[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘2010’

La consigna de los futuros candidatos es sumar

.

Cualquier candidato de oposición que pretenda ganar la gubernatura deberá superar los 160 mil votos.

(etlaxcala) minis aspirantes

El reto de los futuros candidatos al gobierno de Tlaxcala será superar o por lo menos mantener la última votación que sus partidos obtuvieron a nivel estatal en los comicios del 2012 en que se disputaron el Senado.

disenocandidatos[1]

En los comicios del 2012, el PRI no logró ganar ni la elección de presidente, ni la de senadores en Tlaxcala, pues en la entidad Andrés Manuel López Obrador con la coalición conformada por el PRD, PT y MC se alzó con el triunfo y logró llevar a la Cámara Alta a Lorena Cuéllar Cisneros y a Martha Palafox Gutiérrez.

El PAN se ubicó en la segunda posición y le permitió incluir a Adriana Dávila Fernández al Senado. El PRI quedó rezagado en el tercer lugar.

En el 2012, Lorena Cuéllar y Martha Palafox sumaron más de 164 mil votos, contra 138 mil del PAN que llevó como aspirantes a Adriana Dávila Fernández y al ex gobernador Héctor Ortiz Ortiz.

El PRI con poco más de 121 mil votos perdió y no puedo incrustar en el Senado a Joaquín Cisneros Fernández y a Anabell Ávalos Zempoalteca.

Pero las cifras son engañosas, pues si se comparan con los resultados de la elección de gobernador del 2010, se verá que al PRI se le esfumaron en dos años casi 110 mil votos, ya que en esa elección cuando ganó con Mariano González Zarur contabilizó más de 231 mil sufragios.

Al PAN y a Adriana Dávila se le fueron casi 55 mil votos, pues de los 193 mil sumados en 2010, para el 2012 lograron acumular 138 mil sufragios.

El crecimiento del PRD del 2010 al 2012 fue mayúsculo. En el primer año sumó poco más de 24 mil votos en la persona de Minerva Hernández Ramos y en los siguientes comicios captó otros 140 mil sufragios junto con MC y el PT.

Hay que decir que se trata de elecciones diferentes y que los niveles de participación varían, pero también es un hecho que en Tlaxcala existe cerca de 120 mil ciudadanos que emiten un voto switcher que hace imposible, en este momento, dar un pronóstico para los comicios del próximo año.

Sobre todo, porque si sumamos los votos que PRI, PAN, PRD y Morena juntaron en los tres distritos durante las pasadas elecciones federales en que fueron electos diputados, se comprobará que ninguno superó los cien mil sufragios.

El PRI apenas si rebasó los 92 mil, el PAN rasguño los 50 mil y el PRD se desfondó al sumar casi 30 mil. El partido de López Obrador –Morena- contabilizó en su primera elección en Tlaxcala 42 mil votos, de los cuales la mitad fueron aportados por el ex gobernador Alfonso Sánchez Anaya.

El próximo gobernador ganará con menos de 200 mil votos

Sin duda el partido que llega con un piso más firme y elevado para enfrentar la futura contienda es el PRI que tiene la necesidad de lanzar a un candidato competitivo.

Si los electores tlaxcaltecas perciben que el abanderado priista es el continuismo de Mariano González Zarur en el gobierno de seguro analizarán otras opciones que representen un cambio o una renovación.

El candidato priista debe garantizar más de 180 mil votos que permitan asegurar que su partido mantendrá el gobierno en Tlaxcala.

El PAN que tuvo un crecimiento importante a partir de la elección para gobernador del 2004, deberá superar las diferencias internas y demostrar que es una marca que aún compran los electores.

Adriana Dávila tiene el enorme reto de por lo menos alcanzar la votación que obtuvo hace seis años cuando perdió ante Mariano González. Si iguala los 193 mil votos alcanzados en el 2010, prácticamente tendría asegurada la gubernatura.

Sin embargo, tal proeza resulta muy complicada desde mi óptica porque en esta ocasión la senadora no tendrá el respaldo financiero y operativo del gobierno federal, ni del presidente de México, así como del ex gobernador Héctor Ortiz.

El PRD es un partido muerto en vida y Lorena Cuéllar será la que aporte el plus para que se vuelva competitivo en el 2016, pero lo interesante será conocer cuánto vale electoralmente la senadora.

Nadie puede negar que es una política con presencia estatal y seguidores. Su tarea primordial consistirá en igualar la votación que obtuvo en el 2012 cuando ganó el Senado al lado de la también ex priista Martha Palafox.

Si Cuéllar Cisneros llega a los 164 mil votos estaría en posibilidades de sentarse en el despacho principal de Palacio de Gobierno, aunque habrá que ver si hoy que carece del respaldo de Andrés Manuel López Obrador es capaz de alcanzar dicha cifra.

Morena enfrentará su primera elección local y llevará como abanderada a la también senadora Martha Palafox. El activismo del tabasqueño y la legisladora ha sido intenso y se espera que se traduzca en sufragios para su causa.

Las divisiones internas en ese partido serán un factor que jugará en su contra, sobre todo cuando ya se comprobó que el ex senador y ex gobernador Alfonso Sánchez fue el que aportó el 50 por ciento de la votación que Morena alcanzó en junio pasado.

