Compártelo en tus redes sociales

De no existir algún cambio, es muy probable que Morena y sus aliados el PT y el PVEM decidan sólo establecer una coalición total sólo en las elecciones de gobernador y diputados federales, dejando fuera de esa alianza los comicios de diputados locales, alcaldes y presidentes de comunidad, con el propósito de comprobar cuál es la fuerza y presencia que tiene realmente en Tlaxcala el partido del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

 

Hasta ahora se descarta una alianza absoluta para las elecciones del próximo 6 de junio, de ahí que Morena anda buscando los mejores perfiles para ganar la mayoría de los 60 municipios y volver a retener el control del Congreso del Estado, como sucede en la actual legislatura donde tiene a 12 diputados.

 

Lo anterior resulta un escenario adverso y complicado para sus aliados el Partido del Trabajo y el Partido Verde Ecologista de México, ya que el primero podría tener dificultades  para alcanzar  el número de tres diputados locales que presume en estos momentos y hacerse del control de uno que otro ayuntamiento.

 

El PVEM se daría por bien servido si repite las posiciones que actualmente detenta y que logró en los comicios del 2016 y del 2018 cuando ganó los ayuntamientos de Teolocholco y Amaxac, así como una diputación plurinominal, pero con la salvedad que lo hizo al ser un fiel aliado del PRI.

 

En las elecciones del 2016 Morena postuló a la gubernatura de Tlaxcala a la ex senadora petista Martha Palafox Gutiérrez que contó con el respaldo absoluto de López Obrador, pero aún con eso apenas si sumó 36,939 votos que representaron el 6.33 por ciento del total, ubicándose muy abajo del primer lugar que obtuvo el priista Marco Mena con el 32.49 por ciento y del segundo lugar que fue para Lorena Cuéllar Cisneros que alcanzó el 30.13 de los sufragios.

 

Dos años después y gracias al arrastre de Andrés Manuel López Obrador, Morena ganó la elección presidencial en Tlaxcala, el Senado, las tres diputaciones federales y la mayoría en el Congreso del Estado con votaciones históricas que nunca se habían obtenido en la entidad.

 

Por esa razón, hoy se busca poner a prueba la fortaleza de Morena y comprobar si el partido es capaz de mantener su alto nivel de competencia para los comicios del 2021, sobre todo porque el presidente del país estará ausente de las boletas electorales.

 

En la actualidad las tendencias electorales señalan que el partido de López Obrador se alzará con el triunfo para la gubernatura de Tlaxcala, pero se desconoce con precisión el número de distritos locales de mayoría que podría ganar y el número de ayuntamientos que estaría en posibilidades de administrar a partir de septiembre del 2021.

 

Pronto se conocerán nuevos escenarios rumbo a las elecciones del siguiente año, debido a que la próxima semana o antes de que finalice el presente mes se tiene previsto concretar el Bloque Opositor Amplio(BOA) entre el PRI, el PAN, el PRD y el PAC.

 

Ese frente opositor buscará pelear la gubernatura y las diputaciones locales, pero donde  está poniendo especial atención es en los ayuntamientos a través de candidatos con un alto perfil ganador.

 

De los 60 ayuntamientos que hay en el estado, en por lo menos 45 se espera que el BOA dispute los triunfos, lo cual de concretarse dará impulso y fortalecerá la campaña de su candidato a gobernador.

 

A 50 días del arranque formal de las elecciones locales de Tlaxcala, sólo se visualizan dos coaliciones,  sin embargo habrá que esperar cómo se mueven las piezas de este ajedrez porque aún se podrían registrar movimientos que pueden generar sorpresas.

 

 

Paciencia es lo que debe imperar.