupos saben que cada vez está más cerca el día de la designación del gabinete.

El grupo de los técnicos es encabezado por Anabel Ávalos y Ricardo García Portilla, mientras que los rudos tienen como líder a Rubén Flores Leal.

Se dice que la Secretaría General de Gobierno es una de las posiciones más peleadas en la próxima administración que entrará en funciones el 15 de enero de 2011. Unos impulsan a Federico Barbosa Gutiérrez con todo, pero hay otros que buscan resaltar los atributos y cualidades de Rubén Flores Leal.

Trascendió que una tercera opción para esa posición sería Noé Rodríguez Roldán, quien también hace su lucha para ubicarse como una figura relevante en el gobierno de Mariano González.

Se dice que el gobernador electo mantendrá una actitud incluyente en la conformación de su gabinete, por lo que no sólo habrá priistas, sino miembros de otros partidos y grupos políticos de Tlaxcala.

Trascendió que uno de los proyectos que tratarán de impulsar en los próximos meses el gobierno de Tlaxcala y de Puebla será la construcción de un Tren Ligero que cubra la ruta Puebla-Apizaco.

Dicho proyecto, que allá por 2007 se planteó en el vecino estado de Puebla, resolvería los problemas de transporte que hoy existen sobre el corredor Apizaco-Tlaxcala y de Amozoc a San Martín Texmelucan, pasando por Cholula.

Se dice que el concurso para designar a nuevos jueces ya e empezó a hacer bolas, pues ahora no saben cómo justificar que la decisión recayó en familiares y amigos de magistrados.

Marianizarse no le funcionó, entonces Orlando se adrianizó

.

Fue el primero en hacer bulto en los foros organizados por Mariano, con lo cual poco logró pese a poner a Apizaco a los pies del  hoy gobernador electo; entonces decidió recurrir a una relación del pasado (Adri) con quien hizo un ejercicio de catarsis política y optó por repartir el botín, digo el ayuntamiento, si es que gana en segundas nupcias.

Consciente de la debilidad de los alfileres de los cuales pende su triunfo electoral en Apizaco, el ¿efímero?, presidente municipal electo, Orlando Santacruz Carreño, se muestra dispuesto a aliarse con el mismo demonio, si con ello implica sumar aliados para la batalla que sostiene con su adversario histórico, el zar del WC, Reyes Ruiz Peña.

Aliado -con quien sea- el portento de la abogacía en Tlaxcala aspira también a conservar derechos que le permitan ser de nueva cuenta el candidato de «su partido», el PAN, ante la probable resolución en sentido negativo a sus intereses en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

En estas condiciones adversas, lo que un político angustiado hace es, regatearse por cuanto alianzas estratégicas (yo diría convenencieras).

Así que sin perder el tiempo, mister Orlando buscó una cumbre con la seño Adriana, con quien entablaría los siguientes compromisos, a cambio de su intercesión en el partido del cual resultó ser (porque no había de otra) la lideresa moral con amplias capacidades al interior, para poder influir en aquello de la candidatura en segundas nupcias.

1.- Los aliados convinieron dejar atrás las náuseas que uno sentía del otro cada que lo oía hablar.

2.- Convendrían repartir el botín, perdón, la plantilla de confianza del ayuntamiento rielero para equilibrar la presencia de ambos en lo escaso que a final de cuentas se habrá podido conservar tras la complicada elección del cuatro de julio anterior.

3.- Harían hasta lo imposible para tocar puertas, las que sean en los altos niveles de la política panista, buscando clemencia en el fallo del Tribunal (y aquí expreso mis dudas, pero ya sabe usted, en el sexenio del aiga sido todo puede suceder).

Lo que son las cosas, verdad… enemigos declarados durante la campaña, como las cosas no resultaron según lo esperado (por ellos) hoy no tienen más alternativa que ver su lado bonito (¿cuál?) procurando superar la creencia de que Orlando sería uno de los promotores del llamado voto diferenciado.

Orlando, de los primeros en hacer bulto en los foros marianistas, cede la mitad de «su ayuntamiento» a Adri, buscando su ayuda. Caray… lo que es la adversidad, verdad…

Es probable que la defensa de la plaza Apizaco, recurriendo a los cuates en todos los niveles, sea una magnífica oportunidad para que Adriana Dávila Fernández, se aplique a fondo como la nueva lideresa moral del PAN.

