[xyz_lbx_default_code]

Archiv para mayo, 2012

Los cambios ya comenzaron… dicen que también los habrá en PGJET y en la SFP

.

El gobierno se desmantela. Prescinde de las gente capaz, mueve a los de más experiencia y coloca a los más sumisos. Es la antesala del caos, mientras decenas tocan puertas pidiendo el voto.

Cuauhtemoc Lima López, primero de los denunciantes de notarios orticistas fue nombrado ayer director de Notarías, en sustitución de la seño cascarrabias Estela Sánchez García, quien a su vez aconsejó a Mariano contratar despachos serios de abogados, porque con los remedos que trabajan les pasaría lo que finalmente ocurrió.

Estelita, la altruista a costa de la clientela de las notarías en funciones (llevaba record en alcancías de la Cruz Roja llenas con pura moneda de diez varos) se hallaba hasta la m… y deseaba –según sus íntimas- dejar esta oficina donde abundaba la chamba, pero no por la cual fue contratada, sino la toma de decisiones para mover un poco al corral de jumentos encargados de hundir al marianismo a través de puros cuentos legaloides.

En consecuencia, mover al fulgurante (je) director del Registro Civil a la dirección de notarías, pues es hecho sin mayor trascendencia, a no ser que quiera usted pensar que don Mariano ve en Lima López, una especie de relevo incondicional y dispuesto –como otro par del que más tarde le hablo- a dar el sí a su amo, aún se trate de verdaderos saltos al precipicio.

Según parece, el alejamiento del gobernador-hacendado del aula, permite a cualquiera presentarle cartas credenciales mediante las cuales lo convencen de ser eminencias. Lo malo es que generalmente pierden los litigios.

Así que don Mariano se ha visto obligado vivir en constante desconfianza-zozobra. Sus subordinados ya le ponen cara cuando los “zapea” y hasta uno que se dedica a hacer la crónica de estos dramas tiene que ir a poner cara de culpable a la Procuraduría.

A propósito de cambios por venir, crece el rumor de que la abogada Licha Fragoso Sánchez, anda en pasos muy parecidos a los que recién terminó la seño Estela. Ya no aguanta… o sus resultados no fueron satisfactorios… o las necedades del amo no le dejan otro camino que poner distancia de por medio.

Digo, si a Carlos Rojas Gutiérrez –ese sí un peso pesado- le cantaron las golondrinas y hasta le hicieron el feo, qué será de pesos pluma o menos que eso.

El comentario viene a colación porque en la secretaría de la Función Pública, hay también el rumor de que el jefe tiene ya puestos los ojos en otra chamba… la que sea pero que no tenga que ver con tratos con gentes, por ejemplo que críen reses bravas.

De veras no lo entiendo.

El marianismo ordenó el desmantelamiento de la Secretaría de Gobierno, el debilitamiento de otras cuatro, se priva de asesores de primer nivel, queda sin la abogada (Estela Sanchez) que la hacía de asesora jurídica y ahora hasta planea deshacerse del funcionario con menos cabello.

¿Dónde va a parar?

Creo que donde se lo sugiera el asesor corta-cabezas, Mario Armando Mendoza, quien al mismo tiempo en que partió Carlitos Rojas, procedió a llamar a varios de sus incondicionales michoacanos, ya sabe usted, para seguir engrosando su nómina.

Regresan los viajes internacionales

¿Acaso no ve usted el tremendo avance en materia de inversiones de carácter global?

Dicen en la Sedeco que la titular ya tiene listos los boletos  para que ella, su jefe y otro jalapatas, la emprendan a Alemania la semana entrante.

¿Ahhh, quién fuera mandamás de un estado que no la hace cansada, para poder pasearse con su bella secre de Desarrollo Económico (cof-cof)…

Ya en serio, esta tercia de tlaxcaltecas brincará el charco para tratar de recuperar la incomparable inversión millonaria que comprometía la embajada alemana en el tema de la Educación Dual.

Con base en las admirables normas teutonas de esta disciplina, los futuros técnicos o ingenieros deben tener la oportunidad de forjarse en las naves y talleres. Y para eso habían dispuesto de varias decenas de millones de euros.

Pero, como en los tiempos del marianismo todo, todo merece un desplante, en la Sedeco supusieron que esto se podía hacer con la embajada y zaz, recogieron sus millones (nada más en el Edomex, la inversión anual supera los 100 mdd) y procedieron a hacer la más hiriente de sus muecas.

Conste que este es el cuarto viaje internacional.

Y a no ser que tuviese a Alz Haimer como destinatario, no nos hemos olvidado que de las jornadas previas a Japón, Nuevayork y Alemania, nada se ha concretado, pero eso sí, hasta nos mandan tarjetas postales como para que no perdamos detalle de lo bien que la están pasando.

Una más de la Segob

Así como hoy se lanzan cañonazos de 15 millones de pesos para apaciguar a dueños de terrenos, pero pagándole a la grey católica (¿?), en San Miguel del Milagro, la ausencia de operadores –pues dónde más podían andar que pidiendo el voto- dejó manos libres a la Mitra, y ahí tiene usted: un tejido social roto, encarcelado y dispuesto a dar batalla para no perder su parte del negocio en lo que podemos llamar turismo de tipo religioso.

San Miguel del Milagro, un bello santuario con magnetismo fuera de serie, concita todo el año a miles de familias llenas de fe para pedir la sanación de algún ser querido o el fin de alguna mala racha.

Y sus ruegos se acompañan con generosas limosnas.

Y varios ojos no pierden detalle de las mismas.

Los lugareños se encargan de tener bien limpio al templo. Y los administradores, enviados de la Mitra, de organizar las solemnes celebraciones, muchas de las cuales tienen carácter de sanación.

Con el respeto debido a las cuestiones de fe, esto decanta en el gran negocio, donde ganan todos, pero aquellos en la parte más alta de la pirámide no están dispuestos a compartir las talegas de dinero.

Ya en los terrenos mundanos, las festividades en torno a este santuario se vuelven dignas de una cinta de Luis Buñuel, retratando el engaño permanente de religiosos, lugareños y visitantes, para vivir una vida caótica.

Y mientras empeora este complejo sistema al que urge autoridad para alejar la violencia mediante reglas claras, los empleados de la Segob se hacen mensos en el toque de puertas y las procesiones para adorar al niño dios Marianito.

El fondo de la foto incómoda tomada a Mariano, en la peor forma que le pudo ocurrir

.

Puede ser evidencia gráfica del descontrol de sus extremidades, porque, ¿un gobernador rascándose ahí, frente a todos y sonriendo como lo hacía, está para pensarse.

Ouch… ¡qué comezón!, ¿acaso no saben que hasta los grandes políticos (¡!) son de carne y hueso, y que un repentino salpullido les puede sorprender… en sus partes íntimas?

