[xyz_lbx_default_code]

Archiv para marzo, 2019

Subirá de tono el pleito entre el gobernador y los diputados

.

La deteriorada relación entre el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez y los diputados locales podría empeorar más y subir de tono no sólo las descalificaciones sino la confrontación que sostienen, debido a la negativa del primero por publicar las reglas de operación para que los legisladores puedan ejercer los fondos para el Fortalecimiento de Obras y Acciones a Municipios y el de Fortalecimiento del Campo.

Tal y como ha sucedido últimamente con otras leyes aprobadas por los diputados, el mandatario de Tlaxcala no ha querido publicar en el Periódico Oficial las reglas de operación de dichos fondos, situación que ha impedido a los legisladores locales aplicar más de 400 millones de pesos que siguen en poder de la Secretaría de Planeación y Finanzas que controla Alejandra Nande Islas.

Las razones por las cuales el gobernador Mena se ha negado a publicar dichas reglas se desconocen. Al principio se mencionó que los lineamientos serían establecidos por la administración estatal, pero después se decidió que fueran los propios legisladores de las bancadas de Morena, el PT y el PES los responsables de fijar los requisitos para ejercer dichos fondos.

Se sabe que las reglas de operación ya fueron turnadas al Poder Ejecutivo desde hace varios días por parte del Poder Legislativo, sin embargo éstas no han sido publicadas pese a los tímidos llamados que en su momento hizo la diputada morenistas y presidenta de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, Mayra Vázquez Velázquez, al gobernador Marco Mena para agilizar ese procedimiento.

La realidad es que el mandatario ha ignorado las solicitudes y los llamados de los diputados locales, pues pareciera que simplemente a él no le urge publicar esas reglas ni entregar los recursos de los fondos para el Fortalecimiento de Obras y Acciones a Municipios y el de Fortalecimiento del Campo, postura que tiene encabronados a los legisladores y los presidentes municipales que están decididos a mostrar su malestar y encaminar sus críticas al mandatario Marco Antonio Mena.

La buena relación que según el presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso del Estado, Víctor Manuel Báez López, existe entre el gobernador y los legisladores locales es una farsa y una vil simulación, ya que ni hay cordialidad ni respeto al grado que pronto podrían vivir un nuevo desencuentro donde ambos se lanzarán acusaciones y descalificaciones que los encaminaría hacia una ruptura más grave.

Para algunos diputados locales la postura asumida por el Poder Ejecutivo es arbitraria e ilegal al no dar cumplimiento al Presupuesto de Egresos del 2019, donde se establecieron los mencionados fondos que ya se debieron estar ejerciendo y que no ha sido posible por la falta de un trámite burocrático.

Ambas partes tienen información y elementos para desacreditarse, pero a ninguno le conviene llevar sus diferencias al terreno mediático porque con el tiempo podrían arrepentirse y lamentarse.

La ausencia de operadores efectivos del gobernador Mena para lidiar con los legisladores es cada vez más evidente, al grado que a estas alturas se antoja imposible que el mandatario tlaxcalteca pueda sostener una reunión con la mayoría de los integrantes del Poder Legislativo como se ha pretendido en las últimas semanas.

En fin, veremos en que termina este asunto que seguramente dejará muchos egos y reputaciones vapuleadas.

Los últimos cambios y nos vamos

.

Una vez confirmada la salida del soberbio Alfredo Cuecuecha Mendoza del Colegio de Tlaxcala, otra herencia de la pasada administración que encabezó el hacendado gobernador Mariano González Zarur, se esperará la designación del próximo director general del Cecyte para quizá cerrar la posibilidad de que existan más cambios de funcionarios estatales en el transcurso del presente año.

Conforme avanza el 2019, cada vez se aleja más la eventualidad de que se realice una sacudida en el gabinete del actual mandatario de Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez, quien parece ser el único que está satisfecho con el desempeño de sus colaboradores que en su gran mayoría ya entró en su zona de confort.

Cuando en julio del 2018 el partido del gobernador perdió rotundamente las elecciones y se comprobó la falta de operatividad y efectividad electoral de los funcionarios estatales, se especuló sobre ciertos cambios de servidores públicos de primer nivel de la actual administración que la clase política consideraba como necesarios y urgentes.

Sin embargo, el tiempo pasó y a nueve meses de esa dolorosa derrota sólo se presentaron algunos movimientos en el sector educativo que tuvieron más la intención de incorporar a la nómina oficial a ex candidatos priistas y sacar de ciertas posiciones a marianistas que habían logrado sobrevivir.

Hace unas semanas se empezó a manejar la salida de Alfredo Cuecuecha, quien por varios años controló unilateralmente el Colegio de Tlaxcala, donde aprovechó su cargo para incurrir en actos de vil nepotismo al contratar a sus familiares y para beneficiar a sus amigos con los recursos públicos de esa institución, para lo cual siempre contó con la complicidad de Ricardo García Portilla, ex diputado federal y ex funcionario consentido de Mariano González.

