[xyz_lbx_default_code]

Archiv para octubre, 2012

Saqueo y atropellos, últimos coletazos de los dinos en el poder

.

Bajo esa política de convertirse en energúmenos, el cuasi vicegobernador de Tlaxcala, Joaquín Cisneros, la habría emprendido contra el escritor Willebaldo Herrera, director del ITC.

¿Hasta dónde llegan las atribuciones del presidente de la Feria de Tlaxcala, capaz de aplastar al (¿todavía?) director del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura, Willebaldo Herrera Téllez?

Cisneros y González conforman -según apreciamos- esa mancuerna representativa de los otrora juniores omnipotentes del jurásico priísta, en quienes la autocomplacencia alcanza niveles de temer, aunque con ellos el paso del tiempo ha sido implacable.

Al parecer una mezcla de esa pasión tricolor malentendida y la falta de claridad respecto a los límites cisneristas de operación, habría llegado al extremo de ocasionar la renuncia del escritor, no dispuesto a soportar el rompe y razga del vetusto ex candidato priísta con derrotas múltiples.

El talento de Herrera Téllez para tratar de imprimir el quehacer cultural del estado no toleró las explosiones de un potentado Cisneros, tan habituado a no guardar las formas como alejado del ámbito cultural, donde el trato con pinzas a los artistas está negado al energúmeno en que Joaquín suele convertirse cuando las cosas no son de su agrado.

Actuar impune que cuenta con el respaldo del mandatario estatal.

Con razón datos manejados por constructores documentan enormes cantidades de concreto a Tlaxcala, mas no destinadas a obras de carácter social, sino al presunto engrandecimiento de propiedades particulares, a ver, atíne el nombre de los propietarios. Sí, los mismos estos que acostumbran hacer el oso cuando las cosas no les gustan.

Puede verse que ambos comparten lo último de poder que queda a esta generación en el debut y despedida de Mariano y tras reiteradas derrotas de ambos, lo mismo en la elección de gobernador que en la de senadores. Lo real es que a los avejentados cachorros les faltan años para seguir medrando y, en su tiempo requirieron de estrategias para ser competitivos.

Este maltrato al creador Herrera Téllez, es una muestra de los arrebatos con los cuales dicha generación, carece del menor interés de comprometerse con la gente.

Al contrario. Vivimos el sexenio de los despidos masivos de empleados de gobierno para beneficiar a particulares. Es de escándalo el caso de los tristemente célebres Leones, a quienes se entregó en custodia buena parte de las dependencias de gobierno (como el HIT y la USET, entre otras) donde se han escenificado increíbles robos, lo mismo de recién nacidos que de sumas millonarias.

Quitan el trabajo a muchos y con ese dinero benefician a empresas amigas.

Cientos de ex policías, preventivos y ministeriales, seguramente ven con recelo la actuación del gobierno marianista en pleno desmantelamiento del estado. Otros testigos de esta infamia son las familias y los comerciantes, extorsionados y robados sin que alguna patrulla atine a pasar a tiempo.

Nos dicen que en Apizaco presuntos zetas pasarían recientemente la charola a comerciantes del mercado. Lo grave es que municipales y estatales tardaron media hora en llegar.

Con este criterio destructivo se corroen las bases de una entidad a merced de una generación, cierto, a punto de extinguirse, pero dispuesta a no dejar piedra sobre piedra.

En el colmo del cinismo, opera una rara estrategia de manipulación masiva, en tanto pretendido deseo de convencer a la población de beneficios inexistentes y hasta ridículos argumentos, como aquellos de capacitar a los policías despedidos para que pronto puedan encontrar trabajo.

Fox apostaba a la changarrización del país. González y Cisneros lo hacen con el atropello; con esa visión opuesta a la nueva visión democrática, incluso pregonada por el presidente electo Peña Nieto.

Por salud del estado esta administración debería dar un golpe de timón, o de plano arrojar el arpa.

Se han cansado de saquearnos.

Les divierte maltratarnos.

Se trata de gustos bizarros que llevan implícita la venganza. Pero, ¿venganza contra quiénes?, ¿Usted, los policías despedidos, los ancianos maltratados, los campesinos burlados, cometieron algún exceso contra aquellos personajes?

Entonces, ¿por qué la saña?

Ahorraron despidiendo policías, hoy sufren las consecuencias; robo en la USET… el desmantelamiento marianista

.

Primero, una mujer hurtó a un recién nacido en el Hospital de la Mujer; luego, los ladrones entraron como Juan por su casa a Pensiones; hoy, sustraen ocho millones de la USET.

Primero, una mujer hurtó a un recién nacido en el Hospital de la Mujer; luego, los ladrones entraron como Juan por su casa a Pensiones; hoy, sustraen ocho millones de la USET.

Este lunes, faltando dos días para la quincena, un comando armado se introdujo en las instalaciones de la USET y ante una mediocre vigilancia prestada por la misma empresa particular, Los Leones, que no da una, se llevaron sin mayor problema entre seis y ocho millones de pesos.

¿Qué papel juega el super mega jefazo Orlando May Zaragoza Ayala?

El del marido engañado… último en enterarse de lo que pasa, tal vez como consecuencia de los tremendos tijeretazos a la burocracia… todo para ahorrar, ¿verdad?, aunque haya sido el ámbito de la Seguridad Pública el afectado con esa reciente maniobra para ahorrar centavos, aunque los pesos se vayan como ayer pasó en la dependencia bajo el mando del secretario de Educación más viejecito del país entero (bueno, al grado que tiene severos problemas de memoria).

El corpulento militar con licencia tiene la obligación ética de renunciar, o reconocer ante el pueblo de Tlaxcala que, como encargado de la Seguridad es un rotundo fracaso.

Creo que su dimisión debió darse desde el mismo día en que lo despojaron de doscientos sesenta y tres elementos, entre preventivos y ministeriales, y con eso hicieron un boquete de este tamaño a las instituciones, como Pensiones Civiles, donde los rateros entran como Juan por su casa, al Hospital de la Mujer, donde una maleante robó a un recién nacido, o como el escandaloso atraco a la USET, donde atendiendo a nuestra condición de Pueblo Mágico, hacemos desaparecer el dinero para pagar a los maestros.

Pero la señora procuradora, Licha Fragoso, debe tener una versión ante esta delicada deficiencia.

Ya me la imagino: “lo que pasa es que ese comando actúa en Puebla, y equivocadamente vino a robar aquí a Tlaxcala, lo cual hace responsables a las autoridades del vecino estado, por andarnos mandando a los malosos contra los que no pueden…”

¿Qué le parece, verdad que así lo esperamos?

Eso se llama cinismo, ocasionado por permitir que bajo imbéciles criterios administrativos se asesten estos golpes a la seguridad de los tlaxcaltecas.

Funcionarios con un mínimo de compromiso social (¿donde he escuchado este concepto?) habrían presentado su renuncia a las primeras muestras de semejante irreponsabilidad de una autoridad más preocupada en calentar el dinerito que en gastarlo en lo que constitucionalmente es su obligación.

El supuesto ahorro en estas condiciones es un grave delito que el Poder Legislativo no debería pasar por alto. Vamos, los señores y señora diputadas deberían actuar porque al desaparecer el dinero en esa forma, hasta las mesadas que les envía el ejecutivo se encuentran en peligro.