Quien haya tomado la imagen del gobernador Mariano González Zarur, dando a su urgencia un poco de consuelo, merece el premio estatal de periodismo.

Superó la autocensura y la tentación de chantajear al bodrio encargado de la imagen del mandatario.

Su formidable foto es el inexorable tributo del político que hasta entonces sentía nauseas por los comunicadores. Promotor de la changarrización del reportero, en este caso gráfico, pues estaba seguro que los informadores son menos que peones.

Pero el fondo puede ser más profundo.

Es raro que un individuo empoderado y a la vista de todos se dé la libertad de tomar sus genitales y reír con todas sus ganas.

Parece un acto de exhibicionismo. Pero, ¿es capaz de cometerlo el personaje más conservador de Tlaxcala?

Podría tratarse de la falta de control en sus manos.

Nadie es ajeno al mal neurológico que en situaciones extremas se manifiesta con extremidades espasmódicas.

El repentino reflejo de una mano sosteniendo los genitales correspondería en un ambiente vulgar, a un tipo de deficiente aseo, convidado de insectos de naturaleza venérea, o con tal clase de infección urinaria que, inconsciente se induzca alivio manual.

Creo que cualquier gobernador habría preferido aguardar un momento a solas para alivianar su desconsuelo.

Mas la foto es elocuente.

El peor de los escenarios lo sugeriría arrogante… presumiendo su virilidad (¿?)

… pues es que en tiempos tan cercanos a la elección, todo puede ser posible.

¿Qué tal si lo invadió un bicho (un ratón, una lagartija, una araña)? Pues creo que hasta en esa eventualidad pudo sobreponerse la discreción.

Pero no fue así.

Y el reportero gráfico, autor de esa toma debe sentir satisfacción de su trabajo, porque después de él, ya nada será igual.

¡Enhorabuena!

Los lamentos de un ex mandatario

“Gane o no gane, el orticismo seguirá”.

Héctor Ortiz comenzó a manejar posibles escenarios adversos.

Quién sabe si se trata del gemido previo a la descarga del tumulto del estrato académico nada apocado, y al contrario –según se juzga- dispuesto a dar la batalla hasta el último aliento.

Entrevistado por e-consulta, Ortiz se dice impulsor del voto lineal, para apoyar a Josefina y a los candidatos al senado y a las diputaciones federales.

Yo creo que va a esperar hasta el último momento para decidir el rumbo que sigan sus huestes. Y lo del voto lineal lo cambiaría por el voto diferenciado.

No sería raro ver que Adriana se hunda ya avanzada la elección, cuando sienta muy cercana su coronación y no la de su compañero de fórmula.

En estas condiciones la política es tan caprichosa…

El costo de echar a Carlos Rojas

Las varias veces que el hoy mandatario tlaxcalteca quedó en el limbo de la política, fue cobijado por el grupo de Carlos Salinas de Gortari, uno de cuyas extensiones, Carlos Rojas Gutiérrez, fue echado de Tlaxcala hace un par de semanas.

La despedida fue con saña. Y como Rojas no es perita en dulce, dejó bien claro el mensaje… al marianismo le esperan tiempos difíciles. Pero ya no habrá quien lo cobije.

Sin proporción alguna, la contraparte del escindido con saña –Mario Armando Mendoza- hizo la gran fiesta. Avanza su perverso plan de ser el único Merlín de la corte.

Pero, ¿y después?

Qué importa… su plan habrá funcionado en una tierra ajena a la que habrá dañado cuanto se lo permitieron. ¿Y los nuevos cuadros generados por el marianismo?

¿Cuáles?

La generosidad

¿Con qué cara el sistema que ha empobrecido a la entidad, da apoyo solidario a las candidatas del PRI al senado, en Puebla?

Pues con la misma cara que el grotesco vocero cobra puntual sus quincenas pese a sus largas ausencias y fatal posicionamiento de su señor patrón.

¿No que no hay dinero, al grado que se manosea la quiebra de Pensiones Civiles como una evidencia de esa pobreza, hoy sabemos inducida?

Las beneficiarias de esta cara ayuda serían Blanquita Alcalá y Lucero Saldaña.

¿Qué sentirán al gastar un recurso sagrado para los de aquí, aunque bien escaso para aquéllas?

Insensible cinismo

Si el Instituto Federal Electoral (IFE) lavó en Tlaxcala sus manos al estilo Pilatos, relativo al comportamiento de la candidata-concesionaria priísta de radio, Guadalupe Sánchez Santiago, ha de ser por dos causas:

1.- Como sabe que son lejanas las probabilidades de triunfo, no mueve un dedo y la deja que solita acabe de sacrificarse.

2.- Es un funcionario insensible a las quejas de la oposición en el primer distrito electoral federal, víctimas de la cerrazón de la única radiodifusora en Apizaco, o sea, para qué está en Tlaxcala si es cómplice del vil manejo de una concesión, no olvidemos, dada provisionalmente a particulares por el gobierno federal.

Ah, también puede tratarse de la solidaria actitud del sexagenario barba azul, a quien las críticas se le resbalan, no así los afectos –raros verdad entre concesionaria y funcionario del IFE- que habrán de culminar en la conmiseración de uno por el fracaso de la otra.

A propósito de relaciones peligrosas

Una de las funcionarias mejor informadas de lo que pasa en el gobierno del estado sería Gladys Flores Sánchez, actual directora Académica del Cobat, quien recurriría a los nexos familiares y a la red de mujeres que operó en la elección estatal del 2010.

Dicen que una de sus primas Xochitl Roldán Trejo, trabaja en la Secretaría de Finanzas y otra pariente suya es Angélica Zárate Flores, actual secretaría de organización del CDE del PRI. Ésta última íntima de Victoria Eugenia Márquez, alias la “Yeni” o la “Senadora”. De esa forma Gladys sabe muchas cosas que se hacen, insisto en el gobierno.

Ni hablar con esos amigos para que quiere uno enemigos.

Demoran en Hospital General seis horas para atender a novillero grave por cornada

.

El herido llegó 16:30 al Hospital General. Nadie lo atendió y hasta las 23:00 horas asomó los bigotes el secretario de Salud, Jesús Fragoso Bernal… ¿Qué nos pasa?

De las cuatro y media de la tarde a las once de la noche, aguardó en una especie de sala de espera a mejor vida el novillero tlaxcalteca Oscar Amador, quien recibió una tremenda cornada en el muslo derecho durante su reaparición, en la plaza Ranchero Aguilar.

¿Cómo la ve? Seis horas esperando ser atendido en el Hospital General de Tlaxcala, donde en ese lapso no hubo personal que se apiadara de su vitalidad, que se iba como agua entre las manos.

