[xyz_lbx_default_code]

Archiv para agosto, 2012

¿Pues qué esperaba?, en el PAN… de los males, el menor: Rolando Romero a la secretaría general

.

Aún así se nota la cohesión albiazul en un marco de la más importante selección de los mejores hombres y mujeres para la intermedia. ** La inminente revolución en el PRI. *** Código rojo, ¿macabro hallazgo en Palacio?

Lo menos malito del PAN resultó ser Rolando Romero López, el flamante secretario general (pues ni modo que lo fuese el ladino José Félix Solís) que, visto con buenos ojos resulta algo así como la reunificación de ese partido, obligado a cohesionarse ante la tremenda oportunidad de dejar el sótano en el que el chepinismo los dejó y el adrianismo los remachó.

Rolando, de un gris tan intenso no ha dejado sin embargo, de ser el compadre de Héctor Ortiz y su corriente que, a fin de cuentas conservaron la franquicia y además invadieron a Convergencia, ambos con registro nacional.

Ahí no para la cosa. El célebre Partido Alianza Ciudadana (PAC) y otras formas de chiquillada resultaron el cociente de la tonta división, cuyo gran producto cuenta ya con credencial de senadora, aun después de los raspones ocasionados por el rechazo de una militancia harta de los aiga sido en el marco de la operación suicidio, insisto en el contexto de conservar para doña Adri la posición política más importante de su vida.

Vuelto a armar el engranaje lo que procede es un concienzudo listado de cuartos bates orticistas y destacados valores albiazules conservando el patrimonio doctrinario y dejando lo que sobre para los contados adrianistas, sabedores que el estigma lo han de ir eliminando en la medida que el reacomodo se los permita.

Helo ahí, un PAN que ha podido sobrevivir a  los atropellos de Calderón, cuyas purépechas necedades lo mandaron local y nacionalmente a la tercera fuerza (y si no fuera por las porras de un digno senador: Alonso Lujambio, lidiando estoicamente el combate de su vida, de plano la imagen Presidencial seguiría cuesta abajo).

Bueno, el PAN tlaxcalteca cura sus heridas y en sociedad con el orticismo se apresta a la delicada selección de sus mejores hombres y mujeres para enviarlos con el ánimo muy alto, a intentar la hombrada de arrebatar posiciones tricolores donde la alarma contra incendios se ha activado (Calpulalpan, Chiautempan, Zacaltelco, Tlaxcala, Huamantla), a cuyos alcaldes les tocó remar contracorriente, ya sea por no ser bien vistos por el tiaxca o, porque le ponen unas ganas oiga usted… como verdaderos kamicases, nada más que suelen causar destrucción en sus propios terrenos partidarios.

La revolución del Revolucionario

Los de enfrente están todavía en shock; quebrados, inermes y sin brújula.

Salvo casos muy sonados y ventajosos, como el de Ubaldo Velasco Hernández, en pos del municipio apizaquense, no alcanzan a ver la forma de ser competitivos, pues les tocó bailar con la más fea. Perder-perder, y después de ese castigo, todavía esperar los fuetazos de su patrón.

Así que nada más podrá salvarlos una decisión muy de arriba.

¿De quién?, pues de Enrique Peña Nieto, el inevitable presidente, tan cuestionado como efectivo en su operación. Autor del infalible estilo con creación en el Estado de México.

Esa tabla tricolor de salvación para la militancia tlaxcalteca opera ya tras los devastadores resultados del pasado uno de julio.

Personajes que aún conservan la hiel tras el frentazo en la elección no perdieron el tiempo en lamentos, acudieron al llamado del Peña-team, cuyo también infalible poder tras el trono, usted sabe: Luis Videgaray, no ha de dejar títere con cabeza, cuando se trate de plazas perdidas en circunstancias harto sospechosas (sobre todo cuando danzaron los millones).

Usted sabe como se las gastan. No se les va una.

Decíamos, esa revolución tricolor ha de demorar el mismo tiempo que tarden los que no pudieron con el paquete, en darse cuenta que una vez llegado el partidazo al poder, acabaron los perdones tras el registro de pifias como la que usted y su servilleta conocemos.

Código Rojo

Aun cuando se trata de información no confirmada, el presunto hallazgo de dos cabezas humanas en el sitio más vigilado de la entidad, nos hablaría de la tremenda crisis en que poco a poco nos hemos sumido.

Jamás haríamos eco a una situación tan delicada, mas en redes sociales este dato crece y crece.

Dios nos libre.

Revive al orticismo el castigo marianista, la elección intermedia: la gran batalla

.

Imagine a Héctor Ortiz de nueva cuenta en la alcaldía tlaxcalteca; hasta hoy, los intentos de su gran enemigo, han sido infructuosos para colocarlo detrás de las rejas.

En las entrañas del orticismo opera un reacomodo. El ex rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT) Serafín Ortiz, parece haber recibido la batuta de parte de su carnal, el ex gobernador Héctor, todavía maltrecho por la chamaqueada adrianista en aquél proceso interno, donde la calderonista encabezó la operación venganza, organizó una votación mañanera y, todavía con la complicidad del líder estatal panista, Sergio González Hernández, limitó el número de boletas para seleccionar el orden de la mancuerna para participar en la elección constitucional al senado.

Raro verdad… al avezado cazador se le fue la liebre.

Además, no contaba con el fenómeno Andrés Manuél, y en proporciones semejantes compartió el ajenjo de la derrota con el gobernador Mariano González Zarur.

¡Qué bárbaros!, los pupilos de Beatriz, priístas de toda la vida (bueno, Ortiz tuvo que enfundarse en traje de panista) encarnaron sendas derrotas bajo un esquema que aún no superan.

Mas siendo estas novedosas versiones del corporativismo entes vivos, demandantes de su reinvención, algo tenía que ocurrir para seguir en la batalla.

Así que los orticistas se armaron de valor para superar la asunción de Adriana Dávila, al Senado, y al mismo tiempo atestiguaron el proceso de desinflamiento de aquella en la recuperación de su partido. La entusiasmada ex candidata al gobierno de Tlaxcala nomás no pudo hacerse secretaria general del albiazul.

Yo creo que Sergio González y la parte de decisiones que aún conserva en el panismo, vislumbraron la tragedia de quedar sin sus valiosos aliados los orticistas -quienes por cierto ya habían comenzado la mudanza a Convergencia-, así que cual guarura de antro, cerró la puerta a Adriana y pudo salvar el pellejo del PAN, destinado en su soledad a la tercera fuerza política… y en un descuido todavía más abajo.

Gasolina pa’que arranque

Al ex mandatario le hizo bien hacer maletas y brincar unos días el charco. Yo creo que encontró a varios cuates en Londres, pero lo esencial era reponerse de la campaña y de su derrota del pasado mes de julio.

Algunos de sus allegados comenzaron a preocuparse… no arranca… anda modorro… ¿será que los años lo vencieron?

Ya sabe usted, a continuación comenzaron a surgir los escenarios.

1.- El ex gobernador es responsable del sistema piramidal donde nadie de su clan es capaz de sustituirlo en la cúspide. Entonces los nuevos liderazgos tuvieron que reconocer que aún les falta peso.

2.- También aceptaron que ese mismo sistema les permite brillar, a veces intensamente, pero en calidad de rémoras, a la sombra del voluminoso bacalao.

Ambiciosa reaparición

La renovación del Congreso y las alcaldías está a la vuelta de la esquina. Reposicionarse es el gran proyecto de esta, que es la contraparte del marianismo empoderado pero, créame viviendo momentos difíciles tras el hundimiento electoral del pasado uno de julio.

