[xyz_lbx_default_code]

Archiv para mayo, 2017

¿Habrá verdadera fiscalización o seguirá la simulación?

.

Todos hablan de posibles actos de corrupción y de la voluntad para castigar esas conductas, sin embargo en los hecho no se ve ningún avance ni la menor intención de llevar a la cárcel a aquellos ex funcionarios públicos que aprovecharon sus cargos para malversar los recursos públicos.

dinero

A los diputados locales y a la titular del Órgano de Fiscalización Superior ( OFS) Isabel Maldonado Textle les haria bien dejar de jugar a los policías chinos, porque de nada sirve que en sus sesiones de trabajo e informes que presentan se diga que los ex presidentes municipales y varios entes fiscalizables acumulan múltiples anomalías financieras cuando no hacen nada para aplicarles la ley.

La lista de claros ejemplos de impunidad en el estado puede ser muy larga, pero hay casos emblemáticos que demuestran que hasta este momento la fiscalización en Tlaxcala es una simulación porque al final siempre se termina solapando la corrupción y el enriquecimiento de algunos ex alcaldes como el panista Orlando Santacruz Carreño y el priista Carlos Ixtlapale Gómez, quienes habrían saqueado las arcas de Apizaco y Huamantla, respectivamente.

Pero también hay casos resientes como el de Antonio Mendoza en Chiautempan, Tomás Vázquez en Ixtacuixtla, Vicente Hernández en Calpulalpan, Adolfo Escobar en Tlaxcala y otros que están documentados por el Órgano de Fiscalización Superior, pero que por una extraña razón las investigaciones no avanzan o simplemente no conducen a ningún responsable.

El informe que el OFS dio a conocer ayer sobre la revisión a las cuentas públicas del último trimestre del 2016 provoca una terrible desconfianza y risa, porque resulta poco creíble que ese órgano haya detectado cientos de anomalías financieras en los meses de octubre, noviembre y diciembre, pero que el manejo finaciero de los meses de enero a septiembre se hubiera dado en orden y sin observaciones graves al grado que las cuentas públicas fueron avaladas por la pasada legislatura.

Según la información dada a conocer, 100 entes fiscalizables enfrentan observaciones por el manejo de los recursos públicos, de los cuales 54 corresponden a ex presidentes municipales, lo que quiere decir que de los 60 ayuntamientos que hay en el estado, sólo 6 administraciones cumplieron con la normatividad.

Y para justificar disque su trabajo de fiscalización, el OFS informó que emitió 4 mil 766 observaciones, mismas que prácticamente fueron ignoradas porque apenas si el 14.5 por ciento de las mismas fueron solventadas.

Me parece que Isabel Maldonado Textle es una titular del OFS débil que no provoca ningún temor a los responsables de las múltiples anomalías financieras. Nadie duda que sea experta en materia de fiscalización, pero ella y sus informes simplemente no impactan ni asustan a nadie.

De que sirve que haya emitido 474 recomendaciones a los ex ediles por no cumplieron con sus Códigos de Ética, Código de Conducta y de Manuales de Procedimiento y Organización, cuando el daño ya se hizo. Es absurdo y tonto, no le parece.

Quizá el gobernador Marco Mena ya detectó esa debilidad y la poca eficacia del Órgano de Fiscalización Superior, de ahí que en la iniciativa de ley que envió al Congreso del Estado para crear el Sistema Estatal Anticorrupción proponga que la fiscalización y control de recursos públicos se realice a través de un Comité Coordinador y un Comité de Participación Ciudadana.

Falta conocer los alcanes y los detalles de la mencionada iniciativa de ley, pero por lo que se percibe el OFS podría dejar de tener el monopolio de la fiscalización en el estado, situación que si se confirma dejerá de ser un órgano relevante en la vida pública de Tlaxcala.

Sólo es cuestión de unos días para saber si la fiscalización en Tlaxcala será real a partir del gobierno de Marco Mena o seguirá siendo la misma gata pero revolcada.

Eladia Torres, poder con aroma de arrogancia y grilla

.

Dicen que si en realidad quieres conocer a una persona le des poder y verás su verdadera naturaleza. En cinco meses del nuevo gobierno del estado se ha comprobado quienes son los funcionarios consentidos y quienes forman parte del equipo de relleno del mandatario estatal.

elados

 

La secretaria particular del gobernador Eladia Torres Muñoz sucumbió al poder y ahora su arrogancia y excesos han empezado a causar diferencias al interior del gabinete del gobernador Marco Mena, quien delegó en esa mujer la potestad de apapachar, premiar o castigar a los funcionarios estatales según le convenga.

La ex colaboradora de Héctor Ortiz Ortiz y también ex subordinada de Mariano González Zarur no duda en mostrarse como una de las poquísimas funcionarias cercanas al mandatario que además tiene el privilegio de acordar con el jefe, pues salvo ella y otros dos secretarios (los titulares de la Segob y SEP, Anabel Alvarado Varela y Manuel Camacho Higareda, respectivamente) puede hablar en persona con el tlatoani.

En complicidad con el vicegobernador Fabricio Mena Rodríguez, la ex diputada local dice que eventos se realizan, donde se llevarán a cabo, los miembros de la comitiva del mandatario, la designación de los lugares en el presidium y otros detalles que utiliza para mostrar su protagonismo y poder.

