[xyz_lbx_default_code]

Archiv para abril, 2019

Las disputas que se verán por la sucesión

.

En las próximas semanas veremos qué tan preparados están los aliados de Lorena Cuéllar Cisneros, la super delegada de Programa de Desarrollo del gobierno federal, quienes deberán mostrar capacidad y músculo para controlar dos partidos políticos que serán piezas claves para convertirse en candidata a la gubernatura en las elecciones locales del 2021.

El primer reto que deberán superar es mantener el control de la dirigencia del Partido Encuentro Social (PES) que obtuvo su registro como una fuerza política estatal y que hasta hoy manipula el diputado local José Luis Garrido Cruz, quien está más que dispuesto a poner al servicio de la funcionaria del gobierno de Andrés Manuel López Obrador el emblema de ese instituto para registrar a Cuéllar Cisneros como su abanderada al gobierno de Tlaxcala.

Sin embargo, antes José Luis Garrido tendrá que rebelarse como lo ha hecho últimamente al ex líder moral del PES Hugo Eric Flores que está convertido en super delegado de la administración federal en el estado de Morelos y que no ve con buenos ojos la candidatura de Lorena Cuéllar.

Hugo Eric Flores mantiene una fría relación con Lorena Cuéllar, lo cual se originó desde las elecciones del año pasado cuando la hoy funcionaria federal fue registrada como abanderada a la diputación federal por el distrito 3 con cabecera en Calpulalpan y ésta nunca uso el emblema del PES para hacer campaña porque siempre recurrió al logotipo y a los colores de Morena.

Y se agudizó más cuando al ganar Cuéllar Cisneros decidió inscribirse en la bancada de Morena y no a la del PES que la había registrado como abanderada, de ahí que su lugar fue ocupado por José de la Luz Sosa Salinas, quien como diputado federal por el distrito 1 con sede en Apizaco renunció al partido de López Obrador para integrarse al grupo parlamentario que controlaría Hugo Eric Flores.

José Luis Garrido conoce de los desencuentros entre su ex líder nacional y Lorena Cuéllar, de ahí que desde hace algún tiempo fue notificado para dejar la dirigencia estatal, ya que ésta sería entregada a “Pepeluche” que también es conocido como José de la Luz Sosa. Él sería el aspirante del PES al gobierno de Tlaxcala.

Hasta ahora Garrido Cruz no ha cumplido la instrucción de Hugo Eric Flores ni su palabra de pasar la estafeta a “Pepeluche”, por lo que no sería raro que se registraran inconformidades en ese partido que terminen en la designación de una nueva dirigencia ajena a los intereses del aún líder de esa fuerza política.

Aunque se ha mencionado que la convenenciera diputada local del PES, Luz Vera Díaz, podría convertirse en la próxima dirigente estatal del PES, lo cierto es que sus posibilidades son casi nulas, porque está más que comprobado que no tiene ningún liderazgo ni palabra.

A todos los morenistas que buscan la candidatura para el gobierno del estado Vera Díaz les ha prometido su apoyo para quedar bien y así asegurar la buena vida que se da desde hace algunos meses como legisladora local y que nunca se había imaginado tener cuando se desempeñaba como una gris maestra.

Sera interesante conocer si Lorena Cuéllar logra retener el control del PES o simplemente muestra debilidad para tener a su lado a los aliados que necesitará si es que realmente quiere convertirse en gobernadora.

Hoy también se verá que tanto respaldo tiene Cuéllar Cisneros al interior de Morena, partido que creó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Alejandro Rojas Díaz Durán, lacayo del poderoso senador de Morena, Ricardo Monreal Ávila, visitará este día Tlaxcala en busca de los respaldos para convertirse en el líder nacional de ese partido y a la vez para mostrar su rechazo a la supuesta imposición de candidatos que ha registrado esa fuerza política bajo el control de Yeidckol Polenvsky.

Hace unos meses Monreal Ávila asistió a un informe de los senadores por Tlaxcala Ana Lilia Rivera Rivera y el insufrible ex gobernador José Antonio Álvarez Lima, donde no tuvo ningún problema para otorgar su respaldo a la primera y destaparla como otra aspirante más al gobierno del estado, dejando entrever que Lorena Cuéllar no era la única morenista con deseos de competir por esa nominación.

A la lista de aspirantes a la candidatura de Morena para el gobierno de Tlaxcala hay que sumar al senador y líder estatal de ese partido, Joel Molina Ramírez.

Veremos si este día los morenistas se muestran civilizados o deciden lanzar dardos envenenados contra Cuéllar Cisneros que podría ser sometida a un golpeteo para que entienda que su nominación para los comicios del 2021 no está segura ni mucho menos definida.

Este día llegamos a la mitad del periodo de gobierno del actual mandatario estatal Marco Antonio Mena Rodríguez y el tema de la sucesión ya está caliente.

La insultante discrecionalidad sobre los recursos públicos

.

