[xyz_lbx_default_code]

Archiv para enero, 2017

Las ambiciones de Cordero y Treviño en el TSJE

.

Desde ahora la presidenta del Tribunal Superior de Justicia en el Estado petende llevar mano en la renovación del Consejo de la Judicatura, para lo cual está convertida en la principal operadora para que se haga efectiva una reforma constitucional que permitiría la reelección de algunos miembros de ese órgano del Poder Judicial.

consejo de la judicatura 31

La presión a los nuevos presidentes muncipales y sus cabildos para que aprueben la reforma constitucional al articulo 85 párrafo IV es la contante, como si existiera algún oscuro interés en lograr que se haga efectiva y permitir la reelección de los representantes del Poder Ejecutivo y Legislativo en el Consejo de la Judicatura del Estado de Tlaxcala.

Pero no crea que la urgencia de lograr la validez de esa reforma que aprobó la pasada legislatura proviene del nuevo gobierno de estado, sino de la presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Elsa Cordero Martínez y su lacayo Emilio Treviño Andrade, actual representante del Poder Legislativo en el mencionado Consejo.

Ambos personajes estarían hablado a los presidentes municiplaes para pedir que den prioridad a la mentada reforma constitucional, porque según ellos se trata de una instrucción del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, lo cual es totalmente falso porque el tema ni siquiera ha sido consultado con él.

Sin embargo, el engaño de Cordero y Treviño va prosperando sin que nadie detenga su ambición por mantener esas dos posiciones en el Consejo de la Judicatura del Estado de Tlaxcala, al grado que hasta ayer habían avalado dicho cambio constitucional 22 ayuntamientos entre los que se encuentra Tlaxcala, Apizaco, Panotla, Teolocholco, Totolac, Yauhquemehcan, Tlaltelulco, Atltzayanca, Tzompantepec, Apetatitlán, Amaxac, Xaltocan, Sanctórum de Lázaro Cárdenas, Ziltlaltépec, Ayometla, Nopalucan, San Juan Huactzinco, Axocomanitla, Texoloc, Muñoz de Domingo Arenas, Santa Apolonia Teacalco y Lázaro Cárdenas.

La intención de Elsa Cordero y el rastrero Treviño es muy obvia, no quieren perder el control del negocio que implica el mencionado Consejo que se encarga de administrar, vigilar, imponer las medidas disciplinarias y la implementación de la carrera judicial.

No hay que perder de vista que sobre Emilio Treviño pesan acusaciones por la venta de plazas en el Poder Judicial, las cuales estarían por salir a la luz pública.

Desde hace algunos días Treviño no sale de las oficinas que tiene el secretario Parlamentario del Congreso del Estado, Carlos Augusto Pérez Hernández, para supevisar el avance de la aprobación de esa reforma por parte de los ayuntamientos.

En sus ratos libres y cuando no está enamorando a ninguna joven ilusa, Treviño Andrade visita a algunos alcaldes a quienes les ofrece la protección en el Poder Judicial a cambio de su aval a dicho cambio constitucional, acción que es respaldada por la impoluta Elsa Cordero que también se mueve y hace llamadas.

La urgencia de esa pareja de ambiciosos, es que la reforma esté aprobada antes del 5 de febrero para que una vez publicada la convocatoria del Poder Legislativo para designar a su representante ante ese Consejo, Emilio Treviño se inscriba y busque la reelección una vez que esa opción ya existe en la ley.

Si la reforma constitucional al articulo 85 párrafo IV no prospera, Treviño Andrade simplemente no podrá buscar su permanencia porque estaría impedido legalmente.

En el Congreso del estado están más que enterados del proceder de Cordero y Treviño, sin embargo sólo quieren ver hasta donde llega su insolencia porque para nadie es un secreto que el diputado Mariano González Aguirre tiene previsto un cambio de representante del Poder Legislativo en el mencionado Consejo.

González Aguirre impulsará con todo a Emilio Antonio Velázquez Leiva, ex secretario del Ayuntamiento de Apizaco y asesor jurídico en la campaña del actual gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez.

Ahora, sólo hay que ver si Mariano González se impone o permite que la ladina presidenta del Tribunal Superio de Justicia le gane la partida.

Se espera que el Consejo de la Judicatura del Estado de Tlaxcala se renueve en las próximas semanas. Desde hoy se da por un hecho que el representante del Poder Ejecutivo cambiará y que Rocío Jiménez Temoltzin dejará esa posición para permitir la llegada de un hombre o una mujer que tenga la absoluta confianza del nuevo gobernador.

Y ya que hablamos de cambios y de confianza, le cuento que Mauricio Rugarcía director Administrativo del Despacho del Gobernador, dejó de ser el poderoso e influyente funcionario que era en la pasada administración.

Dicho personaje ya no controló el pago de los empleados y la nómina, por lo que ahora todos los servidores públicos vinculados directamente a la oficina del mandatario Marco Mena tuvieron que acudir a las oficinas de la Secretaría de Planeación y Finanzas a cobrar y estampar su firma.

