[xyz_lbx_default_code]

Archiv para marzo, 2012

CAT, información sesgada, ¿de veras?, al día de hoy la multa es de $394.8 millones

.

Inconsolable por lo que le espera con su jefe el gobernador, el consejero jurídico busca culpables antes de aceptar que su representado incumplió un contrato con Cemex y por ello debe pagar, al día de hoy 394.8 millones de pesos.

Es probable que el subconsciente haya traicionado al consejero jurídico del gobierno estatal para boletinar un desmentido respecto a la nota que publicamos el pasado 27 de marzo, titulada: “Multa millonaria a Tlaxcala por suspensión de la Central de Abasto”, pues solamente en su imaginación cabe atribuir a la Justicia Federal la aplicación de dicha pena y no al incumplimiento del contrato signado por la autoridad (a la que hoy él representa) y la empresa constructora, filial de Cementos Mexicanos (Cemex).

1.- El desmentido de la consejería jurídica tergiversa el contenido de la nota con el siguiente argumento: “en ningún momento la justicia federal condenó al Gobierno del Estado de Tlaxcala, a pagar lo que en forma indebida, maliciosa e incorrecta se maneja en algunos medios de comunicación”.

2.- La nota en cuestión señala dos momentos.

Primero narra puntualmente la derrota jurídica del gobierno a partir del amparo concedido por la Justicia Federal al constructor, el cual: “dejó insubsistente y sin efecto legal alguno la suspensión de la Central de Abasto de Tlaxcala (CAT)”, como resultado del Juicio de Amparo 758/2011-VI-B, promovido por Roberto Reyes Aguilar, apoderado legal del Fideicomiso Irrevocable de Administración de dicha obra”.

Más adelante, la nota alude al contrato signado entre el gobierno de Tlaxcala y los constructores de la CAT, cuyo artículo noveno, “de las penas”, advierte que las partes convienen que en caso de causas imputables al gobierno del estado, no se cumplan o se obstaculicen los fines del presente convenio se deberá observar lo siguiente:

“El gobierno del estado reconoce y se compromete ante las empresas a que la obra no sea suspendida, ni temporalmente, ni definitivamente, ni cancelada, ni retrasada de manera arbitraria, ni se ejecuten actos ilegales , ni que se lleven a cabo actos que atenten en contra de los efectos y alcances que se derivan del presente acto, por cualquier autoridad del Estado.”

3.- Si la Justicia Federal otorgó al constructor el amparo 758/2011 fue por haber hallado algún tipo de arbitrariedad o ilegalidad  de parte del gobierno de Tlaxcala al suspenderla temporalmente o definitivamente.

4.- Dicha suspensión aplica desde el 31 de marzo de 2011, mañana se cumplirá un año de esa suspensión.

5.- Así que el señor consejero jurídico y sus intentos por confundir el contenido de una nota limitada a informar hechos y a presentar pruebas, tiene más forma de mensaje amañado para que su jefe el gobernador no lo reprenda.

Nos parece que para el señor consejero jurídico vale más en estos momentos encontrar culpables y acusarlos con su jefe, que reconocer la grave situación de su representado ante la clara violación de un contrato que compromete al Gobierno del Estado de Tlaxcala a cumplir con una serie de penalidades aceptadas de antemano, tras haber analizado el contenido del mismo.

El párrafo segundo de la cláusula novena de dicho contrato dice claramente (y así lo publicó este medio): “El gobierno del estado reconoce y se compromete ante las empresas a que la obra no sea suspendida, ni temporalmente, ni definitivamente, ni cancelada, ni retrasada de manera arbitraria, ni se ejecuten actos ilegales , ni que se lleven a cabo actos que atenten en contra de los efectos y alcances que se derivan del presente acto, por cualquier autoridad del Estado.”

6.- Ese incumplimiento de contrato, de acuerdo con el tercer párrafo de la misma cláusula señala la siguiente penalidad:

“En caso de que , este supuesto se diera, las partes convienen en que una vez que los actos señalados sean declarados ilegales y/o inconstitucionales por las autoridades competentes, el Gobierno del Estado, sin reserva alguna pagará a Las Empresas el monto de la indemnización que asciende a la cantidad de $320,000,000.00 (trescientos veinte millones de pesos).

7.- Tal indemnización no es la totalidad de la sanción:

“Adicionalmente, si la obra se suspendiera temporalmente, el gobierno del estado indemnizará a las empresas, con la cantidad de $100,000.00 (cien mil pesos) por cada día que dure la suspensión”.

“De igual manera se aplicará pena convencional en caso de dilación por parte de la dependencia responsable en la entrega de algún permiso, dictamen, autorización o licencia para la prosecución de la obra con la cantidad de $100,000.00 (cien mil pesos) por cada día de mora que resulte de la dilación, con la salvedad de que, en este caso el presente convenio constituye el documento válido del cual emanan los permisos”.

Creo que la postura del gobierno de Tlaxcala a través de su consejero jurídico no debiera limitarse a calificarnos de tendenciosos y maliciosos, sino a reconocer el incumplimiento de contrato con Cemex, y a ver de dónde va a tomar 320 millones de pesos para indemnizar a esa empresa, más 200 mil pesos diarios multiplicados por 364 días de suspensión arbitraria, cantidad que al día de hoy asciende a 74.8 millones de pesos.

Culpando a un medio como e-consulta por hacer pública la multa de 394.8 millones de pesos al día de hoy tras haber vulnerado un contrato, no lo libra de su responsabilidad, pero sí lo exhibe utilizando a la coordinación de información del gobierno del estado, para intentar un litigio en medios, que en condiciones de mayor seriedad debería darse en los tribunales donde es vigente el grave compromiso asumido por el gobierno de Tlaxcala ante una de las empresas del grupo Cemex.

Si la nota bajo el título “Multa millonaria a Tlaxcala por suspensión de la Central de Abasto”, llevó a otros medios que no investigan y hoy se asumen como incondicionales jilgueros del gobierno, a interpretar sesgadamente su contenido, no es problema de e-consulta, pues nosotros ni inventamos el amparo 758/2011 y mucho menos las cláusulas de penalización contenidas en el contrato firmado y reconocido por el gobierno de Tlaxcala.