Y fue hasta las 23:00 horas cuando aparecieron los bigotes de Jesús Fragoso Bernal, y hasta entonces comenzó la movilización para salvar al pobre hombre… malaya sea el paramédico que decidió llevarlo Salud de Tlaxcala, si de una vez pudo echar la carrera al Hospital Central de Apizaco, donde según se juzga se asienta la verdadera sede de este sector.

Ignoro las causas por las cuales esta secretaría no está en manos del yerno del momento (quien por cierto ya ha cometido varias que tienen hasta la m… a su poderoso papi suegro).

No cabe duda que hasta lo bueno cansa. El negociazo, digo, la responsabilidad del sistema de salud en Tlaxcala debiera obligar al añoso as del bisturí (bueno en realidad es uno de los cirujanos estrella del Central, propiedad como usted sabe de la seño sister de nuestro querido gober) a no hacer olas, pues como nunca, murmuran en Sesa, le llueve en su milipita.

Entre las ganancias exponenciales generadas por proveedores y el presunto tráfico de personal médico del Hospital Infantil al Central, del General adonde se requiera y viceversa, el tema de la salud es lo más alejado, por ejemplo a la crisis europea –donde ya no saben qué hacer con los griegos; hundidos pero eso sí bien conflictivos.

Aquí en cambio el sistema feudal operante permite a los profesionistas fracasados de antes codearse con las verdaderas eminencias de hoy, con una pequeñísima diferencia los primeros alcanzaron sin mérito el status mientras a los otros les ha costado una vida de estudio y esfuerzo.

Por eso no entiendo como este tipo de funcionarios descuida el negocio, digo el puesto, durante lapsos tan prolongados. Digo, un hombre herido que debe aguardar seis largas horas es un escándalo en los anales de la medicina moderna.

Los feudos esos a los que nos referíamos tienen sus asegunes.

Si a Fragoso lo hubiese llamado la seño Karen Rojas Rodríguez o, la otra seño… ah sí, Gabriela Débora Flore Romano (la administrativa y la de planeación) mire usted… así de rápido hubiera llegado el abuelito Chuchito, pero como en lugar de sus presuntas socias en la inacabable fuente de ingresos donde las puso el altísimo (je) lo aguardaba un pobre novillero tlaxcalteca, pues ya sabe usted… el cuerpo tiene sus horarios y cuando se ha alcanzado un nivel de triunfo como Fragoso en el marianismo, la gente pasa de las comunes agendas de un médico al protocolo para ver si el jefazo tiene tiempo de atenderlo.

El feudalismo en Tepetomatitlán

Como los operadores de la Segob andan ocupadísimos pidiendo el voto, los pocos que quedan en la oficina del secre de los fracasos (a quien también conocen como Noé Rodríguez Roldán) toman decisiones bien rápidas pues el tiempo los devora. Si son correctas o no… ya se verá.

Raras las premisas a las que obedecen para decretar la expropiación de dieciocho hectáreas, que tienen dueño y los impuestos pagados con puntualidad.

Enemigo de las grandes obras, hoy al gobernador Mariano González Zarur, le dio por imaginar lo fastuoso que en esa planicie se vería un centro contra la ceguera, con todo y sus grecas MGZ pintadas en la fachada y con un nombre, así estimulante a su grandiosidad: Centro Mariano de los Ojos, no se si esté usted de acuerdo…

Así que palomearon a una parte de los afectados, los relacionaron con la parroquia de San Pedro y San Pablo y sin pensarlo más, les soltaron quince millones de pesos, buena parte de los cuales será destinada a edificar una torre en cuyo interior haya un reloj con imitación de campanas que cada doce horas cante el Ave María o una de Cristo Rey.

Creo que los o el operador de la Segob que tomó esa decisión pudiera estar parcializado, y no sé verdad, pudiera haber cometido el error de comprometerse con la parte opuesta a que la manosee uno de los adversarios de don Mariano.

Veo que en el mediano plazo, el gobierno va a tener que cumplir al grupo de la torre en la parroquia, pero también enfrentará la oposición de los legítimos dueños del área expropiada y hasta protegida con púas (no sé porqué pero eso me recuerda a varios ranchos por el rumbo de Ciudad Industrial Xicohtencatl).

No me cabe duda que estoy ante los apetitos de un hacendado por despojar a un grupo de sus terrenos, cuyo arbitrario importe por cierto, se lo pagan a otro grupo, ese sí muy resandero.

¿Oiga qué le pasa al secretario de gobierno?

Se supone que está consciente de ser el responsable de la política interna del estado.

¿Así negocia?

Me siento sorprendido y decepcionado.

No he conocido a un encargado de la política interna de un estado, más ingenuo y más irresponsable que el muchacho Noé.

Con razón su jefe lo arrincona a pellizcos y coscorrones. Tiene razón. Bien por él.

Del odio entre marianistas y orticistas nadie gana… el estado se hunde

.

Hoy ambos partidos sufren la consecuencia de las pésimas decisiones internas… sorprendentemente aquí, AMLO capta esos desencuentros.

La elección presidencial pasó a segundo término en Tlaxcala. El encono entre marianistas y orticistas se ha encargado de poner la nota negativa a este proceso, con abundantes acusaciones cuyo objetivo es afianzar dos de las tres senadurías en disputa.

Dos viejos colegas cenecistas, uno, el ex gobernador Héctor Ortiz Ortiz, utiliza el emblema del PAN, mientras, Joaquín Cisneros Fernández, se conduce dentro de los viejos estilos del tricolor, sumiso al interés superior, aunque controvertidamente pasivo a la hora de rencontrarse con los grupos que finalmente serán capaces de generar el llamado voto verde del PRI.

La diferencia entre ambos es que el panista ocupa la segunda fórmula.

El ex mandatario rema contracorriente, pues de no conseguir una votación superior a la de su contraparte en el poder, verá frustrada su aspiración de contar con fuero y, las posibilidades no solo de sobrellevar las embestidas del actual mandatario, sino al contrario: asumirse como activista desde la Cámara Alta para no dar tregua a Mariano.

Este acomodo de las fórmulas trajo consigo particularidades interesantes:

1.- El priísta Cisneros se sabe con altas probabilidades de triunfo, las mismas que le generan animadversión en numerosas peñas tricolores cuyos integrantes malven esa ventaja que cerró la posibilidad a incontables tiradores. A otros les choca su inmensa fortuna. Y otro sector creciente ve en su candidatura signos de misoginia, en contra de su propia sobrina Lorena Cuéllar Cisneros, a quien él y su mecenas, Mariano, cerraron toda posibilidad de contender en su partido.

2.- Ese nivel de ventaja decantó a Joaquín hacia una arrogante inacción que se manifiesta de dos formas: atacando a Ortiz en sus escasas apariciones y, desempeñándose en un contexto de confianza plena a la brega de su compañera de fórmula, Anabel Ávalos Zempoalteca, en cuya espalda prácticamente se halla el éxito o fracaso del PRI en la elección se senadores y hasta el cómodo arribo del apacible recomendado de Mariano.

