[xyz_lbx_default_code]

El abrazo de Calderón y Ortiz en el Campo Marte; Adri, ponte a trabajar…

.

A lo mejor Adri pensaba que el Presidente iba a echar ojotes o iba a sacar la lengua al gobernador de Tlaxcala, ahora que se reunieron con motivo de los Diálogos por la Seguridad Nacional. Esto significa que con todo y sus modotes, la seño debe ponerse a trabajar.

El presidente Felipe Calderón Hinojosa necesitaba que alguien –como lo hizo con su silencio el gobernador de Tlaxcala – lo respaldase en las intensas jornadas del Diálogo por la Seguridad Nacional, que inició el pasado martes y concluyó ayer jueves.

Lo que Calderón buscaba eran propuestas, pero hay tanto rencor, sobre todo entre familiares de las víctimas de la violencia –esta guerra ya cobró 28 mil vidas – que comenzaron los reproches y los golpes bajos y, decíamos, lo que se pretendía como un ejercicio de suma, acabó evidenciando profundas divisiones entre poderes y amargos calificativos con los demás ámbitos de la sociedad mexicana.

Así que faltaba una mano solidaria con Calderón.

Y apareció Héctor Ortiz Ortiz, con la oportunidad –que la aprovechó muy bien – de resarcir la relación con el Jefe de las Fuerzas Armadas.

Fue un amable intercambio de parabienes, entre los cuales sobresalieron las palabras de Calderón, felicitando al mandatario tlaxcalteca por las condiciones de seguridad que privan en Tlaxcala.

Los elogios fueron mutuos y, pueden corroborarse con la imagen difundida por prensa de gobierno, donde se aprecia a ambos panistas, estrechándose en el marco de dicha actividad.

Claro, no se puede ignorar la connotación política de dicho saludo. Porque más de uno, suponían que un reencuentro entre Ortiz y Calderón estaría plagado de reproches.

Pero no fue así. Al contrario, como que la derrota electoral tlaxcalteca es un asunto al cual el Presidente sólo da la importancia que le merece.

Aunque de ninguna manera podría evadir la responsabilidad de la derrota, a causa de la candidata disfuncional impuesta por él, y el pésimo ajedrez de los días previos a la jornada, con la perniciosa dimisión de Minerva Hernández, a la causa panista.

Y en consecuencia:

Como si fuese un acto de magia, dicho saludo y su difusión, apagó el fuego destructor de la ex candidata aliancista al gobierno tlaxcalteca.

Al parecer, la actitud solidaria de contento que, suele caracterizar a los panistas (aunque anden que se los lleva…) regresó a la graciosa militancia tlaxcalteca, por lo que atrás quedarán los desencuentros con diputados electos y los rosarios de reproches a quienes pusieron de su parte para conseguir aquellos 193 mil votos (que de todos modos no sirvieron para ganar).

Los lloriqueos con Gerardo Ruiz Mateos y, el nihilismo en el que de repente se vio Adriana inmersa, tomaron el nivel que les corresponde. Entonces el PAN se ha de asumir como real partido opositor, dejando para mejores momentos las rabietas de quien supuso que hacerse gobernadora de un estado, nada más consistía en ocurrencias como quitarse los zapatos o hacer referencia a los huevos (sin importarle los niveles de vulgaridad atestiguados por panistas de primer nivel quienes aceptaron participar en la campaña más rarita de la que se tenga memoria).

Los negocios de la arqui…

De aquella modesta morada en la colonia La Joya, a las millonarias inversiones en un ranchote en San Lucas Cuauhtelulpan, sin dejar de mencionar negocios de comida rápida, pues claro que se generó la crítica en contra de una de las funcionarias más polémicas del actual gobierno.

Cuando protestó como oficial mayor, su preocupación no era precisamente la vestimenta o el calzado (como suele pasar con la frivolidad de ciertas servidoras públicas), sino porque de plano ignoraba qué se hacía en esa oficina (Oficialía Mayor) de la cual la acababan de hacer titular.

Cierto, es el sueño americano con sede en tierras de Xicohtencatl. Es comenzar con la modesta y muy digna venta de confecciones y acabar viajando en vehículos más que ostentosos, ofensivos a la pobreza que vivimos en el estado menos favorecido del país.

Con justa razón, constructores que arriaban una bandera opuesta a la defendida por quien hoy se desempeña como oficial mayor (cuando asignaba obra en Secoduvi) están más que molestos y demandan, de los diputados de oposición, se investigue lo que podría ser uno de los casos de enriquecimiento ilícito de quien inventó empresas para triangular gestiones y, encabezó constructoras a las que benefició con importantes obras.

Ese es un trabajo que todos agradeceremos a los señores diputados.

Etiquetas:, , , , , , , , ,