¿Y de esto qué se ha informado?
Pues nada. Ya lo reclamaba el señor gobernador a los necios reporteros: “¿por qué me preguntan puras cosas negativas?… ahí luego tengo que estar pagando la plana…” No sé a qué se refería, pero supongo que de esa manera sugirió que ordena al apestado Vega Crespo, que realice las, ¿pertinentes aclaraciones?.

Prueba de fuego a Hugo René

La apasionante disputa en que se ha convertido la fobia marianista hacia los notarios orticistas llevó ahora a los 14 fedatarios a solicitar formalmente al secretario de la Función Pública, Hugo René Temoltzin Carreto, la remoción del secretario de gobierno, Noé Rodríguez Roldán, así como del director de Notarías, el simpático Cuauhtemoc Lima López.

Los ortinotarios fundan su argumento en la delicada omisión de Rodríguez Roldán, al hacerse de la vista gorda cuando Lima López, hizo a un lado la obligada imparcialidad en su papel de autoridad y se permitió intervenir, solicitando un amparo contra los mencionados catorce ante la justicia federal.

Hoy, el titular de la Función Pública, se halla entre la espada y la pared, pues legalmente debe tomar decisiones:

1.- Probablemente haga como que la virgen le habla y haga que la queja administrativa de los notarios duerma el sueño de los justos, lo que lo exhibirá como un funcionario selectivo, desafiando la esencia misma de sus atribuciones constitucionales.

2.- Pero también existe la posibilidad de emprenderla contra el secre de gobierno y director de notarías, así como para seguir adelgazando la nómina, acción que como usted sabe está muy de moda en este sexenio. No me extañaría que el propio mandatario estatal alentara la tijera para deshacerse de esos dos herederos de los más sonados fracasos legales cuyo origen son la entraña marianista, antepuesta a la política de venganza o de fobia a todo lo que represente los intereses del ex gobernador Héctor Ortiz.

Eso sí, seguro que se lo exigen. En caso de hacerse el desentendido, lo habrán de emplazar por todos los medios, para exhibir el material del que está hecho.

Nada tienen que perder pues, el propio Temoltzin Carreto, anunció este lunes que -como siempre- esta vez sí tiene en las manos la sentencia que le permitirá anular cada una de las patentesque tanto han defendido los catorce muchachos estos del clan Ortiz.

Ni un clavo a ONG

Podría significar el alejamiento del primo ASA y los tutoriales de cómo medrar dando dinerito a las organizaciones sociales… la cosa es que don Mariano ya les cantó derecho a decenas de activistas que reclaman recursos para aplicarlo a determinadas causas: “yo doy el dinero al campo, a la gente…”

Comenzando con el, “yo doy”.

La megalomanía marianista lo hace cometer el error de abusar de la primera persona. Y bajo esa ilusión obra el desmantelamiento del estado, primero porque tantos frentes abiertos, cerraron igual número de puertas por donde solían pasar los apoyos para repartirlos con criterios realmente de compromiso social.

Pero aquí se trata de una pose bien macha de un cuate empeñado en seguirse saliendo con la suya, haciendo alarde de su muy característico aire beduino, vamos, haga usted de cuenta que estamos ante la arrogancia de un bailaor, consciente que su arte no está al alcance de simples y silvestres mortales, como usted y como yo…

Irremediablemente llega el aislamiento. Y como consecuencia de este, vivimos un constante monólogo, en el cual, “el coordinador de los esfuerzos”, antepone su violencia y nos calla, y luego se suelta unas declaraciones con el yo de por medio y con los desenlaces fatales que obedecen a un criterio insano en el ejercicio del poder.

Es la oposición por la oposición misma… la necedad como bandera… y un culto superior a la mentira, pero no de cualquier tipo, sino al auto engaño, ese que te hace pensar que lo hecho es lo correcto, sencillamente porque los decidiste tú…

Del probable relevo y quienes suenan…

Ayer comentamos con ustedes la versión que vería en la senadora perredista, Lorena Cuéllar Cisneros, a una de las posibles sucesoras de este, un mandatario devaluado y desgastado por su peor enemigo: él mismo.

Y de inmediato comenzaron los reclamos. Uno de ellos vendría del despacho del secretario de Gobierno, para quien serían pamplinas eso de andar promoviendo a la tal Lorena para semejante cargo… puesto que recaería en él y no en otra persona.

Ese es el rumor como consecuencia de la versión que apunta hacia Lorena.

Es Noé el que se diría tocado por la mano de su dios (Peña). De tal forma que eventualmente contaríamos con un peñista (al menos así lo promueve) de corazón, culminando el tiradero que habrá dejado nuestro más querido personaje de los medios de comunicación (es que a diario da nota, igualito que Fox).

¿Lorena, sustituta de Mariano, ahora que está a punto de tirar la toalla?

.

Se multiplican las comidas entre dirigentes nacionales de la izquierda y los anti marianistas que cada día son más.

Ahora que están de moda las comidas en restaurantes fantoches de la capirucha, dos eventos llamaron nuestra atención. El primero tendría que ver con una mesa ocupada por los viejos amigos Jesús Ortega (inamovible jefe de los Chuchos) y la ex gobernadora de Tlaxcala, Beatriz Paredes Rangel, como para charlar respecto al aciago destino de los tlaxcaltecas y ese gobernador que no da una.

Se supone que pusieron sobre la mesa varios escenarios, el más importante de los cuales tiene que ver con el silencio, hasta hoy, guardado por el perredismo institucional, ajeno a la influencia pejista y muy interesado en ver qué de provecho podría sacar de la inconformidad social, cada vez mayor con el impopular y lépero ejecutivo medio priísta, medio perredista y hasta probado militante panista (los nombres de él y de su hija aparecen en los registros del albiazul).

La otra reunión

Una vez terminado el compromiso con Felipe Calderón Hinojosa, al ex gobernador Héctor Ortiz Ortiz, le quedó libre el camino para vender cara la convocatoria de su movimiento orticista, tan interesado en recuperar el poder.

Y como el panismo de plano está a la baja, hay que aprovechar la sinergia del pejismo y el toque de este sobre la frente de la senadora Lorena Cuéllar Cisneros, en quien tendría depositadas sus esperanzas para impulsarla hasta sacar al PRI del Palacio (¿donde he escuchado eso?).

Así que las comidas esas fantoches que le platico también tuvieron como comensal al ex gobernador Ortiz con miembros de la cúpula perredista, a quienes les parecería atractiva la oferta, como le diré, de hacer el papel de malos (se supone que los buenos serían los priístas, ¿hay dios, pues qué le espera a Mariano?) para dar puntilla al bicho amorcillado en que se ha convertido el marianismo… pero eso sí, orgulloso hasta el último día de su existencia.

En conclusión

Beatricistas y orticistas comparten el sentimiento antimarianista. Naturalmente, hay que sumar a los ex marianistas que chocaron contra pared cuando, ilusionados por haber invertido esperanzas y dinero en la causa hacendada para hacerlo gobernador, ni se los agradeció y mucho menos los empleó. De esos, hay cientos, bien enchilados y dispuestos a engrosar las filas de la resistencia…

Pero hay que tomar en cuenta un detallito expuesto en una de esas mesas: día a día crecen, bueno eso dicen, las posibilidades de que Mariano no termine su sexenio. Si por él fuese ya hubiera arrojado el arpa, pero no se lo han permitido, ni los nuevos jefes del PRI, y tanto menos los de la presidencia peñanietista.

