[xyz_lbx_default_code]

El fondo de la foto incómoda tomada a Mariano, en la peor forma que le pudo ocurrir

.

Puede ser evidencia gráfica del descontrol de sus extremidades, porque, ¿un gobernador rascándose ahí, frente a todos y sonriendo como lo hacía, está para pensarse.

Ouch… ¡qué comezón!, ¿acaso no saben que hasta los grandes políticos (¡!) son de carne y hueso, y que un repentino salpullido les puede sorprender… en sus partes íntimas?

Quien haya tomado la imagen del gobernador Mariano González Zarur, dando a su urgencia un poco de consuelo, merece el premio estatal de periodismo.

Superó la autocensura y la tentación de chantajear al bodrio encargado de la imagen del mandatario.

Su formidable foto es el inexorable tributo del político que hasta entonces sentía nauseas por los comunicadores. Promotor de la changarrización del reportero, en este caso gráfico, pues estaba seguro que los informadores son menos que peones.

Pero el fondo puede ser más profundo.

Es raro que un individuo empoderado y a la vista de todos se dé la libertad de tomar sus genitales y reír con todas sus ganas.

Parece un acto de exhibicionismo. Pero, ¿es capaz de cometerlo el personaje más conservador de Tlaxcala?

Podría tratarse de la falta de control en sus manos.

Nadie es ajeno al mal neurológico que en situaciones extremas se manifiesta con extremidades espasmódicas.

El repentino reflejo de una mano sosteniendo los genitales correspondería en un ambiente vulgar, a un tipo de deficiente aseo, convidado de insectos de naturaleza venérea, o con tal clase de infección urinaria que, inconsciente se induzca alivio manual.

Creo que cualquier gobernador habría preferido aguardar un momento a solas para alivianar su desconsuelo.

Mas la foto es elocuente.

El peor de los escenarios lo sugeriría arrogante… presumiendo su virilidad (¿?)

… pues es que en tiempos tan cercanos a la elección, todo puede ser posible.

¿Qué tal si lo invadió un bicho (un ratón, una lagartija, una araña)? Pues creo que hasta en esa eventualidad pudo sobreponerse la discreción.

Pero no fue así.

Y el reportero gráfico, autor de esa toma debe sentir satisfacción de su trabajo, porque después de él, ya nada será igual.

¡Enhorabuena!

Los lamentos de un ex mandatario

“Gane o no gane, el orticismo seguirá”.

Héctor Ortiz comenzó a manejar posibles escenarios adversos.

Quién sabe si se trata del gemido previo a la descarga del tumulto del estrato académico nada apocado, y al contrario –según se juzga- dispuesto a dar la batalla hasta el último aliento.

Entrevistado por e-consulta, Ortiz se dice impulsor del voto lineal, para apoyar a Josefina y a los candidatos al senado y a las diputaciones federales.

Yo creo que va a esperar hasta el último momento para decidir el rumbo que sigan sus huestes. Y lo del voto lineal lo cambiaría por el voto diferenciado.

No sería raro ver que Adriana se hunda ya avanzada la elección, cuando sienta muy cercana su coronación y no la de su compañero de fórmula.

En estas condiciones la política es tan caprichosa…

El costo de echar a Carlos Rojas

Las varias veces que el hoy mandatario tlaxcalteca quedó en el limbo de la política, fue cobijado por el grupo de Carlos Salinas de Gortari, uno de cuyas extensiones, Carlos Rojas Gutiérrez, fue echado de Tlaxcala hace un par de semanas.

La despedida fue con saña. Y como Rojas no es perita en dulce, dejó bien claro el mensaje… al marianismo le esperan tiempos difíciles. Pero ya no habrá quien lo cobije.

Sin proporción alguna, la contraparte del escindido con saña –Mario Armando Mendoza- hizo la gran fiesta. Avanza su perverso plan de ser el único Merlín de la corte.

Pero, ¿y después?

Qué importa… su plan habrá funcionado en una tierra ajena a la que habrá dañado cuanto se lo permitieron. ¿Y los nuevos cuadros generados por el marianismo?

¿Cuáles?

La generosidad

¿Con qué cara el sistema que ha empobrecido a la entidad, da apoyo solidario a las candidatas del PRI al senado, en Puebla?

Pues con la misma cara que el grotesco vocero cobra puntual sus quincenas pese a sus largas ausencias y fatal posicionamiento de su señor patrón.

¿No que no hay dinero, al grado que se manosea la quiebra de Pensiones Civiles como una evidencia de esa pobreza, hoy sabemos inducida?

Las beneficiarias de esta cara ayuda serían Blanquita Alcalá y Lucero Saldaña.

¿Qué sentirán al gastar un recurso sagrado para los de aquí, aunque bien escaso para aquéllas?

Insensible cinismo

Si el Instituto Federal Electoral (IFE) lavó en Tlaxcala sus manos al estilo Pilatos, relativo al comportamiento de la candidata-concesionaria priísta de radio, Guadalupe Sánchez Santiago, ha de ser por dos causas:

1.- Como sabe que son lejanas las probabilidades de triunfo, no mueve un dedo y la deja que solita acabe de sacrificarse.

2.- Es un funcionario insensible a las quejas de la oposición en el primer distrito electoral federal, víctimas de la cerrazón de la única radiodifusora en Apizaco, o sea, para qué está en Tlaxcala si es cómplice del vil manejo de una concesión, no olvidemos, dada provisionalmente a particulares por el gobierno federal.

Ah, también puede tratarse de la solidaria actitud del sexagenario barba azul, a quien las críticas se le resbalan, no así los afectos –raros verdad entre concesionaria y funcionario del IFE- que habrán de culminar en la conmiseración de uno por el fracaso de la otra.

A propósito de relaciones peligrosas

Una de las funcionarias mejor informadas de lo que pasa en el gobierno del estado sería Gladys Flores Sánchez, actual directora Académica del Cobat, quien recurriría a los nexos familiares y a la red de mujeres que operó en la elección estatal del 2010.

Dicen que una de sus primas Xochitl Roldán Trejo, trabaja en la Secretaría de Finanzas y otra pariente suya es Angélica Zárate Flores, actual secretaría de organización del CDE del PRI. Ésta última íntima de Victoria Eugenia Márquez, alias la «Yeni» o la «Senadora». De esa forma Gladys sabe muchas cosas que se hacen, insisto en el gobierno.

Ni hablar con esos amigos para que quiere uno enemigos.