[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Adriana’

Ley de Primer empleo… se les fue a los priístas, la vio Ortiz y se la apropió

.

Por cierto no es nueva, data de 2007, y es una de las aportaciones valiosas del entonces presidente Calderón… tanto que hoy, a nivel nacional Manlio Fabio la hizo suya…

e1526

Ignoro cómo al PRI  en Tlaxcala le pasó de noche la Ley del Primer Empleo –tomada como estandarte por el diputado del PAC y ex rector de la UAT, Serafín Ortiz Ortiz- si en este momento el principal impulsor para aplicarla  en el país es el diputado Manlio Fabio Beltrones, líder de los legisladores del tricolor en San Lázaro.

No crean ustedes que es una invención de reciente cuño. Data de 2007 y su autoría corresponde al entonces presidente, el panista Felipe Calderón Hinojosa.

Promulgada hace poco tiempo, esta Ley  implica la reducción del Impuesto Sobre la Renta y el Impuesto Empresarial a Tasa Única a todo empresario que cree un nuevo puesto laboral.

Esta deducción en los impuestos tendrá una vigencia de 3 años como máximo por cada empleo nuevo. Sin embargo, no podrá ser mayor a los 8 salarios mínimos correspondientes a cada región.

Para el ex rector de la UAT, «los que estamos obligados y comprometidos con el pueblo tenemos que impulsar y hacer de las leyes una palanca que impulse el desarrollo de la sociedad a través de generar expectativas de trabajo. Seré yo quien lleve el registro de todos los jóvenes que necesiten empleo».

Ha tomado al toro del desempleo por los cuernos y, ante la pasividad de sus compañeros legisladores, sobre todo del PRI, adecuó las bondades del documento calderonista a la necesidad local, la exhibió a lado de la tremendamente mala política laboral del gobierno de Mariano González Zarur, y lo que sigue es, aguardar a que permee entre los cientos o miles de jóvenes, de 18 a 28 años que no encuentran chamba.

¿Le parece escaso el mercado laboral, con contenido electoral que se ha ido de las manos, por ejemplo al maestro Marco Antonio Mena, cuyas manos dentro del cuerpecito de los títeres parlamentarios de PRD y PAN lo hacen hoy uno de los personajes más poderosos, mas no por eso más influyentes del estado?

¿Dónde andan los analistas tricolores?

Urdiendo travesuras para tener más poder.

Porque, ustedes han de saber que estamos en pleno año de la consolidación. Y dicho sea sin ofender a los, distraídos tricolores, los mueve más sobarse los puntapiés y curar los piquetes de ojo, propinados entre ellos mismos, que activar la materia gris, por cierto una de las herramientas en riesgo de atrofiarse por falta de uso.

A muchos no les cae la Ley de Fomento al Primer Empleo. La ven como violatoria de los Derechos Humanos, y no les late que, jovenazos recién desempacados de la universidad, tengan los mismos derechos de aquellos a quienes los años se les han acumulado.

Sobre este tema, la ley dice: “quienes ingresan a trabajar por primera vez, ellos y sus familias van a recibir todos los beneficios de la seguridad social como son: el servicio de salud, la cobertura por enfermedades, maternidad, riesgo de trabajo, guarderías, además el derecho a una pensión”.

Y para no desperdiciar su encuentro con jóvenes, Ortiz le completa: «el poder y la política se inventaron para el bien de la gente, no para mirar a los ciudadanos como adversarios ni mirarlos como su contra parte».

Será el sereno, pero a los priístas los madrugaron.

Nos consolidamos

Ahora que Zintex anunció que otros cuatrocientos empleos también nos dicen ba-bay, y que los suma a los setecientos de principios de mes, me preguntó qué pasará por la cabeza de Adriana Moreno Durán, la supersecretaria de Desarrollo Económico.

No es la única empresa que busca mejores rumbos… Nestlé, Liverpool, Audi; y si nos fuésemos al fondo de esta antipolítica adoptada por el marianismo, nos daríamos cuenta de detalles como, “no le llamó primero al señor gobernador…”, “tuvo la desatención de hablar con el alcalde…”

Pues qué acomplejados, verdad.

Un mandatario es un ciudadano con hartas obligaciones constitucionales, dispuesto y ágil, inteligente y con rotundo liderazgo, ¡no un señor lleno de orgullos inútiles, cargado de resentimientos y complejos, e inflexible a la hora de sostener el mínimo debate.

Con razón los empresarios y los inversionistas le tomaron aversión… miedo no, porque levantan sus canicas y se van a otro lado.

Ajá, es lo que nos está pasando.

Islas Chío, el bueno, el malo y el feo, en el conflicto normalista

.

El señor secretario de Educación, supone que todos ignoran el multi papel que desempeña para responder a su título de delegado de Elba Esther; entonces, a la admirable organización de las normalistas, no podía desaprovecharla.


¿Dónde quedó el muertito? Seguramente en el proyecto para engrosar la cuenta bancaria de quien reclama el mito.

Si es la dirigencia del Movimiento de Bases Magisteriales (MBT) –que no el movimiento – la responsable del supuesto (claro, con maña), alguien que la protege y anima al protagonismo debe tener una tremenda cola que le pisen.

Y el despropósito de la presencia del secretario de Educación y director de la USET, en las instalaciones de Panotla, me parece de lo más extraño.

