[xyz_lbx_default_code]

Archiv para marzo, 2017

La inseguridad, el pretexto ideal para convocar a protestas

.

En 18 días es probable que el gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez, realice la primera evalaución de su equipo de trabajo. En lo personal no descarto que lleve a cabo ajustes y enroques en su gabinete. Una área en la que debería poner especial atención es la de seguridad porque las cifras confirman que en ese rubro hay fallas.

inseguridad 24

Los acontecimientos de los últimos treinta días relacionados con hechos violentos han alertado a los tlaxcaltecas de que algo está pasando en la entidad, pues cada vez en el imaginario colectivo se refuerza la idea de que el crimen está ganando la batalla a las autoridades.

El miércoles los tlaxcaltecas nos enteramos del artero ataque armado que sufrieron dos policías y un funcionario del ayuntamiento de El Carmen Tequexquitla que dejó un saldo de dos personas muertas.

Ayer los medios de comunicación informaron del asesinato de un hombre en el municipio de Papalotla luego de haber sido asaltado tras retirar dinero en un banco ubicado en Panzacola. Más tarde, se conoció que en Tenancingo fue hallado un cuerpo sin vida que estaba esposado y con evidentes signos de haber sido torturado.

En este mismo mes pero casi al inicio, se supo que en Papalotla fue abandonado y calcinado al interior de un vehículo una persona. Antes se tenía el registro de la aparición de otros cuerpos en diferentes municipios de la entidad que presentaban balazos en la cabeza, como si hubieran sido ejecutados.

Los registros oficiales sobre el número de homicidios en Tlaxcala sin duda demostrarán que algo raro está pasando, situación que el gobierno de Marco Mena debe contener antes que se se generalice la psicosis y descontento social por la ola delictiva que está pegando a los habitantes del estado.

No lo cuente en voz alta, pero según los datos de las diferentes corporaciones policiacas de la entidad, entre asaltos en carreteras a autotrasportes de carga y robo de vehículos se tienen contabilizados casi 500 ilícitos en 82 días, lo que equivale que cada 24 horas se cometieron 6 delitos de ese tipo en Tlaxcala.

Las cifras son duras y alarmantes porque dan la impresión de que Hervé Hurtado Ruiz, comisionado estatal de seguridad, simplemente no ha dado los resultados esperados.

Además, los mensajes que envía el Poder Judicial en el estado a cargo de la magistrada Elsa Cordero Martínez también son pésimos y desalentadores, porque así como se deja libres a personas acusadas de secuestro, ahora también se hace lo mismo con los individuos que estuvieron relacionados con el asesinato de un policía del municipio de Terrenate.

Fue el pasado 8 de enero cuando se supo que la Policía Municipal de Apizaco logró detener en la ciudad rielera un camión Tortón en el que pretendían huir dos personas que unos minutos antes habían accionado un arma de fuego contra un policía de Terrenate que no pudo sobrevivir al impacto de bala.

Aunque se inició la averiguación previa y el proceso penal, resulta que los detenidos ya están libres y que al parecer el responsable de ese asesinato fue un menor de edad que hasta donde se sabe no permanecerá en la cárcel. En otra entrega le contaré los detalles de esta historia que pone en evidencia la enorme impunidad que hay en el estado.

Ojalá la seguridad mejore en Tlaxcala, porque los tlaxcaltecas merecemos, al menos, vivir tranquilos.

La emboscada a policías un hecho aislado o un mensaje del crimen

.

Anabel Alvarado Varela no da una. No lleva ni 15 días en la Secretaría de Gobierno y su incapacidad ya es manifiesta. Para ella basta con mantener comunicación con las instancias federales y municipales encargadas de la seguridad para coadyuvar en la evolución del caso, definir y deslindar responsabilidades.

polis

La realidad siempre termina por imponerse y la artera agresión que sufrieron policías de El Carmen Tequexquitla que dejó dos elementos muertos, demuestra que Tlaxcala ya forma parte de las entidades del país donde prevalece un clima de violencia generado por el crimen organizado.

Los hechos ocurridos ayer a plena luz del día, deben ser motivo de preocupación del gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez porque resulta muy grave que desde un automóvil en movimiento se hagan disparos para asesinar a policías municipales que no tuvieron oportunidad de repeler el ataque.

Hasta el momento existen muchas preguntas y ninguna respuestas que ayuden a frenar las especulaciones.

¿Se trato de una venganza contra algún policía?

¿Es un mensaje del crimen organizado?

