[xyz_lbx_default_code]

Archiv para abril, 2018

Listas las denuncias por delitos electorales

.

Un mes de tregua fue el que se dieron los candidatos a las senadurías y a las diputaciones federales de las tres coaliciones registradas en Tlaxcala y que buscan el voto de los tlaxcaltecas, sin embargo ese clima de cordialidad pronto llegará a su fin porque la guerra sucia contra los candidatos de Morena arreciará y las denuncias sobre presuntos delitos electorales cometidos por funcionarios estatales y municipales empezarán a presentarse.

IMG-20180428-WA0009

Trascendió que en breve el gobierno del estado podría verse inmiscuido en un escándalo político electoral cuando el equipo jurídico de Morena presente las denuncias por el presunto desvío de recursos públicos que hicieron funcionarios para apoyar el pasado jueves un acto proselitista que encabezó Juana Cuevas Rodríguez, esposa del candidato presidencial José Antonio Meade Kuribreña , aspirante a la diputación federal por el primer distrito.

La cónyuge de Meade estuvo a las diez de la mañana del jueves 26 de abril en un evento que se realizó en Santa Anita Huiolac, Apizaco, muy cerca de la casa del ex gobernador Mariano González Zarur, al cual no llegó, por cierto, Sandra Chávez Ruelas, esposa del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez.

Hasta ahora se desconoce si Sandra Chávez no fue invitada por los marianistas o si la presidenta del Sistema Estatal del DIF decidió sólo acompañar a Juana Cuevas en la reunión que ese mismo día sostendrían con mujeres tlaxcaltecas en la capital del estado.

IMG-20180428-WA0008

El evento del pasado jueves por la mañana estuvo bajo la responsabilidad de los marianistas, pero en éste también se contó con el respaldo de funcionarios estatales como José Luis Sánchez Mastranzo, director de la Casa de Artesanías y de los empleados de esa área del gobierno estatal y de la delegación de la Sedesol.

En horario laboral se vio a Sánchez Mastranzo organizar a los artesanos de Contla, San Pablo del Monte, Ixtenco, Huamantla, Teolocholco y Chiautempan que fueron acarreados para llenar el lugar donde estaría Juana Cuevas. El funcionario del gobierno menista no tuvo ningún recato en supervisar las carpas que se instalaron para el evento de campaña del candidato a diputado federal y verificar que todo estuviera en orden.

Vaya, el exquisito José Luis Sánchez nunca perdió la oportunidad para pedir a los artesanos que asistieron a ese encuentro proselitista que no dejaran de mostrar su simpatía y apoyo a la candidatura de José Antonio Meade y Mariano González.

Otra funcionaria que le valió la ley fue a la delegada de la Sedesol, Mariana González Fuollon, hermana del candidato del PRI, Nueva Alianza y el PVEM a la diputación federal por el primer distrito con cabecera en Apizaco. Ella al igual que Sánchez Mastranzo llevó a sus subordinados a un acto de campaña.

IMG-20180428-WA0004

En los videos y fotografías se aprecian a los funcionarios federales y estatales participando activamente en ese acto partidista que representa una clara violación a la ley porque esos servidores públicos fueron los encargados de organizar ese evento donde estuvo Juana Cuevas, la esposa de José Antonio Meade, el candidato presidencial que dice tener un pasado intachable alejado de actos de corrupción.

Mariano González Zarur, el ex gobernador de Tlaxcala, es coordinador de la campaña de Meade en la quinta circunscripción que comprende el Estado de México, Michoacán, Colima e Hidalgo. Siendo mandatario logró que su compadre designara el 24 de agosto del 2016 a su hija Mariana González como delegada de la Sedesol, justo cuando el hoy abanderado presidencial se desempeñaba como titular de esa dependencia federal.

IMG-20180428-WA0012

Quien hubiera imaginado que Meade y su esposa Juana Cuevas aceptarían quebrantar la ley en Tlaxcala. Su discurso de que son honorables y que no se prestan a actos de corrupción se fue a la basura, porque es obvio que el ex secretario de Hacienda ya se comporta como todo buen priista que recurre a lo que sea para tratar de ganar las elecciones.

El partido de Andrés Manuel López Obrador tiene las evidencias y la denuncia ante la Fepade pronto llegará.

Sin embargo, por lo que se sabe y se ha visto, es una pena que Meade y su esposa hayan avalado que los marianistas violaran la ley en Tlaxcala.

La desfachatez de los diputados locales reeleccionistas

.

La caradura de los legisladores locales es monumental y representa, sin dudas, una burla para los ciudadanos tlaxcaltecas que tendrán el 1 de julio la posibilidad de castigar o avalar el pésimo o nulo trabajo que realizaron en 16 meses, pues diez de ellos buscarán la reelección por un periodo más sin importarles los enormes pendientes que dejaron en el Congreso del Estado y que por lo visto pueden esperar.

