[xyz_lbx_default_code]

Archiv para agosto, 2018

Las marranadas de Marianito y su triste huida

.

En tremendo lío se metió el nuevo presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso del Estado, Víctor Baéz Lopéz, quien en un arranque de estupidez alcanzó a balbucear que la actual legislatura local sostendrá una lucha frontal contra la corrupción, cuando él y sus nuevos compañeros fueron sometido por los anteriores diputados que se fueron sin realizar la entrega recepción que por ley están obligados a concretar.

Marranito

En cuestión de días se verá que tal real es el discurso de los nuevos diputados locales de Morena que hoy presumen ser diferentes y hasta honestos, sobre todo cuando comprueben las transas que cometió el junior más repudiado de Tlaxcala que por sus venas corre el ADN de la traición, de la corrupción, del mal político y del poco hombre que es al no tener palabra para hacer valer sus compromisos y acuerdos.

Nos referimos a Marianito González Aguirre, el hijo del ex gobernador Mariano González Zarur y la cachonda ex vedette Hilda Aguirre. “El moles” como es conocido en su círculo familiar dejó una estela de corrupción que terminará involucrando al diputado panista pegazulejos Juan Carlos Sánchez García y al porro legislador del PRD, Alberto Amaro Corona.

El perdedor de la elección a diputado federal por el primer distrito con cabecera en Apizaco que regresó al Congreso del Estado para quejarse de la traición que según él sufrió del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, simplemente no pudo poner en orden las finanzas del Poder Legislativo de los últimos ocho meses ni cuadrar las cuentas para ocultar sus desfalcos, abusos y excesos.

Cómo podría justificar que los diputados locales con licencia y en campaña para su reelección presuntamente siguieron recibiendo sus apoyos como si estuvieran en funciones, como los 30 mil pesos que cada mes obtenían en gasolina. O los “pagos extraños” que el Comité de Administración realizó al personal de confianza y sindicalizado y que dejó en ceros las cuentas del Poder Legislativo.

La mentada remodelación del edificio del Congreso del Estado tiene inconsistencias y los trabajos no justifican los altos costos que implicaron.

Habrá que ver si el pelele de Baéz Lopéz junto con los otros legisladores locales tiene los tamaños para castigar y evidenciar a Marianito González o al final acatará la instrucción de Joel Molina Ramírez, el aún líder estatal de Morena, de no molestar y solapar los abusos de “El moles”.

Se dice que Molina Ramírez, si el fiel seguidor de Andrés Manuel López Obrador, está en deuda con el ex gobernador y hacendado Mariano González, pues trascendió que éste último mantuvo a su hija como presunta “aviadora” en la nómina de la pasada administración, situación que el hoy “honesto” líder morenista trata de ocultar para que no se conozca ese penoso desliz.

La pelota de la honestidad ya cayó en la chanca de Morena y ahora tendrá que demostrar que las cosas en realidad van a cambiar. El gris y vapuleado Víctor Báez deberá mostrar congruencia entre sus palabras y los hechos, y su compañero legislador, el lorenista y ex matador de toros, Rafael Ortega Blancas que ayer asumió el control del Comité de Administración, está obligado a demostrar que la actual legislatura es diferente y que castigará la corrupción.

Pronto se comprobará si en Tlaxcala se dará un cambio o si sólo se optó por llevar al poder a otros políticos que actúan y se comportan como priistas.

La cuenta regresiva ya comenzó y los nuevos diputados locales deben ponerse a trabajar.

Nadie sabía que Tlaxcala tenía un agente padrote

.

El caso del policía de investigación Marcos N. que enfrentará la justicia en el vecino estado de Puebla por el delito de trata de personas podría sacar a flote la red de protección que la Procuraduría General de Justicia en el Estado de Tlaxcala ha ofrecido a un grupo de agentes que por años han controlado la dependencia y han realizado abusos y excesos sin enfrentar consecuencias legales.

131218_trata%5b1%5d

Aunque las autoridades tlaxcaltecas buscan minimizar el caso del agente tlaxcalteca de la PGJE detenido por obligar a una mujer a ofrecer servicios sexuales, con el pretexto de que nadie sabía su ilícita actividad y que forma parte del personal heredado por la anterior administración estatal encabezada por Mariano González Zarur, en los hechos ese policía de investigación sometió a su víctima desde marzo del 2016 hasta agosto del presente año sin encontrar algún obstáculo o impedimento en Tlaxcala.

La suerte del mencionado agente quizá cambió cuando el caso empezó a ser investigado por la Fiscalía General de Justicia del Estado de Puebla que encontró los elementos necesarios para proceder en su contra luego de dos meses de indagatorias.

Las autoridades tlaxcaltecas quieren pecar de ingenuas y por esa razón le daremos algunos datos del grupo al que pertenecía Marcos N. para que no se digan sorprendidas o que no saben con quiénes tratan.