Un asunto que pareciera normal e irrelevante y al que nadie le da la importancia que merece, tiene que ver con la exagerada discrecionalidad que se otorga a los tres poderes en Tlaxcala para manejar y disponer de millonarios recursos que obtienen a través de los ajustes trimestrales, pues simplemente sus titulares los pueden ejercer a su conveniencia sin rendir cuentas claras del destino final de esos fondos.

Un esquema que ya es inaceptable y que los diputados locales deberían revisar, no sólo por tener una fórmula amañada para repartir los fondos en los 60 municipios de la entidad, sino porque la distribución de los recursos que cada tres meses llegan a Tlaxcala por parte de la Federación son manejados discrecionalmente sin que exista la certeza de que éstos son utilizados correctamente en beneficio de la población o de los servidores públicos.

Para que tenga una idea clara de lo que estamos hablando, le comento que la semana pasada se reveló que los 60 municipios tlaxcaltecas se repartieron una bolsa de 94 millones de pesos, mientras que el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez dispondrá de más de 400 millones de pesos por el bendito ajuste trimestral.

El Poder Legislativo y el Poder Judicial también resultaron beneficiados con el primer ajuste trimestral del 2019, al disponer cada uno de más de 19 millones de pesos, cantidad que se suma a los incrementos que ambas instancias registraron en sus presupuestos de este año.

Tan sólo el Poder Judicial de Tlaxcala en manos del magistrado marianista Héctor Maldonado Bonilla ya dispone para el mes de abril de casi 75 millones de pesos más de lo que administró durante el 2018, sin embargo esos fondos extras no se han reflejado en una mejora salarial de la mayoría del personal del Tribunal Superior de Justicia en el Estado que sigue cobrando muy bajas remuneraciones.

De acuerdo con un análisis y proyección de la Secretaría de Planeación y Finanzas que controla Alejandra Nande Islas, se estima que el segundo, tercer y cuarto ajuste trimestral será muy similar al primero de este año. Lo anterior se traduce que el gobernador Mena Rodríguez dispondrá de casi 1,600 millones de pesos para el 2019 que podrá gastar en lo que él quiera sin pedir ninguna autorización a nadie.

Los 25 diputados de la actual legislatura local que pueden presumir ser los mejores pagados en la historia de Tlaxcala manejarán casi 80 millones de pesos adicionales a su presupuesto de este año, los cuales no se sabe en que se invertirán si tiene una sede nueva que no requiere mantenimiento y muebles recientemente adquiridos para llevar a cabo sus actividades.

Dudo que se quieran ampliar aún más la bolsa que disponen para otorgar apoyos a los ciudadanos, pues está comprobado que algunos legisladores prefieren quedarse con esos fondos y no entregar ni un peso a las personas que los visitan solicitando su ayuda.

Sin dudas el beneficiado en el Poder Judicial de Tlaxcala es la burocracia dorada conformada por los magistrados y los integrantes del Consejo de la Judicatura, quienes con el aval del controlar interno, el marianista Ignacio Ramírez Sánchez, suelen repartirse el dinero público y obtener privilegios que ellos se autorizan.

Difícilmente esos excedentes se usarán para incrementar el salario al personal del Tribunal Superior de Justicia del Estado que es el que realmente trabaja y mantiene a flote al Poder Judicial.

Los 60 alcaldes del estado esperan que los montos de los ajustes trimestrales se mantengan porque para ellos representan una gran ayuda para solventar gastos y necesidades que sus habitantes les plantean.

Aunque se diga lo contrario, la realidad es que la distribución de esos fondos a los municipios se da en condiciones pocos claras.

Valdría la pena que los legisladores locales revisarán no sólo la fórmula y el procedimiento de asignación por las inconsistencias que se tienen. Quién puede explicar por qué razones en el más reciente ajuste trimestral Cuaxomulco obtuvo 1.6 millones de pesos y otros municipios con mayor recaudación, población y desarrollo económico como Tzompantepec y Teacalco recibieron menos recursos.

Sobre el tema hay muchas dudas y las evidencias de la presunta corrupción siguen acumulándose.

Por lo pronto urge que alguien ponga fin a la insultante discrecionalidad que existe en Tlaxcala en el manejo de los recursos públicos.

En verdad ayuda presumir una falacia

.

Cuando la parte oficial se aferra a las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública para presumir que Tlaxcala se mantiene como una de las entidades más seguras de México al registrar la segunda incidencia delictiva más baja del país, uno entiende el extraño comportamiento de los funcionarios estatales que minimizan los hechos violentos y se dan tiempo para desayunar con tal parsimonia que uno pensaría que son eficientes.

Si el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez considera que su administración es eficiente y eficaz en materia de seguridad porque los datos oficiales indican que Tlaxcala es el segundo estado más seguro del país, también debería entender que la violencia y los criminales llegaron a la entidad para quedarse y que según los últimos reportes del primer trimestre del presente año en el estado se cometió un homicidio doloso cada tercer día.

El dato antes mencionado es oficial porque salió de la boca del inútil y gris procurador de Justicia, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, quien reconoció que de los 30 homicidios investigados por la PGJE y que se cometieron entre enero y marzo de este año, sólo uno había sido resuelto y se trataba de un feminicidio registrado en la comunidad de Acuitlapilco, donde el presunto responsable ya estaba detenido y enfrentando el proceso penal.