¿A quién o quiénes se pretende intimidar?

¿Se trato de un hecho aislado y al azar?

¿La agresión se hizo para conocer la capacidad de respuesta de la policía estatal?

Éstas y otras preguntas deben ser contestadas. No basta que a través de un comunicado de prensa el gobierno del estado nos informe que la Procuraduría de Justicia indagará los hechos y que abrirá varias líneas investigación para castigar a los responsables.

De qué sirve que nos revelen que la Comisión Estatal de Seguridad a cargo de Hervé Hurtado Ruiz envió al Grupo de Operaciones Especiales (GOPES) al lugar donde se llevó a cabo la cobarde agresión para reforzar la seguridad e iniciar la búsqueda de los presuntos responsables, cuando ya se sabía que los agresores habían huído impunemente.

Y lo que es peor que nos reiteren que la Secretaría de Gobierno a cargo de la inepta Anabel Alvarado Varela mantiene comunicación permanente con las autoridades municipales de El Carmen Tequexquitla, así como con las corporaciones federales de seguridad y la Secretaría de la Defensa Nacional con la finalidad de coadyuvar en la evolución del caso, definir y deslindar responsabilidades.

Vaya hasta parece burla esa postura oficial, porque dudo que los criminales se asusten con esos comunicados de prensa o frenen su actividad cuando lo que se observa es una total incapacidad de la autoridad.

Dicen que en esa población algo raro paso desde que Óscar Vélez Sánchez asumió la presidencia municipal de El Carmen Tequexquitla, porque empezaron a llegar personas extrañas que siempre andan armadas.

Se rumora que Rubén Santillán Venegas, director de la policía en Tequexquitla habría enfrentado cargos por homicidio múltiple y secuestro en los estados de México e Hidalgo, sin que hasta el momento se haya podido comprobar.

Ademas, es evidente que el presidente municipal siempre es acompañado por dos sujetos armados que lo cuidan y su esposa que es de Coatzacoalcos, Veracruz, también goza de protección de escoltas.

Los habitantes de ese municipio están temerosos y prefieren el silencio para no exponer sus vidas. Se sabe que el mismo alcalde ha confirmado que ha sido víctima de amenzas por un grupo delictivo, pero se desconoce si ha presentado o no las denuncias correspondientes.

Las especualciones en ese municipio son la constante, al grado que hay quienes señalan que el mismo edil estaría involucrado en la venta de hidrocarburo robado, situación que sin duda tendrá que ser investigada por las autoridades.

Tlaxcala no puede seguir por este camino. Urge un cambio y si es necesario remover a algunos funcionarios que no están dando resultados, ojalá el gobernador Marco Mena asuma esa decisión por el bien de su administración y de los tlaxcaltecas.

Anabel Alvarado necesitada de aceptación y reconocimiento

.

Mantener el discurso de que Tlaxcala sigue siendo un estado seguro no ayuda en nada, pues la realidad nos demuestra cada día que la inseguridad llegó para quedarse y que hoy se requiere una cirugía mayor para estirpar y contener ese cáncer que afecta a todos los sectores de la sociedad.

seguridad

El marianismo que corre por su sangre le hace ver una realidad que no existe en Tlaxcala.

Negar que en el estado hay un problema de inseguridad con presencia del crimen organizado y sostener que en materia de seguridad se han tenido avances importantes, confirma que la nueva secretario de Gobierno Anabel Alvarado Varela está desinformada.

Será la clásica funcionaria que ante la falta de recursos y talento político para desempeñarse como la número dos en el gobierno del estado, recurrirá a la negación de la realidad para luego vendernos la idea de que estamos bien y que en Tlaxcala no pasa nada.

Según la ex diputada federal, los tlaxcaltecas no debemos preocuparnos por el incremento en la incidencia de robo a comercios, transporte público y de otros delitos de bajo impacto, porque el oriundo de Campeche Hervé Hurtado Ruíz es el super policía que está dando buenos resultados.

El responsable de la Comisión Estatal de Seguridad puede seguir presumiendo su largo currículum vitae porque está comprobado que desde su llegada a Tlaxcala las cosas sigue igual o peor, lo que demuestra que a los delincuentes no les impresionó la preparación y los trabajos que ha desempeñado ese policía.

Hay ejecutados, el robo armado en carreteras de camiones de carga es la constante, al igual que el hurto de automóviles y de autopartes. El crimen organizado es el responsable del robo de combustible y la desaparición de mujeres y niñas en los límites de Tlaxcala y Puebla es un problema visible.