A Eladia Torres le encanta armar la grilla entre los funcionarios y amarrar navajas, pues así como escucha las quejas de un colaborador que se muestra extrañado por no ser invitado a ciertos eventos relacionados con su sector, la secretaria particular del gobernador de inmediato busca al secretario en cuestión y le hace de su conocimiento la inconformidad que existe de uno de sus subordinados, para luego ella misma ordenar que el primero sea marginado en los actos oficiales, pero cuando se vuelve a encontrar al inconforme le dice que intervendrá para que sea tomado en cuenta en eventos de Marco Mena.

Es la clásica mujer que mientras era una común mortal se mostraba amigable, abierta y hasta agradecida con aquellas personas que le extendían la mano, sin embargo hoy que se siente segura y cercana al poder piensa que ella consiguió por si sola esa posición y le da por olvidar y maltratar a quienes en su momento la ayudaron.

Se siente tan influyente que es capaz de dejar sin audio y sin personal de protocolo a la esposa del gobernador Sandra Chávez Ruelas. El fin de semana pasado al enterarse que Marco Mena prefirió ir al cierre de campaña del candidato del PRI a la gubernatura del Estado de México, Alfredo del Mazo, la arrogante funcionario dispuso que ningún empleado de giras fuera al municipio de Tlaxco donde se llevaría a cabo la inauguración de la primera feria artesal, situación que implicó cancelar cualquier apoyo de logística a la presidenta del DIF en el estado.

Pero si no me cree, busque a Óscar Amador, ex responsable de las giras del hacendado gobernador Mariano González Zarur, quien no sólo se percató de lo anterior, sino que de inmediato lo empezó a divulgar con la intención de que Marco Mena lo considere para hacerse cargo de la logística de sus eventos oficiales.

Si Eladia Torres es capaz de tratar así a la esposa de Marco Mena, imagínese que no le hace a los demás miembros del gabinete.

Y para seguir con el tema de arrogancia aderezada con un toque de traición, le confirmo que por fin ayer dejó formalmente la Subprocuraduría el poblano Víctor Pérez Dorantes, con lo cual se pone fin a una era de deslealtad, corupción e ineficiencia en la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Aunque el hoy ex funcionario marianista había presentado su renuncia desde el inicio de la segunda quincena de abril, ésta se hizo efectiva ayer cuando el procurador Tito Cervantes Zepeda confirmó que Pérez Dorantes ocultó cierta información importante sobre el secuestro registrado hace unos días en el municipio de Tlaxco.

Como encargado de la Subprocuraduría quedó el especialista Antonio Aquiahuatl Sánchez, quien se desempeñaba como titular del departamento de investigación del delito en la PGJE. La decisión fue acertada porque esa instancia quedó en manos de un experto del nuevo sistema de justicia penal que sin duda mejorará el desempeña y trabajo que efectúa esa dependencia estatal.

Ojalá la salida de Víctor Pérez sirva para realizar una limpia a fondo en la Procuraduría, pues es evidente que la corrupción e ineficiencia que heredó la ex procuradora Alicia Fragoso Sánchez se encuentra arraigada en todas las oficinas.

Otro cambio que por fin se logró fue en la delegación de la Cruz Roja de Tlaxcala, donde por muchos años Martha Sesín Rosas manejó de manera discrecional los recursos de esa noble institución.

Entrará como relevo Silvia Elena Rodríguez Espino, quien desde ahora le puedo adelantar que encontrará en ruinas la Cruz Roja y si le busca también podría ubicar un abultado expediente que documenta los presuntos malos manejos financieros que a lo largo de muchos años habría cometido la señora Sesín.

Esperamos que el cambio en esa institución sea para bien.

Dados cargados en la designación del presidente de la CEDH

.

Me parece que Hervé Hurtado Ruiz, flamante comisionado estatal de Seguridad Pública, simplemente no pudo con el paquete y para tapar su ineficiencia ahora trata de presumir que Tlaxcala ya tiene una división para combatir los delitos en el ciberespacio, lo cual resulta de risa porque según el funcionario ya podrá realizar patrullajes en las redes sociales.

Sin título-3

El supuesto interés del PRI y el PAN para garantizar la llegada de un técnico a la presidencia de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) podría resultar falso, sobre todo cuando salga a la luz que el proceso no fue tan parejo y que al parecer existen dados cargados para un aspirante que goza del respaldo priísta.

Ahora resulta que el PAN a través de su líder estatal Carlos Carreón Mejía y el PRI en voz del diputado local Ignacio Ramírez Sánchez están dispuestos a no negociar y velar para que sea designada la persona mejor evaluada, proceso donde los tricolores llevaron mano porque controlaron al sínodo que llevó a cabo las entrevistas a los aspirantes.

Al PAN simplemente nadie le cree porque en la legislatura pasada el diputado panista Roberto Zamora Gracia con el aval de su partido buscó por todos los medios imponer a su hermana Alma Inés Zamora Gracia como presidenta de la CEDH, sin que en ese momento importara el perfil o los conocimientos técnicos para desempeñar el cargo.