Miguel Ángel Islas Chío, dispone de un “completo” equipo de negociadores, de quienes, se supone habría sido sencillo superar la crisis con la estudiantes.

Pero esto me suena a ocultamiento de factores externos para sazonar una toma de la normal y subsecuentes manifestaciones, lo suficientemente grandes, como para pensar en una negociación conveniente. Digo, si no se alcanza el nivel óptimo de conflicto, cómo va a justificarse después el egreso pecuniario para apagar el fuego.

1.- Las estudiantes de la Normal Benito Juárez, plantearon demandas justas, pero su activismo se da en una forma tan bien organizada que, otros mañosos lo aprovecharon.

2.- Así que fueron contactados varios sujetos procedentes de Oaxaca y Michoacán, una especie de esquiroles disfrazados de maestros democráticos, pagados por el ente interesado en negociar con Tlaxcala.

3.- Escudados en encabezar la causa normalista dieron rienda suelta a reprobables actos como, el secuestro de dos autobuses ocasionando daños graves a las unidades, pero lo peor, el desvalijamiento de cada pasajero que viajaba en ellos.

Extrañamente, Islas Chío permanecía al interior de la Normal.

Hay quien llega a decir que desde ahí organizaba los movimientos de buenos y malos en este conflicto, hasta conseguir la pacífica entrega de las instalaciones, ¿cómo la ve?

No, pues tenemos un secretario de Educación de oro, ¿verdad?

Capaz, según el atamiento de cabos, de mover todas las piezas del ajedrez según su conveniencia, primero para aparecer como el rotundo líder bajo cuyos buenos oficios el problema llegó a su fin, en apariencia.

Sí, porque bien sabe de los alcances de uno y otros involucrados en enfrentamientos con la autoridad.

Al grado que ya se reclama un muertito.

Claro, es un mito que habrá de crecer hasta que se llegue el momento en el que mister Islas Chío, pueda actuar de nueva cuenta para darnos seguridad, para mostrarnos que, como delegado de la maestra Elba Esther Gordillo –y también como titular de la USET, debemos estar tranquilos, que su buen juicio, todo lo ha de arreglar (ajá).

Y, ¿a los pasajeros desvalijados de las unidades secuestradas, quién los va a contentar. A los dueños de los camiones, quienes les van a pagar los desperfectos. A los activistas de Michoacán y Oaxaca, quién les paga sus gastos. Al dirigente de Bases Magisteriales, quién lo pone quieto, hoy, día del Bicentenario?

Y lo más importante, ¿qué va a pasar con las justas demandas de las normalistas?

De resistencias sin lógica

El hijo de un influyente político de Tlaxcala se encargó de organizar la corrida del Bicentenario en la plaza Jorge “el Ranchero” Aguilar, pero no pensó en toparse con resistencias inexplicables de una diputada electa que dejó encargada la oficina, a quienes queda ad hoc la siguiente expresión, muy de Beatriz Paredes: son tan pen… pero tan pen… que no se dan cuenta de los pen… que son.

Estos, en cuanto se enteraron del proyecto de corrida, sencillamente rechazaron toda posibilidad de facilitar la plaza, con el argumento de que nada más no les daba la gana.

Al grado, que para conseguir el coso, tuvo que darse una llamada de ese influyente político Tlaxcalteca, a cuya orden, aquellos grillos de los que le platico, no podían explicarse cómo se había llegado a tal extremo.

Bueno, pero a final de cuentas, sí habrá corrida del Bicentenario, como un adelanto de lo que a Tlaxcala le espera en materia de festejos, sobre todo taurinos (aunque aquí se incluye a la Feria como el potencial e infinito escaparate que debe ser y, no el concentrado de cantinas que le venden a menores de edad por orden de Daniel Herrera Murga)
La que no quedó nada bien es la que se opuso a la corrida. Sus subordinados (comenzando por el alcalde de la eterna copa en el Mesón de Rosendo) dio muestras de estar tan, pero tan bien enterado que, ya comenzó con el pie izquierdo su relación con el que en breve mandará en Tlaxcala.

La verdad oculta tras el odio entre Minerva y Sánchez Anaya

.

Se ha llegado a especular a tal grado sobre el desencuentro entre los dos senadores perredistas de Tlaxcala que, hasta temas personales se utilizan en esta guerra. * El dislocado incremento del pasaje y su amañado manejo.


Dos versiones de perredismo dos, rompieron lanzas tras la catástrofe del cuatro de julio. La primera en soltar metralla es comandada por el senador Alfonso Sánchez Anaya, quien en particular además celebra el triunfo de “Marianito” (así llama a González Zarur), conserva pura (y así lo reza) su vocación pejista.

Enfrente, Minerva Hernández Ramos, decidió reaparecer. Y aunque prefiere no decirnos que  pactar con Manuel Camacho y su DIA –vía el chucho mayor – ve en Marcelo Ebrard Casuaubón, la causa por la que apuesta aliarse en el mediano plazo con el PAN de Felipe Calderón –el mismo que la hundió en los pasados comicios- formar parte de un gran frente, cuyo principal reto es oponerse al retorno del PRI a la Presidencia.

Fans de AMLO  e incondicionales de Marcelo, dibujan entonces una lucha sin tregua y la llevan a la parcela local, aprovechando cualquier oportunidad para picar sus ojos o, asestar puntapiés tantas veces como puedan.