Esa realidad es la que Anabel Alvarado se niega a ver y confrontar, porque es evidente que aprovecha los medios de comunicación para lanzar flores a Hervé Hurtado como si tuviera una enorme necesidad de ser aceptada y aprobada por ese funcionario.

Ojalá la nueva responsable de la política interna de Tlaxcala asumiera posturas más realistas como la que mostró ayer el procurador de Justicia, Tito Cervantes Zepeda, quien no sólo aceptó que hay ocho carpetas de investigación por la desaparicón de igual número de personas -niñas y mujeres- sino que dejó entrever que en esos casos pudo existir alguna omisión por parte de la autoridades encargadas de las pesquisas, misma que de ser comprobada será sancionada.

Dicen que en Tlaxcala prevalece el desorden en materia de seguridad porque al interior de esas dependencias no hay control, porque todos se juegan a espiar y a obtener infomación que es filtrada sin que los jefes se den por enterado.

Un ejemplo de lo anterior se da al interio de la Comisión Ejecutiva del Sistema Estatal de Seguridad Pública que tiene bajo su mando el C4. Según fuentes bien informadas, ahí labora Nohemi Galicia Paredes, quien se desempeña como jefa del Departamento de Videovigilancia.

Esa servidora pública que al parecer no aprobó los exámenes de Control y Confianza, sería una de las encargadas de filtar información privilegiada a la Comisión Estatal de Seguridad y a uno que otro marianista que requiere de ciertos datos.

Si las áreas estratégicas de seguridad tienen su quintacolumna, imagínese como estarán la Secretaría de Gobierno y la Comisión Estatal de Seguridad.

La circunstancia de Florentino Domínguez en el PRI

.

Muy pronto Florentino Domínguez comprobará si tiene las condiciones y elementos para fotalecer al PRI rumbo a los comicios del 2018. Si los principales operadores del tricolor en los pasados comicios son inscrustados en la administración estatal recibirá una buena señal, pero si éstos siguen marginados y olvidados difícilmente podrá entregar buenas cuentas.

menaflorentino

El PRI y el presidente Enrique Peña Nieto están convencidos que en este año enfrentarán una dura prueba electoral cuando sus candidatos sean sometidos al ácido de las urnas, pues no tienen la certeza de que mantendrán las gubernaturas del Estado de México, Coahuila y Nayarit.

La plana mayor del priismo ha acudidó a respaldar a los candidatos del PRI a los gobiernos de Coahuila donde postuló a Miguel Ángel Riquelme Solís y a Nayarit donde apostó por Manuel Humberto Cota Jiménez.

A ambas entidades acudió la clase política del PRI que decidió mostrar unidad y al mismo tiempo enviar un mensaje de que ya se prepara para la batalla del 2018 cuando será electo el nuevo presidente de México.

El año pasado el PRI sufrió la mayor derrota electoral en su historia en elecciones estatales al perder 7 de 12 entidades con elecciones, incluyendo los bastiones que no habían vivido alternancia como Veracruz, Durango, Quintana Roo y Tamaulipas.

La elección de gobernador en el Estado de México sin duda es la más atractiva para los analistas políticos, pues ahí Alfredo del Mazo Maza, primo del presidente Peña Nieto busca mantener para el PRI esa posición.

El gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez, sabe que como nuevo jefe político en el estado deberá comandar y entregar buenas cuentas en las elecciones del próximo año en que los tlaxcaltecas elegirán presidente, senadores, diputados federales y legisladores locales.

Pronto comprobaremos que tan decidido está en evitar que el PRI sufra una derrota electoral en el 2018 como la vivió en el 2012 el ex gobernador Mariano González Zarur, quien en Tlaxcala perdió los comicios presidenciales, el Senado y las diputados federales.

Me queda claro que Marco Mena optó por sacrificar a Florentino Domínguez Ordoñez que dejó la Secretaría de Gobierno para convertirse en el virtual líder del PRI en el estado.

El ex diputado local tiene la encomienda de quitar el tufo marianista al partido y meterlo en otra dinámica para que sea competitivo, sin embargo también tendrá que comprobar si la estructura del gobierno incrustada en dependencias estatales lo respalda a él y a Marco Mena y si está dispuesta a someterse a un nuevo liderazgo.