Sobre el resto de los casos, el torpe Aquiahuatl Sánchez se justificó el pasado 23 de abril con el pueril argumento de que los asesinatos se habían cometido en otras entidades y que los maleantes habían decidido abandonar los cadáveres en Tlaxcala, situación que según él dificultaba las acciones para encarcelar a los responsables.

Después de esas absurdas declaraciones, al día siguiente a José Antonio Aquiahuatl se le vio desayunando en el restaurante del Hotel GS Jerocs acompañado de su “hermano lelo” José Aarón Pérez Carro, actual secretario de Gobierno, quienes no tuvieron empacho en presumir sus nuevas y lujosas camionetas color café y el aparatoso equipo de seguridad que los custodia, el cual les da elementos para sostener la cantaleta de que Tlaxcala no hay crimen organizado.

Antes de que el mandatario presumiera ayer en la Tercera Sesión de la Conferencia Estatal de Directores de Seguridad Pública Municipal que Tlaxcala sigue siendo el estado más seguro del país, el diputado de Morena y presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso del Estado, Víctor Manuel Báez López, aseguró el miércoles pasado que “la sociedad está hasta la madre de tanta inseguridad.

Durante su intervención por el arranque de los foros de consulta pública para la creación de la Fiscalía General de Tlaxcala, el legislador morenista habló de una realidad muy distinta a la que describió el gobernador Mena Rodríguez, pues sostuvo que “la inseguridad ha crecido a tal magnitud que ha dado paso a que la ciudadanía actúe por mano propia para hacerse justicia”.

Además, precisó, es de dominio público la falta de interés, de quehacer político, de voluntad y, sobre todo, de capacidad de quienes tienen la responsabilidad de gobernar”.

Palabras más palabra menos, el también ex alcalde de Zacatelco dejó entrever que la Procuraduría General de Justicia en manos de José Antonio Aquiahuatl cumplió su ciclo de vida.

Según Báez López el reclamo de la sociedad que está insatisfecha con la PGJE es contante, de ahí que ahora se demande la presencia de un fiscal que realmente persiga y castigue los delitos que lastiman y laceran a las víctimas.

Como podrá ver en Tlaxcala hay dos realidades sobre el tema de la seguridad. Usted cuál es la que ve.

Una precisión.

Para concluir le comento que ayer el gobierno de Marco Mena envió a un servidor una carta aclaratoria negando los señalamientos que se publicaron en este espacio de opinión en torno a las transas que existen en el reparto de los ajustes trimestrales que asigna la Secretaría de Planeación y Finanzas.

Ya se publicó.

Ahora le pedimos un tiempo para estar en posibilidades de documentar nuestras afirmaciones a través de audios y papeles oficiales que demostrarán los turbios manejos de los que hablamos y que involucran a un contador de nombre Gilberto, quien habría recibió 150 mil pesos de un alcalde en funciones que de la noche a la mañana registró un incremento de esos fondos por varios millones de pesos.

Destapan la cloaca de la corrupción en los ajustes trimestrales

.

A los 60 alcaldes de Tlaxcala no les cayó nada bien el llamado del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez para realizar un esfuerzo que permita incrementar el porcentaje de recaudación en sus municipios, ya que de esa forma estarán en condiciones de competir con mayor fuerza en el reparto de recursos que la Federación distribuye a las entidades en beneficio de todas las comunidades del estado.

Tal propuesta que sin duda representan un mayor trabajo para los presidentes municipales que no quieren dejar su actual zona de confort, generó molestia entre algunos alcaldes tlaxcalteca que saben que sus niveles de recaudación son ridículos y de mantenerse serán relegados en el reparto de los fondos que se hará desde el gobierno federal que encabeza el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Quizá este año sea el último en que funcione el actual esquema corrupto que se estableció desde hace tiempo para distribuir los recursos extraordinarios que se obtienen de los ajustes trimestrales.

Ayer el mandatario Marco Mena reveló durante un acto oficial celebrado en el Centro de Convenciones que el monto del primer ajuste trimestral de este año fue 94 millones de pesos, los cuales ya fueron asignados a los 60 ayuntamientos.

Y cuando decimos que existe un esquema corrupto para repartir esos fondos, es porque los ediles, diputados locales y funcionarios estatales saben que un contador adscrito a la Secretaría de Planeación y Finanzas a cargo de Alejandra Nande Islas es el responsable de manipular la fórmula y los criterios de distribución, pues de acuerdo con su “atinado juicio” suele premiar a ciertos ediles que previamente se mocharon y también castigar a los que no entraron a esa tómbola arreglada.

En pocas palabras, la asignación de los ajustes trimestrales es a través de una operación corrupta que es disfrazada con la absurda aplicación de una fórmula que arroja incongruencias que se han observado desde el año pasado, como es el hecho de asignar más fondos de esos ajustes al ayuntamiento de Huamantla que al de Apizaco, cuando el segundo tiene una mayor recaudación.

