[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Alfonso Sánchez Anaya’

Ana Lilia Rivera, Maricarmen Ramírez… 2015

.

La avasallante convocatoria de AMLO en Tlaxcala, vuelve a plantear escenarios importantes para los procesos electorales que vienen.

img2989

No es que el actual mandamás le haga fuchi al proceso sucesorio; su cortoplacismo y cortedad de miras lo hicieron a un lado, mientras sus antecesores no han desaprovechado la oportunidad para afilar las lanzas que usarán, primero en 2015, y ya cavado el sepulcro político para el hacendado, en 2016.

Ayer domingo, fue posible corroborar la convocatoria del ex mandatario Alfonso Sánchez Anaya, cuya ambigüedad en este negocio le permite venderse como el activista de Izquierda por antonomasia, sin abandonar su pertenencia a la clase divina.

He ahí el truco que a sus no pocos seguidores los seduce: «el güero no es tacaño, por eso se le extraña», a diferencia de lo opinado acerca del bigote más temperamental de Tlaxcala, cuya insuperable idea de la sangre azul, lo inhibe de compartir cosa alguna con los pobres.

Pero Alfonso no está solo en esta empresa. Comparte créditos con Ana Lilia Rivera, la otra activista -esa sí, de genuino surgimiento en la oposición y de lealtad inalterable a AMLO- cuyo nombre no debe dejar de observarse en este innegable proceso selectivo a la elección más próxima.

Creo que Maricarmen Ramírez, es otra figura, refulgente en la Izquierda de postín, a la que alguna vez perteneció Minerva Hernández, antes, mucho antes de desmoronarse ante su tragedia llamada Adriana Dávila.

Pues ayer, la Plaza de la Constitución de Tlaxcala, dio cuenta de una vasta asamblea constitutiva, supervisada por el vocal ejecutivo del Instituto Federal Electoral, Marco Rodríguez del Castillo, quien hubo de aguantar el aire de todos santos y las ironías del escritor Paco Ignacio Taibo II, a quien valió una madre raspar a ASA, «y su apendejamiento», que le hizo necear para imponer como candidata a su cónyuge en un proceso que los llevó al fracaso.

El hermano miserable

Tonchis, el de las horribles chamarras verdes que le dejaron una fortuna, no quita el dedo del renglón para medrar a la sombra de su carnal, y no conforme con aquél pingué lucro, apuntóse en un programa de la Sefoa para apoyar a campesinos pobres.

¿Y qué creé?, lo apoyaron. Le extendieron un cheque por 150 morlacos para acabar de pagar un potente tractor John Deer que le anda pegando a los 640.

En eso consiste la diferencia. A Héctor y ASA, les interesa estar vigentes para poder disputar el poder. Al otro lo que le interesa es que el día tenga más horas para aprovecharlas oiga usted, porque esta fue la primera y última oportunidad en un puesto de semejante envergadura.

¿Queso?. ha masticado más del que puede tragar. Por eso lo disperso. Más ahora que viene la feria.

¿Planes importantes?, ¡No, ahora es momento de tranzar y humillar a los toreros de la temporada, de ver quién va a hacer las trampas en el casino!

¿Desarrollo, bienestar para el estado? ¿Qué carajos es eso?

La influencia de ASA en el marianismo… dos de sus principales acometidas…

.

La primera es la señora su cónyuge, para quien pedía el Colegio de Tlaxcala… no se le hizo, entonces se fueron sobre el Colegio de Bachilleres, aunque el proceso comienza por el plantel de Apizaco y tiene como tarjet la dirección general del Cobat.

¿Qué tan profundas son las raíces de personajes como Alfonso Sánchez Anaya, en el actual régimen?

Dirijamos la mirada al ámbito educativo. La persona más cercana al ex gobernador, su esposa, Maricarmen Ramírez, encabeza la dirección de uno de los planteles más importantes del Colegio de Bachilleres, en Apizaco.

De su talento y constancia no hay duda. Estoy seguro que en el mediano plazo, la ex senadora habrá de encabezar la dirección general del Cobat. Su vigencia en Apizaco es un ejercicio de calistenia. Alcanzar dicha meta solo es cuestión de un marianismo persistente y, de que llega, llega.

El proyecto original iba dirigido al Colegio de Tlaxcala, bajo la dirección de Raúl Jiménez Guillén, uno de los escasos asesores con derecho de picaporte al quehacer del gobernador.

Quitarlo del Coltlax para instalar ahí a Maricarmen, era un desafío apoyado en el parentezco del ex con el actual. Pero en la maniobra tenían que desplazar a un académico a cuyo innegable nivel no le hacía sombra el de la propuesta.

Así que sobrevino algo como una sesión de té en los verdísimos jardines de Toltecapa y, el resultado usted ya lo conoce.

La reaparición del güerito Juan Olmedo

Sólo «Dios» y Mariano saben a quien debe Tlaxcala el honor de contar con un secretario de Seguridad Pública con la pésima imagen del actual (claro, precedido por serios antecedentes en Veracruz y Durango).

Quiero pensar que ahí está la factura enviada por el negro Fidel. Lo cierto es que Juanito Olmedo, charro de profesión, temperamental, mandón, pero eso sí, fiel a la causa a la que sirve, llegó a apagar el fuego en la Dirección de Centros de Readaptación Social, luego que trascendió el relajamiento en el reclusorio de la Loma.

Su duranguización se debe a la voluntad de hierro del secretario. Y ya sabe, comenzó la línea (así le llaman por esos rumbos) consistente en poner precio a todo… que si quieres tele te cuesta tanto, que si quieres visita conyugal, ya sabrás… vamos no dudo que hasta en la lista de servicios se encontrase una sesión de votox, para algún recluso o reclusa con las patas de gallo demasiado pronunciadas.