La molestia de Mauricio Rugarcía fue más que evidente, como los aviadores que existen en esa nómina y que quedaron al descubierto, por lo que no dude que en breve se dará un recorte de personal.

El plazo para cometer errores terminó

.

Los nuevos funcionarios deben dar color y empezar a dejar su zona de confort para involucrarse en sus responsabilidades, porque llegaron para dar resultados y no para buscar su promoción personal.

Gabinete Mena 30

Concluyó el primer mes del nuevo gobierno y queda muy claro que a partir de este momento no serán solapados errores de los nuevos funcionarios que despachan desde el 1 de enero, porque algunos deben entender que llegaron a sus cargos para solucionar problemas y evitar el golpeteo al mandatario Marco Antonio Mena Rodíguez que se muestra muy sensible en ese tema.

Aunque nunca habló en público de la crisis que provocó la huelga del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado (Cecyte), el gobernador de Tlaxcala operó la solución al conflicto que ni el director general de ese subsistema educativo José Luis González Cuéllar ni el secretario de Educación Pública Manuel Camacho Higareda pudieron arreglar.

La huelga representaba un mensaje negativo que dañaba la imagen de Marco Mena y del nuevo gobierno, razón por la cual el problema laboral no podía prolongarse por más días.

Antes de partir a Chiapas donde asistió como invitado al cuarto informe de gobierno del mandatario Manuel Velasco Coello, el gobernador Mena dejó a las partes negociando con la instrucción de no retirarse de la mesa hasta lograr un acuerdo que pemitiera reanudar las clases este lunes.

La orden fua acatada y las partes firmaron un acuerdo que puso fin a la huelga que duró cuatro días.

Marco Mena frenó la semana pasada la designación de nuevos funcionarios, sin embargo se espera que una vez superado el conflicto en el Cecyte empiece a nombrar a otros colaboradores, así como ha ratificar a algunos servidores públicos que laboran en dependencias importantes.

La incertidumbre entre la burocracia es tal que las acusaciones contra funcionarios marianistas están a la orden del día, situación que es riesgosa porque se podrían ventilar anomalías que se cometieron en la administración pasada y que se buscan repetir por otros cuatro años y ocho meses más.

La Unidad de Servicios Educativos de Tlaxcala es el mejor ejemplo de las grillas intestinas que se viven. Su titular Manuel Camacho no ata ni desata y su presencia no sólo generó rechazo, sino desánimo porque desconoce la operación de una dependencia que maneja el mayor presupuesto a nivel estatal.

Los que saben de los negocios que se pueden hacer en la USET recomiendan al gobernador Marco Mena vigilar la operación del Programa para el Desarrollo Profesional Docente donde Jorge Cuatepotzo hace de las suyas en complicidad con Libia del Carmen Aguilar Vega.

Según las quejas del personal, en esa área de la USET existen empleados que está integrados a la nómina pero que en realidad no trabajan, así como también se hace negocio con la contratación de docentes que ofrecen los cursos de actualización.

Otro funcionario del sector educativo que también es señalado de cometer anomalías es Carlos Eduardo Levet Fuentes, quien sin ningún recato presume con todo mundo que es compadre del gobernador y que está por llegar a una jefatura de departamento en la USET o quizá como director del IDET.

Los profesores de educación física lo ven con recelo y recuerdan que Levet Fuentes se vio involucrado en una supuesta venta ilegal de plazas de docente y de otras irregularidades financieras que le fueron documentadas por la Secetaría de la Función Pública.

Mena Rodríguez es el que marca los tiempos en su gobierno, pero si no quiere que le estallen escándalos de corrupción bien la valdría la pena que acelerara la designación de funcionarios antes de que lo inviten a disfrutar de una cena de negros.

Mena un gobernador débil que busca quedar bien con Peña

.

Los días pasan y el nuevo gobierno no termina por arrancar ni mostrar color. Hoy tenemos un mandatario que está más que interesado en mostrarse en defensor del presidente Enrique Peña Nieto que en dedicarse a ejecer el poder en Tlaxcala.

penanieto

Las primeras cuatro semanas de la gobernanza moderna que aplicó el mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez son de clarososcuros que lo muestran como una autoridad indecisa y débil que quiere ejercer el poder pero que teme tomar decisiones.

El pasado 30 de diciembre nombró a los funcionarios de primer nivel y aunque éstos asumieron su responsabilidad el 1 de enero de este año, lo cierto es que todos recibieron la instrucción de no aceptar la renuncia a ningún subordinado y ni llevar a cabo la designación de nuevos colaboradores porque esa atribución sería exclusiva de Marco Mena.

Esa situación simplemente provocó la parálisis del gobierno de Tlaxcala y aunque el mismo mandatario asegure que su administración trabaja normalmente, es una mentira porque podría ir a la Secretaría de Educación Pública donde despacha su amigo Manuel Camacho Higareda para comprobar que todos los trámites se encuentran detenidos porque el poeta y académico no quiere firmar nada.

