[xyz_lbx_default_code]

Archiv para abril, 2017

El desorden que prevalece en el Cobat y que nadie ve

.

Nadie se explica aún porque los cambios en algunas instituciones educativas se han prolongado, sobre todo cuando hay claras evidencias de que son manejadas de manera irregular por funcionarios que fueron designados por el ex gobernador Mariano González Zarur.

cobat siguito

Ahora que el secretario de Educación Pública de Tlaxcala, Manuel Camacho Higareda, anda muy interesado en su responsabilidad dizque para mejorar la calidad de ese sector, debería darse una vuelta por el Colegio de Bachilleres que controla David Flores Leal porque el desorden que prevalece es mayúsculo.

Primero debería revisar la nómina de ese subsistema educativo de Tlaxcala para que compruebe que personas allegadas a Flores Leal cobran salarios como subdirectores de planteles, cuando en realidad su única labor es estar cerca del director general del Cobat.

Otra anomalía que encontrará Manuel Camacho, es el pago de bonos discrecionales que se hacen en el Cobat y que sólo son para los amigos de David Flores, porque hasta le fecha nadie sabe que criterios se utilizan para asignar esas jugosas gratificaciones.

Pero si el secretario de Educación Pública piensa que las anomalías financieras y administrativas del Cobat le van a llegar a través de un reporte, está equivocado porque resulta que el Contralor Interno, José Luis Pablo Meléndez Cruz, lejos de hacer las observaciones correpondientes se encarga de pasar los tips a Flores Leal para que éste realice las supuestas correcciones y así evitar alguna responsabilidad.

A cambio de esos servicios, a Meléndez Cruz -quien además presume ser amigo incondicional del ex contralador marianista Hugo René Temoltzin Carreto- se le permite tener largas ausencias en su centro de trabajo, sin que María Maricela Escobar Sánchez, actual contralora del Ejecutivo se de por enterada.

Por lo que respecta a la situación académica del Cobat, Camacho Higareda debería preguntar porque el personal de esa dirección y subdirección no hacen nada ni se preocupan por la calidad educativa de los planteles de ese subsistema.

El director Académico, Víctor Serrano, protegido del ex titular de la SEP, Tomás Munive, simplemente se dedica a cobrar y simular que trabaja. La subdirectora María de la Luz Patricia Ramos Cortés lleva ya casi diez meses de incapacidad, gozando todo ese tiempo del vehículo oficial y de la gasolina que recibe por parte de la institución educativa.

Sino acude al trabajo porque está enferma, entonces para qué necesita una unidad oficial que consume gasolina que sale del Cobat.

En la subdirección Académica se tienen contabilizados 28 trabajadores, entre ellos 15 jefes de materia, que prácticamente cobran por no hacer nada, ya que desde hace 10 meses se encuentran relajados y sin presiones de ningún tipo.

También valdría la pena que Manuel Camacho pusiera mayor atención al conflicto intergremial que se vive en el sindicato de trabajadores administrativos, pues la terquedad de David Flores de imponer a Juan Netzahuatl Saldaña como líder podría detonar en protestas de los empleados.

Hasta donde se sabe, Juan Netzahuatl no goza del respaldo de los trabajadores administrativos del Cobat, pues ellos se quejan de que nunca ha realizado una labor como bibliotecario -esa es su plaza- ya que siempre llega a checar y se salea atender asuntos ajenos a la institución.

Además, su cercanía con el poder le ha permitido meter a trabajar a su esposa Faviola Maldonado Grande, a su hijo Jonathán Netzahuatl Maldonado y a su hermana Elizabeth Netzahuatl Hernández, quienes reciben elevados salarios que no corresponden ni a su perfil ni a la supuesta actividad que realizan.

El conflicto por la dirigencia del mencionado sindicato se podría recrudecer si el recurso legal que presentó la actual líder del gremio Hortensia Briones Torres prospera, pues prolongaría por un año más su periodo.

Ojalá Manuel Camacho vaya de los dichos a los hechos y demuestre que quiere transformar y modernizar la educación pública en Tlaxcala, porque sino es capaz de corregir las anomalías antes mencionadas difícilmente podrá entregar buenas cuentas.

Tito Cervantes empieza a sacar la basura de la Procuraduría

.

Sin hacer mucho ruido, el gobierno de Marco Mena ha empezado a realizar cambios en los mandos medios de las dependencias estatales. Hasta ahora los más visibles son los observados en la Procuraduría General de Justicia del Estado, aunque también se habla que los movimientos ya llegaron en la USET donde los protegidos de Tomás Munive ya están siendo dados de baja.

mena

Aunque tardó, el procurador de Justicia del Estado, Tito Cervantes Zepeda, empezó a realizar la limpia en esa dependencia y no le tembló la mano para despedir a los funcionarios marianistas que estaban empeñados en obstruir su trabajo y en seguir retrasando las investigaciones.