Pero si tiene dudas de lo anterior, revise las asignaciones de este primer ajuste trimestral del 2019 y compruebe las inconsistencias que tiene como la mencionada hace un momento.

El nombre del audaz contador encargado de ese esquema, los montos que solicita para manipular la fórmula y los detalles de esa operación pronto se darán a conocer, pues aunque no lo crea hay alcaldes que en su momento se mocharon y lejos de recibir lo prometido obtuvieron menos fondos, situación que ya ha provocado desencuentros entre las partes involucradas en la transa del reparto de los ajustes trimestrales.

El mensaje que ayer envió el gobernador Marco Antonio Mena no fue del todo captado por los presidentes municipales y los diputados locales, pues sin ser alarmista el mandatario dejó entrever que el 2020 será un año austero para todos y que la única forma de obtener fondos adicionales del gobierno federal es si sus administraciones comprueban ser eficientes en el gasto y en la captación de ingresos propios como en el cobro del impuesto predial y de otros servicios.

La bonanza que los presidentes municipales han vivido por casi tres años para mantener abultadas nóminas, aviadores, gastos excesivos y otros lujos quizá desaparecerá el próximo año, porque sin duda el gobierno federal establecerá otros criterios de operación que pondrá fin a las malas administraciones en los ayuntamientos, de ahí que los ediles deberían tomar el consejo del gobernador de cuidar el presupuesto para que tengan finanzas estables y evitarse problemas al cierre de sus periodos de gobierno.

En unas semanas se conocerán los nombres de los presidentes municipales que han despilfarrado los recursos públicos, una vez que se precise el número de cuentas públicas correspondientes al 2018 que serán reprobadas por los diputados locales, quienes recibirán la documentación que acredita presuntos malos manejos que representan un quebranto para las finanzas de los ayuntamientos.

Muchos alcaldes serán exhibidos y quedarán bien quemados.

La farsa de la nueva Ley de Fiscalización

.

Una diputada que podría hacer nuevamente el ridículo es la morenista María del Rayo Netzahuatl Ilhuicatzi, presidenta de la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso del Estado, quien sólo busca combatir la corrupción con discursos y poses de honestidad que nadie le cree, porque su voluntad no se traduce en hechos concretos ni en acciones que demuestren que tiene un interés real en castigar las malas prácticas y conductas de los servidores públicos.

 

La oriunda de San Pablo de Apetatitlán que logró ser diputada local por pura suerte, presentó una iniciativa para tener una nueva Ley de Fiscalización Superior y Rendición de Cuentas del Estado de Tlaxcala y sus Municipios, con la cual se pretende ampliar las sanciones económicas y otorgar más facultades al Órgano de Fiscalización Superior para que a través de la intimidación y del miedo se cumplan con los plazos para entregar las cuentas públicas.

El año pasado María del Rayo Netzahuatl fracasó en su intento por mejorar, según ella, los procesos de fiscalización, pues su propuesta de reforma constitucional que presentó para que las cuentas públicas fueran entregadas mensualmente y no trimestralmente como sucede actualmente no prosperó luego que los cabildos rechazaron tal cambio.

Ahora, la zombi discípula del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, va por otro intento para tener una nueva ley en materia de fiscalización, la cual podría naufragar al no tener el respaldo de todos los legisladores de Morena, el PT y el PES que perciben que tal propuesta no sólo está incompleta, sino que tiene serias inconsistencias y deficiencias.

La mencionada iniciativa quedó maldecida desde su presentación por parte del diputado local del PT, Víctor Castro López, quien lamentó que se proponga una nueva legislación que es omisa para sancionar y frenar los casos de nepotismo que están documentados en varios ayuntamientos del estado.

La práctica del nepotismo es violatoria de la ley y sin embargo esa conducta que es solapada y tolerada en los ayuntamientos, también es replicada en el Poder Legislativo donde hay diputados locales que tienen trabajando a familiares, quienes cobran y no realizan ninguna actividad en el Congreso como es el caso del hermano de la coordinadora de la fracción parlamentaria del PT, Irma Garay Loredo.

Y aunque María del Rayo Netzahuatl Ilhuicatzi, presidenta de la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso del Estado, trate de deslindarse de esa nefasta práctica en los ayuntamientos bajo el absurdo y pueril argumento que no está en sus facultades investigar y sancionar esas conductas, lo cierto es que ella protege esa irregularidad de los presidentes municipales y de sus compañeros legisladores que muchos de ellos prometieron no robar, no mentir y no traicionar.

Vender la idea que con una nueva Ley de Fiscalización Superior y Rendición de Cuentas del Estado de Tlaxcala y sus Municipios se hará efectivo el combate a la corrupción es demagogia pura, porque las normas no fallan si simplemente no se aplican y se cumplen.

La actual legislatura bajo el control de Morena y sus aliados el PT y el PES ha tenido 8 meses para demostrar con hechos que era diferente a las anteriores, sin embargo los días han pasado y su comportamiento es muy similar a otras que fueron corruptas, omisas y con un pobre trabajo legislativo.

Sólo un iluso puede esperar que las cosas cambien o mejorarán con los actuales diputados locales. El destino de la actual legislatura está marcado hacia la decepción.