El nuevo mandatario insiste en hablar de un plan de reorganización administrativa que se implementará y en llevar a cabo un análisis de la plantilla laboral para ver quienes se quedan y quienes se van, como si ahora ya encontrara inconsistencias en la plataforma que recibió y que según él permitió alcanzar logros importantes durante el sexenio de Mariano González Zarur que sería mezquino no reconocer.

Me queda claro que las mentadas reuniones de transición que establecieron el gobernador entrante y saliente no sirvieron de nada y que tampoco se supo aprovechar los meses previos que tuvo Marco Mena antes de asumir el poder, porque es obvio que llegó a experimentar y a jugar al gato y al ratón.

El nuevo gobierno del estado se percibe débil y timorato, al grado que fue incapaz de evitar la huelga en los 34 planteles del Cecyte que sea legal o no, evidenció que el gabinete está divido o no existe coordinación.

Es probable que el secretario de Gobierno Florentino Domínguez Ordoñez haya dejado correr ese conflcito para evidenciar al titular de la SEP en Tlaxcala Manuel Camacho y al director general del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado, José Luis González Cuéllar, quienes se mostraron incapaces ante un sindicato que está bajo el poder de un priísta lorenista.

Vaya, ambos funcionarios ni siquiera pudieron lograr una prórroga de ese emplazamiento para abrir un nuevo periodo de negociaciones.

Marco Mena se ve que está mas preocupado por quedar bien con el presidente Enrique Peña Nieto que en tomar decisiones y dedicarse a gobernar Tlaxcala, estado que necesita un líder y no a un mandatario indeciso que le tiemble la mano para despedir a los marianistas que están incrustados en la nómina oficial.

Mariano no oculta su odio por Marco Mena

.

El ex gobernador Mariano González Zaru está dispuesto a enfrentar a Marco Mena y para ello se mueve desde ahora en las cúpulas del poder para impulsar a los candidatos que el PRI deberá designar para los comicios del 2018 en Tlaxcala. El hacendado quiere impulsar a priístas de su grupo para las posiciones más relevantes.

pibremgz

Mariano González Zarur alteró las posiciones de la larga lista de personajes que odia y detesta para ubicar en uno de los tres primeros lugares a su creación y hoy gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez.

El hacendado no da crédito al comportamiento que ha mostrado Marco Mena en tan sólo tres semanas en el poder, pues con sus decisiones y acciones ha destruido lo que según él le costó seis años de trabajo y esfuerzo.

A sus más cercanos ex colaboradores Mariano González muestra su decepción y odio que ya siente contra el mandatario tlaxcalteca que decidió romper con el marianismo, corriente que sólo controla una posición de primer nivel en la nueva administración a través de Luis Álvarez Landa, quien se desempeña como Oficial Mayor de Gobierno.

Y cuando me refiero a que sólo el marianismo controla esa dependencia, es porque el pupilo del michoacano Mario Armando Mendoza está mas preocupado por atender las órdenes de un González que las indicaciones del nuevo jefe político del estado.

Dicho funcionario tardó casi tres semanas para recuperar las camionetas que la hija y la nieta del ex gobernador tenían para sus traslados, así como el personal de seguridad que ambas traían para su protección.

Dígame si no era un exceso que la nieta de Mariano González tuviera a su disposición una camioneta, un chofer y tres mujeres que fungían como sus escoltas.

Todo ese personal y los guaruras que tenía Mariano González se cuentra concentrado en una de las oficinas que controla Maurico Rurgarcía aún director Administrativo del Despacho del Gobernador, quien no sabe que hacer con ellos y evitar que sean despedidos, de ahí que con ayuda de Luis Álvarez busca reacomodarlos en las dependencias donde cobran como personal directivo.

Hay que tener presente que en una de las giras de Marco Mena al interio del estado, el mandatario frenó su viaje para pedir a los escoltas, al chofer de la ambulancia y demás personal que lo seguía que dejara de hacer eso porque él no necesitaba ese aparatoso operativo.

Ayer advertimos que con el pretexto del caso de los ortinotarios Marco Mena decidió hacer público su distanciamiento con Mariano González, ex gobernador que decidió establecer su residencia en la Ciudad de México y desde donde lleva una intensa pero soterrada campaña de desprestigio contra el impulsor de la gobernanza moderna en Tlaxcala.

La burocracia marianista dorada que aún se encuentra incrustada en las dependencias sólo espera conocer si será ratificada o no. De eso dependerá si se hace público o no la parálisis que existe en algunas oficinas gubernamentales, donde simplemente no se puede realizar nungún trámite porque los titulares se niegan a firmar cualquier documento.

La ruptura de Mena y González hará crecer la lista de damnificados políticos que se empezó a integrar con los excluídos en los primeros nombramientos de funcionarios estatales y que sin duda tendrá nuevos miembros cuando sean designados los otros funcionarios del gabinete ampliado.

