[xyz_lbx_default_code]

Archiv para julio, 2017

La parálisis priístas ante una oposición oportunista

.

El Congreso del estado será la caja de resonancia donde estarán a la orden del día las críticas y señalamientos hacia el gobierno del estado. Los priistas y sus aliados no muestran la capacidad que se requiere para enfrentar a una oposición que está dispuesta a desgastar la figura del nuevo gobierno.

 PARTIDOS

 La luna de miel que al inicio de la nueva administración establecieron el gobierno del estado, el PRI y la oposición apenas si duro seis meses, pues los desencuentros de los últimos días registrados al interior del Congreso local así lo confirman y sin duda las críticas subirán de tono porque el PAN y el PRD ya entendieron que el golpeteo político deja más que ser un aliado del tricolor.

 Lo malo para la administración estatal es que los miembros del gabinete, los diputados priístas y dirigentes del PRI han permitido las descalificaciones sin que haya una respuesta efectiva, como si tuvieran miedo de enfrentar a una oposición electoralmente débil pero con capacidad para jalar reflectores mediáticos.

 Ante las críticas lanzadas al proceso de aprobación del Plan Estatal de Desarrollo y su contenido, ningún funcionario salió a la defensa del gobierno menista. La secretaria de Gobierno Anabel Alvarado Varela prefirió la política de la avestruz y evadió el tema para no ver dañada su imagen y sus aspiraciones de ser considerada una precandidata del PRI al Senado, mientras que Lenin Calva Pérez, titular de la Secretaría de Políticas Públicas y Participación Ciudadana se escondió y su respaldo al mencionado documento que supuestamente coordinó ha sido nulo.

 Los diputados locales priístas no han tenido ningún obstáculo para mostrar su desdén ante las críticas del PAN, PRD, PT y Morena. Mariano González Aguirre, Eréndira Cova Brindis, Arnulfo Arévalo Lara, Ignacio Ramírez Sánchez, Enrique Padilla Sánchez y José Martín Rivera Barrios están más preocupados por su futuro o en trabajar en su reelección que en defender el proyecto de su jefe político.

 El PRI en manos del hijo del ex gobernador se percibe débil y sin capacidad de interlocución al interior de Poder Legislativo. El diputado perredista Alberto Amaro Corona parece que le tomó la medida a González Aguirre y hoy ese líder de tianguistas puede presumir que tiene bajo su mando a los legisladores de su partido y a los del PAN.

 Una decepción más es la postura asumida por el líder del PRI en Tlaxcala, Florentino Domínguez Ordoñez que carece de liderazgo y presencia, pues hasta el momento ha sido incapaz de fijar una posición para contrarrestar las críticas de la oposición que a partir de ahora buscará cualquier pretexto para descalificar al gobierno del estado.

 Dicen que la silla de la presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI le quedó grande al ex secretario de Gobernación, toda vez que por más que ha intentado no ha podido revivir y tener el control de la estructura que fue determinante para que su partido ganara las dos últimas elecciones en Tlaxcala.

 A los simpatizantes de ese partido que contribuyeron al triunfo en los pasados comicios se les ha convocado para que reciban apoyos de calentadores solares o tinacos, sin embargo cuando la invitación sale de la oficina de Florentino Domínguez la respuesta es mínima y se ha tenido que recurrir a los liderazgos regionales y municipales para que los priístas acudan, lo que confirma que la militancia se encuentra resentida al no obtener los espacios prometidos en la administración estatal.

 Es más, el profe no ha podido evitar que funcionarios del actual gobierno estatal acudan a reuniones de trabajo que realiza Morena, si el partido que controla Andrés Manuel López Obrador.

 La parálisis de los priistas tlaxcaltecas es un aliciente para que PAN y PRD mantengan sus pláticas rumbo a la conformación del frente amplio opositor, cuyo único propósito, según ellos, es sacar al PRI del gobierno ante los malos resultados entregados.

 Lo cual me parece una burla porque el PAN antes de hablar de buenos gobiernos debería reconocer que las administraciones federales de Vicente Fox y Felipe Calderón fueron tan malas como la que encabeza Enrique Peña.

 Y si de gobiernos municipales se trata, hay que ver las pésimas administraciones que tuvo recientemente el PAN en Tlaxcala, Zacatelco, Calpulalpan, Contla y Tlaxco, donde los ex alcaldes panistas sobresalen por los malos financieros que realizaron en esos ayuntamientos.