El ahora ex policía Marcos N. estaba asignado a un grupo especial de la PGJE, donde es difícil pensar que ni sus compañeros supieran de la explotación sexual que llevaba a cabo desde el 2016, sobre todo cuando ese selecto comando está integrado por los comandantes Luis Paredes Morales y Pilar Portillo Velazco, quienes al conocer la detención de su compañero buscaron al abogado indicado para llevar a cabo la defensa del presunto padrote.

Pilar Portillo se encuentra denunciado ante el agente del Ministerio Público especializado en delitos cometidos por servidores públicos, ya que se negaba a ejecutar las órdenes de aprehensión emitidas por los juzgados penales.

Se dice que para llevar a cabo su trabajo solicita un impulso económico, situación que terminó en una denuncia por parte de la persona agraviada que no aceptó esa ilegal propuesta.

Para nadie es desconocido que ese selecto grupo de agentes conocido como “La nueva Hermandad” controla las órdenes de aprehensión. Se presume que antes de ejecutarlas los policías optan por extorsionar a los involucrados en denuncias penales, para lo cual usan los vehículos oficiales de la PGJE porque les resulta más redituable económicamente hablando al someter a un terror sicológico a las personas que deberían ser detenidas, quienes optan por pagar el dinero solicitado para evitar la cárcel.

El hoy procurador de Justicia en Tlaxcala, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, sabe que ese comando de policías investigadores fue detenido en Puebla en un operativo donde les fueron encontradas armas largas y cortas.

Al momento de su detención los agentes tlaxcaltecas no llevaban ningún oficio de comisión, de ahí que estuvieron retenidos por unas horas antes de ser liberados de manera extraña de las instalaciones de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Puebla.

Se suponen que los agentes de investigación deben llevar un oficio de comisión en el momento de trasladarse a otra entidad federativa para realizar alguna investigación u ejecutar alguna orden de aprehensión.

Este grupo conocido como “La nueva Hermandad” ha creado un gran temor entre sus mismos compañeros, quienes prefieren quedarse callados ante los atropellos y actos ilegales que suelen cometer esos agentes, quienes presumen estar protegidos por altos funcionarios del estado de Tlaxcala.

Y por lo que se ve el comandante David Mejía Morales inspector en jefe de la Policía de investigación y el procurador de Justicia José Antonio Aquiahuatl Sánchez no han hecho nada para frenar y controlar a esos agentes heredados por la pasada administración, que por cierto, dejó de tener el poder el 31 de diciembre del 2016.

Ojalá hagan algo al respecto, porque por el momento pareciera que están relacionados con ese nefasto grupo.

Mentira o realidad el combate a la corrupción

.

Los futuros diputados locales muy pronto estarán en condiciones de demostrar que tan comprometidos estarán con el combate a la corrupción en Tlaxcala, pues en breve conocerán los excesos de los legisladores salientes que lejos de sancionar los abusos de alcaldes, funcionarios estatales y autoridades universitarias se dedicaron a tapar las anomalías financieras que pronto se harán públicas.

corrupción 17
Nadie en su sano juicio podrá cubrir la rapiña en que incurrieron algunos diputados locales durante el proceso de aprobación de las cuentas públicas del 2017 de los diferentes entes fiscalizables.

Los nuevos legisladores difícilmente no podrán percibir el hedor que sale de algunos dictámenes aprobados, mismos que por el bien de los nuevos representantes populares estarán obligados a analizar y reabrir esos expedientes antes de que la corrupción los salpique y los ubique como protectores de sus antecesores.

El discurso de campaña de los candidatos de Morena hoy convertidos en legisladores electos de combatir la corrupción y la impunidad enfrentará su prueba de fuego en Tlaxcala, ya que si realmente son diferentes deberán revisar el desaseado trabajo que llevaron a cabo los diputados salientes en la aprobación de las cuentas públicas que no debieron tener el aval del pleno.

Sólo necesitan ingresar al siguiente link http://ofstlaxcala.gob.mx/INFORMES%202107

donde se encuentran los informes originales de los resultados de revisión y fiscalización del 2017 que elaboró el Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del Estado de Tlaxcala y compararlos con los dictámenes aprobados por los diputados para ubicar las notables diferencias e inconsistencias que existen.

Cuentas públicas reprobadas en los informes originales del OFS por tener observaciones millonarias fueron “arregladas” con la ayuda de diputados panistas como Guadalupe Sánchez Santiago y Juan Carlos Sánchez García.

El encargado de la operación limpieza y presunta venta de protección e impunidad fue el diputado perredista Alberto Amaro Corona, quien como presidente de la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso de Estado se dedicó a recibir documentos de los entes fiscalizables para supuestamente solventar las observaciones millonarias, lo cual se hizo sin cumplir con los criterios legales y contables establecidos, de ahí que esos procedimientos al vapor son tan endebles que no resistirán una revisión.