Pese a haber sido equipo en aquél gobierno derrocador del PRI (1998-2004) con el tiempo tomaron caminos distintos. Hoy no se apetecen.

Eso sí, ASA les demostró hasta dónde tiene fuerza para perjudicarlos. Misógino, lo llama Abel Hernández, en su primera colaboración publicada por e-consulta.

Ambas causas, AMLO y Marcelo, habrá que colocarlas en perspectiva.

Yo creo que perfilan una elección en tercios (con Manlio, Peña Nieto o Beatriz por el PRI), ante una evidente ventaja del guapito gobernador del edomex en las pantallas de Televisa y con el beneplácito de Carlos Salinas de Gortari.

El tabasqueño y la pureza de sus planteamientos buscan la transformación de fondo. Desafían al actual sistema, pero dispone de una estructura finita en extremo, la del Partido del Trabajo (PT) apoyada por individualidades de la talla del “senador güerito de rancho”, y otros entes auténticos de la izquierda con riesgo de anidar en la utopía.

El carnal Marcelo, bajo el ajedrez planteado por Manuel Camacho Solís, probó en Puebla y Sinaloa –creo que Oaxaca plantea otra circunstancia – que la alianza contra natura con el enemigo histórico del perredismo (el PAN) posibilita triunfos bajo la premisa del momento: “aiga sido como aiga sido”.

Es una forma de aprovechar el pánico de Calderón al desahucio de Los Pinos, planteando alternativas complejas que ya pudieron coronarse en aquellas entidades federativas y, estuvieron a punto de hacerlo en Hidalgo, Veracruz y Durango.

Así que el golpeteo entre ASA y Minerva, no es sino la prueba de que ambos enfocan sus energías a proyectos tan distintos que les ha de ir la vida en apoyarlos.

Minerva sucumbiría a la causa de Adriana, (la panista del aiga sido) sólo a través del ofrecimiento de una excelente cartera en la campaña de Ebrard.

Y ASA, pues no veo quien le pueda desplazar de la representación pejista, ganada a pulso con un activismo fuera de discusión.

Y al ser apremiante una causa para Minerva en el ejercicio de reaparecer tras su fracaso electoral, pues qué mejor que aprovechar la oportunidad de vapulear al gobernador en funciones, Héctor Ortiz, el peor dice ella, no sé si como una afirmación por contar con las pruebas, ó, como elemento persuasivo para la conciencia colectiva, ávida de culpar a alguien por las deterioradas condiciones económicas y sociales a las cuales nos crecemos.

El incremento amañado del pasaje

El devaluado legislador priísta, Arnulfo Arévalo, se sumó a la consigna de ciertos transportistas por elevar el costo del pasaje, de 4.50 a 7.50 pesos, como si la economía del pueblo fuese el juego mediante el cual puede bromear con su improductividad.

Resulta que a instancias de Rubén Darío Domínguez –marianista de súbito tras prolongado besamiento de pies al actual régimen – comenzó a manejarse este despropósito en la tarifa mínima del transporte, para detonarla antes que Mariano González Zarur, asuma como gobernador, el 15 de enero de 2011.

Así, él llegaría sin el reto de retener el descontento social por el incremento, que busca ser –obvio- muy superior a lo que la lógica demanda, aunque no en las proporciones dislocadas y estúpidas con las que malamente lo pretende el singular transportista, cuyo historial a cualquiera pone chinito.

Alianza entre universidades privadas… ¿qué buscan?, ¿quién los patrocina?

.

Beatriz y Alfonso, en un primer momento, son los más interesados en desmontar el aparato orticista; lo hacen a sabiendas del grave deterioro en el liderazgo de la universidad pública.

Se disputan a las generaciones en formación. De ellos han obtenido seguridad pecuniaria y el estatus que les permite su constancia.

No son portentos de academia pero, sí han visto en la posibilidad de unirse para dar la batalla a su contraparte que, bajo el nombre de Colegio Español, se reproduce en las principales plazas y, tiende a subir como la espuma.

Pero eso, han de evitarlo la conformación de un bloque de tendencia monopólica… “no somos buenos, pero somos muchos”.

Al menos, ese es su pensamiento.

Deberían sopesar a la poderosa red de mujeres, encabezada por Guadalupe Lozano Tovar, quien dotó de trabajo en los planteles abiertos, a elementos clave en cada cuadrante. Ellas, mueren en la raya en pos de este proyecto político.

Veamos el origen de dos de los principales promotores de la alianza entre instituciones privadas de educación media y superior.

Beatriz Paredes,
puso hace años el efectivo para fundar a esa universidad. Lo dio a una incondicional suya, ávida de participar en política, pero… sin gracia.

Sin embargo, su constancia y sus gritos, algo lograron. Hoy vemos a decenas de profesionistas egresados de esa institución. Muchos de ellos alcanzaron el éxito, por mérito propio, debemos añadir.

Otra institución de educación superior proviene de Apizaco y su poderosa influencia bajo el liderazgo del ex gobernador Alfonso Sánchez Anaya.

Lograron definir su estilo. Son lo que la región requiere.

Pero no dudo que el Colegio Español les quita el sueño.