La tirante relación entre el gobernador y el Congreso

.

Los intentos por establecer una real y auténtica relación de colaboración entre el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez y los diputados del Congreso del Estado han fracasado, por lo que valdría la pena que el mandatario buscara nuevos interlocutores antes de que la ruptura entre ambos poderes sea definitiva y ser traduzca en una ingobernabilidad que afecte la estabilidad política de Tlaxcala cuando aún tiene que trabajar coordinadamente por 28 meses.

Aunque ayer el gobernador Marco Mena asistió a la sesión solemne del Congreso del Estado por la Conmemoración de los 500 Años de Mestizaje en el Encuentro de Dos Culturas, hubo diputados que decidieron ausentarse para marcar distancia hacia el jefe político de la entidad, como el morenista Víctor Manuel Báez López, presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política; Miguel Ángel Covarrubias Cervantes, líder de la fracción parlamentaria del PRD e Irma Garay Loredo, quien dice ser la coordinadora de los diputados del PT.

Esa triada de legisladores que hace unos meses se habían mostrado como un aliado incondicional del gobierno priista hoy ya pinta su raya. El primero quizá recibió la instrucción de fijar alejamiento, mientras que el segundo optó por un berrinche más ante su nula capacidad política, pues está comprobado que sus iniciativas de ley que plagio fueron observadas al tener varias inconsistencias y la tercera decidió prolongar su periodo vacacional quizá porque necesita más tiempo para broncear su abundante cuerpo.

El morenista y el perredista asistieron previamente a reuniones de trabajo que se realizaron en el edificio de la calle Allende, sin embargo se excusaron para no estar presentes en la mencionada sesión solemne, donde una vez iniciada el legislador del PT, Víctor Castro López, decidió abandonar el salón de plenos ante el asombro de invitados y de sus compañeros legisladores.

Para nadie es un secreto que entre los legisladores locales existe molestia por el trato que han recibido del gobernador Mena Rodríguez, quien en uso de sus facultades legales ha observado varias leyes que han aprobado los diputados. Es la fecha que también se ha negado a publicar las reglas de operación para que los representantes populares puedan disponer de más de 400 millones de pesos para financiar proyectos en el campo y obras en los 60 municipios de la entidad.

El pasado martes los diputados revisaron y atendieron las observaciones del Ejecutivo sobre las mencionadas reglas de operación, sin embargo éstas siguen sin ser publicadas porque ahora existe la intención de utilizar ese requisito legal para pedirles a los diputados que aprueben ciertas iniciativas que son del interés del mandatario tlaxcalteca.

Si los legisladores cederán o no a la pretensión del gobernador eso no lo sé, pero si le puede comentar que los diputados harán responsable de publicar o no las reglas de operación de los mencionados fondos al Poder Ejecutivo, porque según ellos ya hicieron su trabajo y ahora son víctimas de una omisión del jefe político del estado.

En el discurso se dice que existe una buena relación y unidad entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, pero en los hechos la realidad es otra. Un buen ejemplo de lo anterior fue la invitación que hizo el gobernador a los diputados para asistir a una comida que se llevó a cabo ayer en la Casa de Gobierno.

A ella acudió la intrascendente coordinadora de los diputados de Morena, Ana Bertha Mastranzo Corona, a quien se le vio más que emocionada de compartir el pan y la sal con el mandatario. También estuvieron los panistas, la priista y el resto de la chiquillada. No asistió Víctor Manuel Báez, ni Miguel Ángel Covarrubias, tampoco los legisladores morenistas María del Rayo Netzahuatl Ilhuicatzi, presidenta de la Comisión de Finanzas y Fiscalización, Jesús Rolando Pérez Saavedra, Ramiro Vivanco Chedraui y José María Méndez Salgado, tampoco los petistas Michaelle Brito Vázquez y Víctor Castro, así como José Luis Garrido Cruz, del PES.

Sería conveniente que el gobernador Mena intentara recomponer la relación con los integrantes del Congreso del Estado y designe a otros interlocutores más avezados para tal tarea, porque sería una pérdida de tiempo seguir dejando esa responsabilidad al inútil de Arnulfo Arévalo Lara y al nimio José Aarón Pérez Carro, secretario de Gobierno.

O no.

Una burla el Sistema Estatal Anticorrupción

.

A unos días de que concluya el cuarto mes del año, en Tlaxcala existe la intención como a nivel nacional de entorpecer y obstaculizar la puesta en marcha del Sistema Estatal Anticorrupción, porque el tiempo pasa y no se percibe la menor voluntad de dotar todos los instrumentos que permitan a la sociedad civil contar con un mecanismo que realmente combata las malas conductas de los servidores públicos.

En plena semana santa y casi en la clandestinidad, se llevó a cabo la inauguración de las instalaciones del Sistema Anticorrupción del Estado, situación que representó una burla más para los ciudadanos y ciudadanas, porque mientras no sea designado el secretario técnico de esa instancia la burocracia consentida que lo conforma seguirá siendo inoperante.