Aunque los excesos de Cuecuecha Mendoza se conocían desde el 2016, éste personaje logró mantenerse en el cargo durante el gobierno de Mena Rodríguez, quien finalmente decidió removerlo una vez que comprobó que ese académico era uno de sus principales críticos y que recurrentemente solía hablar mal de su desempeño como mandatario, lo cual no es exclusivo de ese nefasto personaje porque es una práctica común entre ciertos miembros del gabinete.

El lugar de Alfredo Cuecuecha es ocupado desde ayer por Angélica Cazarín Martínez, quien como nueva presidenta de El Colegio de Tlaxcala tiene el reto de poner fin a los excesos y abusos en esa institución, pero sobre todo de abrir una investigación para castigar la voraz corrupción de su antecesor.

Como se podrá dar cuenta los cambios en la actual administración son a cuentagotas, de ahí que habrá que esperar unas semanas más la designación de director general del Cecyte a fin de tener una clara idea de quienes será los funcionarios que seguirán en el gobierno del estado por otros 29 meses.

Durante ese tiempo tendremos que soportar las tonterías y errores de algunos de ellos, como las del bobo procurador de Justicia de Tlaxcala, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, quien durante una mesa de trabajo de la coordinación territorial para la construcción de la paz con alcaldes y directores municipales de seguridad se quejó de la falta de capacitación de los policías del estado para después aclarar que “no dijo que lo dijo”.

Sintiéndose el gran académico y experto del sistema penal acusatorio, el gris funcionario que según el comunicado oficial capacitó con una plática a los alcaldes y oficiales ahí presentes, lamentó que haya deficiencias y falta de preparación de los policías, ya que esos elementos impiden llevar a la cárcel a los presuntos criminales, porque esas inconsistencias son utilizadas por los infractores para obtener su libertad.

Aquiahuatl Sánchez es todo un charlatán que ante su manifiesta incapacidad ahora trata de justificarse por los nulos resultados que ha tenido como procurador, pues es evidente que el crimen es el que manda en Tlaxcala.

Los casos de corrupción que vienen en Tlaxcala

.

Los presuntos casos de corrupción que los nuevos funcionarios federales detectaron en las delegaciones manejadas por personajes ligados al PRI no serán desechados ni olvidados como muchos creen, pues será cuestión de días o semanas para que se inicien los procedimientos administrativos y penales contra aquellos servidores públicos que abusaron de su posición.

Hasta ahora sólo algunos expedientes de casos de corrupción se han presentado ante la delegación de la Fiscalía General de la República, instancia que investiga y arma las carpetas para en su momento citar a los ex funcionarios involucrados y solicitarles que respondan a los señalamientos que podrían involucrar daños a las finanzas públicas por varios millones de pesos.

La información se ha manejado con reserva debido a que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no ha querido utilizar esos asuntos para mejorar su imagen o para que se vea como un tema de persecución política, pero no dude que pronto se recurra a esa información para demostrar con hechos que la administración del tabasqueño castigará la corrupción de ex funcionarios federales.

En Tlaxcala hay expedientes armados que involucran a Prospera, la ex delegación de la Sedesol que en el último tramo del gobierno de Enrique Peña Nieto estuvo bajo el control de Mariana González Foullon, hija del ex gobernador Mariano González Zarur, así como en otras delegaciones como el ISSSTE donde se atrincheró la ex panista y hoy priista Perla López Loyo.

Por lo pronto, los hoy ex delegados de las 44 dependencias federales que operan en Tlaxcala ya dejaron de recibir su salario como tales y pronto deberán entregar oficialmente sus posiciones a los coordinadores de esas dependencias cuyos nombramientos se podrían empezar a dar a partir del próximo lunes, situación que implicará la salida definitiva de los priistas que aún se mantienen incrustados en el gobierno de López Obrador.

Pero no crea que los casos de corrupción serán sólo para priistas, pues se habla que también se procederá contra funcionarios panistas como es el caso de Veracruz, donde el gobernador morenista Cuitláhuac García Jiménez prepara los expedientes contra colaboradores del ex mandatario Miguel Ángel Yunes Linares.

Hoy en el Congreso del Estado panistas y priistas realizarán un foro para quejarse del cambio que tuvo el programa de Estancias Infantiles por parte del gobierno de López Obrador. Habrá señalamientos y críticas para la nueva administración federal que decidió ya no entregar los recursos públicos a los dueños de esos espacios, sino directamente a las madres o padres de familia que necesiten ayuda para cuidar a sus menores hijos mientras ellos trabajan.

Los panistas y priistas aseguran que ese programa operaba eficientemente en Tlaxcala y que nunca existió corrupción en las estancias infantiles, sin embargo ahora que las nuevas autoridades asumieron el control estarán en posibilidades de confirmar lo anterior o en su momento demostrar lo contrario.

Por lo pronto veremos si los panistas y priistas hoy critican al gobierno de Marco Mena que a través de Manuel Camacho Higareda, actual secretario de Educación Pública de Tlaxcala, giró los oficios para cancelar sus claves escolares y si también pueden justificar la inscripción en 2018 de casi mil infantes que nadie encuentra y que sí sirvieron para solicitar dinero de ese programa federal.