Como anillo al dedo le cae este encargo, con el cual otorga un perdón masivo a todos los colaboradores que le fallaron, según los reportes de cierto asesor guanajuatense, quien a estas alturas ya está a suficientes kilómetros de distancia, nomás acordándose de los platos rotos en la placita esta de Tlaxcala, donde pudo adquirir chorros de experiencia sobre cómo no se debe actuar cuando le confían a uno la campaña de alguien con dinero de sobra, respaldo presidencial, aunque con bastante ausencia de perfil.

Islas Chío, el bueno, el malo y el feo, en el conflicto normalista

.

El señor secretario de Educación, supone que todos ignoran el multi papel que desempeña para responder a su título de delegado de Elba Esther; entonces, a la admirable organización de las normalistas, no podía desaprovecharla.


¿Dónde quedó el muertito? Seguramente en el proyecto para engrosar la cuenta bancaria de quien reclama el mito.

Si es la dirigencia del Movimiento de Bases Magisteriales (MBT) –que no el movimiento – la responsable del supuesto (claro, con maña), alguien que la protege y anima al protagonismo debe tener una tremenda cola que le pisen.

Y el despropósito de la presencia del secretario de Educación y director de la USET, en las instalaciones de Panotla, me parece de lo más extraño.

Miguel Ángel Islas Chío, dispone de un “completo” equipo de negociadores, de quienes, se supone habría sido sencillo superar la crisis con la estudiantes.

Pero esto me suena a ocultamiento de factores externos para sazonar una toma de la normal y subsecuentes manifestaciones, lo suficientemente grandes, como para pensar en una negociación conveniente. Digo, si no se alcanza el nivel óptimo de conflicto, cómo va a justificarse después el egreso pecuniario para apagar el fuego.

1.- Las estudiantes de la Normal Benito Juárez, plantearon demandas justas, pero su activismo se da en una forma tan bien organizada que, otros mañosos lo aprovecharon.

2.- Así que fueron contactados varios sujetos procedentes de Oaxaca y Michoacán, una especie de esquiroles disfrazados de maestros democráticos, pagados por el ente interesado en negociar con Tlaxcala.

3.- Escudados en encabezar la causa normalista dieron rienda suelta a reprobables actos como, el secuestro de dos autobuses ocasionando daños graves a las unidades, pero lo peor, el desvalijamiento de cada pasajero que viajaba en ellos.

Extrañamente, Islas Chío permanecía al interior de la Normal.

Hay quien llega a decir que desde ahí organizaba los movimientos de buenos y malos en este conflicto, hasta conseguir la pacífica entrega de las instalaciones, ¿cómo la ve?

No, pues tenemos un secretario de Educación de oro, ¿verdad?

Capaz, según el atamiento de cabos, de mover todas las piezas del ajedrez según su conveniencia, primero para aparecer como el rotundo líder bajo cuyos buenos oficios el problema llegó a su fin, en apariencia.

Sí, porque bien sabe de los alcances de uno y otros involucrados en enfrentamientos con la autoridad.

Al grado que ya se reclama un muertito.

Claro, es un mito que habrá de crecer hasta que se llegue el momento en el que mister Islas Chío, pueda actuar de nueva cuenta para darnos seguridad, para mostrarnos que, como delegado de la maestra Elba Esther Gordillo –y también como titular de la USET, debemos estar tranquilos, que su buen juicio, todo lo ha de arreglar (ajá).

Y, ¿a los pasajeros desvalijados de las unidades secuestradas, quién los va a contentar. A los dueños de los camiones, quienes les van a pagar los desperfectos. A los activistas de Michoacán y Oaxaca, quién les paga sus gastos. Al dirigente de Bases Magisteriales, quién lo pone quieto, hoy, día del Bicentenario?

Y lo más importante, ¿qué va a pasar con las justas demandas de las normalistas?

De resistencias sin lógica

El hijo de un influyente político de Tlaxcala se encargó de organizar la corrida del Bicentenario en la plaza Jorge “el Ranchero” Aguilar, pero no pensó en toparse con resistencias inexplicables de una diputada electa que dejó encargada la oficina, a quienes queda ad hoc la siguiente expresión, muy de Beatriz Paredes: son tan pen… pero tan pen… que no se dan cuenta de los pen… que son.

Estos, en cuanto se enteraron del proyecto de corrida, sencillamente rechazaron toda posibilidad de facilitar la plaza, con el argumento de que nada más no les daba la gana.

Al grado, que para conseguir el coso, tuvo que darse una llamada de ese influyente político Tlaxcalteca, a cuya orden, aquellos grillos de los que le platico, no podían explicarse cómo se había llegado a tal extremo.