López Obrador será el mejor aliado de Palafox en su lucha por la gubernatura, pero se ve difícil, aunque no imposible, que ambos puedan juntar más de 150 mil votos.

El PAC con Serafín Ortiz también se podría meter en la pelea si se considera que es un partido estatal con estructura, recursos y aliados.

Hay que tener presente que la futura campaña de Serafín Ortiz estará bajo las manos de Gisela Rubach, experta en campañas políticas que desde hace unas semanas ya trabaja en su estrategia.

Comenzó la Feria y Danny hincha cuentas bancarias, el hígado de expositores y… el propio

.

No se vale que digamos, está buena la feria, cuando vemos a menores de edad tambaleándose tras haberse atiborrado de cerveza y otras bebidas en esta, una fiesta que nada más celebra el organizador.

Nuestra presunción como uno de los estados de la República más seguros debe ser congruente con la realidad.

Si en esta, su última feria del sexenio, el secretario de Turismo, Daniel Herrera Murga, no pone límite a su codicioso operar, será responsable de llevar a Tlaxcala al panorama global, como la pequeña entidad, que desafía a todo riesgo, embriagando a menores de edad, en alguno de los múltiples antros, en los que dividió a la Feria 2010.

El secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora, afirmó ayer o anteayer que, en el creciente número de muertos nuevos –sobre todo jóvenes – puede advertirse que la guerra contra el crimen organizado es un éxito.

Una percepción escalofriante. Tanto como aquella de ver a la violencia como un vaso medio vacío o medio lleno, en pos de “una percepción conveniente de esa definición, de violencia”.

Pero aquí en Tlaxcala, las apariencias no nos afectan. Con tal de atiborrar las cajas registradoras de antros chicos y grandes, pero todos produciendo para el capo Murga, los riesgos se nos resbalan. Y si vemos a algún muchacho (o muchacha) tambalenado por algún pasillo del recinto (a medias) lo único que decimos es, ¡qué buena está la feria!

Fíjese que así como en el capítulo de la ecología quedamos rengos en este sexenio, la Feria devino en el gran negocio de Danny, cínico y descarado, mientras románticos expositores disponían de sus ahorros para pagar las cantidades monstruosas para disponer de un espacio o un local dentro de la fiesta de los tlaxcaltecas.

Imagínese que soñaban con hacer competencia a los lugares con el beneplácito oficial para conformar un monopolio de la embriaguez.

Dicen que el organizado acaba de dejar las instalaciones de Oceánica, nada más para venir a perderse en una interminable farra, justificada porque genera millones aprovechando el espíritu alegre de quienes aquí habitamos y de nuestros invitados.

De veras no es justo ver esta operación, ventajosa nada más para uno solo. Pues la feria es de todos, supongo, ¿verdad?

Menudo reto el del gobierno de Mariano. Recuperar la feria implicará un esfuerzo sobrehumano. Ya lo dejó entrever. Y sabe qué, sin riesgo a verme marianista, le creo.

Porque peor no puede estar esta fiesta.

Se trata de lograr un escaparate, tan eficiente como la Feria de San Marcos, con ese sabor de provincia, pero también con un verdadero afán promocional.

Ahora que, si nada se tiene de qué presumir, pues a lo mejor es entendible que dejen en manos del fatal Daniel esto, que puede ser grandioso para la entidad, pero que lo es, nada más para su cuenta en el banco.

Hoy, que está de moda dejar a medias los recintos, las plazas culturales y a los hospitales dejarlos sin personal, había de ser una buena oportunidad para colocar a esos que tanto han dañado a los tlaxcaltecas y a nuestra economía, donde deben estar (no tras el escritorio cuyos cajones rebosan de lana ¿malhabida?)

Grave, el consumo de drogas en secundarias y bachilleratos de Tlaxcala

.

¿Sabe usted de la intensidad sexual en el traspatio del Cebetis, horadado en su barda perimetral para que irrefrenables jóvenes entren y salgan a placer?, ¿Sabe de las borracheras, con caguamas y mota que a diario se dan en los Cobat?


Jonathan es alumno de bachillerato. Sus calificaciones van en picada desde que cursaba la secundaria; de hecho su madre, su abnegada madre, tuvo que dormir afuera del plantel para alcanzar ficha.

Hace poco se desvaneció en plena ceremonia a la bandera. Unos lo atribuyeron a su constante ayuno.

Hubo otros que, alarmados lo creyeron en una crisis diabética.

Maestros y papás lo llevaron a un hospital. Y además de la sutura en el pómulo derecho, solicitaron a los médicos un análisis de sangre (querían cerciorarse de la causa del desmayo).

Así de rápido lo descubrieron.

El joven, ni enfrentaba un mal hepático, ni su caída se debió al ayuno. Lo dobló lo que se conoce como síndrome de abstinencia, o sea, una súbita suspensión en el consumo de cocaína.

Cuando la mamá se enteró, no daba crédito. Una y otra vez lo cuestionaba: “¿en qué te fallé?”. Pero no tuvo más opción que adentrarse en la azarosa vida de su hijo, y enterarse que desde la secundaria prefería desayunar un cigarro de mariguana y una caguama.

Atrás quedó la mujer confiada, débil y llorona, negando el coctel de adiciones en que se Jonathan se hundió. ¿Es posible que desde los doce años esté inmerso en este infierno?

Sí, lo es.