Un purista de la ley como el actual secretario de Gobierno, José Aarón Pérez Carro, es quien se prestó a esa pantomima, pues para nadie es un secreto que ese sistema debido estar integrado y operando desde el año pasado, sin embargo el gobierno priista de Marco Antonio Mena Rodríguez ha optado por sumarse al boicot que existe a nivel nacional para posponer la implementación de ese andamiaje legal.

De acuerdo con los plazos establecidos en la ley, el secretario técnico que es el responsable de manejar y coordinar el Sistema Estatal Anticorrupción debió ser nombrado a mediados de febrero de este año, pero por alguna extraña razón no se encuentra el perfil idóneo para ocupar ese cargo.

Desde agosto pasado a la fecha se está manteniendo a una inútil burocracia que simula un trabajo para la prevención, detección y sanción de fallas administrativas y hechos considerados como actos de corrupción.

Según un comunicado oficial, el Sistema Anticorrupción del Estado establece, articula y evalúa políticas para prevenir posibles actos de corrupción y además tiene el tiene el objetivo de que autoridades estatales y municipales trabajen de manera coordinada para establecer principios, bases generales, políticas públicas y procedimientos para la prevención, detección y sanción de fallas administrativas.

No cabe duda que Abdel Rodríguez Cuapio, presidente del Sistema Anticorrupción del Estado, es un charlatán más y un torpe mentiroso que por desgracia en su segundo acto oficial ya enterró la credibilidad de esa instancia, debido a que suele balbucear una serie de falsedades que sólo existen en su lambiscona mente.

Quién le puede creer que han establecido nuevas políticas públicas para combatir la corrupción o modernos procedimientos de prevención, detección y sanción de fallas administrativas, cuando la estructura administrativa la ocuparon para acomodar a sus amigos y novias no sólo en el Sistema Anticorrupción del Estado, sino también en el Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Tlaxcala, donde dicen que es común ver al cachondo magistrado Marcos Tecuapacho Domínguez con copas de más porque tiene la seguridad que uno de sus hijos realizará su trabajo mientras el otro se la pasa escribiendo alabanzas al gobernador Mena.

Rodríguez Cuapio tuvo la estúpida ocurrencia de presumir la página www.saetlax.org que según él los ciudadanos pueden utilizar para realizar sus denuncias, sin embargo cuando uno visita ese sitio en internet pareciera que se trata de una web falsa que fue elaborada por un aprendiz de diseño que cuenta con información limitada y que carece de datos relevantes.

Dudo que un ciudadano con interés en presentar una denuncia se sienta seguro y con la confianza de llevar a cabo ese procedimiento, pues simplemente con ver ese sitio percibe uno que no hay ningún compromiso serio en combatir la corrupción en Tlaxcala.

El Sistema Anticorrupción del Estado es una falacia.

En duda la permanencia de Camacho en la USET

.

Si el actual secretario de Educación en Tlaxcala, Manuel Camacho Higareda, permanecerá o no en su cargo es algo que sólo sabe el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, quien ayer comprobó que sus aliados de conveniencia, los líderes de las secciones 55 y 31 del SNTE, Jorge Guevara Lozada y Demetrio Rivas Corona, respectivamente, desacreditarán a ese funcionario estatal cada que puedan para ganar simpatías de sus agremiados.

Antes de emprender sus ataques hacia el gobierno federal por el atraso que existía en el pago de los maestros de las escuelas de tiempo completo, un programa a cargo de la administración del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, los representantes del SNTE enfocaron sus críticas hacia Camacho Higareda, a quien calificaron de incompetente e incapaz para resolver la problemática de los trabajadores de la educación que tenían tres meses sin cobrar sus salarios.

Antes de la marcha y manifestación registrada ayer por parte de maestros tlaxcaltecas, el reclamo de los docentes del mencionado programa por falta de pago había sido ignorado por sus dirigentes sindicales Jorge Guevara y Demetrio Rivas.

Sin embargo, la parsimonia ante las constantes quejas de los profesores era insostenible y más cuando el pasado jueves y viernes tuvieron que recurrir al charrismo sindical –compra de delegados y contratar a golpeadores- para retener el control de la sección 55 del SNTE, luego que los miembros de la organización “Maestros por México” que simpatizan con Elba Esther Gordillo Morales los acusaron de defender más los intereses del gobierno que el de los docentes.

Los actuales dirigentes del SNTE en Tlaxcala saben que ya no pueden seguir con su actual política de complicidad hacia la administración estatal, pues al interior de sus gremios reconocen que hay problemas en el sector educativo que necesitan ser atendidos y que su alianza con Manuel Camacho debía terminar porque el malestar hacia ese soberbio e ineficaz funcionario estatal va en aumento.

Si por más de dos años los representantes del SNTE optaron por aliarse con el secretario de Educación, ayer se comprobó que ese pacto de conveniencia terminó y que ahora el tono de las críticas y señalamientos contra Camacho Higareda serán distintas, lo cual podría complicar las negociaciones que sostienen en torno a la revisión salarial de cada año y que se concreta por estas fechas antes de que se celebre en el mes de mayo el “Día del Maestro”.