Ni qué decir de la droga, verdad. Existe la presunción de un tráfico importante en el interior de ese penal, por lo que su duranguización era un riesgo innecesario para el teórico nivel de privilegio tlaxcalteca, respecto a la seguridad… insisto, teórico, porque ese sistema de la línea en el reclusorio es una vil manifestación del crimen organizado.

Retrata el involucramiento de autoridades en actividades ilícitas pero muy controladas, pues nada sale de los tremendos muros e infalibles rejas, a no ser que se trate de un grito desesperado de familiares de internos, a quienes esta novedad marianista les haya golpeado su economía.

Imagínese: la vida entera ahorrando y suplicando al dios de su devoción para que su ser querido deje ese infierno y de buenas a primeras encontrarse con que todo tiene un precio y bien alto…

Así que enhorabuena por la llegada del charro Juanito Olmedo, cuya llegada -espero- significa mucho más que el sanchezanayismo en este régimen… Y si es el cobro de factura entre parientes, pues qué bueno que así sea para parar en seco a los autores de la tan llevada y traída duranguización del Cereso de la Loma.

Nada más nos falta un levantamiento, ¿no? y, que los mandos superiores se hagan los sorprendidos por tal situación… Eso, al amo gobernador de veras debería quitarle el sueño, y yo creo que aconsejado por su tío, el güerito de rancho, es que decidió equilibrar el asunto en los penales.

Esperamos la salida de los malos elementos. Tenerlos ahí a toda costa habla del nulo valor de un gobierno insensible a un riesgo que ni en sueños debería correr, digo si deveras se trata de conservarnos a salvo del crimen organizado.

El activismo de don Pancho Moreno Barrón

Estoy seguro de la muy elevada calidad de gente del Obispo de Tlaxcala, Francisco Moreno Barrón. Cuando de él escucho mensajes con jiribilla, no me queda más que comentarlo aquí entre nos, porque no se me hace justo que se vaya liso en ese contexto.

Su homilía de ayer involucró temas como el patrimonio, la justicia y los valores.

Al mezclar las fichas de su dominó atribuyó a la voluntad de Dios el que tengamos una justicia bien vista por su iglesia.

Añadió que sólo quienes fundan su patrimonio con base en los valores católicos, los verán durar toda la vida.

Yo creo que el llamamiento del ministro debería investirse en ropajes menos deformados que los expuestos este domingo, pues si accede a separar cuestiones espirituales de las patrimoniales, más admiración y feligresía admirada por su humildad habrá de observar en las redes de su fé.

Mas si aquella consta de condiciones, amañadas -por utilizar una palabra suave- para aumentar la feligresía con un determinado nivel socioeconómico, el gusto por escuchar la palabra de tan respetado personaje se habrá de convertir en la distancia de quienes ya no se dejan lavar el coco.

Peor aún, ese, el amañado razonamiento con sesgos patrimoniales, es una de las causas por las cuales muchos prefieren el comportamiento pragmático ante tales barbaridades.

Eso a lo que los prelados temen y, llaman Relativismo Moral.

Qué bueno que nuestros queridos sacerdotes lo tomen muy en cuenta. Su inteligencia no encontrará limitación alguna para comprenderlo y ponerlo en práctica.

Dios se los permita!

Coches vendidos por chatarra

A finales del sexenio orticista, el director de recursos materiales recibiría la orden de sacar cuanto carro viejo o no tanto, se hallara en los corralones del gobierno. Casi casi los vendieron por kilo, pese a las buenas condiciones de muchos de ellos.

En ese negocio millonario, se vio involucrado el llamado cuñado incómodo de aquél gobierno, de apellido Lozano Tovar.

Muchos vieron pasivos el negociazo.

Otros lo denunciaron y exigieron cuentas. Pero como se dio en un momento en que todo se vino encima… la derrota de Adriana… el triunfo de manchis… la descalabrada con maña… pues todo se quedó como que nadie sabe, nadie supo.

Meses después tuvo que llegar el pelochas vengador, un super héroe sui géneris del marianismo (que chambea de jefe en la secretaría de la Función Pública). El único, escúchelo usted, capaz de hacer un escándalo con dos meses de retraso.

Digo, eso no le pasa a cualquiera… tiene que ser alguien demasiado especial -algunos lo atribuyen a un problema hormonal.

Lo cierto es que pelochas vengador organiza unas ruedas de prensa escurriendo de pasión… y ahí lo tienes dándose chicos besotes antes de entrar en acción que me acuerdo de Zobec, el gran profesor al que una de sus chavas pasaba buenas vibras así, con un intercambio de fluídos (con el riesgo que se chispe la amalgama)…

Ah, por cierto, al profe Zobec, ni las buenas vibras le sirvieron para librarlo de un tremendo changazo que lo dejó ahí todo embarrado en el piso, una vez que andaba de visionudo en un helicóptero.

A ver si nuestro pelochas vengador no queda igual, luego de intercambiar saliva, previo a alguna de sus apariciones en el estrellato del marianismo.

Es el funcionario cachondo del sexenio. (en eso coincide la Academia).

El retro en comunicación

Tierno como de peluche aunque no tan lindo, el vocero del marianismo optó por suspender el internet inalámbrico en la oficina bajo su mando, pues teme que algún desalmado robe sus elevadas estrategias comunicacionales.

Pues sus asesores en asuntos virtuales han de ser medio tarugos, pues para eso hay sistemas de sobrada seguridad. A mí se me hace que al venir de la prehistoria, supuso que, eliminando la señal en su oficina, chance y el estado entero de Tlaxcala dejaría de leer tanta visión (así decía mi suegra) en esas inches computadoras.

Por cierto, en otro momento comentaremos el regreso a la política del ex gobernador Héctor Ortiz, el cual dará mucho de qué hablar.

Para concluir le recomiendo la columna que cada lunes escribe Roberto Carlos Hernández. La de hoy no tiene pierde.

Colapsan dobleces tricolores a la maquinaria orticista en el Congreso

.