Bueno, pero a final de cuentas, sí habrá corrida del Bicentenario, como un adelanto de lo que a Tlaxcala le espera en materia de festejos, sobre todo taurinos (aunque aquí se incluye a la Feria como el potencial e infinito escaparate que debe ser y, no el concentrado de cantinas que le venden a menores de edad por orden de Daniel Herrera Murga)
La que no quedó nada bien es la que se opuso a la corrida. Sus subordinados (comenzando por el alcalde de la eterna copa en el Mesón de Rosendo) dio muestras de estar tan, pero tan bien enterado que, ya comenzó con el pie izquierdo su relación con el que en breve mandará en Tlaxcala.

¿A poco los malos manejos sólo serán en los ayuntamientos?

.

Una pregunta que ya está en el aire tiene que ver si el OFS aplicará los mismos criterios a las dependencias estatales en la revisión de las cuentas públicas, porque no es posible que sólo sean los alcaldes los que incurran en malos manejos de recursos.


Algo huele mal en el proceso de revisión y aprobación de las cuentas públicas de los ayuntamientos y dependencias estatales que inició el Congreso del estado.

Llama la atención que dos alcaldes en funciones se quejaron de ser extorsionados por el titular del OFS, Crispín Corona Gutiérrez, sin que los diputados hayan iniciado una investigación para determinar la veracidad de dichas acusaciones.

Hasta el momento, se sabe que los presidentes municipales de Huamantla, el panista Raúl Cervantes López y de Acuamanala,  Cristobal Luna Luna, se quejaron del proceso de revisión del  Órgano de Fiscalización Superior, pues ambas administraciones salieron reprobadas en el manejo de los recursos públicos.

A esos dos ayuntamientos, hay que sumar el de Apizaco cuyos auditores del OFS detectaron un daño patrimonial por 30 millones de pesos  que involucra al edil panista con licencia Alex Ortiz Zamora y al ex tesorero Gregorio Cervantes Díaz.

Aquí no se trata de defender a los presidentes municipales que deberán responder a los malos manejos que presumiblemente llevaron a cabo, sino más bien de exigir a los diputados locales que eviten que el proceso de revisión de cuentas públicas se convierta en escándalo mediático que no concluya con ninguna sanción para nadie.

Si hubo desvíos y excesos de los alcaldes que se castigue y si el titular del OFS incurrió en un delito que se le aplique la ley, porque de lo contrario nadie les va a creer a los diputados.

Es cierto que los tlaxcaltecas están cansados de la corrupción de sus autoridades, de ahí que se preguntan si las dependencias del gobierno de Héctor Ortiz tendrán el mismo tratamiento y rigor aplicado por el OSF a los ayuntamientos, pues para algunos la sanción a ciertos alcaldes es más bien un plan con maña.

Si el próximo gobierno estatal que encabezará Mariano González Zarur necesita castigar a alguien por un caso de corrupción, la administración de Héctor Ortiz le dejará varios expedientes abiertos para que se pueda aplicar la ley a uno que otro panista, cuya característica será que no es cercano al círculo orticista.

Alianza entre universidades privadas… ¿qué buscan?, ¿quién los patrocina?

.

Beatriz y Alfonso, en un primer momento, son los más interesados en desmontar el aparato orticista; lo hacen a sabiendas del grave deterioro en el liderazgo de la universidad pública.

Se disputan a las generaciones en formación. De ellos han obtenido seguridad pecuniaria y el estatus que les permite su constancia.

No son portentos de academia pero, sí han visto en la posibilidad de unirse para dar la batalla a su contraparte que, bajo el nombre de Colegio Español, se reproduce en las principales plazas y, tiende a subir como la espuma.

Pero eso, han de evitarlo la conformación de un bloque de tendencia monopólica… “no somos buenos, pero somos muchos”.

Al menos, ese es su pensamiento.

Deberían sopesar a la poderosa red de mujeres, encabezada por Guadalupe Lozano Tovar, quien dotó de trabajo en los planteles abiertos, a elementos clave en cada cuadrante. Ellas, mueren en la raya en pos de este proyecto político.

Veamos el origen de dos de los principales promotores de la alianza entre instituciones privadas de educación media y superior.

Beatriz Paredes,
puso hace años el efectivo para fundar a esa universidad. Lo dio a una incondicional suya, ávida de participar en política, pero… sin gracia.

Sin embargo, su constancia y sus gritos, algo lograron. Hoy vemos a decenas de profesionistas egresados de esa institución. Muchos de ellos alcanzaron el éxito, por mérito propio, debemos añadir.