Es uno de los cuatro de cada diez jóvenes en esta edad que en Tlaxcala deben recibir una atención especial, según la Segunda Encuesta Nacional sobre Exclusión, Intolerancia y Violencia en las Escuelas de Educación Media Superior.

Los Colegios de Bachilleres (Cobat), el Bachillerato Tecnológico (Cebetis) y otras instituciones públicas y privadas no deberían ser parte de los números alegres dados por las autoridades, en el sentido que Tlaxcala es un estado seguro.

No lo es. La venta de estupefacientes y su consecuente afectación al cuarenta por ciento de los y las jóvenes en educación media superior, debería quitarnos lo hipócritas, para no dejar al santo de nuestra devoción el alivio de aquellos a quienes urge una atención especializada.

¿Conoce alguna de las horadaciones en la barda perimetral del Cebetis, por donde entran y salen los jóvenes sin control alguno?, ¿Sabe de la intensa actividad sexual en el traspatio de dicho bachillerato?, ¿Conoce así de poco sobre las borracheras épicas que a diario se verifican en los Cobat?

¿No?

¿Pues dónde vive?

El caso Orlando, a la Sala Superior

Uno de los dos magistrados de la Sala Electoral Administrativa (SAE) se dobló ante el inminente fin de sus actividades en el Poder Judicial de Tlaxcala. Su única salida es retornar a la universidad para no quedar sin chamba.

La condición impuesta fue declarar válida la elección municipal más sucia de la que se tenga memoria, o sea la de Apizaco, donde Orlando Santacruz, debe apresurarse a vivir el efímero sueño que le permite el traslado de la causal genérica –conocida como inequidad – al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Por cierto, en esos lugares el nombre del diputado con licencia, digamos que carece de una gran imagen.

Puede llegar hasta a pensarse que su sola mención causa náuseas a más de uno, por la recurrente insistencia en temas indefendibles (que por cierto siempre ha perdido).

Hoy, Reyes Ruiz, se ha prestado a encabezar una lucha cuyo único fin parece ser la anulación de la jornada en este municipio. Detrás de él, un equipo con el encargo superior, tiene como objetivo la recuperación de un botín, tan apreciado como lo es la ciudad modelo y sus juntas auxiliares.

Esta es una tierra buena. Su gente no merece la desventura de los últimos años.

Estoy solidario con este gran municipio y espero que los bichos nocivos sean exterminados.

Los consejeros electorales cambiaron una estrella por un tache

.

Ante las inconsistencias y anomalías registradas en la elección para presidente municipal de Apizaco, no se descarta que los comicios sean declarados nulos y se convoque a nuevas elecciones para alcalde.


Si bien los consejeros electorales de Tlaxcala estaban en posibilidades de presumir su trabajo con la organización de los comicios del 4 de julio una vez que el triunfo como gobernador de Mariano González Zarur no fue impugnado, lo cierto es que conforme avanzan los días se conocen más errores en la operación del IET que lejos de dar certeza y certidumbre genera dudas y abren la puerta a conflictos postelectorales.

Los consejeros electorales ya no se vieron en la necesidad de integrar ningún expediente en la elección de gobernador, por lo que quizá pensaron que su trabajo había terminado y optaron por dejar al personal del Instituto Electoral de Tlaxcala la resolución de los casos pendientes con las consecuencias que hoy conocemos.

El PRD en Tlaxcala impugnará ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la resolución del Instituto Electoral de Tlaxcala por cual realizó la distribución de las diputaciones plurinominales, pues en opinión de los líderes del sol azteca su partido resultó afectado en ese proceso.

La Sala Electoral de Tlaxcala desechó la impugnación del PRD porque el expediente fue mal integrado por un error involuntario de la Dirección Jurídica del órgano electoral, según reconoció el presidente del IET, Salvador Cuahutencos Amieva.

Sin embargo, la pregunta obligada es ¿es el único error sin dolo?.

La respuesta es probable que se conozca en los próximos días, pues en la actualidad los diferentes partidos revisan sus documentos para verificar si ellos no fueron víctimas de otros errores involuntarios.

Por lo pronto sería sano que el presidente del IET informe que sanción se aplicará a la persona responsable de ese error, ya que los afectados  -los ex candidatos a diputados plurinominales en los lugares tres y cuatro, Efrén López y Ernestina Ramírez, respectivamente- ya presentaron una denuncia en contra de quien o quienes resulten responsables de alterar el expediente promovido ante la Sala Electoral.

Se repetirá la elección en Apizaco

Aunque el abogado Orlando Santacruz Carreño, candidato de PAN a la presidencia municipal de Apizaco, confia en que la Sala Electoral-Administrativa del Tribunal Superior de Justicia ratifique su triunfo del 4 de julio, lo cierto es que podría llevar se una sorpresa.

Ante las múltiples anomalías registradas en los comicios para alcalde, las autoridades ya han abierto la posibilidad de declarar nula la elección y solicitar al Congreso del estado que convoque a un nuevo proceso.

Si bien la diferencia entre el supuesto ganador de la elección Orlando Santacruz y su más cercano contendiente, Reyes Ruiz del PT, es mínima, lo cierto es que  el comportamiento registrado en algunas casillas pone en duda la credibilidad de los resultados.