Los partidos franquicias, sencillamente dejaron de operar para la causa orticista, al no contar con más monedas para colocarlas en su sostén ignominioso de suripantas predecibles… mengua esta influencia, pero la nueva, la marianista, requiere aún semanas de cocción.

Hagamos la siguiente cita: una reunión en la sede de la Confederación Nacional Campesina (CNC), encabezada por la entonces secretaria general de esa central, Beatriz Paredes. Muy cerca de ella, Alfonso Sánchez Anaya y Mariano González, se hacían notar, lo mismo levantando la voz que, compitiendo para ver cuál de los dos recibía algún elogio de la tlaxcalteca.

Allá por un rincón de la sala de juntas, Héctor Ortiz, el entonces secretario de la influyente lideresa, fiel a su costumbre, trataba de pasar desapercibido.

Aquella cinta resulta como anillo al dedo, si lo traemos a estas fechas, próximas al cambio de estafeta en el gobierno del estado.

Los tres varones cenecistas, se veían en sus sueños guajiros como gobernadores de Tlaxcala, pero ignoraban cuánto tiempo faltaba para vivir esa realidad.

Tal vez Alfonso, el más regañado por Beatriz, tendrá la versión acorde con el hoy perredista, resentido con la Paredes, al grado de la negación y, atribuyéndose a sus dotes de político, la importante carrera realizada en la política local.

Héctor, sumiso, leal y obediente con Beatriz, satisfacía entonces con gran austeridad los apetitos de todo tipo que, en el futuro no habrían de conocer límite.

Y Mariano, el rebelde, nunca quitó el dedo del renglón del egocentrismo. A lo mejor por eso fue el último en convertirse en mandatario.

Esa es la clase gobernante de Tlaxcala.

Y quizás son tales actitudes el fondo original de la crisis actual.

Los tres, resultaron unos adolescentes perennes, dependientes de la buena o mala influencia del matriarcado beatricista, único capaz de igualar o superar en logros a Emilio Sánchez Piedras, el autor de esta etapa de políticos intensos, en las páginas donde Tlaxcala deja de ser el estado visto a través del cristal de la lástima.

Esa adolescencia permanente rige hoy los golpes bajos, pero también los acuerdos, muy en el estilo de ocultismo paredista, cuyo propósito invariable es el engaño absoluto.

Si no fuera por estas remembranzas, tragaríamos completo el anzuelo de la simulación tricolor, adquirente de partidos políticos en franquicia, buscando la consecución de intereses muy personales, bajo el engañoso lema: raíz y compromiso…

Hoy transitamos por semanas ausentes de autoridad.

A uno, en turno aún, lo abandonan las fuerzas que antaño lo hicieron copar cuanto espacio existe, y de no existir, pues lo inventaba.

Los diputados fieles al orticismo fueron víctimas del engaño que siempre sostuvieron. El PRI y sus simuladores integrantes en la Legislatura, reventaron las últimas intenciones con mira patrimonialista, presentadas como descentralizaciones hospitalarias.

Papelazo el de Edilberto Sánchez Delgadillo, el panista que nunca dejó de ser priísta, hoy culpa a sus colegas tricolores de haber empujado el acero en el maltrecho morrillo del orticismo.

Otro papelón, el de personajes de la talla de Aristeo Calva, el priísta panista, ciegamente sumiso a la decisión de Ortiz, pero hoy como mujer mala, se levanta de la mesa al no haber más de dónde surtir su monedero colocado en su sostén ignominioso.

Hoy vemos a un Ortiz, acusando los efectos menguantes del poder. Lo había previsto. Y se le cumplió.

A un Mariano González, ansioso por tomar al toro del poder por los cuernos. Pero las semanas rumbo a la fecha inevitable, le son demoledoras.

Vivimos un vacío de poder.

Hoy se puede ver actos impunes como el del alcalde de Apizaco, pasando por el arco del triunfo una decisión del Legislativo.

Hoy atestiguamos el inicio del derrumbamiento del proyecto indestructible, al cual no salieron los cálculos del afianzamiento transexenal.

Unos hacen el papel de hacendados retomando el cargo. Otros, el de académicos víctimas de apetito insaciable.

Y el pueblo. Nada más observa.

Y sufre.

Y maldice la infame circunstancia que nos lleva lastimosamente a lugares comunes.

Quién lo diría, verdad… todo se labró en una austera oficina cenecista.

Cómo pasa el tiempo.

La tribu de Andalco… la novedad incongruente del perredismo en Tlaxcala

.

El perredismo a la tlaxcalteca es tan permisivo que hoy, un personaje como Andalco, fue capaz de formar a rete hartos izquierdosos, sin decirles que el objetivo es respaldar a Mariano, y por su lado, la ex diputada Gastélum, dice que esta tribu apoya a Marcelo…

Son capaces de lanzarse maldiciones, de llamarse “enanos”, y de retirarse el habla. Sin embargo los mueve el mismo fin: apoyar la candidatura de Marcelo Ebrard Casaubón, a la presidencia de la República.

Este domingo, el bigote que engaña (también conocido como Luis Mariano Andalco), muy seriecito rindió protesta como mero mero de la Izquierda Renovadora en Movimiento (IRM), haga usted de cuenta como una gota de agua, con la pachanga en torno del Bloque de Izquierda Social (BIS).

Nada más que ahora, la ex diputada perredista, Martha Dalia Gastelum Valenzuela (eterna enemiga de la senadora Minerva Hernández Ramos), comenzó a mostrar el cobre, respecto al objetivo que le mueve para hacer una tribu grande, grande, es decir, el acopio de apaches (así los llama Alfonso Sánchez Anaya) para formarlos en las filas en apoyo al Carnal Marcelo.

Así como para tapar el ojo al macho, la Gastélum, sostiene que parte de su corazoncito, está con Andrés Manuel (nada más que allá no hay dinero), y aprovecha el viaje para rechazar cualquier acuerdo en lo obscurito con el creador del aiga sido como aiga sido.