Sabedores que el tatuaje Mariano-PRI significa el peor negocio para aquella maltratada militancia, pues a los orticistas-panistas se les hace tarde para atrincherarse, desenterrar su artillería y aplicarse a fondo en la preparación de su gran oportunidad para recuperar parte del terreno perdido en 2010, cuando el entonces delfín, Julián Velásquez Llorente, fue desactivado por el entonces calderonismo, incapaz de ver más allá de su tradicional “aiga sido como aiga sido…”.

El orticismo tiene en la mira al Congreso, y prepara a sus cuartos bates, para el próximo cotejo.

Ya dibujan una bancada robusta, utilizando los emblemas, nacionales y local (PAN, Convergencia, PAC y otros), mediante los cuales planean tomar por asalto el edificio de Allende número 31.

Imaginan una fuerza congresista integrada por ortices, velasquez, luévanos, méndez y, demás orticistas de hueso colorado con razones de sobra para soñar con una mayoría absoluta, indispensable para cobrar el castigo marianista sufrido al día de hoy… y el que les falta.

Bajo esos esquemas, cómo vería usted al mismísimo Héctor Ortiz, reubicado en la alcaldía capitalina, confrontando a Mariano en sus últimos años de gobernador.

Así, bajo ese escenario cobra fuerza la hipótesis del bacalao rodeado de rémoras, capaces así y sólo así, de recuperar su tradicional emoción grillo-universitaria, condenada en las actuales circunstancias a ser testigos de su destrucción, ante el irremediable odio marianista.

¿Y las alcaldías?

Tomemos en cuenta que en esta guerra, la peor parte la han sacado los propios priístas. Que la elección intermedia significa para muchos de ellos el término de sus tambaleantes carreras políticas, o las alianzas con el orticismo en tanto contrapeso del grupo mandante, cuyas rarezas parecen tener prisa por acabar consigo mismo.

Ortiz en el municipio de Tlaxcala es un proyecto que dará de qué hablar. La pregunta sería, ¿acaso no hay otros personajes para ese puesto?

Al menos en el orticismo no.

Ahora, dirijamos la mirada a Apizaco, donde ya se menciona a Ubaldo Velasco, como el candidato de Mariano. ¿Será capaz de imponerse a un Justo Lozano Tovar, a un Juan Antonio González Necoechea, incluso a un Reyes Ruiz, más puesto que un calcetín y que ya cuenta con el respaldo total del PT para buscar esa alcladía?

El espacio es insuficiente para ver otros municipios. Lo haremos a la brevedad.

Lo interesante en este momento son las condiciones adversas del priísmo-marianismo, etiquetado por la reciente vapuleada, en municipios como Tlaxcala, Chiautempan, Apizaco, Zacatelco, Huamantla y, tantos otros, donde el fenómeno Peje humilló los optimistas planes del gobernador-hacendado, y llenó de piedrecitas el buche a los priístas, los más lastimados en este contexto de disputa del poder.

Llega a la Corte el litigio, incluye a los notarios viejos; ahora la disputa es entre despachos poblanos

.

No hay más explicación, es una obsesión personal lo que hace a Mariano gastar dinero a manos llenas para pagar imposibles, porque el lío ya llegó al más alto tribunal, por cierto en condiciones adversas al gobierno.

Morir de pie. Arrogante, enfrentar al enemigo en forma franca, como pudo ocurrir en fechas y circunstancias retro. Por eso es de admirar esta seguridad del gobernador Mariano González Zarur: “van a ser removidos los 16 (notarios) y probablemente sean removidos otros, aún no lo sé”.

Además, esta reiterada declaración de guerra abre otro frente, contra los viejos notarios. Pero, ¿no eran acaso sus aliados?. Con esta amenaza parece que no. En cambio sí les puede hacer la vida de cuadritos. Está dentro de sus facultades, y si con los notarios 2010 ha ido perdiendo terreno, no tiene porqué renunciar al gusto de hundir a varios de ellos, no le hace que sean de los viejos, al fin a unos y a los otros los cacharon en la movida de no informar dentro de 72 horas sus movimientos a la superioridad.

Comenzó la entrega de libros y demás recursos retenidos desde el antepasado 11 de septiembre. Y ante las decisiones del Cuarto Juzgado de Distrito, y después del Tribunal Colegiado, se llegó al Estado de Contumasia. Algo así como ser sorprendido con las manos en la masa.

Entonces viene una importante revelación en el contexto de una entrevista concedida ayer martes por el mandatario: “En ningún momento he cometido un error, estoy cumpliendo con las disposiciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), por eso se les están entregando los libros”.

La disputa llegó a la Corte. La fuente es la mejor: el propio ejecutivo tlaxcalteca.

Y de los supuestos 10.3 millones de pesos cobrados por el despacho de don Héctor Maldonado Villagómez (papá del actual consejero jurídico, Héctor Maldonado Bonilla), sobrevino una nueva contratación, esta vez con un otro despacho poblano: Romero Beristáin.

¿Será capaz esa firma de remontar la decisión del más alto tribunal del país respecto a los autos promovidos por los 16 cuyo único destino es la remoción, según su más abierto enemigo?, ¿Corresponde al nuevo grupo de abogados la novedosa propuesta de ensanchar la mano dura del gobierno tlaxcalteca, contra los notarios viejos?

Aquél millonario pago que, varias fuentes consultadas tasan en 10.3 mdp, comenzó a decantar como un dinero mal empleado pues, ya con la responsabilidad de defender la obsesión marianista, se dobló, se dio, sugirió entregar rápidamente los libros como el acto tangible que otorga la razón a quienes obtuvieron sentencias favorables tanto en las representaciones de la Justicia Federal, como en la SCJN.

Legalmente estaría en lo correcto.

Mas los planes de su cliente son otros. Así, cumpliendo la ley no le sirven. Hay que ser más audaces. Y seguramente los integrantes de la nueva firma así se lo plantearon. Reavivaron la esperanza de salirse con la suya pese a los reveses.

Pero, esa nueva inyección anímica, ¿cuánto va a costar a las arcas de Tlaxcala?, ¿Otros 10.3 mdp?, ¿Un poco más, o tal vez la oferta fue más accesible?

Son recursos vitales para el desempeño de un estado con una evidente baja en el nivel de vida de sus habitantes.

Hoy, no hay dinero para repartir útiles escolares. Menos para dar certeza a los jubilados y pensionados (se habla de casos extremos, donde ex empleados de 45 años cobran entre 30 y 40 mil pesos al mes, pero no se exhiben, no se procede en su contra). La cruel tijera laboral actúa en dos frentes: reduciendo plazas y haciendo lo mismo con las cifras pagadas.

Es una fortuna empleada respaldar obsesiones en un estado donde un gobierno priísta es capaz de perderlo todo en la más reciente elección (todo mientras subsista la versión del triunfo de Sánchez Santiago a instancias de su primo perredista Sánchez Anaya).

Destinada a engrosar el arsenal litigante en defensa de un orgullo personal, porque en Tlaxcala aún no nace alguien capaz de cuestionar a quien ha llegado al poder para hacer su voluntad, bajo la premisa de: “el que manda, manda y si se equivoca, vuelve a mandar”, algo parecido a la otra, muy de cuño de hacendado: “(como mi colaborador) estás para sumar, sumarte y sumirte”…

Hay notables casos de insurrección interna. Los hemos llamado, “burocracia amañada”, responsable de faltas como ocultar a los medios los verdaderos logros del gobierno, como descalificar a diestra y siniestra la imagen del jefe, a causa de ser desplazado, de una consejería a una dirección.

Los hay, de temibles niveles de corrupción, medrando con la obra pública, a través de las nuevas políticas de contratación directa, triangulación con perestanombres y arrendamiento de maquinaria chatarra a precios estratosféricos (sí, maquinaria que en su momento fue propiedad del gobierno, en Matet).

Pero contra ellos la transparencia es dócil, la actitud más alta: benévola, la tolerancia: inacabable.