Las penalidades también establecen lo siguiente:

“La presente CLÁUSULA PENAL no tomará parte del patrimonio que, integran el FIDEICOMISO, a que se hace referencia en el presente convenio. En ese sentido “LAS PARTES” acuerdan en que, en caso de darse las hipótesis antes citadas, las indemnizaciones se entregarán de forma directa a “LAS EMPRESAS” manifestando su conformidad que, en casos extremos, la REPRESENTANTE COMÚN, la persona moral denominada DIAZ GAYOSSO CONSTRUCCIONES Y PROYECTOS DE SOCIEDAD ANÓNIMA DE CAPITAL VARIABLE, será quien lleve a cabo los requerimientos en el domicilio señalado para tales efectos”.

“Las anteriores penas son pactadas por LAS PARTES, en atención a:

Que “LAS EMPRESAS” llevan a cabo las inversiones señaladas de buena fe.

Que el GOBIERNO DEL ESTADO ha revisado de forma previa la documentación técnica y legal necesaria para autorizar la celebración del presente convenio respecto al objeto y límites del mismo.”

No es lo mismo pisotear a Ortiz que pelear contra el multimillonario Zambrano

.

El abogado de Lorenzo Zambrano (por cierto, el mismo que defiende a Bill Gates) contó con más saliva que el, “abogado” de Tlaxcala encargado de hundir al estado en una de las sanciones históricas por abultadas y criticadas por su sinrazón.


Vaya manera de la autoridad estatal para expresar su desprecio al Estado de Derecho. El abogado Marco Antonio Díaz Díaz, consideró que al municipio de Xaltocan, el que la Secoduvi invadiera su demarcación territorial y nulificara permisos y licencias otorgados a los constructores de la Central de Abasto de Tlaxcala, “no le afecta en nada”, según declaraciones suyas a escasas semanas de haber suspendido esa obra.

Entonces no imaginaba que los dueños de Cementos Mexicanos (Cemex), propietarios también de la constructora Diaz Gayosso Construcciones y Proyectos SA de CV, pudieran con el tiempo obtener un amparo de la Justicia Federal y, mucho menos que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aceptara la controversia constitucional promovida por el síndico de un modesto municipio como San Benito Xaltocan, reclamando la violación al artículo 115 constitucional.

El señor Díaz Díaz consideró en aquella ocasión que por tener una autoridad municipal de origen panista, a Xaltocan lo movían ánimos de carácter político para confrontar la medida inconstitucional que el 31 de marzo de 2011 le privó la capacidad para otorgar licencias y permisos de construcción dentro de su jurisdicción.

Eran los tiempos en que aplicaba la máxima: “si no eres priísta, eres mi enemigo”.

Y pasó por alto que la inversión del influyente Lorenzo Zambrano (y sus carnales), primero en el terreno y luego en el proyecto de la llamada Central de Abastos de Tlaxcala (CAT) se regía con un tremendo contrato cuyo clausulado sanciona con 320 millones de pesos al gobierno en caso que este actúe de manera inconstitucional suspendiendo la obra en una forma arbitraria, como finalmente ocurrió.

Parte de esas condiciones reza a la letra:

Que el Gobierno del Estado ha revisado de forma previa la documentación técnica y legal necesaria para autorizar la celebración del convenio respecto al objeto y fines del mismo.

Las inversiones de particulares con el antecedente de Cemex en eso consisten, tal vez porque alguna vez se toparon con autoridades cuya mirada no va más allá de su preferencia partidista, por lo que procuran dar pasos con un blindaje a prueba de arranques de ira, como los que suelen dar dolores de cabeza a la administración de Mariano González Zarur.

No es lo mismo pisotear la imagen de Héctor Ortiz Ortiz, el panista por conveniencia que precedió al gobierno estatal que, toparse cara a cara con individualidades en el mundo de los negocios que por ejemplo encargan el pleito con Tlaxcala al mismo despacho que representa a personajes de la talla de Bill Gates.

A lo mejor ahí está el detalle. El defensor de Cemex y el señor Díaz Díaz, estudiaron carreras idénticas, nada más que el primero se mueve en un entorno nacional e internacional y el segundo detenta extraños triunfos a la medida de la grilla que aplica en Huamantla. Digo, los dos son abogados, pero con ciertas diferencias…

Tenía que darse la respuesta del marianismo, la cual trascendió a través de la clandestinidad: “tengo una poderosa derecha”, esa sería la primera parte de la amenaza marianista. La segunda, pues, especulemos… tal vez cabe algo como: “y con esa derecha les voy a romper la m…”.

Pero, ¿quién es el poderoso personaje que materializa la derecha del gobernador hacendado?

¿Acaso Enrique Peña Nieto?

Nada más un dato.

Hace unas semanas, Lorenzo Zambrano renunció al PAN al atestiguar las porquerías de ese partido, sin impedimentos para hacer candidato al Congreso de la Unión al controvertido ex alcalde de Monterrey, precisamente a unos días del incendio y multitudinaria muerte en el tristemente célebre Casino Royal.

Y a Zambrano le abrieron las puertas en el PRI. Particularmente cerca de Peña Nieto.

Guardando las proporciones que nos permitimos ver en sus respectivos abogados, pues uno, Zambrano representa para el PRI y su abanderado a la Presidencia el poder que se acompaña por hazañas como haber doblegado al presidente Hugo Chávez, de Venezuela cuando decretó la expropiación de las instalaciones de empresas holandesas propiedad de Cementos Mexicanos.

El otro personaje cercano –ni duda cabe- pues… tiene la virtud de proveer toros bravos, aunque a veces le salgan malitos malitos los encierros.

No… pues está difícil para Peña. ¿Cómo hacerle para comunicar al criador de reses bravas que lo aprecia, pero hasta ahí nomás?… y debe hacerlo sin lastimarlo porque ya sabe usted, el hijo es el coordinador de su campaña en Tlaxcala.

Señores, el gobierno de Mariano tiene que reconocer que cometió un grave error. Se ha puesto con sansón a las patadas y creo que ni la derecha de Dios Padre (porque seguramente tiene ocupaciones menos mundanas) le servirá para intimidar a los Zambrano.

Hace un par de días, como consecuencia de este entripado, la enésima reunión urgente de gabinete ampliado contaría con verdaderas maldiciones a los funcionarios malitos malitos que nomás no dan una.

Ahora sí los corro… ¡a todos!

¡Pa su mecha!, sí que estaba molesto. Y no es para menos…

Una de medios

Martín Rodríguez es un joven comunicador que engrosa la lista de desempleados.

Trabajaba como vocero del brillante médico (yea) secretario de Salud. Pero, como el muchacho se movía y la antiestética cara del funcionario aparecía demasiado, el añoso y frío Raymundo Vega, es decir el vocero del gobernador, optó por cortarlo pues, nadie puede tener mejor imagen que el señor mandatario.