Nel, sostiene Martha Dalia. Con Calderón, bueno y poco.

Y con su postura puede uno asomarse al contaminado contexto en el cual pervive una Izquierda, a la que sólo Andrés Manuel puede dar legitimidad, mientras Marcelo se conduce pragmático, justificando los medios.

Si al ingreso de Minerva Hernández en el PAN, lo visualizamos como una especie de avanzada de Marcelo como causa, al ala liberal del blanquiazul (bajo la batuta de Gustavo Madero) nos ha de caer el veinte, con respecto a la tirada del partido en el poder. Mediante sus diversas expresiones, está dispuesto a aliarse con el mismo demonio, con tal de conservar la esperanza de no perder la elección en 2012.

Como se ha hecho costumbre, la ambivalencia es una constante en los partidos políticos. Tienen una cara en lo nacional pero, aquí sus objetivos son distintos. (ahí tiene usted a Convergencia).

La misma historia se teje con los perredistas de Andalco. La seño Gastélum señala el rumbo hacia Ebrard, pero Luis Mariano habrá de obedecer la indicación de Alfonso Sánchez Anaya, pejista de hueso colorado, en lo nacional, aunque en lo local su corazón y sus votos están con Mariano González Zarur, su queridísimo pariente.

Así que, siendo Enrique Peña Nieto, quien se halla en el altar de Mariano, no dude usted que ASA pudiera en un momento sesgar los votos hacia ese rumbo y no, hacia el Peje, tal y como lo tiene convenido originalmente.

Ah de la lealtad y la palabra empeñada en la política a la tlaxcalteca.

Hoy te dicen una cosa y mañana tratan de convencerte de lo contrario.

Pero en este submundo hay otra clasificación. La que ocupan personajes de la talla de Antonio Mendoza, el diputado perredista más orticista de todos, capaz de aprovechar el foro donde Andalco alzó la mano izquierda, para quejarse porque la candidatura amarilla se le fue de las manos.

No me la dieron, chilló, fueron gachos, yo si hubiera ganado, snif, snif.

Y todos se quedaron como extrañados con semejante teatrito.

Nombre, pura gente valiosa. Se pudo ver a Jelipe Sánchez Lima y a Arnulfo Corona Estrada, vamos, puro académico…

Mariano, ávido de aliados, acierta y se adjudica al PRD ya sin Minerva

.

Varios de sus peones comenzaron a dar la cara como activistas de la izquierda local y su reconstrucción; así, Mariano reafirma que para 2012 habrá de respaldar a cualquiera, menos a Beatriz.


El activismo de Felipe Sánchez Lima y Mariano Andalco López, para reconstruir a la izquierda tlaxcalteca, tendría la encomienda del nuevo gobierno estatal, de conformarse como ala afín a sus intereses, y al mismo tiempo obedece a la hegemonía del sanchezanayismo, en tanto grupo de más influencia en lo que seguramente se llamará la refundación del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Una vez que la senadora Minerva Hernández Ramos, cambió el amarillo pálido de su vestimenta por el azul intenso de su nuevo partido, ningún obstáculo hay en el Sol Azteca que, retrase su nuevo rumbo, en esta etapa en la cual crece la creencia en el sentido de que habrá las condiciones mínimas para dejar atrás la penosa cuarta posición como fuerza política, en la que irremediablemente cayó.

Reunidos este sábado, pudimos ver a hombres y mujeres de la real izquierda tlaxcalteca. A ellos no los mueve el protagonismo como sí los entusiasma la libertad. Y por eso, Felipe, Mariano y otros encargados de dar la cara en este incipiente acto de reconstrucción, resultan necesarios (ojalá respondan con imparcialidad al paquete que hoy tienen en sus manos).

Ya se percibe el júbilo de estas corrientes debido al inexorable exterminio del orticismo, que de variadas maneras consiguió mantenerlos divididos a lo largo de estos casi seis años de mantenerse en el poder.

A los perredistas de hueso colorado que llegaron a hacer equipo con Minerva Hernández Ramos, no les queda más alternativa que aceptar las nuevas condiciones de su partido. Porque la otra opción es emular a la legisladora, causando alta en el partido del que históricamente han sido enemigos.

Ante el inevitable rompimiento con Beatriz Paredes Rangel, el gobernador entrante (a partir del 15 de enero próximo) se encuentra ávido de grupos que lo protejan.

Hacer equipo con su tío Alfonso Sánchez Anaya, es una forma de desafiar a la lideresa nacional de su partido.

Qué cosas, verdad. Los tres son descendientes políticos de Emilio Sánchez Piedras. Pero ahora estos dos deben aliarse para evadir el sobresalto como constante en sus respectivos desempeños.

Esa será una de las encomiendas. Generar condiciones de movilización para responder, eventualmente a una acometida beatricista (pues sí, porque en el caso de Héctor Ortiz, todo pinta a su partida definitiva a partir de la segunda quincena de 2011).

¿Y a qué nos lleva este afilado de lanzas?

Cierto. A la elección de 2012, cuando se intensifiquen las pasiones en el tricolor que, en Tlaxcala (al menos en los simpatizantes de Mariano) está más que definido a favor del PRI afin a Manlio Fabio Beltrones Rivera.

Por eso, Mariano no ha desaprovechado foro para advertir a los beatricistas que en su gobierno no tendrán cabida (ahí tiene usted el maltrato a Enrique Padilla Sánchez, quien según Mariano, anda de pata de perro en sus actos, porque cualquiera lo puede hacer y no porque pretenda actuar como una especie de delegado de Beatriz).

De una cosa estoy seguro: las circunstancias en las que Mariano llega al poder, le han permitido hacer aliados, de talla pequeña, pero dispuestos a batirse en duelo con quien sea con tal de defender al gobernador electo.

Pero hablar de la izquierda tlaxcalteca, como factor afín al gobernador electo es una de las mejores jugadas del apizaquense.