El autoritarismo en un marco improvisado no es negocio. Bueno, no es improvisación, es un deseo insano, obsesivo, producto del desconocimiento (ignorancia), del desafío constante a la inteligencia, desde los encumbrados hasta los vulnerables.

Transcurrir así, sin brújula, compromete a los expertos en un contexto pecuniario, donde los cheques pretenden equivocadamente influir en el marco legal.

Tras la llegada de Maldonado Bonilla, cundió la idea del torpe engaño a Mariano, respecto al lío tumultuario en contra (los notarios 2010). Parecía que el barco recuperaba el rumbo al menos en un asunto.

Pero, al haber recursos infinitos para financiar las obsesiones, ese regreso al imperio de la ley resultó un infructuoso gesto de izar la bandera de la razón.

Seguimos despeñándonos.

Cómo conservar un litigio en su calidad de mina de oro para un despacho poblano

.

La bronca amenazaba con extinguir el flujo de efectivo, defendiendo los ataques de cólera del líder, a costa del presupuesto del estado. * Otro escándalo de corrupción, ahora en Secoduvi… cómo acabaron las licitaciones públicas y abiertas.

Bueno, suponíamos que al recién desempacado consejero jurídico del gobierno, Héctor Maldonado Bonilla, lo movía el prestigio bien ganado del despacho donde creció, pero al ver las nuevas hostilidades contra los notarios modelo 2010, nos parece que lo mueve el deseo de no acabar con el litigio en tanto mina de oro para sus muy particulares intereses.

Digamos que el ajedrez entre abogados se ha puesto interesante. Acabaron una pifias y otras comienzan. Hoy, al gobernador le han hecho creer (raro eh) que las facultades conferidas por la ley le permiten volver a repartir descontones entre los dieciséis, bajo el argumento de que no reportaron los registros de escrituración a tiempo.

El ejecutivo local tendrá que medir con el mismo rasero a los restantes y añosos nueve notarios para dar un poco de seriedad a esta nueva muestra de política persecutoria, dentro del estilo de manipulación al temperamento del jefazo, como ya hemos conocido otros casos de no menor trascendencia.

Así que el joven Maldonado seleccionó el lado obscuro del gabinete, porque en el otro extremo -donde gritan desaforados los verdaderos marianistas- se muere uno de aburrimiento con el pesado ejercicio de resarcir el tejido social roto. No… hay que vibrar, emocionarse, sentirse vivo, justificar que los cheques de diez millones de pesos enviados por caso al despacho no van a dejar de fluir.

Si para lograrlo hay que provocar embestidas pellizcando las astas del toro mayor, pues qué caray verdad, así es esto del negocio a costa del presupuesto que, en otras condiciones iría a dar a esos proyectos de crecimiento por los que aunque usted se resista a aceptarlo, hay una parte del gabinete empeñada en conseguirlo.

Mire usted, hay un contraste grande entre la buena onda con la cual el nuevo asesor jurídico explicaría a su patrón aquello de las cancelaciones partiendo de diagnósticos individuales, eso sí, aplicando las facultades que le confiere la ley, a tratar de revivir el muerto de las cachetadas colectivas cuya principal característica es el atrincheramiento de los afectados.

Y ya ve, reiteradamente la justicia federal les concedió razón.

O sea, esta es una de las mil maneras de afectar el presupuesto. Dinero a manos llenas sale de las arcas para defender, no una razón jurídica, sino las rabietas de quien firma los cheques.

Ese es el verdadero activo para los que hacen negocio con Tlaxcala.

¿Quieres hacerte millonario?… pica la cresta al jefe y verás como te llueve dinero.

Otra forma de hacer negocio

Una planta de asfalto de reciente creación me llamó la atención, pues involucra nombres conocidos y lugares comunes.

Allá, a finales de la administración de la saliva y el pulque (sí hombre, de Tulio Hernández) pasó a mejor vida una empresa creada años atrás (con don EmilioSanchez Piedras), llamada Maquinaria del Estado de Tlaxcala (Matet).

Ya ve usted cómo se las gastan los secres y los subsecres. El hecho es que esos implementos usados en su tiempo para la transformación de los caminos tlaxcaltecas, consistente en dos motoconformadoras del año del caldo, y otros cuantos armatostes, pasaron a manos de un particular, dicen -no me crea mucho- que de apellido De la Rosa.

Ese vetusto parque conformó una empresita, llamémosla, “De la Ross Inc” que con el tiempo fue contratada por la Secretaría de Obras (Secoduvi) en el empeño del titular de esta por sepultar las convocatorias a otras constructoras sobre todo locales para poder concursar en el reparto del pastel.

La tesis, también en el contexto de la manipulación al patrón, sugería ahorros sustanciales al hacer la subcontratación directa, para lo cual se envió al cesto de la basura a la Ley de Obra Pública y sus disposiciones para incentivar a la iniciativa privada.

Así que este novedoso estilo de conservar dentro los fajos de billetes evidenció que las convocatorias públicas y abiertas forman hoy parte de una historia de cínicos actos de corrupción activados mediante un vulgar prestanombres que en realidad la hace de gerente de una firma creada con capital de la propia administración, pero para beneficio de un particular.

En el colmo de las maniobras asoma una posibilidad más de obtener pingüés ingresos, obligando a eventuales empresas pavimentadoras a las que deba contratarse por la naturaleza de las obras, a adquirir el asfalto en la planta esa que le platico, localizada por el rumbo de la Vía Corta, de Santa Ana Chiautempan a Puebla.

¿Quién dice que en este sexenio los negocios no son prósperos?

Claro, las ganancias no llegan a los empresarios sufridos que pagan impuestos, no… se hallan en un sistema diseñado por parte de esa amañada burocracia acostumbrada a proveer de verdades a medias a su jefe.

Por cierto, en aquél proceso de venta especial, remate como usted quiera llamarle, gracias al cual la maquinaria de Matet se convirtió en De la Ross Inc., el tesorero del estado era el mismo que hoy trabaja de patrón.

Qué chistoso, verdad… el tiempo pasa, los personajes cambian de puesto, pero el dinero sigue teniendo el mismo destino.

Entre el temperamento de Mariano y el real camino de su gobierno: una burocracia traicionera

.

Cada día crece la división en el gabinete. Los leales desesperan por el abuso y manipulación de los enemigos en casa, de los improvisados y de los funcionarios rapaces.

Si al exterior el marianismo se ha confeccionado un traje de tirano, con el cual busca impresionar a sus adversarios, en sus dominios lo invadió una amañada burocracia -de los mandos medios para arriba- que le ha tomado la medida y hoy por hoy conforma a su peor enemigo.

En los pasillos de Palacio no puede contenerse la versión respecto a un líder mermado por los años y avasallado por una serie de ataques disfrazados de enérgicas acciones con una naturaleza rapaz.

Aprovechan el temperamento del hacendado-mandatario para proveerlo de verdades a medias, calculando el resultado devastador de reacciones predecibles que han visto en sus frecuentes estallamientos el elemento clave para obtener beneficio personal.

Entonces crece una brecha entre una porción de gabinete leal, dispuesta a solidificar las estrategias acordadas en reuniones cupulares, donde es posible identificar tres tipos de subordinados: aquellos surgidos de la corriente marianista, atestiguando verdaderas rarezas de su contraparte. Otros, en el lado opuesto, casi operando como abiertos enemigos. Y un tercer nivel en calidad de veletas, indiferentes a las frecuentes tormentas desatadas a causa de dicho enfrentamiento, con un saldo cada vez mayor.

Por ejemplo, los leales están convencidos del torpe atrevimiento en que decantó declarar la guerra al bloque de notarios nombrados por el ex mandatario Héctor Ortiz.

