[xyz_lbx_default_code]

Dislate de Moreno Durán; acusa a malos caminos la decisión de Audi para no instalarse aquí

.

Entonces, los cientos de millones de pesos invertidos para hacer de cuatro carriles todas las carreteras que surcan al estado, es más o menos dinero tirado al cesto de la basura, desde la perspectiva de la secretaria de Desarrollo Económico.

Obra en la secretaria de Desarrollo Económico, Adriana Moreno Durán, una suerte de asincronía, respecto al gusto de su jefe, el gobernador Mariano González Zarur, quien el viernes pasado inauguró junto con Bruno Ferrari, secretario de Economía, la ampliación de la firma Ownes Corning, donde habrá cuatrocientas nuevas plazas de trabajo.

Por un lado Bruno y Mariano celebraban dicha inversión, y por otro roña Adriana, relevaba que el exceso de topes y nuestra desventaja en el terreno educativo, fueron factores de peso para que Audi no decidiera instalarse aquí.

En entrevista, la funcionaria con más millas acumuladas dijo lo siguiente, vea usted: “la industria automotriz no puede permitir que la carga pesada ande en tope en tope”.

¡Caracoles!

Yo creo que la emoción de la secretaria la llevó a tener semejante resbalón. Imagino, un pueblo polvoriento con tal clase de topes que, los camiones de carga se ven precisados a realizar peligrosas maniobras. Y la industria automotriz no puede permitirse esos riesgos.

Oiga usted, ¿no sería esa respuesta el resultado de los tequilas, propios de la temporada septembrina?

También se voló la barda al abordar el tema educativo, mire usted: «reconoció que la falta de una infraestructura integral en servicios y educación impide que los grandes capitales consideren al estado de Tlaxcala una posibilidad para asentarse».

Si mal no recuerdo, una cadena de desatenciones con otros alemanes, pero aquella vez enviados de la Embajada, desplazaron el sistema de Educación Dual al Estado de México. Aquí disponíamos de ese novedoso estilo de instucción académica a los técnicos o futuros ingenieros, a quienes se llevaba a las mismas empresas para reafirmar con prácticas sus conocimientos.

Le decía, hay testimonios de la falta de interés de la Sedeco para seguir impulsando ese esfuerzo teutón que, acompañado por cientos de miles de dólares permitía que año con año los nuevos profesionistas contasen con las bondades de esa educación Dual.

Así que al escuchar de la propia funcionaria multimillas que la falta de una infraestructura integral en servicios y educación inhibe las grandes inversiones, no me queda otra que estallar en un ataque de indignación.

Por un lado, provoca la partida de la Educación Dual y por otro, se queja de la falta de una estructura integral en el rubro. No la comprendo, y le juro que hago esfuerzos por lograrlo, pero ni máiz.

A propósito de la falta de infraestructura integral en servicios, digo, contamos con Ciudad Industrial Xicohtencatl I, II y III. Pero para que Moreno Durán también se queje por falta de servicios, únicamente nos revela que:

1.- El fideicomiso Ciudad Industrial Xicohtecatl (CIX) pasó de importante patrimonio estatal, equipado con gasoductos, electricidad de alto voltaje, caminos, seguridad y otros servicios (restaurantes, tiendas) a predios semi abandonados, donde los adquirentes de predios para instalar sus empresas perviven a la buena de Dios.

2.- Se encuentra haciendo méritos para que la corran.

Una promotora de inversiones para el estado no debería limitarse a la organización de los viajes internacionales de su jefe, sino a entregarse en cuerpo y alma a hacer lo humanamente posible con la infraestructura de la cual disponemos.

La señora Moreno Durán, debe reconocer que le faltó una estrategia con los enviados de Audi, porque dónde acomodarlos nos sobra. Le decía, tenemos tres ciudades industriales y por si fuera poco, el gobierno tiene en sus manos más de 750 hectáreas expropiadas por el rumbo de Atlangatepec, cuyo propósito era el famoso Puerto Seco que, aquí entre nos, debería ser otra de las preocupaciones de esta administración.

No crea usted que la visita de los ejecutivos de Audi fue fortuita. Saben que contamos con terrenos suficientes y la red más amplia de caminos, reconocida a nivel nacional como una inigualable ventaja para llevar y traer mercancías.

Ahora resulta que, los cientos de millones de pesos invertidos en hacer de cuatro carriles las carreteras que surcan al estado, no es sino falta de infraestructura y exceso de topes.

Con el debido respeto a la funcionaria, comete un gravísimo error, propio de alguien opuesto a la promoción del estado.

No puede culpar a las carreteras y sus grandes topes, por los topes que ella padece pero en el ámbito de estrategias para atraer inversión.

Y no puede anteponer la sumisión a su patrón como el mayor mérito para detentar el título de secretaria de Desarrollo Económico.

Hay pruebas de que no puede… pero no vemos que renuncie… Lo mejor es solicitárselo en el mejor plan: Renuncie usted estimada Adriana, deje de causar daño al estado.

El grito del 15

Bendito Tlaloc y la lluvia que permitió la noche del Grito, cuando cinco binomios de francotiradores, haga usted de cuenta que eran unas ratas mojadas ahí, tiradas en las azoteas, tiritando de frío, pero eso sí, teniendo en la mira a cada potencial revoltoso.

Bajo estrictas medidas de seguridad y con el ojo de ese Gran Hermano, reportando cualquier incidente al secretario de Seguridad Pública, de apresurado lenguaje y dificil comprensión, no hubo sino unos cuantos integrantes del Sindicato Siete de Mayo, mostrando pancartas demandantes de solución al problema en Pensiones Civiles de Tlaxcala (PCT).

Lo único extraordinario fue la presencia de tres integrantes del Consejo de ex gobernadores: Samuel Quiróz de la Vega, José Antonio Álvarez Lima y Alfonso Sánchez Anaya.

Tal vez asistieron a la ceremonia para aclarar al mandatario en turno que su calidad de integrantes de dicho Consejo no tiene la intención de andar dando consejos, sino de representar un importante patrimonio para el estado, por cuanto experiencias, conocimientos y decisiones tomadas en sus momentos.

Verlos caminar por los pasillos, verlos contemplar sus rostros en los lienzos de Palacio y echar uno que otro suspiro, equivalía -créame- a presenciar un desfile de autos antiguos, todos ellos interesantes y con una larga historia que compartir con el pueblo de Tlaxcala.

Enhorabuena a ese Consejo de ex gobernadores.