Testigos de los positivos resultados de las alianzas partidistas en procesos electorales, pues decidieron probar los alcances de una novedosa operación al alimón, alegando cinco ejes en la formación de sus alumnos.

Hay más instituciones en este proyecto. Será importante descubrir a sus patrocinadores, pero en este momento dirijamos la mirada a un punto más, inadvertido por cierto, y relacionado con la universidad pública del estado.

Para dolor de toda una comunidad universitaria, su líder enfrenta momentos aciagos, consecuencia de los excesos a los que nadie quiere llegar.

Frecuentes ausencias de quien comandaba con esmero a esta ala del orticismo, procuraron ser tapadas con la habilidad de mandos inferiores. Pudieron, hasta que dejaron de hacerlo.

Ante esta embestida de universidades e instituciones privadas, diríamos que, defendiendo su derecho a la disputa de los jóvenes, en cuyas frentes han colocado signos de pesos, convenientemente para ellos, debería reaccionar la parte a la cual toca el turno de ser oficial.

En juego, hay más que cuotas. Y no sería el momento de bajar la guardia.

Vimos ya a dos personajes atrás de la nueva guerra declarada a los empoderados. Y como el tiempo se agota, unos y otros reafirman su vocación de pescadores de generaciones, lo mismo para administrar su dinero que, para utilizarlos como factor masivo de poder.

Es natural. Ninguno de los iniciadores de dicho movimiento muestra sus cartas.

Las vistas en este espacio pueden ser reales.

Grave, el consumo de drogas en secundarias y bachilleratos de Tlaxcala

.

¿Sabe usted de la intensidad sexual en el traspatio del Cebetis, horadado en su barda perimetral para que irrefrenables jóvenes entren y salgan a placer?, ¿Sabe de las borracheras, con caguamas y mota que a diario se dan en los Cobat?


Jonathan es alumno de bachillerato. Sus calificaciones van en picada desde que cursaba la secundaria; de hecho su madre, su abnegada madre, tuvo que dormir afuera del plantel para alcanzar ficha.

Hace poco se desvaneció en plena ceremonia a la bandera. Unos lo atribuyeron a su constante ayuno.

Hubo otros que, alarmados lo creyeron en una crisis diabética.

Maestros y papás lo llevaron a un hospital. Y además de la sutura en el pómulo derecho, solicitaron a los médicos un análisis de sangre (querían cerciorarse de la causa del desmayo).

Así de rápido lo descubrieron.

El joven, ni enfrentaba un mal hepático, ni su caída se debió al ayuno. Lo dobló lo que se conoce como síndrome de abstinencia, o sea, una súbita suspensión en el consumo de cocaína.

Cuando la mamá se enteró, no daba crédito. Una y otra vez lo cuestionaba: “¿en qué te fallé?”. Pero no tuvo más opción que adentrarse en la azarosa vida de su hijo, y enterarse que desde la secundaria prefería desayunar un cigarro de mariguana y una caguama.

Atrás quedó la mujer confiada, débil y llorona, negando el coctel de adiciones en que se Jonathan se hundió. ¿Es posible que desde los doce años esté inmerso en este infierno?

Sí, lo es.

Es uno de los cuatro de cada diez jóvenes en esta edad que en Tlaxcala deben recibir una atención especial, según la Segunda Encuesta Nacional sobre Exclusión, Intolerancia y Violencia en las Escuelas de Educación Media Superior.

Los Colegios de Bachilleres (Cobat), el Bachillerato Tecnológico (Cebetis) y otras instituciones públicas y privadas no deberían ser parte de los números alegres dados por las autoridades, en el sentido que Tlaxcala es un estado seguro.

No lo es. La venta de estupefacientes y su consecuente afectación al cuarenta por ciento de los y las jóvenes en educación media superior, debería quitarnos lo hipócritas, para no dejar al santo de nuestra devoción el alivio de aquellos a quienes urge una atención especializada.

¿Conoce alguna de las horadaciones en la barda perimetral del Cebetis, por donde entran y salen los jóvenes sin control alguno?, ¿Sabe de la intensa actividad sexual en el traspatio de dicho bachillerato?, ¿Conoce así de poco sobre las borracheras épicas que a diario se verifican en los Cobat?

¿No?

¿Pues dónde vive?

El caso Orlando, a la Sala Superior

Uno de los dos magistrados de la Sala Electoral Administrativa (SAE) se dobló ante el inminente fin de sus actividades en el Poder Judicial de Tlaxcala. Su única salida es retornar a la universidad para no quedar sin chamba.

La condición impuesta fue declarar válida la elección municipal más sucia de la que se tenga memoria, o sea la de Apizaco, donde Orlando Santacruz, debe apresurarse a vivir el efímero sueño que le permite el traslado de la causal genérica –conocida como inequidad – al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Por cierto, en esos lugares el nombre del diputado con licencia, digamos que carece de una gran imagen.

Puede llegar hasta a pensarse que su sola mención causa náuseas a más de uno, por la recurrente insistencia en temas indefendibles (que por cierto siempre ha perdido).

Hoy, Reyes Ruiz, se ha prestado a encabezar una lucha cuyo único fin parece ser la anulación de la jornada en este municipio. Detrás de él, un equipo con el encargo superior, tiene como objetivo la recuperación de un botín, tan apreciado como lo es la ciudad modelo y sus juntas auxiliares.

Esta es una tierra buena. Su gente no merece la desventura de los últimos años.