¿La gran pregunta, quién quedaría en su lugar?

¿Ya escuchó el nombre de Lorena Cuéllar Cisneros?

Pues ahí se lo dejo. De las reuniones registradas y comentadas en este espacio, cada quién sacará conclusiones, mas la triste realidad que vive el arrogante hacendado solo es posible cubrirla con tinte y maquillaje, pues la soledad es la única resultante de los innumerables conflictos iniciados que hoy suman cientos y amenazan con desbordarse a partir del uno de diciembre.

Con razón a lo único que aspira Mariano es a una relación institucional con Peña Nieto.

Pasó la cuenta pública de Apizaco

¿Qué extraño pacto de última hora acordaron el alcalde de Apizaco, Orlando Santracruz Carreño y el joven verde del marianismo, Gregorio Cervantes Díaz, para que este último se convirtiera en la mano salvadora de las cuentas públicas de aquél municipio?

La respuesta la tienen los planes de mediano plazo para hacerse con las candidaturas de alcaldías y diputaciones locales. Por tanto, el diputado verde logró una importante alianza, en su proyecto por algún día rendir protesta como alcalde de Apizaco, donde ya hizo dupla con el trístemente célebre Alex Ortiz, tal vez el peor edil que se recuerde por allá.

Pero el fin justificó a Orlando los medios. El Congreso aprobó su cuenta pública y, ahora el tiene la libertad de decidir si le sigue a la alcaldía hasta el último momento o, si activa aquél plan para ceder el lugar al primer regidor, de tal forma que él pueda hacerse con una candidatura a diputado local.

Así prolongaría su vigencia hasta 2016, cuando llegue el momento de contender por la gubernatura del estado.

Esta maniobra, emocionante y desgastante, dotó a la semana que pasó de una particular pasión.

Otro aspirante a la presidencia apizaquense, el diputado panista Justo Lozano Tovar, tuvo que analizar concienzudamente la principal consecuencia de su eventual búsqueda de la silla municipal en su natal Apizaco.

En cuanto solicitase licencia como diputado local, su suplente asumiría de inmediato la titularidad y entonces él, quedaría a merced del gobernador Mariano González Zarur, quien tiene razones confesas para acabar con el atrevido cuñao de Héctor Ortiz, verdadera razón de los insomnios marianistas.

He ahí el dilema: ser (candidato) o no ser (aventado como el borras), para conservar el fuero ante el cada vez más desgastado mandatario estatal, quien según las malas lenguas daría lo que fuera para dejar botada esta chamba, tan mal pagada pero eso sí, llena de problemas (bueno eso de mal pagada se limita a cuestiones formales de nómina, deja fuera los negos).

Suspenden elección interna en el PRD

Será hasta el 11 de noviembre cuando el perredismo tlaxcalteca vuelva a las urnas a elegir a 100 consejeros locales, así como a dos consejeros y 14 delegados nacionales.

De la organización pasaron al caos cuando Víctor Briones Loranca, se opuso rotundamente a los funcionarios de casilla que atenderían la jornada y, a lo que internamente se llama el proceso de encarte de la información.

De fondo, en este jaloneo van las diputaciones plurinominales, a las que grupos y líderes se sienten con todo el derecho.

Deberían ponerse de acuerdo porque está visto que son tan incapaces de ponerse de acuerdo que, sus buenos resultados en las urnas generalmente han sido logro de personajes externos (Sanchez Anaya en 1998 y Lorena en 2012) a cuyos saldos personales cargan los fracasos y además una especie como de derecho personal de chantaje.

Que me anticipen si mis cuentas no van a pasar… delicado lenguaje del ejecutivo al Congreso

.

Mire como las formas marianistas son entre finas y muy precisas, pero eso sí… efectivas.

Hay de aquél diputado que ose cuestionar las cuentas del ejecutivo… se le puede acabar el financiamiento para tener un fin de año, propio de la élite millonaria de nuetro país.

Me avisan si es que las cuentas no pasan.

Note la amenaza velada (o como dicen los pregoneros ex orticistas y hoy marianistas, está lleno de mensajes políticos, jeje) de un poder a otro… la autoridad con la cual el ejecutivo emplaza a su similar, el Legislativo a dar consideraciones y concesiones extralegales a las cuentas que por más que las tratan de ajustar, pues nomás no pasan o simplemente hay algunas que involucran a familiares directos, como la del ente encargado de pintar las grecas MG en las escuelas de Tlaxcala.

¿Recuerda los mil 700 millones presuntamente revelados por Ricardito García Portilla, el día que lo corrieron (y luego lo perdonaron). Pues ahí tiene usted los saldos negativos. Practicamente todas las dependencias del ejecutivo son solidarias, voluntarias o no, con el nivel del vida del jeque.

Por lo pronto los diputados, no todos, dan tiempo a la cocción del pavo. Y así podrían sesionar el mismo sábado para hacer como que analizan las cifras marianistas. Naturalmente, eso lo harán después de que los emisarios de enfrente lleguen con la consabida mochada. El dinero afloja más que la manteca, sí señor.

Aplausos a Tulio… ¡es tiempo!

Es de aplaudir la presencia del ex gobernador Tulio Hernández Gómez, en la ceremonia inaugural de la Feria de Tlaxcala, ¿cómo que el compañero de mil batallas -hoy encumbrado- lo tenía tan descuidado?… si a otros les llueven los regalos, ¿por qué este, de casa, icónico del tricolor y ex jefe del hoy vigente no dejaba el prolongadísimo ayuno?

Celebro su reaparición y hago votos porque cambien los sinos de él y su familia; ayer se lo narraba: duele verlos disipados mediante una mano no manifiesta pero harto perversa que, hasta podría darse el lujo de pasear al aludido, un tanto como ánimo expiatorio, pero el resto para guardar las apariencias, sí señor.

Y ya que el querido Tulio dejó momentáneamente el refugio de la bendita compañera que lo tolera aún escaseando los momentos lúcidos (de los cuales alguna vez se acuñaron frases como aquella de la saliva y el pulque), es su derecho -que no conmiseración marianista- ser arropado con el reconocimiento de los tlaxcaltecas como el paisano y gobernante más generoso del que se tenga registro.

¿Conoce la Casa de Gobierno?

Es un regalo hecho a Tulio por una familia agradecida con alguna gestión. La rechazó. Pero ante la insistencia de su contraparte, accedió a recibirla siempre y cuando, fuese parte del menaje gubernamental.

Los gobernadores que la han habitado, como el actual, le invierten millones y la disfrutan pensando en su versión chiquitita de Los Pinos, pero no deben ignorar su origen.

Me sobresalta que, desprendido y generoso, hoy carezca de una casa en forma -de alguna manera fue desprendido de su famosa y sobria construcción de adobe en Tizatlán- y en el peor de los casos, en riesgo de perder sus demás propiedades, dentro y fuera del territorio estatal.

Así que es buen tiempo para pedir a alguno de los solícitos notarios, orticistas o de la vieja guardia, que alejen las tentaciones del rancho maderero volando, o de la hacienda abandonada, allá por los rumbos del natal Calpulalpan del amigo Hernández Gómez.