Aunque no le puedo asegurar que Manuel Camacho dejará la titularidad de la Secretaría de Educación en Tlaxcala, al menos estoy en posibilidades de comentarle que ya se empezó a escuchar ese rumor en los corrillos políticos, lo cual llama la atención porque ese aspirante a poeta siempre había sido ubicado como uno de los funcionarios inamovibles en la actual administración por su cercanía con el mandatario estatal.

Este año no ha sido bueno para Camacho Higareda no sólo porque los conflictos en el sector educativo se han multiplicado y agravado, sino porque también se comprobó que la intensa promoción de su persona no sirvió de nada, debido a que su posicionamiento para aspirar a la candidatura del PRI al gobierno de Tlaxcala es mínimo, con lo cual ha dejado de ser considerado para la sucesión, de ahí que ahora se está optando por impulsar a Florentino Domínguez Ordoñez, titular del Sepuede e Icatlax.

El tiempo nos dirá si habrá cambios o no en la Secretaría de Educación en Tlaxcala.

Por lo pronto, los maestros tlaxcaltecas tendrán que padecer al insufrible Manuel Camacho, a quien le gusta que le llamen “señor secretario” y a quien le encanta tener “negociaciones machas”.

La insistente cantaleta para negar la realidad

.

Cuando las autoridades estatales asumieron el absurdo discurso de negar una y otra vez la existencia del crimen organizado en Tlaxcala, pensando que con ese simple hecho los delitos que comenten esos delincuentes desaparecerían o que los ciudadanos creerían esa versión no funcionó, porque hoy la realidad que existe en el estado es muy diferente a la que ven y describen los funcionarios del gobierno estatal y federal y hasta los representantes de la Iglesia.

Mientras en el imaginario colectivo de los habitantes de Tlaxcala existe la percepción de que el crimen organizado opera con impunidad en uno de los estado más seguros de la república mexicana, los funcionarios estatales compiten para ver quién es el mejor lambiscón con su jefe el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez y ofrece la explicación más tonta para negar la terrible violencia que azota a la entidad.

El recomendado de la senadora Beatriz Paredes Rangel, el ex procurador de Justicia y hoy secretario de Gobierno, José Aarón Pérez Carro, se aprendió la cantaleta a la perfección y cada vez que debe enfrentar las preguntas de los reporteros sobre la inseguridad sostiene que Tlaxcala es un estado seguro, que la estrategia contra los delincuentes no ha fallado y que se trabaja coordinadamente para combatir ese problema negando en todo momento la presencia del crimen organizado.

Por su parte, el policía “Wildroot” encargado de la Comisión Estatal de Seguridad, Eduardo Valiente Hernández, por aquello que le fascina verse como todo un funcionario metrosexual, se aventó la puntada de minimizar la ejecución del director de Seguridad Municipal de Tequexquitla, Humberto Arcovendiz Vázquez, quien se presume fue levantado y después abandonado su cuerpo esposado, con señas de tortura y sin algunos órganos.

Este funcionario del Estado de México sostuvo que a pesar de ese lamentable hecho Tequexquitla no era un foco rojo para el gobierno del estado y aclaró que la presencia de la policía estatal no es un asunto de paternalismo sino de corresponsabilidad.

Sus declaraciones no pudieron ser más tontas cuando también negó la presencia del crimen organizado en Tlaxcala y su incapacidad para explicar cómo le hacen “los delincuentes foráneos” para cruzar varios municipios del estado y circular por las carreteras transportando cadáveres que son abandonados en poblaciones como Contla, Chiautempan, Zacatelco, Nanacamilpa y San Pablo del Monte.

Y siguiendo con la retahíla de posturas oficiales incomprensibles, el secretario de Desarrollo Económico, Jorge Luis Vázquez Rodríguez, “El Cubas”, quien quizá sus neuronas no funcionan igual anta la escasez de alcohol a la que se ha sometido, aseguró que lo sucedió en Tequexquita y otros hechos relacionados con la inseguridad no han detenido la llegada de nuevas inversiones, pues según él pronto se instalarán en Tlaxcala cinco empresas, con lo cual se demuestra que los dueños del capital ofrecen un voto de confianza al estado.

Para luego balbucear que “afortunadamente Tlaxcala está muy bien… sin embargo, tenemos que seguir trabajando conjuntamente, hoy la seguridad no está a cargo exclusiva del estado, debe ser vinculatoria y también debe participar el empresariado, los ciudadanos, tomar medidas para tener una mejor estancia y mayor seguridad”.

Pero no crea que las posturas incongruentes son exclusivas de los funcionarios estatales, también se han sumado integrantes de gobierno federal como Lorena Cuéllar Cisneros que para justificar los nulos resultados que ha tenido la administración del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para contener el crimen. La encargada de los Programas de Desarrollo apuntó que los índices delictivos han disminuido en Tlaxcala gracias al trabajo sostenido en la Mesa de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz.