3.- En el PAN, una vulgar jugada mapacheril chamaqueó a los operadores orticistas el día de la votación para definir posiciones en la fórmula y, reservó para Adriana Dávila Fernández la primera posición. En otras palabras, el probable fracaso orticista en el Senado se fraguó desde aquél domingo en que militantes y adherentes decidieron la composición de su dupla a la Cámara Alta.

4.- Desde entonces la labor de Ortiz es a contrapelo. Sumemos la creciente animadversión de sus múltiples adversarios a quienes no les fue bien durante su mandato, y por si fuera poco la obsesión del actual gobernador por destruirlo políticamente hasta verlo tras las rejas.

5.- Así que Ortiz, en el liderazgo de los “académicos”, no ha visto tregua de parte de su gran enemigo Mariano, y ha hecho parte de su discurso proselitista una serie de hirientes calificaciones a los mediocres alcances del gobierno estatal y sus asesores en crisis (los buenos porque no les paga y los malos porque no dan una).

El encono

Sin posibilidad de acuerdo alguno de civilidad, marianistas y orticistas se culpan mutuamente por la descomposición social a la que han llevado sus constantes escaramuzas.

Deberían ser conscientes que sus odios personales sientan el precedente de un estado convulso, donde los improperios a Mariano o a Héctor, se dan en cascada y, hasta se han convertido en tema de desencuentros familiares.

Una terrible necesidad de equilibrio grupal se agolpó a través del odio, y se apresta a la probable asunción de Adriana Dávila ó Joaquín Cisneros, al Senado.

Estos dos, en primera fórmula, frotan sus manos y hacen planes para volver a contender por la gubernatura de Tlaxcala. Pasan por alto vejez (en el caso de Joaquín) e impopularidad si hablamos de la panista.

Encuestas como Mitofsky ubican a Tlaxcala en una zona extraordinaria pues, pese a existir aquí una administración tricolor, no deja de haber panistas en abundancia… bueno, los menos panistas por convicción y la abrumadora mayoría por conveniencia.

Digamos que Tlaxcala sería un poco al PAN, lo que el DF al PRD. Es decir, aquí no podríamos hablar de del promedio nacional de Enrique Peña Nieto, con 38 unidades contra 21 de AMLO y 20 de Josefina Vázquez Mota (según datos de la empresa de Roy Campos).

Se supone que Josefina tendría un mejor trato de los electores. Para sorpresa nuestra, es López Obrador quien se ha convertido en franco opositor de Peña Nieto.

Esto es lo que nos hace únicos en la República.

Citemos esta información fresca de Mitofsky, refiriéndose a la Ciudad de México:

“Vemos que mientras en el país EPN lleva la ventaja con 38%, 17 puntos más que AMLO, en el DF la situación es inversa ya que AMLO tiene 42%, 12 puntos más que EPN y dejando a JVM con apenas 7% en esta entidad”.

Baste decir que la posición alcanzada por la ex priísta Lorena Cuéllar Cisneros, hoy candidata de las izquierdas al Senado, no satisfizo la expectativa, primero por su aparatosa salida del PRI y luego por las altas cifras de López Obrador.

En resumen

De poco ha servido al marianismo pertenecer al partido gobernante ya que su estrategia se basa en decisiones viscerales y no en análisis concienzudos.

El PAN cometería el error de su vida al mandar a Ortiz, su mecenas durante todo el sexenio pasado, al segundo lugar de su fórmula.

Así que PAN y PRI, se han dedicado a intercambiar ofensas, sabedores de las desventajas a las que se enfrentan por la pésima operación pre electoral.

Lo que sí le anticipamos derivado de esta lectura, es que habrá un interesante voto diferenciado.

Queda marianismo sin asesores: no les paga; los de casa son bastante malos

.

¿A quién en su sano juicio se le ocurre desmantelar a la Secretaría de Gobierno en plena etapa electoral? ** La verdad en las derrotas legales del marianismo: ¡no paga!

Sean los desacuerdos entre feligreses de San Miguel del Milagro y su párroco, la tarjeta entregada en corto al singular secretario de Gobierno de Tlaxcala, Noé Rodríguez Roldán, el balde de agua fría a la irresponsabilidad de, quien siendo el encargado de la política interna en la entidad, permitió el desmantelamiento de su secretaría… nada más la que da (o no) gobernabilidad.

El cierre de la Vía Corta por habitantes de San Pablo del Monte, es otra muestra del tortuguismo inducido en la Segob, despojándola de 22 elementos.

Se trata de un jueguito de ping-pong entre el sumiso Noé y el muñeco consentido del marianismo, Mario Armando Mendoza, sí hombre, el hijo político de Chon Orihuela, quien ante la sorpresa de propios y extraños tiene el boucher del marianismo abierto para aplicar sus criterios… no le hace que el estado se caiga a pedazos, si su proyecto queda cubierto.

Con razón Carlos Rojas Gutiérrez, se hizo a un lado.

¿A quién en su sano juicio se le ocurre hacer vulnerable al gobierno en plena etapa electoral?

Estos funcionarios promovieron la licencia de 42 empleados y, dejaron coja a la Segob y a otras dependencias. No imaginaban que el partido y su candidato a la Presidencia, Enrique Peña Nieto, enfrentarían días después un rechazo sin precedente, y que Tlaxcala se halla inmersa en ese despertar social.

Tampoco consideraron la creciente impopularidad de su jefe, concentrado en abrir frentes de batalla desde el comienzo de su administración.

Pese a esos nubarrones y como si el suyo fuese un sistema exitoso, hilvanando aciertos legales y transformando con obras al estado, uno de tantos días se sentaron a la mesa y de un plumazo se sintieron con los suficientes tamaños para andar solos en este mar más que turbulento.

Mendoza Guzmán ha dejado correr la versión de ser un gran operador político.

Ojalá así fuera. Pero el panorama que podemos ver sólo sería promovido por alguien con un delicado desconocimiento del mapa estatal en tiempos de elecciones.

Su errático andar, sin embargo, aún no mide el lado estruendoso de su principal adversario, el orticismo.

Ayer mismo, el rector de la UAT, Víctor Job Paredes, dejó en libertad a la comunidad universitaria –en declaraciones a la Jornada de Oriente- para manifestar inquietudes propias de la temporada. Sólo pidió no dañar las instalaciones de la institución.

El ex rector Serafín Ortiz Ortiz, hoy coordinador de las senadurías panistas hizo lo propio, consciente de la convocatoria entre la organizada comunidad universitaria.

Motivos de reclamo no les faltan. Tan pronto Mariano tomó el mando, desconoció el comodato de la enorme Plaza del Bicentenario, clausuró la obra y aguardó meses para ser doblegado en tribunales.