Si alguien tiene derecho al reconocimiento de su tlaxcalidad es Tulio. Y también a su seguridad patrimonial. Que su amigo lo, “placée” (del verbó íralo, aquí lo traigo), y que lo premie con alguna de las sensacionales mesadas, como esas que se da el lujo de enviar a los ex presidentes de su partido que por cierto, hoy lo ven con bastante recelo.

¿Relación Institucional con Peña?

Lo dijo Mariano con los concanacos: “con Peña Nieto confío que se dará una relación institucional?

Oiga, pero por qué institucional si tendría que ser intensa.

Ah… los malos resultados de la elección de julio. La reacción ante el anunciado arribo de Fidel Herrera, para corregirle la plana con comunicación directa al bunker (y de paso mandar al carajo al inútil de Enrique González, sin duda el peor delegado del CEN conocido en Tlaxcala).

La reunión de la que le hablo fue a penitas, encabezada por Enrique Solana Sentíes, secretario general de la Concanaco-Servitur.

Nosotros… no pos íbamos rete bien representados, tome nota: Marquitos Mena y Adriana Moreno, naturalmente, cargando las maletas al gobernador Mariano González Zarur, a quien no sé por qué inquieta tanto la llegada de Peña Nieto a la silla presidencial.
Dicen que hay pendientes, y sentidas afrentas. Lo hemos de ver. Pero aquello de dejar tirada el arpa, para ser llamado al nuevo gabinete, pos, pos, tendríamos que añadirlo a los vaticinios de caos, hechos el sábado anterior por el senador Émily Gamboa, allá en las mesas de la fonda gala, “la pata del marrano”.

La feria dentro de las cinco mejores

A dos años de gobierno, el marianismo pone empeño en conseguir el quinto lugar a la feria de Tlaxcala.

¿Es relevante? Claro que lo es, nada más que las pachangas se organizan cuando la casa tiene un buen botiquín, hay la suficiente solvencia para asegurar un buen nivel de vida y es tan segura que los rateros mejor buscan otros rumbos.

Ninguna de las tres cosas que le comento se dan acá.

Así que aspirar a una de las mejores ferias del país, pos hombre, qué gusto verdad, pero, para asistir necesitamos dinerito -ese que los organizadores roban, digo, reciben a manos llenas- , tenemos que estar sanos y además seguros que al regresar a la casa no la vamos a encontrar vacía.

Ahora, si me dices que en los cincuenta años de la feria de Tlaxcala vas a convertirnos en la capital cultural del país, trayendo conciertos, exposiciones, conferencias, actuaciones y todo de lo que somos capaces cuando nos lo proponemos, entonces te acepto la pretensión de codearte con ferias como la de San Marcos (Aguascalientes), las fietas de Octubre en Guadalajara, y hasta la de la Ciudad de México.

Bueno la nuestra es muy de aquí, con sabor a provincia, a pan de fiesta, olor a incienso y mucha, mucha comida.

Al menos así era, antes de que en la Cabaña, por ejemplo, te ofrecieran los precios más caros en la historia del país entero. ¿Un corte 500 pesos?, carajo ha de ser de dinosaurio.

No, para nada, no es de animal prehistórico. Prueba de ello es el renuevo generacional en los negocios de la gran feria (del atraco) hoy en manos de Erikita Cisneros, guapa y dinámico retoño del otoñal don Joaquín… sí hombre, el que acaba de perder la elección a senador.

Así que con sangre nueva en los negocios feriales y hasta la asesoría de verdaderas luminarias de la comunicación, como Carlos Villanueva (estoy hablando en serio, no se rían), pues tenemos garantizada una super mega feria, como dice don Mariano, para que todos, sin excepción vivamos el progreso (sí pero de esa élite).

Comenzó la Feria, ¿con la venta indiscriminada de alcohol celebra sus cincuenta años?

.

Convocan a cientos de jóvenes para hacer un desfile inolvidable, y luego con esos participantes hacen el gran negocio vendiéndoles cerveza, pulque y demás variedades de bebidas fuera de cualquier control sanitario.

Mirando el gusto de los jóvenes tlaxcaltecas por hacer del desfile de la Feria algo fuera de lo común, da coraje ver como al arribar al recinto ferial, esos que hicieron el gran desfile se convierten en el gran negocio de los vendedores de bebidas embriagantes.

Y la esencia de la feria, familiar, de sana diversión, accesible y con sabor a provincia, se convierte en la gran cantina, con vómitos por aquí y por allá, con precios estratosféricos en los restaurantes dedicados a atracar a los incautos que osan entrar, ignorantes de lo que les aguarda.

No me cabe la menor duda que la de Tlaxcala puede ser una de las mejores celebraciones del país, la fecha es inmejorable, la convocatoria está calientita, pero si los organizadores la siguen viendo como la gran oportunidad para reponerse de pérdidas millonarias en sus campañas políticas, pues nos enfrentamos a un vil saqueo a costa de la salud y la economía de todos.

Tulio, el ícono tricolor en crisis

Se suponía que al llegar al poder el compañero de mil batallas de Tulio Hernández Gómez, este dejaría por lo menos seis años la mala fortuna. Me apena ver que es al contrario. Que ha operado una poderosa y oculta mano perversa para reventar a esa familia, lejos de cobijarla como lo haría alguien con verdaderos afectos.

La descendencia del ícono tricolor ha tenido que dejar el estado. Fluvio, convertido en un perseguido de la ley, involucrado en un asunto de crimen organizado. Helena, otra perseguida del marianismo que ha tenido que refugiarse con su amiga la senadora Lorena Cuéllar, para irla a penas pasando.

Uno no se explica cómo una familia próspera vive hoy en la desgracia.

Aunque pensándolo bien, eso de la amistad con el más poderoso de Tlaxcala puede ser engañoso. Qué tal si  el malmodiento y rasposo que les platico, en realidad está diluyendo a la familia de Tulio para hacerse de los bienes que le quedan.

Fuentes confiables me dicen que hay propiedades de extraordinario valor, dentro y fuera de Tlaxcala y, viendo el comportamiento rapaz de quien les platico, pues no me extrañaría ese teatro montado para romper a una de las familias más representativas de Tlaxcala, con tal de ir apropiándose de su patrimonio.

He visto al querido Tulio en una condición apremiante. Dando la batalla a un estado de salud que día a día es peor, pero también he visto en su triste mirada la decepción del amigo que no esperaba semejante papelón de ese, compañero de mil batallas, con quien en su momento realizó conquistas en el mismísimo mundo de la farándula… ¡ah, qué tiempos aquellos!

No se vale semejante traición.

El sujeto bajo sospecha tiene que sacar las manos de esa asquerosa maniobra y, saber que muchos ojos se encuentran vigilantes de sus movimientos. Ya estuvo bieno, verdad, no sólo se halla en la mira el patrimonio de todos, hoy resulta que también lo están los bienes de las gentes en quienes menos pensé.

Duro contra los alcaldes incumplidos

El tono grisáceo de Arnulfo Arévalo, el líder del PRI, como que se encuentra en una etapa de coloración. Así lo espero, porque el paquete que tiene enfrente demanda a un líder con agallas y dispuesto a encarar los fuetazos de quien se convirtió en el verdugo de una militancia fiel a pesar de la crisis por la que atraviesa.

La crítica hecha merece un reconocimiento y tamibén el deseo de la sana distancia a la voz de ya. Si el raro ejecutivo, y su política sin rumbo, tienen planes para involucrar a ciertos personajes de una infinidad de partidos, pues es un asunto de interés meramente personal.