 Al final todos son iguales.

El amasiato entre el PAN y el PRD rumbo al 2018

.

Por el momento es difícil saber quién será el partido que obtendrá más beneficios de la alianza de conveniencias que han establecido los líderes del PAN y del PRD en Tlaxcala, porque pensar que esa unidad que muestran la mantendrán después de los comicios de julio del 2018 es un sueño que sólo los ilusos pueden tener.

pan-prd
PAN y PRD se necesitan en Tlaxcala y saben que antes de enfrentar un notorio descalabro electoral en los comicios federales y locales del 2018, lo mejor es unirse y trabajar coordinadamente para tratar de ganar espacios que les garanticen a sus políticos consentidos espacios donde obtengan buenos sueldos, privilegios y presencia mediática.

Desde hace algunas semanas, Carlos Carreón Mejía, dirigente del PAN y Juan Manuel Cambrón Soria, líder del PRD, sostienen encuentros que son avalados por sus jefes políticos la senadora panista Adriana Dávila Fernández y el ex líder nacional del sol azteca Jesús Ortega Martínez, respectivamente, con la intención de conformar en Tlaxcala un frente amplio opositor cuya característica sea la de controlar la designación de los futuros candidatos al Senado y a las diputaciones federales y locales.

Aunque el antecedente de una primera alianza local entre el PAN y el PRD fue en el 2010 con un resultado desastroso, porque la declinación que tuvo Minerva Hernández Ramos entonces candidata del PRD al gobierno del estado a favor de Adriana Dávila que encabezaba al PAN, no fue bien vista por el electorado que al final optó por el priísta Mariano González Zarur, quien logró una votación histórica de más de 231 mil sufragios.

Sumidos en sus trajes de soberbia, panistas y perredistas piensan que juntos pueden ganar los diferentes cargos de elección popular que estarán en juego en el 2018, por lo que desde ahora han optado por asumir un papel opositor en el Congreso del Estado y desde ahí encaminar su golpeteo al PRI y al gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez, con el propósito de jalar reflectores y simpatías entre el electorado.

Es obvio que se niegan a ver su realidad y que aún juntos no serán del todo competitivos, sobre todo porque desde ahora las dos fuerzas políticas que están en la disputa por el Senado y las diputaciones federales y locales es el PRI junto a sus aliados y Morena con el arrastre de Andrés Manuel López Obrador y de Lorena Cuéllar Cisneros.

Además, dudo que una alianza entre el PAN y el PRD sea bien vista por la mayoría de los ciudadanos tlaxcaltecas y por los militantes de ambos partidos, pues como se recordará en las pasadas elecciones locales los panistas rechazaron cualquier posibilidad de ir al lado del sol azteca que tenía como candidata a Lorena Cuéllar que estuvo a punto de ganar la gubernatura en el 2016.

Otro factor que no hace atractivo al frente amplio opositor en Tlaxcala es el perfil de los probables candidatos, pues Alberto Amaro Corona por más que quiera verse como un paladín de la política siempre será ubicado como un porro con atributos para manipular a tianguistas. Guadalupe Sánchez Santiago entenderá que no es lo mismo ganar una elección con la estructura del gobierno y del PRI que con los divididos panistas.

La ex perredista Minerva Hernández sólo logrará el respaldo de los alcaldes a quienes les ha bajado recursos como diputada federal panista, ya que para un sector importante de perredistas y panistas se trata de una política convenenciera que sólo ve por ella.

En fin, la lista podría ser larga pero ahí están algunos ejemplos de que ese frente opositor no tiene políticos de peso para competir.

Es probable que haya tlaxcaltecas que crean en la actitud opositora que hoy pretenden vender tanto el PAN como el PRD, pero también existirán muchos que recordarán que ambos partidos fueron cómplices y aliados del PRI y del ex gobernador Mariano González Zarur, de ahí que su papel de críticos de coyuntura sólo será una llamarada de petate. Al tiempo.

Diputados protagónicos, ignorantes y torpes

.

Mariano González Aguirre empieza a perder el control del Congreso del estado y lo anterior quedó demostrado en la pasada sesión extraordinaria, donde el priísta tuvo que conceder una ilegalidad para sumar un voto más en la aprobación del Plan Estatal de Desarrollo, documento que apenas si fue avalado por 15 legisladores cuando se esperaba más respaldo.

congreso del estado
Alguien debería decirles a los flamantes diputados locales de Tlaxcala que el exceso de protagonismo mezclado con ignorancia es la peor mezcla que pueden hacer para llevar a cabo su trabajo, tal y como sucedió en la última sesión extraordinaria donde avalaron el Plan Estatal de Desarrollo (PED).