No se necesita ser experto para saber que el PRI por si sólo no gana elecciones, pues requiere del apuntalamiento de la estructura gubernamental para operar eficientemente, tal y como paso en Tlaxcala en los últimos dos procesos electorales donde el tricolor obtuvo buenos resultados.

El 2018 puede ser la tumba política para Florentino Domínguez si pierde la mayoría de los cargos de elección popular que estarán en juego, pero si entrega buenas cuentas será considerado como un aspirante con posiblilidades de suceder a Marco Mena en el 2021.

Hablar de la sucesión en Tlaxcala parece una locura, pero aunque no lo crea hay actores como el diputado federal Ricardo García Portilla que no pierde oportunidad para promoverse, al igual que algunos miembros del gabinete que buscan posicionarse pese a que su trabajo es bastante gris.

La fiscalización un mito o una realidad

.

Los presidentes municipales en funciones que apostaron por presentar denuncias contra los ex ediles tendrán que presionar a los diputados y a la Procuraduría para que las averiguaciones prosperen, porque si los días pasan y no hay avances sus gobernados empezarán a intuir que ellos son cómplices de la corrupción y su desgaste será acelerado.

fizcal

Muy pronto veremos si el compromiso de los nuevos presidentes municipales y los diputados locales por castigar la corrupción es auténtico o si sólo se trata de una farsa más, tal y como ha pasado en los últimos años con ex alcaldes que malvesaron recursos públicos y siguen libres.

Los datos preliminares que existen de la pasada entrega recepción en los 60 ayuntamientos de Tlaxcala revelan que en 36 comunas se dejó de pagar el Impuesto Sobre la Renta y que por lo menos existen 15 denuncias penales contra ex ediles que presuntamente cometieron diferentes anomalías en sus administraciones.

El ex alcalde que tiene el escenario más complicado es el de Santa Ana Chiautempan, Antonio Mendoza Romero, pues acumula cuatro denuncias penales y el monto de las irregularidades financieras supera los 150 millones de pesos.

Aunque Mendoza Romero intenta repartir responsabilidades con su ex tesorero Miguel Prado Ahuatzi, lo cierto es que hay varias personas que podrían documentar sus excesos durante sus viajes a Estados Unidos, como la hoy diputada independiente, Yazmín del Razo, quien dicen que en una ocasión acompañó al coqueto presidente municipal de Chiautempan.

Pese al ofrecimiento del presidente de la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso del estado, el perredista Alberto Amaro Corona, en el sentido de que se aplicará mano dura a los ex ediles que cometieron abusos, en los hechos todo ha quedado en meras declaraciones mediáticas porque se desconoce si la Procuraduría General de Justicia en el Estado investiga los casos y si el Órgano de Fiscalizacón Superior está coadyuvando en el proceso para documentar los probables daños patrimoniales.

En Tlaxcala es común leer y escuchar que varios ex presidentes municipales enfrentan denuncias, sin embargo éstas nunca prosperan o simplemente se pone en marcha la cadena de complicidades para simular que pretenden castigar cuando en los hechos cubren el desfalco.

Un claro ejemplo de lo anterior lo representa el ex alcalde panista de Apizaco Orlando Santacruz Carreño, quien en el último año de su administración desvió recursos federales para una obra deportiva y otra cultural.

Gran parte de los recursos desaparecieron y pese a que existen pruebas y evidencias que demuestran que Orlando Santacruz retiró personalmente de un banco parte de esos fondos que hasta el momento no han sido reintegrados, el ex edil anda tranquilo y campante porque quizá está seguro de que nunca pisará la cárcel.

Hoy hay nuevos acusados y veremos si la impunidad impera en Tlaxcala o si los diputados junto con la Procuraduría son capaces de castigar los excesos que cometieron por lo menos la mitad de los ex pesidentes muncipales del estado.

La quemada y el golpeteo

Llama la atención la protesta que recibió el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez en una corrida de toros celebrada en la Plaza México, cuando un supuesto grupo de taurinos lamentó la ratificiación de Luis Mariano Andalco como director del Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino.

En los últimos días en Tlaxcala se han llevado a cabo corridas que pudieron ser aprovechadas por esos taurinos tlaxcaltecas para mostrar su inconformidad con el funcionario estatal que ya fue ratificado por Mena Rodríguez luego de permanecer por seis años en el cargo tras ser designado por el ex mandatario Mariano González Zarur.