En fin, habrá que ver en qué termina este pleito que se suma a otros más que existen en la entidad. Pareciera que en Tlaxcala la consigna es todos contra todos, porque lo mismo se observa diferencias entre diputados locales que de funcionarios contra diputados, así como de alcaldes contra legisladores y viceversa.

También están los señalamientos de abogados y litigantes contra magistrados del TSJE, los pleitos entre comisionados del IAIP, los conflictos entre regidores y presidentes de comunidad con ediles y las guerras intestinas de un diputado local contra la coordinadora de Programas de Desarrollo del gobierno federal, Lorena Cuéllar Cisneros y con el mismo gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez que frenó la publicación de una ley que propuso ese mediocre legislador que hoy quiere aprobar otra norma para que el aborto sea legal en Tlaxcala.

La verdad es que la clase política de hoy en día está muy devaluada, pero ni modo hay que tratarla y entenderla.

¿Y los temas relevantes cuándo?

.

Mientras diputados locales y autoridades estatales mantienen un pleito estéril e improductivo sobre las fallas que comenten a la hora de realizar su trabajo para evitar la discusión de temas relevantes e importantes, la delincuencia hace de las suyas y demuestra que está decidida a ganar presencia en Tlaxcala ante un bobo procurador que responde al nombre de José Antonio Aquiahuatl Sánchez, quien no puede con el paquete y ni tiene la voluntad de perseguir a los criminales.

 

Si los legisladores mostraran el mismo interés que tienen para acusar al mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez de “gobernar por capricho” en temas relevantes como la inseguridad, quizá las autoridades estatales reaccionarían no sólo para justificarse, sino para emprender una serie de acciones que pudieran concluir con la detención de delincuentes que en hoy en día aprovechan cualquier oportunidad para retar al gobierno.

Nadie puede negar que los criminales han ganado terreno y que sus apariciones son más violentas, sin embargo el asunto pareciera ser menor y sin importancia para los diputados locales y los funcionarios de la actual administración. Para ellos es mejor sostener un pleito de vecindad y echarse la culpa sobre quién es el responsable de que ciertas reformas legales relacionadas al medio ambiente no se apliquen que en discutir aquellos asuntos y temas de importancia y urgencia que existen en el estado.

Como podría ser el enfrentamiento armando registrado en la población de San Miguel del Milagro, en el municipio de Nativitas, entre elementos de la Policía de Investigación de la PGJE y delincuentes que trataron de defender una bodega de autos y mercancía robada.

O que un comando armado robe a plena luz del día una gasolinera ubicada en el estacionamiento de Soriana Ocotlán en la capital del estado con tal impunidad que no tuvo problemas para evadir la justicia. En su huida, ese grupo criminal se llevó a dos despachadores que minutos más tarde los abandonó en la comunidad de Muñoztla en el municipio de Chiautempan.

Ni las 20 patrullas nuevas de la policía capitalina, ni las múltiples cámaras de videovigilancia y ni los 400 grupos de vecinos vigilantes pudieron ayudar a capturar a esos ladrones que lograron escapar y evidenciar que la policía capitalina con equipo o sin equipo sigue siendo ineficiente e incapaz.

Hasta ahora la diputada local del PT, Michelle Brito Vázquez, es la única que ha puesto interés en el tema de la inseguridad y en el pésimo trabajo que lleva a cabo el gris procurador José Antonio Aquiahuatl, quien ya demostró con hechos que ese puesto le quedó muy grande y que al final es un apantalla pendejos.

En Tlaxcala no se ve quién sea capaz de poner orden, porque la ausencia del poder es más que evidente, lo cual resulta preocupante porque al actual gobierno del estado aún le quedan 29 meses al frente de la administración.

Todos unidos contra AMLO

Un punto a favor del PAN en su abierta confrontación con el gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador que cambió la operación del programa de las estancias infantiles, es que al menos ya logró sumar en su pleito al PRI con los alcaldes de Tlaxcala y Huamantla, Anabell Ávalos Zempoalteca y Jorge Sánchez Jasso, respectivamente.

Además de esos priistas que defenderán y respaldarán ese programa social, también se espera la participación en el “Foro Estancias Infantiles. Impacto en la Sociedad Tlaxcalteca” de las ex candidatas panistas perdedoras como Josefina Vázquez Mota y Adriana Dávila Fernández.

El evento se llevará a cabo mañana miércoles a las 9 horas en el Congreso del Estado. Las descalificaciones para la administración de López Obrador estarán a la orden del día y es muy probable que se aproveche la ocasión para desacreditar el trabajo de la “super delegada” Lorena Cuéllar Cisneros.

La sucesión en Tlaxcala está en marcha y por esa razón es probable que se valga todo.

Por piedad, le urge al Congreso de Estado un asesor

.