Sin considerar la exhibida que hace unos días Televisa le puso a los diputados tlaxcaltecas de la pasada legislatura por su muy baja productividad, los actuales miembros del Congreso del Estado optaron soltar la lengua sin siquiera detenerse a comprobar si sus dichos y acciones tenían un sustento legal.

Según la norma vigente, el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez tenía seis meses para entregar su Plan Estatal de Desarrollo, documento que fue presentado formalmente el pasado 21 de junio, por lo que de acuerdo con lo establecido en el Código Financiero para el Estado de Tlaxcala y sus Municipios los diputados lo tendrían que avalar en el pleno, lo cual sucedió pero los legisladores se excedieron al adicionar un apartado delbpara obligar al gobierno del estado a rescatar, concluir y poner en funcionamiento La Plaza Bicentenario.

La propuesta realizada por el ex gobernador panista y hoy legislador del PAC Héctor Ortiz Ortiz aunque puede estar justificada, carece de legalidad porque no existe una ley reglamentaria que establezca que los diputados locales tienen facultados para adicionar o modificar el Plan Estatal de Desarrollo, de ahí que los legisladores violaron la ley.

Y lo que resulta grave, es que en el afán de obtener el voto de Héctor Ortiz para lograr la mayoría mínima que se requería para la aprobación del PED, el presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política, el priísta Mariano González Aguirre aceptó esa adición cuando fue el gobierno de su papá el que decidió y ordenó que La Plaza Bicentenario fuera marginada y olvidada.
No quiero imaginarme cual fue la reacción del hacendado Mariano González Aguirre cuando se enteró que su hijo permitió y pactó desde el Congreso del Estado una adición ilegal al Plan Estatal de Desarrollo para obligar al actual gobernador a rescatar el mencionado inmueble que hoy luce en ruinas.

Lo que también me parece lamentable, es que los diputados del PRI hayan aceptado la anterior ilegalidad y la diarrea verbal que padecieron en la pasada sesión extraordinaria algunos diputados como Alberto Amaro Corona, Guadalupe Sánchez Santiago, Carlos Morales Badillo y Jesús Portillo Herrera.

Todos lanzaron críticas al plan en el sentido de que es un documento limitado, de buenas intenciones y con múltiples contradicciones que no detalla inversión ni plazos para que las acciones de la actual administración se concreten.

Sin embargo, habría que recordarles que un Plan Estatal de Desarrollo tiene la característica de ser un documento conceptual que incluye las ideas generales de lo que se pretende hacer y son los programas los que detallan los tiempos, la inversión y las metas específicas que se pretenden lograr.

No estoy defendiendo el PED del actual gobernador ni diciendo que es un documento que cumple con las expectativas de los tlaxcaltecas, sino simplemente menciono que el plan se ajusta a los requisitos legales.

Un plan debe entenderse como un modelo sistemático de ideas que se elabora antes de realizar una acción, con el objetivo de dirigirla y encauzarla.

Pero es obvio que para el perredista Alberto Amaro este concepto no aplica para el Plan Estatal de Desarrollo del gobierno de Mena Rodríguez, ni para los legisladores panistas Guadalupe Sánchez y Carlos Morales, quienes en su papel de opositores destrozaron el documento con la clara intención de promoverse rumbo al 2018.

La hija del ex gobernador Emilio Sánchez Piedra, la ex priísta Guadalupe Sánchez se quejó que el mandatario violó los artículos 252 y 253 del Código Financiero para el Estado de Tlaxcala, lo cual no sucedió porque hasta donde se sabe el PED no ha sido publicado en el Periódico Oficial y omitió decir que el documento si se recibió en tiempo según el artículo 251 de ese mismo código.

La panista se quejó de que el PED fue presentado con retraso a casi seis meses de iniciada la actual administración, pero alguien no le avisó que dos gobernadores de su partido el de Tamaulipas y Chihuahua, los mandatarios Francisco García Cabeza de Vaca y Javier Corral Jurado, respectivamente, hicieron lo propio pero a siete meses de arrancadas sus gestiones, lo cual quiere decir que en Tlaxcala se cumplió con el plazo legal y no hubo una violación.