Es decir, nadie ofrece una explicación convincente de cómo en las casillas de la zona urbana de Apizaco gana Reyes Ruiz y cómo en las urnas de la periferia logra el triunfo Orlando Santacruz.

Ese comportamiento atípico puede derivar en la anulación de la elección.

¿De veras el cuatro de julio los votos fueron por un cambio?

.

Ya pasaron tres semanas de la jornada, pero el gobernador electo vive una permanente campaña de proselitismo; en cambio, temas como el presupuestal, avizoran frustraciones pues en la gestión nada tiene que ver, “el PRI de antes”.


A Mariano González Zarur, gobernador electo de Tlaxcala, le aguarda una larga temporada para mantener vigente su imagen, ante la necesidad suya de protagonismo. La acción podría realizarse o no. Y nada relevante ocurriría, porque presenciarla me traslada a la etapa de campaña.

Ahora, con hechos, producto de acuerdos con quienes en su momento fueron adversarios o, simplemente no comulgaron con este proyecto, el estado aguarda para los tan anunciados cambios, en tanto formidables escenarios congruentes con, “el retorno del viejo PRI”.

De manera institucional ya hubo contacto, con el presidente Felipe Calderón Hinojosa, y con el gobernador Héctor Ortiz Ortiz. Resultado de ambos, el discurso cambió. Y en decenas de actos considerados como agradecimiento del antes candidato y hoy mandatario electo, se busca con afán algún tema que refresque al monólogo construido, por cierto, con la vieja escuela tricolor, de un culto a la persona que evidencia desde penosas distracciones, hasta temas que por su insistencia pueden caer en la frivolidad.

Este es el tiempo de la construcción de un gran gobierno, pero la circunstancia es distinta a aquél régimen de Sánchez Piedras, al cual el gobernador electo insiste en reproducir, como si hoy no existiera el Congreso de la Unión y, una compleja estructura administrativa, a las cuales debe atender, al tiempo de dejar atrás la premisa aquella de su padre político, en el sentido que a Tlaxcala no se le puede dar trato de iguales, y con ello reconocernos como una entidad en desventaja.

Lo grave es que situaciones desventajosas provienen de la soberbia de un personaje no dispuesto a despojarse de grandes cantidades de auto elogios, y sustituirlas por agilidad indispensable que nos aleje de le muy probable inconformidad, porque a Tlaxcala no se le dé el trato merecido en el ámbito presupuestal.

Van a cumplirse tres semanas y, no vemos que el gobernador electo conforme un equipo sólido con los diputados federales de Tlaxcala –salvo Perla López, tan menudita a la hora de la gestión – en cambio, se dan largas sesiones de una inexplicable campaña, pese a que la elección ya pasó, y a que las autoridades electorales ya dieron su veredicto.

Escuchamos ofertas genéricas, pláticas imprecisas, románticas historias de un tricolor que dejó de gobernar, por la voluntad de los electores, porque sus integrantes pasan la mitad de su vida en la cubeta de los cangrejos, impidiendo el progreso de sus iguales.

Eso no es un cambio

No hemos escuchado un verdadero compromiso de honestidad. No vemos la creación de aquella contraloría en verdad independiente del poder ejecutivo, ante la cual las cuentas sean realmente claras.

¿Cómo le hará el nuevo con la obra inconclusa del que se va?

¿Supone acaso que como en tiempos de Sánchez Piedras, las cosas se arreglan con una visita al señor presidente?

El triunfo de Mariano es inobjetable. Pero su actualización urge.

Y por lo pronto, no sería nada incómodo que con el verdadero activismo ante cada instancia que se requiera, el indiscutible mandatario nos diese un poco de certidumbre, hablándonos de logros concretos en materia presupuestal, y dejar para mejor momento el tema ese de viejo priísmo de regreso al poder, tema aquí entre nos de pésimo gusto.

El riesgo de ir a Chiautempan

Hasta donde tenemos información, la presencia del gobernador Héctor Ortiz en Santa Ana Chiautempan, para inaugurar la feria entró en una fase de análisis muy serio, pues comerciantes y transportistas resultan, a estas alturas, impredecibles, pese a la presencia de decenas de granaderos.

El alcalde perredista-panista de este municipio, Alberto Flores Guevara, cede, permite, concesiona, y ha de suponer que en medio de sus particulares titubeos, merece la presencia de las autoridades estatales.

La feria en esta demarcación se convirtió en cíclica oportunidad para que irresponsables líderes cobren viejas facturas por reafirmarse como los grandes vividores del raquítico presupuesto municipal, a costa de una constante extorsión. Desde cerrar calles hasta gritar verdades al malquerido perredista-panista, hunden a este polo turístico y artesanal en las catacumbas del caos, investidas – en pleno siglo XXI – de un desbordado fanatismo religioso y una conducta política que sólo entienden los que la protagonizan.

Minerva Hernández, hacia arriba en las encuestas

.

A falta de un partido consistente y a causa de una dirigencia de ida y vuelta, Minerva habrá de sacar fuerzas del innegable nivel de la carrera suya, labrada en piedra maciza.


Para cerrar con broche de oro la movilización de 25 mil promotores del voto a favor de la alianzapalprogreso, candidata, gobernador e invitado especial, degustaron una variada comida, rica tanto en platillos como en tópicos de la política.