La consigna en las dependencias estatales es borrar cualquier vestigio que huela al hacendado, de ahí que aquel que desde ahora no rinda pleitesia al nuevo tlatoani corre el riesgo de ser enviado al inframundo.

Los ortinotarios confirman la ruptura de Mena y González

.

Es muy probable que hoy el ex gobernador Mariano González Zarur esté más que arrepentido de haber impulsado la carrera meteórica de Marco Antonio Mena Rodríguez, ya que nadie puede negar que el nuevo mandatario está más que interesado en evidenciar a su antecesor como un intolerante, peleonero e irrespetuoso para acatar la ley.

m2

Los movimientos quirúrgicos que llevaba a cabo el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez para lograr una ruptura tersa con el ex mandatario Mariano González Zarur al parecer no estaban tendiendo los efectos esperados, por lo que antes de dar a conocer nuevos nombramientos en su gabinete utilizó el tema de la ortinotarios para confirmar que él es el hombre del poder y de las decisiones en Tlaxcala.

La primera señal de distanciamiento entre Mena y González se dio el pasado 30 de diciembre, cuando el nuevo mandatario dio a conocer los primeros nombramientos de funcionarios que lo acompañarían en su administración, acción que molestó al aún hacendado gobernador no sólo por la inclusión de algunos personajes, sino porque no fue informado de la conferencia de prensa que se convocó para tal fin.

El 1 de enero de este año, Marco Mena dejó en claro que su gobierno y el de Mariano González serían diferentes y que el primero no estaba dispuesto a cargar con los odios de su antecesor, pues en su discurso luego de rendir protesta como gobernador aseguró que Tlaxcala viviría una etapa de civilidad democrática y que dejaría de lado las pugnas de grupos políticos que únicamente han generado odios y fragmentación social.

Las palabras del nuevo gobernador tuvieron varios destinatarios, pero sin duda provocaron un intenso temblor de manos a Mariano González cuando se escuchó que “en las últimas décadas hemos pelado mucho entre nosotros, nos hemos hecho mucho daño por pugnas y agendas de grupos políticos sin foco en la generalidad de la gente, el resultado ha sido una fuerte fragmentación social que ha alimentado conflictos políticos y fricciones innecesarias que no dejan nada bueno, incluso dejaron odios, esas pugnas entre nosotros no nos han hecho bien”.

La ruptura entre Marco Mena y Mariano González es real y no tuvo que pasar un año y ocho meses para que se hiciera evidente. El mandatario quizá se muestra en exceso precavido y por eso su gobierno no termina por arrancar, pero es obvio que esa actitud está siendo mal interpretada por los marianistas que aún sobreviven en la administación estatal para cuestionar el estilo del nuevo jefe.

Está claro que ayer los medios de comunicación le dieron el pretexto ideal a Marco Antonio Mena para reafirmar su distanciamiento con su inventor político, pues no dudo ni un segundo en mostrarse respetuoso de la ley y evidenciar que González Zarur era un soberbio que evitaba acatar fallos legales.

Ayer se conoció que en breve la nueva administración estatal devolverá las 16 patentes de notarios que el ex gobernador intentó cancelar con la complicidad de algunos magistrados del Poder Judicial de la Federación.

Como se sabe, hace unos días el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Sexto Circuito ordenó al gobierno de estado reintegrar en sus funciones a los ortinotarios que enfrentaron la furia de Mariano González, luego de litigar por varios años el caso que se inició en septiembre del 2012.

Al ser cuestionado sobre el tema, Mena Rodríguez precisó: “La Ley y las resoluciones de carácter legal son para cumplirse no para comentarse, a algunas personas les puede agradar, a otras no, pero la Ley tiene que cumplirse y en mi Gobierno vamos a hacer todo lo que en términos de cumplimiento y acatamiento de la Ley se tenga que hacer. No discutirla, no editorializarla, no comentarla, eso no corresponde a ningún Gobierno ni a ningún actor una vez que haya una resolución de carácter judicial”.

Está de más decir a qué personas les agradó y a qué persona no. Marco Mena se muestra congruente con su discurso pronunciado el 1 de enero y ahora corresponderá a los notarios mostrar una actitud mesurada y no triunfalista, porque si sacan a relucir su petulancia orticista serán severamente criticados.

Sólo fueron necesarios 24 días para que Marco Mena demostrara que es el principal interesado en borrar al marianismo de Tlaxcala.

Lorena Cuéllar y el yerno que hoy presume riqueza

.

Mientras en Tlaxcala y a nivel nacional no exista un sistema anticorrupción que sea efectivo, seguiremos viendo casos de gobenadores, alcaldes y familiares de políticos que de la noche a la mañana dejan la medianía para mostrase como prósperos hombres de negocios.

millonaria

La corrupción nos guste o no es el sello característico que han tenido en los últimos años los gobiernos tanto estatales y municipales, situación que resulta preocupante porque la simulación que existe para castigar esa práctica es más que evidente en Tlaxcala.