Sostienen que habiendo caminos efectivos como el decreto de suspensión de patentes, procediendo según diagnósticos individuales, las áreas responsables del rotundo fracaso optaron por litigar en medios, sabedores de antemano que su intención reventaría en el mediano plazo, cuando otras instancias interviniesen.

Hoy, el director de Notarías, Cuauhtémoc Lima López, ha tenido que reconocer la calidad de notarios a los individuos procesados a quienes se pensó que dando un trato de delincuentes, sería posible aplastarlos.

Lejos de avanzar en el propósito de despojarles de las patentes, la justicia federal encontró tanto en el gobernador Mariano González Zarur, como en su secretario de Gobierno, Noé Rodríguez Roldán, “estado de contumacia”, cuyo significado halla responsabilidad legal, producto del desacato.

En pocas palabras, el gabinete leal a Mariano está convencido que el lío contra los notarios es un rotundo fracaso a causa, de esa actitud aprovechada de funcionarios mentirosos y malintencionados con su jefe, tal vez aguardando un beneficio extra por la recurrencia a despachos externos, con los cuales imaginaron compartir las ganancias exponenciales, en función del daño irreversible que se causó.

La transparencia tronó

Parte de esa misma estructura con la cruz en la diestra y el acero en la otra mano, el filtro de la Función Pública se ha mostrado pasivo ante escandalosos casos de corrupción, como los detectados hasta en dos ocasiones en el sistema Colegio de Bachilleres, donde a los responsables contumaces (para seguir usando el término) les asiste una armadura de impunidad.

Si hubo daño patrimonial a la institución, si la estructura burocrática fue corrompida, al día de hoy todo quedó en escandalosas remociones con nulas consecuencias legales a los responsables.

Aún peor, un nuevo escándalo fue descubierto por los fiscalizadores del Estado, al detectar un millonario daño a las arcas de otro sistema de educación y capacitación para el trabajo: el Cecyte.

Si otra vez una millonaria herida sangra el escaso recurso del ámbito educativo, la pasividad del contralor, hoy con el nivel de secretario, es la más incomprensible antítesis de la energía marianista, cuya explosividad únicamente abarca el ámbito de los regaños mas falla, a la hora de aplicar verdaderos correctivos.

La alta asesoría agravó enconos

Invertir en el estado no comprende el proceso de aprendizaje que a muchos del gabinete les ha costado la vida entera. Así que el señor asesor superior, Mario Armando Mendoza Guzmán, corre gente, protege a otra, maltrata, humilla y acaba por causar el peor perjuicio en la relación de su superioridad con ese vasto aparato burocrático que, le decíamos se aprecia como las aguas del mar rojo al momento en que Moisés las atraviesa… de un lado los buenos, al otro, los que le platico.

La información que se oculta

Entre las diversas dependencias del gobierno marianista cunde la indignación cuando acciones positivas, producto de sensibles sacrificios se ahogan en el escritorio del vocero Raymundo Vega Crespo.

Nadie supo el bloqueo de proyectos con recursos de la Federación, operado por la delegada de la Secretaría de Desarrollo Social, Clara Torres, como uno de los temas causantes del desencanto del llamado voto verde del PRI, limitado a ver como la estrategia de su partido opuesto, el PAN, sí funcionó.

Al vocero lo proveyeron de esa información, casi lo arrinconaron para difundirla, pero el resultado fue negativo.

En más de la política de carácter social, el marianismo utilizó los ahorros, producto de recortes laborales y descuentos salariales, en la construcción de al menos diez mil viviendas, dadas a igual número de familias sin distingo de filiación partidista u origen grupal, según información allegada por medios muy distintos a la Coordinación de Información y Relaciones Públicas.

Otros miles de apoyos consistentes en mejorar la estructura de las viviendas exitentes han sido también destino de esos ahorros que tanta antipatía generaron en la burocracia.

Pero esa información sencillamente fue desactivada.

Es claro que el responsable busca ahondar el distanciamiento entre el gobernador de Tlaxcala y los medios de comunicación, limitándolos a la reproducción de notas que representan una versión parcial de los logros de la administración marianista, como si los beneficiados por esa difusión fuesen clientes de su negocio particular de promoción de imagen.

Radio y Televisión, en las mismas

Se supone que la imagen personal del mandatario podría ser tan intensa como bien lo logra Radio Mas, el sistema veracruzano de radio y televisión con el gobernador Duarte.

Aquí, la vida se les va en pugnas internas, pero la difusión de acciones positivas -sobre todo de carácter social- no tienen cabida en las cabinas de trasmisión o se limitan a tímidas entrevistas, cada vez más opacadas por un modesto proyecto de televisión por cable, aprovechado sobre todo por autoridades con una militancia de oposición.

La manipulación, pero al interior

Dicen en el gabinete que el don de mando de Mariano González Zarur, no es el mismo de sus mejores años.

Hoy vocifera, se indigna y llega al extremo de los temidos berrinches, con golpes en la mesa, zapes y otro tipo de intimidaciones. Hasta ahí.

Amañado, curado de espantos y consciente que los gritos no llevan a un cambio, un creciente colectivo de mandos medios y altos pasa por el arco del triunfo eso que en otras circunstancias debería manifestarse con remociones, inhabilitaciones y hasta procesos legales.

Pero eso no ocurre. Han tomado la medida a Mariano. Abusan de él. Lo manipulan. Lo proveen de informaciones parciales y nunca abandonan la esperanza de obtener una ganancia.

Mariano llegó veinte años tarde al poder.

Sin novedad, el Legislativo de Tlaxcala y su actitud contemplativa

.

Reformas fundamentales podrán seguir esperando porque hoy es día en que los diputados sostienen una encarnizada lucha: decidir la marca de tequila que consuman durante la noche del 15 de septiembre.

A excepción de casos como el del legislador panista, Justo Lozano Tovar, que en los hechos encarna el enfrentamiento entre los grupos políticos de siempre, la desdibujada legislatura acusa los altibajos del temperamento marianista, habituada para su desgracia a responder a líneas tiradas desde la sede del ejecutivo estatal, sobre todo cuando a aquellas las acompañan los sobre$ de e$tímulo al quehacer legislativo.

Hay que ver esa especie de sobrepeso en materia de compromisos de la otrora ligera y activa panista Lilia Caritina, en quien propios y extraños tenían grandes expectativas porque no adelantaban que una vez instalada en sus mullidas butacas, pues sencillamente hay que disfrutar el momento… qué digo el momento, el período constitucional.

Para los intereses de un colectivo que da más importancia a los preparativos de la fastuosa noche mexicana del 15 de septiembre ha resultado un buen negocio el altibajo emocional del de enfrente, limitado a últimas fechas a seguir con la misma agenda de principios de administración… o sea, en blanco.

Por eso, nosotros conformamos a ese grupo de estados desentendidos de la reforma para que las fuerzas locales combatan al narcotráfico.

Espero que no sea otra causa, por ejemplo el compromiso que pudiera haber adquirido algún influyente asambleísta con los cárteles de la droga cada día con más presencia en nuestra entidad.

De las promesas de aquellos candidatos críticos y ganosos en campaña, lo que queda es el grupo más representativo de rollizos, consecuencia de los excesos de beber, comer y pasear, a costa de que los tlaxcaltecas nos privemos de un reformado Código Electoral, que haya superado las inexactitudes y lagunas del vigente.

¿Para eso querían ser diputados?

Lo invito a recorrer los pasillos del edificio de Allende 31 para ver con sus propios ojos la ilusión de varios por seguir con su brillante carrera política, dispuestos a dejar su productiva curul para permitir a sus múltiples simpatizantes impulsarlos en lo que será su llegada a la presidencia municipal del sitio que los vio nacer.

Hablamos que su paso por el Congreso es la parte más importante de su carrera política.

¿Entonces cuál fue la menos importante?