Si un ex gobernador hoy metido a diputado local alentó la violación a la ley al proponer una adición al PED, no quiero imaginar que habría pasado si esa grandiosa idea se habría compartido con otros legisladores antes de la sesión extraordinaria. Lo más seguro es que algún otro diputado hubiera propuesto agregar una portería más al estado Tlahuicole para verse más modernos ahora que ya tenemos un equipo en la liga de ascenso del futbol mexicano. O no.

En riesgo la permanencia de Blanca como líder sindical

.

El malestar hacia el liderazgo de Blanca Águila es real y nadie en su sano juicio puede apostar que su reelección como dirigente del sindicato de Sesa está garantizada, por lo que el secretario de Salud en Tlaxcala, Alberto Jongitud Falcón, debería ser más prudente porque su abierto respaldo a la ex líder del PRI le puede provocar problemas.
dios
Si alguien debe estar preocupada por la posibilidad de perder su último coto de poder es la actual dirigente de la sección 27 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, Blanca Águila Lima, pues el malestar hacia su gestión es evidente así como los excesos en que incurrió durante su gestión para beneficiar a sus incondicionales, amigos y familiares.

La ex presidenta municipal de Zacatelco difícilmente puede negar que ha beneficiado a María del Carmen Cortés Águila, Daniel Cortés Águila, a su novio Abel Amparo Romero, a su hermana María del Carmen Águila Lima y a su sobrino Alfonso Águila, quien siendo menor de edad ya tiene una plaza federal.

Hoy la realidad de la ex líder estatal del PRI es otra y su desgastada figura ya no convence ni intimida como sucedía hace algunos meses cuando gozaba del manto protector del gobierno de Mariano González Zarur.

Ahora, Águila Lima recurre a la intimidación luego de que su estrategia de inflar el padrón de trabajadores fuera evidenciada y por lo tanto cancelada por ser ilegal.

Resulta que hace unos días ante los representantes nacionales del sindicato, la diminuta mujer operó para que se permitiera votar a personal directivo y administrativo de los hospitales, anomalía que fue detectada por su adversario Daniel Romero López, quien con documentos en mano demostró que era ilegal y que la actual dirigente pretendía cometer un fraude al tratar de obtener sufragios que no estaban permitidos.

La queja del ex colaborador y ex amigo de Blanca Águila fue aceptada y tras una revisión fueron dados de baja más de 300 personas que ya habían sido incorporadas al padrón cuando no tenían nada que ver con el sindicato, por lo que el próximo 24 de julio se espera que participen en las elecciones poco más de 5,400 trabajadores que ese día podrán mostrar su hartazgo.

Pero decir que la aún dirigente del sindicato que busca su reelección está sola sería falso, pues el actual secretario de Salud, Alberto Jongitud Falcón, le está facilitando las cosas para que Águila Lima realice sus actos de proselitismo, situación que le puede salir muy cara si es que Daniel Romero gana las elecciones.

Blanca Águila puede llegar a cualquier centro de trabajo de la Secretaría de Salud de Tlaxcala y frenar las actividades para que los miembros al sindicato puedan acudir voluntariamente a fuerza a escuchar sus propuestas, lo cual no se permite al ex director del Hospital Infantil de Tlaxcala que también anda en campaña.

Los mejores tiempos de esa regordeta mujer ya pasaron y sólo faltan doce días para comprobar si la era de los excesos en el sindicato de trabajadores de la Secretaría de Salud llega a su fin.

Y ya que hablamos de mujeres, resulta grotesco leer el informe del primer semestre que presentó la presidenta del Tribunal Superior de Justicia en el Estado, Elsa Cordero Martínez, quien avaló y aplaudió el revés que los diputados locales del PAN, PRD, PT y Morena le dieron al Poder Ejecutivo sobre el manejo de los ajustes trimestrales, pues la ambiciosa magistrada ya se frota las manos para disponer de otros 20 millones de pesos que podría recibir.

Aunque presume que cumple con los requerimientos de transparencia, Cordero Martínez debería informar el número de plazas que ha entregado a magistrados y a sus incondicionales para que la respalden, los gastos médicos que autoriza a sus consentidos y que no se ajustan a los lineamientos aprobados, así como las quejas sobre acoso sexual que existen sobre un miembro del Consejo de la Judicatura y sobre la presión que ejerció para que le pudieran comprar una camioneta digna de ella.