Aunque se crea que las graves anomalías financieras detectadas en las cuentas públicas de los ayuntamientos de Calpulalpan, Zacatelco, Apizaco, Panotla, Contla y otros que estaban reprobadas ya desaparecieron, así como las de la Universidad Autónoma de Tlaxcala y de la Secretaría de Salud, en realidad siguen vigentes pese a que el dictamen final avalado por los legisladores salientes diga que fueron solventadas.

Los que tenían sus cuentas públicas reprobadas y al final lograron un dictamen favorable deberían leer bien el documento que recibieron antes de cantar victoria, pues en un apartado se deja bien claro que tal acto jurídico no solventa, modifica o anula las observaciones del OFS, las cuales se mantendrán y podrán derivar en procedimientos legales en caso de no ser atendidas correctamente.

En pocas palabras los estímulos que alcaldes, funcionarios estatales y autoridades universitarias entregaron a los diputados para recibir su ayuda no servirán de nada, toda vez que sus expedientes podrían ser reabiertos y enfrentar el peso de la ley por los excesos y abusos en que han incurrido.

Los nuevos legisladores de Tlaxcala que entrarán en funciones el 1 de septiembre tendrán que demostrar muy pronto su congruencia entre el decir y el hacer, debido a que están obligados a revisar a sus antecesores y poner fin a la impunidad y a la corrupción que prevalece en ayuntamientos, dependencias estatales y universidades.

Ellos dirán si son diferentes o son iguales o peores a los que se van.

Morena se transforma en el nuevo PRI

.

Mientras el PRI parece estar resignado a no tener ninguna representación en la próxima legislatura local cuyos integrantes rendirán protesta mañana miércoles para después asumir sus responsabilidades el 1 de septiembre, Morena está decidido a replicar las actitudes del partidazo y poner en riesgo la alianza que en su momento estableció con el PT y el PES.

PRI-Morena

 

Muy poco podrá hacer el PRI para recuperar la diputación plurinominal que el domingo pasado le fue arrebatada por una orden del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, instancia que pidió al Instituto Tlaxcalteca de Elecciones aplicar un nuevo criterio matemático y dar cumplimiento al convenio local que establecieron el tricolor, el Panal, el PVEM y el PS.

Desde la primera asignación de las diez diputaciones plurinominales los consejeros electorales encabezados por Elizabeth Piedras Martínez y Denisse Hernández Blas operaron para entregarle al PRI una posición que recayó en Zonia Montiel Candaneda, pese a que sabían que el partidazo legalmente no tenía derecho a esa representación, misma que debía ser destinada al PAC que registró a Inés Cervante Baéz.

Los dirigentes del PRI y los consejeros del ITE están conscientes que su sucia maniobra fue descubierta y que difícilmente el ex partidazo podrá recuperar la diputación plurinominal.

Las posibilidades de que el tricolor se quede sin representante en la próxima legislatura son muy altas, lo cual será un duro golpe para los priistas que a partir de septiembre serán meros espectadores en el Congreso del Estado.

El PRI perderá su diputación plurinominal y ésta pasará a manos de PAC. Tampoco está descartado que con el nuevo criterio matemático aplicado por los consejeros electorales se modifiquen otras asignaciones, por lo que habrá que esperar el fallo final que apruebe este día los miembros del ITE.

Y mientras hoy se espera la integración final de la próxima legislatura, le cuento que la relación entre los diputados entrantes y salientes es pésima al grado que no existe ningún acercamiento formal para llevar a cabo el cambio, el cual se tiene previsto para mañana miércoles en punto de las 17 horas.

Hasta ahora, Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador, está encaminado a convertirse en el nuevo PRI. Con la soberbia que da el haber ganado la mayoría de las diputaciones locales, ese instituto político está decidido en concentrar las posiciones importantes del Congreso del Estado y dejar a sus aliados los puestos de relleno e intrascendentes.

La alianza legislativa que Morena venía construyendo con el PT está a punto de romperse en Tlaxcala.

El partido de la estrella que acompañó a López Obrador en su lucha de los últimos años no aceptó el reparto de comisiones que pretende imponer Morena y ningún cargo en la mesa directiva del Congreso local que en breve quedará instalada.

Morena cedió la presidencia de la mesa directiva a la diputada del PES Luz Vera Díaz y pretendió que el PT tuviera la segunda posición, pero ésta fue rechazada. Al final ese lugar se le quedó al PRD que tendrá presencia en esa instancia junto con Morena, el PAN, Nueva Alianza y Movimiento Ciudadano.

Víctor Báez López, el virtual coordinador de los legisladores de Morena está convertido en el pelele de Joel Molina Ramírez, líder del partido de López Obrador, por lo que su nombramiento ha provocado risa ante la evidente ignorancia que muestra el ex alcalde de Zacatelco.