Por lo que respecta al PRI, el legislador Ignacio Ramírez pretende mostrarse como todo un profesional, cuando en realidad sabe que él junto con el diputado Mariano González Aguirre intentan imponer al nuevo representante de la CEDH una vez que el gobernador Marco Mena se mantuevo al margen de la renovación de ese organismo autónomo.

Mariano González y su subordinado Ignacio Ramírez se dieron a la tarea de controlar al sínodo que evaluó a los aspirantes. El magistrado del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Héctor Maldonado Bonilla, quien por cierto no tiene empacho en presumir su Mercedes-Benz con un costo superio a los 800 mil pesos, recomendó a un compañero suyo de la UDLA como miembro del equipo –Héctor Juan Pablo Salazar Andreu, Fernando Méndez Sánchez, Julio Santos Lozano y Lucio Ramírez Luna- que se encargó de valorar a los aspirantes.

Se trata ni más ni menos que de Héctor Juan Pablo Salazar, quien desde esa posición se habría dado a la tarea de hablar bien de determinados aspirantes y mal de aquellos que resultaban incómodos para los intereses de Mariano, Ignacio y Héctor, trío que presume que pronto controlará la CEDH y el Tribunal Superior de Justicia del Estado.

Hervé Hurtado, el ciberpolicía

No puede con los criminales que operan en la calles y en las carreteras, pero eso sí ya va tras los que usan el ciberespacio para delinquir.

Neta, ya tenemos División de Policía Científica y Unidad de Policía Cibernética.

Me imagino el pavor que sentieron los miembros del crimen organizado cuando se enteraron de esas dos nuevas unidades de la Policía Estatal.

Las organizaciones criminales que operaron con total impunidad en la administración de Mariano González Zarur están lejos de tener miedo y muchos menos de pensar en mudarse de Tlaxcala, pues lo que prevalece en esta entidad es un reducido número de policías estatales, una descordinación total entre autoridades estatales con las municipales, un pésimo armamento y equipamiento, además de un jefe policiaco que está más preocupado en combatir los ciberdelitos que en cuidar y prevenir los robos en carreteras, en casa-habitación, de automóviles y otros ilícitos que todos los días se registran en el estado.

Ante el aumento de la incidencia delictiva en Tlaxcala, a Hervé Hurtado Ruiz, comisionado estatal de Seguridad Pública, se le ocurrió la brillante estrategia de combatir el crimen a través del Internet, lo cual difícilmente arrojará un resultado positivo.

Según el comunicado de prensa que emitió ayer el área de comunicación social del gobierno del estado, la policía cibernética tendrá como principal actividad el despliegue de acciones preventivas y alertas informáticas, además de realizar patrullajes en las redes sociales y la web para identificar posibles ilícitos.

Vaya, cuando termine de leer esas líneas de inmediato me imagiene que Tlaxcala cuenta ya con un equipo y tecnología tal y como se muestran en las series de televisión que se hacen en los Estados Unidos, pero de inmediato me ubique en la realidad cuando se aclara en el boletín que para esa labor ya se dispuso de 6 elementos que tendrán la titánica tarea de monitorear más de 300 mil cuentas de tlaxcaltecas que existen en las diferentes redes sociales.

El ciberpolicía resultó una total decepción.

Para terminar, les cuento que según fuentes confiables, Miguel Angel González Ramírez, quien se desempeña como director de Recursos Humanos de la Oficialía Mayor de Gobierno (OMG) y que supuestamente fue despedido tras sostener un escándalo luego de maltratar a su esposa de nombre Iliana, sigue laborando en la administración estatal con la ayuda del vicegobernador Fabricio Mena Rodriguez.

Al parecer no fue suficiente que ese funcionario en estado de ebriedad la emprendiera contra su esposa, ya que al final lo que en verdad importó es que González Ramírez fuera amigo incondicional de Fabricio Mena para mantenerse en la nómina oficial. Pronto lo comprobaremos.

Al final el gobierno del estado se dobló ante estudiantes

.

Nadie en su sano juicio puede decir que las últimas decisiones en materia educativa no tendrán un costo negativo para el gobierno del estado, sobre todo cuando las autoridades de ese sector han optado por doblarse ante cualquier protesta que se presenta, como si su sobrada soberbia si hubiera agotado en casi cinco meses.

Sin título-3

El gobierno del estado no sólo hizo el ridículo ante los estudiantes del Frente Nacional de Estudiantes Revolucionarios Rafael Ramírez (FNERRR), sino que dejó un pésimo mensaje de que en Tlaxcala es posible doblar a la autoridad si se muestra paciencia, resistencia y organización.

El grupo de alumnos ligados a la organización Antorcha Campesina que mantuvo por 95 días un plantón frente a Palacio de Gobierno, logró la liberación de más de 16 millones de pesos para la construcción de una Casa del Estudiante en la comunidad de San Gabriel Cuahutla en la capital del estado.

También, pudo reestablecer las mesas de diáologo y negociación para obtener el reconocimiento oficial de tres claves de bachillerato que la FNERRR controla en igual número de municipios.

Los responsables de mostrar la debilidad del gobierno de Marco Mena son los inexpertos titulares de la Secretaría de Gobierno y de la Secretaría de Educación, Anabel Alvarado Varela y Manuel Camacho Higareda, respectivamente, quienes a lo largo de las últimas semanas sólo han mostrado su incapacidad y que el costo para que aprendan a gobernar está saliendo muy caro a los tlaxcaltecas.

