Compártelo en tus redes sociales

Si de políticos mañosos se trata, el actual titular de la Secretaría de Educación Pública de Tlaxcala, Florentino Domínguez Ordoñez se lleva las palmas, porque nadie representa mejor a la podredumbre del PRI que este personaje al que le encanta el mote de “El Profe”.

 

Si hablamos de uso de recursos públicos con fines electorales, gastos desproporcionados en su imagen, tráfico de influencias y de un nulo trabajo en su dependencia, “El Profe” se pinta solo, es un genuino representante de la corrupción, la traición y la transa priista.

 

Hay que reconocer que este individuo maneja muy bien la astucia, pues poco a poco ha ido tejiendo sus redes de complicidad y corrupción para lograr sus objetivos.

 

En junio del 2019 desde las oficinas del Sepuede, donde fungió como Coordinador, Domínguez Ordoñez en contubernio con Gwendolyne Amaro Ramírez, secretaria general de la Delegación DIII- del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, habrían urdido un plan a fin de llevar a cabo un paro laboral de personal administrativo y de asistencia de la USET como medida de presión para exigir la destitución de la entonces poderosa e influyente Claudia Xochihua Rodríguez como directora de Relaciones Laborales.

 

Se dice que a ambos personajes poco les importaba la salida de Xochihua Rodríguez y la resolución de un pliego petitorio de 28 demandas absurdas, toda vez que su principal objetivo era ejercer presión con el gobernador Marco Mena para desacreditar y destituir a Manuel Camacho Higareda entonces titular de la Sepe-Uset . Su intención era tener el control de una de las dependencias que más presupuesto económico maneja.

 

Posterior a ese golpe, en agosto del 2019 Florentino Domínguez fue nombrado el nuevo secretario de Educación Pública del Estado para desde ahí continuar con sus planes de convertirse en el sucesor del mandatario tlaxcalteca.

 

Desde su nueva posición, “El Profe” llamó a sus amigos los cuales desconocen el manejo de la educación y así Alicia Zamora Domínguez, se convirtió en Directora de Administración y Finanzas; el gris ex líder del PRI Roberto Lima Morales se colocó como Director de Educación Básica; Erika Carrasco Águila, fue puesta como Directora de Relaciones Laborales; Pedro Damián Godínez Guerrero, de jefe de Recursos Humanos; Carlos Rascón Payan, como Director de Educación y Benito Islas Rodríguez, fue nombrado director de Educación Media Superior y Superior.

 

Desde su llegada a la dependencia, estos vivales tuvieron una encomienda clara y contundente del ambicioso Florentino Domínguez, promoverlo con todos los recursos públicos para hacerlo gobernador, el sueño tan anhelado de este caricaturesco personaje.

 

Poco le importan a El “Profe” los problemas añejos que aquejan a la Sepe-Uset o el cómo salvaguardar la salud de los alumnos, personal docente y administrativo ante del Covid-19. Su único afán y el que más le interesa es posicionarse como aspirante al gobierno estatal por el PRI donde ha militado toda su incipiente vida política.

 

Para lograr su meta ha convertido la dependencia en su bunker político, en su casa de campaña y su cuarto de guerra donde gira órdenes a sus subordinados para hacer propaganda al tiempo que sus secuaces  obligan a los trabajadores a promover y crear redes sociales para ampliar el alcance de las publicaciones que hace “El Profe”.

 

En las últimas semanas y varias ocasiones las salas 1 y 2 del nivel siete de la USET han sido ocupadas con fines políticos electorales. No sólo se han sostenido reuniones con los operadores para analizar y trabajar la precampaña de Domínguez Ordoñez en busca de la candidatura al gobierno del estado, sino que se han dado cursos de capacitación para el manejo de redes sociales con el objetivo principal de posicionar el Hashtag #ElProfeVa.

 

En ese espacio directores generales, jefes de área, jefes de oficina y otros empleados han sido instruidos por el lacayo y disque experto en redes sociales, Eduardo Silvestre Hernández Moreno, para crear redes de Facebook, WhatsApp, Instagram  y Twitter a fin de replicar las triviales y ordinarias publicaciones de Domínguez Ordoñez, quien hay que decirlo está obsesionado con ser candidato a gobernador por el ex partidazo.

 

Nadie sabe con precisión si goza o no del aval del gobernador Marco Mena, pero lo que ya trasciende es que los excesos y abusos de ese funcionario estatal no pasan desapercibidos para los personajes más cercanos al mandatario.

 

Recientemente trabajadores de la Sepe-Uset publicaron una volante donde afirman que la administración de la dependencia “ha quedado en manos de corruptos e ineficientes servidores públicos” y en especial acusaron a Dulce María Velázquez Huerta, amiga de “El Profe”, quien dicen acomoda plazas de base a sus amigos y familiares.

 

Y señalan que es una “lástima que el gobernador permita que personas ordinarias y nefastas estén en la Sepe-Uset”

 

Lo que es un hecho innegable es que al “Profe” se le olvida que utilizar tiempo laboral para realizar acciones en apoyo a un candidato, así como realizar promoción personalizada o estar publicando en redes sociales o compartiendo información de WhatsApp ya sea desde el equipo oficial o del teléfono celular es un delito.

 

Las autoridades electorales deben estar atentas y evitar que este tipo de funcionarios mañosos usen su encargo y los recursos que administran como plataforma de promoción personal, ariete de campaña para sí mismos o para sus respectivos partidos.

 

El modelo electoral de nuestro país prohíbe que en todo momento los funcionarios promuevan su imagen con cargo al erario y de manera particular en épocas de campañas.

 

Sin duda “El Profe” es un buen ejemplo de que los políticos entre más viejos más malandrines, egocéntricos y mañosos se vuelven.

 

Las preguntas son obligadas, ¿habrá alguien que le ponga un alto a ese gris funcionario?,  ¿”El Profe” tiene el aval y permiso del gobernador para hacer proselitismo usando la Sepe-USET?, ¿El ofrecimiento hecho por el gobernador de no meterse al proceso electoral resultó falso?.

 

Pronto veremos cuáles son las respuestas.