Otros diputados locales electos que también ya empiezan a generar risas y decepción, son María Félix Pluma Flores del PT y José Luis Garrido Cruz del PES, pues muy pronto se les olvidó las recomendaciones que recibieron su pastor Andrés Manuel López Obrador.

La primera con ayuda de su papá ya estrenó una lujosa camioneta Journey, la cual es manejada por el chofer de la nueva bisoña diputada y el segundo habría adquirido un Sentra con un presunto financiamiento que recibió de un alcalde suspendido.

Por lo visto esos dos legisladores dejaron la austeridad y el bajo perfil para otra ocasión, pues hoy están dispuesto a presumir que pronto tendrán poder y dinero.

El guiño orticista al próximo gobierno federal

.

Por primera vez en casi 42 años de haber sido fundada, la Universidad Autónoma de Tlaxcala rompió su tradición y sus actuales dueños aceptaron prestar la silla de rector a un académico no nacido en la entidad, de ahí que Luis Armando González Placencia representa un movimiento burdo del grupo orticista para tratar de establecer una relación cómoda con el gobierno federal que encabezará a partir del 1 de diciembre Andrés Manuel López Obrador.

ORTICESETLAXCALA
El cambio de rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala ya se esperaba, por lo que la designación del ex ombudsman de la Ciudad de México no representa ninguna sorpresa, pues desde hace tiempo su nombre estaba incluido en la lista que se manejaba para suceder al gris Rubén Reyes Córdoba.

El grupo orticista no tuvo otra más que ajustarse a la nueva realidad del país que decidieron los mexicanos el pasado 1 de julio y por eso optó por una nueva fachada a través de Luis Armando González, bajo el cálculo que no será mal visto por el futuro gobierno federal, pues el académico goza de prestigio y amistades cercanas al grupo de López Obrador como Marcelo Ebrard Casaubón.

González Placencia se prestó al juego de los orticistas, porque si bien será el rector de la UAT por el periodo 2018-2022, en realidad no tendrá ningún poder de decisión al interior de la Universidad, donde las posiciones claves y de mando seguirán siendo controladas por los hermanos Héctor Ortiz Ortiz y Serafín Ortiz Ortiz.

La ulta orticista Rosa Amparo Flores se hará cargo de la Secretaria Administrativa y Enrique Vázquez Fernández tendrá el control de la Secretaría Académica.

Otros orticistas que quedaron en posiciones claves dentro de la Institución son Samantha Viñas Landa, quien seguirá en la Secretaría de Investigación Científica y Posgrados, al igual que Antonio Durante Murillo, quien se mantendrá como Secretario Técnico.

Rodolfo Ortiz Ortiz, el hermano consentido de Héctor y Serafín, dejó el área de Planeación donde multiplicó las broncas con proveedores se vio involucrado en varios escándalos de corrupción y de faldas, para llegar a la Secretaría de Autorrealización.

Un pariente que al parecer ya no tendrá presencia en la UAT es Osvaldo Ramírez Ortiz. Por fin concluyó su periodo al frente de la Dirección de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Criminología, de ahí que en breve se espera que asuma su responsabilidad como notario público en el municipio de Chiautempan, nombramiento que le otorgó su tío Héctor Ortiz unos meses antes de dejar su cargo como gobernador de Tlaxcala.

Alejandra Velázquez Orozco fue nombrada coordinadora de División de Ciencias Sociales y Administrativas y Jorge Mario Galán Díaz coordinador de Ciencias y Humanidades. Fabio Lara Cerón fue ungido como director de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Criminología, mientras que Pedro Manuel Conde Flores será el responsable de la Facultad de Trabajo Social, Sociología y Psicología.

Las aspiraciones de familiares orticistas de convertirse en rectores de la UAT como ya sucedió con Héctor Ortiz y Serafín Ortiz deberán esperar unos años más, pues por ahora lo mejor será ocultar sus movimientos, sus excesos y sus riquezas que en los últimos años han acumulado a través de la Universidad.

Del rectorado de Luis Armando González se espera muy poco o casi nada, debido a que en esencia la UAT seguirá siendo manejada igual que en los últimos años. En la Universidad sólo se cambió la fachada, porque la estructura operativa se mantiene intacta, de ahí que tarde o temprano volverán a estar presentes las acusaciones de corrupción.

El tiempo nos dirá si el gobierno federal se traga este burdo movimiento o al final endurece su posición con la Universidad que es controlada exclusivamente por la familia Ortiz.

Rumores sobre cambios en el gabinete

.

Dicen que será en los primeros días de septiembre cuando se concreten los tan esperados cambios de funcionarios de primer nivel en la administración estatal. Se habla que serán reincorporados a la nómina candidatos perdedores en los pasados comicios que hoy forman parte del grupo en el poder y que no serán abandonados, pues tendrán se segunda oportunidad para demostrar su eficacia.

perdedores 24

Los rumores de cambios en el gabinete de Marco Antonio Mena Rodríguez están a la orden del día y ahora que en cuestión de días se instalará el nuevo Congreso a nivel federal y local, las especulaciones de la salida de ciertos funcionarios han aumentado sustancialmente.