Insisto, el ambicioso proyecto turístico planteado por González Zarur, algo tiene que ver con Sánchez Anaya. No se extrañe si la nueva titular de Secture es Maricarmen Ramírez.

Acuérdese de estas palabras.

Digamos que, esa es la parte grilla de esta alianza. Pero de que va a funcionar, ni quien lo dude.

AMLO-PRI, barruntos de una temible alianza

.

Hay que verlo en la parcela local; a la fuerza de AMLO, cómo le hace bien mover el tapete al sistema del aiga sido. ASA recobra una fuerza innegable en el perredismo de Tlaxcala y hasta es probable que su esposa incursione en el gobierno de Mariano González Zarur.


El desahucio a priori del calderonismo en Los Pinos, aceleró la exhibición del maridaje alcanzado entre el PAN y el chuchismo y, nos obliga a hacer atisbos respecto a una potencial alianza entre la pureza ideológica del amlismo utópico y un robustecido priísmo, con pruebas, como lo registra el Edomex del «beneficio espontáneo» que al tricolor le puede significar cualquier gesto de Andrés Manuel.

Si lo trasladamos a la parcela local podemos ver a Alfonso Sánchez Anaya, quien ostenta aquí con esmero la representación del movimiento de López Obrador, guardando para sus propios intereses una amplia relación con el gobierno entrante, al grado que ya hay quien habla de la incursión de Maricarmen Ramírez García, en un área tan atractiva en la administración de Mariano González, como lo puede ser la Secretaría de Turismo (Secture).

Vivimos una etapa en la cual los cambios de fondo dibujan escenarios impensables hasta hace poco.

Alguien en nuestro país detenta a la definición como constante. Su nombre es Andrés Manuel. Otros viven para obstaculizarlo. Le tienen pavor. Si él decidiera abonar su desempeño con un poco de flexibilidad, cuidado con los escépticos, porque al cambio no lo paran ni los gringos.

Reitero, hay que ver el contexto en los estados. El nuestro nos enseña a un inminente perredismo, con la mayor parte de sus integrantes boquiabiertos por la medida tomada por Minerva Hernández y Ricardo Olivares.

También nos deja ver a ASA sin más opción que tomar al partido por los cuernos, debatirlo, refundarlo y definirlo, ya sin los rescoldos de los chuchos, cuya acción en la izquierda acabó por descubrir al PAN como la energía a la cual le fueron funcionales.

Oiga usted, la imagen de los nuevos panistas fue aprovechada por una desaliñada Adriana Dávila Fernández, para dejarse ver de nueva cuenta, pero con el mismo rostro.

Ni quien dude de su intercesión para agilizar el arribo de Minerva y el necesario reflector de Ricardo.

Ambos denegaban pertenencia a la casta divina de los buenos tiempos del perredé en Tlaxcala (1998-2004), mas los dos llegaron al CEN del PAN como seguramente lo llegaron a vislumbrar, sabiendo que no hay plazo que no se cumpla.

Qué cosas, verdad. Si la abanderada albiazul este cuatro de julio hubiese sido Minerva, otro gallo cantara a los panistas locales.

En su momento reclamamos la lunática actitud del inventor del aiga sido, para llevar a las últimas consecuencias a quien, descalza, resultó una conferencia magistral de lo que no se debe ser, ni hacer en la política.

La perspectiva desde el otro lado de la acera nos enseña a otra política, Minerva, con el interés legítimo de no tirar por la borda su plausible hacer legislativo.

Que tire la primera piedra el que se sienta libre de culpa.

Total, lo único que se pierde en estos episodios es la definición.

¿Qué más da en los albores de esa gran alianza (PRI-AMLO) que podría marcar una nueva etapa en la vida de todos los mexicanos?

Total (de nuez) a quienes tienen una real vocación de izquierda, los entusiasma que en la época del marianismo, por lo menos no hay esquemas tan hechos y cerrados como ocurre con el estertóreo orticismo.

La verdad oculta tras el odio entre Minerva y Sánchez Anaya

.

Se ha llegado a especular a tal grado sobre el desencuentro entre los dos senadores perredistas de Tlaxcala que, hasta temas personales se utilizan en esta guerra. * El dislocado incremento del pasaje y su amañado manejo.


Dos versiones de perredismo dos, rompieron lanzas tras la catástrofe del cuatro de julio. La primera en soltar metralla es comandada por el senador Alfonso Sánchez Anaya, quien en particular además celebra el triunfo de “Marianito” (así llama a González Zarur), conserva pura (y así lo reza) su vocación pejista.

Enfrente, Minerva Hernández Ramos, decidió reaparecer. Y aunque prefiere no decirnos que  pactar con Manuel Camacho y su DIA –vía el chucho mayor – ve en Marcelo Ebrard Casuaubón, la causa por la que apuesta aliarse en el mediano plazo con el PAN de Felipe Calderón –el mismo que la hundió en los pasados comicios- formar parte de un gran frente, cuyo principal reto es oponerse al retorno del PRI a la Presidencia.

Fans de AMLO  e incondicionales de Marcelo, dibujan entonces una lucha sin tregua y la llevan a la parcela local, aprovechando cualquier oportunidad para picar sus ojos o, asestar puntapiés tantas veces como puedan.

Pese a haber sido equipo en aquél gobierno derrocador del PRI (1998-2004) con el tiempo tomaron caminos distintos. Hoy no se apetecen.

Eso sí, ASA les demostró hasta dónde tiene fuerza para perjudicarlos. Misógino, lo llama Abel Hernández, en su primera colaboración publicada por e-consulta.

Ambas causas, AMLO y Marcelo, habrá que colocarlas en perspectiva.

Yo creo que perfilan una elección en tercios (con Manlio, Peña Nieto o Beatriz por el PRI), ante una evidente ventaja del guapito gobernador del edomex en las pantallas de Televisa y con el beneplácito de Carlos Salinas de Gortari.