Resulta infantil la postura de ambos funcionarios que insistían en que las demandas de los estudiantes de la FNERRR eran desproporcionadas para que al final ofrecieran la liberación de 16 millones de pesos que según no tenían y que hoy por obra de magia ya aparecieron y serán canalizados para llevar a cabo La Casa del Estudiante.

Si al final cedieron todo ese par de aspirantes a funcionarios ideales de la gobernanza moderna, entonces para que esperarse 95 días y permitir que en repetidas ocasiones los miembros de la FNERRR apoyados con estudiantes poblanos desquiciaran la capital tlaxcalteca con manifestaciones.

Un gobierno débil y dispuesto a ceder a la presión no tendrá un buen final, pues un ejemplo más de que ya le empezaron a tomar la medida al poeta Manuel Camacho se dio la semana pasada tras un nuevo paro de las normalistas de Panotla, quienes con esa medida de presión lograron la renuncia de la directora de esa institución Olivia Guevara Jiménez y del sub director Académico José Manuel Vázquez Antonio.

A casi cinco meses del nuevo gobierno, es obvio que las áreas más vulnerables de la administración estatal que encabeza Marco Mena son gobernación, edución y seguridad, pues los responsables de esas áreas no pueden con el paquete y sus desaciertos cada vez son más evidentes.

Lo curioso es que el gobernador no ve la misma realidad que los tlaxcaltecas, es como si se negara a aceptar errores que de seguir pueden tener un alto costo para su administración que confunde la tolerancia y la paciencia con debilidad y parálisis.

Los días pasan y los tlaxcaltecas aún esperan un cambio en el gobierno del estado, porque cada vez es más generalizado el comentario de que estamos mejor en la administración del hacendado Mariano González Zarur.

Y eso si ofende, o no.

Listo el Plan Estatal de Desarrollo del gobierno de Mena

.

Han pasado casi cinco meses en lo que el gobierno del estado no termina por arrancar y avanzar, de ahí que esperamos que las cosas cambien una vez que los tlaxcaltecas conozcamos el Plan Estatal de Desarrollo que será dado a conocer en los próximos días por el mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez.

mena

El Plan Estatal de Desarrollo del gobierno de Marco Mena está listo y en los próximos días será presentado.

El documento final sólo es conocido por el gobernador y su equipo de asesores, de ahí que en breve sabremos los alcances y objetivos que se proponen, pues en casi cinco meses las nuevas autoridades se han mostrado al extremo reservadas en materia de obra pública, licitaciones, programas estatales y cambios en la operación de la estructura administrativa.

Se desconoce si se mantendrá el triángulo de prioridades como el empleo, la salud y la educación que estableció hace unos meses Marco Mena, ya que en al menos dos rubros de los antes mencionados las cosas no avanzan bien y mucho menos se percibe una mejora.

El único rubro donde la nueva administración ha entregado buenos dividendos es la generación de empleos, toda vez que Tlaxcala destaca a nivel nacional como uno de los estados con mayor número de trabajos formales creados en lo que va de este año, lo cual es una herencia que dejó el ex gobenador Mariano González Zaur.

En materia de salud aunque hay intentos por mejorar, lo cierto es que las condiciones de ese sector son deplorables por lo que se dejó de hacer en los últimos años. En educación existe cabeza pero no liderazgo ni capacidad, lo cual se observa con la descomposición que se percibe en ese sector que no puede salir de los problemas que enfrenta.

Veremos si la gobernanza moderna aún se mantiene entre las líneas discursivas del Plan Estatal de Desarrollo o de plano ya también fue excluida como se hizo con los marianistas en las posiciones de primer nivel.

Lo bueno del mencionado plan, es que una vez que se conozca los bya no tendrán pretexto para justificar su pasividad, pues su proceso de aprender a gobernar habrá concluido y en los próximos meses tendrán que dar resultados ante los ciudadanos que empiezan a desesperarse de la parálisis del gobierno del estado.

A partir de la presentación del Plan Estatal de Desarrollo es muy probable que el mandatario inicie la evaluación de sus funcionarios, proceso que durará unos meses y que concluirá en diciembre cuando se haya cumplido el primer año de gobierno.

Será hasta entonces cuando se hable de posibles relevos y enroques en el gabinete que aunque no lo crea ya vive confrontaciones internas porque hay secretarios que buscan presumir logros de su sector pese a que el trabajo realizado es por funcionarios de menor rango.

Hay expectativa sobre el plan, ojalá sea un documento serio que establezca objetivos y el rumbo a la actual administración que parece navegar sin tener claro a que puerto desea llegar.

Desde un conflicto de intereses hasta un presunto acosador

.

Nadie sabe porque el gobernador Marco Mena prolonga la designación del nuevo Subprocurador de Justicia en Tlaxcala, cuando desde hace unos días el poblano Víctor Pérez Dorantes que ostenta el cargo presentó su renuncia, pero que en los hechos aún sigue controlando con su equipo esa dependencia.

justicia

Mientras prevalezca en Tlaxcala la simulación, difícilmente los ciudadanos van a confiar en las autoridades que se empeñan en demostrarnos que lo suyo es violar y tocer la ley.

