[xyz_lbx_default_code]

Archiv para 22 junio, 2016

Negros nubarrones postelectorales, al ITE le siguen apareciendo… detalles

.

Pero los consejeros, envalentonados rompieron su pasividad y comenzaron la defensa de su honra, una empresa complicada, por no decir imposible

Cochinadas Mariano Gonzalez Zarur, Elecciones Tlaxcala Online

Es que unos van para siete años como consejeros, y como son los últimos en darse cuenta de la calamidad que representan, pues por ejemplo, echaron las cabras al cobarde y bocón petista Jesús Portillo, a quien temblaron las rodillas cuando por primera vez en su vida vio ante sí una acción relevante: denunciar la extorsión de la cual según él y según grabaciones ya del dominio público, se escucha al consejero Raymundo García Amadorincitándolo al cochupo electoral.

Nuestros singulares consejeros reaccionaron indignados porque su imagen, ¿impoluta?, se vio en riesgo. Lo que menos desearían es dar más razones a uno de sus jefes-capos, Lorenzo Córdova, para que los mande donde deben estar, porque a estas alturas la extorsión alegada por el petista coyón, es pecata minuta.

Ya vienen más pruebas, de parte de Gregorio Cervantes en el distrito IV, y de otros que han visto la oportunidad de no ir solos contra los lords y laydis del chanchullo.

El tenebroso TET

En poco tiempo la cara de pocos amigos del magistrado Hugo Morales Alanís, se convirtió en la imagen del Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET), uy qué miedo caer en manos de alguien a quien la mala vibra lo sigue adonde vaya.

Si ese atributo fuese sinónimo de eficiencia, otro gallo nos cantara.

Mas al ver que los festines de San Manuel se extendieron a la sede del TET, uno cae en la cuenta que ambos son órganos pato, a las órdenes del más necio de Tlaxcala, un gobernador al cual son incapaces de tocar ni con el pétalo de una rosa.

Y por eso sancionan, como quien jala la oreja a un chamaco desobediente, a los titulares de Sefoa y de Secoduvi, pues por su culpa llovieron denuncias en contra de Mariano y su actuar valemadrista a la hora de hacer campaña por sus candidatos y sus partidos… cuando advertía a los presentes en sus interesantísimas disertaciones, que no se fueran a equivocar al tomar la decisión aquél célebre –por inmundo- cinco de junio.

Dóciles como corderitos a las instrucciones de su amo bigotón, los tres magistrados –que no son sino el reparto de la nómina entre PRI, PAN y PRD- cachetearon a los segundones de Mariano, pero no a él… porque a él lo tienen en un altar, y una mirada suya les basta para sanar sus inicuas almas.

A propósito de hipocresías, a la seño Adri le aplicaron una multa, tan tremenda por sus aberrantes actos anticipados de campaña, equivalente a la fortuna de siete mil pesos.

Estoy seguro que los magistrados procedieron de esa forma porque tras ser exhibidos por timoratos y parciales en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) deben haberse preguntado a sí mismos, ¿podríamos ser más severos?, el panista puso cara de espantado, el priísta de académico en desgracia, y el perredista pues no hizo gran esfuerzo, nada más puso su carota.

Ping-pong

Entre esos dos innobles órganos está depositada la certeza del tejido social que fue a votar.

En el despacho del bueno, el malo y el feo, hacen como que trabajan muchísimo y hasta trasmiten sus sesiones en vivo.

Atienden casos de vergüenza, como los registrados en varios municipios; entre otros Apizaco. Resulta que a conveniencia ($) del Consejo General la distribución de las regidurías se dio del siete al uno. En otros casos los criterios fueron a la inversa, o sea del uno al siete. Siempre y cuando fraguara el mayor de los perjuicios en contra de los candidatos.

Y a estas alturas se acaban de dar cuenta que en dichos análisis puede caber la posibilidad de firmas falsificadas.

¿Y todo lo anterior?

Oigan, es que da vergüenza ver el nivel tan bajo y tan ruin en el que cayó la actividad electoral en Tlaxcala, en una cadena que comienza con Lorenzo Córdova, sigue con Mariano González y así va bajando hasta que llegamos a personajes del submundo este de San Manuel y del TET.

Nuestras miras como un estado vigoroso y soberano son tan cortas que se conforman con ver la felicidad entre el señor manchis y sus subordinados, entre el hijo del primero y los innumerables agravios, llevados por cierto a una impase justificado en el desesperado fuero para blindar al vástago ese, por cuyo entronamiento en una curul, de plano perdimos la dignidad.

Exigen cuentas a SESA

De una nota a botepronto registrada en el órgano público descentralizado Salud de Tlaxcala, florece lo que podría ser el principio del fin de esa administración pachanguera.

Dice el texto de Roberto Nava, que en el presente ejercicio desaparecerían 750 millones de pesos, que serían el presupuesto del Seguro Popular, falta reclamada por el contralor del ejecutivo a los empleados –supongo que administrativos- de esa dependencia, advertidos que se las verían con la PGR en caso que no aparezca dicha fortuna.

Una investigación de la ASF arroja que desde 2014 Tlaxcala no ha comprobado el destino de más o menos 250 millones de pesos, presupuesto del Seguro Popular.

Faltarían dos ejercicios, 2015 y 2016, si son del mismo monto sumarían 750 millones de pesos.

Si priva en estos tres años lo detectado por la ASF en 2014, es decir el absoluto caos administrativo, nos daremos cuenta que en nuestro estado el dinero del Seguro Popular tiene un destino incierto.

Pero los trabajadores no manejan el presupuesto. Las decisiones se toman arriba.

El contralor debería reclamar en la oficina donde firman sus cheques. Desde ahí, las instrucciones viajan a la SESA, donde Alejandro Guarneros Chumacero, no hace sino obedecer ciegamente las instrucciones recibidas.

Sin duda, el sector Salud es uno de los talones de Aquiles del marianismo. Junto con la obra pública no tarda en aparecer el terrible problema por el que un gobernador empeñó su vida y la economía del estado, a poner gobernador.

Su falta de sueño es directamente proporcional al número de millones que según el contralor no aparecen por ningún lado.

No hace falta ser un erudito para saber adónde fue a parar esa fortuna.