El rechazo a Luis Mariano Andalco podría estar justificado, pero es obvio que la protesta tiene un claro interés en desaceditar al funcionario y al gobernador Marco Mena, quien también ya empezó a ser golpeado en la prensa nacional. El analista financiero Dario Celis lo desacredita y cuestionan el rumbo económico de la entidad, sin embargo la información que maneja es parcial y no está actualizada.

En fin, la quemada en la Plaza México ya nadie se las quita.

Qué alguien explique el cambio en la Secretaría de Gobierno

.

Hasta el momento nadie ha dado una explicación que justifique el cambio en la Secretaria de Gobierno. La nueva encargada de la coordinación del gabinete de Marco Mena y de la política interna del estado generó muy malas expectativas, porque nadie le ve capacidad para desempeñar ese puesto.

martinruiz

A una semana de que se conociera la salida de Florentino Domínguez Ordoñez de la Secretaría de Gobierno para dar pasao a la llegada de la bisoña política Anabel Alvarado Varela, siguen las dudas y las preguntas sobre cuál fue o es el verdadero el sentido del cambio.

Por más que se ha esforzado el nuevo gobernador por mostrarse autónomo e independiente, lo cierto es que muchos aseguran que en el estado sigue mandando el ex mandatario Mariano González Zarur, percepción que cada vez es más frecuente entre el imaginario colectivo del estado.

Aunque en lo personal no comparto esa percepción porque me parece errónea, si creo que al gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez le ha faltado firmeza para marcar su distanciamiento con el hacendado y cumplir sus compromisos con el grupo de operadores que lo ayudo a lograr el triunfo en los pasados comicios.

Simplemente el proyecto de Mena Rodríguez no termina por cuajar porque los titulares de las principales dependencias se muestran hartos y desesperados al no poder trabajar con personal de su confianza y porque su gobierno mantiene vigente la problemática en materia de salud, inseguridad y de falta de empleos.

El nuevo gobierno vive entre la parálisis y el pasado, combinación que está resultando muy letal para la imagen de Marco Mena que si bien ya arrancó no tiene para cuando avanzar y poner su sello.

No existe un cambio visible entre el pasado y el nuevo gobierno y lo que es peor, es que cada vez gana terreno la idea de que Marco Mena comparte el poder con Manuel Camacho Higareda, que al igual que Fabricio Mena Rodríguez está convertido en un factor real de influencia y pujanza.

Dicen que detrás de la salida de Florentino Domínguez estaría el actual secretario de Educación Pública, Manuel Camacho Higareda, quien habría influido en el ánimo de su amigo el gobernador para enviar al profe, sin previo aviso, a la dirigencia del PRI que ante el actual escenario político electoral tiene todas las de perder en el 2018.

Y ese mismo funcionario habría sido el que recomendó ampliamente a su amada amiga, la hoy ex diputada federal Anabel Alvarado para ocupar la Secretaría de Gobierno.

Esa nueva pareja de poder conformada por Camacho y Alvarado será la que tenga el control y la influencia con el gobernador Marco Mena.

Nadie sabe para quién trabaja, es la frase más repetida de los últimos días, pues quien diría que los tlaxcaltecas terminarían siendo gobernados por un aspirante a poeta y una bisoña política que tiene mucha suerte para llegar a cagos que no merece.

2017 un año pobre y sin grandes obras para Tlaxcala

.

Si el actual gobernador está considerando una obra importante en su administración me queda claro que ésta no se dará a conocer en el presente año, de ahí que se mantendrá el estilo que impuso Mariano González Zarur de llevar a cabo obras pequeñas que permiten vender la idea de que las autoridades estatales si trabajan.

corrpcun

Después de más de 70 días de machacarnos la gobernanza moderna que según el mandatario Marco Mena ya es una realidad en Tlaxcala, también sería justo que el gobernador hiciera una pausa para informar sobre las obras que pretende llevar a cabo en el primer año de su administración.

Los días pasan y pareciera que con “la reconciliación de los sectores y actores políticos” es suficiente, sin embargo urge que el gobierno del estado inicie sus actividades normales para que la economía tlaxcalteca se reactive, pues a unos días de que venza el plazo legal -26 de marzo- se desconocen el cronograma de las obras que ejecutará en el 2017 la Secretaría de Obras, Desarrollo Urbano y Vivienda (Secoduvi).

El titular de la Secoduvi Francisco Javier Romero Ahuactzi se muestra incapaz y diminuto para el cargo que desempeña tras ser palomeado por Fabricio Mena Rodríguez, el poderoso hermano del mandatario. El ex diputado local que dice tener experiencia en el ramo de la construcción representa fielmente lo que será el gobierno de Marco Mena en materia de obra pública.

