[xyz_lbx_default_code]

García Portilla, adiós a su futurismo con el plantón de Mariano

.

Sí, prefirió sentarse entre la pareja ¿orticista-panista?, del momento en su natal Apizaco, y al primerizo líder, lo dejó morir solo.

e1730

A la asamblea tricolor del entronamiento de Ricardo García Portilla, faltó el elemento principal, ¿el primer priísta del estado?, ¿primero, deveras?… bueno hay opciones para creer o no esa condición. A lo mejor se reservó para atender a cuerpo de rey a su amigo el gobernador de Tamaulipas, que nos hizo el favor de pasar aquí el fin de semana, o tal vez prefirió no mostrar su elegante bigote de nieve (igual que sus sienes) para conservar su imparcialidad ante la raza.

¡Por favor!, ¿Imparcialidad?…

Se le puede tomar como el comportamiento del chamaco, celoso de sus juguetes, aunque nada más los quiere para romperlos…

¿Priísta?, pero si carece de madre, padre o partido político alguno. Y no lo digo yo, lo dijo el mero mandamás, cuya ausencia casi ni se nota, sobre todo porque a la hora del ricardazo, ordenó a su equipo la emprendiese hacia su amado Apizaco.

Los verdaderos afectos de Mariano

Unos minutos antes de que Ricardo García Portilla fuera ungido como líder estatal del PRI en Tlaxcala, Mariano González Zarur realizó una gira de trabajo por el municipio de Apizaco, a la cual llegaron como invitados especiales, la pareja acostumbrada a convivir con gobernadores, y me refiero al ex edil del municipio rielero, Orlando Santacruz Carreño y Valeria Zuhey Zavalza Fajardo.

Las muestras de afecto fueron evidentes. En el acto de la colonia Morelos, Orlando se sentó a la derecha del hombre fuerte de Tlaxcala. Cuando llegaba el hacendado, Valeria Zuhey no desaprovechó el momento y prácticamente se colgó del cuello del gobernador priista.

Llama la atención que González Zarur no haya acudido a la asamblea de su partido para atestiguar el nombramiento de su ex secretario de Finanzas en la dirigencia del PRI y que por otro hubiera preferido apapachar al ex presidente municipal de Apizaco en presencia de sus funcionarios y vecinos de esa ciudad.

Y más cuando en una parte de su discurso, Mariano González aseguró que es priista y que toda su vida ha votado por el PRI y que nunca votará por otro partido.

Si habló de tanto amor al PRI, entonces porque prefirió promover a Orlando Santacruz, quien para nadie es desconocido que está convertido en una parte importante de las negociaciones que el PAN realiza al interior del Congreso del estado.

Además de que es de los pocos panistas en Tlaxcala que cuenta con cierto liderazgo y que tiene la capacidad de dialogar con el mandatario estatal.

Pero la indefinición orladista, quien el sábado por la mañana acaparó las miradas de todos, es rara, pues hace unos años era orticista y se autodefinía como el verdadero heredero de esa corriente. O cómo olvidar que él fue uno de los abogados que operó para que Héctor Ortiz fuera declarado ganador de las elecciones en las que Mariano González perdió la gubernatura en 2004.

Además, hace unos meses también se declaraba adrianista y hoy, quizá que ya optó por salir del clóset, se declarara marianista de hueso colorado.

Aunque la versión que corre es que la idea de invitar al aún panista al evento de Apizaco fue de otro ex militante de ese partido, cuya especialidad es la llevar y traer, Juan Antonio González Necoechea, lo cierto es que sin ningún tapujo Orlando Santacruz gritaba como en un show de Juan Gabriel, estoy aquí porque el gobernador personalmente me invitó. Ups que emoción.

Pero, ¿qué dicen los militantes?

Están conscientes que les va a ir como en feria. Que la impotencia ante el avasallante Mariano no tiene más que demostrarse con un rencoroso voto de castigo en cada elección en la que de alguna manera trascienda el nombre del hacendado, o de alguien que algo tenga que ver con él.

A ver, ¿por qué a estas alturas, Marquitos Mena no recibe el apoyo?… no sería cool. ¿Y Marianita?,  pues creo que su apá ya se está aburriendo de tanto dar y dar a los niños, sin recibir más que quejas de ellos… como quien dice, les enseñó el caminito y ahora no los puede parar.

Hay que ver a otro, de súbito en la preferencia mariana: Ernesto Ordóñez Carrera; del soterramiento en Pensiones pasó a muchacho chicho de la película gacha… pero tampoco le tiende la mano.

Pero lo hecho al calpulalpense ex manejador de la chequera no tiene nombre.

Sus aspiraciones se cayeron, bueno, si García Portilla cotizara en la Bolsa, esto habría sido el colapso.

¿Y el primis?

Feliz de la vida con la promoción que le hace la primis Lupe. O sea, Alfonso Sánchez Anaya, ha dejado correr la versión de que es el bueno para el distrito uno, y su prima Guadalupe Sánchez Santiago, lo diría fuerte y quedito para que todos, como el vástago Xochipoztequi se enteren, en el uno, nada más los chicharrones de Poncho truenan.

Ajá, y entonces, ¿qué diablos hacían muy sentados a lado del señor don Manchis , el ex alcalde Orlando Santacruz y esposa?

Usted se lo explica.

No, pos yo tampoco.

Alejandro Guarneros, ¡vaya!

Conocido en el mundo del Seguro Social, como uno de los médicos con mayor solvencia moral y un respaldo grabado en piedra maciza, el cirujano Alejandro Guarneros, llega como secretario de Salud, y es sin duda una de las mejores contrataciones del marianismo.

A ver qué puede hacer en una institución atiborrada de negocios, manoseada por altos y chaparros, generadora de las grandes comisiones, o sea, lodo hediondo que a cualquiera le mancha las manos.

Ya ve cómo nos fue con Chuchito Fragoso, y eso que en Apizaco lo conocen por buena gente… ¿qué sería en caso contrario?

Sin pena ni gloria, Fragoso pretextó problemas de salud (el que a bisturí mata…) y optó por hacerse el paciente de su propio nosocomio, dejando botado al sector más opaco, conflictivo, ah sí, indispensable para una membresía creciente y empobrecida tras el paso del ciclón de la Soledad.

Etiquetas:, , ,