Los actuales diputados locales tendrán que definir claramente en qué lado de la cancha quieren jugar, porque sus vaivenes generan confusión y les hace perder la poca credibilidad que aún tienen. Si de ahora en adelante los legisladores serán una oposición al gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez que lo demuestren y que no sólo recurran a la descalificación para quejarse del mandatario que se negó a publicar una ley por tener errores.

 

Hace algunas semanas le advertimos que la luna de miel lograda al inicio de la actual legislatura entre diputados locales y la administración de Mena Rodríguez llegaría a su fin, debido a que serían inevitables las descalificaciones y a que los encargados de hacer y aprobar las leyes estaban incurriendo en excesos que el gobernador no aceptaría.

Los primeros desencuentros se registraron a finales de este año cuando los diputados aprobaron el presupuesto de Egresos del 2019 y la Ley de Austeridad. Ambas fueron observadas por el mandatario Marco Mena que frenó su publicación al detectar que contenían errores y que algunos conceptos atentaban contra la separación de Poderes, la Constitución y la autonomía municipal.

La primera fue revisada y los legisladores aceptaron algunas observaciones del Ejecutivo, con lo cual se pudo corregir y concretar su publicación en el Periódico Oficial del Estado. La segunda ya no fue revisada y los “honestos y aguerridos” diputados optaron por mandarla a la congeladora porque al final la ausencia de una Ley de Austeridad no sólo beneficiaría a la administración estatal y a los ayuntamientos, sino a ellos mismos porque estarían en condiciones de mantener sus privilegios económicos.

En este año, el gobernador Mena ha frenado la publicación de otras dos leyes aprobadas por la inexperta legislatura local controlada por Morena, el PT y el PES que siempre comete errores o inconsistencias en su trabajo. Se trata de la Ley de Protección Civil y la Ley de Ecología con la que se pretende prohibir el uso de desechables, popotes y otros artículos de plástico y unicel.

Aunque parezca increíble, el gobernador está convertido en un legislador más, ya que ahora debe revisar con lupa las leyes aprobadas a fin de evitar que se publiquen normas que lejos de ayudar complique las labores administrativas del gobierno o de los ayuntamientos o permita la invasión de competencias que generen un descontrol.

Sobre la Ley de Protección Civil hasta ahora los diputados no han demostrado que les asiste la razón jurídica de los cambios avalados, como tampoco han hecho lo propio respecto a la Ley de Ecología.

A través del área de comunicación social del Congreso del Estado se emitió un boletín oficial por el cual culpan al Ejecutivo de carecer de “voluntad” para tratar el tema ambiental al negarse a publicar el decreto que prohíbe el uso de desechables, bolsas de plástico y popotes, de ahí que los diputados le pidieron al mandatario Marco Mena gobernar sin “caprichos”.

El comunicado que está planteado más como una declaración de guerra que en una postura oficial que busque la negociación política no precisa cuántos de los 25 legisladores avalan los señalamientos contenidos en ese documento.

Pareciera que al líder del Morena, el priistas de closet, Víctor Manuel Báez López, palomeo un boletín que no sólo le provocará problemas internos en el Congreso del Estado con sus aliados del PAN, PRD, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano, Verde Ecologista y el PRI, sino con un sector de Morena, el PT y el PES, así como con los enlaces del gobernador que dejarán de confiar en su operación.

Al Congreso del Estado le urgen asesores en todos los rubros, pero especialmente en materia legal, porque los errores en ese punto son la constante y cada vez se exhiben más, al grado que su novatez ya paso a la estupidez.

Una cosa es lo que se dice otra lo que se hace

.

Algo le pasa a la clase política del estado porque sólo ellos se pueden creer sus mentiras que cada día escupen sin ningún rubor ante los medios de comunicación. No existe congruencia entre el decir y el hacer, entre lo que pregonan y lo que se observa, entre lo que piden y ocultan. Ellos ven una realidad que sólo existe en su mente, porque nadie en su sano juicio puede respaldar tantas tonterías.

Un claro ejemplo de incongruencia es la advenediza diputada local del PT, Irma Garay Loredo, quien ayer presentó una iniciativa de ley castigar la violencia política en razón de género que se registra al interior de los partidos políticos.

Propuso aplicar a los políticos que incurran en esas prácticas sanciones que van desde una amonestación pública hasta el pago de una multa económica.

Antes de plantear tal iniciativa, la intranscendente legisladora hubiera exigido a su papá, el diputado plurinominal de PT, Silvano Garay Ulloa y líder de ese partido en Tlaxcala, que dejara de aprovecharse de su cargo y beneficiarse de las prerrogativas de ese instituto político, pues para nadie es un secreto que sólo él y su familia disponen del dinero y de los cargos que se obtienen a través de la representación proporcional.

Ella fue vilmente impuesta para ser diputada local por esa vía, al igual que su papá pero en la Cámara de Diputados. Ambos tienen trabajando a familiares que cobran puntualmente su salario sin trabajar. Lo que es peor, es que cobran sus partidas para llevar a cabo gestiones y se quedan con esos recursos porque sencillamente son fieles seguidores de la frase de que “todo se quede en la familia”.