Después de obtener la información necesaria, Cervantes Zepeda comunicó a su jefe el gobernador Marco Mena de las inconsistencias y corrupción que existían al interior de la PGJE. La respuesta fue contundente y se giró la orden para despedir al prepotente subprocurador Víctor Pérez Dorantes.

En menos de una semana se registraron dos movimientos claves en la operación de la Procuraduría General de Justicia del Estado. El primero se llevó a cabo en el Departamento de Investigación del Delito de la PGJE donde ya despacha José Antonio Aquiahuatl Sánchez y el otro tiene que ver con la salida del poblano Pérez Dorantes que deja una estela de corrupción, abuso de autoridad y violaciones a los derechos humanos.

Por el momento se desconoce el nombre de la persona que podría llegar a la subprocuraduría, sin embargo se espera que ese cargo lo ocupe un abogado que tenga la absoluta confianza del mandatario Marco Mena, porque con la entrada en vigor del sistema estatal anticorrupción esa posición no sólo recibirá otro nombre, sino que también se encargará de investigar las acusaciones que se presenten sobre probables actos de corrupción.

Ahora sólo falta ver si Tito Cervantes también decide frenar los excesos de La Hermandad, organización que opera al interior de la PGJE y que está integrada por agentes investigadores, quienes bajo el mando de César Maza se dedican a obtener beneficios económicos.

Por lo pronto, al marianismo ya le cortaron la influencia y poder que tenía en la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Alcaldes mandan al carajo a Hervé Hurtado

Cansados de la indiferencia y el desprecio que han recibido en las últimas semanas por parte del titular de la Comisión Estatal de Seguridad, Herve Hurtado Ruiz, este día los alcaldes de la zona oriente del estado pondrán en marcha el programa “Escudo de Oriente” que busca reforzar la seguridad en esa zona del estado.

La incidencia delictiva en esa región del estado se ha disparado y los habitantes cada vez sufren con mayor frecuencia los embates del crimen, de ahí que sin el apoyo de la policía estatal y de Hurtado Ruiz los ediles y directores de seguridad pública municipal implementarán acciones para inhibir los delitos y detener a delincuentes que decidan llevar a cabo sus atracos.

Los presidentes municipales de la zona oriente del estado han sido constantemente amenzados por el crimen organizado como los huachicoleros, así como por otras bandas dedicadas al robo de camiones de carga que pretenden intimidar a las autoridades para operar impunemente.

Ni hablar, esa si es coordinación y señal de que se quiere enfrentar a la delincuencia con hechos y estrategia, porque la coordinación que siempre presume el policía Hervé Hurtado y la secretaria de Gobierno, Anabel Alvarado Varela, sólo existe en su imaginación.

Ojalá el gobierno del estado se sume al programa “Escudo de Oriente“, porque en una de esas ordena a los presidentes municipales que den marcha atrás con su estrategia por la simple razón de que se fueron por la libre sin consultar al que se dice jefe de la seguridad pública en el estado, Hervé Hurtado.

Ex alcaldes son protegidos por magistrados del TSJE

.

Sea de una forma u otra, en Tlaxcala siempre existe una cadena de complicidades que impide la impartición de justicia. En la actualidad hay una fuerza que en estos momentos ayuda a los ex presidentes municipales a salir avantes en los procesos penales que enfrentan por estar ligados a posibles actos de corrupción cometidos en sus administraciones.

corruptelas

Mientras los magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Estado tuerzan la ley para proteger a ex presidentes municipales que enfrentan denuncias penales por uso indebido del cargo y robarse cuentas públicas del último trimestre de sus administraciones, difícilmente veremos a alguien en la cárcel para que pague por sus excesos y actos de corrupción.

Lo increíble de esta historia, es que los magistrados del TSJE encargados de impartir justicia utilizan sus posiciones para amparar y defender a los ex alcaldes panistas y a un priísta, con el propósito de esconder su verdadera intención de salvar el pellejo a ex autoridades que gobernaron sus municipios bajo los colores del PAN.

Resulta que los procesos de entrega recepción en varios municipios no se pudieron concretar debido a que los ex ediles no pusieron a disposición de las nuevas autoridades la cuenta pública correspondiente al último trimestre del 2016 y lo que es peor se llevaron la documentación oficial y la computadora del OFS que almacenaba la infomación contable de sus administraciones.

Lo anterior obligó a los nuevos alcaldes a presentar las denuncias correspondientes ante la Procuraduría General de Justicia en el Estado para deslindar responsabilidades, sin embargo unas semanas después algo raro paso porque el magistrado responsable de la Sala Administrativa del TSJE, Elías Cortés Roa, emitió un mandato judicial para obligar a los presidentes municipales en funciones a recibir la infomación de la cuenta pública correspondiente al último trimestre del 2016.