Estoy solidario con este gran municipio y espero que los bichos nocivos sean exterminados.

Mariano, que disfrute ahora lo mejor de su gobierno, porque al asumir… quién sabe

.

El del apizaquense será el gobierno con mayor grado de acotamiento; Congreso, partido, oposición, todo un engranaje dispuesto a darle una permanente batalla, como no lo padecieron Alfonso y Héctor.

Ahora que Mariano González concluya la costosa campaña, a través de la cual, cada día se proclama ganador de las elecciones de julio, se va a dar cuenta del complejo panorama que le aguarda en cuanto formalice su estadía en Palacio.

Ninguno de sus antecesores, protagonistas de la alternancia, se vio tan acotado estructuralmente, como el ganadero.

No sólo le espera la oposición adrianista (que también iniciará en cuanto la seño recupere la cordura), sino que en su mismo partido, el PRI, está obligado a coordinarse con equipos que funcionan bajo el sello de Beatriz Paredes.

Su triunfo, por consecuencia, no se debe al carisma propio y a la suma de simpatizantes de todos los partidos, sino a la apuesta del bunker beatricista a la causa encabezada por Mariano, en vista de la complejidad en que devino la propuesta de Felipe Calderón.

Beatriz, también se vio impedida para apoyar a Minerva Hernández, debido al desesperado ofrecimiento de los activos de esta que, ya veía venir su autodestrucción, como ocurrió en aquél bochornoso acto de sumisión al panismo, al más puro estilo de Jesús Ortega, con el amargo aderezo de Manuel Camacho Solís.

La comadre Rosalía aguantó, aguantó y aguantó, hasta que los amarres de los que pendía su tradicional éxito coyuntural, se reventaron (y es que de veras se la creyó).

Bueno, al no haber mejor opción, Paredes tuvo que jalar con el aliado de Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa, a la sazón, su perverso e insuperable adversario.

Ocho puntos de ventaja sobre el PAN-PRD fue el exitoso resultado de esta alianza de circunstancia.

Mas el reparto del botín fue harto claridoso: “Beatriz, no tienes mano en el gabinete, pues la tuviste al proponer candidatos a diputados y alcaldes”.

Y la de Huamantla tiene palabra. Ninguna recomendación suya tiene pase en automático al gobierno marianista.

¿Pase automático?, ¿Y por qué no ganar los puestos como se ganó la elección?

¡Formidable!

En el sexenio de Héctor Ortiz, el sector campesino dejó al PRI y se identificó con la figura de Emiliano Zapata. Miles de ejidatarios y pequeños propietarios, impulsaron gustosos un culto a la persona, propuesto por el secretario con alcances de líder.

Ahora bien, como Ortiz jugó con dados marcados a la hora de la definición –y pasó a perjudicar los orígenes del secretario-líder, este comenzó a urdir lo que con el tiempo  habría de asegurar su permanencia, claro adivinó usted, como un activo de Beatriz.

Como regresamos al tiempo de las instituciones, pues ahí tienes, el resurgimiento de la Confederación Nacional Campesina (CNC), así como un componente del partido que, dado su abundante membresía, puede ser igual de poderoso que el PRI (y en un descuido, hasta superarlo).

Esto, señores es el estilo más puro de la respetada huamantleca.

Falta otra arista en la que tiene mano. El sector popular. La Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) que da vigor al tricolor en centros urbanos, mercados, campos deportivos, en el transporte público, en fin, en cualquier sitio donde se quiera advertir la simpatía de la gente de a pie con el Partidazo.

Por cierto, uno de los dirigentes de este poderoso sector es hoy presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI, o sea, Ubaldo Velasco Hernández, por cuyas venas corre beatricista, por más genuflexiones hacia “el altísimo” (ora) Mariano.

Te late que en respuesta a tan importante sector, el sello de Beatriz siga con la mira puesta en instancias como la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SECTE) y, de ser posible, la de Obras (Secoduvi), ahí nada más como para no dejar de sentir que la señora tiene peso (eso sí ni quien lo niegue).

En este reparto del botín, añada usted a la abrumadora mayoría de diputados y alcaldes priístas, leales a Betty y, digamos dispuestos a jalar con Mariano (siempre y cuando les venga la orden de su jefa).

¿Es posible entonces, una alianza en el Congreso, entre priístas y panistas?

¿Tú qué crees?

Pero eso podría significar una vida imposible al inminente y caprichudo gobernador (a partir del  15 de enero de 2011).

Exacto, le atinaste.

En eso consiste un gobierno acotado.

Entonces, ¿Beatriz podrá contentarse con su ex secretario, Héctor Ortiz?

Ya sabes cómo se las gastan..

Revela magistrado Lara Amador, posible anulación de elección en Apizaco

.

No hace más que seguir la línea que le trazaron mandos superiores. El afectado, Orlando Santacruz, no sólo enfrenta cuestiones legales, se convirtió en vínculo entre los dos gobiernos, como el objetivo condenable.

Según el presidente de la Sala Electoral Administrativa, crecen las posibilidades de que se anule la elección municipal de Apizaco, debido a que el hoy alcalde electo, el panista Orlando Santacruz Carreño, “rebasó los topes de campaña”.