En 64 días más veremos qué tan congruentes resultan los electores tlaxcaltecas sobre el tema de la reelección, porque si bien en encuestas y en pláticas de café hacen evidente su rechazo a esa medida, lo realidad es que diez diputados locales harán hasta lo imposible para mantenerse en el cargo y prolongar sus privilegios hasta agosto del 2021.

Si hiciéramos una evaluación sobre el desempeño de los 25 legisladores, lo más seguro es que ninguno obtendría el puntaje mínimo aprobatorio para seguir en el cargo, no sólo porque no cumplieron con la agenda legislativa, sino porque está claro que sólo manosearon problemas que pudieron resolver pero que optaron por ignorar para evitar complicaciones.

Sin mostrar autonomía e independencia, los diputados acataron la instrucción del gobernador del estado para posponer lo más que se pudiera la entrada en funcionamiento del Sistema Estatal Anticorrupción, el cual si bien nos va empezará a operar a finales de este año o a principios del 2019.

Sobre la omisión de los legisladores pudiéramos dar varios ejemplos, como el conflicto del ayuntamiento de Ixtenco donde decidieron suspender arbitrariamente de sus funciones al presidente municipal y la síndico, Miguel Ángel Caballero Yonca y Lucía Rojas González, respectivamente, quienes ya recurrieron al Tribunal Electoral de Tlaxcala para defenderse de esa decisión presuntamente ilegal y excesiva.

Otro ejemplo sería el problema registrado al interior del Instituto de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales de Tlaxcala (IAIP-Tlax) entre los desprestigiados comisionados. David Cabrera Canales y Francisco Morones Servín desconocieron por sus pistolas a Marlene Alonso Meneses como presidenta del organismo, quien nunca mostró carácter para frenar el comportamiento misógino de sus compañeros.

Tuvieron que pasar semanas para que el Congreso del Estado decidiera tratar el asunto que también deberá esperar unos meses para que se conozca si los diputados tendrán el valor que se requiere para remover de sus cargos a los comisionados rebeldes David Cabrera y Francisco Morones.

Por lo que respecta al nivel de aprobación de leyes y reformas, es obvio que éste es reducido e intrascendente. Su efectividad en materia de fiscalización es nula. No hay ningún ex alcalde en la cárcel por sus malos manejos financieros y las anomalías registradas en el último trimestre de la administración de Mariano González Zarur que superaban los dos mil millones de pesos fueron avaladas sin la menor observación.

Los diputados que van tras la reelección son los priistas Enrique Padilla Sánchez, Ignacio Ramírez Sánchez, Arnulfo Arévalo Lara y Eréndira Cova Brindis. Del PVEM harán lo propio Fidel Águila Rodríguez y Aitzury Fernanda Sandoval Vega.

Por el PRD tratarán de mantenerse como legisladores Adrián Xochitemo Pedraza, Cesar Fredy Cuatecontzi Cuahutle y Alberto Amaro Corona. En el PAN lo hará Dulce María Mastranzo Corona.

Desde ayer el Congreso sólo tiene quince legisladores y la intención es mantenerlo así, porque la instrucción es no llamar a los suplentes, lo cual resulta ridículo porque demuestra la enorme ambición que existe de los actuales diputados que no sólo legislaron a su favor para la reelección, sino que quieren mantener sus privilegios y evitar que alguien más cobre sus jugosas dietas.

Los ciudadanos y ciudadanas tienen la última palabra sobre permitir o no la reelección.

La inseguridad, un problema minimizado

.

Casi 16 meses tuvieron que pasar para que las autoridades estatales reconocieran parcialmente el grave problema de inseguridad que se vive en Tlaxcala. Conforme pasan las semanas la situación se complica más, al grado que no se percibe alguna acción efectiva de las policías federal, estatal y municipal para enfrentar con efectividad a los delincuentes.

Desde finales del sexenio de Mariano González Zarur se encendieron los focos de alarma de la inseguridad, pues los huachicoleros empezaron a tener mayor presencia con sus actividades en Tlaxcala, así como el narcomenudeo, el robo de vehículos y el atraco a camiones de carga y negocios.

Mientras el número de delincuentes se venía incrementando y con ello el número de ilícitos reportados, en Tlaxcala el gobierno estatal prometió a mediados del año pasado aumentar en 50 por ciento el número de elementos de la policía, proceso que casi diez meses después sigue sin concretarse, al igual que el compromiso de dotar de más equipo y patrullas a la Comisión Estatal de Seguridad que dirige Hervé Hurtado Ruiz.

Si la policía estatal carece de elementos, equipo y patrullas para desempeñar dignamente sus funciones, imagínese las condiciones en que operan las policías municipales que cuando enfrentan una situación de alto riesgo muestran sus graves carencias.

Hace unas semanas en Papalotla cuando unos maleantes asaltaron la casa del diputado local perredista Alberto Amaro Corona se comprobó que los policías municipales que participaron en la persecución de los delincuentes carecían de armas y chalecos antibalas. Recientemente, también se constató que los uniformados de Zacatelco que enfrentaron a los huachicoleros en el municipio de Teolocholco no estaban armados, situación que provocó la muerte de dos elementos.