El tabasqueño y la pureza de sus planteamientos buscan la transformación de fondo. Desafían al actual sistema, pero dispone de una estructura finita en extremo, la del Partido del Trabajo (PT) apoyada por individualidades de la talla del “senador güerito de rancho”, y otros entes auténticos de la izquierda con riesgo de anidar en la utopía.

El carnal Marcelo, bajo el ajedrez planteado por Manuel Camacho Solís, probó en Puebla y Sinaloa –creo que Oaxaca plantea otra circunstancia – que la alianza contra natura con el enemigo histórico del perredismo (el PAN) posibilita triunfos bajo la premisa del momento: “aiga sido como aiga sido”.

Es una forma de aprovechar el pánico de Calderón al desahucio de Los Pinos, planteando alternativas complejas que ya pudieron coronarse en aquellas entidades federativas y, estuvieron a punto de hacerlo en Hidalgo, Veracruz y Durango.

Así que el golpeteo entre ASA y Minerva, no es sino la prueba de que ambos enfocan sus energías a proyectos tan distintos que les ha de ir la vida en apoyarlos.

Minerva sucumbiría a la causa de Adriana, (la panista del aiga sido) sólo a través del ofrecimiento de una excelente cartera en la campaña de Ebrard.

Y ASA, pues no veo quien le pueda desplazar de la representación pejista, ganada a pulso con un activismo fuera de discusión.

Y al ser apremiante una causa para Minerva en el ejercicio de reaparecer tras su fracaso electoral, pues qué mejor que aprovechar la oportunidad de vapulear al gobernador en funciones, Héctor Ortiz, el peor dice ella, no sé si como una afirmación por contar con las pruebas, ó, como elemento persuasivo para la conciencia colectiva, ávida de culpar a alguien por las deterioradas condiciones económicas y sociales a las cuales nos crecemos.

El incremento amañado del pasaje

El devaluado legislador priísta, Arnulfo Arévalo, se sumó a la consigna de ciertos transportistas por elevar el costo del pasaje, de 4.50 a 7.50 pesos, como si la economía del pueblo fuese el juego mediante el cual puede bromear con su improductividad.

Resulta que a instancias de Rubén Darío Domínguez –marianista de súbito tras prolongado besamiento de pies al actual régimen – comenzó a manejarse este despropósito en la tarifa mínima del transporte, para detonarla antes que Mariano González Zarur, asuma como gobernador, el 15 de enero de 2011.

Así, él llegaría sin el reto de retener el descontento social por el incremento, que busca ser –obvio- muy superior a lo que la lógica demanda, aunque no en las proporciones dislocadas y estúpidas con las que malamente lo pretende el singular transportista, cuyo historial a cualquiera pone chinito.

El PRI de antes, de vuelta al poder, condena al PRIAN, pero tolera al PRI-PRD

.

La crítica de Mariano al régimen que llega a su fin, es implacable; sin embargo se vale de personajes vigentes en el poder. Pareciera que cada sexenio promueve a sus propios íconos del latrocinio y, a veces, estos consiguen repetir.

Ahora que fue borrada toda huella del llamado cacicazgo académico, en tanto modelo líder del poder en Tlaxcala, el PRI  de antes, está que se desborda, con evidentes deseos de contribuir, “a la recuperación”, ya que caímos del 23 al 32, en materia de dinamismo económico y crecimiento.

Así como ocurrió en la etapa complementaria del gobierno perredista encabezado por Alfonso Sánchez Anaya, el caos impera ahora en este régimen, enfermo, pero con una prolongada agonía, hasta el 15 de enero de 2011.

Y la condena, la crítica, el señalamiento, son una constante, un particular placer de quienes habrán permanecido doce años soterrados, porque el pueblo ya no los apetecía, y votó dos veces en su contra, en sendos compromisos con las urnas realizados en los meses de noviembre, de 1998 y de 2004.

Ese cacicazgo académico del que hablábamos, acarició enormes posibilidades para afianzarse en el poder, pero enfrentó por un lado a un Presidente empecinado en ganar con una apuesta empobrecedora, y por el otro a una lideresa nacional del PRI, sumando méritos para, eventualmente, ser merecedora de la candidatura de su partido a la Presidencia.

El resultado pudimos verlo el pasado cuatro de julio. Ganó el PRI. No por contender con un gran candidato, sino por incorporar poco a poco a la causa marianista a grupos impensados, usando en primera instancia la labor persuasiva de Beatriz.

Hoy, el PRI de antes, de regreso al poder, desdeña a camaradas suyos que compraron cual franquicia al PAN y se sirvieron de él con la cuchara grande.

En su momento, el tricolor resultó un corral insuficiente y frustrante para su necesidad de mando, igual que ocurrió seis años antes con otro priísta, Alfonso Sánchez Anaya, quien adquirió en comodato a un PRD que nada era, sino un puñado de idealistas con hambre.

En otras palabras, el PRI se combatió a sí mismo durante doce años. Hoy, regresa al poder un proyecto orgulloso de su sello tricolor, pero incapaz de enviar al asilo, o a la cárcel, a graves casos patológicos, siempre presentes en la pachanga de disfrazar al PRI, de PAN, PRD y hasta de Convergencia, con tal de conservar sus prerrogativas de siempre.

Con esos, el nuevo gobierno y sus condenas a los seis años recientes, dejan varios cabos sueltos:

1.- Mariano habla de seis años de decrecimiento, y no de doce, lo cual reafirma que se alió con Alfonso (Sánchez Anaya), quien envió a varios peones de la talla de Mariano Andalco, Felipe Sánchez Lima y hasta Xavier Santacruz (pura gente fina).

2.- Mariano alerta respecto a la luz roja del semáforo, pero es incapaz de sacudirse a ex priistas que, en paquete vuelve a impulsar a personajes como José Juan Temoltzin (y conste que llegaron a odiarse), para “reforzar” ámbitos como la procuración de justicia, incluso, al Poder Judicial.