Pero no opaquemos la próxima salida legislativa a destinos del norte del país, pare presumir a los de allá las novedosas maneras para hacer como que se esfuerzan (y los de allá han de hacer lo mismo) en esta etapa histórica en la que el presidente del aiga sido dice adiós al poder y en estados como este el gobernador con un hijo bien travieso puede hacer de las suyas cuando su altibajo conductual se lo permite (y cuando no… pues también).

Mire usted el caso del suplente de la hoy senadora Lorena Cuéllar. Andaba muele y muele conque se le hacía tarde para revolucionar a la legislatura, pero hoy írelo, írelo, ahí quitecito, conforme con lo que dicte la superioridá. Y eso sí, sin perder de vista a su jóven secretaria técnica.

Vivimos una horrible devaluación de nuestra clase política.

Lo malo es que a estas alturas, por ejemplo, sigue la duda en relación con el tema aquél salido de una ocurrencia marianista: ¿el Instituto Electoral del Estado, debe o no seguir existiendo?

En realidad el tiempo apremia para la selección de quienes habrán de conformar al nuevo consejo general, pero por ahora los diputados tlaxcaltecas sostienen la más encarnizada disputa para decidir la marca de tequila que compren para la tradicional noche del 15, cuando dos compromisos los tienen más que estresados: cómo ir vestidos y a quién llevar a la pachanga de la gente bonita, en el palacio de gobierno, y de qué manera salir, cual cenicientas obesas cuando el reloj marque la hora de regresar a su sede, donde el guateque estará a cuarenta grados.

Oh, pues hay de alguna manera hay que celebrar la productividad legislativa.

Conste que nada más estamos hablando de la pachanga del 15, porque después de tal compromiso, viene la quebradera de cabezas para ver cuánto les va a tocar de aguinaldo.

¿Entonces para qué quieren ir a contender por presidencias municipales?

Déjalos, allá ellos y su mala cabeza.

-¿Oye y son flojos?

– ¡Cómo crees!

La frivolidad del junior

Mostrarse en esas fotos de la revista rosa que hemos comentado aquí, al hablar del inolvidable paseo de Mariano junior por el lejano oriente puede ser como las fotos de sociales donde las quinceañeras enseñan los olanes y los caireles a los niños bien para que puedan encontrarse siendo la envidia de muchos.

Nada más que nuestro rollizo quinceañero no debería olvidarse de los riesgos que hoy corren los ricos fuera del contexto de pobreza y violencia, en el que tantas familias han sido afectadas.

Si el chapo Guzmán aparece en Forbes, por qué uno no ha de aparecer en TVnotas…

¿Para qué?

De alguna manera hay que promocionarse, ¿verdad?

Pero a veces, uno lo hace sin pensar en los riesgos que ello implique.

Vea usted cuántos casos de secuestro y extorsión.

Pero a pesar de ello hay quien insiste en ver errónea la nota que será la envidia de esos envidiosos opuestos a que un joven apuesto -guapote lo califica la alegre Rosario Robles Berlanga- se comporte como el triunfador y millonario que ahora es.

Los fracasados, los candidatos quebrados, los miembros del crimen organizado, los miles de pobres, ancianos, niños, mamás solteras y los demás que usted considere, son ahora potenciales lectores de esas fotos, divis-divis, tomadas curiosamente unos días antes de aquél acto desesperado mediante el cual el municipio de Tlaxcala fue despojado de su policía.

O sea, quien no disfrute viendo al triunfador recorriendo el mundo, debe enfrentar su complejo de inferioridad.

El viaje a La India, la inexperiencia no justifica semejante acto de frivolidad

.

El viaje se efectuó después de las elecciones pues fue para celebrar el cumpeaños 63 de Hilda Aguirre, quien nació el 11 de agosto de 1944 en Huimanguillo, Tabasco.

Es legítimo el derecho de Hilda Leonor Aguirre Ontiveros, para celebrar donde ella lo desee su cumpleaños sesenta y tres. Felicidades a la primera actriz.

Acompañada de sus hijos, Iván y Mariano, pasó un mes recorriendo La India… “me la paso cotorreando”, dijo la ex esposa del gobernador tlaxcalteca, respecto al viaje, pagado con sus ahorros, según la protagonista de Sor Yeyé.

Sin embargo, la presencia de Mariano González Aguirre, en un viaje tan caro y reciente, lo muestra como un personaje frívolo de la política, insensible a las terribles heridas de los candidatos perdedores de su partido, del cual fungió durante la pasada elección de julio como coordinador en Tlaxcala de la campaña de Enrique Peña Nieto.

Ellos debieron costear los gastos de sus campañas. Están quebrados.

Lo malo es que alimentan la creencia de que González Aguirre, conservaría en su cuenta bancaria el generoso apoyo enviado por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de su partido, el PRI.

Lo peor es la derrota de Peña Nieto en Tlaxcala, avasallado por una mezcla de voto de castigo contra el estilo de gobernar de su padre, de la popularidad alcanzada por Andrés Manuel López Obrador, en esta región del país y, sobre todo a la falta de recursos para mover la maquinaria electoral del PRI, lo cual ocasionó desde la confusión que produjo más de cuarenta mil votos anulados cuando los electores tacharon los emblemas PRI y PVEM, a causa de la promoción gratuita y espontánea al candidato Peña Nieto.

El viaje, cuyo costo superaría millón de pesos según los costos de vuelo, alojamiento y diversión, investigados por e-consulta, se realizó de mediados de julio a mediados de agosto, pues lo motivó celebrar en aquél destino turístico el cumpeaños sesenta y tres de Hilda Aguirre, nacida el 11 de agosto de 1944 en Huimanguillo, Tabasco.

No vale el pavoneo de una familia privilegiada, cuando en Tlaxcala hay escasez, al grado que este regreso a clases no se repartieron útiles escolares. Y claro, tras la crítica ante semejante demostración de insensibilidad, a regañadientes el gobierno efectuará la entrega de ese apoyo a los papás.

¿Por qué para un acto -que debió ser espontáneo- de apoyo al tejido social hay resistencia del gobierno?

¿Por que no lo hubo para costear ese viaje por el mundo y con la supuesta aportación de la actriz de Huimanguillo?

“… los paseantes volaron once horas del Distrito Federal a Paris, posteriormente tomaron otro vuelo de ocho horas a Bombay… de ahí, Hilda, Iván y Mariano realizaron tour con vuelos a ciudades de la India… visitaron las cuevas de Ellora en Aurangabad, también conocieron Udaipurt y Jaipur para más tarde trasladarse a Taj Mahal en Agra.

Enhorabuena por su paseo familiar, pero cuántas ganas de generar indignación entre una militancia priísta, cuya animadversión para próximos eventos electorales se halla a flor de piel.

¿Y qué dirá Peña Nieto, quien este seis de septiembre será declarado presidente electo, por cierto el más cuestionado de la historia?

Este acto de insensibilidad no se justifica por la escasa experiencia de quien lo protagonizó.

Útiles escolares, muy a fuerzas…

Se trata de actitudes fuera de sincronía. El verdadero valor en la entrega de útiles a los niños que regresan a la escuela, consiste en la espontaneidad, en tanto solidario gesto de una autoridad determinada a no dejar solas a las familias ante un gasto que les quita el sueño.

Veamos la postura de don Mariano: “”Vamos a comprar los útiles porque el Decreto así lo dejaron desde que yo era gobernador electo, tenga o no tenga recursos, aunque no está reglamentado y podría no hacerlo, pero lo vamos a hacer”.

¿Ya para qué?, los útiles ya fueron adquiridos, y con la hiriente frase: “podría no hacerlo, pero lo vamos a hacer”, muchos preferirán proveer modestamente a sus hijos, pero rechazarán las libretas con bilis.