Y conste que Vega había sufrido el enésimo regaño por haber permitido que la foto y las siglas del gober aparecieran en esquemas sancionados por el IFE como de promoción personal.

No cabe duda… se impuso el tamaño de las muelas (jeje).

Al IFE no le quedó más que sancionar la debilidad marianista de culto a su persona

.

Si de algo ayudara su promoción personal al PRI, no tendríamos a los candidatos a senadores y diputados federales, tan indignados como se encuentran… el propio Peña Nieto, decidió guardar sana distancia del raro mandatario tlaxcalteca.

Y el IFE acabó por poner un alto al culto a la persona del gobernador de Tlaxcala. Que sus insistentes apariciones sean positivas para su partido, el PRI, hay demasiadas dudas, pero que el órgano electoral merece un reconocimiento por llamar al ejecutivo local a mesurar su hambre de auto divulgación, creo que nadie lo puede negar.

La costumbre de no leer (su origen se remonta a pasar las críticas por alto) ha impedido a quien nos ocupa acariciar la mínima posibilidad de actualización. Se instaló entre los setenta y los ochenta y ahí se quedó, cuando era vigente  trazar en los cerros el nombre de algún político del momento, para recordarlo al recorrer alguna de las carreteras que cruzaban al país.

Comenzaría entonces a almacenar ciertas informaciones, de lo priísta a lo grotesco, como aquella suposición de que la gente arde en deseos por ver, tan solo por ver, a sus amados políticos, aunque estos entren en sus casas con las manos vacías, y devoren sus tortillas y acaben con sus humildes reservas.

El contexto competitivo de hoy colocó a ese tipo de políticos en una especie de exhibidor para que su propio partido y las nuevas generaciones con formas muy distintas de ejercer su oficio, los vean con mucha atención para impedirse caer a esos niveles.

Yo creo que esa es la causa por la cual el candidato tricolor a la Presidencia, Enrique Peña Nieto, aplica esa mirada entre piadosa y rechazante al híbrido en que devino el mandatario del cual es indispensable mantener sana distancia como en las provincias se hace con los machos cabríos, a riesgo de ser marcado con su orina cuando se transgrede la línea de advertencia.

No está usted para saberlo, pero la reconvención del IFE ha resultado –según los íntimos de Mariano- una especie de presea a la constante de alzar la voz y los brazos para que alguien –que no sea la comunidad a la que tiene cansada- se fije como cosa novedosa  en el quehacer de un personaje realmente pasado de moda.

Cuando los reporteros pidieron al gobernador una explicación sobre las causas de su actitud reprobada por el IFE, este echó la culpa a otro elemento, su vocero Raymundo Vega, uno de los pocos sobrevivientes de la corriente encabezada por el simpático malhablado, Tulio Hernández, con quien el paso de los años ha sido inmisericorde.

Otro, como el viejecito Vega, debe ser el culpable de que fotos y grecas de González aparezcan en veda electoral.

Lo que los señores del IFE ignoran es que en este momento en Tlaxcala está prohibido evidenciar errores del señor mandatario, cuyo derecho a promover su persona, fue ganado a pulso por los años acumulados y las derrotas electorales una tras otra, hasta llegar al día en que por el esfuerzo de muchos (Peña Nieto, Beatriz, Héctor, Alfonso y, tantos más) se convirtió en un gobernador con un desfasamiento de por lo menos treinta años.

Ya entenderá la autoridad electoral el yerro que comete juzgando como si fuese normal a un heredero del echeverrismo, y no por el fondo del discurso… nada más por las guayaberas y las siglas pintadas a contrapelo popular en las paredes, en los postes y hasta en los cerros.

Para su mala fortuna, cuando LEA pisó tierras tlaxcaltecas quedó prendado con la frescura de la activista rojilla de nombre Beatriz Paredes.

Y colocó su diestra sobre la cabeza de esta. Desde entonces la carrera de la Paredes tuvo un ascenso solo comparable con el registrado ante la báscula.

Pero eso no pasó con el que hoy se sobreactúa para que un ente como el IFE le comunique que aún es capaz de generar la creencia de que emana de un priísmo a toda prueba.

Esa posibilidad se vivió hace años… muchos.

Hoy, la falta de lectura en todos los ámbitos lo retrata como un recuerdo aún vivo por procurarse el estatus de la ignorancia, en un mundo a años luz de distancia.

Basta ver el enojo de los candidatos tricolores a senadores y diputados federales, debido al rarísimo activismo de carácter retro, con el cual el señor de la autopromoción, intenta llevar a un estado entero –con todo y su partido- a fechas pasadas y lugares existentes sólo en una memoria obstinada en vivir su momento con tres décadas de atraso.

El silencio chicho

Al concluir el último informe regional (¿?) en el municipio de Tlaxcala, representantes de los medios de comunicación pidieron al gobernador González Zarur, su versión sobre la derrota legal sufrida ante Cemex, por la cual su gobierno ha de indemnizar a su contraparte con 320 millones de pesos y otra elevada cifra por los días en que ha estado parada la obra.

La respuesta dejó más dudas: “es cosa de mi jurídico”.

Como el director jurídico del actual gobierno no ha cobrado fama precisamente por la efectividad de su operación, podríamos entender que la respuesta se dio en el sentido de: “si perdimos ante Cemex, es culpa del director jurídico… a mí ni me pregunten porque yo no tengo la culpa de nada”.

Si no dando la cara fuesen liquidados los más de cuatrocientos millones de pesos que hoy se tienen que pagar a un particular tras una suspensión de obra, pese a que Adriana Moreno, David Lima y Roberto Romano Montealgre, conocían los riesgos a los que se enfrentaba el gobierno de Tlaxcala por apoyar las decisiones arrebatadas que hoy los llevaron al fracaso más caro en sus catorce meses en el poder.

Cuesta a Tlaxcala una fortuna el pleito con los Zambrano de Cemex… nada más 400 mdp

.

La necesidad de desplegar poder para legitimarse ante sí llevó a esta administración a un combate cara a cara con la firma que pudo doblegar al poderoso presidente de Venezuela, Hugo Chávez, cuando este en 2008 decidió expropiar las instalaciones de Cemex en su país.

La peor parte de las decisiones atropelladas del gobierno marianista es el pago por tomarlas anteponiendo la víscera, aunque en el escandaloso fracaso de la Central de Abasto (CAT) hay otro factor todavía más sumido en el fango: el que dos funcionarios supiesen del peligro al que se enfrentaba el gobernador y no movieran un dedo para impedirlo.