No se necesita ser experto en seguridad para llegar a la conclusión que las policías estatal y municipal están desmanteladas y con una limitada capacidad de respuesta para detener a los delincuentes.

Por más que presuman las autoridades que trabajan para mejorar la seguridad en la entidad, es una realidad que Tlaxcala carece de estrategia y coordinación. Sólo existen ocurrencias y mucha suerte para detener a uno que otro delincuente que es atrapado por un error atribuido a él y no porque los uniformados sean eficientes o capaces.

En el 2017 Tlaxcala logró una cifra histórica en el robo de vehículos al acumular un total de 2 mil 341 unidades desaparecidas, cifra que este año se podría superar si se considera que en el primer trimestre del año ese ilícito reportó un incremento del nueve por ciento.

Si para las autoridades estatales y municipales no resulta grave que en Apizaco se registren más robos de autos que en el estado de Yucatán, entonces estamos mal porque de entrada no se reconoce que ese problema requiere ser atendido con urgencia.

Desde hace algunas semanas los robos a comercios van en aumento al igual que los secuestros exprés registrado en Apizaco y en los municipios aledaños. Se calcula que al día por lo menos dos personas son perjudicadas con ese tipo de delito, lo cual ya empezó a alarmar a los habitantes de esa ciudad porque algunos se cometen a plena luz del día.

Imagínese cómo estarán las cosas en materia de seguridad que dicen que el procurador José Aarón Pérez Carro está más que arrepentido de haber aceptado el cargo, no sólo porque la dependencia opera en condiciones deplorables, sino porque ese funcionario, al igual que otros miembros del gabinete, tiene dificultades para acordar con su jefe sobre temas importantes, como la implementación de algunas estrategias y el cambio de personal.

El problema de la inseguridad es más grave de lo que se ve. Ojalá que el gobierno lo entienda, porque si no pronto veremos cómo se pierde la poca tranquilidad que aún nos queda.

Ricardo Anaya, el candidato presidencial aplicado

.

Me queda claro que el candidato presidencial más aplicado y estudioso es el panista Ricardo Anaya Cortés, quien encabeza la coalición por “México al Frente” integrada por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, sin embargo esa preparación mostrada hasta el momento no ha sido suficiente para jalar a los indecisos y a los electores que están hartos del PRI y sus excesos.

El abanderado presidencial panista fue el primero en pisar suelo tlaxcalteca y mostrar músculo que sólo impresionó a sus seguidores.

Militantes del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano arroparon a su candidato que enseñó sus dotes de buen orador que combina con una mente ágil e inteligente, elementos que al parecer aún no son suficientes para conectarse con el imaginario colectivo que visualiza a otro aspirante opositor con más posibilidades de ganar las elecciones del 1 de julio.

El pasado domingo Ricardo Anaya logró su propósito de ganar el primero de tres debates presidenciales que se llevarán a cabo durante el periodo de campañas, pero es un hecho que le faltó contundencia para lograr el nocaut contra el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, quien pese a las dificultades y ataques que enfrentó al final no salió tan dañado como esperaban sus adversarios.

Y esa falta de contundencia se observó en su paso por la entidad, pues no sólo porque omitió cualquier compromiso concreto con Tlaxcala en caso de ganar las elecciones y convertirse en el próximo presidente de México, sino porque tampoco se le vio haciendo críticas al gobierno priista de Marco Antonio Mena Rodríguez que salió bien librado de la metralla que pudo utilizar el ex dirigente nacional de PAN para tratar de conectarse con las necesidades y problemas de los tlaxcaltecas.

Lo más que alcanzó a decir Anaya Cortés fue la falta de estrategia que tienen las autoridades estatales y federales para combatir el huachicol y reconocer que el desarrollo económico del estado es insuficiente.

Ricardo Anaya habló de sus propuestas que giran en torno a evitar que siga la violencia contra las mujeres, terminar con la desigualdad laboral entre hombres y mujeres, así como de su oposición a que México pague el muro fronterizo que pretende levantar el presidente estadounidense Donald Trump.

También, lamentó que el gobierno del PRI haya sumido a México en la opacidad y la corrupción.

Es obvio que el abanderado de la coalición “Por México al Frente” no logró una conexión con los electores tlaxcaltecas ajenos a las estructuras de los partidos políticos que lo nominaron, porque su presencia en la entidad no provocó una avalancha de comentarios ni una tendencia en las redes sociales.

Si la alianza electoral del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano hubiera lanzado en Tlaxcala a candidatos al Senado y a las diputaciones federales más competitivos y con un liderazgo probado, quizá las tendencias serían diferentes como sucede en otros estados donde esa coalición está dando la pelea por la presidencia de México y las posiciones del Congreso de la Unión.