Esa asincronía de la que hablamos al no haber voluntad para tender a tiempo una mano solidaria a las familias, también se torna en mitomanía, con frases carentes de sustento, como la siguiente, dicha por el mandatario estatal poco antes de mostrarse desdeñoso en el asunto de los útiles escolares: “en el último año y medio se han logrado avances sustanciales, como frenar la caída del empleo a través de la recuperación de las inversiones, así como del crecimiento en turismo”.

¿Cuáles inversiones?

De forma genérica se elogian presuntos arribos de capitales para crear empleos. Las estadísticas muestran que este año hay un decrecimiento en materia laboral, en comparación con gobiernos anteriores.

Y en materia turística, no me lo tome como comentario de mala leche, ¿pero acaso se refería a los tours emprendidos por la familia González Aguirre por La India?

Señores, debemos ser realistas. La inseguridad nos agobia. Y los dólares no llegan a una plaza en presunta disputa por dos grupos armados alegando exclusividad entre ellos.

Los paseantes tampoco. De boca en boca se alimenta la versión de que a Tlaxcala no se le considera un buen lugar para hacer negocios, o para pasear.

Justificación no pedida…

Ha sido tan escandaloso el cambio en las versiones subordinadas de este gobierno, que personajes como la procuradora Alicia Fragoso Sánchez, ya habría renunciado si cupiera en ella un poco de dignidad.

A lo largo de un año y medio de gobierno, la versión oficial a la presencia del crimen organizado y del narcotráfico fue invariablemente de negación… “son personas que delinquen fuera y vienen acá a afectar nuestra calma”.

Hay que ver las revelaciones de Fragoso en una entrevista concedida a La Jornada de Oriente: “Sin precisar lugares ni extensiones, reveló que la Procuraduría General de la República (PGR), el Ejército Mexicano y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) han detectado sembradíos de droga en la entidad, “pues Tlaxcala no es la excepción de este problema nacional”.

¿No se trataba de fuereños?

La irrupción de la titular de la PGJET se da en el marco de la abyección legislativa local que ha llevado a diputados como el tricolor Silvestre Velásquez, a desdeñar la incorporación de Tlaxcala al nuevo marco jurídico para atacar al narcotráfico con sus fuerzas locales.

Es de condenar esa resistencia que nos mantiene dentro del grupo de entidades federativas cuyas legislaturas han hecho caso omiso a este compromiso. Sus razones deben tener.

Han de estar llenos de compromisos y pletóricos de actividades, desde luego importantes, como pasa con los diputados de Tlaxcala.

Mientras unos y otros servidores públicos incumplen con el encargo, a los criminales esta temporada les parece de fiesta.

Es la burocratización en tanto filtro a la que se somete reformas de verdadero impacto.

Reclama Justo Lozano el no repartir útiles, en esencia ahonda las pugnas entre académicos y hacendados

.

Enviar libretas y reglas con la imagen del gobernante en turno es parecido a pintar su nombre en todas las fachadas, finalmente se trata de acciones de promoción personal. ** La delicada situación de la inseguridad en Tlaxcala.

Los legisladores del tricolor se limitaron a intercambiar miradas incrédulas cuando su homólogo panista, Justo Lozano Tovar, reclamó en tribuna al gobernador Mariano González y sus subordinados del ámbito educativo, haber pasado por alto la oportunidad de solidarizarse con la economía de los padres de familia en esta temporada de regreso a clases:  “no están cumpliendo en la actualidad una de las responsabilidades sustantivas de su mandato, como lo es la entrega del paquete de útiles escolares para todos los niños y niñas del nivel básico de educación en todo el estado”.

En el régimen anterior, el gobierno dispuso de recursos para repartir propaganda del entonces mandatario, Héctor Ortiz -cuñado del diputado que hoy reclama-, en forma de mochilas, libretas, lápices…

No era la gran ayuda como en cambio sí un detalle de una administración sensible a promover su imagen con los papás de miles de escolares a quienes poco interesaba usar las reglas o los cuadernos con el rostro de Héctor Ortiz, plasmado a lado de conocidas frases de campaña, pero ahí las tenían.

Esta moción de censura presentada por el legislador albiazul consta de dos ejes de ataque: el primero aprovecha la temporada, difícil para aquellos padres castigados por la falta de empleo, la voracidad de los comerciantes y la libertad con la cual los profesores acaban por solicitar una lista de útiles así de grande.

Lograda la atención de los papás viene lo medular de la crítica, dicha por un miembro del grupo de académicos que perdieron el poder tras la necedad calderonista de imponer a una candidata inconsistente para este colectivo, lo que a su vez los llevó mermados a las urnas en aquella cerrada jornada electoral de 2010, cuando el solitario, rasposo, malhumoriento y desesperado candidato tricolor se alzó con un triunfo gracias a la ayuda de múltiples grupos a los que por cierto, con el tiempo desdeñó.

Lozano sacó su coraje evidenciando la característica insensibilidad del hacendado en el poder:  “pensar así es pensar en un regreso de hace más de 250 años, cuando el rey era el Estado: los recursos públicos no son de su patrimonio, no son de su pecunio, no son de su propiedad, son del pueblo, son de la ciudadanía, son de cada uno de los tlaxcaltecas que día a día se esfuerzan por salir adelante, y no es con el inadecuado manejo y una visión patrimonialista del poder y  de las arcas gubernamentales como se concibe la tarea moderna de gobernar”.

Como puede usted ver, se trata de estilos distintos de ejercer el poder: los orticistas basan sus éxitos en el poder por medio de estrategias planeadas con sigilo y calendarizadas.

El marianismo, en cambio, se mueve con una antipupularidad a flor de piel. No hubo útiles escolares, pero sí en cambio el mantenimiento a los edificios escolares mediante un programa que no desaprovechó para tatuar  todos los muros posibles con una graciosa greca de sus iniciales MGZ, igualito que los rancheros marcan con hierro candente su divisa en las ancas de sus hatos.

No hay duda, se trata de estrategias distintas, pero al final ambas tenían la intención de promover la imagen del gobernante en turno.

Orlando May, al banquillo

Llegó con las cartas credenciales de un jefe represor y hasta con antecedentes de tortura, según lo consignan  medios de plazas como Tabasco, donde dejó huella.

Ese perfil era inmejorable para el sistema pensado por quien hoy gobierna.

Parecía atender premisas como: “a golpes, el indio obedece”, y, “no hay mejor recurso que el miedo”.

Y con esa lógica su contratante supuso que mantendría a raya a un pueblo respondón.

Los meses pasaron. Llegaron los operativos. A muchos les costó ser maltratados, o vistos como posibles delincuentes.

Se trataba de infundir ese mensaje de temor enviado por un mandatario con ganas de tener las manos libres, sin cuestionamiento alguno de por medio.

Pero el lado que se esperaba con el mítico cambio comenzó a fallar. Hoy, un par de robos, mañana otras tantas extorsiones, y de repente nos llegaron cuerpos mutilados.

La autoridad se negaba a reconocer que el crimen organizado comenzaba a operar en la demarcación tlaxcalteca. Se trataba -según se dijo hasta el cansancio- de delitos cometidos en el exterior cuyos autores tomaron nuestro territorio para venir a dejar los cuerpos.

En esa versión se insistía hasta el día en que el gobierno decidió concentrar a la policía municipal de Tlaxcala. Esa mañana se reconoció que los actos criminales tenían presencia en toda la entidad, y por lo tanto era necesario llamar a esos elementos comisionados en el resguardo de la capital.

De manera simultánea, empresarios del área de Chiautempan alzaron la voz por los robos y extorsiones de los que eran objeto.

Luego, nos enteramos que comerciantes del municipio de Tlaxcala, por el rumbo de la Loma, sufrirían de constantes extorsiones.