Al concluir casi los tres primeros meses del nuevo gobierno, se espera conocer el cronograma de obras que se ejecutará durante el presente año. Estoy casi seguro que se dará continuidad a lo que se venía realizando en la administración de Mariano González Zarur, porque al menos en el 2017 no se vislumbra ninguna obra emblemática de Marco Mena.

Las pequeñas obras al interior del estado y una que otra en la capital serán la constante, porque dudo que Francisco Javier Romero tenga la visión de proyectar obras relevantes que ayuden a la transformación de Tlaxcala.

Pero antes de que el titular de la Secoduvi tenga una ocurrencia, bien valdría la pena que en compañía de María Maricela Escobar Sánchez, contralora del ejecutivo, se dieran una vuelta por Ciudad Judicial y procedieran hacer efectivas las fianzas de la empresa encargada de su construcción, porque el inmueble es infuncional y carece de servicios básicos -telefonía e internet- para que los empleados del Tribunal Superior de Justicia puedan efectuar su trabajo.

La pusilánime Elsa Cordero Martínez que se desempeña como presidenta del Poder Judicial en Tlaxcala es la más interesada en tapar las fallas e irregularidades de esa obra, pero si en verdad el gobierno de Marco Mena quiere ser diferente debería iniciar una investigación para sancionar a la empresa y al ex titular de la Secoduvi Roberto Romano Montealegre que permitió esos pésimos trabajos.

Si hay un ex funcionario que representa la impunidad y la corrupción de la pasada administración es Roberto Romano que además de contratar a las empresas de sus familiares para realizar obras a lo largo y ancho del estado, también pagaba sobreprecios que le implicaron millonarias ganancias que hoy le permiten vivir como uno de los selectos y pocos ricos que hay en Tlaxcala.

Los dueños de las empresas de la entidad están a la expectativa del calendario de obras, pues su intención es participar en las licitaciones y ganar para evitar que sean constructores de Puebla o de otros estados los que concentren los trabajos tal y como sucedio en el pasado gobierno.

Pronto veremos si hay transparencia y claridad en materia de obra pública. Ojalá este gobierno no caiga en la tentación de tener empresarios consentidos como sucedió en la administración del panista Héctor Ortiz y en el gobierno del hacendado Mariano González.

Marco Mena tiene la última palabra.

El nuevo gobierno lento pero seguro o lento e incapaz

.

El nuevo gobierno le ha apostado muchos a las palabras y muy poco a las acciones. Es necesario que las nuevas autoridades aterricen sus ideas y empiecen a llevar acciones que los ciudadanos puedan percibir, porque la idea que cada día gana terreno es que hay parálisis e inexperiencia.

tortuguismo

El gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez ha marcado sus tiempos y sus circuntancias. Es el único responsable de los aciertos y errores que se han llevado a cabo en los 73 días que lleva en el poder.

Si los tlaxcaltecas perciben continuidad o continuismo en su administración con respecto al gobierno de Mariano González Zarur es su responsabilidad y de nadie más.

Es la fecha que no se sabe si existe o no un distanciamiento real entre Mena y González o se trata de un pleito pactado entre el maestro y el alumno que al final se traducirá en un aparente cambio que dejará todo igual.

Los nuevos titulares de las dependencias estatales no han podido realizar ningún nombramiento porque tienen prohibido hacer cambios, es decir, la estructura marianista sigue operando en la administración, por lo que difícilmente habrá cambios notables en dependencias que acumulan problemas y fallas.

Después de los nombramientos de primer nivel, Marco Mena presumió la designación de la estructura administrativa que controlaría los recursos públicos en las depdencias más importantes.

No importó que algunos de esos funcionarios tuvieran nexos con Lorena Cuéllar, pues su control estaba garantizado al estar dentro del círculo de influencia del hoy poderoso Fabricio Mena Rodríguez que al igual que su hermano el gobernador ordena y dispone lo que quiere en el gobierno del estado.

Vaya, el hermano del mandatario tiene tanta influencia que hoy hasta tiene tiempo para salvar a su Dulcinea que fue víctima del desprecio de su jefe que decidió excluirla de los beneficios económicos que de manera discrecional se otorgaron en un subsistema educativo.

Pero volviendo al tema de los nombramientos hechos para controlar el presupuesto, es una realidad que esos cambios en nada beneficiaron a los tlaxcaltecas porque lo único que se hizo fue trasladar a otras manos los dividendos que deja manejar partidas millonarias.