La plástica y superficial Minerva Hernández Ramos, aspirante al Senado, la aristócrata Guadalupe Sánchez Santiago que compite por la diputación federal del distrito tres y la gris Alejandra Ramírez Ortiz, candidata a la diputación federal por el distrito dos no logran destacar. Sus campañas son planas y sin chiste.

Gelacio Montiel Fuentes, el perredista compañero de fórmula al Senado de Hernández Ramos, tiene algunos destellos que lo están ayudando a posicionarse, al igual que Humberto Macías Romero, quien busca la diputación federal en el distrito uno. A ambos les falta contundencia para tratar de imponerse mediáticamente, de ahí que deberán aprovechar al máximo el tiempo que les queda de campaña.

Si la intención del Frente por México es ganar, entonces deben hacer algo urgentemente, pero si su intención es quedarse con el segundo lugar, que sigan como van.

El marianismo está de regreso

.

El ex gobernador Mariano González Zarur faltó a su palabra de retirarse de la política en Tlaxcala. Si bien es coordinador regional de la campaña de su compadre José Antonio Meade Kuribreña, lo cierto es que ya dispuso que la mayoría de su grupo trabaje al lado de su hijo Mariano González Aguirre para que gane la diputación federal del primer distrito con cabecera en Apizaco.

El marianismo está de regreso y junto con ellos todas las mañas y estrategias probadas para ganar elecciones. El ex gobernador de Tlaxcala no permitirá que su hijo y su orgullo sean pisoteados el primer domingo de julio, por lo que ya rescató de su retiro al ex secretario de Educación, Tomás Munive Osorno, quien hoy en día se ostenta como el coordinador de los marianistas.

A la complicada tarea de hacer ganar al heredero del marianismo también se sumó el ex secretario de Gobierno, Ernesto Ordoñez Carrera, el ex Contralor, Hugo René Temotlzin Carreto, el ex responsable del Cecyte, Victorino Vergara Castillo, la ex titular del Sepuede, Maricela Cuapio Cote, el ex director del Itea, Víctor Carro Meneses, el galán ex director de Recursos Humanos de la Unidad de Servicios Educativos de Tlaxcala, Armando Hernández Ramírez y la actual delegada de la Sedesol, Mariana González Foullon.

La consigna que tienen los marianistas es hacer ganar en el primer distrito al ciudadano candidato presidencial de la coalición “Todos por México”, José Antonio Meade y a Mariano González Aguirre que busca llegar a la Cámara de Diputados con el respaldo del PRI, Nueva Alianza y el PVEM.

Lo interesante de la reaparición de los generales de ese grupo político, es que no necesitaron permiso para llamar a los operadores políticos incrustados en la nómina oficial del estado para pedirles que se concentren en el primer distrito.

Tomás Munive sin ser el secretario de Educación recibió el respaldo inmediato de la estructura operativa de la dependencia que dice controlar el aspirante a poeta Manuel Camacho Higareda. Ernesto Ordoñez tampoco tuvo problemas para citar a todos los empleados de la Secretaría de Gobierno, a quienes les dio indicaciones pese a que esa área de la administración pública está bajo el mando de Tito Cervantes Zepeda.

Pero si usted cree que los marianistas van a trabajar en la operación política electoral para los candidatos al Senado, Anabel Alvarado Varela y el inútil de Florentino Domínguez Ordoñez se equivoca. Sólo llevarán su respaldo a Meade y a Mariano González, pues su acuerdo es no mover ni un dedo por los candidatos menistas.

El patético ex secretario de Gobierno y ex líder del PRI en Tlaxcala, Florentino Domínguez, insiste que ganará los comicios porque en la entidad habrá una elección de Estado, por eso sólo se dedica a tirar rostro y alzar su pulgar para simular que trabaja cuando en realidad espera que el gobernador lo haga senador por una operación mágica que según él se verá el día de las elecciones.

Hasta el momento nadie sabe porque Ubaldo Velasco Hernández, el ex Oficial Mayor del gobierno de Mariano González no se ha sumado al trabajo electoral de los marianistas. Dicen que está muy molesto porque los menistas lo jubilaron cuando él se cansó de repartir efectivo en los comicios pasados de gobernador donde resultó triunfador Marco Mena.

Lo malo del regreso de los marianistas es que sus ínfulas de jefes aún se mantienen y han empezado a presionar a los trabajadores del sector educativo para apoyar las aspiraciones de González Aguirre.

Personal docente y administrativo de diferentes instituciones educativas están cansados de las amenazas de los marianistas. El secretario de Educación Manuel Camacho giró instrucciones para que nadie se involucrara en las elecciones, sin embargo Tomás Munive y Ernesto Ordoñez se brincaron esa orden y presionan para que los empleados del sector apoyen al PRI.

Los encargados de intimidar a los trabajadores del sector educativo son Felipe Pascual Rosario Aguirre, encargado del Instituto Tecnológico de Apizaco, Anibal George Haro, responsable del Instituto Tecnológico de Tlaxco, Humberto Becerril Acoltzi, rector de la Universidad Tecnológica de Huamantla, así como Leoncio González Fernández, rector de la Universidad Politécnica de Tlaxcala Región Poniente y la directora del IDET, Minerva Hernández Bello. Todos le deben el trabajo al ex gobernador Mariano González y es obvio que harán hasta lo imposible para hacer ganar al junior.