Si hay alguien que ejerce la violencia de género al interior de un partido es Silvano Garay y su familia, porque sus integrantes son incapaces de permitir que otras mujeres tengan presencia y liderazgo en el PT, un partido que en Tlaxcala funciona como un verdadero negocio para esos políticos que sin representar nada han llegado a vivir muy bien con sus abultados salarios que salen de los impuestos que pagamos los tlaxcaltecas.

Dime de qué presumes y te diré de qué careces

Según Noé Rodríguez Roldán, secretario de Comunicaciones y Transportes, el compromiso del gobierno del estado es servir con ética, transparencia, austeridad y legalidad, sin embargo fue el propio mandatario de Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez, el que frenó la Ley de Austeridad que los diputados locales aprobaron a finales del año pasado.

Al negarse a publicar la mencionada ley luego de hacer varias observaciones, en Tlaxcala ya no fue posible contar con disposiciones legales que impidieran los gastos de lujo para servidores públicos, viáticos, alimentos, pensiones o bonos exclusivos por fin de mandato y hasta el pago de guaruras.

También se frenó que los 105 entes públicos de la entidad realizaran un Programa de Reducción y Ahorro que pretendía lograr una disminución de hasta el 30 por ciento en el gasto.

El funcionario estatal que fue el orador oficial de la conmemoración del CCXIII Aniversario del Natalicio del Benemérito de las Américas, Benito Juárez García, expresó que la austeridad debe ser real y no sólo una simulación para buscar popularidad o manipulación, palabras que no tuvieron ningún eco entre la clase política presente en la ceremonia porque así como las pronunció se las llevó el viento.

Sindicato del Cecyte presiona para conocer a su futuro patrón

El tiempo se ha convertido en el peor enemigo de las autoridades estatales, las cuales ya no saben cómo disimular sus múltiples errores. Según ellas despidieron a Luis Vargas González de la dirección general del Cecyte porque realizó supuestos malos manejos en ese subsistema cuando nunca recibió formalmente la institución y ni dispuso de un peso de las arcas para llevar a cabo su labor.

La realidad es que el ex funcionario estatal al encontrar cientos de anomalías financieras, aviadores y un manejo irregular del Cecyte optó por renunciar a su cargo al no encontrar el respaldo del gobernador para corregir esas inconsistencias que eran y son solapadas por el actual secretario de Educación de Tlaxcala, Manuel Camacho Higareda, lo cual los metió en un serio aprieto porque han pasado casi cuatro meses y es la fecha que no concluye el análisis para determinar quién será el próximo director de ese sistema educativo.

Ante esa enorme omisión, el líder del sindicato de los trabajadores del Cecyte, Zenón Ramos Castillo, reveló que el gremio presentó un amparo para obligar al mandatario a designar al responsable de ese colegio, pues es más que obvio que a ese tipejo le urge sentarse con el nuevo patrón para negociar y mantener sus privilegios y canonjías.

Zenón Ramos es uno de los pocos trabajadores privilegiados del Cecyte que cada mes se embolsa un sueldo de más de 70 mil pesos y se dice que a finales de cada año el “aguerrido dirigente” se lleva entre todas sus prestaciones más de 200 mil pesos.

Pero volviendo al tema de la designación del futuro director general del Cecyte, ayer el secretario de Gobierno en Tlaxcala, José Aarón Pérez Carro, sostuvo que el Ejecutivo local aún analiza los perfiles para nombrar al nuevo titular del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos y aseguró que será antes de que el Poder Judicial de la Federación emita una resolución cuando se conozca el nombre del elegido.

Seguramente el próximo director de ese subsistema será una eminencia o un sabio, porque imagínese que cualidades se deberán tener para ocupar ese cargo si el análisis para encontrar al indicado ya lleva casi cuatro meses.

Lento y tortuoso el cambio de funcionarios federales

.

Por enésima vez el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aclaró que los representantes válidos de su administración en los estados son los “superdelegados”, quienes después de trabajar por casi cuatro meses solos empezarán a ser reforzados por una estructura que ahora si implicará la salida de los aún delegados priistas y la llegada de nuevos funcionarios que darán vida y movilidad a las dependencias federales que se encuentran paralizadas.

Aunque nunca faltan los ilusos que recurren a psicólogos para tratar sus complejos y sacar sus traumas contra las mujeres que logran posiciones importantes, la realidad es que Lorena Cuéllar Cisneros, delegada de Programas de Desarrollo del gobierno de López Obrador y única representante de la administración federal, pronto asumirá el control de las 44 delegaciones de igual número de dependencias cuyos titulares se negaron a entregar sus áreas o simplemente optaron por no reconocer la autoridad de la que hoy es ubicada como la tlaxcalteca con más cercanía al presidente de México.

En una reunión de trabajo celebrada al inicio de esta semana en la Ciudad de México, el mandatario del país confirmó que sus únicos representantes en los estados son los “superdelegados” y que éstos serán reforzados con la designación de cuatro coordinadores que se encargarán de la Seguridad, la Economía, de las Comunicaciones y de los programas de Bienestar, quienes a su vez tendrán bajo su mando a los encargados de las delegaciones de las dependencias federales.