Aunque lo nieguen en el gobierno de Marco Mena, las dependencias estatales se encuentra paralizadas y simulando que trabajan.

Usted sabe de algún novedoso programa o acción que lleve a cabo al Secretaría de Educación Pública o de algún listado de obras próximas a licitarse a través de la Secoduvi. Tiene conocimiento de algunas compras o adquisiciones que haya realizado el gobierno del estado por medio de licitaciones públicas o que el problema de desabasto y falta de equipo en la Secretaría de Salud hayan sido atendido. No verdad.

Van 73 días de gobierno y faltan 27 días para que Marco Mena realice la primera evaluación y determine si hace más ajustes en su gabinete, pues hay que tener presente que el viernes el tibio Florentino Domínguez dejó la secretaría de Gobierno para cumplir su sueño de convertirse en líder del PRI en Tlaxcala, situación que obligó al mandatario -eso dicen algunos sesudos analistas- a llevar a cabo el primer cambio en su equipo de colaboradores y abrir la puerta a la regordeta Anabel Alvarado Varela.

En dos meses y medio de gobierno lo más trascendente es la realización de los foros convocados para integrar el Plan Estatal de Desarrollo, la inauguración de una empresa en Tlaxco que inició su construcción en la administración pasada, la intención de entregar la Plaza Bicentenario al Conacyt y concretar los cambios legales que permitieron crear, por fín, la Secretaría de Turismo, la Secretaría de Desarrollo Económico y la Secretaría de Políticas Públicas y Participación Ciudadana.

El gobierno de Mena va lento y su rumbo es incierto porque no tiene claridad en nada.

Los excesos y recomendados del Poder Judicial

.

Hay poderes que por más que se sometan a cirugías plásticas nunca cambiarán, porque si bien pueden mostrar un nuevo rostro lo cierto es que dificilmente podrán ocultar viejas prácticas que están arraigadas en su operación. Si el anterior ex titular beneficio a sus amigos, pues yo hago lo mismo.

excesos

Las expectativas de cambio que generó la llegada de Elsa Cordero Martínez a la presidencia del Tribunal Superior de Justicia del Estado literalmente se fueron a la basura, cuando los meses pasaron y se comprobó que su proceder era igual o peor al de anteriores titulares del Poder Judicial en Tlaxcala.

La abogada se dio a la tarea de correr a funcionarios ligados a ex pesidentes del TSJE o que tenían un dudoso proceder al interior de los juzgados, sin embargo lejos de ceder esos espacios al personal que ya laboraba en ese poder para hacer efectiva la carrera judicial y la antigüedad, prefirió las recomendaciones para después pedir favores a cambio.

De esa forma fue como se abrió las puertas a puro recomendado joven que hoy actúa con soberbia y arrogancia, tal y como se conduce Cordero Martínez que ya prohibió el paso del personal en ciertos pasillos de la impoluta Ciudad Judicial, así como el uso de un elevador que según ella es exclusivo para los exquisitos magistrados del TSJE.

Así entró a laborar en el Poder Judicial el hermano del Secretario General de Acuerdos del TSJE Luis Hernández López de nombre Carlos Hernández López.

Luis Hernández quien representa la extensión de los ojos y oídos de la presidenta del TSJE, también ubicó a su hija en la Tesorería del Poder Judicial y a una sobrina de nombre Araceli Carmona que de la noche a la mañana se convirtió en Auxiliar de la Sala Penal.

Bueno, dicen que Luis Hernández es tan influyente e importante que se da tiempo para litigar ciertos asuntos en los juzgados del “honorable” Tribunal Superior de Justicia. Y es tan bueno que habría utlizado todos sus recursos de experto en derecho para liberar a uno de los ex policías estatales que fue acusado de integrar una banda dedicada al secuestro express.

Como suele suceder, nadie vio el conflcito de intereses en el que habría incurrido el consentido de Elsa Cordero.

Ejemplos sobran para demostar que la carrera judicial y la antigüedad del personal del TSJE no sirven de nada, pues simplemente bastaría por preguntarle a los abogados que laboran en puestos de mecanografía y auxiliares de juzgado si los han tomado en cuenta para poder aspirar a otro cargo dentro de la estructura del Poder Judicial.

Tal y como siempre ha pasado, en el Tribunal Superior de Justicia del Estado existen empleados de primera y de segunda, porque para nadie es un secreto que hay varios funcionarios que hacen lo que quieren y nadie les dice nada.