Como le diré, ¿Recuerda los documentados excesos de personajes de la talla de Víctor Cánovas, Daniel Herrera y Wilfrido Domínguez?, pues haga de cuenta  que con los dos mencionados aquí arriba caemos esquemas idénticos de corrupción, solo que con la variante del terror, dados los antecedentes registrados dentro y fuera de Tlaxcala.

Enhorabuena por la convocatoria de González Zarur, quien ayer abarrotó el Jeroc’s, hasta con tres veces más invitados de los 400 previstos.

Bien por sus acciones de planeación, a través de cinco ejes, con los cuales propone un gobierno realmente interesado en sacar al estado adelante.

Pero habrá de tomar en cuenta que, si los académicos empoderados se desgastaron como nunca llegaron a pensarlo, tras perder la elección de julio de 2010, qué podremos esperar a lo largo del sexenio próximo: ¿los mismos actos de latrocinio, de corrupción, pero aderezados con intolerancia y persecución?

¿Las mismas prácticas que hoy merecen la condena, pero a cargo de nuevos personajes, dispuestos a servirse con suficiencia, tras estar seis años fuera de escena?

Huevazos a Convergencia, ó el autocomplaciente silencio de Mariano

.

Cada vez veo sonrisas entre cínicas y diabólicas, que sólo aguardan la asunción de Mariano, para desbordarse como la plaga que fueron y que para desgracia de todos, retoñó…


Lo que menos conviene al gobernador electo, Mariano González Zarur, y desde luego al pueblo de Tlaxcala, es el resurgimiento del negro episodio encabezado por “pesetas” y “gavilanes”; si en su momento la violencia aterrorizó a familias totalmente ajenas a los conflictos y pasiones de dichas pandillas, hoy, con el fantasma del crimen organizado y con la tremenda soberbia priísta desatada, no deben aguardarnos tiempos aciagos de estilos de gobernar que ya se habían ido, pero por alguna causa, regresaron.

El mal gusto de Mariano, utilizado días después de su triunfo en las urnas, anunciando el retorno del PRI de antes, comenzó a tener sus consecuencias.

Por supuesto que el PRI de antes se identifica con Rubén Flores Leal, quien fue presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del tricolor en tiempos de José Antonio Álvarez Lima.

Y ese mismo personaje envió a incondicionales suyos encabezados por Guillermo Ruiz Salas (qué lamentable ver a todo un académico en este trance) a lanzar huevos, no sin antes proferir las peores ofensas a dos ingenuos y desafiantes dirigentes de Convergencia, Martha Tagle Martínez, vicepresidenta de la Cuarta Circunscripción, y Adrián Wences Carrasco, delegado nacional de ese instituto político en la entidad.

¿Acaso ignoraban el peligro que sus vidas corrían en Tlaxcala, viniendo aquí tratando de humillar con su expulsión de Convergencia, a un sujeto sobre el cual se cierne un expediente sustraído de las mismas entrañas del infierno?

Ser blanco de una metralla de cascarones y su contenido les salió realmente barato.

Este par, lo que debería hacer es denunciar a sus superiores por usarlos como señuelos para medir el odio que desbordó en Tlaxcala por el bodrio que resultó Minerva Hernández Ramos, al echarse a los pies de Adriana Dávila Fernández, como resultado del reparto anticipado del país, devenido en el botín que aparecía en nuestros más temibles pesadillas.

Mira nada más lo que Tlaxcala difunde de su comportamiento: huevos en la humanidad de dos aventureros auto llamados dirigentes.

Y conste que hablamos de la misma entidad federativa a la cual el gobernador electo, Mariano González Zarur, piensa detonar trayendo las inversiones privadas (esto lo dice como curándose en salud por si Calderón bloquea la inversión gubernamental).

Ya imagino a los inversionistas: “-oye, vamos a Tlaxcala… un tal Mariano anda promoviendo a su estado”. “-¿Vamos, estas loco, y si nos agrede a huevazos la pandilla de las pesetas?”.

El silencio de Mariano hasta este momento confirma que su autocomplaciente impunidad para, hacer y deshacer en este inédito esquema paralelo de gobierno, de ninguna manera es invulnerable… cae por su propio peso.

Sabe, con creciente frecuencia advierto parvadas de priístas, legítimos, arrepentidos y advenedizos, sentados a las mesas de cafés y otros sitios, creando cualquier escenario, pacífico o violento, pero eso sí, con la misma sonrisa que a Rubén Flores Leal, lo acompañaba cuando por un teléfono celular, un propio le describía, paso a paso el bizarro espectáculo de los muchos huevos lanzados sobre un par de patiños, desorientados y formidables –a partir de este lunes – promotores de la convencía pacífica que se vive en Tlaxcala (ajá).

A poco no ha visto a Fermín Sánchez Varela (y equipo que lo acompaña); a Mariano Andalco y a Felipe Sánchez Lima, actuando como si de veras fuesen perredistas y no peones de Mariano; al mismo Alfonso Sánchez Anaya, saboreando el hundimiento de la pequeña embarcación en la que Minerva (primero su pupila y después su adversaria) se convirtió, como parte de la izquierda fingida.

Hago votos porque González Zarur, abra los ojos y vea el entorno de terror que él mismo fomentó, en la búsqueda de armas para vencer a sus oponentes.

Ojalá ponga en su lugar a la peseta. Y así como solía actuar “el PRI de antes”, pues que lo bote de la entidad, porque lo que menos nos falta es una especie de jefe de la mafia al cual el propio mandatario le tenga que vivir agradecido por prodigarle su protección y, cuando fuere necesario, propinar una madriza a quien se atreva a confrontarlo.

Ese, compañero Mariano, no es el cambio que Tlaxcala necesita.

Minerva Hernández, hacia arriba en las encuestas

.