Hasta ahora se desconoce los nombres de los cuatro coordinadores y si éstos serán personajes ligados a los intereses de Lorena Cuéllar, pues a nivel nacional se habla que esas posiciones serán ocupadas por funcionarios vinculados a los secretarios del gabinete presidencial, de ahí que su trabajo se enfocará en entregar resultados y no a actividades políticas o electorales.

Donde quizá se logre ubicar a políticos identificados a Cuéllar Cisneros, es en los encargados de las delegaciones, posiciones a donde deberán llegar personas con la capacidad suficiente para operar esas dependencias que desde diciembre se encuentran paralizados por la actitud negligente de algunos delegados priistas que han hecho lo que han querido, como Perla López Loyo, quien tiene al ISSSTE en una permanente crisis por los pésimos servicios que ofrece a los derechohabientes.

Aunque ha sido lento el arranque del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en los hechos ya se empiezan a ver su movilidad con la entrega de los recursos de algunos programas. La semana pasada Lorena Cuéllar se reunió con más de mil campesinos que avalaron a la administración federal y para este día se tiene previsto otro evento masivo en el municipio de Tlaxco donde también se repartirán fondos federales.

La actual “superdelegada” del gobierno federal ha cumplido con las instrucciones de su jefe el presidente de México y quizá por esa razón hoy en día goza de toda la confianza de Gabriel García Hernández, quien es ubicado como uno de los hombres de mayor confianza de López Obrador al mantener una cercana relación en los últimos 18 años como encargado de áreas financieras y de operación política.

Gabriel García es Coordinador General de Programas Integrales de Desarrollo, un puesto que se creó para que Andrés Manuel López Obrador controlara a los 32 “superdelegados” que operan los programas sociales y de seguridad ciudadana en las entidades y que además son los enlace entre los gobernadores y el presidente.

En los pasados comicios del 2018, García Hernández fue el coordinador técnico de la defensa del voto en todo el país, una estructura que coordinó a las bases para cuidar las casillas electorales y conseguir votos a favor de López Obrador.

Ahora que se conoce cuál será la estructura administrativa con que operará el gobierno federal en Tlaxcala, sólo falta ver que se realicen los nombramientos y empiecen a darse los anhelados cambios para que los ciudadanos perciban con hechos la transformación que está impulsado la gestión de López Obrador porque hasta ahora no termina por convencer.

Urge que las palabras se traduzcan en hechos.

El PAN se sacudió y está dispuesto a dar la pelea

.

A casi nueve meses de las pasadas elecciones donde Morena y sus aliados lograron triunfos y posiciones importantes, sus adversarios políticos parecen incapaces de salir de su letargo y salvo el PAN que ya concluyó su proceso de renovación de dirigentes locales, los demás lucen pasmados sin ninguna intención de cambiar y resignados a mantenerse en los últimos lugares de las preferencias electorales.

 

El PAN pareciera ser el único partido que está dispuesto asumir su papel opositor en Tlaxcala y ya sin la arrogancia de los adrianistas y la torpeza del grupo del ex dirigente estatal de ese partido, Carlos Carreón Mejía, los panistas tlaxcaltecas se dedicarán a fortalecer instituto político bajo el mando de José Gilberto Temoltzin Martínez cuya meta principal es recuperar la presencia y espacios de poder que se perdieron por malas decisiones.

En casi nueve meses el nuevo grupo dominante del PAN se dedicó a sumar y no a dividir a la militancia. Logró que las cabezas de las corrientes hegemónicas al interior del partido fueran excluidas para evitar que siguieran polarizando a los panistas que estaban más preocupados y enfocados a las grillas internas que en buscar el acercamiento con los ciudadanos y ciudadanas del estado.

El reinado que por más de ocho años ejerció la actual diputada federal Adriana Dávila Fernández al interior del PAN en Tlaxcala ayer llegó a su fin. No sólo dejó de tener el control de la dirigencia estatal, sino que también desapareció cualquier influencia suya en la Comisión Permanente que se encarga de avalar las alianzas electorales y las estrategias que se llevarán a cabo con miras a los futuros comicios.

Si la eterna aspirante a la gubernatura de Tlaxcala pretende aspirar a otro cargo de elección popular, desde ahora deberá ponerse a trabajar porque sus posibilidades de obtener otra candidatura por la vía plurinominal son remotas y escasas, debido a que los militantes del PAN están hartos que esa “líder” haya acaparado esos cargos para su beneficio y el de su grupo.

La actual senadora y ex perredista Minerva Hernández Ramos figura como la panista con más posibilidades de convertirse en la candidata a la gubernatura de Tlaxcala para las elecciones del 2021, pero no tanto porque goce de posicionamiento o sea considerada una política seria con la fuerza necesaria para ganar los comicios, sino porque hasta ahora no tiene una competencia interna que trate de disputarle esa nominación.

La renovación de los comités municipales del PAN en la entidad comenzará en los próximos días, proceso que permitirá identificar los liderazgos y posibles candidatos de ese partido rumbo a los próximos comicios.