Otra institución de educación superior proviene de Apizaco y su poderosa influencia bajo el liderazgo del ex gobernador Alfonso Sánchez Anaya.

Lograron definir su estilo. Son lo que la región requiere.

Pero no dudo que el Colegio Español les quita el sueño.

Testigos de los positivos resultados de las alianzas partidistas en procesos electorales, pues decidieron probar los alcances de una novedosa operación al alimón, alegando cinco ejes en la formación de sus alumnos.

Hay más instituciones en este proyecto. Será importante descubrir a sus patrocinadores, pero en este momento dirijamos la mirada a un punto más, inadvertido por cierto, y relacionado con la universidad pública del estado.

Para dolor de toda una comunidad universitaria, su líder enfrenta momentos aciagos, consecuencia de los excesos a los que nadie quiere llegar.

Frecuentes ausencias de quien comandaba con esmero a esta ala del orticismo, procuraron ser tapadas con la habilidad de mandos inferiores. Pudieron, hasta que dejaron de hacerlo.

Ante esta embestida de universidades e instituciones privadas, diríamos que, defendiendo su derecho a la disputa de los jóvenes, en cuyas frentes han colocado signos de pesos, convenientemente para ellos, debería reaccionar la parte a la cual toca el turno de ser oficial.

En juego, hay más que cuotas. Y no sería el momento de bajar la guardia.

Vimos ya a dos personajes atrás de la nueva guerra declarada a los empoderados. Y como el tiempo se agota, unos y otros reafirman su vocación de pescadores de generaciones, lo mismo para administrar su dinero que, para utilizarlos como factor masivo de poder.

Es natural. Ninguno de los iniciadores de dicho movimiento muestra sus cartas.

Las vistas en este espacio pueden ser reales.

La polémica entrevista de Ortiz en Apizaco, vaya error… ¿de veras?

.

Para el abogado más gallo del corral, cometer un error legal del tamaño de la entrevista en FM Centro, sólo puede entenderse como un grave daño, cuya defensa quedaría en reserva.


A Orlando Santacruz no le quedó de otra más que escuchar, impotente, aquella entrevista radiofónica concedida a la emisora de Apizaco por el gobernador, Héctor Ortiz, quien difícilmente dejaría de calcular el daño de sus palabras, promoviendo el programa ese de bacheo del cual, lo menos interesante es si mejoró o no las calles de la Ciudad Modelo.

No perdemos de vista que, en la víspera campearon desencuentros entre delicados y graves con el señor Santacruz Carreño y, consecuencia de ello, al dueño de los reflectores convendría disponer de una causa, para defenderla o no, según lo considerase necesario.

Mas la arrogancia del hoy presidente electo llevó al protagonista de la entrevista bizarra esa que le platico, a pronunciar en diversas formas la frase: “con la derrota vas a madurar”.

Y dejó correr la falta.

El otro, sabedor que perdería en un tris, o mejor dicho, que lo harían perder en un tris con esa rara equivocación del personaje ubicado en el “pensar para hacer” y no al contrario, permaneció atento a los acontecimientos.

Aquí, la idea de “atento” requiere maletitas atiborradas de lana, porque ya sabe usted que el dinero afloja más que el aceite.

Luego vino el llamamiento oficial al magistrado presidente de la Sala Electoral Administrativa, Silvestre Lara Amador, para normar los criterios de los otros dos (Molina y Reyes Landa) con una resolución adversa.

¿Recuerda lo de las maletitas llenas de lana?

Pues al abogado jarocho (o sea a Silvestre) le serían ofrecidos 200 mil pesos (o como ellos dicen, 200 kilos…) si accedía a modificar aquél resolutivo.

Pero, entre la instrucción original y, la real existencia de causales tras el cochinero, perdón, tras la elección municipal apizaquense, su negativa fue rotunda.

¿Ah, no?, dirían los encargados de persuadirlo, pues entonces vas a ver…

Subieron la cuota, de 200 kilos, a 250 kilos, pero no al jarocho (que a cada rato estrena camioneta) sino a los otros dos, quienes dirían, “así como anda de pobre la patria, quién desprecia un cañonazo de semejante calibre”.

El resultado ya usted lo sabe.

Pero sobre la instancia local, dos de cuyos magistrados serían maiceados, como diría el grotesco Arzobispo de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, al hablar de la decisión de la Corte respecto la Ley que permite los matrimonios entre personas del mismo sexo, falta camino legal por recorrer.