Como buen abogado, Elías Cortés torció la ley y sin importarle que hubiera investigaciones penales contra esos ex ediles sacó su corazón panista y optó por defender a esos ex servidores públicos acusados de malversar recursos de los ayuntamientos.

Elías Cortés está convertido en abogado defensor de los ex presidentes municipales y utiliza a un diligenciario para llevar las cuentas públicas del último trimestre del 2016 en aquellos ayuntamientos cuyos ediles presentaron una denuncia.

Arropado por el poder, ese diligenciario saca la prepotencia que caracteriza a los magistrados y con oficio en mano acude a los ayuntamientos. Una vez ahí ordena que le reciban la documentación y a la primera negativa levanta una acta y deja tirados los documentos oficiales y asienta que la cuenta pública del último trimestre del 2016 fue entregada oficialmente.

Con esa triquiñuela se pretende dejar sin efecto las denuncias penales que existen contra los ex presidentes municipales, pues la lógica de ellos es que el ministerio público no podrá seguir investigando un supuesto delito cuando la documentación oficial ya está en manos de los alcaldes en funciones.

Lo grave del caso, es que la presidenta del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Elsa Cordero Martínez, sabe perfectamente de las maniobras legaloides y excesos de su camarada, pero aún así ha permitido ese comportamiento que demuestran que en Tlaxcala la justicia siempre está al servicio del mejor postor.

Pronto Elías Cortés y Elsa Cordero enfrentarán un juicio político y un procedimiento para exigir su destitución como magistrados, pues está documentada su complicidad y protección a los ex presidentes municipales del PAN.

Dicen que la cachetona magistrada Cordero Martínez fue alertada con tiempo del caso, no obstante al constatar las anomalías de Cortés Roa optaría por dejarlo actuar libremente y al mismo tiempo utilizar esa información para desacreditar al responsable de la Sala Administrativa del TSJE.

Difícil de creer pero sí, el Tribunal Superior de Justicia del Estado es el mejor aliados de los ex alcaldes acusados de corrupción.

Con esos magistrados la impartición de justicia en Tlaxcala es una quimera, de ahí que los ciudadanos estamos jodidos, ni hablar.

Los necesarios y urgentes cambios en la PGJE

.

Tuvieron que pasar casi cien días para que Tito Cervantes tuviera la primera autorización para realizar un cambio en la Procuraduría General de Justicia en el Estado, situación que resulta alentadora porque puede ser la señal que espera el abogado para conformar un equipo que lo ayude a entregar buenas cuentas.

viejitoloco

A cuentagotas, pero por fin se empiezan a registrar los primeros cambios en una dependencia como la Procuraduría General de Justicia en el Estado, cuyo titular Tito Cervantes Zepeda, enfrenta una gran resistencia del personal que insiste en mostrar su lealtad a la ex procuradora Alicia Fragoso Sánchez y al ex gobernador Mariano González Zarur.

Tuvieron que pasar más de tres meses para que Tito Cervantes pudiera llevar a cabo el primer cambio en la Procuraduría. Designó a José Antonio Aquiahuatl Sánchez, reconocido abogado y experto en el nuevo sistema de justicia penal acusatorio, como nuevo jefe del Departamento de Investigación del Delito.

Sin duda, Cervantes Zepeda quiere integrar un equipo profesional y capacitado que lo ayude a sacar adelante el trabajo monumental que tiene la dependencia a su cargo, más cuando hoy los tlaxcaltecas esperan resultados de las nuevas autoridades estatales que se siguen mostrando pasivas.

Aunque para muchos el cambio en el Departamento de Investigación del Delito de la PGJE podría resultar intrascendente, en los hechos Tito Cervantes optó por cerrar una de las fuentes de información que permitía a Alicia Fragoso y a Mariano González conocer de todos los casos delicados que investigaba la dependencia.

Hasta el día de ayer, el mencionado puesto estaba ocupado por Mariana Morales Sánchez, quien logró ese cargo gracias al vínculo afectivo que sostenía con el hermano de la ex procuradora de nombre Alejandro Fragoso.

Pero si el procurador de Justicia realmente quiere tener el control de su área también deberá incluir en sus cambios a César Maza, quien sería otro de los informantes de Alicia Fragoso y Mariano González.

César Maza, quien podría ser la cabeza visible del grupo conocido como La Hermandad, es el encargado de la Policia de Investigación de la PGJE y es el jefe del agente Emmanuel N. que el sábado pasado en estado de ebriedad intentó asaltar a un taxista de Apizaco.

Tal es la influencia y poder de ese agente que operó para que Emmanuel N. fuera sometido al Consejo de Honor y Justicia de la PGJE donde sería castigado por su actuar más no cesado de su cargo, debido a que el grupo de La Hemandad controla la instancia que se encargará de emitir la sanción correctiva al citado policía.