De ello han tomado nota en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y me parece oportuno que comience la revolución en el PRI, para rebelarse del tirano.

El tal Arévalo se juega el pellejo en ese intento. Ojalá no se blanda.

El Zoológico del Altiplano, da pena

Recibí una sentida comunicación de paisanos nuestros radicados en el extranjero que, en una visita lo primero que hicieron fue conocer una de las atracciones cacareadas por la Secretaría de Turismo. Reproduzco algunas partes de esta queja:

“Hola buenas noches, hace un par de dias me puse en contacto con usted a través del facebook le informaba sobre las pésimas condiciones en las que se encuentra el zoológico del altiplano me pidió usted fotos la verdad es que se me perdió en el avión mi maleta y perdí la evidencia de tan lamentable estado en la que se encuentra dicho zoológico así que no se que se pueda hacer mmm.”

“Soy del estado de Tlaxcala, solo que vivo en Estados Unidos, en Nashville para ser precisos. La verdad fui de vacaciones con mis compañeros de trabajo y yo presumiendo mi estado y resulta que de entrada nos cobraron 10 pesos por un boleto que, para empezar nadie nos recibió, facilmente nos hubiéramos podido pasar como Juan por su casa y ni quien nos hubiera dicho algo, total que pagamos y nos encontramos con un serpentario en pésimas condiciones, basura por todos lados digo igual y no es tanta la culpa de los administradores tambien hacer conciencia en la ciudadania”

“Pero aun asi los encargados ni sus luces en todo el recorrido no encontramos a un solo cuidador o encargado nada, luego las jaulas todas llenas de pasto con evidente descuido los animales jadeando de calor con comida ya en evidente deterioro, no, una cosa espantosa,  me hubiera gustado mandarle fotos para que lo corroboraran aun así no creo que haya cambiado mucho en la actualidad por ello me di a la tarea de tratar de denunciarlo no sé, me parece que el nuevo gobernador en turno es el lic. mariano verdad? ?en su administracion no tiene un encargado de este zoologico?

“La verdad nos fuimos con un mal sabor de boca, en comparación al Zoologico por ejemplo de Nashville el costo es de 14 dolares y es un zoologico de altura yo se que la cultura mexicana no es de cuidado pero me pregunto donde estan los impuestos tanto de los familiares que tenemos en tlax como de las remesas que llegan a tlax y que dicho en otra forma son bastantes no es posible que sigamos en la misma situacion la verdad me enfurece esta situación…

Por falta de espacio no publicamos toda la queja, pero estaría muy bien que el lic. Mariano (ejem) llame a cuentas al director o diractora del Zoológico del Altiplano, bueno (o buena) para nada. Mire nomás el papelazo que estamos haciendo pero lo principal, si no sabemos ni tenemos la infraestructura para lucrar con la exhibición de animales salvajes, pues mejor hay que cerrar y enviar los ejemplares a lugares menos irresponsables.

Planean llegada de Fidel al PRI, como parte de medidas extremas para salvar de Mariano al partido

.

El PRI seguiría con la conducción de un tal Arévalo, pero con un delegado del CEN que si trabaje, no como ocurrió con Enrique González…

De cada desaire marianista al PRI se nutre un expediente en manos de quienes se planeó la recomposición de ese instituto político, hasta llevarlo de nueva cuenta a Los Pinos. Es el “establishment” corregido y aumentado… depurado y llevado al extremo de un corporativo que hoy usa la imagen jovial, muy limitada, pero absolutamente disciplinada de Enrique Peña Nieto.

Tarde de sábado. Ambiente inmejorable en la mesa de costumbre del restaurante Au Pied de Cochon, en Polanco. Parte sustancial de la plana mayor del tricolor analizaba múltiples asuntos, todos de relevancia.

Bueno, no todos porque irremediablemente llegaron a hablar del caso Tlaxcala, según nos lo dijeron nuestras fuentes.

Hacía mucho que a Emilio Gamboa no se le veía tan ácido al abordar el tema de Mariano, amigo suyo del cambio radical, de celosas manifestaciones territoriales.

Carlos Rojas, cuya nómina en Tlaxcala ya se restableció -tras la ruptura de la que le dimos cuenta- intentaba una y otra vez -sin muchas ganas, eh…- despresurizar las acometidas del líder senatorial Gamboa Patrón.

Las copas de cristal cortado hacían honores al generoso servicio. Y entre sorbo y probada de foie grass de Canard et sa Brioche Toastée (o sea unos viles panes con mantequilla de pato), surgiría la idea de aprovechar la bajísima significación electoral de dicha entidad federativa (1 por ciento), pero lo aparatoso de su gobernador, como para utilizarlo para lanzar mensajes a los estados importantes, sobre el destino de los traidores al partido.

Agua, pura agua -como siempre, guardando la línea- para Beatriz Paredes.

Y las conclusiones para nuestra patria chica quedaron, según dicen, más o menos de las de acá:

1.- Consideran un hecho mantener al partido al margen de Mariano, con un tal Arévalo en la presidencia del Comité Directivo Estatal (CDE), pero acatando la línea tirada desde el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y para ser menos formales, desde alguna de las tertulias como esta, registrada en el elegante Au Pied de Cochon (o sea la patita del cochino).

2.- Viene Fidel Herrera Beltrán a sustituir al vividor, perdón, al delegado del CEN, el bueno para nada, otra vez perdón, el muy aplicado Enrique González, cuyos pésimos resultados alcanzados en la elección de julio pasado no tardan en iniciar las consabidas sanciones a otro elemento responsable del hundimiento aquí del barco presidencial y la pérdida avasallante de las senadurías y las diputaciones federales, salvo la de Guadalupe Sánchez Santiago, con el patrocinio del pejista Alfonso Sánchez Anaya.

Al negro Fidel se le guisa aparte. Es uno de los elementos radicales del tricolor, a quien poco importan los medios,siempre que el fin se cumpla. Implacable, a veces violento, pero eso sí, muy dicharachero me recuerda a su paisano Carlos Brito, en los tiempos de Antonio Álvarez Lima, cuando el PRI no tenía competencia.

3.- Me parece de lo más representativo la presencia de Beatriz en la mesa que le platico. Acaso es uno ciego para no ver que el tricolor tomará las hechuras de quien por cierto, insiste en privar de cada delegación federal al destructor de Tlaxcala -Mariano- a quien dichas extensiones del gobierno federal le parecen lesivas oficinas sin razón… vamos, una competencia incómoda a la palabra del todopoderoso que en Mariano volvió a nacer aquí.

La revolución en el PRI

Comenzó a darse con el fallido movimiento peñista, alentado por Gregorio Cervantes, al intervenir -todavía no sé a instancias de quién- en la toma de protesta de una dirigencia que resultó balín, en la persona de Jaime Montiel Coto.

Ya se veía la intención de mover la misma esencia del partido, condenado por el yugo de Mariano a seguir siendo receptáculo de las expectoraciones con bilis, producto de la venganza no sé de qué ni contra quién.

Pero en tiempos de Peña Nieto (yo diría que de Luis Videgaray) el partido se apresta a cobrar las afrentas a quien lo mantiene humillado, miserable y sin rumbo.