La alianza PRI-PVEM impugnó el resolutivo alegando lo de sobra conocido, inequidad, desigualdad y parcialidad, tras la participación más que calculada del Ciudadano en FM Centro.

Con toda seguridad esto tendrá un resultado distinto en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, porque ha sido tan manoseada como nadie podría tener idea y porque, de llegar a la alcaldía, el señor Santacruz no tendría cara para enfrentar a los múltiples enemigos por procurarse un triunfo mediante acciones reprobables, a las cuales sólo podría doblegar una iniciativa de la misma calaña.

Y se dio, sí señor.

Grave, el consumo de drogas en secundarias y bachilleratos de Tlaxcala

.

¿Sabe usted de la intensidad sexual en el traspatio del Cebetis, horadado en su barda perimetral para que irrefrenables jóvenes entren y salgan a placer?, ¿Sabe de las borracheras, con caguamas y mota que a diario se dan en los Cobat?


Jonathan es alumno de bachillerato. Sus calificaciones van en picada desde que cursaba la secundaria; de hecho su madre, su abnegada madre, tuvo que dormir afuera del plantel para alcanzar ficha.

Hace poco se desvaneció en plena ceremonia a la bandera. Unos lo atribuyeron a su constante ayuno.

Hubo otros que, alarmados lo creyeron en una crisis diabética.

Maestros y papás lo llevaron a un hospital. Y además de la sutura en el pómulo derecho, solicitaron a los médicos un análisis de sangre (querían cerciorarse de la causa del desmayo).

Así de rápido lo descubrieron.

El joven, ni enfrentaba un mal hepático, ni su caída se debió al ayuno. Lo dobló lo que se conoce como síndrome de abstinencia, o sea, una súbita suspensión en el consumo de cocaína.

Cuando la mamá se enteró, no daba crédito. Una y otra vez lo cuestionaba: “¿en qué te fallé?”. Pero no tuvo más opción que adentrarse en la azarosa vida de su hijo, y enterarse que desde la secundaria prefería desayunar un cigarro de mariguana y una caguama.

Atrás quedó la mujer confiada, débil y llorona, negando el coctel de adiciones en que se Jonathan se hundió. ¿Es posible que desde los doce años esté inmerso en este infierno?

Sí, lo es.

Es uno de los cuatro de cada diez jóvenes en esta edad que en Tlaxcala deben recibir una atención especial, según la Segunda Encuesta Nacional sobre Exclusión, Intolerancia y Violencia en las Escuelas de Educación Media Superior.

Los Colegios de Bachilleres (Cobat), el Bachillerato Tecnológico (Cebetis) y otras instituciones públicas y privadas no deberían ser parte de los números alegres dados por las autoridades, en el sentido que Tlaxcala es un estado seguro.

No lo es. La venta de estupefacientes y su consecuente afectación al cuarenta por ciento de los y las jóvenes en educación media superior, debería quitarnos lo hipócritas, para no dejar al santo de nuestra devoción el alivio de aquellos a quienes urge una atención especializada.

¿Conoce alguna de las horadaciones en la barda perimetral del Cebetis, por donde entran y salen los jóvenes sin control alguno?, ¿Sabe de la intensa actividad sexual en el traspatio de dicho bachillerato?, ¿Conoce así de poco sobre las borracheras épicas que a diario se verifican en los Cobat?

¿No?

¿Pues dónde vive?

El caso Orlando, a la Sala Superior

Uno de los dos magistrados de la Sala Electoral Administrativa (SAE) se dobló ante el inminente fin de sus actividades en el Poder Judicial de Tlaxcala. Su única salida es retornar a la universidad para no quedar sin chamba.

La condición impuesta fue declarar válida la elección municipal más sucia de la que se tenga memoria, o sea la de Apizaco, donde Orlando Santacruz, debe apresurarse a vivir el efímero sueño que le permite el traslado de la causal genérica –conocida como inequidad – al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Por cierto, en esos lugares el nombre del diputado con licencia, digamos que carece de una gran imagen.

Puede llegar hasta a pensarse que su sola mención causa náuseas a más de uno, por la recurrente insistencia en temas indefendibles (que por cierto siempre ha perdido).

Hoy, Reyes Ruiz, se ha prestado a encabezar una lucha cuyo único fin parece ser la anulación de la jornada en este municipio. Detrás de él, un equipo con el encargo superior, tiene como objetivo la recuperación de un botín, tan apreciado como lo es la ciudad modelo y sus juntas auxiliares.

