[xyz_lbx_default_code]

Descontrol y desconfianza lo que prevalece en seguridad

.

Con casi siete meses en el cargo, el comisionado estatal de Seguridad Pública, Hervé Hurtado Ruiz, quizá se ubica como uno de los funcionarios que no ha entregado buenas cuentas y que si bien goza del respaldo de su jefe, lo cierto es que debe demostrar que puede con el cargo y sobre todo establecer una verdadera coordinación entre la policía estatal y municipal.  

polis

Poco o nada se sabe de los resultados de los exámenes de control y confianza a que se han sometido los directores de seguridad pública municipal y de los nuevos mandos de la Policía Estatal, pues hasta el momento se desconoce cuántos aprobaron esas evaluaciones y cuántos no resultaron aptos para desempeñar sus cargos.

 Lo anterior viene a colación porque resulta que el delicado comisionado estatal de Seguridad Pública en el estado, Hervé Hurtado Ruiz, está empeñado en lograr el cambio de ciertos directores municipales de la policía porque simple y sencillamente hay algunos responsables que no los tolera y por esa razón evita trabajar con ellos.

 Como se sabe, los presidentes municipales tiene la facultad de nombrar a sus directores de seguridad pública, no obstante éstos deben someterse a los exámenes de control y confianza para acreditar que tienen el perfil para desempeñar el cargo, situación que ha dado pauta para que se empiecen a cometer ciertas irregularidades.

 Los mencionados exámenes son aplicados por el Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza, instancia que estaría bajo la responsabilidad de Ana Belén Rúa Lugo, quien a su vez controla el C4.

 Hasta ahí todo bien, sin embargo Ana Belén Rúa lejos de mostrar autonomía está sometida a la influencia de Hurtado Ruiz, quien aunque no tiene facultades legales para controlar ese centro y el C4, tiene acceso a los resultados de las evaluaciones, que según comentan, las utiliza para sugerir a ciertos presidentes municipales que deben cambiar a su director de seguridad pública una vez que no logró aprobar los exámenes.

 Y para tener una influencia total en el Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza, desde hace algunas semanas se optó por acreditar a nuevo personal con la intención de remover al que labora en este momento y que se mantiene desde hace algunos años, medida que si bien no se ha concretado es un hecho que se tratará de llevar a cabo en las próximas semanas.

 Hervé Hurtado no ha podido establecer una coordinación total y real entre la policía estatal y las 60 corporaciones municipales, situación que más de cinco alcaldes lo pueden confirmar con los desencuentros que han tenido con el funcionario estatal que busca imponer personal y criterios para trabajar.

 El responsable de la Policía Estatal podrá argumentar a su favor que la incidencia delictiva de los últimos meses es producto de un fenómeno nacional al que Tlaxcala no puedo escapar, sin embargo  el aumento en los homicidios, el robo de comercios y vehículos, así como el atraco de camiones de carga en las carreteras del estado, son hechos que golpean la imagen del nuevo gobierno que se muestra débil para enfrentar esos problemas.

 En unos días se pondrá en marcha el proceso electoral del 2018 y la oposición aprovechará todo lo que pueda para desgastar la imagen del PRI y de sus autoridades, por lo que Hurtado Ruiz está obligado a entregar en el corto plazo resultados o de lo contrario empezará a encabezar la lista de los funcionarios estatales que podrían ser dados de baja al cumplirse el primer año de gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez.

 Ya tuvo siete meses para diseñar su estrategia, por lo que ahora necesitamos ver resultados.