Además, para nadie es desconocido que César Maza y su grupo de agentes siempre trabaja para su conveniencia, pues se tiene documentado que sólo reciben a “personas importantes” o a los abogados relacionados con los casos que les pueden dejar un beneficio.

La influencia de este personaje se multiplicó en la pasada administración gracias al trabajo sucio que llevaba a cabo a través de La Hermandad y que siempre contó con la protección del ex gobernador Mariano González y la ex procuradora Alicia Fragoso.

Tito Cervantes no debe de perder de vista al subprocurador Víctor Pérez Dorantes, quien mantiene la arrogancia y prepotencia que lo caracteriza desde su llegada a la PGJE hace ya algunos años. Se siente seguro e intocable al grado que siempre que esta con sus más cercanos colaboradores aprovecha para referirse de manera despectiva al procurador como el viejito, el tata, el abuelito, etc.

Estoy convencido que el cambio de personal en la PGJE es necesario y urgente, porque esa dependencia requiere entregar en el corto y mediano plazo resultados y demostrar con hechos que ahí no habra ni continuidad ni continuismo.

La seguridad, el lastre del nuevo gobierno

.

Excluir el rubro de la seguridad en las prioridades de la administración de Marco Mena fue un error, porque con el paso de los días un rubro que fue puesto en segundo plano hoy se ubica como una urgente necesidad que requiere ser atendido antes de que el malestar de los ciudadanos se refleje con protestas en las calles.

d

Así como el nuevo gobierno de Tlaxcala presume la generación de empleos producto de la inercia que dejó la pasada administración, también debería reconocer que la inseguridad en la entidad es por la inmovilidad que prevalece desde hace más de un año en las fuerzas del orden que hoy están bajo el mando de Hervé Hurtado Ruiz.

Las autoridades estatales encabezadas por Marco Mena insisten en mantener la venda en sus ojos que les impide ver la cruda realidad. El malestar social va en aumento y créame que en el imaginario colectivo los homicidios, asaltos en carreteras, robos a transeúnte, en casas habitación, en unidades del transporte público y de auto partes son percibidos como problemas serios.

Negar una y otra vez el clima de inseguridad que existe en el territorio tlaxcalteca es un error que tarde o temprano se le revertira a las autoridades, porque los hechos alternativos que observan y que según ellas no existen ya son la constante.

Este fin de semana al gremio de los taxistas le tocó vivir dos situaciones lamentables. La primera el asalto que un agente ministerial intentó cometer contra un trabajador del volante de la ciudad de Apizaco, el cual fue frenado gracias a que los integrantes de ese sector intervinieron y lograron detener al implicado que forma parte del poderoso grupo que opera al interior de la Procuraduría General de Justicia del Estado y que se conococe como “La Hermandad”.

El segundo, tiene que ver con el lamentable asesinato de un taxista de Tlaxcala de nombe Mario V, cuyo cuerpo fue encontrado en Totolac con evidencias de haber sido torturado. Se desconoce cuál fue el móvil de ese homicidio, pero es obvio que su deceso provocó el malestar de sus compañeros de trabajo que observaron la indiferencia de las autoridades estatales que evitaron darles la cara.

Mientras los tlaxcaltecas estamos expuestos, resulta que el flamante Hervé Hurtado, responsable de la Comisión Estatal de Seguridad, asume la postura de que no pasa nada, pues según él los periódicos digitales somos amarillistas y publicamos mentiras, de ahí que los únicos que se apegan a la realidad son los diarios impresos de mayor circulación.

Soberbio y encerrado en su Big Brother, ese funcionario resultó un fiasco para Tlaxcala porque su trabajo es inexistente al igual que su disposición de organizar operativos intermunicipales.

Vaya, su indiferencia para resolver el problema de la inseguridad es tan grande, que los inspectores de ciertas regiones han aprovechado esa situación para sacar provecho con el cobro de cuotas a pipas de gas que no tienen permiso y a permisionarios de algunas empresas de transporte público.

Me queda claro que Hurtado Ruiz no vive su mejor momento al interior del gabinete de Marco Mena. Ayer el área de comunicación social difundió un boletín de prensa y una fotografía de la sesión extraordinaria del Grupo de Coordinación Tlaxcala relacionada con la producción, almacenamiento, uso, traslado y venta de artículos pirotécnicos.

En la imagen se puede observar que el funcionario no fue sentado cerca del mandatario y en el comunicado sólo se menciona que estuvo presente al igual que otros servidores públicos.

El gobernador Marco Mena debe actuar y tomar decisiones en materia de seguridad. No puede permitir que su administración se muestre débil y vulnerable en ese rubro, pues ese clima no sólo alejará a posibles inversionistas, sino que puede frenar el desarrollo de las pequeñas y medias empresas que operan en Tlaxcala.