La postura de José Gilberto Temoltzin sobre las candidaturas a los diferentes cargos de elección popular es muy clara y será abanderado aquel que tenga posibilidades de ganar sea del grupo que sea, por lo que está descartado el agandalle que prevaleció en los tiempos de Adriana Dávila.

Un panista que ya entendió su realidad y que permanecerá oculto para evitarse problemas por su deteriorada imagen es Adolfo Escobar Jardínez, ex alcalde capitalino, quien ahora trata de impulsar la carrera política de su esposa Elvira Salado Meza que ayer fue designada como miembro de la Comisión Permanente del PAN en Tlaxcala.

La intención del grupo de Adolfo Escobar es lograr que su esposa sea candidata a diputada local por la vía plurinominal, de ahí que haya roto su alianza con el grupo de la diputada federal Adriana Dávila que en su momento le permitió convertir a un incondicional suyo en legislador y a otros miembros de su equipo en regidores en diferentes ayuntamientos del estado.

El PAN da señales de estar vivo, lo cual no se ve en el PRI ni en el PRD, partidos que parece que están resignados a desaparecer.

La convulsionada renovación de la Sección 55 del SNTE

.

Los maestros miembros de la Sección 55 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) se alistan para renovar su dirigencia, proceso que seguramente sacará chispas porque la gran mayoría de los docentes quiere acabar con el ejercicio de la cuatitud que llegó a imponer el nefasto y entreguista Ignacio Díaz Grande, quien se quiere ir sin explicar dónde quedaron cerca de 10 millones de pesos de gastos médicos que se perdieron bajo su gris gestión.

 

Sin darle mucha difusión, hace unos días el Comité Ejecutivo Nacional del SNTE bajo el mando de Alfonso Cepeda Salas lanzó la convocatoria para renovar a la dirigencia de la Sección 55, proceso que culminará el próximo 11 y 12 de abril en un congreso que se llevará a cabo en la ciudad de Apizaco.

El relevo sindical no será nada tranquilo para Alfonso Cepeda e Ignacio Díaz, pues ambos enfrentarán la venganza del grupo que apoya a la ex líder nacional del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales, hoy integrados en la organización “Maestros por México” que buscará recuperar esa posición y lanzar de cualquier posición de poder a “los traidores de la maestra”.

El encargado de dirigir esa operación es el ex secretario de Educación en el gobierno panista de Héctor Ortiz Ortiz, el hidalguense Miguel Ángel Islas Chío, quien intentará que el convenenciero Ignacio Díaz fracase en su propósito de heredar el cargo a los hermanos Jorge o José Luis Guevara o la actual encargada de las finanzas del gremio Teresa Meneses.

La finalidad del aún líder magisterial Ignacio Díaz es que no se retome el caso de las anomalías millonarias encontradas en las finanzas del sindicato, específicamente en el pago de los gastos médicos durante el último año del gobierno de Mariano González Zarur.

Se estima que se perdieron alrededor de 10 millones de pesos que se presume fueron a parar a las manos del dirigente junto con otros cómplices como la ex secretaria de Asistencia Social de la Sección 55 del SNTE, Alejandra Ramírez Vásquez.

Pero no crea que son los únicos grupos que pretenden controlar el mencionado sindicato, ya que también está el de los ex secretarios generales que se están organizando para ejercer presión y lograr posiciones en el comité ejecutivo porque les representa beneficios económicos, como los que tiene el ex dirigente magisterial Armando Ramos Flores, actual director de Educación en el ayuntamiento de Tlaxcala, quien está acostumbrado a cobrar puntualmente su quincena sin trabajar.

Será cuestión de días para que la efervescencia al interior de la Sección 55 del SNTE sea mayúscula y se conozca si los elbistas a través de la organización “Maestros por México” logra controlar la dirigencia de ese gremio, para después concentrar todas sus baterías en la Sección 31 del SNTE donde Demetrio Rivas Corona tendrá serios problemas para heredar su cargo a un incondicional.

No lo cuente, pero la Sección 31 del SNTE vivirá una renovación sindical más que complicada, al grado que no se descarta que su proceso afecte el desarrollo del ciclo escolar, porque para nadie es un secreto que un sector importante de maestros de ese gremio está en contra del secretario de Educación Manuel Camacho Higareda y de la mayoría de los funcionarios que trabajan en la Secretaría de Educación Pública de Tlaxcala.

Los vientos de venganza soplan fuerte en el SNTE.

Adiós al dominio adrianista dentro del PAN.

Acostumbrada a obtener con gritos y presión los espacios que no puede obtener con trabajo y política, la ex poderosa Adriana Dávila Fernández ayer no pudo conseguir ni un solo espacio dentro de la Comisión Permanente del PAN en Tlaxcala que se conforma por 30 integrantes.

Su grupo que asistió a la hora pactada para llevar a cabo el nombramiento de los miembros de dicha comisión, optó por retirarse al percibir que no tendría fuerza para ganar la mayoría de ese órgano que le permitiera acotar el poder que cada día gana más el líder estatal de ese partido, José Gilberto Temoltzin Martínez, acción que fue replicada por los seguidores del intrascendente diputado federal y ex dirigente panista Carlos Carreón Mejía.