Podría advertirse predisposición en el juzgador y, en consecuencia un lógico atamiento de cabos nos revela que en este caso particular hay intenciones políticas dispuestas a pasar por alto el frenético pleito iniciado, incluso antes del cuatro de julio, entre el hoy ganador sostenido con alfileres y una serie de frentes, abiertos con visible facilidad gracias a la soberbia como firma de la (su) casa.

Estamos convencidos que este mes ha sido de vida artificial al triunfo de Santacruz.

Y más lo estamos de que en el hundimiento de su causa ya campea una instrucción superior, dispuesta a no contener la llegada de alguien afín, dispuesto a la incondicionalidad, para administrar los destinos del municipio que ha cobrado notoriedad por los dobles diezmos exigidos por regidores a empresarios para tomarles en cuenta en la asignación de obra pública.

Es doloroso confirmar el desencuentro entre el sedicente mega abogado y el grupo político al que se debe. Alguna causa debe haber de peso, que no se pudo hallar un resquicio de solución.

Si alguien, con la bendición e impulso de la red (de Guadalupe Lozano) sentía grandes posibilidades de sentarse en la oficina más grande del palacio municipal apizaquense, pues era Arturo Rojas.

Pero avanzado el trecho electoral se detectó una muy relativa respuesta a dicha causa en las encuestas, por lo que el apoyo, tanto de la red como de otros grupos leales al orticismo, se sesgó hacia el popular comerciante (el zar del WC) y ya una vez alcalde, Reyes Ruiz Peña.

Aquí algo interesante. Primero, Reyes perdió por 151 votos, pero ganó el aprecio del hoy gobernador electo, Mariano González, con quien compartió momentos apasionantes en el desarrollo del proyecto.

Ruiz Peña, salido del gabinete orticista –donde se desempeñó como director de Pensiones Civiles – sufrió la persecución de un Orlando Santacruz que, le urdiría un proceso judicial relacionado con su cargo en el gobierno, y lo encarceló.

El plan era imposibilitarlo para contender el cuatro de julio. Pero falló.

De estas maniobras tomaron nota los respectivos equipos de Héctor Ortiz y de Mariano González, y al parecer, ambos bandos vieron por fin un vínculo a sus intereses: Apizaco.

Pero hacía falta alguien como Orlando, con la suficiente perversidad para conmover a los dos viejos priístas (uno enfundado en un pants panista), de tal suerte que Ortiz, decidiese romper cualquier relación con el sedicente abogado prodigio.

Del otro lado, un propio consultaría al gobernador electo sobre cómo tendría que concluir la Sala Electoral Administrativa (SAE), respecto al bochornoso papel desempeñado por el panista, no solo en las maniobras legaloides y a la disposición de recursos federales –que a final de cuentas lo sepultaron pues su uso rebasó los topes legales.

Y la instrucción ya la imaginará usted.

Al tiempo, Reyes no perdía oportunidad de reunir simpatizantes y organizar marchas. Su nuevo jefe político, Mariano, así lo habría instruido, “para que el caso Apizaco no decayese, sino al contrario”.

Y Ruiz Peña, consistente y sabedor que su persistencia le significa triunfo, así lo acometió.

¿Qué es la moral?

Me llama la atención un evento captado por la sensible reportera Guadalupe de la Luz, en la Central Camionera de Tlaxcala.

Ocurre que dos muchachos gay aguardaban la salida de un autobús.

Se mostraban afecto, pues eran pareja.

Pero eso incomodó al vigilante de guardia en dicha instalación, quien apeló a “la moral” para que dichos individuos abandonasen sus muestras de afecto. Hay “otros lugares”, les advirtió, al tiempo que los condenaba porque eran presenciados por niños, entre otras personas que para el gendarme, pertenecerían al lado normal de la humanidad.

Cómo creé usted que van a reaccionar elementos bajo el mando de un secretario de Seguridad Pública, a quien sus subordinados han llegado a rescatar cuando, el peligros estado de embriaguez mostraba un arma sin importarle la presencia de civiles y niños.

Disculpe usted si le formulo esta pregunta. ¿Qué es más condenable, la pareja gay de la Central o, el militar retirado, embrutecido por el alcohol y, armado, amenazando a personas que lo mismo caminaban por el rumbo que, viajaban en combis, según lo relatan notas periodísticas?

Mientras eso acontece, el obispo de Tlaxcala, Francisco Moreno Barrón, con una cautela, digamos excluyente, se refiere a los matrimonios gay como algo a lo que se debe respetar, aunque advierte que no cejará en inculcar el valor del matrimonio entre personas de distinto sexo, como Dios lo diseñó, pues de ahí viene la familia.
Temas, los dos, de lo más actual.

Del puente hundido al auditorio inconcluso: obra pública, el talón de Aquiles

.

Comenzaron a aparecer las obras deficientes e inconclusas que, ni mandadas a hacer para el próximo gobernador, pusieron en charola de plata la vulnerabilidad del actual régimen.

La administración Ortiz, enfrenta severos desafíos en obra pública: se hunde en el río Zahuapan un puente carretero del libramiento con un costo multimillonario, el auditorio para cinco mil en la Plaza Cultural del Bicentenario duplicó su presupuesto y parece que no se culminará, el recinto ferial de Chiautempan infló sus costos a manos del polémico Wilfrido Domínguez, se cancela el proyecto de las nuevas oficinas de la Secretaría de Salud.