Se habla de la reincorporación de los candidatos perdedores al Senado, Anabel Alvarado Varela y Florentino Domínguez Ordonez. La primera se dice que podría tomar las riendas del PRI en Tlaxcala para estar en sintonía con el cambio que se registró a nivel nacional una vez que Claudia Ruiz Massieu Salinas fue ratificada como líder del ex partidazo.

Aunque Roberto Lima Morales, dirigente del PRI recientemente declaró que permanecerá en su cargo hasta el 2019, la verdad es que si se analiza su relevo ante los pésimos resultados obtenidos en las elecciones del 1 de julio, ya que los liderazgos priistas en Tlaxcala no ganaron absolutamente nada y permitieron que la votación del partido se desplomara a niveles alarmantes.

La ex marianista y hoy menista de hueso colorado Anabel Alvarado podría recibir la difícil tarea de revivir y reorganizar un partido que se encuentra dañado hasta el tuetano.

En los corrillos políticos se menciona que el maltratado Florentino Domínguez podría asumir el control de la Secretaría de Educación Pública o ser designado rector de alguna Universidad Politécnica, rumor que si bien podría tener algo de cierto en realidad pareciera un poco exagerado porque se ve poco probable que pueda llegar a ocupar el puesto del cuasi poeta Manuel Camacho Higareda que seguramente seguirá mal dirigiendo al sector educativo tlaxcalteca.

Arnulfo Arévalo Lara, diputado priista y uno de los fracasados que no pudo lograr la reelección como legislador local se estaría alistando para ocupar la oficina del ladino Carlos Bailón Valencia, quien despacha en la Secretaría Técnica de la Oficina Gobernador, donde se ha dedicado a controlar los negocios, perdón, la asignación de las obras públicas que se realizan y que por cierto trabaja con algunas empresas consentidas ligadas a sus intereses que en breve se documentarán.

Pero no crea que se dejarán de ocupar las habilidades de Bailón Valencia, pues se especula que éste podría ser reacomodado en otra área del gobierno estatal donde son urgentes sus mañas.

Otro funcionario del que se dice que podría ser despedido es el hidalguense Alberto Jonguitud Falcón, quien tiene de cabeza a la Secretaría de Salud no sólo financieramente hablando, sino en el abasto de medicinas y vacunas.

La cuenta pública del 2017 que acumuló observaciones millonarias que fueron limpiadas evidenció que el funcionario está lejos de tener el control de esa secretaría y de estar comprometido con su trabajo, por lo que su cambio ya es visto como necesario antes de que se colapse aún más los servicios de salud.

Como podrá ver los rumores no alcanzan a los funcionarios que brillan por sus nulos resultados y por estar cobrando y mantener su beca, como es el caso del secretario de Políticas Públicas y Participación Ciudadana, Lenin Calva Pérez, y el titular de la Secretaría de Desarrollo Económico, “el cubas” Jorge Luis Vázquez Rodríguez, quien aprovecha cualquier oportunidad y bajo los impulso de Baco para hablar mal de todos, incluido su jefe el gobernador y su amo Mariano González Aguirre.

Good bye diputados locales

.

Sin importarles el desprestigio y la mala fama que ya cargan, los diputados locales se alistan a cerrar su periodo, para lo cual llevarán a cabo otra sesión para designar a los magistrados carnales del Tribunal de Justicia Administrativa de Tlaxcala donde se incrustarán dos recomendados que velarán por todo, menos por castigar la corrupción que pulula entre funcionarios estatales y municipales.

Congreso 23

A la falleciente legislatura local le quedan pocos días de vida, pero lo anterior no ha sido un factor que afecte el ímpetu de los diputados que buscan “cumplir” con su agenda y presumir la cuestionada aprobación de las cuentas públicas del 2017 y los nombramientos del Sistema Estatal Anticorrupción que en Tlaxcala nace sin credibilidad.

Su mejor estímulo para concluir su labor es repartirse cerca de 16.4 millones de pesos provenientes del fondo de ahorro, la prima vacacional y la parte proporcional del aguinaldo. Lo anterior no incluye el recurso que pudieron obtener por la aprobación de una que otra cuenta pública que estaba reprobada y que por la voluntad de los legisladores fue avalada en el pleno al sufrir una rápido proceso de limpieza, como fue el caso de la Secretaría de Salud de Tlaxcala donde se solventaron en días observaciones millonarias.

También los diputados locales pudieron encontrarse un “sobre” que ayudara a estimular su decisión para concretar ciertos nombramientos, como sucederá este día cuando María Isabel Pérez González y Marcos Tecuapacho Domínguez sean designados, no por méritos o por su trayectoria, como magistrados del Tribunal de Justicia Administrativa de Tlaxcala.