Si tanto presume de encabezar una administración transparente en el Poder Judicial, ojalá la magistrada se anime, junto con los demás miembros del pleno del TSJE y del Consejo de la Judicatura, a presentar sus declaraciones patrimoniales, de intereses y fiscal, porque es muy fácil presumir de algo cuando en realidad se hace todo lo posible por ocultar sus excesos.

Mariano y su abierta promoción de Meade

.

El ex gobernador Mariano González Zarur faltó a su palabra de retirarse de la actividad política, pues en los últimos días está convertido en uno de los principales cabilderos para la causa del actual secretario de Hacienda, quien aunque lo niegue busca en convertirse en el próximo candidato del PRI a la presidencia de México.

 corte02-1%5b1%5d

Cuando el hacendado gobernador estaba por concluir su administración reiteró en varias ocasiones que dejaría la actividad político partidista porque según él era obligado su retiro, sin embargo es un hecho que optó por posponer esa decisión y sumarse al selecto equipo que promueve las aspiraciones de José Antonio Meade Kuribreña para alcanzar la nominación del PRI como candidato presidencial.

 Mariano González Zarur no apostó por un priísta puro con trayectoria comprobada para la sucesión al interior de su partido, sino por un funcionario federal con bajo posicionamiento pero con muy pocos puntos negativos que al final pueden ubicarlo como un candidato atractivo para el electorado del país.

 El ex gobernador está convertido en todo un cabildero para la causa del actual secretario de Hacienda, pues sabe que si su amigo logra la nominación en el PRI su grupo político en Tlaxcala se fortalecerá y crecerán las posibilidades de que alguno de sus dos hijos se convierta en candidato al Senado, además de que influirá para que los marianistas sean incluidos como aspirantes a diputados locales.

 El 2018 resulta clave para la causa marianista rumbo a la sucesión del 2021 en el estado, toda vez que si en los comicios del próximo año obtiene posiciones estará en posibilidades de influir y disputar la candidatura priísta al gobierno estatal.

 Sin la presión de ser gobernador en funciones, González Zarur tomó una decisión y dejó atrás sus relaciones con otros aspirantes como el actual secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y con el ex líder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones Rivera, como si supiera que la decisión final que se conocerá en las próximas semanas se moverá hacia otro proyecto.

 José Antonio Meade es un funcionario que trabajó en la administración del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa y en la actual se ha desempeñado como secretario de Relaciones Exteriores, de Desarrollo Social y actualmente es titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Además es uno de los hombres más cercanos a Luis Videgaray Caso, responsable de la Secretaría de Relaciones Exteriores, asesor y amigo del presidente Enrique Peña Nieto.

 En Tlaxcala se mencionan varios nombres de probables candidatos al Senado y a las diputaciones federales y locales, sin embargo se trata de meras especulaciones porque las nominaciones estarán ligadas al interés del político que termine siendo el abanderado del PRI a la presidencia de México y del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez.

 Asegurar que Anabel Alvarado Varela, actual secretaria de Gobierno goza de un creciente posicionamiento por mal desempeñar el cargo por casi cuatro meses me parece absurdo, así como sostener que el diputado local Mariano González Aguirre suma una gran aceptación entre el electorado, cuando los tlaxcaltecas aborrecen al ex gobernador Mariano González Zarur que nunca cumplió su palabra de recurrir al ostracismo.

 Mariano González se mantiene distante y alejado de Marco Antonio Mena Rodríguez, actitud que no cambiará porque simple y sencillamente su orgullo así se lo dicta. La apuesta del ex gobernador está echada y sólo falta comprobar si las cosas le salen de acuerdo a lo que tiene planeado. Sólo es cuestión de tiempo para ver si el hacendado gana de nuevo.

 

De soberbia y prepotencia con una pizca de corrupción

.

Los magistrados marianistas que llegaron al Poder Judicial gracias a que el ex gobernador Mariano González Zarur los impuso en esa responsabilidad, están más que dispuestos a controlar el Tribunal Superior de Justicia y desde ahora trabajan para dejar en la presidencia a Héctor Maldonado Bonilla, quien podría ocupar esa posición que dejará en unos meses Elsa Cordero.

dinero
Cuando la actual presidenta del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), Elsa Cordero Martínez, suplicaba el respaldo de magistrados, jueces, periodistas, funcionarios y todo aquel que ella pensaba que la podía ayudar para lograr el cargo que hoy desempeña, siempre usaba el argumento de que ella terminaría con la corrupción que imperaba en el Poder Judicial, sin embargo los meses han pasado y las cosas siguen igual o peor.