Los ejemplos abundan, pero sólo haré referencia a algunos para que compruebe que aquí se puede ignorar la ley si se trata de beneficiar al amigo o al familiar.

Hace unos semanas Leticia Caballero Muñoz se convirtió en miembro del Consejo de la Judicatura del Tribunal Superior de Justicia del Estado y entre sus funciones le fueron asignados un determinado número de juzgados que debe supervisar para verificar que los impartidores de justicia cumplan con la ley.

Hasta ahi todo esta bien, sin embargo la representante de los jueces se muestra muy tolerante ante los excesos y abusos que lleva a cabo la juez penal Olivia Mendieta, porque simple y sencillamente desde el pasado 6 de marzo no encuentra ninguna falla pese a las quejas que existen de abogados sobre la actuación de esa abogada.

Pero lo más grave es que Leticia Caballero también supervisa el Juzgado Tercero de lo Familiar, instancia donde están radicados varios juicios en los que interviene directamente su esposo Miguel Ángel Temoltzin Durante y que tienen que ver sobre los bienes que dejó su suegro Gilberto Temoltzin.

La ley es muy clara al describir los principios que todo servidor público debe observar como la honradez, probidad, etc.. De la misma forma establece que si algún funcionario tiene interés en un determinado juicio deberá abstenerse de conocer y excusarse por la investidura que ostenta, situación que Leticia Caballero no ha hecho y que la presidenta del TSJE Elsa Cordero Martínez ha solapado con su silencio cómplice.

Otro ejemplo es el que se presenta en la Procuraduría General de Justicia del Estado, donde nadie se explica porque el gobernador Marco Mena ha tardado tanto tiempo para designar al nuevo Subprocurador.

Ahora que las autoridades estatales han mostrado una preocupación por la violencia que sufren las mujeres, valdría la pena que el mandatario hiciera válida la renuncia que hace unos días presentó el Subprocurador Víctor Pérez Dorantes, porque varios ministerios públicos y empleadas de la Procuraduría General de Justicia en el Estado ya no soportan la manos inquietas de ese influyente funcionario marianista.

De acuerdo con la queja que existe en poder de este reportero, las trabajadoras tiene pánico de ingresar por las tardes a la oficina de Pérez Dorantes, pues a parte de que se le ve disfrutando de películas subidas de tono, al funcionario le da por soltar nalgadas una vez que trato el asunto.

Aunque esa conducta cuadra en un asunto de acoso, lo cierto es que las trabajadoras tienen temor de presentar la queja o la denuncia porque saben que no prosperará.

El Subprocurador también es muy dado a presumir a sus protegidos como los ministerios publicos de Secuestros, Roberto Gustavo, Raúl Platas, y a los agentes Eduardo Medina y Oscar Jorge.

A Raúl Platas lo quitó de las oficinas de Calpulalpan y lo acercó más a él y con Oscar Jorge le encanta sostener intercambios de mensajes.

Otro de los excesos de ese marianista es que tiene trabajando a su sobrina en San Pablo del Monte, donde dicen que cobra como agente del ministerio público. Como se siente protegida es muy dada a mostrar su prepotencia con las personas que acuden a denunciar cualquier delito.

Lo mismo ocurre con otra de las consentidas de Víctor Pérez y que despacha en la mesa de detenidos región norte, lugar en que los agentes del ministerio público tardan hasta seis horas en atender a las víctimas.

Una de las responsables de un turno en esa oficina es una tal Elodia Francisca Sotero, quien lo que menos le importa es llevar a cabo su trrabajo. Presume su cercanía con el Subprocurador al grado que se visualiza como la próxima jefa del departamento de investigación del delito región norte con sede en Apizaco.

Y por si fuera poco, se acuerda del agente de la PGJE que a mediados de abril fue detenido en estado de ebriedad y armado luego de intentar asaltar a un taxista de Apizaco, pues le cuento que ese sujeto de nombre Emmanuel N. ya regresó a sus labores normales en la dependencia, lo que demuestra que La Hermandad y el Subprocurador son los que controlan la Procuraduría.

Para seguir con más absurdos, resulta que el ex comisionado Edgar González Romano ex presidente de la Caiptlax busca la titularidad de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, cuando enfrenta una queja en ese organismo. Su principal impulsor es Abel Rodríguez Hernández cercano colaborador del diputado panista Juan Carlos Sánchez alias “El Saga”.

González Romano fue observado por el OFS por presuntos malos manejos que cometió durate su estancia en la presidencia de la Caiptlax, situación que le resta credibilidad para llegar a la CEDH.

Marco y Florentino, los operadores del PRI rumbo al 2018

.

Aún nadie se explica como diablos le hará el PRI para ganar los comicios del próximo año cuando el partidazo sigue peralizado aunque ya tenga nuevo líder estatal, y sobre todo cuando el ejército de operadores que se tenía en la estructura del gobierno está olvidado y sin un nuevo jefe que les diga qué hacer.

profe

Los últimos tres gobernadores de Tlaxcala no pudieron ganar las elecciones federales siguientes a los comicios en los que resultaron electos, por lo que en un año veremos si el actual mandatario priísta Marco Mena es capaz de romper esa inercia.