Pausado, sereno (como no lo podría ser su abanderada) Gustavo Enrique Madero, hizo una sentida petición, en cortito al gobernador Héctor Ortiz. Sabe señor gobernador –plantearía – apreciaría en todo lo que vale que brindara un poco de ayuda  a la campaña de mi compañera senadora Minerva Hernández Ramos. Se trata –añadiría – de un personaje sumamente valioso, cuyo destacado papel por la Cámara Alta, no sólo como perredista, sino como legisladora la retrata de cuerpo completo como un personaje de primerísimo nivel.

Ya sabe usted, Ortiz como que asentía –porque es su estilo para escuchar confidencias, sobre todo de semejante trascendencia. Y acostumbrado a aprovechar las circunstancias, respondería la petición del yunquista con otra petición, también muy de corazón. Algo más o menos con el siguiente contenido: Ok, cuenten ustedes con que vamos a contribuir con lo que podamos a la campaña de la senadora Minerva, pero, ahí les encargo a mi amiga la senadora Rosalía Peredo, para que pueda superarse el proceso de expulsión del partido… mire usted señor senador, no se ha metido con nosotros (¿los panistas?) y su campaña la ha hecho a base de propuestas y no de descalificaciones…

Así, equilibrada la petición, uno y otro políticos aprovecharon las prolongadas y estruendosas pláticas de su candidata a la gubernatura de Tlaxcala, quien ni por enterada se dio de tal intercambio. Y no era para menos, se encontraba eufórica pues, la presencia de los 25 mil –por cierto con la brillante organización en sus tiempos libres de operadores de la talla de Antonio Velázquez – significaba que para el día de la elección tendrían –según sus números alegres, por lo menos 250 mil votos.

¿250 mil votos?, pero ello significaría la participación de mas del 70 por ciento del padrón electoral. Pero para el gobernador Ortiz, la euforia por esta elección va a ser tan marcada que según sus cálculos podría incluso superar 75 por ciento del padrón, lo cual será indudablemente histórico.

Así que de los alrededor de 16 puntos en las preferencias alcanzados por la abanderada honestidadytransparencia, aguardemos un levantón pero sin que pierdan el control aquellos que se coloquen atrás de ella. No es por meterles miedo pero bien que saben que la legisladora tuvo algunas desventajas de origen, como el presidente de su partido, Jesús Ortega (que todo lo vende, todo, todo, todo) y hasta el pazguato (dicho sea con todo respeto) de Carlitos Navarrete, tratando de aplicarnos una psicología inversa, con aquello de querer sumar a la gallina de los huevos a la campaña de Mine, cuando en realidad su intención es diametralmente opuesta.

Mientras esto pasa, el decano de los candidatos a la gubernatura amagó con prepararse un caldo de gallina este cuatro de julio. Lo hizo ante el minúsculo abanderado poblano, Javier López Zavala, otro que se perfila a un triunfo pero con la más grotesca y cínica intervención del gobierno del precioso.

Según un medio marianista, ahora mismo hay un empate técnico entre los dos candidatos, Adriana y González Zarur, con una escasa ventaja panista de dos unidades.
Yo creo que desde que Ortiz tomó en sus manos la campaña de Adri, comenzó a notarse un proselitismo con pies y cabeza. Antes, hubo de todo… hasta muertitos en medio de una caótica agenda y una desorganización que evidencia la improvisación del super equipo enviado por el CEN panista y hasta apoyado con labores de espionaje del Cisen (los dos sirven para lo mismo).

Rosalía Peredo, y su solidaridad con las personas minusválidas

Tal vez uno de los gestos que habrán de recordarse en la intensa gira de Rosalía por todo el estado, es su identificación con los grupos vulnerables. Las personas con discapacidad la estrecharon y de ella recibieron la garantía de no mostrarse indiferente ante la necesidad permanente de ayuda. Enhorabuena por tan loable labor.

Damiancito echó la casa por la ventana

El pasado viernes se celebró en grande el honomástico del diputado más joven de la legislatura tlaxcalteca, Damián Mendoza, hombre alegre, desprendido, enamorado, aunque a últimas fechas sin mucha suerte en la política pues, le apostó a ser el líder de su partido pero, no lo consiguió. Luego, quiso ser candidato a alcalde (ya de a perdis) y tampoco se le hizo. Entonces, regresó un tanto maltrecho al cubículo que nunca debió dejar tan abandonado, allá en Allende 31. Algunas lenguas comparan a Dami con Sansón (es que su fortaleza es manifiesta) pero suponen que alguien cortó (como Dalila) su melena y atrofió sus músculos. Ah, por cierto, de arriba abajo en la fiesta que les platico se vio al candidato de Convergencia a diputado local por el segundo distrito, Alfonso Maldonado. ¿qué hacía un abanderado naranja en la fiesta de un panista?, ¿tendrá algo que ver con el corte de la melena del joven sansón?, a ver, ¿cómo se llama la estética de Dalilo?, ¿en qué dirección se ubica el portento de peluquería del candidato naranja?.

De las cosas que ocurren

Ha de ser por la apretada agenda y seguro por los calores que se dejan sentir en esta zona del altiplano de México, pero a veces a una candidata le salen humores… fuertecitos. No estaría de más, nos dijeron unas seños de la Red, que esa aspirante sume un poco de jabón, al beliz donde suele llevar documentos, proyectos y toda suerte de cosas indispensables en el equipaje de quien disputa el poder… así, en la casa que guste le pueden dar chande de tomar una merecida ducha…

Mariano; el que pega primero… pega dos veces

.

