[xyz_lbx_default_code]

Archiv para 28 enero, 2015

Setenta y dos acreditables en capilla, manchados por efecto May-Lobo

.

Son una quinta parte de los 420 acreditables en el estado; a ese nivel permeó la podredumbre heredada por el hoy destituido May Zaragoza

Destituyen Orlando May Zaragoza Ayala, Mafioso 1, Secuestrador, Ernesto Ordoniez Carrera, Mariano Gonzalez Zarur, Aguirre, Tlaxcala Online

Cerca de la quinta parte de los acreditables en Tlaxcala, tendría afectaciones insuperables en su expediente, y estarían a punto de ser echados del estado y del sistema selectivo de efectivos de la policía bajo la tutela de la Secretaría de Gobernación.

El “lobo” López Pérez y May Zaragoza, habrían reclutado a elementos destacados en las policías municipales a las cuales, “capacitaron” con recursos del estado, para hacer más compacto su grupo operativo.

Información salida del propio sistema operado por la Segob, reafirma la campaña sin tregua contra malos elementos bajo la sospecha de servir al cartel Tlaxcala, desmembrado con las aprehensiones y ceses recientes.

Adiós para siempre

Nunca las despedidas serán gratas… y con tantos recuerdos, como los que deja el ex comandante Orlando May Zaragoza Ayala.

La verdad, la pasó rico en Tlaxcala. Intimidó a muchos, lastimó ancianos y hasta se dio el lujo de vulnerar la inviolabilidad del recinto parlamentario, donde de paso cacheteó diputados.

Profesional de las armas y la violencia, parece haber usado esas facultades a su favor.

Compartido como es, trajo a otros para disfrutar la plaza… ¡ah, qué tiempos aquellos!, cuando a cambio de fungir como el guarura mayor, todo, hasta donde alcanzaran a ver sus alegres ojos, era para disfrutarse.

¿Marcharse así, sin una buena despedida? No es de caballeros.

Algunas manos tendrá que apretar, y muchas, muchas dudas, de disipar.

En la nota roja de la tele dirían, ¿lo reconoce?, ¡denúncielo!

¡Denúncielo!, es un elemento super vigilado por el Ejército y por la Secretaría de Gobernación.

¿Qué papel juega la procuraduría local en este entuerto?

¿Qué pasa con el subprocurador?, ¿Quién lo trajo?, ¿Es el próximo escándalo?, ¿Rodará una cabeza superior a él, encargada de tapar sus abusos?

Tan encariñado estaba May que se dio tiempo para hacer su última travesura. En Santa Cruz. Nada más liberó a unos asaltantes de gaseros. Y se echó al pueblo encima. Ya sospechaba que el apoyo superior se le iba como agua entre las manos.

Ha de ser por eso que setenta y dos policías acreditables están en capilla. ¡Setenta y dos!

Eso, señores, aquí y en China recibe el deshonroso nombre de crimen organizado.

Son 420 acreditables. Los setenta y tantos, podridos o hediondos porque van en ese proceso. Para el millón y tantos tlaxcaltecas que somos, les tocan muchos, para hartarse de cometer abusos y engrosar sus cuentas bancarias.

Que se vayan, ¡sí!

Y que las palabras de Mariano: “a pesar de los problemas de seguridad, somos un estado seguro”, se transformen en un: “emprendo la más profunda limpia de delincuentes, hasta llegar al último”.

Claro que debería acompañarse de un: “Pido perdón humildemente a mis paisanos, la verdad me atarugué, o me deslumbré, pero estoy dispuesto a luchar para enmendarme”.

Bueno… veamos quien puede suplir a este pésimo momento que tuvimos.

Suenan el ex comisario de la PFP, Juan Francisco Rosales Garza, quien hasta hace poco desempeñaba el mismo cargo en Zacatecas.

También el supervisor operativo de la Policía Federal en Tlaxcala, Oreste de Jesús Estrada Miranda.