El perredista Alfoso Sánchez Anaya no pudo contener la ola del PAN con Vicente Fox a la cabeza, mientras que el panista Héctor Ortiz Ortiz pese a sus artimañas electorales fue incapaz de frenar la fuerza de Andrés Manuel López Obrador, fenómeno que se repitió en el 2012 cuando ya gobernaba el hacendado Mariano González Zarur que vio como el candidato de las izquierdas ganaba en Tlaxcala y su arrastre ayudó a quitarle al tricolor el Senado y dos de las tres diputaciones federales.

Tan seguro y soberbio se mostraba Mariano González de lograr el triunfo de su partido que no dudo en imponer a su hijo Mariano González Aguirre como coordinador de la campaña del hoy presidente Enrique Peña Nieto. Cierto, el oriundo del Estado de México se alzó con la victoria a nivel nacional, pero en Tlaxcala la elección presidencial la ganó López Obrador.

Sin duda los últimos tres ex gobernadores tenían mayor experiencia electoral a la del actual mandatario Marco Mena, quien apenas puede presumir dos elecciones, una para diputado local y otra para la gubernatura, con la salvedad que en ambas operó la estructura del ex coordinador de los esfuerzos de los tlaxcaltecas Mariano González.

Marco Mena conoce la estructura electoral que lo hizo ganar y sabe que algunas piezas de ese engranaje fueron marginadas porque su lealtad era hacia su creador González Zarur y no hacia él.

Lo malo es que si bien se deshizo de algunos marianistas, lo cierto es que éstos no fueron sustituidos por otros operadores capaces de mantener vivo el ejército que en cada elección se la rifa para entregar buenas cuentas al partidazo.

El gobernador llevando como dupla a Florentino Domínguez Ordoñez, quien lo movió de la Secretaría de Gobierno para ubicarlo en la dirigencia del PRI, se comprometió a ganar para su partido los comicios del 2018 cuando estará en juego la presidencia de México, el Senado y las diputaciones federales y locales.

La apusta es enorme y quizá Marco Mena no dimensionó sus palabras, porque en una de esas Andrés Manuel López Obrador le repite la dosis del 2012 y su arrastre se traduzca en que Morena gane la mitad o más de los 15 distritos locales, lo que podría implicar que el PRI pierda el control del Congreso del estado.

Además, Florentino Domínguez puede representar un espejismo de triunfo, porque su cualidad de hacer empatía con las personas no necesariamente se traducirá en votos para el PRI.

Otro punto negativo es que su llegada al PRI en Tlaxcala no contó con el consenso de los marianistas y de algunos diputados federales.

Florentino Domínguez es percibido como un líder tibio e incapaz de frenar a los adelantados en su partido que desde hace varios meses se mueven para buscar las candidaturas que estarán en juego rumbo a los comicios del 2018, situación que complicará el proceso de elección de aspirantes porque los desencuentros serán constantes.

Ahora hay que ver si la dupla conformada por Marco y Florentino es capaz de cumplir lo que ofrecieron hace tres días.

Unidad en el PRI para frenar al marianismo

.

Cada vez es mas evidente el distanciamiento entre Mariano González Zarur y Marco Mena, por lo que la ruptura definitiva se dará en los próximos meses cuando el hacendado compruebe que su creación se opondrá a todos los aspirantes marianistas que intenten competir en los comicios del 2018.

primenabety

La reaparición de la ex gobernadora Beatriz Paredes Rangel en un acto del PRI en Tlaxcala está lejos de ser una casualidad.

Un día antes de asistir al salón Joaquín Cisneros donde Florentino Domínguez Ordoñez asumió la presidencia del PRI en el estado, la ex embajadora de México en Brasil habría sostenido una interesante reunión por  los rumbos de Huamantla a la que acudieron sus añosos colaboradorres y uno que otro nuevo operador del partidazo.

En ese encuentro la ex líder nacional del PRI dejó entrever sus intenciones de participar en los comicios del 2018, pero no buscará la candidatura de su partido a la presidencia de México como lo declaró el sábado a algunos medios de comunicación, sino que su anhelo es llegar al Senado de la República, cargo que nunca ha desempeñado.

En su estilo, dicen que Beatriz Paredes habría pedido a los presentes que se dieran a la tarea de promover su nombre y su imagen, así como la de otros priístas ligados al grupo del actual gobernador Marco Mena.

Trabajemos unidos para tratar de ganar las candidaturas a los diferentes cargos de elección que estarán en juego en los próximos meses y así evitemos que el grupo del ex mandatario Mariano González Zarur siga siendo el más representativo dentro del PRI, sería la última recomendación que se hizo a los asistentes a ese encuentro.

La operación que realiza Paredes Rangel no es ajena al gobernador Marco Mena, quien en sus estancias en los actos del partizado en la Ciudad de México fue informado de las intenciones de la ex gobernadora de participar en el 2018 como candidata al Senado, aspiración que fue respaldada el sábado por Claudia Ruíz Massieu, Secretaria General del PRI.