Se supone que Roberto Romano Montealegre, secretario de Obras (Secoduv) y David Lima Arroyo, director de Desarrollo Urbano de la Secoduvi, conocieron a la CAT desde sus inicios, durante el gobierno de Héctor Ortiz Ortiz, pues fueron ellos –principalmente Lima, a quien pagaron un posgrado como premio a sus servicios- los precursores del proyecto y redactores las condiciones para ejecutarlo.

Sabían que una suspensión inconstitucional costaría al gobierno de Tlaxcala 320 millones de pesos por indemnización y 200 mil diarios mientras estuviese parada la obra y se impidiese la reanudación de la misma.

Hoy sin embargo, ellos se encargaron de enviar los legajos del más caro fracaso legal del marianismo, a dependencias y tribunales, pues así se los ordenó la Justicia Federal.

El frentazo de Tlaxcala no es casual.

Enfrenta al mismo equipo de abogados que ganó a Venezuela el litigio internacional por la expropiación decretada por el presidente Hugo Chávez, en agosto de 2008.

Y en condiciones semejantes las empresas de los Zambrano tuvieron que ser indemnizadas bajo la supervisión del Banco Mundial y la lupa de tribunales internacionales. En Tlaxcala, el banco encargado es Banorte, y los tribunales corresponden al Poder Judicial Federal.

Y aquí la perfecta falla (valga la expresión) de al menos uno de los funcionarios señalados podría hasta despertar sospechas de cohecho, para alentar el papel tan rotundamente equivocado y desafiante del gobierno, a un clausulado leonino en su momento propuesto y firmado por esta pareja de servidores públicos.

Es indeleble el argumento oficial para suspender la obra: “Debido a que no cuenta con los dictámenes de impacto urbano, de congruencia y de impacto ambiental, además del proyecto para la construcción del acceso a la carretera Calpulpan-Ocotoxco, la Secretaría de Obras, Desarrollo Urbano y Vivienda (Secoduvi) clausuró los trabajos de la Central de Abastos de Tlaxcala (CAT)”, se informó oficialmente en febrero de 2011.

Hubo que ver el rostro descompuesto de la secretaria de Desarrollo Económico, Adriana Moreno Durán, lanzando consignas al antecesor de su jefe bajo el argumento de que mientras no cumplan con la normatividad el inmueble no continuará con el proceso de construcción.

Resultó que la señora Moreno también conocía que el marianismo jugaba con fuego, tras la suspensión unilateral e inconstitucional pero, decidió arriesgarse luego de reunirse con los empresarios, donde constató que las cláusulas del convenio de confidencialidad no establecen ningún compromiso con la empresa Orión, que venía ejecutando los trabajos y que aduce pérdidas millonarias.

En ese momento lo menos que imaginaba es que la Justicia Federal diese la razón a los constructores y que por otro lado, el gobierno al cual servía tuviera que desembolsar una cantidad monstruosa de millones de pesos y todavía más de sanciones diarias por la obra suspendida.

Pero la sentencia llegó y se suma a otras que en condiciones muy parecidas demuestran lo improductivo que puede ser, primero las decisiones arrebatadas de un mandatario víctima de sus crisis de ira; segundo, la cobardía de subordinados y colaboradores para advertir al gobernador de los riesgos que implicaba tomar parte  con manifiesta desventaja en una millonaria mesa de juego; y tercero, la sangre fría de Romano, Lima y la propia Moreno Durán, para ver cómo poco a poco se iba fragmentando la represa del marianismo hasta su mismo colapso y posterior tragedia.

Los errores que se convirtieron en fracasos

El marianismo tenía que recurrir a actos de poder, correctos o arbitrarios, pero que le dieran la certeza de ser el jefe, el gobernador… el líder.

Y poco a poco la presión a los abogados de este sistema se ejerció con mayor presión. Pero los resultados acababan por ser adversos.

Ello pasó con el Tribunal Laboral y su inverosímil clausura. También con la Plaza del Bicentenario y otros tantos despliegues de un poder no dispuesto a ceder un centímetro, aunque ese orgullo le costase sonoras derrotas y millonarios pagos a causa de la sinrazón con la que actuaba.

A catorce meses de gobierno –dice el mandatario González Zarur- los servidores públicos que no han aprendido a desempeñar su papel como lo ordena su jefe habrán de ir a su casa, pues no dieron el ancho a la dinámica planteada.

Creo que el propio Mariano debiera considerar su retiro voluntario pues las muestras de escaso aprendizaje para ejercer el papel de, “coordinador de los esfuerzos de todos” a estas alturas no ha dado el estirón.

Con una elección federal en puerta, con logros muy medianos en el primer ejercicio y con una decena de informes, encaminados a mostrar a la figura pero no a su obra, los tumbos de esta administración hacen que la mayoría de servidores públicos se vean mal y que su autoestima no sea recuperada mientras la peor malformación no sea extirpada.

El doble discurso marianista; actuar apegado a Derecho, pero beneficiar la carrera del hijo

.

Se burla de las filias y fobias de grupos enmarcados en la diversidad sexual que conforman su gabinete, reconoce el maltrato a subordinados a quienes propina coscorrones en busca de la institucionalidad y así pretende ayudar electoralmente a los abanderados del PRI.

El gobernador de Tlaxcala, Mariano González Zarur, alardea la ausencia de su señora madre y a ello atribuye un supuesto estilo de ejercer el poder con una frialdad asombrosa.

Al asumirse como un personaje que supera la ficción, dio rienda suelta a esa especie de humor negro, autodegradante y envilecedor, con el cual ha comenzado a enjuiciar a sus propios colaboradores, exhibiéndolos ante alcaldes, ciudadanos y medios, en su rarísima campaña de informes regionales.

La oposición califica estas expresiones como promoción electoral. Y sin embargo en los hechos esa campaña resulta en un ejercicio desvalorizante, de lógica kafkiana… es como inmolarse políticamente y arrastrar a sus incondicionales.

En la más reciente gira por el oriente de la entidad, por ejemplo, pronunció frases ambiguas para descalificar las preferencias sexuales de algunos colaboradores.

Supondría que sus expresiones de ida y vuelta no serían comprendidas por el incrédulo público convocado para escuchar datos concretos de obras y logros de su administración.