Ejemplos de esa práctica tan arraigada en nuestro estado hay varios, pues bastaría ver como los ex alcaldes dejaron a los ayuntamientos que gobernaron y la forma en que hoy viven los ex funcionarios marianistas.

Hoy que en Tlaxcala hay nuevas administraciones tanto en el ámbito estatal como municipal, urge que las autoridades hagan públicas sus declaraciones patrimoniales, de conflicto de intereses y la fiscal, porque al menos sería un avance que generaría cierta confianza entre los ciudadanos que están cansados de ver como los gobernadores y alcaldes dejan sus cargos después de acumular una riqueza inexplicable.

En la actualidad hay evidencias de que la clase política simula sobre el combate a la corrupción. Los tres senadores y los tres diputados federales con que cuenta Tlaxcala en este momento han informado de manera parcial su situación patrimonial y esconden sus declaraciones de conflicto de intereses porque algunos saben que imponen a la empresa constructora que se encagará de ejecutar las obras que “gestionan”.

Hay pruebas claras de que una senadora y una diputada federal se han beneficiado con los recursos públicos que tramitan ante el gobierno federal para llevar a cabo ciertas obras, para lo cual sólo imponen al constructor de su absoluta confianza. A ambas les encanta presumir que son honestas y que están dispuestas a combatir la corupción.

Un caso emblemático de esa doble moral, es el de la senadora perredista Lorena Cuéllar Cisneros, frustrada ex candidata al gobierno del estado. Para nadie es un secreto que su yerno Fernando Lucio Celis se ha convertido en el empresario constructor de la impoluta expriísta.

El mencionado personaje laboraba como chofer en el ayuntamiento de Tlaxcala cuando Cuéllar Cisneros era la alcaldesa de la capital. Su único mérito para dejar ese puesto fue enamorar a la hija mayor de la hoy senadora, porque con el paso de los años su situación económica limitada cambio a una de bonanza y prosperidad.

Fernando Lucio Celis fue el constructor que realizó la mayor parte de la obra pública que se ejecutó en los últimos tres años en el municipio de Amaxac. Voraz y hoy acostumbrado a vivir entre lujos, el yerno de la influyente senadora se quedaba con todo el pastel y dicen que no regalaba ni una migaja porque su protectora así lo ordenaba.

Vaya, era tanta la ambición del yerno incómodo que en la pasada campaña para gobernador fue encargado de contratar algunos servicios de publicidad y tuvo el descaro de pedir mochada por la inversión que realizaría su suegra. Así vamos a trabajar una vez que Lorena Cuéllar despache en el Palacio de Gobierno, por lo que es mejor que se vayan acostumbrando, habría dicho ese personaje al proveedor que sólo encogió los hombros.

Un caso similar es el de la diputada federal panista Minerva Henández Ramos, quien sin el menor recato condiciona la empresa constructora que hará la obra etiquetada en los municipios donde decidió bajar recursos.

El encargado de esa empesa es Saúl Gutiérrez, hombre de todas las confianzas de la ex perredista que hoy busca ser candidata del blanquiazul al Senado de la República.

Senadores y diputados gozan de impunidad y forman parte de esta novela de complicidades, donde el ciudadano siempre es el que termina jodido porque al final es al que se chingan.

Las especulaciones sobre los descuentos al magisterio

.

El líder de la sección 55 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación Felipe Ignacio Díaz sabe que los descuentos obedecen a una medida implementada para recuperar el pago de un bono que se entregó a los maestros estatales por parte de la administración de Mariano González Zarur

gabo

Un velo de misterio es el que prevalece en torno al descuento que los maestros tlaxcaltecas sufrieron en sus cheques en la primera quincena de este año y que podría repetirse a finales de este mes, pues hasta el momento el secretario de Educación Pública, Manuel Camacho Higareda, ha optado por evadir ese tema por lo espinoso del mismo.

Las especulaciones por el descuento involucran al hoy ex gobernador de Tlaxcala Mariano González Zarur, quien habría autorizado el pago de un bono por fin de sexenio a los maestros estatales que al parecer la administración de Marco Antonio Mena Rodríguez no reconoció o que más bien el gobierno federal a través de Aurelio Nuño Mayer, titular de la SEP, no avaló y ordenó recuperar esos fondos.

La opacidad que existe en torno al bono del sexenio entregado a los docentes puede ser una de las razones por las cuales el pudoroso Camacho Higareda no le entra al tema y prefiere huir de los eventos oficiales para no dar explicaciones.

Al personal que laboraba en el resto de las dependencias estatales recibió en la última quincena de noviembre del año pasado el pago de cinco mil pesos extras a su salario normal como parte de una gratificación sexenal. En el caso de los maestros éstos lo vieron reflejado en diciembre, con la diferencia de que ellos lo tendrán que regresar sin que alguien les explique los motivos.

Ese asunto que puede convertirse en un tema espinoso podría generar protestas en el sector educativo a partir de los primeros días de febrero, cuando la mayoría de los trabajadores de la educación se entere que los descuentos son para cubrir el bono que recibieron y que según las autoridades se pagó de manera irregular.