Si la presencia de Margarita Zavala se hubiera pensado mejor, habría igualado al exitoso escándalo tricolor para acoger a Peña Nieto en Puebla, donde Mariano fue el vocero de lujo del aquelarre.

De lo que más llamó ayer la atención en el inicio de las campañas de proselitismo, la obsesiva referencia de Mariano González Zarur, a conducirse dentro de la Ley, fue tan marcada que, hasta se postró ante la regla no escrita de su partido, al reconocer que será Beatriz Paredes Rangel (su hermana coheredera del sanchezpiedrismo) quien marcará los tiempos en los asuntos relativos a la sucesión presidencial de 2012.

Ávido de reflectores, los locales no le fueron suficientes al divo, quien muy de chamarra y de copete hizo un hueco en su agenda para trasladarse a la casa de su paisano Pepe Chedraui, por cierto atrasito del Centro Mexicano Libanés, para hacer bulto en la recepción organizada por políticos y empresarios poblanos en honor del gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

Llegaron invitados de lujo. Estuvo Miguel Alemán, el gober precioso, el dino mega constructor Félix Cantú Aguilar, el abarrotero Guillermo González Nova (dueño de la Comer) y, desde luego, no podía faltar el simpático aspirante a gobernador de Puebla, Javier López Zavala, quien al igual que marianoglez, se mostró cauto a la hora de expresar simpatías a favor del Jimmy Neutrón del PRI.

Cosa curiosa, investido en todo un vocero de ese aquelarre, el divo de Apizaco se apuró a decir que es muy temprano para hablar del proceso sucesorio, pero bien que hizo bulto en el caserón de Pepe Chedraui para dar a entender precisamente lo que se niega a través del verbo, o sea, los personajes estos –entre quienes destacaba la menuda figura de Blanca Alcalá, como no ocurrió con la otra menuda Lorena Cuéllar.

Y nada de reservas en la pachanga. Sobre los céspedes del palacio del libanés Chedraui fueron aterrizando uno a uno, cinco helicópteros en cuyo interior iban, desde Kike Peña hasta los pesudos presentes, para quienes se avecinan los mejores momentos, ahora que saquen a Calderón con todo y PAN de la Presidencia… bueno, ese era el ambiente que se respiraba en tan singular celebración.

Adriana ¿confiada?

De nueva cuenta, el jumento de la política local también conocido como Luis Girón, hizo un desaire a la abanderada de progresoparatlax, dejando de acudir a su arranque de campaña, donde pudimos observar a una apizaquense sobrada, acaso confiada en que el concurso de fuerzas, encabezadas por su patrocinador, el “aiga sido como aiga sido” y respaldado por el poder orticista en pleno ocaso, son suficientes para dejar atrás a sus contendientes.

Adri se refirió a “encuestas” (¿cuáles?) que le dan una ligera ventaja a penas al inicio de esta fiesta a la que llegó de invitada disfrazada la respetable Margarita Zavala, a un acto que no pudo impactar como sí lo hizo el escándalo ya comentado que ocurrió en la casota de José Chedraui.

Me llama la atención la modorra, del equipo adrianista, con el ojo hinchado y como que muy seguros de que en unos meses van a andar en auto convertible y con suficiente crédito como para comprarse unos trapos en las Europas, ahí nadamás como para demostrarle a esta bola de mortales que habitamos Tlaxcala lo que es vivir como la gente.

Minerva y su llamado a debatir

Se le vio segura, aunque no tan guapa como en el promocional fushia, donde está hecha un cuero. Lo cierto es que Minerva Hernández, se alineó por la derecha acudiendo puntual a presentar su declaración patrimonial aunque para ello le volvieron a hacer el desaire los peones de Mariano coordinados por Rubén Flores Leal, a los cuales sus dirigentes nacionales ya les advirtieron que con todo y huaraches los van a mandar lejos en caso de que sigan de necios.

Pese a la desventaja numérica, producto de la misoginia que se agrava con el chuchismo pernicioso de su partido, la abanderada de honestidadytransparencia tiene los pies sobre la tierra y sin tanto trabajo mueve el tapete a sus adversarios cuando no solo los convoca a uno, sino a tres debates para ver si como roncan duermen.

Rosalía, la candidata de los pobres

Así queríamos verla; liberada de la melcocha con la cual le era difícil moverse en el mundo totalmente palacio a lado de su querido amigo el super fresón Santiago Creel, y afectada por las miradas de desprecio de los pesados ancianos panistas y poderosos representantes del yunque.

Si no gana es lo de menos. Lo bueno es que Tlaxcala recuperó a una auténtica lideresa que se habla de tú con las clases más desprotegidas y, a las cuales ha regresado cual hija pródiga que culminó la fantástica aventura de incrustarse en la corte, comer junto al rey, pero sin olvidar su origen.

Enhorabuena por ese retorno.

Y muchos éxitos a la candidata del Partido Socialista, hoy por hoy, la verdadera opositora capaz de seguir siendo el fiel de la balanza y factor sobresaliente en el sistema de pesos y contrapesos.

Mariano y Beatriz deben dejar de picarse los ojos

.