En unos días se cumplirán los primeros cuatro meses de este nuevo gobierno y sin duda Marco Mena nos sale debiendo no sólo en materia de seguridad, sino en transparencia porque hasta ahora nadie conoce la declaración 3 de 3 que prometió de sus funcionarios y tampoco se sabe nada sobre su programa de obra pública ni del esquema ambicioso de becas para niños y jóvenes que prometió.

Urge que Marco Mena deje la pasividad y de resultados.

Tlaxcala y su gobierno alternativo

.

Cada día que pasa crece el pesimismo y es más grande la decepción en torno al gobierno de Marco Mena que navega sin rumbo. La nueva administración estatal resultó ser una escuelita para que un trío de académicos aprenda a gobernar, porque es evidente su inexperiencia y sobre todo su ineptitud.

escuelita

Un gobierno alternativo es el que existe en Tlaxcala.

En el estado hay un gobernador legalmente electo y en funciones, pero éste no ejerce el poder ni mucho menos asume la responsabilidad de sus decisiones.

Evade los problemas y niega su existencia, como si hacerlo implicará la mejor solución. Dudo que eso le hayan enseñado en una de sus clases cuando curso la licenciatura en Administración Pública en El Colegio de México o la Maestría en Políticas Públicas que hizo en la Universidad de Chicago.

Aunque apenas ganó con el respaldo de casi tres de cada diez tlaxcaltecas, Marco Mena tiene la obligación de atender la seguridad, porque aunque no esté en su triángulo de prioridades es urgente que salga de su letargo en el que se encuentra y enfrente esa crisis que afecta a los ciudadanos comunes y corrientes que no viajamos en autos blindados.

Negar la realidad y ver sólo la conveniencia no es sano, porque esa actitud ofende y desacredita a un gobernador que pareciera encabezar una administración autista que a nadie convence.

Presumir un supuesto logro como es la generación de empleos en la entidad resulta una apuesta muy barata, primero porque Marco Mena se acredita un hecho que representa una inercia heredada por el ex gobernador Mariano González Zarur y segundo porque la responsable de esas fuentes de trabajo ha sido la iniciativa privada y no el gobierno del estado.

Si ese es el nivel que muestra el mandatario, es entendible porque tiene a pésimos funcionarios como la actual responsable de la Secretaría de Gobierno, Anabel Alvarado Varela, quien cada que abre la boca demuestra su limitada capacidad y que su cerebro no está conectado con su insaciable lengua.

En una entrevista que ofreció ayer a los medios de comunicación, la funcionaria estatal que sería una digna candidata para una escultura o pintura del artista colombiano Fernando Botero, se aventó la puntada de decir que el robo de combustible en Tlaxcala no es alarmante, sólo por el simple hecho de que la entidad no ocupa los primeros lugares en ese rubro.

Según esa sesuda postura, los tlaxcaltecas no debemos preocuparnos por ese ilícito que controla el crimen organizado aún no nos pone al nivel de Puebla o Tamaulipas, aunque Tlaxcala ya ocupe la posición número doce en el robo de combustible a nivel nacional y que la diputada federal con licencia omitio decir.

Para seguir con la bola de estupideces que ayer vomitó la secretaria de Gobierno, ésta balbuceo al sostener que el gobierno estatal trabaja en la prevención de este tipo de ilícitos, al igual que los de delincuencia común con más incidencia, como el robo a casa-habitación, de autos y transporte en carreteras.

Y para rematar trató de presumir que la Procuraduría General de Justicia investiga los últimos homicidios registrados en la entidad, específicamente el perpetrado contra una joven mujer de Contla.

Es obvio que la procuraduría investiga el caso y que hay una carpeta de investigación, pues hasta donde se sabe es la única instancia legalmente autorizada para llevar a cabo ese proceso, de ahí que no dice nada nuevo y sólo habla de lugares comunes para atraer el reflector y alimentar su enorme ego.

Bueno, si la inseguridad en Tlaxcala es un hecho alternativo que no existe, valdría la pena que el gobernador o la secretaria de Gobierno contestaran estas preguntas.

¿Por qué comprar vehículos con blindaje nivel III?

¿Quién usa esos vehículos blindados?

¿Es cierto que el gobierno del estado gastó más de 6.4 millones de pesos en la compra de cuatro camionetas blindadas?

Se trataría de dos camionetas Honda Pilot color blanco diamante 5 puertas y de 6 cilindros, una camioneta GMC Yukon y otra camioneta Suburban 4×4, según la información publicada en el portal de transparencia, la cual contaría con la autorización de Lourdes Temoltzin Solis, directora de Modernización de la Contraloría del Ejecutivo.

Si estamos tan seguros, por qué Anabel Alvarado viaja en una camioneta blindada y por qué a la funcionaria le gusta llegar al salón de belleza -no se para que- acompañada de su grupo de escoltas.

Son preguntas, que conste.

Planeación o improvisación, cual será la constante

.

