[xyz_lbx_default_code]

Trascendidos de la temporada navideña

.

Le cuento que al interior de la burocracia estatal va en aumento el malestar contra los secretarios y encargados de las dependencias estatales, luego que desde hace unos días los empleados han empezado a recibir la sugerencia de afiliarse voluntariamente a huevo al Partido Revolucionario Institucional (PRI), pues esa será la única forma de obtener un salvoconducto que les impida terminar en las filas del desempleo en el 2020.

Trascendió que la presión ejercida a los trabajadores del gobierno del estado no ha caído nada bien, ya que si bien han optado por solicitar su militancia priista, lo cierto es que muchos están convencidos en no mover ni un dedo para favorecer a los candidatos del ex partidazo rumbo a las elecciones del 2021 en que los tlaxcaltecas acudirán a las urnas para elegir gobernador, diputados federales y locales, así como alcaldes y presidentes de comunidad.

A 18 meses de que se realicen las elecciones, el PRI sigue luciendo aletargado y pasmado. Su inminente cambio de dirigencia estatal no ha emocionado a nadie ni ha generado expectativas, de ahí que a ese partido no se le ve la unidad ni la fortaleza que se requiere para retener la gubernatura de Tlaxcala y de la cual habla su nefasto líder Roberto Lima Morales.

Trascendió que el grupo menista es el único que se encuentra contento en las actuales circunstancias, tan es así que Fabricio Mena Rodríguez, el poderoso hermano del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, ya anda pidiendo el apoyo financiero y político para lograr su propósito de convertirse en el sucesor de Anabell Ávalos Zempoalteca, quien actualmente preside el ayuntamiento de Tlaxcala.

Después de conocer lo anterior, uno se explica las razones por las cuales la alcaldesa capitalina se mostró tan servil con el gobernador Mena durante su tercer informe de labores que realizó el pasado 5 de diciembre.

No se descarta que Anabell Ávalos sea designada candidata del PRI al gobierno y ponga toda su estructura a trabajar para que Fabricio Mena vea cumplido su sueño de ser alcalde capitalino, lo cual no sería nada complicado porque de entrada el ex panista Max Hernández Pulido y actual director de la Policía Municipal estaría más que feliz en trabajar políticamente para su jefecita Anabell y para el hermano del gobernador.

Trascendió que este día o a más tardar la próxima semana podría ser aprobado el presupuesto de egresos del 2020, toda vez que las negociaciones entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo para lograr consensos, ajustes y reasignaciones de partidas van por buen camino.

Hasta ahora se desconoce si los diputados locales podrán disponer o no de un fondo como el creado este año para etiquetar obras en los municipios de la entidad, debido a que la voracidad de algunos legisladores que solicitaron por adelantado su “moche” puso en riesgo esa partida porque hay evidencias claras de la corrupción en la que incurrieron cuando ni siquiera estaba aprobada esa bolsa de recursos públicos.

En estos últimos días las autoridades han utilizado su tiempo para rendir sus informes, pero por desgracia muy pocos ejercicios han tenido esa característica como es el caso del presidente del Tribunal Electoral de Tlaxcala, Luis Manuel Muñoz Cuahutle, quien dio detalles del trabajo realizado y los avances alcanzados en esa materia, como es el hecho de lograr una ratificación del 99 por ciento de sus sentencias por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Sin duda Muñoz Cuahutle es de los pocos servidores públicos tlaxcaltecas que se vio profesional al momento de rendir un buen informe de labores, porque hubo otros como el que presentó el presidente del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), Didier Fabián López Sánchez, que dieron pena ajena.

Su tonto informe lleno de mentiras y alabanzas al gobierno del estado resultó ofensivo y una burla para los tlaxcaltecas, pues en la entidad la transparencia y la rendición de cuentas es un mito y una falsedad que Didier Fabián López pretendió ocultar con lágrimas y anuncios tan estúpidos como es el hecho de que en breve esa instancia tendrá una nueva sede.