May, un militar con licencia, con la mirada baja

¿Por qué la superioridad tiene como objetivo a May Zaragoza?

Miren ustedes parte de los antecedentes de su cercanísimo colaborador, José Jorge López Pérez, uno de lo que alcanzaría 40 años de condena:

Una tarjeta informativa lo describe como un sujeto desalmado. Asesinaron a su hijo, Rubén López, cuyos vínculos con el cartel: La mano con ojos, cobró de esa forma su involucramiento en la industria del secuestro en el estado de México. En ese tiempo trabajaba para la Secretaría de Seguridad Ciudadana de aquella entidad federativa.

Era un fuerte objetivo de investigación de la Procuraduría General de la República (PGR) desde que dirigía el área de Secuestros en la desaparecida Agencia Federal de Investigaciones (AFI).

Está pendiente el plagio de una menor de 15 años de Naucalpan por cuya liberación cobraría 100 mil pesos.

Lo grave es que durante este evento López Pérez se desempeñaba como director de Investigaciones de la Policía Federal Ministerial.

A la menor la golpeo hasta tirarle un diente, la manoseó, mientras que a su madre le fincó responsabilidades, apunta otra tarjeta con información sobre este pez gordo.

Que siguiera libre era un riesgo

Y cómo no, si su estadía en el vecino estado de México generó narco mantas y cadáveres con leyendas espeluznantes.

El 5 de marzo del 2011 el cadáver de un hombre decapitado tenía un mensaje de la Mano con ojos, amenazando de muerte a José Jorge López Pérez.

Después otro hombre, de aproximados 30 años apareció en la delegación Miguel Hidalgo. Portaba la cartulina: “Soy Giovanni Carrillo esto me pasó por trabajar en las Tiendas del Mohicano a quien le espera lo mismo junto con el Gordo y CIA. Al excomandante de la AFI J. Jorge López Pérez y la red oficial que lo protege. Pagarán sus consecuencias a quien siga trabajando para ellos y uniformados que están en la nómina. La Mano con Ojos pacta pero no perdona, última oportunidad para que se larguen de la plaza del Valle de México. Atte. La Mano con Ojos”.

El vínculo de May con el Lobo

¿Cómo negar un vínculo directo con su director de la policía acreditable, Jorge López Pérez, alias el Lobo, si ha sido una compañía constante a lo largo de su desempeño?

En 2009, May Zaragoza lo sustituyó como director de la Policía Ministerial de Tabasco. López Pérez renunció al cargo el 12 de junio de 2009. El dos de julio, May ya era el director.

Es probable que por esa cercanía, López Pérez recibiría una oportunidad más para aprobar los exámenes de Control y Confianza, cuyo fracaso inicial le ocasionó ser degradado. Meses después, con la ayuda de May, lograría la calificación necesaria para regresar a la dirección de los acreditables.

No es casual la renuncia de López Pérez registrada en Tabasco. Dirigía sus pasos a la Policía Federal Ministerial.

Las mujeres del PRI, un aislado y vergonzoso asunto

De nombre Sue Nava Morales, el pasado 18 de octubre rindió protesta como presidenta del Organismo Nacional de Mujeres Priístas (ONMPRI) en Tlaxcala.

Originaria de San Dionisio Yauhquemehcan, la joven tricolor llega al cargo por un acto solidario del organismo nacional que, pese a sus limitaciones de liderazgo y preparación de todos modos la hace su representante en Tlaxcala.

Ya presidenta del ONMPRI, desconoce la fragilidad con la que llega y se aferra del brazo de junior, quien insiste en mantenerla además como lideresa municipal de su partido en Yauhquehmecan.

Y cuando ONMPRI le pide concentrarse en el cargo, esta recurre a la protección de Marianito, y escudado tras él, burla sus acuerdos originales.

Puede que hoy mismo dicho organismo del Revolucionario Institucional busque un relevo menos desleal. Y menos endeudado pues, ese también fue uno de los motivos para buscar la protección de la familia en el poder.