Esta es una tierra buena. Su gente no merece la desventura de los últimos años.

Estoy solidario con este gran municipio y espero que los bichos nocivos sean exterminados.

El de Orlando será un gobierno con origen en circunstancias y no en votos

.

Ya imagino las súplicas de clemencia a su inventor y protector, porque de otra forma no se habría dado el vigor imparcial en el resolutivo de la Sala Electoral Administrativa. * Los 27 compromisos, pero sin Wilfridos ni Teresitas.

El resolutivo de la Sala Electoral Administrativa (SEA), en el caso de la elección de alcalde en Apizaco, muestra a un organismo vigoroso en su imparcialidad y, capaz de pasar por alto las órdenes dictadas por una obvia superioridad, para apagar el polémico éxito electoral del panista, Orlando Santacruz Carreño.

La actuación del Poder Judicial de Tlaxcala, quedó a salvo de sugerencias con origen en el inexplicable control omnímodo de otro Poder, el Ejecutivo, cuyo titular seguramente sopesó entre echarse la soga al cuello, con aquella inexplicable y estúpida entrevista radiofónica, fuera de toda lógica (y desde luego, de la legalidad).

Dejar que ese acto lo mostrase responsable, tanto como al Gobierno Federal en su quijotesca lucha por ganar plazas importantes, tenía un precio mucho más alto que poner quieto a Santa Cruz, quien para auto complacerse desconoció el pacto al que debe su incursión en el servicio público, tras la atenta súplica de su extinto progenitor, para que así ocurriese.

Sin medir consecuencias, echaría mano del personal de la Consultoría Jurídica del Ejecutivo, para incorporarlos a los trabajos de su casa de campaña.

Haría lo mismo con personal de confianza del Congreso del Estado (con el concurso de diputados y funcionarios en quienes recae una delicada responsabilidad).

Todo ello era parte de un desesperado plan para afianzar un triunfo (que resultó elaborado en exceso) mal visto por el gobernador electo, de quien podría decirse que envió mensajes a la SAE en búsqueda de la anulación de la jornada en Apizaco.

Pero la variedad de grises en este caso, favoreció al tono de Orlando.

No conservó el triunfo electoral por mérito, sino por desinterés de los personajes quienes pudieron influir para un resultado distinto.

Será, por tanto, un gobierno municipal cuestionado de origen y, acotado por un Congreso equilibrado en sus fuerzas y un Ejecutivo que hoy está del otro lado del mostrador (Mariano González fue alcalde de Apizaco durante la administración de Beatriz Paredes, con quien el desencuentro fue una constante).

Pero estos son otros tiempos.

Allá en la época de Beatriz, los conflictos se daban al interior del tricolor.

Hoy, son con su enemigo histórico.

Imagino a Santacruz, suplicando clemencia a su inventor y protector. Y a este, calculando los daños colaterales.

Pienso en el coraje Mariano al conocer dicho resolutivo.

Entonces hay que establecer los dos momentos en este asunto.

El primero, muy positivo. El Poder Judicial de Tlaxcala, rechazó cualquier tipo de presión para actuar en determinado rumbo.

El segundo, de pésima manufactura. Habrá ganado la elección quien recurrió a las marrullerías más reprobables. Ese triunfo habrá de deberse más a las circunstancias que a la legítima voluntad popular.

Ojalá no se llene de cinismo y atribuya su llegada a un cariño inexistente de los electores.

Los 27 compromisos

A cinco meses de concluir, hay planes para aprovechar cada hora en materia de obra pública.

Qué mal sería si en la desesperada maniobra para cerrar, se echa mano de Wilfridos y Teresitas, que tanto dañaron al patrimonio de los tlaxcaltecas.

Más que un compromiso cuantitativo, el cumplimiento de dicha oferta debe ser un acto de honestidad, para que las obras no se hundan por falta de estudios del subsuelo, o se fracturen por el uso de aceros inapropiados, o colapsen, por el abuso de catalizadores en el concreto que tarde o temprano cederá a técnicas deficientes.

Cerró el PAN su ciclo de partido ganador; no quedó piedra sobre piedra

.

La candidata perdedora a la gubernatura hace alarde de casi 193 mil votos, para conservarlos rumbo a 2012; no se percata que quienes se los aportaron ya tienen un pie en el PRI.


El proyecto de hacer del PAN un partidazo en Tlaxcala se desmoronó. Con origen turbio, el gran edificio albiazul yace como el gran sepulcro donde descansan los mejores momentos a los que este instituto político pudo aspirar en esta entidad.