Mire lo que es la lealtad de la militancia que, a pesar del castigo a su partido, no cesan en su ir y venir, demandando candidaturas a alcaldías y diputaciones, ante la mirada despreciativa del amo que, equivocó tiempo y lugar (llegó demasiado tarde) para sembrar su ambiente de terror con la intención de castigar cualquier movimiento, antes o después que su empastillado ánimo lo considere pertinente.

¿Había visto usted a un líder moral del PRI con menos rumbo que Mariano?

Enemigo de la planeación y, por el contrario, partidario de la improvisación, el de Apizaco tendrá que ser removido con maniobras como esta, urdida en la fonda esa carísima de Polanco, pero eso sí, donde se come de maravilla…

No hay otra manera de asegurar para el partido un papel decoroso que librarlo de su verdugo.

De ello están muy conscientes en el centro de la República y, como dijo Emilio Gamboa en aquella convivencia, “a nuestro amigo lo espera un final caótico”…

Vamos, hasta volvió a tocar la posibilidad de dejar trunca la administración… “dice que aunque sea de director en alguna área, pero con gusto deja Tlaxcala para venirse al gabinete”…

“No, pos cómo”… y de nuevo se escuchó aquello del final caótico.

Ver hacia nuevos liderazgos ante el rotundo fracaso del marianismo, como corriente

.

Claro que hay tela de donde cortar: Adriana, Lorena, Martha y hasta Lupíta Sánchez… es en serio, no crea que le estoy tomando el pelo…

La necesidad de pensar en nuevos proyectos es directamente proporcional a la caída libre del marianismo y sus estrategias de la sinrazón.

No hay registros de un liderazgo tan pobre y tan sometido a la autoflagelación a través del ser, y no ser: tratar como ogro al tejido social, pero blandirse vergonzosamente con los subordinados, contentos de tener a un jefe acelerado que los deja hacer de todo.

Por salud, hay que poner los ojos en personajes menos patéticos, aun proviniendo de esta suicida corriente marianista.

Por ejemplo, el secretario de Finanzas, Ricardo García Portilla, alentó la versión de ser él el palomeado por su patrón para sucederlo. Mezcló la sumisión de alguien que a su amo le otorga concesiones a veces ofensivas, con una administración pletórica de deficiencias.

La crónica palaciega nos dice que un día, hace poco, esa relación tronó, y dejó al descubierto la pésima administración (se habla de un déficit superior a los mil 700 millones de pesos) como resultado de la complacencia omnímoda al todopoderoso.

Entonces, esa figura resultó tener patas de barro. Y sencillamente se desmoronó.

Sangre nueva

Nadie podría rechazar a estas alturas el renuevo generacional, como suele llamarlo la senadora Adriana Dávila. Es precisamente ella, parte del ramillete -por cierto, rico en género- de tlaxcaltecas metidas de lleno en el adelantado, por necesidad, proceso sucesorio.

La Dávila, al frente de la Comisión contra la Trata de Personas, no ve en esa responsabilidad razones para que acabe su carrera política, según lo comentó a Lola de la Vega, al ser invitada a su espacio en TV Azteca, a hablar de esta versión actualizada de esclavitud.

Enfrentada al orticismo pero ya sin la protección presidencial, esta panista tendrá que bregar contra sus propias limitaciones para acopiar méritos dentro de una etapa en su haber, coronada por el aislamiento.

Martha Palafox

Con millas andadas en el parlamentarismo y una necesidad genética que a veces la supera, Martha Palafox Gutiérrez, ha procurado con Manuel Bartlett Díaz, lo que los hongos a la roca. No yerra la paisana porque el senador poblano (bueno en realidad nació en Tabasco) tiene oficio, y necesidad de legarlo.

Recia de carácter e incapaz de despojarse de sus formas tricolores, Martha es el híbrido que mezcla la explosividad petista con el tremendo desamor que siente por Beatriz Paredes Rangel.

Como puede usted ver, el neceser palafoxiano es amplio y lleno de incógnitas. Aprovechable para quien tenga el recurso, bienvenido a las cuentas de quienes han visto en ser de esta oposición, el gran negocio.

Ideas no le faltan. Bien haría limitando a más de un vátago suyo en pleno reparto del gabinete… ya sabe usted, con la pimienta y sello de la casa.


Guadalupe Sánchez Santiago

Hoy es ella, la diputada, y no la sombra de don Emilio. Ha de esforzarse en superar la tipludez sobre todo de ideas, y la hurañez que provocaron los pañales de seda y la idea de seguir siendo la niña linda de los años setenta.

Dice que solo con ella el PRI podría garantizar su permanencia en el poder. Debe procurar su descenso de la nube y aceptar una vida más sana, porque, ¿sabe usted?, tantos fármacos enferman a la gente.

El poder no es obra de la herencia, tendría que buscarlo, tendría que recuperar el buen juicio. Corrijo, recuperar no… obtener.

Lorena Cuéllar Cisneros

No calculaba acopiar semejante convocatoria en tan corto tiempo. Pero cuidado, porque cándida como suele ser… ” a mí, mis viejitos”, los mareos la pueden sorprender sobre el tabique donde ha depositado sus cacles y todo lo demás…

La cautela sería una buena compañera, y la discreción sustituiría a la tremenda soberbia de una de las familias de donde proviene.

Cuidado. La imagen de mujer crecida a las brutalidades marianistas, puede tambalearse lo mismo con sus deficientes relaciones públicas con Alfonso Sánchez Anaya, rotundo representante del pejismo en Tlaxcala y buena parte del país, que con los goles anotados en canchas -como la de la UAT- a la cual hace poquito fue una invitada especial.

Digamos que esos detalles no cuidados pueden ser incómodos compañeros de este viaje a su gran proyecto.

¿Cómo explica el no haber sido invitada a la reciente visita de Andrés Manuel, siendo su principal beneficiada en la pasada elección?

¿Cómo plantear con su característico balbuceo que la UAT apacigüe su participación en la política, si podría ser esta uno de sus principales impulsores?

Son acaso dos lorenismos, a los que nos hemos de acostumbrar en estos años por venir, pero que no dejan de ser un exquisito material de análisis.

Reacomodo de fuerzas ante la indiferencia mariana; parte UAT plaza en las nuevas alianzas

.

Pero Mariano es capaz de todo, hasta de pedir a la UNAM un campus nuevito, con tal de no hacer las paces con la universidad pública de casa, y menos de reunirse con Lorena.

¿Cómo que el rector Job Paredes, de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT) ya se reunió con senadoras y diputados federales de la Izquierda antes que el gobernador Mariano González Zarur?

Dos momentos:

Con los años llega el miedo

¿Recuerda la historia: “El pastor y el lobo”? Donde un muchacho perdió la confianza de los hombres y mujeres que acudían preocupados a atender sus estruendosos lamentos porque el lobo lo atacaba, pero no era cierto.

Pues muy parecido ocurre con el gobernador de Tlaxcala, a saber: Ha dicho en privado y en público estar hasta la coronilla de su, “brillante” vocero Vega… y parece decir a sus adentros, “hoy sí lo corro”, pero le falta valor y hélo ahí, rapaz y valemadrero ante un mandatario que aparenta ser muy gruñón, pero a la hora se arruga.

Ese miedo lo ha invadido como para convocar a las nuevas senadoras y a los nuevos diputados federales, para urdir con ellos estrategias que permitan el flujo de más recursos a Tlaxcala.