La reaparición de Beatriz Paredes representa un duro golpe al marianismo que buscaba acomodar a Mariana González Foullon o a Mariano González Aguirre como aspirantes al Senado por Tlaxcala. Ahora enfrentarán a una política que tiene mayor trayectoria, experiencia y contactos nacionales, lo que sin duda complicará la realización de su plan.

El hacendado Mariano González sabe que dejó de tener un aliado en Marco Mena para sus propósitos políticos electorales, de ahí que deberá junto con su grupo crear las condiciones que le permita disputar candidaturas y evitar que el marianismo desaparezca.

Tan mala es la relación entre Mariano González y Marco Mena, que el ex gobernador hace todo lo posible por evitar un encuentro con su ex colaborador.

El pasado miércoles el empresario Rafael Torres convenció al ex mandatario para que acudiera al primer partido de la final entre los Coyotes de Tlaxcala y el Irapuato. Acompañado de su chofer y una escolta discreta, Mariano González se estacionó casi en la entrada del estadio Tlahuicole, pero cuando le confirmaron que Marco Mena estaría presente en el encuentro optó por retirarse inmediatamente.

El dueño de Providencia no traiciona sus afectos y mucho menos desconoce a sus amigos, de ahí que en la celebración del bicampeonato que se llevó a cabo el pasado domingo las camisetas de Los Coyotes lucieron las manchi grecas y la frase Desarrollo para Todos, para que no quedara dudas de que el ascenso de ese club a la primera “A” del futbol mexicano era un logro del ex gobernador y no del actual mandatario.

Aunque se ha tratado de restar importancia a la ausencia de Mariano González al evento del PRI que se celebró el pasado sábado, lo cierto es que se confirma la ruptura entre el ex gobernador y Marco Mena, situación que en los próximos meses podría derivar en un buen pleito.

¿Un gobernador priísta respetuoso de la ley?

.

Es evidente que los priístas tlaxcaltecas que andan en abierta promoción para lograr una candidatura rumbo a los comicios del 2018 no cuentan con el aval del gobernador Marco Mena, quien utilizó la llegada de Florentino Domínguez al PRI para pedirles que dejen de comer ansias, es decir, dejen de moverse porque igual y no son los elegidos.

marco_con_logo_pri

El priísta Marco Mena no puedo evitar la tentación y se comprometió desde ahora a ganar en el 2018 las elecciones federales y locales en Tlaxcala.

Pese al arranque lento de su gobierno y sin tener un rumbo definido, el gobernador aprovechó la llegada de Florentino Domínguez Ordoñez a la dirigencia estatal del PRI para pedir unidad, la cual sólo existe en el discurso y en los mil quinientos militantes que acudieron al salón Joaquin Cisneros del recinto ferieal, porque habría que preguntarle al mandatario y a su hermano Fabricio Mena Rodríguez si ya cumplieron los compromisos pactados durante la pasada campaña electoral.

El PRI que está con Marco Mena es el de los besapies y no representa al PRI que trabaja electoralmente y cuyos liderazgos fueron marginados en los últimos cuatro meses. De los 15 coordinadores regionales que operaron en la campaña del hoy gobernador, sólo dos están incrustados en la administración y ya no le cuento de los liderazgos que estuvieron en cada municipio y comunidad, porque la lista de priístas resentidos sería enorme.

El sábado el gobernador recurrió a la parefernalia para mostrarse como el priísta número uno de Tlaxcala. Sin proponerselo dejó en claro que Florentino Domínguez será una figura decorativa en el partidazo, pues Marco Mena se asumió como el nuevo comandante de las fuerzas priístas que operará las campañas y la estrategia rumbo a los comicios del 2018 en que los tlaxcaltecas acudirán a las urnas a elegir Presidente de México, Senadores, Diputados Federales y diputados locales.

Pero eso sí, Marco Mena insistió en que hará esa labor política-electoral respetando la ley.

Según el mandatario, “será cuidadoso de esas líneas que marca la ley respecto a su cercanía con el partido. No más allá, pero tampoco menos, cerca y junto, vamos a caminar hombro con hombro, como ciudadano y como priistas, no tengan duda de eso”.

“Queremos un México que se impulse en su propio esfuerzo para ser exitoso y para eso la nueva dirigencia del partido en Tlaxcala, la dirigencia nacional del partido y todos nosotros como priistas estamos trabajando día a día, y como ciudadano y como gobernador contarán con mi respaldo como marca la ley no más allá, pero tampoco menos”.

Por lo visto, a Marco Mena aún le dura la borrachera provocada por el triunfo alcanzado el año pasado cuando el PRI logró retener la gubernatura del estado, sólo que se le olvida que una parte clave de esa victoria se debe a la operación y a la estructura electoral que el ex gobernador Mariano González Zarur tenía en las dependencias estatales y que hoy poco a poco va siendo desmantelada.

Ese efecto de éxtasis sin duda alimentó ese discurso demagógico que poco a poco empezó a inundar el salón Joaquín Cisneros y que los besapies ahí presentes se creyeron porque terminaron eufóricos.

Quién puede creer que las reformas estructurales del presidente Enrique Peña Nieto han funcionado y transformado a México.

Quién puede creer que Enrique Ochoa Reza, líder nacional del PRI está cambiando con su diatriba las líneas del debate político nacional.