Tienen el más importante reto de su vida: crecer ante los intereses del Yunque, que viene resultando su verdadero enemigo, y no, sus cíclicos pleitos que siempre los mandan al hospital.

Qué tan grave puede ser para el virtual candidato del PRI a la gubernatura, Mariano González, la escisión de Rosalía Peredo, como resultado del pésimo manejo de la encuesta que, en realidad era un mero trámite para conservar una frágil cohesión.

Muy grave.

A lo mejor no tanto por los 50 mil ciudadanos que asegura tener en su padrón el líder estatal del Partido Socialista, Roberto Núñez Baleón, sino por el fantasma del autoritarismo priísta, que se niega a morir, al grito de ¡Viva Emilio Sánchez Piedras!.

Mariano tiene que romper con ese paradigma. No su imagen en aquella fotografía con el bien recordado Sánchez Piedras, lo que lo obliga a pensar en el poder, sino una urgente necesidad de reafirmar al oficio político como sólida base de una portentosa administración, para un estado que se niega a colapsar pese al maltrato en el que se encuentra.

No son ligeros, ni pocos los adversarios de Mariano.

Para empezar, la pugna interna con Beatriz Paredes, lidiada a otros niveles, con los Jakcson, con los Beltrones y en consecuencia con González Zarur.

Luego, con el Yunque, determinado a torcer el brazo al gobernador Héctor Ortiz, para que mueva cielo, mar y tierra, con tal de que la panista Adriana Dávila, sea gobernadora.

Oiga usted, esa organización, ese monstruo de mil cabezas que nos llena de temor por los intereses que representa, no debe tomarse a la ligera.

Pero el más intenso de los adversarios de González, es él mismo.

Es un tipo con magnetismo, con tanta energía que, a veces lo rebasa y lo lleva a tomar a la ligera asuntos vitales, como el cuidar que no desbordase el asunto Rosalía-Beatriz, como un pequeño estuche transportando una pócima mortal.

Mariano debe ser Mariano, y no Sánchez Piedras.

La obra del destacado gobernador, permanece ahí, en la conciencia de muchos.

Pero el liderazgo con el que debe actuar este, a quien nos permitimos llamar divo, debe ser amplio y suficiente para meterse en el corazón y en la conciencia de quienes lo habrán de votar este cuatro de julio.

Tal vez esa es la clave. La autenticidad.

Y no ha podido superar la prueba del sanchezpiedrismo de regreso al poder, porque ahora tiene el reto de construir el marianismo, tomando sí, lo que le convenga del pasado, pero también el buen rumbo que le dé la obligada actualización.

Debe tomar en cuenta lo mucho que representa. Ni más ni menos que el contrapeso del Yunque. Casi nada eh.

Yo creo que urge su liberación de esas ataduras a las que pertence el priísmo obsoleto, inútil, voraz, corrupto. Vaya reto, eh. Pero así, sin mover un dedo por conservar una alianza, okey sostenida por alfileres, pero vea quién está detrás de ella… otra sanchezpiedrista: Beatriz.

Que no sea esta una lucha fratricida.

Tienen mucho que lograr. Y un reto harto trascendente para la vida del estado y del país.

Deben ver al verdadero enemigo y dejarse de picar los ojos.

La fotografía de 2004 y 2010, ¿una incondicional como abanderada?

.

Vale hacer un ejercicio retrospectivo para ver que no hay grandes diferencias entre lo que originó grandes críticas y acabó en fracaso y, lo que actualmente se impulsa.

El parecido es extraordinario. Haz de cuenta que son dos gotas de agua. Claro, una se dio en 2004, cuando el gobernador Alfonso Sánchez Anaya, pasó por alto los desacuerdos de quienes lo hicieron triunfar e hizo candidata a gobernadora a su esposa, Maricarmen Ramírez.

Hoy no se trata de la esposa, pero sí de un personaje incondicional, dispuesto a seguir con obediencia ciega cada indicación. En aquél episodio la aventura de la pareja no pasó la prueba en las urnas. Enfrentó en los tribunales la férrea oposición de quienes ya acariciaban el triunfo, pero cayeron a la mitad del camino.

En 2010 se aprovecha lo agradable para el oído que resulta el tema del género, mas hay un fondo más profundo de lo que alcanzan a advertir las voces elogiosas de la potencial forma, sin que a sus mentes llegue la luz de la verdad.

A los grupos feministas les encanta la idea de tener a puras mujeres contendiendo en una elección. Hasta le ven un estilo ejemplar para que en otras latitudes aprendan de la apertura tlaxcalteca.

A esos colectivos no les iría mal adentrarse, con mucha seriedad, en este proceso, para que sus manifestaciones adelantadas de júbilo detenten un respetable grado de verdad.

Nombres de ellas los hay, con la ilusión genuina de alcanzar al poder. Pero al día de hoy ninguna de las panistas y priísta involucradas en este amasijo me ha dado así de razones para elogiarlas por su contenido y no por la circunstancia que las dota de patrocinadores, esos sí repartiendo juego, como seguramente distribuirán el botín a los pocos días de cumplido el compromiso del respetable con la urna.

Hoy nos salen con que el dedazo del centro podría dar vuelta a la página panista de pretendida democracia interna.