La primera tuvo la suerte de ser recomendada por el nuevo funcionario consentido de la actual administración y que despacha como secretario de Gobierno, José Aarón Pérez Carro. El segundo llegará sólo por gozar de la amistad del influyente Fabricio Mena Rodríguez, hermano del mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez.

Para fortuna de los tlaxcaltecas, de los 25 legisladores que dejarán sus cargos, sólo el priísta Arnulfo Arévalo Lara es el único que podría incrustarse en el gobierno estatal como funcionario, pues el resto se irá a la banca a esperar otra oportunidad para seguir viviendo del erario.

Mucho se podría decir de los actuales diputados locales, pero quizá el juicio más acertado fue el que dieron los ciudadanos el pasado 1 de julio, cuando mostraron en las urnas su rechazo para que 10 legisladores consiguieran la reelección y otro más fueran abandonado en su intento de convertirse en diputado federal.

En pocos días el PRI dejará de tener el Control del Congreso del Estado, pero no crea que los excesos y las actitudes intolerantes desaparecerán en la próxima legislatura, pues los líderes de Morena encabezados por el ex priísta, ex orticista y hoy defensor de la austeridad y patriarca de la honestidad Joel Molina Ramírez pretende replicar la soberbia tricolor.

Hasta ahora no hay poder que pueda abrir la negociación con Morena, partido que llevó a la presidencia de México a Andrés Manuel López Obrador que arrasó en las urnas en los pasados comicios, pues bajo el argumento de que ellos fueron el factor principal del triunfo electoral pretenden acaparar las comisiones importantes en el Congreso local y dejar a sus aliados (el PT y el PES) las sobras.

Los ciudadanos votaron por un cambio, pero al parecer Morena pretende seguir los pasos del PRI pero con otro discurso y piel. De mantenerse esas actitudes no dude que la alianza legislativa conformada en Tlaxcala por Morena, el PT y el PES se fracture.

La soberbia es muy mala consejera.

Los morenistas deben entender que son políticos comunes y que no son seres divinos ajenos a probables actos ilegales o de corrupción, porque hasta donde sé son hombres y mujeres de carne y hueso.

El regreso de los muertos vivientes

.

Si de por sí el sistema educativo vive en el desorden y la agitación, no dude que en los próximas semanas el clima se deteriore a un más, pues los maestros afines a los intereses de la poderosa lideresa magisterial Elba Esther Gordillo Morales están dispuestos a cobrar venganza, situación que el aspirante a poeta metido a secretario de Educación, Manuel Camacho Higareda, no podrá enfrentar ante su frágil liderazgo.

SNTE -Elba

Del más allá, de las sombras del congelamiento político, de la oscuridad de la celda de castigo y de los hospitales que para conservarla con vida y salud autorizaron los administradores de justicia del país, regresa más viva que nunca la otrora poderosa líder magisterial, impulsora de Presidentes, Elba Esther Gordillo.

Los astros se alinean y también como el Ave Fénix, entre las cenizas, se levanta una mujer que se autonombra perseguida política, víctima del sistema, chivo expiatorio de todos los males que han aquejado a México en las últimas décadas.

Mientras les sirvió a los priistas y panistas para hacerse del poder, fue bendecida y aplaudida con singular vehemencia, le llenaron de privilegios, grotescos los más. Quitó y puso servidores públicos no solo en la Secretaría de Educación Pública, también en otras carteras de la administración pública federal y por supuesto también en las entidades federativas, incluida Tlaxcala.

Ante el embate del Presidente en turno, que ya prepara maletas ante la inminente llegada de su sucesor el próximo uno de diciembre, la Maestra fue proscrita por teledirigidas campañas en la mayoría de los medios de comunicación, como la figura maligna que retardaba el avance educativo y el fortalecimiento de las instituciones. A ella le cargaron todas las calamidades de las fracasadas políticas educativas de los últimos tiempos y para que no sucediera una vez más, con la reforma que impulsó Enrique Peña Nieto, tenían que confinarla para que ya no siguiera haciendo daño a la nación.

El gremio de Elba, había crecido mucho. Ella y sus agremiados ya no le respondían al Ejecutivo, cada vez necesitaban más dinero, más posiciones, menos supervisión a sus gastos y claro, mayores privilegios.

El partido político que le habían ayudado a fundar, el PANAL, se empezaba a convertir en el hermano bizarro del PRI, y nadie podía ser más corrupto que el partido oficial. La estrategia, fácil, simular una “reforma educativa” de persecución laboral e inquisidora, que la misma Maestra crucificó antier en conferencia matutina y Andrés Manuel López Obrador la envió al “santo sepulcro” al anunciar que la cancelaría, minutos más tarde en Palacio Nacional, ante la mirada perdida de Peña Nieto y amigos que lo acompañarán al casi exilio político, pero eso sí, con los bolsillos llenos de dinero.