Quién puede creer que el futuro del país depende de mantener la vitalidad de las transformaciones históricas realizadas en los últimos años por el presidente Peña Nieto.

Quién puede creer que un gobernador priísta va a respetar la ley.

El PRI de Marco Mena está enclencle y conforme se acerque el arranque del proceso electoral quedará demostrado que el gobernador sufrirá mucho para cumplir su promesa de ganar los comicios en el 2018. Sólo es cuestión de tiempo para comprobarlo.

Lo bueno del evento es que por fin y tras casi dos largos meses Florentino Domínguez y Sonia Montiel pudieron asumir la presidencia y la secretaría general del PRI en Tlaxcala.

Lo malo la ausencia del ex gobernador Mariano González Zarur, la cual se hizo más evidente cuando Marco Mena destacó la presencia de los ex mandatarios Samuel Quiroz, Beatriz Paredes y Tulio Hernánez, quienes por cierto apenas si recibieron aplausos de los priistas reunidos en el mencionado salón.

En fin, veremos como inicia la era de Marco Mena como jefe político del PRI.

De pena ajena el trabajo de Segob y de diputados locales

.

Con funcionarios tan limitados y sobrados Tlaxcala no podrá navegar hacia el desarrollo, porque lo que se requiere es inteligencia y trabajo para solucionar los problemas que se tienen y que cada día son mas visibles. La seguridad no se resolverá desde una mesa donde se sienten las autoridades que con esa acción tratan de simular que trabajan.

portada

El nivel que mostraron funcionarios estatales y diputados locales al abordar temas correspondientes a la responsabilidad que desempeñan fue muy, pero muy bajo, como si se tratara de políticos principiantes que piensan que con salir en los medios de comunicación los problemas se resuelven por arte de magia.

Después de cuatro meses y de que los índices delictivos se dispararon en Tlaxcala, la bisoña secretaria de Gobierno, Anabel Alvarado Varela, encabezó una reunión entre los funcionarios responsables de la seguridad y representantes del sector empresarial, donde la ex diputada federal vomitó algunas declaraciones que dan risa porque reflejan claramente que lo suyo no es la inteligencia y que el lugar que ocupa no lo podrá llenar pese al volumen de su cuerpo.

Asegurar que con ese “tipo de reuniones se construyen acuerdos para atender de manera eficaz la seguridad en todo el territorio estatal” y que “hay disposición de la Administración Estatal para participar en diálogos que enriquecen la política de seguridad e impulsan la corresponsabilidad de todos los sectores sociales”, me parece una perorata que comprueba que el gobierno del estado carece de estrategia, rumbo y acciones para enfrentar a la delincuencia.

Anabel Alvarado junto con el responsable de la Comisión Estatal de seguridad, Hervé Hurtado Ruiz insisten en ver una realidad que no existe, como el hecho de machacar el trillado argumento de que Tlaxcala sigue siendo de los estados más seguros del país.

Cuántos robos más de camiones de carga en carretera, asesinatos, asaltos con violencia, feminicidos, robo de autos y atracos a negocios y oficinas públicas se necesitan para que esos funcionarios muestren algo de sensibilidad.

Si después de 131 días de gobierno se pretende coordinar acciones, sumar esfuerzos e impulsar la corresponsabilidad que permita fortalecer la estrategias de seguridad, me imagino que los delincuentes que operan en Tlaxcala están más que felices porque simplemente saben que las cosas seguirán igual, porque lo que menos existe en la entidad es coordinación, estrategia y esfuerzos de las autoridades.

Resulta lamentable que José Carlos Gutiérrez Carrillo, presidente de la Coparmex Tlaxcala, se haya prestado a esa pantomima por más que trate de resaltar la apertura al diálogo, que según él, mostró la administración de Marco Mena.

Quienes también participaron es ese encuentro fueron Belem Rúa Lugo, Comisionada Ejecutiva del C4 y Tito Cervantes Zepeda, Procurador General de Justicia del Estado.

Primero amigos y hoy se rompen las patimedias

Cuatro meses fueron necesarios para que se terminara el amor y el cariño que se mostraban los diputados de las fracciones del PRI, PAN y PRD.

Ahora los líderes de los dos últimos grupos parlamentarios se dicen engañados y actuan como lo hace la esposa decepcionadas del marido, a quien culpa de todo lo malo que pasa en su relación.

Los líderes de las bancadas del albiazul y del sol azteca, Carlos Morales Badillo y Alberto Amaro Corona, respectivamente, descubrieron ayer que faltó voluntad y trabajo al interior del Congreso del estado para dictaminar las iniciativas que fueron presentadas desde el inicio de la actual legislatura.

Se quejan porque sus iniciativas no avanzan y porque el PRI bajo el mando de Mariano González Aguirre ha congelado sus propuestas, situación que será determinante para no cumplir con la agenda legislativo de primer año.

La postura del PAN y PRD es absurda, pues quien les puede creer que están preocupados por su trabajo legislativo si en la última sesión del primer periodo ordinario de sesiones se ponen valientes y no hicieron lo propio cuando decidieron junto con el PRI ampliar los días de asueto que disfrutaron.

En fin, esta es la clase política que nos gobierna y que aprueba las leyes en Tlaxcala. De pena, verdad.