Pero Mariano dirigió su hiriente discurso, suponemos, al secretario de Educación Pública, Tomás Munive Osorno, de quien pasó por alto incondicionalidad y lealtad, y con el peor de los gustos lo ventaneó: “Luego ellos tienen sus predilecciones, (¿?) y yo tengo que cargar también con las filias y las fobias de los funcionarios (¿?), ellos tienen sus filias, entonces tienen sus amigos, amigas, compadres y sus conocidos. Ah, pero tienen sus fobias, con los que no se llevan tan bien…”

Con estas frases cargadas de veneno, el mandatario criticó falta de financiamiento de parte de la autoridad en el ámbito educativo:

1.- Utilizó el distractor de la mofa para responder destruyendo a Munive Osorno, a una serie de peticiones hechas por ciudadanos.

2.- Y esa descalificación a un subordinado le significó ahorrar una lana, aunque la fama pública del secretario de Educación de Tlaxcala haya quedado por los suelos.

Al secretario de Finanzas, Ricardo García Portilla, le ofende –al grado de recurrir a la Procuraduría- que haya trascendido el supuesto maltrato físico al que sería sometido por su jefe, y del cual su propio entorno laboral se encargó de comentar dentro y fuera de sus oficinas.

En el terreno humorístico, a esa agresión física nos permitimos llamarle, “zapes”. Pero Mariano ha sido explícito con ese reprobable maltrato, del cual se ufana y burla ante autoridades y gente del pueblo, sin importarle el descrédito que causa:

“Yo les pego sus coscorrones, tienen que actuar de acuerdo a la institucionalidad porque tenemos que equilibrar el desarrollo de Tlaxcala que tiene que ser para todos, no puede ser para unos cuantos, ni para mi familia, ni para mis compadres, es para toda la gente”.

Siguiendo las palabras del mandatario, los coscorrones son factor de institucionalidad y mediante ellos logra equilibrar el desarrollo de Tlaxcala.

El tiempo y la ausencia de Ricardo a las comparecencias agendadas por la Procuraduría, dieron la razón a quienes hicimos público el maltrato utilizado por el gobernador de Tlaxcala como método de sometimiento a subordinados y colaboradores.

Se supone que los coscorrones conformarían la metáfora marianista de la dominación.

Lo sorprendente es la violencia, resultado de los ataques de ira a los que González Zarur, en sus propias palabras describe como, “no tengo madre… ni padre” y lleva al extremo criticando el corazón de pollo con el que según él actúan sus colaboradores –así, tal cual lo dijo- mientras él, al no tener corazón de pollo, actúa con la cabeza fría.

Suponemos que es este el origen del rumbo con el que hoy cuenta Tlaxcala gracias a la conducción que él hace… al fin y al cabo coordinador de los esfuerzos de todos.

No me ayudes compadre

Información del propio PRI comparada con datos del PAN, da a estos últimos una importante ventaja a poco más de cuatro meses de la elección federal.

Teóricamente el plan del gobierno estatal sería contrarrestar el avance albiazul con los múltiples informes regionales.

Pero, burlándose de funcionarios, lamentando que Tlaxcala tenga cobertura universal en Seguro Popular porque es un estado pobre y colocando su imagen personal por encima de los modestos logros de este primer trecho hace un flaco favor de promoción a los abanderados de su partido.

Ya sabemos que no le debe nada a nadie… y menos al PRI.

También sabemos (por él mismo) que no tiene madre… ni padre.

Además, fuimos enterados que es un gobernador sin corazón de pollo, sí señor.

¿Son acaso estos atributos lo necesario para incrustar a su hijo Mariano González Aguirre, en el equipo de Enrique Peña Nieto, como su coordinador de campaña en el estado de Tlaxcala?

Con el debido respeto, decimos a González Zarur que el suyo es un doble discurso.

No puede hablar de rumbo y mucho menos de recomponer el tejido social cuando uno de los más beneficiados por su política es su propio hijo.

No puede hablar de institucionalidad y equilibrio, si los consigue propinando coscorrones a sus colaboradores y miembros del gabinete.

Criticar a sus colaboradores por tener corazón de pollo, condena a la plataforma de profesionistas en el poder, multipartidista pero encabezada por el PRI, a ser tontos, pusilánimes y selectivos porque sencillamente no se parecen al lobo estepario de la política en que él se ha convertido (también basados en sus propias expresiones, dichas en radio).

Tras esta básica exhibición de cultura de poder viene lo mejor: “poco a poco van aprendiendo los funcionarios, no’mas que ya llevan 14 meses, ya quien no aprendió se va ir a su casa porque quiere decir que ya no va aprender”.

A los trece meses levantamos la casa, a los catorce ya es tiempo de que se vayan los que no han aprendido.

En resumen, esta es una administración sin rumbo (por más intentos de gritar lo contrario), sin valores (eso de no tengo madre dicho por un gobernador puede tomarse como un insulto a las familias de Tlaxcala), intolerante (es imposible pasar por alto aquello de las filias y fobias de sus colaboradores) e improductiva desde la perspectiva partidista (primero filtra el recurso del CEN, luego descalifica a sus propios colaboradores).

Esto es muy parecido a la anarquía.

Falla Justicia Federal a favor de Cemex en el litigio de la Central de Abasto

.

Ahora hay que ver las sanciones a las que el gobierno de Tlaxcala se haría acreedor por el hecho de clausurar una obra millonaria que perjudicó a la poderosa firma propiedad de la familia Zambrano. * Condenan candidatos que dinero del CEN sea exclusivo para apoyar a Peña Nieto.

Resuelto por un tribunal colegiado, al municipio de San Benito Xaltocan y constructores encabezados por Lorenzo Zambrano (Cemex) les fue concedida la razón legal, al contrario de lo ocurrido con el gobierno de Tlaxcala, que ahora se encuentra en una franca situación desventajosa tras clausurar aquél proyecto iniciado en la administración de Héctor Ortiz Ortiz.

El resolutivo es parte del expediente 607 en manos de la justicia federal y pone fin a un pleito iniciado por el gobierno de González Zarur, desde su mismo inicio, a principios de 2011.

Falta ver las penalidades a las que se hizo acreedor el gobierno tlaxcalteca pues a la firma del convenio con las empresas de los Zambrano para edificar una serie de bodegas de almacenamiento, naves de exhibición, estacionamientos y caminos, también se aceptaron severas sanciones para el contratante que llegase a incumplir el clausulado.

Por tratarse de una cuantiosa inversión sustentada mayoritariamente por dichos empresarios, en su momento sería acordado con la autoridad estatal, a través de la Secretaría de Obras, Desarrollo Urbano y Vivienda, desde el pago de una robusta nómina hasta la cobertura total del gasto, estimado en más de 200 millones de pesos, ante la eventualidad que pusiese fin de manera unilateral al proyecto.