Habló de una coordinación que no existe entre el gobierno federal, estatal y los municipios y sus declaraciones nunca fueron respaldadas por datos duros que demostraran sus dichos, de ahí que su visión sobre el tema de la inseguridad dista mucho de la forma en cómo la ven y la perciben los ciudadanos comunes que todos los días son víctimas de los delincuentes.

Vaya, hasta el obispo de la Iglesia católica, Julio César Salcedo Aquino, le entró a la cantaleta de negar la existencia del crimen organizado en la entidad, como si eso ayudará a disminuir su actividad o dar confianza a los ciudadanos que se sienten inseguros para llevar a cabo sus actividades cotidianas.

Para el representante de la Iglesia los hechos violentos se deben a que se han perdido los valores en el seno familiar y no a la presencia de criminales organizados que ante la debilidad de las autoridades actúan con total impunidad.

Lo más absurdo es que funcionarios estatales y federales han salido a tapar el nulo trabajo del gris procurador General de Justicia del Estado, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, quien ha optado por esconderse para no evidenciar más su manifiesta incapacidad.

El trabajo de Aquiahuatl Sánchez se limita a abrir carpetas de investigación y emitir un simple comunicado para informar que los terribles casos que suceden en Tlaxcala son indagados, pero como ya es costumbre ninguno termina con la detención algún criminal.

Ante tal panorama la verdad es que estamos jodidos en Tlaxcala. O no.

Ganó don poderoso billetazo en elección del SNTE

.

Sin cuidar las formas y al viejo estilo del charrismo sindical, los enemigos de la maestra Elba Esther Gordillo Morales lograron mantener por el momento el control de la Sección 55 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) con la llegada del intrascendente Jorge Guevara Lozada a la dirigencia, donde seguramente será el títere del ex líder Ignacio Díaz Grande.

La supuesta ilegalidad con que se llevó a cabo el congreso magisterial para elegir a su próxima dirigencia tendrá que ser demostrada ante las autoridades laborales, quienes veremos si actúan con imparcialidad a la hora de resolver la impugnación que presentarán los docentes agrupados en el movimiento “Maestros por México”, a quienes se les impidió con violencia participar en ese proceso que a todas luces estuvo amañado por la dirigencia nacional del SNTE a cargo de Alfonso Cepeda Salas.

En los hechos, Jorge Guevara resultó electo en un congreso a modo donde nuevamente Ignacio Díaz, Lenin Calva Pérez, secretario de Políticas Públicas y Participación Ciudadana del gobierno de estado, Florentino Domínguez Ordoñez, titular del Sepuede e Icatlax y el grupo de los ex secretarios generales se repartieron el poder, lo cual les garantiza seguir obteniendo beneficios de ese sindicato y de la administración de Marco Antonio Mena Rodríguez.

Por lo pronto se mantienen en la dirigencia del mencionado gremio Bertha Albina Salazar García, quien se hará cargo de Promociones Económicas, la ex secretaria de Finanzas y ex aspirante a convertirse en la mera mera de la Sección 55 del SNTE, Teresa Meneses Morales, quien ahora ocupará la cartera Previsión Social y Pensiones Civiles.

También Dianet Mendez Cano como secretaria de Equidad de Género y Derechos Humanos, Jaime Zaaraín Zambrano Pérez que ocupará la cartera de Crédito, el remedo de galán Heriberto Toquiantzi Velázquez se hará responsable de la secretaría de Vivienda, Alma Delia Padilla Paredes atenderá la cartera del Trabajo y Conflictos, así como Denise Hernández Huitzil y Arturo Santacruz Flores que se desempeñarán como secretarios de Organización.

Hasta ahora nadie puede asegurar que la división al interior de la Sección 55 del SNTE se convertirá en un serio problema sindical que afectará el desarrollo del ciclo escolar en Tlaxcala, pues los elbistas que se agruparon en el movimiento “Maestros por México” analizan la posibilidad de iniciar una serie de paros y movilizaciones para exigir la anulación del proceso por el cual resultó electo Jorge Guevara.

Después de este día inicia un periodo vacacional que puede ayudar a desaparecer la inconformidad de los maestros con su actual dirigencia o por el contrario puede servir para que los docentes estatales se organicen y al regresar a clases lleven a cabo varias acciones de protesta que podrían desestabilizar el endeble sistema educativo de la entidad que desde hace meses vive un desorden por el pésimo trabajo del secretario de Educación en el estado, Manuel Camacho Higareda.

La verdad es que se esperaba más de los docentes agrupados en “Maestros por México” que en Tlaxcala coordina el ex secretario de Educación, Miguel Ángel Islas Chío. No mostraron la fuerza ni el número de seguidores que dicen tener y se dejaron vencer muy rápido por líderes de bajo perfil que demostraron tener algunos destellos de astucia.

Elba Esther Gordillo Morales perdió en Tlaxcala. Si no puedo recuperar una sección como la 55, difícilmente podrá retomar el control nacional del SNTE como es su sueño.

Lo lamentable es que las cosas difícilmente cambiarán en este país, donde siguen vigente el charrismo sindical que se pensó era una práctica del pasado.

Ojalá el conflicto del SNTE no contamine más la ingobernabilidad que ya existe en Tlaxcala.