Ya sin la presencia de los seguidores de Adriana Dávila y Carlos Carreón, inició la conformación de ese órgano donde en una primera instancia se nombraron a 16 miembros que en su totalidad pertenecían al grupo de José Gilberto Temoltzin y después se entregaron cuatro posiciones a la política considerada por los perredista como una traidora y actual senadora, Minerva Hernández Ramos, número que también logró obtener el ex diputado local Ángelo Gutiérrez Hernández.

El grupo del ex alcalde de Tlaxcala, Adolfo Escobar Jardínez alcanzó tres lugares, los mismos que obtuvo el ex aspirante a la dirigencia estatal del PAN, Asael Corona Ramírez.

El adrianismo se extingue en el PAN, lo cual aún no se sabe si será bueno o malo, pero lo que es un hecho es que la actual diputada federal tendrá serios problemas para mantener su carrera política a través de cargos de representación plurinominal, porque lo suyo simplemente no es ganar elecciones.

Avalará AMLO reelección de los actuales diputados

.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, logró una reforma constitucional que será clave para su proyecto político rumbo a las elecciones intermedias del 2021. Es muy probable que para ese tiempo se someta a una consulta de revocación de mandato que le permita estar en las boletas y con eso ser nuevamente el arrastre que garantice el control de la Cámara de Diputados, de la mayoría de los Congreso locales y que sea un factor clave para ganar gubernaturas y presidencias municipales que estarán en juego.

La estrategia político electoral que ha puesto en marcha el presidente López Obrador está en marcha y su objetivo no sólo es controlar el gobierno federal y el Congreso de la Unión como sucede en estos momentos, sino que su partido Morena y sus aliados (PT, PES y el Verde Ecologista) lleguen a dominar otros espacios de poder en los estados del país para que ayuden a concretar la cuarta transformación que impulsa el tabasqueño.

Anoche, la Cámara de Diputados bajo el mando del coordinador de los legisladores de Morena, Mario Delgado Carrillo, logró la mayoría calificada que se requería para aprobar las reformas constitucionales que le permitirán al presidente de la República someterse a una consulta de revocación de mandato, medida que fue rechazada por el PAN que consideró que López Obrador está preparando el camino para buscar su reelección.

Si Andrés Manuel López Obrador aparece en una boleta en las elecciones intermedias del 2021 en que serán electos diputados federales, gobernadores, diputados locales y presidentes municipales, sin duda influirá en los electores que acudan a las urnas y volverá a ser factor clave de arrastre para que los candidatos de su partido logren esas posiciones.

Lo malo es que en Tlaxcala existe la reelección de los diputados locales, por lo que seguramente muchos intentarán repetir en sus cargos confiados en que López Obrador les hará nuevamente el milagro de hacerlos ganar tal y como sucedió en los pasados comicios del 2018.

Aunque los electores tlaxcaltecas ya rechazaron la reelección el 1 de julio del 2018 cuando varios ex diputados locales decidieron ir a las urnas sin conseguir la continuidad, es muy probable que los actuales diputados hagan caso omiso a esa lección y desde ahora empiecen a soñar y trabajar para seguir en su privilegiada posición, porque confiarán en que el presidente de México los puede hacer triunfar.

Los diputados locales de Morena, el PT y el PES en su gran mayoría son una gran decepción para los tlaxcaltecas. Prometieron ser diferentes y resultaron ser igual o peores que los legisladores del PRI, el PAN y el PRD que por años habían controlado el Congreso del Estado.

No sólo gozan de una pésima imagen y prestigio, sino que en estos momentos ninguno tendría el respaldo de sus electores de sus respectivos distritos para seguir en el cargo, por lo que pensar que alguno podrán lograr la reelección en el 2021 sólo porque el presidente de México se someta a una consulta de revocación de mandato puede ser un grave error, pues está más que comprobado que los ciudadanos de Tlaxcala saben castigar en las urnas a los políticos que se quieren pasar de listos.

Si bien a los diputados locales la presencia del tabasqueño en una boleta en las elecciones del 2021 no los ayudará, si será un factor importante para impulsar la campaña de la candidata o del candidato al gobierno del estado por parte de Morena y sus aliados, ya que sus posibilidades de obtener el triunfo aumentarán porque está más que comprobado que López Obrador es muy querido en Tlaxcala.

A 27 meses de las elecciones locales e intermedias, pareciera que en Tlaxcala cada vez se refuerza la idea de que el próximo gobernador será de Morena y que el actual mandatario del PRI, Marco Antonio Mena Rodríguez, está resignado a entregar el poder que tanto esfuerzo y trabajo le costó a su partido recuperar.

López Obrador está más que decidido en aplastar y desaparecer al PRI en las elecciones del 2021, lo cual pareciera que en Tlaxcala si sucederá porque el ex partidazo se ve más muerto que el PRD.