Compártelo en tus redes sociales

El recién ratificado magistrado Elías Cortés Roa le salió más que barata su permanencia en el cargo, pues si acaso pagará una comida de agradecimiento a los 24 diputados que votaron por su continuidad, quienes se quedaron con las ganas de recibir algún estímulo por su voto o la promesa de plazas como se rumora que llegaron a pedir a ese gris abogado con quien sostuvieron reuniones públicas y privadas.

Dicen que Cortés Roa una vez iniciado su proceso de evaluación buscó el apoyo y consejo del ex gobernador Mariano González Zarur, a quien según él le debe su llegada y permanencia como magistrado del Poder Judicial de Tlaxcala.

Se sabe que el hacendado habría recomendado al ya ratificado magistrado no abrir la cartera para entregar apoyos a los diputados locales, porque según el ex mandatario priista la novatez de los legisladores, pero en especial los de Morena, el PT y el PES, los llevó a incumplir los plazos legales establecidos y éstos además no tenían ningún elemento para oponerse a su permanencia.

Puedes mandarlos al carajo si te piden algo y litigar tu continuidad sin que le debas nada a nadie, porque tu ratificación es un hecho, le habría dicho un González Zarur al final de la conversación, quien por lo visto aun mueve ciertos hilos de poder desde el ostracismo.

Ese consejo y aliento fueron suficientes para que Elías Cortés no se saliera de su sobrada soberbia. Estoico no cedió a las propuestas y peticiones de algunos diputados de Morena que solicitaron dinero y puestos en el Tribunal de Justicia Administrativa de Tlaxcala para avalar su ratificación.

El jueves pasado sucedió lo que ya se sabía desde semanas atrás. Cortés Roa fue respaldado para seguir como magistrado al sumar 24 de 25 votos posibles, lo cual sorprendió porque ese aislado magistrado que en apariencia fue abandonado a su suerte por el actual gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez y por el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Mario de Jesús Jiménez Martínez, logró mantenerse en la nómina dorada de la burocracia del estado y garantizar su permanencia hasta el 12 de enero del 2026.

Ese magistrado marianista desde ahora podrá presumir que trabajó durante el periodo de tres gobernadores como Mariano González, Marco Antonio Mena y el próximo mandatario que empezará su gestión en el 2021.

Si los diputados locales no opusieron ninguna resistencia para la ratificación de ese chafa magistrado, seguramente no se opondrán a que el desprestigiado representante del Poder Legislativo en el Consejo de la Judicatura, Álvaro García Moreno, siga en el cargo porque está más que comprobado que a los actuales legisladores sólo les interesa el dinero y por esa razón su atención se concentra en el análisis del presupuesto de egresos del próximo año y no en otros asuntos de importancia y de su incumbencia.

Los diputados que pronto podrían quedar exhibidos en caso de prosperar la demanda de amparo contra la aprobación de la cuenta pública del 2018 del ayuntamiento de Panotla son los panistas Leticia Hernández Pérez y Omar Milton López Avendaño, así como los perredistas Miguel Ángel Covarrubias Cervantes y Laura Yamili Flores Lozano, defensora del edil cachondo de ese municipio Eymard Grande Rodríguez.

También la priista Zonia Montiel Candaneda, la verde ecologista Maribel León Cruz, la representante de Movimiento Ciudadano María Isabel Casas Meneses y la diputada de Nueva Alianza Luz Guadalupe Mata Lara.

A esa lista sume a los representantes del PES, José Luis Garrido Cruz y Luz Vera Díaz, así como las petistas María Félix Pluma Flores e Irma Yordana Garay Loredo, quienes fueron respaldados por los morenistas Rafael Ortega Blancas, Jesús Rolando Pérez Saavedra, José María Méndez Salgado, Mayra Vázquez Velázquez, Miguel Piedras Díaz y Ramiro Vivanco Chedraui.

Los únicos legisladores de Morena y el PT que no avalaron el cochinero de la mencionada cuenta pública de Panotla que amenaza con convertirse en un serio dolor de cabeza fueron Víctor Manuel Báez López, Patricia Jaramillo García, Ana Bertha Mastranzo Corona, María de Lourdes Montiel Cerón, Michaelle Brito Vázquez, Víctor Castro López y María del Rayo Netzahuatl Ilhuicatzi, presidenta de la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso del Estado.