A falta de un partido consistente y a causa de una dirigencia de ida y vuelta, Minerva habrá de sacar fuerzas del innegable nivel de la carrera suya, labrada en piedra maciza.


Para cerrar con broche de oro la movilización de 25 mil promotores del voto a favor de la alianzapalprogreso, candidata, gobernador e invitado especial, degustaron una variada comida, rica tanto en platillos como en tópicos de la política.

Pausado, sereno (como no lo podría ser su abanderada) Gustavo Enrique Madero, hizo una sentida petición, en cortito al gobernador Héctor Ortiz. Sabe señor gobernador –plantearía – apreciaría en todo lo que vale que brindara un poco de ayuda  a la campaña de mi compañera senadora Minerva Hernández Ramos. Se trata –añadiría – de un personaje sumamente valioso, cuyo destacado papel por la Cámara Alta, no sólo como perredista, sino como legisladora la retrata de cuerpo completo como un personaje de primerísimo nivel.

Ya sabe usted, Ortiz como que asentía –porque es su estilo para escuchar confidencias, sobre todo de semejante trascendencia. Y acostumbrado a aprovechar las circunstancias, respondería la petición del yunquista con otra petición, también muy de corazón. Algo más o menos con el siguiente contenido: Ok, cuenten ustedes con que vamos a contribuir con lo que podamos a la campaña de la senadora Minerva, pero, ahí les encargo a mi amiga la senadora Rosalía Peredo, para que pueda superarse el proceso de expulsión del partido… mire usted señor senador, no se ha metido con nosotros (¿los panistas?) y su campaña la ha hecho a base de propuestas y no de descalificaciones…

Así, equilibrada la petición, uno y otro políticos aprovecharon las prolongadas y estruendosas pláticas de su candidata a la gubernatura de Tlaxcala, quien ni por enterada se dio de tal intercambio. Y no era para menos, se encontraba eufórica pues, la presencia de los 25 mil –por cierto con la brillante organización en sus tiempos libres de operadores de la talla de Antonio Velázquez – significaba que para el día de la elección tendrían –según sus números alegres, por lo menos 250 mil votos.

¿250 mil votos?, pero ello significaría la participación de mas del 70 por ciento del padrón electoral. Pero para el gobernador Ortiz, la euforia por esta elección va a ser tan marcada que según sus cálculos podría incluso superar 75 por ciento del padrón, lo cual será indudablemente histórico.

Así que de los alrededor de 16 puntos en las preferencias alcanzados por la abanderada honestidadytransparencia, aguardemos un levantón pero sin que pierdan el control aquellos que se coloquen atrás de ella. No es por meterles miedo pero bien que saben que la legisladora tuvo algunas desventajas de origen, como el presidente de su partido, Jesús Ortega (que todo lo vende, todo, todo, todo) y hasta el pazguato (dicho sea con todo respeto) de Carlitos Navarrete, tratando de aplicarnos una psicología inversa, con aquello de querer sumar a la gallina de los huevos a la campaña de Mine, cuando en realidad su intención es diametralmente opuesta.

Mientras esto pasa, el decano de los candidatos a la gubernatura amagó con prepararse un caldo de gallina este cuatro de julio. Lo hizo ante el minúsculo abanderado poblano, Javier López Zavala, otro que se perfila a un triunfo pero con la más grotesca y cínica intervención del gobierno del precioso.

Según un medio marianista, ahora mismo hay un empate técnico entre los dos candidatos, Adriana y González Zarur, con una escasa ventaja panista de dos unidades.
Yo creo que desde que Ortiz tomó en sus manos la campaña de Adri, comenzó a notarse un proselitismo con pies y cabeza. Antes, hubo de todo… hasta muertitos en medio de una caótica agenda y una desorganización que evidencia la improvisación del super equipo enviado por el CEN panista y hasta apoyado con labores de espionaje del Cisen (los dos sirven para lo mismo).

Rosalía Peredo, y su solidaridad con las personas minusválidas

Tal vez uno de los gestos que habrán de recordarse en la intensa gira de Rosalía por todo el estado, es su identificación con los grupos vulnerables. Las personas con discapacidad la estrecharon y de ella recibieron la garantía de no mostrarse indiferente ante la necesidad permanente de ayuda. Enhorabuena por tan loable labor.

Damiancito echó la casa por la ventana

El pasado viernes se celebró en grande el honomástico del diputado más joven de la legislatura tlaxcalteca, Damián Mendoza, hombre alegre, desprendido, enamorado, aunque a últimas fechas sin mucha suerte en la política pues, le apostó a ser el líder de su partido pero, no lo consiguió. Luego, quiso ser candidato a alcalde (ya de a perdis) y tampoco se le hizo. Entonces, regresó un tanto maltrecho al cubículo que nunca debió dejar tan abandonado, allá en Allende 31. Algunas lenguas comparan a Dami con Sansón (es que su fortaleza es manifiesta) pero suponen que alguien cortó (como Dalila) su melena y atrofió sus músculos. Ah, por cierto, de arriba abajo en la fiesta que les platico se vio al candidato de Convergencia a diputado local por el segundo distrito, Alfonso Maldonado. ¿qué hacía un abanderado naranja en la fiesta de un panista?, ¿tendrá algo que ver con el corte de la melena del joven sansón?, a ver, ¿cómo se llama la estética de Dalilo?, ¿en qué dirección se ubica el portento de peluquería del candidato naranja?.

De las cosas que ocurren

Ha de ser por la apretada agenda y seguro por los calores que se dejan sentir en esta zona del altiplano de México, pero a veces a una candidata le salen humores… fuertecitos. No estaría de más, nos dijeron unas seños de la Red, que esa aspirante sume un poco de jabón, al beliz donde suele llevar documentos, proyectos y toda suerte de cosas indispensables en el equipaje de quien disputa el poder… así, en la casa que guste le pueden dar chande de tomar una merecida ducha…