Así que la provinciana acción auto mutilante del marianismo para mandar a su gente a reforzar la campaña de Peña Nieto, habla de su escaso interés por apuntalar a los candidatos de su partido a las cámaras alta y baja, como una medida desesperada para procurarse protección, pues ni pensar que pudiera llegar Josefina a la Presidencia, o que Andrés Manuel López Obrador, lo hiciera su cliente.

Si en lugar de cerrar tantas puertas, Mariano hubiese cambiado sus desplantes por abrazos a la gente, estos no serían momentos de angustia en los cuales, personajes con el perfil tan negativo como el michoacano juegan un papel protagónico.

Resulta miserable ver al team de los fracasos marianistas como la única apuesta de un gobierno que ha tenido todo para afianzarse, pero ha hecho demasiado para tambalearse.

Los notarios

La última instancia –el Tribunal Colegiado- amparó a los notarios orticistas.

Ahora viene la cancelación de las patentes. Porque es una facultad del Ejecutivo, y ganas no le faltan para llevarlo a cabo.

Sin embargo hay todo un antecedente de yerros legales donde se puede apreciar la incompetencia de este régimen para superar sus propias fallas.

Aun peor, haber roto con Carlos Rojas Gutiérrez, y la asesoría externa convocada por él, ha dejado al marianismo al desamparo.

¿Y sabe cuál es la razón de fondo para que los buenos abogados den la espalda a este sistema de gritos y sombrerazos?

Muy simple: no paga.

El dilema en Palacio: adoptar el Manifiesto de Peña, o seguir desentendiéndose del PRI

.

Peña Nieto se dio cuenta a cuarenta días de la elección que el PRI no puede desafiar a los miles de jóvenes que lo repudian, de ello surge su decálogo de libertades. ¿Podría Mariano adoptarlo?

El estado de shock que a Televisa y a Enrique Peña Nieto, causaron las históricas manifestaciones de jóvenes hartos de ambos, y decididos a dar una batalla sin tregua a través de las redes sociales, llevó a la empresa de Azcárraga y al candidato presidencial del PRI a mostrar la volatilidad de sus planes perversos.

La televisora viene apostando a Peña desde que este era gobernador del Estado de México. Vio en él, el mecanismo de acceso al poder, e imaginó un país conforme con la mierda de su programación, consumista, enfermizo, afecto a la feria de condones de sabores mas profundamente católico a la hora de recibir a Benedicto XVI.

La escasez en Peña es desbordante, pero su imagen es agradable. Nada mejor para Azcárraga, a quien el de Atlacomulco debería el favor de su existencia y hasta la popular pareja facilitada para matrimoniarlo.

Cuales miembros del crimen organizado, otras empresas periodísticas hicieron el juego a Televisa, y de exitosos informadores pasaron a precursores de la espantosa combinación: mediocracia-plutocracia.

Tan satisfechos como ciegos, con el candidato de los 48 puntos en promedio en las encuestas, descuidaron un sector vital: los jóvenes, cuyo antipriísmo a flor de piel sólo fue superado por lo vomitivo que les resulta Televisa y el producto chatarra llamado así por el candidato de la Izquierda, Andrés Manuel López Obrador.

La primera muestra de repudio se dio en la Universidad Iberoamericana. A la profundidad jesuita inculcada en sus alumnos no convenció el verbo de Peña. Lo echaron de su campus y le demostraron su fragilidad ante esta revolución ideológica, enemiga de las telenovelas baratas y los mesías hediondos, como Laura de América, que contratan a buenos y a malos para convidar a millones el morbo que les corroe.

Las marchas se multiplicaron. Traspasaron fronteras y motivaron a Peña a proponer, a estas alturas de la campaña un decálogo de libertades que ha caído como balde de agua fría a los vejestorios en el poder que apenas comenzaron a abrir espacios a las nuevas generaciones mediante el llamado entreveramiento generacional, o sea, los rucos del PRI necesitan a alguien que les haga la chamba.

Pero es la única alternativa para no despertar los tiempos de la desaparición de estudiantes para acallar sus voces. Hoy, una actitud parecida acabaría con medio país.

Televisa, por su parte, dobló las rodillas ante los miles de voces, una de cuyas frases de batalla es: “¿no me quieres ver (Televisa)… estamos a mano?”.

Y en un tiempo bien corto, cambió su profundo peñismo por una bestial objetividad.

Anoche, como no pasó en meses, los integrantes de Tercer Grado, de Televisa, formularon a bocajarro a Peña Nieto las preguntas más puntillosas.

El del copete se defendió hasta donde su desprovisto arsenal se lo permitió. Negó que Salinas sea su patrocinador, que Montiel sea su padrino, que Elba Esther vaya a ser su secretaria de Educación.

Apostó por la Presidencia en un contexto democrático como nunca ha ocurrido en la historia del PRI.

¿Y por qué esperó a las manifestaciones?

A poco más de cuarenta días de la elección, Peña Nieto se dio cuenta que debe haber un respeto absoluto a la libertad de expresión, de manifestación, de información.

¿Y su partido cómo lo tomó?

Hay el inminente riesgo de ruptura entre el tricolor abuelo, loco por regresar al poder para no dejarlo ir nunca; y el tricolor que se acaba de dar cuenta del necesario aire democrático para poder asumir el poder ante un país convulso, a causa por cierto, de permanente provocación a la inteligencia de quienes tienen las redes y las calles, aunque carezcan de la televisión.

Traer a Tlaxcala el decálogo de Peña

Cuando Peña Nieto se refirió al nuevo PRI, pudo mencionar cinco gubernaturas: Chihuahua, Veracruz, Quintana Roo, Estado de México y una más que, por cierto no fue Tlaxcala.

No es exagerado colocar a nuestra pequeña entidad como una plaza ejemplar…

Sí, para no caer en alguna de las tantas muestras de desprecio al manifiesto este que le platico.

Entre otras: la falta de transparencia, la falta de respeto a los medios, al derecho de manifestación, los crueles recortes de personal, los viajes de placer al extranjero pagados con dinero público, el regalo de millones a los cuates pero la quiebra de Pensiones Civiles porque dar dinero a los jubilados y pensionados es tirarlo al caño.

Las diferencias de fondo

El manifiesto de Peña tiene al viejo PRI como destinatario, según lo aceptó el candidato tricolor la noche de este miércoles.

Por tanto, nuestro mandatario, instalado en el siglo pasado (en los setenta para ser precisos) no tiene más elección que memorizar los diez puntos del Peñamanual y comenzar a aplicarlo, si es que va en serio aquello de conseguir 250 votos para el sobrino de Arturo Montiel.