Cuántos tlaxcaltecas quisieran ver la transformación del estado y comprobar que el desarrollo es una realidad. Resulta desalentador ver el cambio que han tenido otras entidades mientras que Tlaxcala sigue igual, aunque hoy nos traten de presumir que ya tenemos dos tiendas departamentales modernas.

mena-alcaldes

En diez días veremos cuántos presidentes municipales realmente están comprometidos con el desarrollo de sus poblaciones y cuántos llegaron al cargo para ver que beneficio personal logran en los cuatro años y cuatro meses que le restan a sus administraciones.

El 30 de abril vence el plazo legal para que los ediles presenten sus planes municipales de desarrollo, los cuales deben incluir las acciones y proyectos que desarrollarán en su periodo de gobierno.

Difícilmente habrá una sincronización de esos documentos con el Plan Estatal de Desarrollo, que según el gobernador Marco Mena ya existe en un borrador, pero que no se dará a conocer hasta que concluya su revisión que harán los miembros del gabinete que está convertido en un olimpo porque nadie tiene acceso a los funcionarios de primer nivel.

Si en la órbita de influencia de Marco Mena sólo tiene acceso su hermano el vicegobernador Fabricio Mena Rodríguez, el poderoso y hoy metido a aprendiz de político Manuel Camacho Higareda, que se desempeña como secretario de Educación, Eladia Torres Muñoz, secretaria particular del Gobernador y la recien nombrada titular de la Segob, Anabel Alvarado Varela, el resto de los funcionarios ha optado por encerrarse en sus oficinas y no atender a nadie porque simplemente no saben que les tocará desarrollar en los próximos meses.

La lentitud del nuevo gobierno estatal para integrar su Plan Estatal de Desarrollo no sólo demuestra su improvisación, sino que además desaprovechó el tiempo y la oportunidad de trabajar una planeación integral que armonizara el desarrollo del estado de Tlaxcala junto con los 60 municipios.

Siguiendo la moda del mandatario estatal, gran parte de los presidentes municipales han invadido las redes sociales con múltiples y novedosos elementos informativos para demostrar que si están trabajando y haciendo cosas, sin embargo hasta ahora ningún alcalde ha precisado que obras y metas realizará y cumplirá durante su gestión.

Tampoco hablan de un diagnóstico municipal y de las necesidades que se deben atender en el corto, mediano y largo plazo. Pareciera que con llevar a cabo faenas comunitarias, comprar patrullas, barrer calles y organizar diversos festivales es suficiente para superar los enormes rezagos que presentan algunas poblaciones de la entidad.

Si en casi tres meses y medio no han tenido la capacidad de dar a conocer la situación en la que se encuentran sus municipios en indicadores de pobreza, desarrrollo urbano, cobertura de servicios públicos, recaudación de impuestos y otros aspectos, dudo que se hayan preocupado por trabajar en un verdadero plan municipal de desarrollo que atienda a la realidad de sus poblaciones.

Pronto veremos cuántos presidentes municipales cumplen con la entrega de ese documento y luego veremos de esos planes cuántos tienen sustancia y cuántos están elaborados con paja que al final no sirven para nada.

Dificilmente Tlaxcala logrará en este nuevo gobierno estatal una transfomación visible del estado como ha sucedido en otras entidades del país como Puebla, Aguscalientes, Querétaro y otras, pues la improvisación es la constante y ante ese hecho lo mejor es aplicar la continuidad y el continuismo de la administración de Mariano González Zarur.

Vaya, como estarán las cosas que muchos ya extrañan al hacendado.

Hechos alternativos, la realidad que ve la mayoría

.

Mientras el gobernador de Tlaxcala insista en ver sólo lo que le conviene el estado seguirá sin rumbo. Seremos gobernados con ocurrencias y quizá en un par de años los tlaxcaltecas se arrepientan de haber llevado al poder a un joven mandatario que nunca se preparó para ejercer el poder.

menaliverpool

Marco Mena optó por lo más fácil y como buen priísta prefirió evadir la realidad de Tlaxcala para justificar la parálisis de su gobierno que ha sido incapaz de contener a la delincuencia y de poner en marcha obras y programas que distingan a su administración.

Los ofrecimientos realizados en campaña sólo han quedado en palabras, porque el programa de becas más ambicioso para Tlaxcala que prometió para autodenominarse como el gobernador de la educación no se ve por ningún lado.

Su gobierno se fijó como una prioridad la salud y resulta que ese sistema sigue operando con las mismas deficiencias que había en el pésimo gobierno de Mariano González Zarur.

Para Marco Mena son hechos alternativos que en los primeros meses del año se haya disparado el número de homicidios dolosos, que hasta el 12 de abril se tuvieran contabilizados de 656 robos de automóviles, que la entidad ocupe los primeros lugares en robo de camiones de carga en carreteras y que el robo de combustible sea una constante en el estado.