Pese a los contenidos deseos de venganza del gobernador ubicado en la sala de espera, al cambio de chaqueta de cientos de tipos que aún cobran en este gobierno pero, se aprestan para solicitar su ingreso al próximo y sobre todo, a que las cosas no salieron como estaban planeadas el pasado cuatro de julio, la pasividad ha impuesto condiciones.

Lejos de un cierre dinámico de actividades para aquello que se llama “transición de terciopelo”, se puede palpar una especie de cansancio indolente que, no llega a advertir el enorme riesgo de bajar la guardia, en el momento preciso que los cuidados deben ser extremos pues, nuevas voluntades se encuentran ávidas de tomar el control en sus manos.

Entre hoy y el 15 de enero de 2011 hay un universo. No deben los funcionarios suponer que el tiempo transcurrirá en un abrir y cerrar de ojos, como cuando les asistía la suficiencia presupuestal y no había riesgos de que el poder marcase fechas fatales para desaparecer.

El libramiento carretero, obra polémica en cuya adquisición de terrenos hubo grandes beneficios para ciertos personajes, enfrenta –como decíamos al principio – el hundimiento de un puente tan caro como lo podría ser el nuevo edificio de la Secretaría de Salud.

¿Sabe?, una obra de semejante importancia no puede ser construida sobre pilotes sembrados con deficiencias. Para eso existen los laboratorios dedicados a estudiar el comportamiento del subsuelo. Y sin ser perito en el ramo, le puedo adelantar que dicho hundimiento obedece a la indolencia, de los residentes al secretario responsable –desde luego, pasando por el dueño de la constructora – para satisfacer los protocolos de ingeniería.

En consecuencia, decenas de millones de pesos habrán de ser derruidas. A no ser que un verdadero milagro permita que esos pilotes broten como plantas de maíz y nos deslumbren a todos con un resplandor celestial, como seguramente lo querrían los responsables.

En otras palabras, colapsó ese libramiento, magna obra de la actual administración.

Cuando a los trabajadores de la Secretaría de Salud se les ofrecieron mejores condiciones para el desempeño de sus labores, en un nuevo edificio, no se previó que a la hora de la verdad, el valemadrista secretario de Salud, Constantino Quiróz Pérez, habría de reconocer que no hay presupuesto para ese proyecto.

O sea, quitaron a los burócratas de una zona donde se erigiría otra obra soberbia (la plaza cultural del bicentenario), derruyeron un edificio funcional y, hoy no tienen dinero para construir otro.

Ah, pero pagan cantidades monstruosas por concepto de renta de un edificio aún peor del que fueron desplazados.

Eso es un exceso.

Como lo fue el prespuesto mega inflado por Wilfrido Domínguez, el escandaloso ex titular de la Secretaría de Obras (Secoduvi) incapaz de cumplir con el encargo ante el Gobierno Federal, y por consecuencia, responsable directo de la devolución de cantidades millonarias, como si a Tlaxcala le sobrara el dinero.

Este es otro exceso.

Y qué, ¿suponen que el mandatario electo no toma nota de cada muestra de vulnerabilidad?

Oigan, qué delicada situación enfrentan estos funcionarios. Vamos, ni mandados a hacer para los intereses del anunciado gobierno priísta que viene, lleno de soberbia y deseos de venganza.

Sabemos de otros servidores públicos, sobre todo aquellos dedicados a cuestiones administrativas, concentrados en cuerpo y alma para que cuadren los números. Pero con wilfridos y constantinos es imposible lidiar.

Héctor Ortiz y Mariano González, ¿se vieron o no se vieron?, he ahí el dilema

.

Dicen que al divo le salen como ronchas nomás de pensar que se tiene que reunir con el gobernador Ortiz. Otros aseguran que ya se vieron y lo que trataron fue lo del reparto de las notarías… a, pillo, no das paso sin huarache…

Ya no sabe uno a quién creerle. El gobernador Héctor Ortiz asegura que ya se entrevistó con su sucesor, Mariano González, y este asegura a sus íntimos que no quiere ver al que todavía despacha ni en pintura porque, siente que nomás de verlo, se quema ante sus amistades y ante el respetable…

De veras, así se las gasta el divo.

Si alguien no le cae, no para hasta humillarlo.

A ver, si quisiera ya se hubiese deslindado de los huevazos lanzados a los patiños, digo a los dirigentes de medio cuño de Convergencia el día que se animaron a venir a Tlaxcala a destituir ante los medios a Rubén Flores Leal.

Ya nos hubiese dicho que la supuesta charla en corto (o a través de un propio) tuvo que ver con el asunto de las notarías y su agandallada distribución dominada por los cuates de Héctor.

Pero no. Nunca lo hará. Prefiere matarnos de la curiosidad (ajá) y tenernos así, para comenzar cinco meses y medio. Y luego los próximos seis años.

Entonces qué. A poco nos vamos a esperar tanto tiempo para saber que a la peseta no se le va a hacer la secretaría de gobierno y que la más comentada es Anabel Ávalos. A poco nos vamos a quedar con las ganas de saber que a Turismo va a llegar uno de confianza de Joaquín Cisneros y que a la gente de Beatriz le van a cerrar las puertas al gabinete porque ella tuvo manga ancha en presidencias municipales y diputaciones.