Gobernadores y líderes magisteriales en los estados, que se beneficiaron con las “bondades” y “favores” políticos de la Maestra Elba Esther, la traicionaron de la misma manera como ella misma se expresó de los dirigentes nacionales del Sindicato de maestros que la sucedieron, antes de caer en “desgracia” judicial.

La Maestra y un importante grupo de seguidores que se mantuvieron quietos, tranquilos, callados, aparentemente resignados a la medianía del salario que reciben por plazas otorgadas por su ahora libre mentora o en alguna actividad proselitista casi en el anonimato, han resurgido como los muertos vivientes; empiezan a brotar por todas partes, en busca de venganza de los que les dieron la espalda (los traidores que llevaron al PANAL a la extinción), esos “buenos” Judas, que besaron a Elba en la mejilla para luego entregarla a las autoridades a petición de parte del gobierno federal en turno.

Los muertos magisteriales que se pensó estaban sepultados bajo toneladas de estiércol, quieren “sangre” de los “traidores”. Aquí en tierras tlaxcaltecas hay muchos personajes que tiemblan y están en busca de la mejor madriguera para esconderse; Tomás Munive Osorno y una camarilla de servidores públicos entre Directores y Jefes de Departamento de extracción sindical, cuando fungieron como patrones de la Secretaría de Educación local, están en la lista de los “identificados” como traidores a la Maestra, perseguidores y verdugos de docentes.

Personajes bien conocidos en el gremio estatal, premiados con puestos directivos de la administración o en diputaciones locales, ahora, serán perseguidos por los adoradores de la Maestra Elba Esther. También lo serán los actuales funcionarios de la SEP-USET, que no han reparado en seguir con la persecución del magisterio tlaxcalteca que inició el ex mandatario Mariano González Zarur y continuó en el actual gobierno.

Cientos o miles de docentes locales amenazados, intimidados y algunos despojados de sus plazas con la evaluación lasciva que les aplicaron, se reagrupan para ir por la revancha en contra de los traidores que todavía están en puestos de la Secretaría de Educación y otras dependencias, o bien ocupan posiciones en las debilitadas secciones 55 y 31 del SNTE.

José Carmen Corona y Armando Ramos Flores, entre otros, serán llamados a cuentas una vez que Elba Esther retome, con despiadado rencor y fuera de la rejilla de prácticas, el control del magisterio nacional. ¿Alguien lo duda?.

La farsa entorno a la ex procuradora

.

Si bien la ruptura entre el ex gobernador Mariano González Zarur y el actual mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez es real y evidente, ésta nunca llegará a la confrontación y a la persecución de marianistas por los abusos y atropellos cometidos durante el sexenio pasado, pese a que existen elementos para aplicarles la ley y enviarlos a la cárcel.

ex polis 21

La farsa montada en torno al caso de los ex policías acreditables acusados y detenidos por secuestro exprés en el 2015 durante el gobierno del malhumorado Mariano González Zarur sólo evidenciará la impunidad que existe en Tlaxcala.

Difícilmente las actuales autoridades encontrarán la voluntad y el valor que se requiere para castigar las conductas ilícitas cometidas por ex funcionarios de la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE) que encabezados por Alicia Fragoso Sánchez no sólo torcieron las investigaciones en contra de los ex policías estatales, sino que recurrieron a la tortura para que los uniformados se declararan culpables.

Tales anomalías e inconsistencias fueron acreditadas por los abogados de los presuntos secuestradores desde finales del 2015 y están documentadas en el proceso penal que enfrentaron, por lo que nadie puede decir que no sabía de los abusos cometidos.

Si bien la Comisión Estatal de Derechos Humanos emitió hace unas semanas la recomendación CEDHT/CVG/0672016 por la que ordena a la Secretaría de Gobierno y a la Procuraduría General de Justicia del Estado reparar los daños a los acusados por haber sufrido tortura, violación a sus derechos humanos y garantías individuales, la realidad es que nadie se preocupó por abrir una investigación en contra de los entonces funcionarios que pisotearon la ley para justificar el circo que montó Alicia Fragoso para perseguir y encarcelar a los ex policías acreditables.

El bisoño político y aprendiz de secretario de Gobierno, José Aarón Pérez Carro, evidenció que la actual administración encubrió tal abuso durante casi 20 meses, pues ahora resulta que apenas se iniciarán las carpetas de investigación en contra de ex servidores públicos de la PGJE que pudieran estar involucrados en el mencionado caso, confirmando que las denuncias de los ex policías fueron ignoradas y que nunca existió la voluntad de llamar a cuentas a la ex procuradora y a los policías ministeriales que se extralimitaron.