El líder ese pirata de Benjamín Ávila, se aprecia disfrutando la posibilidad de echar abajo a cualquiera de las dos contendientes por esgrimir razones muy suyas en torno a la conformación de una gran alianza, con el PANAL, el Verde y, claro, la perla negra: el PAC.

En 2004 el PAN tenía leyendas en la política. Un locuaz mesiánico Luis González Pintor; un equis, Juan Bárcenas, un confrontado Texis, en fin, el PAN era un coctel de aficionados a la política, hasta que llegó Héctor Ortiz, los adquirió y los puso a gobernar.

Benjamín es un claro ejemplo de político panista que cambió los excesos de diputado federal por la actual sumisión e incondicionalidad al gobernador. En su momento vivió entre percances y escándalos. Hoy es el gran líder del PAN, capaz de advertir que la elección interna se puede venir abajo si desde el CEN sale el tapado.

A nuestros amigos panistas no les dará vergüenza definir un proceso como se hacía en los años setenta en el PRI, al que pudieron sacar de Los Pinos, precisamente condenando esas prácticas?

Hoy, veo en perspectiva al PAN. Los han usado. Y ellos con gusto lo han permitido.

Hacen como que riñen defendiendo el legado de Manuel Gómez Morín, pero a final de cuentas, se inclinan y besan los pies de quien los tomó de la mano y los llevó a pasear por el zoológico de la ignominia.

Cómo, quién apostaría al PAN si este improvisara… de veras, nadie.

.

Si en el espectro nacional el partido de la derecha consintió aliarse con sus enemigos ideológicos de la izquierda, ¿usted creé que va a romper con el orticismo?

Yo creo que en materia de poder y, los mecanismos para conservarlo no valen los experimentos y el PAN, está dispuesto a cuanta acción le permita, por lo menos, prolongar su agonía en la Presidencia. Vende cara su derrota en 2012, desconoce acuerdos con el PRI y genera la indignación del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, abierto opositor a las alianzas coyunturales.

En Tlaxcala, el PAN aceptó aliarse en 2004 con el orticismo, una expresión priísta que contiene decenas de grupos, pero los principales son el propio Héctor Ortiz, la diputada federal Beatriz Paredes, la UAT, Guadalupe Lozano, en fin, una larga lista de colectivos, capaces de afianzarse al poder, a través de una constante actualización y cohesión entre ellos.

Por eso, al PAN le habría resultado caro creer que por él, fue capaz de conquistar el poder y mal haría en darse la libertad de pensar como un ente líder, cuando todos sabemos lo acotado que se encuentra en medio de la vorágine de líderes que utilizan sus siglas para acopiar masivamente votos.

Así que una imitación de Gómez Mont a estas alturas o, un paralelismo con Ana Tere en Puebla, serían desastrosos para un partido que, hábilmente aceptó las condiciones a través de las cuales apareció como triunfador en la elección de noviembre de 2004 y nada mal le caería repetir en julio de este año.

Sin exageraciones, el PAN representa entre 15 y 20 por ciento de la alianza con el orticismo.

Le han permitido dar la cara, como un proyecto afín al Presidente. A cambio han obtenido presupuestos históricos. Es un juego entendible: el PRI haciendo gobierno disfrazado de PAN. Es la realidad que vivimos en nuestro pequeño estado.

A veces no entendemos el origen del PAN en el poder y suponemos que la efímera carrera de personajes coyunturales, obedece al crecimiento desmesurado de la derecha en Tlaxcala.

Nada podría ser más descontextualizado.

Aquí triunfa la esgrima de legendarios nombres, participantes en distintas luchas y herederos de los hacedores de la Tlaxcala actual. O sea, el legado de Emilio Sánchez Piedras se mueve como galaxias en el universo. Unas estallan; otras crecen y también las hay que desaparecen.

Pero en esa obscuridad no se tiene registro de algún triunfo por generación espontánea y menos oportunista.

Digamos que los cuentos de hadas son propios para los pequeños que asisten a las guarderías de la Sedesol, pero aquí se trata del poder. Viendo la desesperación de Calderón para consentir alianzas con el PRD, señores, lo menos que haría es romper con el PRI-Ortiz-Beatriz.

Al contrario. Del probable triunfo sustentado en los excesos de Ortiz, depende una parte fundamental de la confianza con la que en 2012 llegue a las urnas el partido del Presidente, por cierto raspado por su propio secretario de Gobernación, quien ya apostaba por adelantado al exterminio de su propio partido, y en consecuencia lamentó la coalición PAN-PRD en Oaxaca, porque en eso no quedó con sus amigos priístas.

Pero vea lo importante que es Tlaxcala para Calderón. A través de Ortiz tiene un vínculo con Beatriz. Digamos que con pago bien barato, tiene tranquilos a sus aliados tricolores-orticistas, esos que se dejan vestir de azul e inventan discursos propanistas y hasta se dan el lujo de impulsar una reforma constitucional para encarcelar a las mujeres que lleguen a practicarse un aborto.

Tan hábiles son, que también se alían con el jerarca de la iglesia Católica para seguir sumando elementos al escenario en el cual se filme la película de un nuevo triunfo panista gracias a la operación extrema de un individuo llamado Héctor Ortiz, una lideresa de “avanzada” de nombre Beatriz Paredes y un Presidente vituperado y desesperado, de nombre Felipe Calderón Hinojosa.