Donde no hallo una sola nota de congruencia, es en la ruptura del mandatario local con el PRI nacional, desplegado a través de Carlos Rojas, en un esquema de: “yo te puse, yo te quito…”

Peña habla del entreveramiento generacional.

González Zarur sólo conoce y acepta a su persona como centro del universo y del debate.

Esa es la pequeña diferencia de fondo entre el PRI que se esfuerza por no perder los buenos puntos ganados y el PRI considerado como un gasto improductivo.

¿Entre romper definitivamente con el partido que lo hizo gobernador y adoptar al manual de Peña, cual cree usted que sea la elección de Mariano?

Yo también.

El adiós a Carlos Rojas, o la defensa michoacana de la plaza

.

Mariano ha preferido echar a Carlos Rojas, y con el a un priísmo que lo arropó, con tal de mantener a Mario Armando Mendoza en el mando.

Prescindir de un asesor de la talla de Carlos Rojas Gutiérrez, no es asunto simple. Presagia tempestades dentro de un natural efecto dominó.

Sería el propio Rojas, el del consejo de arropar a por lo menos cuatro ex líderes nacionales del PRI con presuntas dietas mensuales por ahí de los 150 mil varos. A cambio, existiría el vínculo con los despachos de Genaro Borrego (claro, uno de los ex líderes en nómina) y de Mariano Palacios Alcocer (pues al parecer, otro).

El hoy innombrable Humberto Moreira, tendría también una actuación memorable en la tolerancia del tricolor a los arranques del temperamental mandatario, además de ser otro de sus grandes promotores. Al número cuatro lo dejamos para una próxima entrega.

Así que retirar la canasta a semejantes colosos del priísmo no es buen presagio respecto a la dependencia casi absoluta del singular gobernante a la solidaria tolerancia de quienes hasta hoy a cambio de una lana, muy buena por cierto, no han movido un dedo para cobrar los desplantes aquellos de arrogancia y autosuficiencia materializados en la inmortal frase: “nada le debo al PRI”.

O sea, esa especie de concejo de ancianos ha cumplido con su papel protector de quien a lo más que puede aspirar es a no hacer olas en el partido para evitar la natural reacción de aquellos que no ven en él más que el pago puntual de un convenio para demorar su inmolación, bajo la sabia voz: el pez, por la boca muere.

Claro, contaba con el consejo de Carlitos Rojas, hasta antes del lunes negro de los acontecimientos registrados en el despacho-altar-trono del tlatoani hacendado cuya soledad de macho peligroso, hoy revela el porqué llegó al poder con más o menos treinta años de retraso.

Esa bipolaridad no es nueva.

Ya don Emilio Sánchez Piedras había sentado el precedente del sereno hombre de poder que soportó con nobleza la traición de quien nos ocupa, cuando tomó los afectos familiares dados con generosidad, los hizo una bola y los arrojó al fango.

La sapiencia de don Emilio le permitió seguir tratando en forma institucional al arrogante, pero no le volvió a abrir la puerta de su casa.

Según lo devela el tiempo, el partido al cual dice no deber nada, decidirá en lo subsecuente mantener a Mariano a sana distancia, tratando de evitar hasta donde sea posible dejarlo solo en el mar turbulento donde un político sin respaldo es presa fácil de los depredadores.

La paradoja se halla en el autoengaño. Pensar que pisoteando al PRI y a sus ex dirigentes nacionales, le va a ser posible contar con el aprecio de Peña Nieto.

Con razón este ya había expresado cautela en distintos foros, al abordar el tema del temperamental mandatario del estado más pequeño de México.

Cuando Rojas reclamó la actuación de puro mediocre sobre la valiosa asesoría que a Mariano le significaba su cercanía, en el fondo puso a salvo su prestigio e hizo lo mismo con aquellos quienes a través de su persona brindaron amistad al criador de reses bravas.

De seguro eso deseaba.

Porque, oiga usted, de qué servía ese tremendo respaldo si a don Mariano le es suficiente con el autismo de Mario Armando Mendoza y las mediocridades de quienes temen a este remedo de José Córdoba Montoya.

Era demasiada la vitamina para un organismo avejentado y enfermo, casi como caporal al cual nada más le hacen falta las botas desgastadas, el sombrero gacho y un catre para dejarse caer tras jornadas enteras de chingar a los jodidos.

De las notarías…

Papelazo el del secretario de gobierno el domingo anterior, desmintiendo el amparo otorgado a los notarios orticistas por el Tribunal Colegiado, al grado que lo dio a conocer a través de un comunicado de prensa.

Al día siguiente, su jefe revelaría en una entrevista radiofónica el enojo suyo con los deshonestos fedatarios, a quienes planteó que sus problemas no han terminado. Falta la cancelación de las patentes, y también faltaría que los afectados acudan nuevamente a la justicia federal a solicitarle que lo impida.

Qué hacer con tantas broncas

Yo creo que cada que se mete el sol a don Mariano lo asalta el fundado temor en qué bronca vendrá mañana, de las tantas iniciadas en lo que lleva como mandamás.

No crea usted que le teme al problema en sí, sino a los nuevos problemas que generará defendiendo como sabe hacerlo, no los pendientes, no los compromisos, sino el culto a sí mismo como lo más valioso que, lo puede meter en predicamentos.

A lo mejor la cascada de broncas es como un instrumento para sentirse vivo.

Mariano a Rojas: yo te traje, yo te quito; el truene del mejor asesor de González Zarur

.

Tomaría su dignidad y con su habitual jetatura, un poco más acentuada, salió del trono-altar, no sin advertir: “fui tu gran promotor; hoy seré tu decidido detractor”…

El fantasma de la ira no deja de rondar en el palacio de gobierno; se manifiesta cuando más daño causa, como el lunes antepasado, cuando dos puntales del marianismo acabarían con hiel la estrecha relación que les permitió acariciar varias veces el éxito.

Los dos últimos encargos hechos por su partido, el PRI, a uno de sus mejores legisladores del capítulo moderno de México, Carlos Rojas Gutiérrez, fueron recuperar Chalco en el Estado de México en 2009 y Tlaxcala en 2010.

Entregó buenas cuentas, porque las dos plazas, una en manos del PRD y Tlaxcala gobernada por el PAN, pudieron retornar al mapa tricolor.

Rojas es uno de los creadores de Solidaridad, en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, al ser nombrado secretario de Desarrollo Social. Después, con su amigo Luis Donaldo Colosio, continuó agrandando la beta que significa no apartarse del tejido social, por cierto, término acuñado en la campaña de su amigo Mariano González Zarur, con la propuesta añadida de la restitución. Sí señor, lo recuerdo muy bien… “vamos a restitutir el tejido social roto”.