Llama la atención la indiferencia mostrada por el líder de la sección 55 del SNTE, Felipe Ignacio Díaz, quien ante las quejas de los docentes ha optado por esconderse y no dar la cara a sus agremiados, cuando está claro que él es uno de los pocos privilegiados en Tlaxcala que cobra más de 120 mil pesos mensuales sólo por aparentar que es dirigente de un sindicato.

Valdría la pena que alguien informara cuántos recursos destinó el gobierno de Mariano González para entregar bonos de fin de sexenio y por qué a los burócratas de otras depedencias si se les hizo efectivo gozar de ese estímulo económico y por qué a los maestros estatales se les obliga a reintegrar esos fondos a las arcas que administra Marco Antonio Mena.

Manuel Camacho tiene la obligación de informar y terminar con las especulaciones que rodean a su secretaría respecto a los descuentos que se aplicaron a los maestros, porque si cree que guardando silencio el asunto se va a arreglar y olvidar está muy equivocado.

En la Secretaría de Salud tampoco cantan mal las rancheras

Donde también se empieza a detectar malestar es en la Secretaría de Salud, donde despacha el hidalguense Alberto Jongitud Falcón, quien se muestra exquisito y alejado del personal médico que labora en esa depenencia.

Hace unos días, el funcionario estatal declaró que el abasto de medicinas en hospitales y centros de salud en la entidad era entre el 80 y 85% y que ya habiá recorrido nosocomios y clínicas para conocer en persona la problemática que enfrenta los trabajadores. Lo primero puede que tenga algo de verdad, pero lo segundo está en duda porque muchos doctores están esperando su visita para recetarle una buena dosis de problemas.

Además, si el secretario en realidad quiere vender que está atento en su nueva responsabilidad, debería empezar por lo básico porque su mismo personal es el encargado de evidenciarlo como un médico que llegó a Tlaxcala a cobrar por la recomendación del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osoio Chong.

Y me explico, hace unos días su dependencia giró un boletín que es una joya, pues habla que se refozará el sistema de vacunación e informa que entre las vacunas que se pondrán a la población de la entidad está la de la Viruela, padecimiento que en el país y en el mundo está erradicado, pero igual el doctor Jongitud Falcón quiere ser noticia mundial al tratar a un paciente con esa enfermdad.

El comunicado también menciona que se pondrán inmunizaciones contra diferentes tipos de hepatitis, cuando el sector salud del país sólo cubre la vacuna contra la hepatitis b según la cartilla de vacunación.

Por lo que se ve, la vocera de esa dependencia Lorena Flores Ordoñez es la principal interesada en dañar la imagen de su jefe al enviar boletínes con errores garrafales y descontextualizados.

Acostumbrada a ser protegida, Flores Ordoñez hoy presume que será ratificada y que el manto protector que tenía del ex secretario de Gobierno Ernesto Ordoñez y del Contralo del Ejecutivo, Hugo René Temoltzin, le alcanzará para mantenerse en el cargo pese a quien le pese.

Pero si deciden despedirla, ojalá le pidan que regrese los cuadros que pagó la dependencia por el 70 aniversario de su fundación, pues para nadie es desconocido que retiró las fotos de los mismos para llevarse los marcos a su casa quizá para enmarcar sus excesos.

La rebelión en el sector educativo de Tlaxcala

.

Manuel Camacho debe colgar en el closet de su casa sus virtudes académicas y ponerse un saco de político que le permita sacar adelante la responsabilidad que asumió como secretario de Educación Pública, porque de lo contrario corre el riesgo de enfrentar movilizaciones de maestros que pedirán su cabeza.

manuel
La llegada de Manuel Camacho Higareda a la secretaría de Educación Pública no ha sido bien vista por los maestros de Tlaxcala, no porque carezca de la preparación para desempeñar el cargo, sino porque es percibido como alguien ajeno a ese sector que podría asumir decisiones que perjudiquen al magisterio.

Antes de que se conociera la cancelación de los bonos al personal directivo que labora en la Unidad de Servicios Educativos de Tlaxcala y que los maestros estatales recibieran descuentos de 500 a 1,500 pesos en la primera quincena de enero sin conocer los detalles de esa medida, los viejos líderes del poderoso SNTE que han sido olvidados por sus actuales dirigentes sostuvieron una reunión para quejarse de la marginación que viven y del funcionario que ocupó el lugar de Tomás Munive Osorno.

Están cansados porque los últimos ex líderes del SNTE han sido los beneficiados del sindicato que a nivel nacional controla Juan Díaz de la Torre. Recuerdan que fueron otros ex dirigentes que al lado de la maestra Elba Esther Gordillo se mostraron combativos e hicieron que los docentes fueran incorporados a posiciones de poder dentro de la administración pública.

Los que nos chingamos fuimos nosotros y ahora vemos que al ex dirigente de la sección de 55 del SNTE, Armando Ramos Flores, no sólo lo premiaron con una diputación local en la pasada legislatura, sino que hoy logró un cargo en la administración de la alcaldesa Anabell Ávalos Zempoalteca.