La apuesta de los marianistas para el 2021 es clara. O no.

Y ahora qué sigue después del debate presidencial

.

Desde anoche los equipos de todos los candidatos presidenciales que participaron en el primer debate mantienen la cantaleta de que ganaron, sin embargo ese ejercicio dibujó con claridad a la clase política mexicana que aspira a gobernar el país. Todos en su momento fueron ligados a asuntos de corrupción, nepotismo, de mantener nexos cuestionables y de proponer falacias con tal de ganar simpatías.

Ningún candidato presidencial aprovecho el debate para sobresalir o destacar con las mejores propuestas o proyectos. Ricardo Anaya Cortés, es aspirante de la coalición “Por México al Frente” integrada por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano fue el que quizá obtuvo un mejor desempeño en ese ejercicio, sin embargo los analistas coinciden en que no fue suficiente para alcanzar en las preferencias a Andrés Manuel López Obrador que sigue a la cabeza con su alianza denominada “Juntos Haremos Historia”.

José Antonio Meade Kuribreña, el candidato ciudadano que representa al PRI, Nueva Alianza y al PVEM siguen sin emocionar y sin trasmitir ninguna señal de triunfo. Sin duda conoce los temas y muestra experiencia, pero su personalidad no le ayuda y se ve difícil que logre una mayor empatía con los electores en los 68 días que restan de campaña.

Los priistas fueron los únicos que dieron como ganador del debate presidencial a Meade, porque la gran coincidencia que hubo en los análisis del postdebate fue que el ex secretario de Hacienda del gobierno de Enrique Peña Nieto no explotó el momento para meterse en la contienda, que al parecer, será entre el morenista López Obrador y el panista Ricardo Anaya.

Los independientes Margarita Zavala Gómez del Campo y Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” simplemente estuvieron presentes. La primera con propuestas que buscan replicar el gobierno de su marido el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa y el segundo con ocurrencias que sólo pretenden hacerlo crecer en las encuestas para evitar el último lugar de la contienda que se definirá el 1 de julio de este año.

Las repercusiones del debate sobre las tendencias electorales se verán reflejadas en los próximos días, por lo que en breve conoceremos como se movieron los números. En Tlaxcala, los candidatos al Senado y a las diputaciones federales de la coalición “Juntos Haremos Historia” conformada por Morena, el PT y el PES deberán replantear su estrategia, porque júrelo que en un descuido serán alcanzados o rebasados por sus rivales, pues ya se demostró que López Obrador es vulnerable.

Los abanderados del PRI y sus aliados al Congreso de la Unión tendrán que romper el cordón umbilical con la campaña de Meade Kuribreña si es que quieren destacar en los siguientes días, porque corren el riesgo de quedarse anclados y perder la posibilidad de lograr los anhelados triunfos.

En una realidad que anoche se reforzó la percepción de que José Antonio Mede no tiene ninguna posibilidad de ganar las elecciones, lo cual es devastador para los candidatos de la coalición “Todos por México” al no tener el impulso que siempre aporta el abanderado presidencial.

Si bien Ricardo Anaya fue el que más lució en el primer debate, lo cierto es que en Tlaxcala su coalición carece de buenos candidatos que repliquen su liderazgo y preparación. Minerva Hernández Ramos, la ex perredista y hoy panista que se dice la candidata al Senado del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano hace intentos de realizar una campaña que no tiene tema ni discurso, pues sólo escupe ocurrencias que ni ella se cree.

En Tlaxcala no hay nada definido y las siguientes semanas serán claves para determinar que coalición electoral tiene más posibilidades de alcanzar la victoria el próximo 1 de julio.

Entramos a la cuarta semana de las campañas y veremos si para el segundo debate presidencial previsto para el 20 de mayo se confirma la ventaja de Andrés Manuel López Obrador o si el panista Ricardo Anaya crece y se mete a la disputa real por la presidencia de México.

Planes y diagnósticos plagados de obviedades

.

Si el presidente galán del Tribunal Superior de Justicia en el Estado Héctor Maldonado Bonilla y el torvo procurador de Justicia José Aarón Pérez Carro creen que con su Plan Estratégico Institucional y Diagnóstico de la PGJE plagados de obviedades transformarán sus áreas de influencia, están muy equivocados porque ambos hablan de puras buenas intenciones que al final no sirven de nada.

A Héctor Maldonado le tomo dos meses y medio realizar un diagnóstico y un análisis FODA para, según él, encontrar las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas que enfrentaba el TSJE para ofrecer una mejora en la eficiencia y calidad en la impartición de justicia.

Los objetivos para lograr la transformación del Poder Judicial de Tlaxcala quedaron plasmados en el Plan Estratégico Institucional 2018-2020.