La clausura de la Central de Abasto de Tlaxcala se suma a varios conflictos legales culminados como sonoros fracasos. Son una clara exhibición de la actitud complaciente del equipo de abogados, más preocupados por no contradecir al mandatario que por los resultados desastrosos, tarde o temprano.

Vale la pena señalar la relación enfermiza que parte de los escenarios esbozados aquí arriba: un gobernante proclive a encabezar un raro sistema con visos de monarquía, donde no existe más voluntad que la del Señor y, donde los profesionistas son vistos con recelo, salvo en casos extraordinarios –como el de Carlos Rojas y Mario Armando Mendoza- quienes por razones desconocidas alcanzarían una influencia incomparable con la de la mayoría de servidores públicos.

Bajo este esquema el gobierno de Tlaxcala hilvanó derrota tras derrota en el ámbito legal. Lo mismo resultó un fiasco la colocación de leyendas de clausura en obras de relevancia, como la Plaza Bicentenario que, la extraordinaria clausura del Tribunal Laboral.

Entonces, la capacidad del gobierno para defender sus negocios y exigir claridad al gobierno anterior y a las contrapartes, devaluó a los niveles en que hoy se encuentra: obediencia ciega de un pequeño grupo haciendo fortuna aunque los resultados sean inexistentes.

El gobierno estatal pasó por alto que no sólo riñe con la administración anterior. Hay intereses como el del Grupo Cemex, en el proyecto de la Central de Abasto, para concluir la obra o para llevarla a los tribunales –tal y como ocurrió- con la gran expectativa de recuperar y, hasta ganar pese a que la obra quede inconclusa.

Mandos medios que siguen laborando en la Secoduvi conocían a detalle el contenido del contrato y de todas formas alentaron una actuación errática del gobierno. De antemano sabían los riesgos a los cuales se enfrentaba la administración González, pero dejaron correr el improductivo litigio.

Con cobros estratosféricos y duplicidad de funciones, tuvieron que llegar al quite los despachos externos, mientras los célebres funcionarios del marianismo acabaron en vulgares picapleitos con una sola garantía: la derrota.

Pero lejos de reconocer el vil engaño al que dan pie los horrores generados por el temperamento mariano a subordinados e incondicionales, el mandatario persiste en el sistema cuasi feudal, con adversidades una tras otra y el crecimiento de sus adversarios ante la incapacidad de sus abogados.

Cisma en el PRI

Candidatos a diputados federales del PRI preparan una sonora protesta contra el filtro colocado por el gobernador Mariano González, para captar los recursos enviados por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) tricolor, para apoyar sus campañas de proselitismo.

La información que descubre a Mario Armando Mendoza, como el operador electoral que decide el destino de los recursos del PRI –aunque él exalte la figura del hijo de Mariano, nombrado coordinador de la campaña de Peña Nieto- ocasionó un severo malestar en los abanderados (también se sumarían los candidatos al Senado), empobrecidos e incapaces de competir con sus iguales de los otros partidos, a causa de la cínica retención del dinero proveniente del CEN para limitarlo a apoyar exclusivamente el proselitismo del candidato a la Presidencia, como lo  habría determinado el subsecretario técnico del gobierno.

¿Seis por ciento de incremento en turismo?

El pasado 21 de marzo Tlaxcala registró una llegada histórica de visitantes, en su mayoría nacionales que aprovecharon la inmejorable ubicación de la entidad.

Se supone que respaldarían el dicho del secretario de Turismo, Marco Antonio Mena Rodríguez, respecto a la supuesta cifra de crecimiento en este ámbito, el único de la actual administración con un movimiento positivo.

La mayoría de esos visitantes se dirigió al zoológico del Altiplano, tan anunciado en plazas como la del Distrito Federal.

Y se encontraron con la pésima sorpresa de que el lugar se encontraba cerrado, porque los burócratas del marianismo decidieron incluirlo en el puente largo.

Derechito a Oceánica

Dicen que una ex primera actriz expresó muy indignada el jueves anterior en una mesa del restaurante El Cambalache, en la ciudad de México: “mi hijo necesita dejar el ambiente de la política porque sus adicciones ponen en riesgo su vida”.

Ella misma trató de explicar la causa de esa perdición, y llegó a la conclusión que ello se debe a la falta de instrucción de un contador privado que a duras penas egresó del Instituto Washington Patrulla (hoy por cierto, está prohibido decirle conta… hay que tratarlo de… abogado).

Creo que por eso, algunas instancias están determinadas a desconocer los documentos que al calce lleven la firma del abogado, licenciado o contador público.

Encona Mendoza rencores del PRI; dice que el gobierno nada más apuesta a Peña Nieto

.

Con un grado extremo de cinismo, funcionarios de primer nivel ocuparon el auditorio Joaquín Cisneros Molina, del Centro Expositor, para leer la cartilla al círculo marianista de funcionarios; su encargo, que gane Peña… los demás que se rasquen con sus propias uñas.

Originalmente uno de los damnificados del marianismo fue el mismísimo médico apizaquense, ex alcalde y cuñao maltratao, Fernando León Nava alias El Perverso, a quien el cuñao hacendao se la había sentenciado para no volver a la grilla, al menos durante el sexenio corriente.

Y lo que son las cosas, a Mariano como que le entró la aflicción por el efecto cuchillito de palo ejercido por la dueña del Hospital Central (a favor del médico León Nava su cónyuge) y ándale, que lo acomoda como candidato suplente de Joaquín Cisneros Fernández al Senado.

El de setenta con ímpetus de tostón, pues sintió que le movieron el tapete porque… ya sabe usted, la perversidad casi obsesiva (¿casi?) del gober pudiera haber vislumbrado la eventual separación de Cisneros, para dejar libre el camino al bisturí más veloz de las tierras apizaquenses (digo, el castigo a Fernando ya fue mucho).

Con que lo dejen seis meses en la Cámara Alta, se repone económica y anímicamente, porque, ya sabe usted lo pesado que resulta ser el carnal político del mero mero, pero depender únicamente de la consultita, verdad, y de las extirpaciones de apéndice que a últimas fechas ya no son negocio porque, pues la competencia, ya sabe usted, está tremenda.

Es la interminable historia en el municipio ombligo de Tlaxcala… los médicos que al momento de recetar resultan magníficos políticos y viceversa: políticos que a la hora de aplicarse a fondo piensan que están recetando aspirinas.