Hace semanas, durante una importante actividad en el cuartel de Mazaquiáhuac cayó un helicóptero del gobierno de Veracruz. Algunas  versiones no descartaron que aquél hubiese sido derribado, en lugar de la versión difundida, en el sentido de una falla mecánica.

Así que el área boscosa de Tlaxco pudiera ser asiento de algún grupo armado.

Otras informaciones que comenzaron a tomar fuerza, hablan de la disputa de dos cárteles, los más sangrientos del país, en la plaza de Tlaxcala.

Como podemos ver, la función del secretario de Seguridad Pública, Orlando May Zaragoza, le demandó ensancharse a toda la geografía y valerse de un sensible mecanismo de inteligencia.

Pero cuando vemos al director del C-4, Benito Hernández Fernández, llamando la atención con sus buenos deseos y su carácter pusilánime cada vez en más actividades, notamos que el militar a cargo de la seguridad en Tlaxcala se queda corto ante el inminente avance de los presuntos autores de esos asesinatos negados hasta el cansancio y de aquella latente amenaza de secuestro y extorsión.

Dicho alto mando carece de más alternativas que, ponerse las pilas y sugerir los cambios necesarios -como ya lo hizo con la policía municipal de Tlaxcala.

Su función no debe limitarse por la inútil política electoral desplegada por un gobierno incapaz de lograr votos para su partido, pero sí cometiendo la irresponsabilidad de descuidar frentes muy sensibles, los que tienen que ver con la actividad de la Secretaría de Gobierno.

Se acabó el tiempo de pensar en elecciones.

May Zaragoza no puede hacerlo todo. Mario Armando Mendoza, el asesor non del gobierno, tiene que sustentar las grandes recomendaciones que ostenta como operador, pero no para ganar votos, sino para velar por la integridad de un pueblo al que se ha descuidado.

Sin trabajo de inteligencia somos vulnerables.

Con Benito Hernández y con Mario Armando, lo somos más.

Nada más que la disciplina de May es tan elevada que es incapaz de comentarlo a su jefe el gobernador.

No se puede limitar a ver cómo nos hundimos ante el crecimiento del crimen organizado.

Atrás quedó la política para reprimir al pueblo.

Hoy, tienen que aplicarse a fondo para defender a ese pueblo.

Y si no pueden, entonces que renuncien. Del más modesto, al más alto.

Pérez Lira, la impotencia de perder su policía, ¿el coraje para recuperarla?

.

Muchos esperamos que el alcalde de Tlaxcala se faje los pantalones y no renuncie al convenio con el Subsemun para recuperar a la policía, arrebatada por el gobernador. Ojalá tenga los arrestos para hacerlo.

Vaya conflicto interno del alcalde Pedro Pérez Lira. Su “yo desafiante” -como debe conducirse el alcalde de una ca
pital- le ordena reclutar otra policía municipal, para no renunciar convenio con la Secretaría de Seguridad Pública para financiar, vía Subsemun, parte del pago a esa corporación, pero su “yo pusilánime”, lo hace reflexionar respecto a un nuevo y robusto compromiso laboral.

Además, mostraría tener iniciativa, muy por encima de la política marianista de castración a todo político que se mueva.

Planteará al Cabildo la posibilidad de rehacer a la Policía Municipal.

Pérez Lira labraría con ello su nombre en roca maciza, pues en comunidades y colonias reclaman la presencia de uniformados, “de casa”, conocedores de la compleja problemática de una demarcación con una importante población flotante, con un crimen organizado reclamando plaza, con un cuerpo municipal al margen de órdenes dictadas con criterios ¿superiores?, que más bien obedecen una estrategia personal y autoritaria para hacer eventualmente más grande la custodia de quien por cierto, no suele andar libremente por las calles y parques…

Por supuesto que volver a contar con la Policía Municipal requiere trabajo, y gestión, y más recursos.

He aquí el dilema interno del alcalde gemelo: empeñar la vida para conseguir inmortalizarse como alcalde, o seguir con la francachela ocasional y los moles, que no faltan, bajo aquella condición maniatada, humillada, limitada, no tanto por el tlatoani y sus actos autoritarios, sino por la impotencia propia de desafiarlo en esta maniobra para desmantelar a la capital mediante el acostumbrado atropello.

Ánimo alcalde, no se encoja… ahora es cuando sacar la casta (o seguir como va).

El Cobat y Chepina… los retos

Guillermo González del Razo, del legado politécnico a Tlaxcala, tiene en sus manos poner orden en las caóticas finanzas del Sistema del Colegio de Bachilleres (Cobat) bajo la batuta de la profe, Josefina Espinosa, a quien los demonios de la enorme institución se han reservado hasta hoy hacerle la vida de cuadritos.

Según el gobernador Mariano González Zarur, la llegada de la ex dirigente priísta fue decisión de Tomasito Munive, el secre de Educación a quien se le olvidan las cosas.

Tengo mis dudas, aunque no hay que menospreciar la capacidad de uno de los hombres con más años en la política tlaxcalteca -el otro hace como que trabaja de vocero- y con un historial del que se desprenden nuevos valores -más o menos como Ernesto Ordóñez, de Pensiones Civiles.

Lo cierto es que doña Chepina tiene el reto de apaciguar los rencores contra Enrique Padilla Sánchez y las cochinadas que dejó tras encabezar sin mérito a ese sistema. por las mismas anduvo su sustituto, Baltazar Lumbreras Tehozotl, de quien se esperaban menos actos de irresponsabilidad, animado por su repentina reanimación a la vida política pese a ser un cartucho quemado luego de la mediocre administración municipal en el municipio de Tepeyanco.

Ojalá su llegada no se vea amenazada por el cambio repentino de parecer, propio de esos funcionarios de medio cuño, a quienes una mañana de su vida les dio el síndrome del general Durazo.

Tiene un administrador cuyo positivo paso por la Comisión de Agua de Tlaxcala -no como el enamorado Marco Velasco, junior del oficial mayor y único funcionario con dos plazas- le significa una importante ventaja de inicio.

Ojalá no le salga lo priísta y la política esa de considerar a las instituciones como agencias para acomodar a los cuates, a los recomendados y a los incapaces.

El sistema Colegio de Bachilleres tiene tal nivel de riqueza académica y poderío económico que quien lo encabece tiene la obligación de ser un intelectual y al mismo tiempo un buen administrador.

La maestra Josefina tiene ahora que demostrarnos su capacidad. Tal vez no cumpla con la primera expectativa, pero de que es una mujer bien intencionada nadie lo duda.

Cuenta con la información del Órgano de Fiscalización Superior (OFS) para aplicar una política intolerante ante la corrupción, pero conciliadora con los grupos demoníacos que operan ahí dentro.

Notarios, por fin recibirán sus libros

Eduardo Lozano Tovar, Raúl Cuevas Sánchez, Francisco Velázquez Nava, Alejandro Moreno Morales, Marcela Flores y Flores, Liliana Eloísa García Barba, José Germán Alberto Escobar, Raquel Beatriz García Lozano y Cesáreo Santamaría Madrid, son los nueve fedatarios a quienes Cuauhtemoc Lima López, director de Notarías, citó en punto de las nueve del día de San Agustín, para entregarles los libros con olor a guardado que por más de un año retuvo la administración González.

Ahi los tiene usted, felices los condenados porque desde el once de septiembre de 2011 eran unos desempleados, sometidos a la presión de quien no cuenta con la simpatía del gobernador precursor de las formas por encima del fondo de las cosas.

Por lo menos estos nueve si tendrán libros, porque los niños que reanudaron ayer las clases en Tlaxcala, nada de libros y mucho menos útiles escolares.