Sin embargo, el documento que ayer fue presentado ante un serio y distante gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, no incluye aspectos relevantes o innovadores, ya que sólo habla del establecimiento de cinco perspectivas, 25 objetivos estratégicos y 120 líneas de acción tan comunes y silvestres que al parecer sólo emocionaron a la directora del Centro Estatal de Justicia Alternativa, Georgette Pointelin González, quien nunca dejó de mostrar su exaltación a Héctor Maldonado que como cualquier galán del programa “Enamorándonos” de TV Azteca se dejaba desear.

Según el presidente del TSJE ese plan “tiene como eje central al justiciable, al usuario de los servicios y la búsqueda de hacer efectivo el derecho humano de acceso a la justicia de manera ordenada, eficaz y eficiente, pero sobre todo con dignidad y cercanía”.

También se dijo que se constituirá en la vía moderna, adecuada y más humana que propiciará la descongestión judicial y contribuirá a la pacificación social.

Y para rematar y mostrar su agradecimiento a Georgette Pointelin que la hizo de jefa de logística, edecán, primera dama y presidenta de las porristas de Maldonado Bonilla, el magistrado destacó que “la mediación ya es una realidad en nuestra entidad; no obstante, se requiere del diseño y ejecución de políticas públicas que contribuyan a su consolidación, por ello se plantea alcanzar el 100% de cobertura estatal de los servicios de mediación, participar activamente con el Congreso del Estado en el proceso de armonización de la legislación local de mecanismos alternativos con la Ley General que en su momento se expida por el Congreso de la Unión, capacitar y certificar nuevos facilitadores públicos y privados”.

Podríamos seguir describiendo más aspectos intrascendentes del mencionado plan, pero sería una pérdida de tiempo porque habla de lugares comunes como la falta de capacitación y propósitos que son pura demagogia, como asegurar que el TSJE trabajará día a día con excelencia, honestidad, disciplina, calidad y humanismo institucional.

Y para seguir con su andanada de falacias, Héctor Maldonado se burló de los asistentes al evento cuando afirmó que para él es una prioridad institucional hacer efectiva la carrera judicial en los términos previstos en la Ley Orgánica del TSJE para efecto de llevar a cabo el ingreso, promoción, permanencia, evaluación y profesionalización de los servidores públicos, pues es obvio que los marianistas se han refugiado en el Poder Judicial y han logrado puestos sin tener trayectoria en el tribunal, es decir, llegaron a sus cargos por ser subordinados del ex gobernador Mariano González Zarur.

En fin, los trabajadores del TSJE dicen que si antes era una pesadilla soportar las actitudes de grandeza de la diminuta magistrada Elsa Cordero Martínez, ahora es insufrible aguantar la soberbia y arrogancia de Georgette Pointelin, mismas que superan por mucho su notable peso corporal.

Por lo que respecta a la Procuraduría General de Justicia en el Estado, ayer el titular de la dependencia se aventó la puntada de descubrir el agua tibia al reconocer que en su área de influencia es evidente la falta capacitación y personal, condiciones que impiden llevar a cabo un trabajo eficiente.

Para llegar a tan sesuda conclusión, Pérez Carro reveló que fue necesaria la participación de un grupo de alto rango para elaborar un estudio metodológico que encontró tales deficiencias que ahora serán atacadas para tener una procuraduría moderna que de resultados.

Si así va a trabajar el procurador y así va a perseguir a los delincuentes que operan con total impunidad en Tlaxcala, júrelo que los hampones se van a burlar de las autoridades y de sus modernas estrategias contra el crimen.

Por lo que se ve la PGJE seguirá funcionando con la misma ineficiencia que prevalece desde el gobierno pasado, con la diferencia de que ahora los ciudadanos tendrán que cuidarse más porque según José Aarón Pérez pronto contratarán a más policías ministeriales, peritos y médicos legistas.

El panorama que se ve en el TSJE y la PGJE está para llorar.

Las tendencias electorales se han empezado a mover

.

A casi tres semanas de iniciadas las campañas, las tendencias electorales han empezado a registrar variaciones que hacen suponer que el PRI y sus aliados integrados en la coalición “Todos por México” darán la pelea por el Senado y en el distrito electoral federal uno con cabecera en Apizaco, mientras que en los distritos dos y tres el panorama es desalentador porque sus candidatas permanecen estancadas.

La operación soterrada que realiza el gobierno estatal y federal para aprovechar los programas sociales a favor de sus candidatos priistas a la presidencia de México, el Senado y las diputaciones federales poco a poco está funcionando, pues la incorporaciones de nuevos beneficiarios y la ratificación de los que ya están han permitido mover las simpatías hacia la alianza electoral Todos por México.

El trabajo electoral a cargo de Luis Miguel Álvarez Landa, coordinador en Tlaxcala de la campaña presidencial de José Antonio Meade Kuribreña es realizado con movimientos quirúrgicos que hasta ahora no ha llamado la atención de una oposición que se muestra un tanto ingenua.