Aunque lo más criticable es que el destino de todos alrededor de él, hasta de los parientes políticos tiene que ser escrito por la mano temblorosa más poderosa de la región. ¿Qué gacho no?, se les cierra el mundo… no pues es que la tentación es alta, el cuñao puede ser riata y si se ha de perder la dignidad… pos qué caray verdad.

Encargo al titular de la Función Pública

Sí, porque es tan delicado en el ámbito de su competencia que de seguro va a temblar el gabinete cuando se entere que hay otros con pleno conocimiento de las diabluras cometidas por los subordinados bajo el lema: “que viva el muñeco Peña Nieto”.

Hay razones, la verdad, para no erigir un monumento a Mario Armando Mendoza, quien entre otros detalles tomó por asalto el auditorio Joaquín Cisneros Molina (¿?) del Centro Expositor Adolfo López Mateos, y lo hizo su bunker, con la creencia que de ahí nada saldría.

Y citó a los funcionarios de primer nivel del marianismo (insisto, con qué cara se presentó Hugo René Temoltzin) para recalcarles –en su papel de hombre de más confianza de Mariano- que el único efectivo en la coordinación de la campaña de Peña Nieto, era pues ya sabe usted: Marianito.

Por si les quedaba alguna duda, se los dijo una y otra vez: Marianito es el elegido, el único, el de las tres cifras tras la oreja (no sé por qué tanta insistencia pues nadie duda que él es… ahora que haya sido la mejor decisión, tendrá usted una mejor opinión).

Tras semejante introducción tocó el turno a la critura del sexenio: “Estos –externó respecto a dos discos compactos- contienen la información ultrasecreta que nos asegura el triunfo el uno de julio”.

Al unísono se escuchó un ohhhhh!

Los megafuncionarios habían sido despojados de celulares, ipods, blackberrys y anexas, para que no hubiese alguna flitración. O sea, el formidable curso impartido por nini, no los tenía lo que se dice contentos…

Pero faltaba lo bueno.

De nueva cuenta la tipluda voz del michoacano, poniendo al descubierto la apuesta del marianismo, más o menos diría de las de acá: “en vista de que las estructuras del PRI están desechas, nosotros somos los meros buenos para impulsar el triunfo de Peña Nieto; candidatos a diputados y senadores se habrán de rascar con sus propias uñas”.

El hombre auto nombrado como el de más confianza de Mariano, anunciando la escisión entre los grupos empoderados y el partido. Los primeros, con la solvencia de las finanzas del estado cerrarían el círculo impenetrable de la promoción peñanietista, pasando por alto la urgente necesidad de recurso del partido y sus abanderados.

¿Más claro?

El gobierno estatal apuesta al triunfo de Peña Nieto y muestra su infame desdén a los de casa.

Lo grave en este caso es el filtro conformado por el michoacano, y las áreas de finanzas tanto del partido como del propio gobierno, prestos a cachar el recurso enviado del centro para apoyar el proselitismo rumbo a la elección de julio de este año, y a no dejar un centavo fuera de su control.

Esa es la realidad del PRI en Tlaxcala. El penoso viacrucis de quienes se han topado con personajes que efectivamente han de ser recordados, aunque no sea de manera tan grata…

Ahora bien… dicen los enterados que mister Michoacán, gritó a los cuatro vientos ser el hombre de mayor confianza de Mariano González, quien según el de la voz, le volvería a confiar la operación electoral… sí en la farsa que usted conoce, donde Marianito es el coordinador de la campaña.

Lo sano de no adelantarse

Al guión marianista dicho lo mismo a manera de informe ciudadano que de rollos regionales, el protagonista lo completó añadiendo pasajes de su vida y exaltando sus deseos por ser recordado como el mejor gobernador en la historia de Tlaxcala.

Cof, cof, me da tos.

Aquello de que sea el mejor, pues con su trabajo lo ha de demostrar a lo largo de los casi cinco años que le faltan. Honestamente hay que reconocer que este primer trecho no ha sido de lo lindo, pero queda la duda.

Sin embargo no deja de ser una despedida por adelantado:

1.- O bien exhibe sus ardientes deseos por abandonarnos una vez que el jovenazo Peña asuma como Presidente (esos son sus planes, verdad).

2.- O bien trata de ignorar las claridosas frases del ex mandatario mexiquense, criticando el senil estilo de gobierno en un estado como Tlaxcala, con cuyo gobernador sencillamente no hay, ni habrá entendimiento alguno.

El carro completo… el PRI y su delegado; evocaciones nostálgicas, revivir a Don Fidel

.

De qué otra manera podría congratularse el delegado del CEN del PRI, que avizorando carro completo en la elección de julio… claro, cuando se le requirió porque fue publicada la adhesión del hoy gobernador de Tlaxcala al PAN, entonces hizo mutis.

Este martes, durante la protesta de los candidatos tricolores al Congreso de la Unión, el delegado del CEN, Enrique González González, cayó en la tentación de usar el micrófono con el estilo de los años cincuenta: “¡vamos por el carro completo!”, se animó a gritar.

Qué otra le queda al enviado del Revolucionario Institucional que en Tlaxcala cobró celebridad por hacer mutis cuando la prensa descubrió que desde febrero de 2009, el hoy gobernador Mariano González Zarur y su hija Mariana, eran miembros adherentes del PAN.

De ideas zanconas y lengua larga, González Glez, dibujó el caso particular que para el PRI representa el estado de Tlaxcala, escaso en votación, con un mandatario insufrible e imposible de asumir acuerdos y compromisos (según dichos por el propio Enrique Peña Nieto) e irremediablemente inclinado a despertar tiempos idos… “el que se mueve no sale”… y para variar: “vamos por el carro completo”.

Si esa es la intención del partidazo y su particular delegado del centro, el consejo tricolor de sabios debería concentrar su mirada en dos zonas neurálgicas: Apizaco, con doña Lupe Sánchez, y Zacatelco, con Émilio Minor, pues en sendos distritos electorales federales, es probable que el carro completo esté varado y nada más el delegado del CEN sea incapaz de advertirlo.

Y no es para menos.

Digo, el papelazo de doña Lupe Sánchez, de cerrar la puerta de su radiodifusora a la competencia, lejos de beneficiarla la colocó en un ardoroso tercer sitio (siempre y cuando no veas las encuestas en manos del delegado Glez).

Y en el caso del tercer distrito, para nadie es ajena la sorpresa y falta de acondicionamiento de todo tipo, dentro de los cuales se hallaba Minor, cuando fue avisado que las santas manos del amo habían decidido posarse en su persona.

