[xyz_lbx_default_code]

Hoy la oposición suspira por la alianza que pudo ser pero no dejaron ser

.

Adriana a la baja, Lorena la alcanza y Mena se coloca en la tercera posición… en esta guerra de encuestas, los escenarios no son como los pintaron al principio…

Marco Antonio Mena, Julio Cesar Hernandez, Apizaco, PRI PAN Caricatura Tlaxcala En Linea

Al líder nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, le hace falta sincronizarse. Cuando tuvo en sus manos la conformación de alianzas con el Partido de la Revolución Democrática (PRD), se mostró extrañamante pasivo. Y dejó ir la oportunidad. Hoy, con una anticipación manifiesta para el 2018, se da cuenta de lo valioso que sería lograr esa alianza con los amarillos.

Solo le falta promoverse como el candidato de esa alianza.

Bueno, aterricemos esos escenarios, sin dejar de sentir nostalgia por la alianza que en Tlaxcala pudo haber sido… y no fue. Porque ninguna de las dos senadoras, hoy candidatas del PAN y del PRD, Adriana Dávila Fernández, y Lorena Cuéllar Cisneros, respectivamente, asumiera un papel más allá del protagonismo de aparecer en las boletas.

Les hizo falta vislumbrar el campo fértil para una candidatura respaldada por una alianza, francamente competitiva, yo diría: inalcanzable. Ya ourrió en Oaxaca con Gabino Cué y en Puebla con Rafael Moreno Valle. Pero en esta coyuntura ninguno de los dos partidos contó con la soberbia de Felipe Calderón y Margarita Zavala, quienes hicieron del PAN su rehén y amagaron por tomar la ruta de una candidatura independiente.

Su petate del muerto eran los millones de votos en el puño del ex presidente y, el supuesto liderazgo de Margarita, fuera de este mundo.

Sin proponérselo, hicieron el trabajo sucio al PRI. Y actuaron tal vez con la vehemencia de Héctor Bautista y Jesús Ortega, en el combate a las alianzas, o mejor dicho a las alianzas siempre y cuando consiguieran dividendos para sus propios intereses.

Estos porros pagados por el PRI-Presidencia tuvieron la espontánea ayuda del matrimonio Calderón-Zavala.

Y de ahí para abajo. Guardando proporciones pasó lo mismo en Tlaxcala. Las alianzas fueron combatidas bajo argumentos de soberbia por una Adriana que, en este momento frente a la candidatura o como poder tras el trono tendría la posibilidad de sumar los treinta puntos propios y la misma cantidad de Lorena Cuéllar.

Volvemos a lo mismo. Sin proponérselo hicieron el trabajo sucio al PRI-manchis para el cual la división garantizada por dos hembras alfa en postura de ataque, fue un respiro en el proceso de ratificación de Marco Antonio Mena, cuyo despegue ha costado mucho-mucho trabajo.

Y en esa condición tenemos la evidencia para afirmar que entre antes y después del debate, Adriana descendió, Lorena la alcanzó y mena se colocó en segundo lugar.

Es decir, nuestro pronóstico de que en un lapso de diez días aproximadamente cae uno de los tres comenzó a ser vigente. Es cosa de que cada quién aplique las ecuaciones necesarias y llegue a conclusiones.

El ITE una caja de sorpresas

Oscila entre el cinismo de suplicar apoyo de última hora para restrasmitir su debate, a hacer un nuevo descubrimiento en su desordenado concepto presupuestal.

A los consejeros les acaba de caer el veinte respecto a una lana que les hará falta para el Programa de Resultados preliminares (PREP).

Y hoy 26 de abril, a poco más de un mes de la madre de todas las elecciones, coincidieron en que es necesario pedir al ejecutivo cinco millones de varos para cubrir ese dichoso PREP.

¿No les parece que estos consejeros son unas irresponsables veletas que reaccionan según la dirección en que sople el viento?

Estoy seguro que mañana se darán cuenta que no tienen dinero para pagar horas extra a los empleados del instituto, cuyas condiciones laborales son peores que en tiempos de la Revolución Industrial.

Entonces organizarán la sesión, al término de la cual concluyan en que hay que pedir una lana para hacer el colchón con el cual puedan pagarle a los chambeadores emergentes, esos en cuyos hombros descansa todo un proceso electoral.

Sí, porque en los hombros de los consejeros-activistas (de Mena) descansan pero los collares de frutos secos para aliviar las crudas y los empachos a causa de las comilonas para a las cuales dedican la mayor parte de su tiempo.

No cualquiera tiene el mérito de ser palomeado para ser parte del árbitro cuyos miembros inferiores cada vez más se hunde en el fango.

Los juanitos

Y en esa dinámica de complicidades oficiales, el ITE ha guardado un silencio bien chicho respecto a las chicanas ejecutadas por al menos un par de hoy activos candidatos a puestos de elección popular. Uno, el controversial Alberto Amaro Corona, para cuyo registro –nos dicen- fue necesario el registro de un propio… un Juanito así como el registrado en Iztapalapa para renunciar y permitir la asunción de Clara Brugada, hoy insigne morenista.

Así lo operaron las gentes de Amaro.

Así también operó el equipo jurídico de Francisco Román, hoy abanderado panista a la alcaldía de Zacatelco. Fue registrado creo que su sobrino –mientras él superó el asunto del abuso aquél de confianza por el que lo guardaron en la procu- luego se presentó en el ITE y con el concurso de consejeros bien cuates, a ver quién se acuerda de ese detalle… nadie verdad.

Lo cierto es que hay la consigna de que, ¡todos pasen!

De un poder superior les llegó la orden de dar facilidades a aquellos a quienes con toda seguridad hoy, el que dio la orden… ¡hombre, manchis!, los tiene pescados de donde más les duele. Por consiguiente su eventual llegada al poder va a ser con evidente condicionamiento.

El botón de Apizaco

Por si a los consejeros del ITE les da por pensar que la gente es taruga y no advierte sus marranadas, hay que notar la… ingenuidad electoral, con la que actúa el abanderado del PRI a la alcaldía, el empresario Javier Rivera.

Nos dicen que algún detalle permite hoy a los perversos de la elección tenerlo sujeto de ahí donde tanto duele, a lo mejor para colocarlo como relleno, porque las cosas son bien interesantes.

Vean ustedes: el candidato tricolor a la gubernatura, Marco Mena ha llegado a encontrarse con el abanderado del PAN a la alcaldía de Apizaco, el camionero Julio Cesar Hernández. Cualquiera diría, se van a hacer una mueca y luego cada quien su rollo.

En realidad no les molesta. Bueno sería mejor decir, les gusta dejarse ver juntos, mientras el relleno Rivera ha de estar bien metido en la reflexión…

Ya ven que en Apizaco así se las gastan. Dicen que cierto personaje con mucho poder, y bueno para el negocio, vio con ojos futuristas una verdadera joya.

Aprovechar los terrenos de Rohm&Hass para construir una central de autobuses, agenciárcela y condionar al pulpo camionero su entrada a cambio de concesiones. O sea, que lo dejen tener sus camioncitos.

¡Cuidado, es el abordaje de los piratas a ATAH!

Y por eso dicen que a Mena y a Hernández, hasta lea acomoda hacer campaña… el PRIAN en una versión… apizaquense jeje.

Etiquetas:, , ,