Al enterarnos del presunto desencuentro entre González Zarur y Rojas Gutiérrez, en el despacho del primero, pues uno no puede sino lamentar el escenario de ruptura que iría de menos a más, hasta llegar a la frase lapidaria expresada por el político premiado en los tiempos del neoliberalismo brutal con el Águila Forjada, al sumar méritos suficientes para considerarlo como el mejor legislador priísta.

El reclamo se daría en los siguientes términos: “estoy hasta la m… de pagar tan alto precio por una asesoría que al día de hoy ha sido incapaz de superar los problemas que sumen al gobierno”.

Y la respuesta no pudo ser menos contundente: “y yo estoy en las mismas porque teniendo este nivel de asesoría has preferido escuchar a los buenos para nada que tienes bajo tu yugo, gente inútil a la que le pagas no obstante su responsabilidad en la cadena de fracasos de la que hoy tanto te quejas”…

Entonces se presentaría la primera advertencia, tomada del infaltable culto a su persona, agravada por la jerarquía: “¡no te olvides que estas en el despacho del gobernador!”.

Nada pudo ser más improductivo en ese momento de ánimos caldeados.

Mas el obsoleto sistema de sumisión ante el tlatoani, en tanto práctica obligada por quien se ha colocado en el altar, herencia de su formación bajo el avasallante concepto presidencialista, aportó para que la ira cubriese con su manto ese debate y decantara en la promoción de frases más hirientes, esas que llegan sin invitación e infectan cualquier ángulo reconciliatorio posible.

La solemnidad de ese formidable despacho, aludido por la parte que resultó la más dañina, sirvió de medio de cultivo para sumar el siguiente golpe (el acostumbrado manotazo sobre el escritorio no se hizo presente, pero ni falta que hizo, pues quedó confirmado que la palabra hiriente es una flecha envenenada que se va directo al corazón).

– ¿Quién te trajo, Rojas?, sería el reclamo ya con un tono que a la gente en torno del trono-despacho, le hizo sentir la gravedad irreversible de ese momento.

Y sobrevendría la respuesta de quien a partir de ese momento impediría cualquier argumento de su contraparte.

– “¡Yo fui quien te trajo… entonces si yo te puse, yo te quito!”

Rojas Gutiérrez, uno de los hombres clave en el triunfo de su partido en Tlaxcala, se encargaría de poner ese hielo que quema de tan frío, que genera temblores a aquellos que lo han propiciado:

– “Si fui uno de tus principales impulsores, a partir de este momento soy el más decidido de tus detractores”.

Imagino cómo acabaría aquél desaguisado. Sin despedidas. Sin el socorrido abrazo priísta cargado de la flema diplomática de quienes habrían dejado una veladora encendida a algún santo de la reconciliación.

Nada de eso. El ex senador, el ex secretario general del Revolucionario Institucional, el colosista a toda prueba, tomó su dignidad y partiría, si acaso con su habitual jetatura un poco más acentuada.

Ah, pero eso no fue todo.

Ya encarrerado el diablo de la ira, sería llamado el apizaquense Ubaldo, ni más ni menos que para llevar la impronta de Rojas al escrutinio de la Secretaría de la Función Pública, como un intento para fastidiarlo por el atrevimiento aquél de contrariar al Señor en su altar.

Pero el güero oficial mayor, vasallo casi con la rutina ensayada para calmar la ira de Júpiter, persuadiría a este para no agravar con semejante bodrio la tragedia política que acababa de ocurrir… – “se vayan a enojar en el Comité Ejecutivo Nacional (del PRI) y para qué quieres…”

Todavía con los ojos desorbitados por el osazo que acababa de protagonizar, el tlatoani que se desmembra, desaliñado pero muy en la mesa de mando pudo recuperar, poco a poco la calma, casi en la misma proporción que dejaba de cesar luego del despliegue demostrado de poder de quien puede estar cortando sus venas, pero eso sí, sin ceder un ápice a la razón que siempre va a tener por el sólo hecho de ser quien es.

Desmantelar a la Segob… usar sus datos para campañas y seguir hundiendo a Noé

.

El secretario de Gobierno menos informado en la historia de Tlaxcala, se llama Noé Rodríguez Roldán, a quien convidan datos luego que los ha conocido su verdadero jefe, el moreliano Mario Armando Mendoza.

El secretario (de utilería) de Gobierno, Noé Rodríguez Roldán, distrajo su apretada e importante agenda, para poner a trabajar a 22 de sus muchachos en las campañas políticas. Su jefe, Mario Armando Mendoza se lo ordenó y aquél, muy obediente… pues obedeció.

Ahora caigo en la cuenta de aquellos golpes sobre la mesa y otras reprimendas que en no pocas ocasiones llevaron al de Calpulalpan a guarecerse tras las cortinas del lugar donde despacha, cual cachorro tembloroso ante la ira golpeadora de su dueño.

Por lo pronto, y ante los colosales resultados de su gestión en la Segob (ajá) se procedió al desmantelamiento de la misma, con una licencia que vence el 7 de julio y las instrucciones precisas para usar toda la información con la que cuentan (digo, se trata de la secretaría responsable de la política interna).

En realidad es personal bajo el mando de Mendoza Guzmán, quien en su papel de coronel coadyuva a coordinar la campaña de Peña Nieto, a cargo de Mariano González Aguirre.

Privado de 22 sujetos con portafolios llenos de información, este mermado servidor público debería pensar en el retiro como la salida menos humillante.

Y de todas las dependencias hay aportaciones.

En total son cuarenta y dos cuyo encargo es muy claro: lograr un avasallante triunfo de Peña Nieto ante el crecimiento de Andrés Manuel López Obrador en Tlaxcala, pues lo peor que podría ocurrir al marianismo es quedar mal ante el jovenazo candidato del PRI, a quien por cierto le llovieron muestras de repudio dentro y fuera del país, este domingo.

Ah… si en lugar de lidiar con esta bola de conflictivos, tuviese una invitación peñanietista a sumarse digamos a alguna oficina de Hacienda (para aplicar a fondo sus conocimientos de contabilidad) o de perdida en el DIF, para poder repartir zapes a placer a la bola de chamacos trompudos y respondones.

Resultado de la ignorancia

Es más fácil, por ejemplo, negar que el Tribunal Colegiado amparó a 13 notarios orticistas, que reconocer su más absoluta desinformación sobre el tema.

Y eso que su calidad de Secretario (así con mayúscula) le debería asegurar por lo menos estar bien informado. Pero eso es facultad de Mario Armando. Cuando este ya se halle bien informado y la haya presentado al hacendado gobernador, entonces los legajos podrán ser conocidos por el secre del fracaso constante.

Tampoco sabe que su amo ya planea la cancelación de las patentes de notario entregadas el año pasado como un desafío más a la destrucción mal planeada de la heredad orticista.

