Compártelo en tus redes sociales

A casi un mes del arranque formal del proceso electoral federal, en Tlaxcala hay señales claras de que el Bloque Opositor Amplio (BOA) contra Morena y sus aliados el PT y el Verde Ecologista es una opción real que avanza, para lo cual el PAN ha decidido abrir sus puertas a priistas que si son bien arropados en una alianza podrían representar una dura competencia para el partido del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

El PRI está aportando los candidatos que el PAN y sus inminentes socios como el PRD, Movimiento Ciudadano y el PAC necesitan para meterse a la disputada de los cargos de elección popular en el estado que estarán en juego el primer domingo de junio del 2021.

La carta más fuerte estaría representada por Anabell Ávalos Zempoalteca, actual presidenta municipal de Tlaxcala, pero ayer también se confirmó la incursión de Nydia Cano Rodríguez, la también priista y colaboradora del hacendado ex gobernador Mariano González Zarur y aliada de paso del hoy mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez.

Si los asistentes a la Mesa Política convocada por el Comité Municipal de Tlaxcala del PAN hubieran respetado el pacto de no filtrar los detalles del encuentro privado sostenido ayer domingo, quizá el nombre de la creadora de la plataforma Pronto dedicada a la movilidad de personas y mercancías hubiera permanecido oculto por un tiempo más, sin embargo el abierto coqueteo de esa priista con los panistas emocionó a más de uno, pero también hay que decirlo provocó molestia porque no sólo su llegada implicaría el desplazamiento de militantes de ese partido, sino que podría representar una seria competencia para ganar la alcaldía capitalina.

Es obvio que la aparición de Nydia Cano no cayó nada bien a la ex panista y hoy diputada federal de Morena, Claudia Pérez Rodríguez, no sólo porque le dificulta promocionar sus intereses familiares en su ex partido, sino porque ella intenta conseguir la candidatura en Morena que le permita gobernar la capital del estado.

Claudia Pérez sabe que si se confirma la participación de la priista, la disputa por la presidencia municipal de Tlaxcala en los próximos comicios será real y reñida.

La panista Katy Valenzuela Cazares, ex síndico en el ayuntamiento que encabezó Adolfo Escobar Jardínez, estaría buscando la candidatura del PAN a la presidencia municipal de Tlaxcala, así como Eulalio Nava Briones. Ambos tienen militancia probada y cierta simpatía al interior de su partido, pero lo que es un hecho es que no lograrían el respaldo ni el consenso que se requiere para encabezar una alianza opositora como la que se está construyendo en estos momentos en la entidad.

El PRI en manos del gris y devaluado Noé Rodríguez Roldán está obligado a decidir en las próximas semanas si le entrará o no a la conformación de Bloque Opositor Amplio en Tlaxcala, porque si sigue indefinido pronto se quedará sin cuadros competitivos y sus posibilidades de ganar algún puesto en los comicios del siguiente año serán muy reducidas.

Se dice que el primer priista del estado, o sea el gobernador Marco Mena, no ve con malos ojos la conformación de una alianza amplia de partidos rumbo a las elecciones del 2021, por lo que no sería raro que en breve muestre su respaldo a la creación del BOA en Tlaxcala, pues también sabe que el PRI está moribundo y que su fuerza es escasa para retener, por sí sólo, la gubernatura y otras posiciones de poder.

Anteriormente le había comentado que el PAN y su dirigente estatal José Gilberto Temoltzin Martínez venían trabajando a ras de tierra y construyendo candidaturas competitivas, las cuales ya se empiezan a ver y sentir.

Ante tal escenario, Morena, el partido del presidente López Obrador, está obligado a dejar atrás los pleitos internos y las diferencias, pues si mantiene la soberbia y la desorganización seguramente dejará que la oposición no sólo se consolide en un bloque, sino que se fortalezca y le dispute la gubernatura, las diputaciones federales y locales, así como los ayuntamientos y las presidencias de comunidad.

A Morena le urge una sacudida y la llegada de un líder que ponga orden.