Mientras los distintos liderazgos –los que apoyaron y los que traicionaron – se ponen de acuerdo para ver si será Adriana Dávila, quien tome las riendas del deteriorado ex partido ganador, las puertas del PRI, según el dirigente estatal Ubaldo Velasco, se abrieron de par en par, para recibir a los orticistas que temporalmente dejaron “la casa”.

Es el lógico éxodo de aquellas cabezas de grupo que migraron al PRI incluso antes del cuatro de julio, con toda la intención de impedir la llegada de la recomendada de Felipe Calderón al poder. Y lo consiguieron.

Ese abandono de la nave en pleno pique es preludio de que en Lira y Ortega 8 (edificio del tricolor) volverá la sede alterna del gobierno, donde se diseñen estrategias y se definan presupuestos; donde se analicen comportamientos y hasta se corten cabezas.

Como dice Mariano González, es el retorno del PRI de antes.

De los Carlos Brito, de los Fermín Sánchez Varela, vamos hasta de los Rubén Flores Leal.

Nada más que, por conveniencia para unos y otros, hoy ese PRI se apresta a engrosar sus filas con aquellos que en su momento se asumieron en adversarios y, reiteradamente le propinaron severos descalabros en las urnas.

Oiga, qué difícil es imaginar el retorno de ese sistema totalitario, con filtros y orejas por todas partes, con propios enviados por cierto personaje cercano (o no) al señor gobernador, a llevar mensajes, entrelíneas o de plano órdenes del “altísimo” para conseguir un cierto cambio.

Esto, señores, es una regresión. Es el entorno apropiado para un régimen que se plantea de lo autoritario a lo tiránico, con una oposición más preocupada por zancadillear al de a lado que por ejercer su papel de contrapeso en el ejercicio de poder.

La franquicia llamada PAN dejó de ser útil al grupo que la adquirió y con ella venció al PRI en 2004. Ahora, ya recibieron el llamado de Ubaldo.

Y la algarabía se mudó.

¿Qué será entonces de los casi 193 mil votos de los que Adriana alardea?

Pues como van las cosas, creo que una parte muy importante de ellos está a punto de regresar al tricolor.

Esto es un severo revés al plan calderonista de conservar a tan elevada membresía (no le aunque que no les alcanzó para ganar en las urnas). Ah, pero como se está desmantelando aquella alianza Ortiz-PAN-Calderón, el albiazul quedará a la deriva, como siempre estuvo hasta antes que Héctor Ortiz, lo colocara en su bandeja electoral.

Así que a la sedicente vicegobernadora –con el apoyo de las instancias del gobierno federal – más le valdría utilizar poner los pies sobre la tierra y darse cuenta que no quedó piedra sobre piedra luego del tremendo agarrón de julio pasado, cuando quedó demostrado que a fuerza ni los zapatos entran, sobre todo cuando se habla de electores tan evolucionados como los tlaxcaltecas.

Lo primero que Adriana habrá de eliminar, son los inservibles desplantes, porque ya no habrá quien los aplauda y ni siquiera quien los condene. Qué quieren ustedes, los invitados a esta fiesta bizarra, sencillamente tomaron sus cositas. Y se fueron.

El seguimiento de las compilaciones

Sabemos de buena fuente que la inteligencia oficial determinó realizar una investigación respecto al financiamiento de miles de compilaciones de la legislación electoral, impresas en la comunidad de Chalma.

Este es, al parecer, el hilo conductor de así de negocios entre turbios y mal habidos, con el concurso de un diputado panista con licencia y “el ladino”, como se conoce a otro ex diputado panista, encargado, de dar la imagen de corrupción y podredumbre que no le hacía falta al partido de don Manuel Gómez Morín en Tlaxcala.

Revela magistrado Lara Amador, posible anulación de elección en Apizaco

.

No hace más que seguir la línea que le trazaron mandos superiores. El afectado, Orlando Santacruz, no sólo enfrenta cuestiones legales, se convirtió en vínculo entre los dos gobiernos, como el objetivo condenable.

Según el presidente de la Sala Electoral Administrativa, crecen las posibilidades de que se anule la elección municipal de Apizaco, debido a que el hoy alcalde electo, el panista Orlando Santacruz Carreño, “rebasó los topes de campaña”.

Podría advertirse predisposición en el juzgador y, en consecuencia un lógico atamiento de cabos nos revela que en este caso particular hay intenciones políticas dispuestas a pasar por alto el frenético pleito iniciado, incluso antes del cuatro de julio, entre el hoy ganador sostenido con alfileres y una serie de frentes, abiertos con visible facilidad gracias a la soberbia como firma de la (su) casa.

