[xyz_lbx_default_code]

Indignación y enojo provocó la actitud de la PGJE ante doble secuestro

.

Para la implacable procuradora de Tlaxcala, Alicia Fragoso, el levantón que sufrió una mujer y su hijo el pasado jueves debe ser tratado como un caso de personas no localizadas.

1
La actitud de la procuradora de Justicia, Alicia Fragoso Sánchez, sobre la inseguridad que existe en Tlaxcala da pena y vergüenza. Lastima ver su desdén para dar respuestas serias a los miles de tlaxcaltecas que están indignados y preocupados por el secuestro de una mujer y su menor hijo.

El pasado jueves por la mañana los medios de comunicación dieron cuenta del secuestro que se cometió contra María Fernanda Pérez Moctezuma, quien viajaba en un Jetta blanco en compañía de su niño.

Aunque hubo un intento por perseguir a los presuntos delincuentes que actuaron con total impunidad en la colonia Granjas de Guadalupe del municipio de Apizaco, quedó demostrado que las fuerzas policiacas en el estado no sirven para nada. Sí, los ciudadanos estamos indefensos y a merced del crimen organizado que parece que llegó a Tlaxcala para quedarse.

Ayer, la Procuraduría General de Justicia en el Estado emitió cartel donde pone los datos generales de la víctima del secuestro, con la salvedad que para la autoridad encargada de investigar y perseguir a los delincuentes se trata de un caso de «una persona no localizada».

Incluso, el flamante cartel donde destaca el logotipo del gobierno de Mariano González Zarur, se da el lujo de pedir a los ciudadanos que sólo llamen a la dependencia si tienen «información verídica del paradero» de María Fernanda Pérez.

Por la gravedad del caso y el interés generado entre los tlaxcaltecas la información del cartel difundida a través de e-consulta se convirtió en un fenómeno viral en las redes sociales.

Hubo muestras de solidaridad y apoyo para la familia Pérez Moctezuma que estoy seguro vive los peores momentos de sus vidas, pero también hubo reproches a las autoridades estatales y municipales porque ya han sido rebasadas por la delincuencia y porque la ola de inseguridad que se vive en el estado desde hace algunos meses está lejos de contenerse.

Incluso, el servidor que alberga nuestro portal enfrentó ataques cibernéticos en diferentes horas del día. La intención era sacarlo del aire y evitar que las personas siguieran compartiendo la información.

Es obvio que el tema y la forma en que e-consulta abordó el caso del secuestro de la mujer de Apizaco provocó malestar en el poder. En la mañana del viernes el reportero que escribió la nota recibió amenazas de que podría sufrir un levantón. Por la tarde, el que escribe también fue intimidado, sin embargo no dejaremos de informar sobre ese tema y otros más.

Si el hacendado gobernador necesitaba un nuevo pretexto para correr a la procuradora, me parece que lo tiene frente a sus narices y esperamos, que ahora sí, opte por despedir a una funcionaria que nunca dio resultados, pero que lamentablemente está por terminar una administración nefasta e insensible.

La marcha convocada anoche por la sociedad civil organizada y que se tiene prevista para el próximo lunes en el municipio de Apizaco podría ser inició de una serie de protestas para exigir justicia al agonizante gobierno de Mariano González Zarur no sólo en el caso del lamentable secuestro de Fernanda Pérez y su hijo, sino para todos los tlaxcaltecas que en los últimos meses han sido víctimas de la delincuencia.