Y si a alguno de los notarios suspendidos lo pepenan –pues ya existen órdenes de aprehensión contra cada uno por diversas faltas- pues tampoco va a saber responder. Primero tendría que llamar a su jefe el moreliano, para ver si hay así de tiempo en su agenda para recibir a un pobre secretario de Gobierno más hecho bolas que la sede santista ayer domingo en la Comarca, donde se alzarían campeones del Futbol mexicano.

Así que lo mejor es decir no, pues con esa calidad de funcionario público al frente ahora de una secretaría sin gente los problemas tienen a multiplicarse y la capacidad de respuesta tiende a ser tan tenue que lo mejor habría sido alejarse del servicio público hace mucho.

El negocio, para nadie

Ocurrió en la oficina de la directora de Notarías y con presencia de los once notarios con más años en Tlaxcala. “Oigan, nos están comiendo el mandado… damos tan caro y somos tan zonzos pal trámite que, gente de Hidalgo, Puebla y Edomex, ya operan en la entidad tlaxcalteca y nosotros, nada más vemos cómo el dinero se va”.

O sea, el asunto de las notarías orticistas es una causa de exterminio, pero no por desear un nuevo proceso de selección, sino para acabar con ellas en tanto factor de competencia para los añosos y saturados de colesterol fedatarios, acostumbrados a recibir dinero a carretillas.

Esa misma torpeza acabó con el negocio. Ver a un notario equivalía a entrevistarse con el rey Juan Carlos (antes de la fractura de cadera cuando andaba matando elefantes).

Soberbios, careros y “malmodientos”, fueron las características que dieron al traste con el negocio de las escrituras de casas, terrenos, y también de los testamentos.

La actuación de estos individuos como extensión del Ejecutivo local, pero sin que le cueste dinero al Estado, significa claridad patrimonial y por lo tanto una eficaz lucha contra la violencia, surgida cuando dos se sienten dueños del mismo bien.

Pero se requiere un mínimo de eficacia.

No la lentitud como común denominador de quienes aplaudían la guerra contra los notarios del 2010, pues llegaron sin invitación a una plaza generosa, donde lo que menos había era competencia.

Ganarían la última instancia notarios orticistas al gobierno, ¿se avecina un juicio político?

.

La asincronía entre el don de mando con treinta años de retraso y la realidad acotada en que le tocó gobernar, ponen hoy su fuero en riesgo.

Los notarios orticistas suspendidos por el gobierno del estado, serían convocados la tarde de este jueves por la directora de Notarías, María Estela García Sánchez, a una reunión privada y con carácter de urgente.

Catorce de los dieciséis fedatarios –los dos restantes desistieron, Rubén Flores Leal porque a cambio le prometieron ser secretario de gobierno y el otro tras haber renunciado a su patente- conformaron un sólido equipo que litiga en bloque y ha ganado al gobierno en cada instancia donde se ha ventilado la decisión marianista por invalidar sus patentes.

Pero ayer jueves, según Reforma, un juzgado federal ordenó al gobierno la reinstalación de Liliana Eloísa García González, notaria tres, hija del conocido ex diputado federal beatricista, Javier García González.

Y si no fuera porque la solicitud de amparo 318/2012 presentada ante la justicia federal se hizo de manera colectiva, su reinstalación como notaria 3 ordenada al gobierno de Mariano González Zarur, no estaría a punto de hacer lo mismo con los trece orticistas restantes.

El asunto no es menor.

Significaría que un Tribunal Colegiado, en tanto última instancia recurrida por el gobierno, a través de su prestanombres, Juan Ignacio Temoltzin Carreto, encontró inconstitucionalidad en sus acciones. Por eso otorgó el amparo.

No hay instancia superior al Colegiado.

En otras palabras, el gobierno y su promovente, hermano del secretario de la Función Pública, no tendrían más alternativa que aceptar la derrota e inmediata reinstalación .

¿Será Liliana Eloísa un caso aislado?

¿El amparo 318/2012 será otorgado al colectivo orticista?

Esos, probablemente fueron los temas abordados en la reunión con la directora de Notarías.

Ante el escenario catastrófico al mariansimo, de haberse demostrado inconstitucionalidad en sus actos, ¿los inamovibles notarios?, podrán reclamar a su denunciante e importante patrocinador pérdidas millonarias tras haberlos suspendido.

Al menos García González, tiene en sus manos la decisión de iniciar un juicio político.

Si el amparo es para todos… el orden de los factores sí alterará el producto, pues, imagine usted a catorce notarios con la suficiente habilidad para remontar su inhabilitación ante el poderoso gobierno estatal, llevando su demanda colectiva hasta las últimas consecuencias.

Este sería el primer juicio político para poner a prueba al equipo jurídico marianista, tan mediano como urgente fue la necesidad de contratar despachos externos para enderezar sus actos.

La debilidad del gobernador ante el arrebato de sus decisiones está a punto de ocasionarle el revés más serio de su sexenio y claro, el inminente riesgo de su remoción.

Me pregunto cuál será el despacho encargado ahora, de litigar ante instancias contra las cuales el poder del ejecutivo local es vulnerable.

¿Cuánto costará, en dinero y en costo político, un eventual proceso de desafuero, ni más ni menos que al gobernador del estado de Tlaxcala?

Aunque esta posibilidad depende del amparo concedido a los catorce notarios, no deja de ser motivo de reflexión, que la estrategia marianista pudo optar por caminos menos pedregosos.

Un pleito iniciado sin calcular daños y menos los tiempos electorales que vivimos.

El recuento de daños

Queda de manifiesto la ilimitada confianza del papá del coordinador de la campaña de Enrique Peña Nieto, a la brutal votación que, arrastre a los candidatos al senado y a las diputaciones federales.

Si no fuera por ello, no habría estallado el estado de quiebra de Pensiones Civiles de Tlaxcala, ni los múltiples reveses legales, en asuntos como la Plaza del Bicentenario, la Central de Abasto, el Tribunal Laboral y ahora, los notarios suspendidos.

¿Quién en sano juicio es capaz de multiplicar de esta manera los frentes, a poco más de cuarenta días de la elección?

Sólo una persona como el gobernador de Tlaxcala, con ausencia de sincronía entre la naturaleza acotada de su mandato y la añorada asunción a un régimen totalitario.

Es un diálogo de sordos.

Frases sin sentido, como: “restituir el tejido social roto”, retumban hoy por la ligereza con las que fueron acuñadas, pensando que estas se diluirían en el mediano o largo plazo, a través de una popularidad a fuerzas.

Es tan complejo el estado de Tlaxcala que, la apuesta de Mariano a ganar de todas, todas, se ha convertido en un verdadero calvario, en detrimento del partido político que pese a los desdenes, de todas formas ve en él a un activo.

Con razón han sido de peso las expresiones de recato hacia el mandatario-hacendado, del propio candidato Peña Nieto. Ni modo de confiar ciegamente en un gobernador considerablemente antiguo.