El mandatario simplemente se niega a reconocer que su gobierno está en caída libre y sin rumbo. Decir que las críticas a su administración por los primeros cien días son producto del adelantado juego electoral que en unos meses vivirá el país rumbo a los comicios presidenciales del 2018, me parece la justificación de un bisoño político que está rodeado de aduladores que más que ayudarlo lo hunden más.

Según Marco Mena, los actores políticos críticos de su administración sólo ven “hechos alternativos” que observan ellos porque en la realidad no existen. Su declaración fue una copia barata de la postura que fijó hace unas semanas el desprestigiado presidente de México, el también priísta Enrique Peña Nieto, quien el pasado 28 de marzo se aventó a decir que la crisis económica del país sólo existía en la mente de algunos mexicanos, luego del aumento que aplicó su gobierno a las gasolinas y al gas.

La inexperiencia del nuevo gobernador en la administración pública y a la hora de ejercer el poder cada día es más evidente. Asegura que no le temblará la mano para llevar a cabo cambios en su gabinete, sin embargo sus titubeos e indecisiones cada vez son mas notorias, así como la falta de liderazgo.

Me parece que confiar en exceso en su hermano Fabricio Mena Rodríguez y en sus principales aduladores Manuel Camacho Higareda, secretario de Educación y en la novata titular de la Secretaría de Gobierno, Anabel Alvarado Verela, tendrá un elevado costo para Marco Mena porque siemplemente ninguno de ellos tiene la visión de lo que implica gobernar un estado como Tlaxcala.

Lo que son las cosas, Mariano González llegó muy tarde a la gubenatura y pareciera que Marco Mena llegó muy temprano a esa posición. El primero gobernaba con un estilo arcaico mientras que el segundo al parecer no sabe que hacer con el gobierno.

En fin, lo bueno que en este espacio escribimos de hechos alternativos que al gobernador Marco Mena no le importarán porque hablamos de cosas que no existen en marcolandia.

Para seguir con más hechos alternativos, le cuento que ayer sesionó el Consejo de la Judicatura para aprobar la rotación de Secretarios de Acuerdo, Proyectictas y Diligenciarios en los juzgados, proceso que sólo incluyó a los que no gozan de la protección de la arrogante presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Elsa Cordero Martínez.

La cachetona magistrada decidió mover a aquellos abogados que según ella están en su contra y filtran sus malos manejos a los medios de comunicación, por lo que decidió enviarlos a los distritos judiciales más alejados.

En cambio, hizo todo por mantener a Rafael Sosa en un juzgado adscrito a la Ciudad Judicial. El único mérito de ese abogado es ser el esposo de la la directora del Instituto de Especialización Judicial, Esther Terova, quien es amiga íntima de la pesada Elsa Cordero.

Como podrá comprobar los nuevos consejeros de la Judicatura resultaron ser más de lo mismo, ya que de inmediato cayeron en las redes de la presidenta del TSJE a quien le aprueban todo lo que quiera sin decir pío, como si esos pollos ya hubieran recibido su maíz.

Gurús de la felicidad, la solución a problemas del sector salud

.

Mientras las autoridades federales y estatales hablen de una realidad que sólo existe en sus mentes o en sus informes, los problemas no se podrán solucionar porque éstos requieren atención e inversiones. Pensar que sólo por el simple hecho de trabajar en equipo se resolverán las necesidades es una utopía.

Mena_Narro Felicies

La solución a problemas como la falta de medicinas, equipo y especialistas, así como la mala atención que existe en los centros de salud y hospitales de Tlaxcala no está en las grandes inversiones que se requieren y que son urgentes.

No, esa problemática será superada, según el secretario de Salud, José Narro Robles y el gobernador del estado, Marco Mena, con la actitud del personal que labora en el sector salud que deberá aprender a trabajar en equipo y con la coordinación entre las autoridades federales, estatales y municipales.

Si la salud que forma parte del triángulo de prioridades de la actual administración estatal la van a atender con rollos que cualquier gurú de la felicidad puede pronunicar, entonces le puedo asegurar que en ese rubro tenemos garantizada la continuidad y el continuismo del esquema que heredó el ex gobernador Mariano González Zarur.

Cuando el mandatario Marco Mena estableció su triángulo de prioridades conformado por la salud, la educación y el empleo, dio pauta para imaginar programas y acciones novedosas para desarrollar esos tres rubros.

Sin embargo, después de los eventos de ayer donde estuvo José Narro y Marco Mena, ambos funcionarios nos regresaron a la realidad porque palabras más, palabras menos, nos dejaron en claro que nada cambiará y que nos seguirán dando la misma medicina pero con otro doctor.

No hubo anuncio de inversiones para hospitales o equipamiento. Tampoco se dio a conocer la puesta en marcha de nuevos programas o acciones. Algo se esperaba, sobre todo cuando el gobierno de Marco Mena va en su cuarto mes y hasta el momento no se le conoce nada relevante.