A J. Carmen Corona, ex líder de la sección 31 del SNTE lo lograron ubicar como legislador local al lado de su hija Sandra Corona Padilla que ganó una diputación como abanderada del Panal y a Lenin Calva Pérez lo meten como cuota en el gobierno del estado para ocupar la Secretaría de Políticas Públicas y Participación Ciudadana.

Se sabe que esos ex líderes magisteriales han empezado a visitar a los docentes en activo para pedirles que estén alertas ante un llamado para llevar a cabo un paro o una protesta.

Expertos en la grilla, los ex dirigentes enfocarán sus críticas hacia el actual titular de la SEP Manuel Camacho, con el propósito de abrir un canal de comunicación que les permita negociar más posiciones en la nueva administración estatal, donde sin duda el secretario de Gobierno Florentino Domínguez Ordoñez será una pieza clave porque también se desempeñó como líder de SNTE.

El titular de la SEP designado por el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez no ha logrado hacer clic con los maestros y esa situación es la que aprovecharán los ex líderes magisteriales.

Los discursos de Manuel Camacho no convencen al magisterio y aunque los dirigentes de las secciones 31 y 55 del SNTE Demetrio Rivas y Felipe Ignacio Díaz, respectivamente, se muestren dóciles con él, lo cierto es que los docentes sólo esperan cualquier pretexto para mostrar su inconformidad.

El nuevo responsable de la educación en Tlaxcala se encuentra aislado en su dependencia, pues la estructura directiva responde más a los intereses de Tomás Munive Osorno y al ex gobernador Mariano González Zarur. Esos funcionarios que forman parte de la burocracia dorada son expertos en la simulación, pero su juego pronto podría caérseles porque han empezado a cometer errores al hablar de más y evidenciar que su lealtad no está con el nuevo gobernador.

Si alguien tiene paciencia y sabe mover las fichas del ajedrez es Marco Mena, que está convencido que la mejor forma de poner distancia con Mariano González es a través de jugadas estratégicas que aíslen a las cabezas del marianismo que deben ser cortadas.

El pretexto para llevar a cabo la limpia en la Unidad de Servicios Educativos de Tlaxcala puede ser las muestras de rechazo e inconformidad que se presenten contra Manuel Camacho, quien si bien será sostenido en el cargo, lo cierto es que él deberá mostrar más dotes políticos para acercarse a un sector que cuando se lo propone es combativo y capaz de tirar a secretarios de Educación.

El bono democrático que tendrá vigencia de un mes

.

Los ciudadanos aún perciben cierta parálisis del nuevo gobierno, pues hay depedencias que se muestran inactivas, situación que debe de cambiar porque el actual gobierno empezará a tomar decisiones que sin duda generarán una fuerte molestia entre los ciudadanos que son usuarios del transporte público.

gasolinazo

El bono democrático que otorgan los ciudadanos a las nuevas autoridades para entregar resultados parece que en Tlaxcala tendrá una vigencia muy corta, pues la nueva administración de Marco Antonio Mena Rodríguez será una víctima más del gasolinazo.

Muy pronto, el mandatario se verá obligado a tomar decisiones que golpearán su imagen entre un sector de la población -clase media y baja- que mostró su respaldo electoral a la ex candidata del PRD al gobierno de Tlaxcala Lorena Cuéllar Cisneros.

El descontento que priva entre los transportistas locales por el aumento al precio de las gasolinas será contenido en los próximos días cuando Marco Antonio Mena autorice un incremento a la tarifa del pasaje público en la entidad.

El alza es inevitable según el análisis financiero elaborado por las autoridades de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que determinó que la tarifa debería sufrir por lo menos un aumento del 20 por ciento.

El ex gobernador Mariano González Zarur sabía de los resultados de ese estudio y aún así se negó a autorizar en los últimos días de su administración el incremento al pasaje. Su argumento fue simple: “que Marco Mena asuma el costo político de esa decisión, porque yo no voy a elevar las tarifas y hacer que los tlaxcaltecas me odien más”.

Aunque los transportistas buscan que el aumento sea del 30 por ciento, es difícil que logren esa cifra porque se habla que el costo de la parada mínima en Tlaxcala quedará en 8 pesos, lo que implicará un aumento de casi el 23 por ciento, medida que sin duda provocará el rechazo de los usuarios y golpeará la imagen del nuevo mandatario que aunque se muestra accesible, sigue siendo una autoridad que no termina por hacer empatía con los ciudadanos.

Las negoaciones del aumento al pasaje las lleva Noé Rodríguez Roldán, titular de la Secte, quien al parecer ya convenció a los transportistas de aceptar el incremento antes mencionado a cambio de que la depedencia flexibilice algunas determinaciones que ayuden a los concesionarios a superar el actual escenario económico.