Oiga, con tanto ahorro por despidos,que a Mariano no le alcanzaba si quiera para regalar una libreta de forma italiana y un par de lápices… de plano se ve codo, codo…

Niegan haber escrito comentario contra el Ejecutivo

e-consulta

Martín Ruiz, director

Por este conducto me permito solicitarle que se elimine el comentario publicado y relacionado con la nota “Pérez Lira, la impotencia de perder su policía, ¿el coraje para recuperarla?” de fecha 21 st, 2012 a las 1.11 PM; ya que no soy responsable del mismo, aunque quien lo realiza se hace denominar “jose luis arguijo”.

Esto es inadmisible, pues de manera dolosa y de mala fe ensucia mi imagen

Quien realiza este hecho esta cometiendo un delito al utilizar la identidad de otra persona para emitir sus comentarios.

Se ve claramente, que un tercero tiene la mala intención de provocar un conflicto entre el Ejecutivo y mi persona.

Le pido, que por su conducto se le indique a la persona que realizó el citado comentario se abstenga de seguir utilizando mi nombre, porque en caso contrario, me veré en la necesidad de proceder conforme a derecho.

Es lamentable que terceros aprovechen estos medios para externar sus perversas intenciones buscando crear conflictos, sin importarles lesionar los valores de personas, instituciones y medios de comunicación.

Agradezco de antemano su comprensión y la atención a la presente solicitud.

ATENTAMENTE

Lic. José Luis Arguijo Torres

El castigo marianista a municipios, y la aportación propia, adelantan serios descalabros

.

La nave tricolor va en picada y la política autodestructiva dictada desde Palacio, incrementa la creencia de: hacer negocio con el PRI o con Mariano, es sinónimo de fracaso.

Conforme avanza el tiempo, gobiernos municipales priístas siguen cavando una brecha de impopularidad. Lo registró la elección de julio, solo que no se notó, primero por el trauma ocasionado a la militancia de ese partido por el fenómeno Peje, el cual captó un enorme voto de castigo en contra de la guerra interna declarada por el marianismo a sus correligionarios al frente de ayuntamientos, entre los cuales destacan Zacatelco, la capital Tlaxcala, Chiautempan y Huamantla.

No son los únicos donde se vive el desencanto del impopular autoritarismo.

Por ejemplo ahora mismo, día de reinicio de clases, a los padres de familia se les privó de la simbólica ayuda con los útiles escolares. Claro, se trataba de una campaña para apuntalar la imagen del gobernante en turno, como pasó en los últimos años de la administración de Héctor Ortiz, pero no dejaba de ser un agradable gesto recibir una mochila, un par de libretas, lápices y reglas, aunque llevasen la imagen y las frases del ex mandatario estatal.

La peor campaña, sin embargo, se dio en las oficinas recaudadoras y de otros servicios, donde numerosos burócratas se dedicaron a transmitir información negativa a los ciudadanos, indignados por la adversa política laboral que debieron enfrentar desde inicios de la administración.

El aparato burocrático se compactó, pero el supuesto ahorro por haber dejado de alimentar la nómina no se tradujo en beneficios. Al contrario. Alentó la atención a los causantes, atrincheró a los servidores públicos y desató medidas como la impresión de cientos de anuncios en lonas, con condenas a la afectación de Pensiones Civiles, donde el marianismo dejó correr desdeñosas afirmaciones, como aquella que considera tirar el dinero al caño cuando este se destina a seguir cubriendo el derecho laboral de la jubilación.

Casos extraordinarios, como Zacatelco, registran una verdadera política destructiva del grupo de la alcaldesa, Blanca Águila Lima, quien pagó caro el atrevimiento de expresar a inicios de su gestión la posibilidad de convertirse en abanderada del PRI a la diputación federal por el tercer distrito electoral federal o incluso a la senaduría.

Ambas posiciones fueron perdidas por el PRI en esa demarcación electoral.

Versiones recogidas entre candidatos derrotados señalan a un grave voto de castigo probablemente inducido desde las mismas instancias con liderazgos tricolores.

Entonces desde el centro del estado se estimularon movimientos desestabilizadores, como el encabezado por Rubén Darío Domínguez, un político ayer orticista, luego marianista, y hoy sumido en el descrédito y dejado de la mano que en su momento lo alentó en el chantaje cuyo contexto causó un daño irreversible al ayuntamiento.

Otras comunas, como Chiautempan y Huamantla, padecen la falta de apoyos, generalmente traducidas en la reprobación popular, pues existía la expectativa de un crecimiento importante debido a la militancia de los respectivos alcaldes en el mismo partido que llevó al triunfo al gobernador.

En Santa Ana, por ejemplo, una grave inseguridad llevó a la comunidad española al reclamo, cara a cara con el mandatario, respecto a los insoportables niveles registrados en delitos como el robo y la extorsión.

Aquí el ayuntamiento de Ángel Meneses Barbosa, jugó un desventajoso papel luego de perder credibilidad tras aquella extorsión fraguada por el mismo director de Seguridad Pública Municipal, invlucrado con un funcionario estatal, desplazado feamente tras comprobarse que fue él quien designó al responsable de dicho delito, y había presionado al edil para incorporarlo en ese puesto estratégico.

La descomposición se fue sintiendo. Y la airada reacción de las familias ricas de origen español no se hizo esperar, al grado que en una reunión a la cual el invitado principal sería Mariano González, el malestar comenzó con una sutil protesta y concluyó con la invitación para salir de esa casa, donde los ánimos cada vez se caldeaban más.

Hay que ver el desprecio marianista hacia el alcalde capitalino, Pedro Pérez Lira, a quien en fecha reciente despojó de su policía municipal para concentrarla en la Secretaría de Seguridad Pública del estado, sin importar que esa medida afectara un convenio con la Federación para cubrir la nómina de ese cuerpo de seguridad, cuya eficacia era notoria gracias entre otras cosas al trabajo de inteligencia realizado en una cabecera, sus pueblos y colonias con un relevante grado de conocimiento de los efectivos.

Pese a pertenecer al mismo partido, al gobernador Mariano González Zarur, no lo afligió exhibir al presidente municipal, Pedro Pérez Lira, al extremo que comenzó a correr la versión del deseo del ejecutivo por proponer el traslado de la capital a Apizaco, donde hay una evidente preferencia hacia el acalde, panista por cierto, pero hábil para abrir la puerta al mandatario estatal, no obstante el sacrificio que ello ha significado para gestiones que se tradujeron en millonarias inversiones en el ramo comercial y turístico.

Daño irreversible

En el propio PRI, la desesperanza llegó para quedarse. Dirigentes y liderazgos medios reprueban -pero procuran ser discretos- la crueldad marianista hacia los alcaldes, ciertamente los principales promotires de una causa que, paulatinamente se pierde.

En breve habrán de ser renovados los sesenta ayuntamientos y el Congreso local.

Pero la idea de, “el peor negocio es ser candidato priísta”, tiene claras evidencias en los ex abanderados a senadores y los ex candidatos a los distritos dos y tres federales.

El riesgo de perder la elección en Tlaxcala, Huamantla, Chiautempan y Zacatelco, corona la incertidumbre de aquellos personajes, conscientes que llevar tatuado el nombre de Mariano, les significa un elevado nivel de derrota.

Ya lo señalábamos párrafos arriba, estos cuatro municipios no son los únicos, pero tal vez son los más representativos para el Revolucionario Institucional.
Y la nube amenazante de hundirlos en la dolorosa derrota, crece conforme al mandatario parece no preocuparle en lo mínimo ese proceso de caída, notorio, sentido por los liderazgos locales y lo peor, perfectamente conocido en el cuarto de guerra del partido, donde todos sin excepción se encuentran atados de manos.

Quien se atreva a contrariar esa voluntad destructiva sabe que sus días están contados.

Habrá que ver con lupa el comportamiento del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y del propio aparato del virtual presidente, Enrique Peña Nieto, pues de persistir esta situación, al PRI lo único que le espera en Tlaxcala es el fracaso.