Ya lo veo, diciéndose a sí mismo: “que tal si los invito y no vienen”, ó: “yo no los invito… ellos que me busquen”, ó: “sí los invito…” (¿recuerda al ridículo Chapulín Colorado?

El reacomodo de fuerzas

Ver reunidos al rector, Job Paredes, con la sendadoras Lorena Cuéllar Cisneros y Martha Palafox Gutiérrez, acompañados por los diputados federales Vega y Agredo, me dibuja escenarios de próximas batallas electorales.

¿Los adversarios? Por un lado, esta novedosa Izquierda a la que vimos en la UAT, la propia institución como semillero y cuarto de guerra, el orticismo y una interesante porción de priístas de los llamados peñanietistas, beatricistas y militantes dispuestos a lo que sea, menos a jalar con Mariano.

Yo diría que en esta alianza está por verse hacia dónde jalan las diputadas federales panistas, Leonor Romero y Aurora Aguilar… no las veo con Mariano, como en cambio sí ocurre, o eso dicen, con la senadora Adriana Dávila Fernández, promotora del PRIAN.

Bueno, en esta guerra hay que ver con qué armas se cuenta.

Yo diría que una de las principales está en manos de Lorena Cuéllar, presidenta de la Comisión de Desarrollo Social del Senado. No porque a la sobrina de Joaquín le aguarda, no lo dudo, la disputa por la gubernatura de Tlaxcala.

En el lado contrario, Adriana Dávila es presidenta de la Comisión contra la trata de personas. Notable diferencia, no en la cantidad de trabajo, pero preguntémonos por qué a la Cuéllar le llovieron ofertas millonarias de grupos y gobiernos para ceder su liderazgo en Desarrollo Social.

En cambio, a nadie estimula encabezar la comisión creada expresamente para la calderonista.

¿Hasta dónde llega?

Atrincherado y atribulado, Mariano ha sido capaz de varias cosas, antes de, hacer química con la UAT, y lograr lo mismo con senadoras y diputados de la Izquierda, y con las dos legisladoras panistas, Aguilar y Romero.

Por ejemplo, elucubra con un campus de la UNAM, ¡hombre, legítima ilusión!, pero sin superar el distanciamiento con la universidad pública de casa… bueno, quien sabe si el rector José Narro Robles, acceda a hacer política aquí en la parcela, enviando personal y recursos a robustecer los odios del, ¿egresado de Contaduría de la UNAM?

Bueno, ante la insistencia del antiguo titular de la USET para contar con dicho campus, Narro estableció parámetros: “con gran responsabilidad estudiaré ese planteamiento para, poder tomar una decisión”.

Lo expuesto a continuación no sé si tomarlo como el elogio del estadista al gobernador que le ha dotado de información parcial, o si se trata de una advertencia investida de cálidas expresiones de quien suele ver más allá de miradas que pudieran llevar jiribilla:

“Mariano González Zarur a un gobernante que tiene una gran sensibilidad con su pueblo, con la educación y con el desarrollo de su Estado”.

Insisto, cómo debe Mariano tomar estas expresiones, porque lo siguiente sería demoledor para alguien con un mínimo de conciencia y de vergüenza al ejercer el cargo más importante en el estado:

“Es el Gobernador de Tlaxcala un gestor incansable, en todo momento está pensando y viendo qué puede hacer para fortalecer el programa de gobierno, qué recursos puede atraer de todo tipo, a veces intelectuales, a veces financieros y a veces materiales para beneficiar al estado de Tlaxcala y yo celebro su compromiso”…

Yo también…

La Feria cumple medio siglo

Y muchos imaginaríamos que semejante aniversario animaría a los viejecitos integrantes del Patronato de Feria a organizar algo inolvidable, con gran contenido cultural pero sin hacer a un lado la algarabía tlaxcalteca por celebrar a los muertos, por tener las mejores corridas de toros, y el escaparate del progreso del estado.

Puros cantantes muy medianitos, o peores…

Y los relativamente buenos, han agotado los boletos o se hallan a punto de cancelar.

Lo más ofensivo es que el mismo, Joaquín Cisneros, perdedor de la elección a senador y factor de desánimo a la militancia del PRI, sí ese mismo, vuelve a estar al frente de la feria de la opacidad y el trago.

La gran cantina de Tlaxcala, como debería llamarse a la feria, no tiene más atractivo que ofrecer a los mismos beneficiarios de año con año, sacando hasta el último billete de las carteras de quienes con familia o con los cuates, cometen el error de meterse a alguno de los negocios, llenos de papel picado y de precios tasados en libras esterlinas.

Esa es la feria del cincuentenario.

En manos de un centenario…

¿Robo a Pensiones?… burla escatofílica a tres portones del Cuartel General de la Policía

.

Es un evento sintomático de un estado con 40 por ciento menos servidores públicos, incluyendo policías. ¿Somos más ágiles? No.

No crea usted que el desmantelamiento de las policías en Tlaxcala no tenga consecuencias, y muy graves.

Hoy, aquí podemos vivir simultáneamente escenas como la registrada anteayer en las faldas de la Malinche, cuando prácticamente toda la policía se dedicó a buscar a un elemento secuestrado y lesionado por mototaxistas, o como la simpática visita de los cacos a Pensiones Civiles de Tlaxcala, como la más aberrante burla al gobierno, pues dichas oficinas se localizan a unos pasos del Cuartel General de la Policía Estatal.

La llamada política de austeridad de Mariano, ha ajustado a la fecha a la burocracia en alrededor de cuarenta por ciento, según cálculos conservadores de los mismos servidores públicos, muchos de los cuales han tenido que emigrar porque aquí en Tlaxcala es muy dificil sobrevivir, plantean.

Ello significa que más de dos mil personas quedaron fuera de la nómina.

Entonces no me explico las causas del escandaloso déficit, supuestamente mayor a mil 700 millones de pesos, los cuales quedaron en evidencia hace unos días, durante un serio desencuentro entre el secretario de Finanzas Ricardo García Portilla y su jefe el gobernador, según nos informaron fuentes confiables del propio gobierno.

Como lo compartimos con usted, aquella momentos agrios culminarían con ofensas, amenazas y el despido de dicho funcionario, a quien dentro del apasionado y acostumbrado esquema de neurosis marianista, habría sido perdonado, casi bajo la premisa de: “no aguantas nada… tú sabes cómo me las gasto”.

Sin embargo, esa crisis abriría momentáneamente una ventana por la cual se fugó información, tan delicada como impresionante… mil setecientos millones de pesos, que no pueden ser comprobados y que, evidenciarían el nivel de vida asumido por el ejecutivo y la impunidad de su actuación.

El Congreso, señores, se convirtió en eunuco. Muchos de sus integrantes sueñan con dar continuidad a sus fabulosas carreras en la política, y aunque se resista a creerlo, hay panistas con la calidad moral de Fulgencio Torres Tízatl, más ocupados en la promoción personal de su imagen retro para ser alcalde de Zacatelco, que en cumplir con su representación popular. (la lista es larga, pero este caso es, créame, escandaloso).

Hoy, el saldo arrojado por una burocracia mermada, permite a los criminales saquear una oficina a tres portones de distancia de la Policía.

Y cuando uno piensa que con semejantes ahorros, el estado seguramente se va a transformar, se encuentra con esa realidad deficitaria en Finanzas.