Según el diccionario por prioridad se debe entender “Cosa que debe ser considerada o hecha antes que otra”, es decir, si la prioridad en salud es dejar las cosas como están, pues entonces que viva la continuidad y el continuismo.

De nada sirvió el nombramiento del hidalguense Alberto Jongitud Falcón como secretario de Salud en Tlaxcala, ya que no sólo mantiene el mismo esquema deficiente con que opera el sector salud en la entidad, sino que ha sido incapaz de llevar a cabo una mejora en los casi cuatro meses que tiene en el cargo.

Bueno, pero que se puede esperar de un funcionario que en un evento al que asistió comparó a un micrófono con las mujeres, pues cuando hizo uso de la palabra dio unos golpecitos al aparato para que se escuchara su voz para de inmediato decir que el ese equipo era como las mujeres, es decir, que necesitaba unos golpes para que funcionara.

Marco Mena está perdiendo la posibilidad de trascender como un buen gobernador de Tlaxcala. Debe aceptar que su equipo de trabajo no lo ayuda y que requiere ajustes urgentes para redireccionar su administración, porque sino encuentra el rumbo seguirá viajando a la deriva y en el 2018 puede se un factor que contribuya a la derrota del PRI.

José Antonio Meade y el resurgimiento de Mariano González

.

Todo hace suponer que el ex gobernador de Tlaxcala será el responsable de la estructura electoral rumbo a los comicios del 2018. Por lo pronto empujará con todo las aspiraciones de su amigo José Antonio Meade, quien la semana pasada confirmó que buscará contender en las elecciones presidenciales del 2018.

meade

Algo sabe el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, porque en su gira por Tlaxcala dejó muy claro que recorrerá el país porque tiene un proyecto político rumbo al 2018, por lo que no dudo ni un segundo en solicitar el respaldo del gobernador Marco Mena.

La mañana del 11 de abril, Meade Kuribreña se dibujó como serio aspirante dentro del PRI para buscar la candidatura a la presidencia de México, de ahí que optó por mostrarse amable y cercano no sólo con las autoridades que compartió el pan y la sal, sino con los tlaxcaltecas que horas más tarde asistieron a la firma de Convenio entre Financiera Nacional de Desarrollo y el Gobierno del Estado de Tlaxcala.

Tal fue su protagonismo y actitud que ese mismo día diputados locales del PRD y PT criticaron la gira del funcionario federal, porque sus eventos fueron utilizados con la clara intención de placear al titular de Hacienda.

En la mañana del 11 de abril, el funcionario pidió a los alcaldes reunidos en la Casa de Gobierno de Tlaxcala que le plantearan sus proyectos y problemas relacionados con la Secretaría de Hacienda a fin de establecer si éstos podrían ser apoyados y solucionados.

Los ediles priistas y de oposición que mostraron una visión muy corta, lejos de solicitar recursos para realizar obras o acciones en este año y durante el 2018, se limitaron a pedir que les fueran condonados los adeudos fiscales que heredaron sus administraciones con el SAT, pues según ellos afectan seriamente las finanzas de sus ayuntamientos y les impide realizar obras públicas.

José Antonio Meade sacó la experiencia y discretamente guardó la cartera que estaba abierta. Luego ofreció que el caso de los adeudos con el SAT sería revisado y que en un par de semanas los presidentes municipales tendrían una respuesta a su solicitud.

Yo estoy aquí porque me importa Tlaxcala, pero sobre todo por mi amistad con Mariano González Zarur a quien reconozco como un excelente gobernador y porque cuenta con una estructura electoral que a muchos de ustedes les permitió ganar en los pasados comicios locales, expresó Meade Kuribreña.

Marco Mena no se inmutó por esas palabras, aunque algunos testigos observaron que su rostro se enrojeció.

Me queda claro que Mariano González está convertido en un operador político del secretario de Haciendan y que mañosamente decidió aprovechar el gobierno de Marco Mena y de los alcaldes para apuntalar el proyecto de su amigo.

Aquí en Tlaxcala al menos hay ya dos estructuras visibles de igual número de aspirantes a la candidatura del PRI a la presidencia de México. La mayoría de las delegaciones federales opera a favor del secretario de Gobierno, Miguel Ángel Osorio Chong, mientras que las autoridades estatales y varios presidentes municipales harán lo propio por José Antonio Meade.

Lo que es la vida, muchos daban por muerto políticamente hablando al exgobernador Mariano González y ahora resulta que está coordinando la precampaña de Meade Kuribreña, quien al parecer es el candidato del presidente Enrique Peña Nieto para los comicios del 2018.

Pero es obvio que ese apoyo no será gratis, porque sin duda uno de los candidatos del PRI al Senado por Tlaxcala tendrá el apellido González. Al tiempo.