Si la juez Juanita Munguia llega con los efectos que provoca Baco es aceptable. La proyectista de Huamantla Ana Laura Carreón puede acudir a la hora que quiera a su centro de trabajo, sólo porque se siente protegida e intocable.

Dicen que otro exceso más cometido en el Tribunal Superior de Justicia del Estado tendría que ver con las cauciones y sanciones pecuniarias que se exigen en los juzgados, mismas que se piden a los afectados las hagan válidas con recusos en efectivo y eviten las fianzas, porque eso impide que esos fondos ingresen a las arcas del Poder Judicial.

En Tlaxcala ya empieza a ser costumbre que todo cambia pero las cosas siguen igual o peor.

Siguen los errores en la designación de funcionarios

.

Un tremendo error del gobernador fue cuando designó al narcisista Juan Antonio González Necoechea como responsable de la cultura en Tlaxcala, sin embargo esa metida de pata ya fue superada con la llegada a la Secretaría de Gobierno de la gris y torpe Anavel Alvarado que tiene todo lo que se necesita para llevar al caos al estado.

mena

El primer cambio en el gabinete designado por el mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez debe interpretarse como una crisis en el nuevo gobierno, pues no hay liderazgo, orden, trabajo, disciplina y lealtad, por lo que el jefe político del estado está optando por ocurriencias para justificar la falta de equipo y colaboradores con capacidad y experiencia que le ayuden a gobernar.

Si Florentino Domínguez Ordoñez dejó el viernes pasado la Secretaría de Gobierno a poco más de dos meses de haber asumido el cargo, es por su ineptitud tan manifiesta y porque nunca pudo sacar adelante el trabajo encomendado.

Lejos de poner orden en la administración estatal, el ex diputado local se dedicó a tener una actitud protagónica y mostrar una nula dedicación para solucionar los problemas de su incumbencia.

Florentino Domínguez fracasó y no pudo doblar al manchi funcionario Cuauhtémoc Líma López, Director de Notarías y Registro Público de Tlaxcala, quien simplemente llevó al desacato al gobernador Marco Mena por el caso de la reinstalación de los notarios.

Hablar de otros desaciertos de Florentino Domínguez es una pérdida de tiempo, porque simplemente lo corrieron y le ofrecieron una salida que no es más que encargarse de la dirigencia del PRI en Tlaxcala.

Aunque las plumas domesticadas y sumisas al poder señalan que Marco Mena sacrificó a uno de sus mejores y más eficientes colaboradores para enviarlo al PRI porque su interés es que su partido gane las elecciones del 2018, tal afirmación no sólo es estúpida sino que golpea la imagen del mandatario quien en repetidas ocasiones ha insistido que gobernará sin intereses políticos o partidistas.

Además, resulta ilógico que Marco Mena esté pensando en los comicios del 2018 cuando aún no conluye la designación de sus funcionarios ni termina por echar a caminar un gobierno que está paralizado.

La inexperiencia del nuevo gobernador es muy clara, así como la falta de oficio político. La mejor prueba es la designación de la gris Anabel Alvarado Varela como nueva titular de la Secretaría de Gobierno.

Si a Florentino Domínguez le quedó muy grande esa silla, a la diputada federal le quedará gigante, porque no por ser dama de compañía del ex mandatario Mariano González Zarur y del ex candidato del PRI al gobierno de Michoacan José Ascensión Orihuela Bárcenas aprendes el oficio de gobernar y ejercer el poder.

Si esa es la escuela política que tiene Anabel Alvarado, no dudo ni tantito que tratará de emular la arrogancia, prepotencia y excesos que se cometieron en la administración pasada.

El mejor ejemplo de esa política rancia es el también michoacano Mario Armando Mendoza Guzmán -llegó a Tlaxcala por un acuerdo entre Mariano González y José Ascensión Orihuela-, quien aunque oficialmente se desempeñaba como subsecretario técnico de la Secretaría de Gobierno, lo cierto es que compartía la vicegubernatura con Mariano González Aguirre.

Anabel Alvarado representará muy bien la obesa estructura de un gobierno paralizado e incapaz de mostrar un cambio en su operación. Quienes piensen que Mariano González tuvo que ver en la llegada de esa mujer al gabinete de Marco Mena están equivocados, porque sí de algo estoy seguro es que el hacendado nunca hubiera promovido a la diputada federal a quien siempre se refería como inepta y a finales del año pasado como desleal.