Acaso no tenemos derecho a saber que Alejandro Guarneros, es el médico que puntea en la lista de aspirantes a suceder a Constantino Quiroz Pérez en la Secretaría de Salud.

O qué, de plano nos cree tan mal informados para no saber que una de las cuotas para su primo Poncho Sánchez Anaya, es colocar al otro Poncho, Brito Sánchez en la coordinación de información y relaciones públicas.

Pero como dice don Mariano, “si me molesta lo que dicen los periódicos, pues no los leo”.

Igual nosotros. Nos choca que nos tengan en ascuas. Entonces mejor no nos preocupamos si los datos estos que le platico ya los palomeó Mariano o, aunque no los palomee, de todos modos se van a dar.

Está bueno.

Es su oportunidad de sacar la frustración por el ayuno de doce años en el poder. Oye, doce años sumados a los ya corridos casi sin aceite de la bola de políticos, listos como perro afuera de la carnicería para cachar lo que sea, aunque se trate de un trozo de tortilla dura.

Y qué chistoso es escuchar las pláticas de, por ejemplo “el profesor y licenciado” (¿?) Femín Sánchez Varela, cuando dice cosas como, “no, ps.. nunca perdimos, nomás les dimos chance de darse las tres así, tantito…”

O de los cuates esos que bien que le hacen la barba al gobernador, pero conservaron su chamba votando por Mariano y nadando de muertito… uta, de estos hay así, así, que por un lado te dicen, “no, qué te pasa, si yo siempre he sido fiel a la causa orticista”, pero por el otro, te gritan: “oye, no manches… si yo siempre he sido priísta…”

Ajá, hijos de su Pink Floyd…

Ya tenemos la lista de gandallas, nadadores de muertito que ahí los ves cobrando puntualmente cada quincena, pero a la hora de saludar a Mariano, lo menos que le dicen: “amo, siempre estuve con usted, hágame lo que quiera, tome lo que guste de mi casa y mi familia (¡!) pero no me deje fuera de la nómina… a ver, déjeme besarle sus delicados piecesitos de hacendado… yo nunca diré que usted es un vil cacique… preferiría que un rayo me partiera o de plano que un toro me cogiera (un toro de lidia, verdad)”.

Los consejeros electorales cambiaron una estrella por un tache

.

Ante las inconsistencias y anomalías registradas en la elección para presidente municipal de Apizaco, no se descarta que los comicios sean declarados nulos y se convoque a nuevas elecciones para alcalde.


Si bien los consejeros electorales de Tlaxcala estaban en posibilidades de presumir su trabajo con la organización de los comicios del 4 de julio una vez que el triunfo como gobernador de Mariano González Zarur no fue impugnado, lo cierto es que conforme avanzan los días se conocen más errores en la operación del IET que lejos de dar certeza y certidumbre genera dudas y abren la puerta a conflictos postelectorales.

Los consejeros electorales ya no se vieron en la necesidad de integrar ningún expediente en la elección de gobernador, por lo que quizá pensaron que su trabajo había terminado y optaron por dejar al personal del Instituto Electoral de Tlaxcala la resolución de los casos pendientes con las consecuencias que hoy conocemos.

El PRD en Tlaxcala impugnará ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la resolución del Instituto Electoral de Tlaxcala por cual realizó la distribución de las diputaciones plurinominales, pues en opinión de los líderes del sol azteca su partido resultó afectado en ese proceso.

La Sala Electoral de Tlaxcala desechó la impugnación del PRD porque el expediente fue mal integrado por un error involuntario de la Dirección Jurídica del órgano electoral, según reconoció el presidente del IET, Salvador Cuahutencos Amieva.

Sin embargo, la pregunta obligada es ¿es el único error sin dolo?.

La respuesta es probable que se conozca en los próximos días, pues en la actualidad los diferentes partidos revisan sus documentos para verificar si ellos no fueron víctimas de otros errores involuntarios.

Por lo pronto sería sano que el presidente del IET informe que sanción se aplicará a la persona responsable de ese error, ya que los afectados  -los ex candidatos a diputados plurinominales en los lugares tres y cuatro, Efrén López y Ernestina Ramírez, respectivamente- ya presentaron una denuncia en contra de quien o quienes resulten responsables de alterar el expediente promovido ante la Sala Electoral.

Se repetirá la elección en Apizaco

Aunque el abogado Orlando Santacruz Carreño, candidato de PAN a la presidencia municipal de Apizaco, confia en que la Sala Electoral-Administrativa del Tribunal Superior de Justicia ratifique su triunfo del 4 de julio, lo cierto es que podría llevar se una sorpresa.

Ante las múltiples anomalías registradas en los comicios para alcalde, las autoridades ya han abierto la posibilidad de declarar nula la elección y solicitar al Congreso del estado que convoque a un nuevo proceso.

Si bien la diferencia entre el supuesto ganador de la elección Orlando Santacruz y su más cercano contendiente, Reyes Ruiz del PT, es mínima, lo cierto es que  el comportamiento registrado en algunas casillas pone en duda la credibilidad de los resultados.

Es decir, nadie ofrece una explicación convincente de cómo en las casillas de la zona urbana de Apizaco gana Reyes Ruiz y cómo en las urnas de la periferia logra el triunfo Orlando Santacruz.

Ese comportamiento atípico puede derivar en la anulación de la elección.