[xyz_lbx_default_code]

Detectan cuentas de Apizaco elevadas miles, miles de veces de su valor real

.

Solo con una compulsa podrá comprobarse la mala leche de quienes falsificaron facturas, se sintieron arropados y aún peor, buscaron fuero para lograr impunidad.

Heriberto Lopez Briones, Congreso Suspende Indefinida Sesion Magirstrados, Julio Cesar Mejia, Sindico Apizaco, Tlaxcala Online

Yo creo que tenemos que ver a alguien como el gobernador Carstens del Banco de México, para que nos explique el fenómeno tan raro que por ahí de 2012-2013 ocurre en Apizaco, donde se han dado hechos tan inusuales que ya los financieros del mundo nos miran con recelo.

Si aquí una factura presentada ante el Órgano Superior de Fiscalización (OFS) experimenta la repentina aparición de varios ceros, y aún así es aprobada, eso debe ser cosa del demonio. Por eso insisto en que Carstens y su pesada presencia deben estar aquí para verter su punto de vista.

Se trata de una factura por servicios médicos pagada por la comuna apizaquense al hospital San Martín de Porres, donde tres mil y tantos pesos, se convirtieron en 300 mil y tantos pesos. Oigan, dos ceros antes del punto significan una fortuna.

Rocío González, la afectada síndica apizaquense entre febrero y abril de 2013, never plasmó su firma en semejante bodrio de documento. Enseñó su credencial del INE y, efectivamente la firma no se parece.

Está delicado el asunto porque, si un documento de tres mil pesos se alteró con más de trescientos mil pesos, eso obliga a una compulsa de cuanta factura haya en esas cuentas públicas, por cuya liquidación exista un mínimo de sospecha.

Julito

Lo gracioso es el silencio chicho guardado por el diputado Julio Cesar Mejía, quien se desempeñaba como síndico en esas fechas.

No deja de sorprender que con esos hechos constitutivos de una falsificación de documentos, la Comisión de Fiscalización haya dado su aval para aprobar la cuenta en global.

A mí se me hace que la insistencia de Julito, con los demás integrantes de aquella comisión, se convirtió en el favor que con el tiempo ha de ser pagado, claro con otros favores. Ustedes saben que este es el sistema que reza: “hoy por ti, mañana por mí”.

No se vale. Y no le hace que el señor Julito detente la presidencia un poco cuestionada de la línea más fuerte de Autobuses, ATAH, porque este es un tema de honestidad, de transparencia, y de demostrar a la raza que se tiene fuero merecidamente, no por traficar con favores y hacerse de la vista gorda con el fenómeno de los ceros en las facturas con las que se comprobó una cuenta que ya hasta fue aprobada.

Aplicando los más elementales principios del PAN, a Julio Cesar Hernández Mejía, ya me imagino como lo habrían jaloneado Maquío o el jefe Diego… ya ve que el primero era uno de los monumentales pilares de los azules, y de muchos mexicanos. El segundo, bueno, es apasionado y querendón, pero eso sí, muy ácido a la hora de llamar sinvergüenzas a las gentes que como Julito demuestran con hechos, tener chica colota.

La Ley López Briones

Hay que escuchar el pretexto del diputado presidente de la mesa directiva del Congreso, Heriberto López Briones, para suspender indefinidamente la sesión donde habría de elegirse al sustituto del magistrado Tito Cervantes Zepeda.

Cuando se lo cuestionaron casi contestó: “¡por mis polainas!.

Y está en su derecho… a ver, ¿quién de los integrantes de la Legislatura tiene el porte como de actor de relleno de las películas de la época de oro del cine mexicano? Pues Heriberto. ¿Quién de los diputados se puede dar el lujo de pasar por integrante de Los Panchos, aunque no cante ni maíz? Pues él.

Entonces quién es capaz de arrebatarle el legítimo derecho de suspender una sesión donde habría de definirse un tema tan sustancial para el Poder Judicial de Tlaxcala.

Pues nadie.

Enfermedades de tercer mundo

Tapar el brote de hepatitis en una escuela de Teolocholco, nos retrata de cuerpo completo. Somos capaces de pintar manchigrecas en cada escuela que existe en el estado.

Y no le hace que tenga montón de tiempo que los depósitos de agua estén sin clorar, o que las instalaciones hidráulicas daten de los tiempos de Sánchez Piedras.

Lo importante es decir al mundo: ¡Qué tal, un manchisaludo desde Tlaxcala!

Igual que nos afecta un brote de hepatitis nos podría dañar uno de cólera, o de rabia. Al caso es lo mismo, se trata de una crisis nada más ocurrida en lugares de plano dejados de la mano de Dios.

Gracias a nuestros lectores

Muchas gracias por la acogida a e-consulta impreso, un medio que ha sido aceptado por nuestros actuales seguidores y por otros tantos, ávidos de contenidos con nuestro sello.

Creo que todavía puede encontrar algunos en su puesto de revistas. De todas formas ya viene el segundo.

Un abrazo a nuestros lectores, y gracias por sus buenos deseos.

Etiquetas:, , , ,