Es una realidad que en las últimas semanas los operadores de los gobiernos federales y estatal han incorporado a nuevos beneficiarios al programa Prospera, así como también han incrementado la lista de adultos mayores que reciben una pensión a través de la Sedesol.

También han recurrido al Seguro Popular para ganar simpatías, pues en los últimos fines de semana se ha visto a personal de la Secretaría de Salud recorriendo algunas comunidades para levantar encuestas relacionadas con el sector, pero que en realidad son utilizadas para ubicar a familias con problemas para ofrecerles ayuda y así asegurar más votos a favor del PRI.

Y aunque no lo crea, tal operación se empieza a reflejar en las tendencias electorales registradas en diferentes estudios de opinión. Hace un mes, los candidatos del PRI, Nueva Alianza y PVEM al Senado y las diputaciones federales se encontraban rezagados en la tercera posición, sin embargo ahora están por ubicarse en el segundo lugar en la lucha por los escaños de la Cámara Alta en el Congreso de la Unión y en la disputa por la diputación federal del distrito uno.

El PRI y sus aliados tienen la fortuna que los candidatos de Morena al Senado Ana Lilia Rivera Rivera y José Antonio Álvarez Lima mantienen un bajísimo perfil y que los abanderados de la alianza del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, Minerva Hernández Ramos y Gelacio Montiel Fuentes no logran despertar emociones que les permita ganar simpatías entre los electores tlaxcaltecas.

La diferencia entre los candidatos de Morena, el PT y el PES que encabezan de las preferencias electorales rumbo al Senado con respecto a los que le siguen en el segundo lugar es apenas de cinco puntos porcentuales, cifra que puede ser remontada en los 72 días que aún le restan a las campañas.

Las simpatías que logra Andrés Manuel López Obrador en la elección presidencial en Tlaxcala no están siendo replicadas en la elección de Senadores para los candidatos de la coalición “Juntos Haremos Historia”.

En el distrito electoral federal uno el priista Mariano González Aguirre ha empezado a crecer y se espera que a finales de este mes logre alcanzar al abanderado de Morena, José de la Luz “Pepeluche”, quien se encuentra estancando en las preferencias.

Por lo que respecta al distrito dos y tres, con cabecera en Tlaxcala y Zacatelco, los candidatos de Morena, el PT y el PES encabezan las tendencias y ambos sacan ventajas importantes a sus rivales. Las abanderadas de la coalición integrada por el PRI, Nueva Alianza y PVEM, Blanca Águila Lima y Sandra Corona Padilla, respectivamente, se encuentran estancadas y sin reportar ningún crecimiento, al grado que se ve difícil que abandonen el tercer lugar que ocupan en este momento.

Los cambios en las tendencias electorales es una realidad y no descarte sorpresas.

Diputados misóginos que violan la ley

.

Las prisas y el trabajo al madrazo nunca son buenas opciones. El conflicto en el ayuntamiento de Ixtenco está lejos de solucionarse con la aprobación de un dictamen ilegal por parte de los diputados locales, quienes no sólo violaron la ley y los derechos de la síndica Lucía Rojas González, sino que nunca justificaron su decisión para suspender por 180 días a dos autoridades.

La falta de liderazgo, de profesionalismo y de sensibilidad política ha sido evidente en el Congreso del estado que ha navegado sin capitán y sin ninguna brújula, de ahí que a poco más de cuatro meses de concluir su periodo los actuales diputados decidieron refugiarse en el valemadrismo para heredar los problemas a la próxima legislatura local.

Aunque tuvieron tiempo de sobra para buscar una solución al conflicto entre el alcalde de Ixtenco Miguel Ángel Caballero Yonca y la síndico Lucía Rojas González, la realidad es que nunca atendieron el caso. Al contrario, alentaron la confrontación entre ambos integrantes del Cabildo que terminó en un enfrentamiento violento registrado a mediados de marzo.

La Secretaría de Gobierno a través de Tito Cervantes Zepeda trató de mediar en el conflicto sin obtener un resultado positivo. Ante las posiciones irreconciliables del alcalde y la síndica la Segob regresó el problema al Congreso del estado, que ante las prisas de los legisladores por dejar sus cargos para irse a sus campañas para lograr la reelección o convertirse en diputados federales, plantearon una solución plagada de irregularidades que pronto podrían quedarse sin efectos legales.

El supuesto líder y responsable del Poder Legislativo de Tlaxcala, Mariano González Aguirre, fue invadido por la soberbia y el gen misógino que heredó de su padre el ex gobernador Mariano González Zarur, por lo que el priista no tuvo ningún empacho en exigir a sus peones Ignacio Ramírez Sánchez y José Martín Rivera Barrios, presidentes de la comisiones de Puntos Constitucionales y Asuntos Municipales, respectivamente, un dictamen elaborado al madrazo para suspender de sus funciones al alcalde y a la síndico de Ixtenco.