Se habla que la medida se podría da a conocer a finales de este mes, aunque no se descarta que sea en los primeros días de febrero, cuando la Secretaría de Hacienda autorice una nueva alza al precio de los combustibles que se tiene prevista para el día 4.

Marco Mena dejó entreve hace unos días que su gobierno empezará a tomar decisiones que tendrá un efecto negativo en su imagen.

En una entrevista publicada en el periódico Reforma, el mandatario admitió “la existencia de un sentimiento de inconformidad social y de incertidumbre por el alza al precio de la gasolina”, de ahí que pidió a los ciudadanos comprenderlo.

“Los Gobernadores debemos de tomar responsabilidad de nuestros propios cargos sino también de lo que ocurra en nuestros estados y no esperar a que el Gobierno federal nos resuelva nuestros problemas”, expuso el mandatario tlaxcalteca.

“Las circunstancias económicas en general obligan a que los Gobernadores tomemos las medidas correspondientes de acuerdo a nuestros perfiles de estado”.

El aumento al pasaje es inminente y sin duda la noticia caerá muy pero muy mal a los tlaxcaltecas.

Los efectos del gasolinazo aún no se pueden calcular con exactitud, pero sin embargo tendrán consecuencias negativas en los indicadores de pobreza en la entidad, pues según el Coneval existe un alto riesgo de que las personas en esa condición aumenten en los próximos meses.

Marco Mena y sus operadores electorales

.

Los operadores del PRI y sus aliados fueron incrustados en la estructura gubenamental que será la base para enfrentar a Andrés Manuel López Obrador que buscará por tercera ocasión ganar las elecciones presidenciales en Tlaxcala, un estado que siempre lo ha respaldado con su voto.

marcomena

A diferencia de Mariano González Zarur, el actual gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez si busca entregar buenas cuentas en la elección presidencial del 2018, de ahí que en su gabinete haya incorporado a personas que tienen más perfil de operadores políticos que de servidores públicos.

El mandatario tlaxcalteca desea trascender más allá del 2021 cuando dejará el cargo con 53 años de edad. Su carrera va de la mano del PRI, partido que sin duda enfrentará serios problemas para retener la presidencia de México en un año y medio.

En el 2012 el ex mandatario González Zarur no puedo lograr que el PRI ganara las elecciones en el estado, ya que en ese proceso el candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador obtuvo el triunfo en Tlaxcala aunque no la presidencia del país. El hacendado perdió el Senado y sólo pudo lograr uno de los tres diputados federales que fueron electos.

Por esa razón, cuando uno revisa con más detalles los perfiles de los miembros del gabinete llega a la conclusión que Marco Mena apostó más por operadores que por funcionarios capaces de impulsar cambios sustanciales dentro de la administración pública estatal.

Encabeza ese grupo el secretario de Gobierno Florentino Domínguez Ordoñez, le sigue Noé Rodríguez Roldán en la Secte, José Luis Ramírez Conde en la Sefoa, Jorge Luis Vázquez Rodríguez en la Sedeco y Efraín Flores Hernández en la Coordinación de Ecología.

A ellos hay que sumar a Eladia Torres Muñoz en la secretaría particular del Gobernador, a Carlos Bailón Valencia en la secretaría Técnica del mandatario, a Roberto Nuñez Baleón en la secretaría de Turismo, a Luis Álvarez Landa en la Oficialía Mayor y a Lenin Calva Pérez en la secretaría de Políticas Públicas y Participación Ciudadana.

Nadie puede negar que los mencionados tienen experiencia en asuntos electorales y que sin duda tratarán de ubicarse como candidatos a un cargo de elección popular.

Muy pronto veremos a esos funcionarios metidos en tareas político-electorales con miras al 2018, año en que será electo presidente de México, senadores, diputados federales y legisladores locales.

Marco Mena se decantó por la estructura gubernamental que lo ayudó a ganar los pasados comicios y no por la dirigencia del PRI en Tlaxcala para la operación de las próximas elecciones, de ahí que es probable que se opte por dejar como líder del partido a Blanca Águila Lima, quien el fin de semana asumió el control del tricolor tras confirmarse la renuncia de José Luis Ramírez.

En ese evento, sólo fueron necesarios unos minutos para comprobar que la nueva dirigente del PRI es limitada, pues lejos de comprometerse a encabezar una dirigencia que defienda y camine al lado del nuevo gobierno del estado, apostó por defender las “inteligentes y atinadas decisiones” del presidente Enrique Peña que autorizó una alza al precio de las gasolinas.

Esa medida es la que tiene al PRI y al presidente Peña Nieto en la lona, ya que el malestar social por el gasolinazo se mantiene vivo y sin duda se hará presente en los próximos procesos electorales.

Dicen que la tendencia de incorporar operadores seguirá y se hará más evidente cuando se designe a los funcionarios que formarán parte del gabinte ampliado del gobernador Marco Mena.

El ejército del PRI se está armando y por lo que se ve es el único partido que desde ahora ya trabaja en Tlaxcala para intentar ganar las elecciones del 2018.