Estamos convencidos que este mes ha sido de vida artificial al triunfo de Santacruz.

Y más lo estamos de que en el hundimiento de su causa ya campea una instrucción superior, dispuesta a no contener la llegada de alguien afín, dispuesto a la incondicionalidad, para administrar los destinos del municipio que ha cobrado notoriedad por los dobles diezmos exigidos por regidores a empresarios para tomarles en cuenta en la asignación de obra pública.

Es doloroso confirmar el desencuentro entre el sedicente mega abogado y el grupo político al que se debe. Alguna causa debe haber de peso, que no se pudo hallar un resquicio de solución.

Si alguien, con la bendición e impulso de la red (de Guadalupe Lozano) sentía grandes posibilidades de sentarse en la oficina más grande del palacio municipal apizaquense, pues era Arturo Rojas.

Pero avanzado el trecho electoral se detectó una muy relativa respuesta a dicha causa en las encuestas, por lo que el apoyo, tanto de la red como de otros grupos leales al orticismo, se sesgó hacia el popular comerciante (el zar del WC) y ya una vez alcalde, Reyes Ruiz Peña.

Aquí algo interesante. Primero, Reyes perdió por 151 votos, pero ganó el aprecio del hoy gobernador electo, Mariano González, con quien compartió momentos apasionantes en el desarrollo del proyecto.

Ruiz Peña, salido del gabinete orticista –donde se desempeñó como director de Pensiones Civiles – sufrió la persecución de un Orlando Santacruz que, le urdiría un proceso judicial relacionado con su cargo en el gobierno, y lo encarceló.

El plan era imposibilitarlo para contender el cuatro de julio. Pero falló.

De estas maniobras tomaron nota los respectivos equipos de Héctor Ortiz y de Mariano González, y al parecer, ambos bandos vieron por fin un vínculo a sus intereses: Apizaco.

Pero hacía falta alguien como Orlando, con la suficiente perversidad para conmover a los dos viejos priístas (uno enfundado en un pants panista), de tal suerte que Ortiz, decidiese romper cualquier relación con el sedicente abogado prodigio.

Del otro lado, un propio consultaría al gobernador electo sobre cómo tendría que concluir la Sala Electoral Administrativa (SAE), respecto al bochornoso papel desempeñado por el panista, no solo en las maniobras legaloides y a la disposición de recursos federales –que a final de cuentas lo sepultaron pues su uso rebasó los topes legales.

Y la instrucción ya la imaginará usted.

Al tiempo, Reyes no perdía oportunidad de reunir simpatizantes y organizar marchas. Su nuevo jefe político, Mariano, así lo habría instruido, “para que el caso Apizaco no decayese, sino al contrario”.

Y Ruiz Peña, consistente y sabedor que su persistencia le significa triunfo, así lo acometió.

¿Qué es la moral?

Me llama la atención un evento captado por la sensible reportera Guadalupe de la Luz, en la Central Camionera de Tlaxcala.

Ocurre que dos muchachos gay aguardaban la salida de un autobús.

Se mostraban afecto, pues eran pareja.

Pero eso incomodó al vigilante de guardia en dicha instalación, quien apeló a “la moral” para que dichos individuos abandonasen sus muestras de afecto. Hay “otros lugares”, les advirtió, al tiempo que los condenaba porque eran presenciados por niños, entre otras personas que para el gendarme, pertenecerían al lado normal de la humanidad.

Cómo creé usted que van a reaccionar elementos bajo el mando de un secretario de Seguridad Pública, a quien sus subordinados han llegado a rescatar cuando, el peligros estado de embriaguez mostraba un arma sin importarle la presencia de civiles y niños.

Disculpe usted si le formulo esta pregunta. ¿Qué es más condenable, la pareja gay de la Central o, el militar retirado, embrutecido por el alcohol y, armado, amenazando a personas que lo mismo caminaban por el rumbo que, viajaban en combis, según lo relatan notas periodísticas?

Mientras eso acontece, el obispo de Tlaxcala, Francisco Moreno Barrón, con una cautela, digamos excluyente, se refiere a los matrimonios gay como algo a lo que se debe respetar, aunque advierte que no cejará en inculcar el valor del matrimonio entre personas de distinto sexo, como Dios lo diseñó, pues de ahí viene la familia.
Temas, los dos, de lo más actual.