Lo malo para la soberbia magistrada es que en su afán de controlar y comprar lealtades ha permitido abusos de ciertos personajes que en los últimos meses han dañado a los trabajadores de Poder Judicial, quienes han acumulado los expedientes que pronto se darán a conocer y que documentarán la corrupción y cómo la justicia en Tlaxcala se vende al mejor postor.

Y como la impoluta Elsa Cordero no aceptará la responsabilidad de los excesos que existe en el TSJE, lo más seguro es que buscará culpables para tratar de limpiar su nombre y su gris trayectoria como magistrada.

Para nadie es desconocido que los familiares de los magistrados y de la misma presidenta del Poder Judicial han maltratado a jueces, secretarios de acuerdo y a otros trabajadores, quienes han observado los excesos en que incurren sus jefes sin que nadie les ponga un freno.

Por ejemplo, Judith Márquez, encargada del reloj checador, le gusta tratar con la punta del pie al personal del TSJE, por el simple hecho de tener una relación cercana con Elsa Cordero. Otra que se siente influyente es un contadora de nombre Julieta, quien por ser cuñada de la magistrada Leticia Ramos le da por hacer lo que quiera sin el mínimo temor de recibir una represalia.

Esos malos tratos y las marcadas preferencias hacia ciertos funcionarios del TSJE, motivaron a crear los expedientes negros del Poder Judicial de Tlaxcala. Pronto le diremos quiénes son los jueces que por una lana pueden facilitar o complicar una custodia de un menor, o de aquellos juzgadores que tras recibir un buen estímulo pueden bajar la pena a unos menores de edad que estuvieron involucrados en un homicidio.

También documentaremos como Elsa Cordero ignora los lineamientos para el pago de servicios médicos siempre y cuando involucren a funcionarios consentidos, como es el caso de Emilio Treviño Andrade, quien aunque no lo crea a mediados de mayo ya había utilizado los 60 mil pesos a los que tiene derecho.

Sin embargo, en un escrito que Emilio Treviño presentó al Consejo de la Judicatura el pasado 24 de mayo, el abogado argumentó que un dependiente económico suyo tiene hipertensión, pre diabetes, hipertiroidismo, artritis, osteoporosis y otros padecimientos más que motivaron el gasto de los 60 mil pesos, de ahí que solicitó una ampliación a la mencionada prestación, misma que le fue autorizada hace un par de semanas sin ninguna complicación, lo cual no sucede con ningún otro trabajador de ese poder.

Otro que también logró una rápida autorización para disponer de casi 50 mil pesos fue el magistrado Héctor Maldonado Bonilla, quien según él necesita esos recursos para pagar una intervención quirúrgica de un familiar cercano.

Una más que ha contribuido al mal ambiente en el Poder Judicial es Georgette Pointelin González, Directora del Centro Estatal de Justicia Alternativa, quien tras ser despedida como delegada de la PGR fue incrustada en el TSJE, desde donde se ha empeñado en mostrar su arrogancia y prepotencia.

Le gusta sentirse jefa y sin tener atribuciones legales le da por reunir a los jueces, a quienes pretende dar instrucciones sobre mediación, lo cual resulta absurdo porque ella es una abogada que no está certificada en esa materia.

No cabe duda que hoy el Poder Judicial de Tlaxcala vive uno de sus peores momentos.

Finalmente, le cuento que las constantes riñas que se han registrado en los últimos días en el Cereso de Tlaxcala están relacionadas a presuntos actos de corrupción que estarían siendo alentados por Jesús Herrera, director general de los Centros de Readaptación Social del estado.

Según los reclusos, al interior de la cárcel de Tlaxcala se ha multiplicado el pago de cuotas, como aquella que se cubre para que las autoridades de ese penal permitan el ingreso de televisores, situación que en las últimas semanas se incrementó sin ningún control, lo cual generó la protesta que terminó en una pelea campal de los internos.

Pese a esas anomalías, Jesús Herrera no sólo se muestra seguro de permanecer en el cargo, sino que dice que podría asumir un puesto de mayor relevancia en el gobierno del estado, pues según él la Comisión Estatal de Seguridad Pública que controla Hervé Hurtado Ruiz está de cabeza y es probable lo que nombren como titular de esa dependencia que requiere mano dura e inteligencia. Será.