Dudo que este gobierno tenga la intención de meter a la cárcel a Alicia Fragoso y al grupo de secuaces que la acompaño en sus atropellos donde participaba activamente el poblano que se desempeñó como subprocurador Víctor Pérez Dorantes.

Quién le puede creer a Pérez Carro que se aplicará la ley y se hará justicia cuando él sugirió a las mujeres que integran la terna de donde saldrá la futura magistrada del Tribunal de Justicia Administrativa de Tlaxcala, misma que incluyó a Noemí Nohpal González, la ministerio público que armó la averiguación previa contra los policías acreditables acusados falsamente de secuestro exprés.

El secretario de Gobierno pronto podría quedar en ridículo cuando con el paso de tiempo se compruebe que Alicia Fragoso y los responsables de la tortura de los ex uniformados nunca pisarán la cárcel, porque una cosa es la ruptura y distanciamiento y otra muy distinta la persecución y la confrontación.

Al final, se espera que los siete ex policías acreditables reciban el pago de gastos médicos y salarios caídos para dar por terminado el caso del que pronto nadie hablará más.

La impunidad seguirá más viva que nunca. O lo duda.

Las polémicas resoluciones que vienen

.

En los próximos días la discusión mediática seguramente girará en torno a la aprobación o no de las cuentas públicas por parte de los legisladores locales y al fallo que deberá emitir el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación respecto a la asignación de las diputaciones plurinominales. Ambos temas generarán polémica y dejarán a muchos inconformes.

diputados locales 20

Tal y como lo prometieron los actuales diputados locales, éstos iniciaron la aprobación en paquete de las cuentas públicas correspondientes del 2017, dejando más dudas y sospechas que certeza y claridad sobre ese rápido proceso de fiscalización que llevaron a cabo el jueves pasado.

Entre las 30 cuentas públicas que fueron “analizadas” se ubica la del gobernador, la del Poder Judicial y la del Congreso del Estado, mismas que sin mayor discusión fueron avaladas y no merecieron ninguna observación ni mayor análisis por parte de los legisladores.

Pero no crea que todos los dictámenes presentados en aquella sesión fueron aceptados, ya que los diputados optaron por reprobar las cuentas públicas del Instituto Tlaxcalteca de la Infraestructura Física Educativa (Itife) y de la Universidad Politécnica de Tlaxcala. En ambos casos se encontraron observaciones millonarias y un probable daño patrimonial.

En el Itife se documentaron presuntas irregularidades por el orden de los 70 millones de pesos, mientras que en la mencionada Universidad la cantidad fue de alrededor de 176 millones de pesos.

Aunque en febrero del 2017 el mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez designó a Anahí Gutiérrez Hernández como directora general del Instituto Tlaxcalteca de la Infraestructura Física Educativa, la realidad es que esa dependencia siguió bajo el control de los marianistas que durante el año pasado habrían utilizado su poder e influencia para beneficiar a sus empresas y a sus negocios sin someterse a la influencia y mando de los menistas.

Otro funcionario herencia del gobierno de Mariano González Zarur que hoy enfrenta problemas en su cuenta pública es Narciso Xicohtencatl Rojas, rector de la Universidad Politécnica de Tlaxcala.

Aunque tales casos se podrían tratar de una casualidad, habrá que ver si en futuras “revisiones” otros marianistas no salen raspados en la fiscalización y son sometidos a procesos sancionatorios.

A los diputados locales que en diez días dejarán sus cargos les urge aprobar las cuentas públicas del 2017 y en su rapidez seguramente cometerán algunos errores que serán severamente cuestionados. Sólo es cuestión de tiempo para que surja el primer escándalo, porque es evidente que hay alcaldes y funcionarios de dependencias estatales que han cometido excesos y abusos que hoy pretenden ser perdonados siempre y cuando no tengan el sello de marianistas.

Todos contra Morena

Antes del 30 de agosto de este año el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación deberá resolver las inconformidades que existen sobre la asignación de diputaciones plurinominales para el Congreso del Estado, las cuales buscan que al partido de Andrés Manuel López Obrador le quiten las dos posiciones que recibió porque según los argumentos de los quejosos Morena se encuentra sobrerrepresentado.

En la actualidad Morena tiene 11 diputados locales, nueve de mayoría y dos de representación proporcional que sumados a los cuatro del PT y a otros dos del PES suman 17 diputados, número que le garantiza el control del Poder Legislativo de Tlaxcala.

Los inconformes con la actual conformación de la futura legislatura pretenden que Morena pierda las dos diputaciones plurinominales que le asignó el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones y que luego confirmó el Tribunal Electoral de Tlaxcala para que éstas sean reasignadas a otras fuerzas políticas que dicen no estar debidamente representadas.

El caso ya está en manos del TEPJF y será cuestión de días para comprobar si Morena y sus aliados logran mantener el control del Congreso del Estado.