[xyz_lbx_default_code]

Archiv para 18 marzo, 2015

Deben parar el ofensivo saqueo en el Poder Judicial

.

Con el tren de vida de la nueva presidenta del TSJET, no va a haber presupuesto suficiente; Tito, con los años encima y con su asunto económico arreglado de por vida

Elsa Cordero Martinez, Gasto Desmedido Presidenta Tribunal Superior Justicia, Tito Cervantes, Saqueo, Tlaxcala Online

Dicen los biógrafos de Elsita Cordero que a su llegada a la presidencia del Tribunal (TSJET) se armó tal clase de party que, bueno a los menos desvergonzados ya los invadió el sentimiento de culpa, porque oigan ustedes, ¿para eso son los recursos del Poder Judicial?

Según el más reciente corte de caja, en el breve lapso de la llegada de la simpática magistrada, ya irían más de 120 mil gastados en cuestiones superfluas (que viajes con la familia, que comiditas con wiski del fino, que unos zapatitos de piel de canguro).

Ahora, si los salarios de los cientos de empleados que conforman a este poder no fuesen tan raquíticos, pues ni quien dijera nada. Pero, eso de que nada más a una élite le tocan las mieles del poder, eso es como muy ofensivo.

Tanto, como el cheque de este tamañote (1.5 mdp)  con el que muy contento ha salido el magistrado Tito, a quien los años se le vinieron encima. Mas ello no significa que se trate de un sujeto poco talentoso para asegurar su futuro. Al contrario, sus colegas lo admiran porque véalo, añoso-añoso, tanto como mañoso.

La cuestión está en que entre la euforia por la llegada de Elsita y las despedidas con harto wiski (sí, del bueno) a Tito, pues no tardan, se los garantizo, en pedir una revisión al presupuesto del Judicial porque… ¡no les alcanza!

¿Cómo les va a alcanzar si les gusta lo bueno, y bastante? Vamos, se trata de una clase especial, acostumbrada al caviar y a viajar en serio (no esas aventuras de pobre, en Cancún).

Si trabajaran así como se divierten y se procuran, Tlaxcala sería ejemplo nacional de la justicia pronta y expedita.

Obviar la enésima sesión de desgaste

Como a los tricolores nada les quita de la cabeza reducir el número de diputados, como condición para entrarle a la reforma electoral, la comisión encargada mejor la envió a las otras comisiones, donde las observaciones sean en un marco de seriedad y técnica legislativa, y no en ese contexto de la necedad.

Sumando lo que el documento demore en comisiones, apenas va a dar tiempo para la aprobación en mayo, mes de María, de tal suerte que en junio ya opere, actualizada en la nueva duración de los encargos de diputados, alcaldes y gobernador, las fechas de arranque y, claro la nueva cita en las urnas.

Es que varios del tricolor no aceptan las nuevas reglas del juego. A su gran mecenas se le acabó la pachocha y los ha dejado sueltos, a ver hasta donde son capaces de llegar, como decía Tulio con saliva y pulque, y sin la centaviza, que aflojaba más que la manteca.

Ya ven cómo reaccionó el diputado Eri López Briones, con el tema de las comparecencias de siete subordinados. Dice que sólo servirán de escarnio político.

Yo creo que no. Esos servidores públicos deben muchas explicaciones a un pueblo indignado por la pésima salud, la obra pública mala y en un marco de opacidad, la inseguridad al grado de ser un problema de Estado, la Educación y su involucramiento en temas electoreros.

No más chamarritas, no más empresas balines de junior facturando a lo bruto, no más ridiculeces del secretario chapis Ordóñez, poniendo en riesgo la paz del estado.

Cómo no van a ser necesarias las comparecencias. Y si los comparecientes son llevados al escarnio, seguro será porque limpia, lo que se dice limpia, no tienen la conciencia.

Es que son muy malitos

Ninguno de los consejeros del agonizante IET va a ser incluido en el nuevo organismo que arbitre las próximas elecciones.

Además les fue retirada la fiscalización de los partidos políticos.

Yo no sé qué pasaba por la cabeza del importante elector Mariano, cuando impuso a la inexperta Eunice, sin duda una vergüenza –con todo y su equipo- para la democracia en Tlaxcala.

Pero ahí andan. Aunque sin dignidad, no pierden la oportunidad de gestionar lo que se pueda para su retiro involuntario.