Mariano González mantiene la dualidad de ser diputado local en funciones y candidato a diputado federal por el distrito uno que incluye al municipio de Ixtenco. Su suplente en su candidatura es su criado Rivera Barrios que cedió a su esposa Mónica Morrillón Sánchez, la candidatura a diputada local por el tercer distrito con cabecera en Xaloztoc.

Lo menos que se esperaba es que Mariano González y José Martín Rivera se hubieran excusado sobre la discusión en el pleno del Congreso del estado del caso de Ixtenco, ya que ambos tienen un interés sobre el conflicto al ser candidatos a la diputación federal en un distrito que incluye al mencionado municipio.

Pero no fue así. Ambos estuvieron presentes y el primero operó la aprobación de un dictamen irregular que fue sometido en dos ocasiones al pleno, lo cual es ilegal porque ese procedimiento no está en la ley.

Además, antes de someter a votación la suspensión de esas autoridades electas y en funciones, los diputados locales debieron iniciar un procedimiento previo y otorgar al alcalde y la síndico un derecho de audiencia, el cual tampoco se respetó y se llevó a cabo, con lo cual se violentaron los derechos de ambos funcionarios que fueron suspendidos de sus cargos por 180 días.

Otra inconsistencia, es que el dictamen no establece con claridad cuáles fueron las razones que motivaron la suspensión. Los diputados simplemente no respetaron el artículo 26 de la Ley Municipal del Estado de Tlaxcala, situación que resulta grave porque su decisión no tiene ningún sustento legal.

La síndico Lucía Rojas no se quedará cruzada de brazos. En las próximas horas presentará un recurso legal para echar abajo la decisión del Congreso de estado, situación que podría evidenciar la actitud misógina y poco profesional que prevalece en los legisladores locales.

El conflicto de Ixtenco pronto se convertirá en un dolor de cabeza para el gobierno de Tlaxcala.

La omisión legislativa que puede salir muy cara

.

La apuesta para llevar al límite la implementación del Sistema Estatal Anticorrupción puede ser muy riesgosa para el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, porque si a su partido le va mal en las elecciones federales y locales del 1 de julio verá acotado su margen de maniobra para designar a los funcionarios que integrarán esos órganos.

Sólo faltan cuatro sesiones ordinarias para que finalice el primer periodo de trabajo de los actuales diputados locales.

Y a su periodo como legisladores le restan cuatro meses y doce días, pues el 29 de agosto de este año dejarán sus cargos.

Pero antes se conocerá cuántos diputados lograron la anhelada reelección y si el PRI y sus aliados pudieron mantener el control del Poder Legislativo, tal y como lo ejercen en la actualidad.

Reacios a legislar con tiempo y acomodar las circunstancias a su favor, los diputados prefirieron darle prioridad a temas superficiales que en dedicarle tiempo y trabajo para poner en marcha la operatividad del Sistema Estatal Anticorrupción, proceso donde Tlaxcala ocupa el último lugar por su marcado desinterés en implementar ese andamiaje.

El 29 de abril termina el actual periodo ordinario de sesiones y los diputados regresarán hasta julio para reanudar sus labores legislativas, sin embargo sólo tendrán 45 días para sacar algunos pendientes que se pueden complicar si la oposición gana los espacios suficientes que le garanticen el control del Congreso del estado en la próxima legislatura.

Si la oposición logra la mayoría en la siguiente legislatura, lo más seguro es que tratará de arrebatar al mandatario estatal y al PRI el control de decisiones importantes que están pendientes y que tienen que ver con la designación de todos los funcionarios que operarán el mencionado sistema.

Hoy en día el PRI y sus aliados no hubieran tenido muchos problemas para designar al Fiscal Anticorrupción, a los integrantes del Comité de Participación Ciudadana y del Comité Organizador, así como al Secretario Ejecutivo y a dos magistrados del Tribunal de Justicia Administrativa.

Pero la terquedad de prolongar la designación de las personas que ocuparán esos cargos puede tener un alto costo para el actual grupo en el poder, porque lejos de tener aliados en esas posiciones puede perder el control de esos órganos que en manos de la oposición representarían un riesgo para aquellos que hoy en día controlan las compras y la asignación de obras en el gobierno del estado y en algunos ayuntamientos.

Para nadie es un secreto que existen proveedores consentidos y que los sobreprecios son la constante, así como la existencia de personajes con varias constructoras que ayudados por una instancia encargada de la fiscalización logran contratos de obras en los ayuntamientos con la garantía de que sus cuentas públicas no serán observadas.

Si bien en 16 meses las autoridades estatales y municipales no han estado involucradas en escándalos de corrupción, eso no quiere decir que esa lamentable práctica es ajena al gobierno del estado y los ayuntamientos, porque aunque usted no lo crea pronto se empezarán a conocer casos que involucran a personajes que ni se imagina.

Pronto veremos si el atraso en la implementación del Sistema Estatal Anticorrupción no tiene un elevado costo para el actual gobierno.