¿Entonces qué ha pasado en Tlaxcala?

Lamento comentar a ustedes que este es una suerte de año de Hidalgo permanente. Que lo ganado por muchos, hoy desempleados, se usa para pagar sumas monstruosas a despachos externos que, en poco o en nada han contribuido con un buen desempeño del gobierno.

También me apena reconocer ese papel tiránico del hombre en el poder, agresivo con sus subordinados, ¡golpeador!, lo escucha usted bien…

A unos, los y las más cecanos, nos dicen, los afectan las humillaciones (Mitre levantando envases de crema arrojados por un gobernador que estaba estallando), los golpes (Segob, Sefin y hoy Pensiones Civiles) y hasta alcaldes y regidores han tenido que pagar los frecuentes estallamientos de cólera de un líder evidentemente con síntomas de enfermo de los nervios, y que poco a poco, ha ido labrando una pesada laja que lleva constantemente sobre sus hombros, dentro o fuera de Tlaxcala.

Mariano debe ser honesto y reconocer que a dos años de gobierno, el estado se encuentra peor que antes. Y conste que al sexenio de Héctor Ortiz se le conoció por la excesiva corrupción en todos los ámbitos, sin embargo la entidad no se hundió en el pozo de la miseria, como hoy con González Zarur.

Recuerdo la preocupación de Beatriz Paredes, debido a la inminente llegada del libanés. La destrucción del estado se tornaba inevitable.

Bueno, pues llegó y esa desgraciada premonición se cumple. Peor de lo que lo esperaban.

Hay rencor en cada acto ejecutado. Así no se gobierna. ¡Qué desgracia ese comportamiento, cuando se supondría a un ejecutivo feliz por haber inscrito su nombre en la historia de su estado!

¿Llegó demasiado tarde al poder?

No.

El que gobierna es como un alacrán… tan venenoso que ha de ser víctima de su propio aguijón.

Por cierto, fuentes confiables en la Policía nos acaban de revelar que, del mismo Gobierno Federal ha llegado una advertencia a la administración González: “no se le permitirá una baja más en las fuerzas del orden”.

Pero, se supone que el Congreso es un contrapeso para impedir esa supuesta impunidad.

Mototaxis: antítesis de la ilusión marianista por liberar el precio del transporte

.

Estos pequeños carritos son una competencia no contemplada en el nuevo esquema de cobros de primer mundo en un estado que se parece a los países bananeros.

El marianismo debería dejar su intolerancia para mejores momentos. ¿Acaso no advierte las condiciones de ebullición en todo el país?, ¿Fue necesario abrir en Papalotla el frente contra propietarios de motocarros?

Estos, los pequeños vehículos usados como taxis, son la expresión más actualizada del subempleo.

Pero la rapaz Gisela Santacruz Santacruz, no lo ve así. La secretaria de Comunicaciones y Transportes del Estado, se encuentra hoy del otro lado del escritorio y aun peor, con un amo enemigo del tejido social, al cual, paradógicamente asegura, dice buscar su resarcimiento.

Vividores con la horrible barba de chivo, como Indalecio Saucedo, han visto una mina de oro en esta crisis.

Amagan con desatar la furia de sus combieros y derramar la sangre si es preciso, defendiendo sus rutas, como si la calle fuese de su propiedad, los caminos estuviesen a su disposición y la gente, nada más las monedas que vale su pasaje.

Y Gisela actúa enérgicamente. La emprende contra el gremio de mototaxistas (otros, que también pueden ser vividores que chantajean con el petate del muerto llamado guerra entre transportistas) y ocasiona la ira colectiva que ayer miércoles costó serias lesiones a un policía, y un impresionante operativo para buscarlo.

Poco ayuda la Santacruz a Mariano. Sabe que a su nombre se justifica como inflexible. Lo contrario le costaría el puesto. Entonces funge como liga que se estira entre la autoridad y los conflictivos mototaxistas, en guerra con los combieros.

Mire lo que ha ocurrido en Michoacán, ante la inflexibilidad del también priista Fausto Vallejo, el gobernador recién desempacado. Anoche, sus fuerzas encarcelaron a 49 normalistas de Tirepetío, Arteaga y Cherán, acusados de retener autobuses, quemar seis de ellos y hacer grande el desmadre, lo mismo con tomas de casetas de peaje que otro tipo de manifestaciones.

Y todo por defender cambios a la política de educación superior y media superior en ese estado. No hay tregua, esto se convierte en medición de fuerzas y la paz pende de un hilo.

Regresemos a nuestra parecela.

Mariano es afecto a correr gente. Le emociona lastimar a las familias dejándolas sin sustento, pero se dice decidido a resarcir el tejido social roto. Eso es una ofensa. Es un discurso incongruente con las acciones que, en el caso de los motocarros señalan grave responsabilidad de Gisela Santacruz.

Hay dos caminos:

1.- Tolerar a los motocarros, exigiendo respeto con los demás transportistas, a sabiendas que aquellos ven en sus incipientes rutas, un patrimonio al cual no van a renunciar. Saben que el desempleo es grotesco en Tlaxcala y sostienen con todas sus uñas esta posibilidad.

2.- Encerrarlos y apaciguar a chingadazos a los revoltosos dueños, más necios que la titular de Secte.

Ninguna de las dos medidas ofrece una solución satisfactoria a la soberbia marianista y al hambre que se vive en la región de Papalotla.

Hay municipios poblanos limítrofes, como san Lorenzo Almecatla, donde los motocarros funcionan sin novedad y coexisten con los peseros, que son taxis normales con una cuota mayor, pero con la seguridad que hay clientela para ambos.

O a Gisela le hace falta ir a Almecatla, o su irrelevante altivez la tiene loquita por ser protagonista, no le hace que sea por una causa imporductiva.

Me extraña pues, el supuesto izquierdismo de esa sanchezanayista, debiera privilegiar los intereses de carácter social y no el explosivo desprecio que de por sí siente Mariano por los pobres entre los pobres.

¿Vería González Zarur la determinación de las normalistas de Panotla, o como es su costumbre, subestima su convocatoria y determinación para apoyar a sus compañeros michoacanos?

El mandatario debe aceptar que ellas, las normalistas, y los dueños de motocarros, y los policías despedidos, y los adultos mayores y los miles de burócratas desempleados, son ese tejido social al que algún despistado incluyó en sus discursos.

Debería aminorar su explosividad y verse en los zapatos de Fausto Vallejo, a quien el estado de Michoacán se le ha complicado feo.

Si persiste en esa actitud, no tarda en desbordarse ese tejido social, realmente lastimado por el hacendado y los mercenarios -como Gisela- a su servicio.

No hay rumbo. Hay intereses.

No hay priísmo. El caos inicia.

Y en estas condiciones, nos ha llegado la versión, desde el mismo interior de palacio, de que esa nueva versión de tirano la emprendería a golpes contra ciertas colaboradoras suyas.

En otras palabras, afuera, los grupos están que se derriten, pero adentro, el mandamás está peor…

Y a penas vamos a la tercera parte del sexenio.

Por cierto, se supone que la marcha a la ciudad de México sigue en pie y cada vez se suman más inconformes con la administración de don González. Hace falta estar atentos a esta dolorosa pérdida del rumbo.

El tejido social… el tejido social… ¡puro cuento!