He aquí sendos ejemplos de lo que el tiempo nos dirá si fueron derrotas negociadas o apuestas sin ganas del mismísimo padre del coordinador de la campaña de Peña Nieto, sí señor…

¿Entonces de dónde saca mister Glez, aquello del carro completo?

No vale tomar el pelo a los priístas.

La elección en tercios, un término chocante, pero muy cercano a la realidad que vive el estado más pequeño del país, tan inocuo en términos de aportación magra que el candidato telenovela lo escogió para grabar los mensajes que Televisa se encargará de saturar, como ocurrió con la carota de Héctor Bonilla, con cuyas tremendas patas de gallo, la causa del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se volvió insufrible para millones de televidentes.

De todas formas hay la influencia del PRI en los tres partidos que han de compartir al estado.

Adiós Arzaluz… ¡regresa…!

Oiga usted, se nos va de Tlaxcala la señora Alma Arzaluz Alonso. Nos cambia la ingrata por una candidatura a diputada federal por la vía plurinominal… o sea: ¡la matahari del verde, directo a Neza!

¿Será que se cansó de ganar con unos y con otros?

Durante los años de su estancia aquí… nadó de muertito y bien que negoció con Ortiz, como hoy se clavó en el gabinete con la productiva bandera de ambientalista, tan efectiva como las patrullitas ecológicas en el cementerio de las infamias del Verde.

La seño del partido que pide pena de muerte ha levantado el puesto y nos deja, nostálgicos ante su partida, aunque curiosos porque nunca de su boca escuchamos algo medianamente creíble respecto a la muerte de peces en Apizaco, al funcionamiento impune de empresas de la talla de Dow, y hasta dejó en manos de otros las jornadas de limpieza del río Zahuapan.

Enhorabuena a Almita Arzaluz… ¡que talento, para pasar unas largas vacaciones en Tlaxcala, y ahora que ya nos acostumbramos a que haga bulto aquí, sus cuates allá le levantan el castigo y nos privan de su extraordinaria presencia… qué crueles, ¿por qué se tardaron tanto?

Son lenguajes distintos

Una de las formas en que el PRI comparte sus centavos con Televisa (digo, creían que el apoyo es gatis) es contratando los servicios de Información y Vinculación Corporativa de la presidencia de la poderosa televisora.

Resulta que el director de dicha oficina es René Casados… sí el curita ese sobra actuado que aparece todas las noches en el canal de las estrellas. Y es tan buen actor (si, claro) que en su haber, asesoró a Luis Donaldo Colosio y a Ernesto Zedillo.

Ni tardo ni perezoso el PRI mandó algunos abanderados suyos con el tal René Casados.

Y ya sabe usted… el tipo es estresante; soportarlo más de quince minutos es una proeza, misma que definitivamente es negada a personajes chapados a la antigua y ya son ánimos de convivir con este tipo de, maestros de la actuación.

Nombre… así como les cuento, el hoy candidato a senador Joaquín Cisneros, se dijo a sí mismo: “myself, por qué tenemos que estar aguantando a este loco de Casados… yo mejor me voy a España con mi mami…”

Y abandonó las instalaciones donde el curita sobreactuado de Televisa, pasaba la charola a candidatos del PRI y de otros partidos… como especie de flitro para que eventualmente aparezcan en la pantalla de la formidable televisora de los jodidos, como decía don Emilio Azcárraga Milmo.

Al menos tres sucesores dentro de la quinteta de candidatos priístas que hoy protestan

.

El palomeo realizado por Mariano a los cinco militantes que hoy se convierten en candidatos no fue cosa sencilla… Implicó verlos en perspectiva y adivinar sus movimientos en el mediano y largo plazos, con miras a que algún día les dejará el poder.

Tras meses de preparación, hiel y planes de largo plazo, hoy formalizan su candidatura las cartas del PRI al Congreso de la Unión. Joaquín Cisneros Fernández, Anabel Ávalos Zempoalteca, Guadalupe Sánchez Satiago, Enrique Padilla Sánchez y Emilio Minor Molina, protestarán hoy ante el PRI y ante su superior, Mariano González Zarur.

En este grupo, por lo menos tres están en condiciones de recibir la estafeta de manos de quien dice hacer méritos para ser recordado como el mejor gobernador de Tlaxcala:

Joaquín Cisneros.- el septuagenario con ímpetus de tostón, no quita el dedo del renglón para revivir aquello de, “gobernador a la mano”. Quizás es el más confiado de los marianistas en obtener el triunfo este primero de julio pese, al elevado nivel de rechazo popular debido a dos causas: la insistencia de seguir siendo, aunque ya tuvo su oportunidad y, la disputa con su propia sangre, o sea con Lorena Cuéllar Cisneros, como si una senaduría fuese la propiedad o el trofeo que falta a su arrogancia para sentir una relativa satisfacción.

Anabel Ávalos Zempoalteca.- Logró reponerse del viacrucis en que se convirtió el haber conformado al equipo original de Mariano. Blanco de personajes que tomaron la medida al mandatario, la Ávalos mostraría coraje al renunciar a la Secretaría de Gobierno y quedar en ceros. Al parecer González Zarur, reflexionaría al respecto y optaría por colocarla como motor a la pesada nave que carga con el tremendo peso de los años de Joaquín. La virtual candidata al Senado en segunda fórmula sería el elemento de bajo perfil con una amplia expectativa para un PRI que lucha por sacudirse la polilla y el polvo, producto de los años idos.

Enrique Padilla Sánchez.- Ha dejado correr la versión de ser el preferido de su tía Beatriz Paredes Rangel, para bregar ante el ánimo marianista de impedir el tan manoseado cambio generacional. De camaleónicas hechuras, hoy puede ser el orticista más acendrado y mañana, anudarse la corbata del marianismo, como si la relación fuese de toda la vida. Descuidado en su imagen y hasta en su higiene, no ha dudado en conformar una especie de team incondicional al cual ha procurado beneficiar durante su gestión al frente del Colegio de Bachilleres, por cierto en el que heredó conflictos laborales y una deuda de ocho millones de pesos, según la nueva dirección de dicho sistema.

Así que el palomeo hecho por el hacendado-gobernador no fue tan simple. Cada uno de los tres mencionados tiene un amplio significado en el capital y los planes del, “coordinador de los esfuerzos de todos”.

A esta trilogía, habría que sumar un elemento más, Marianito, cuya meteórica carrera política lo ha hecho a sus treinta y tantos años, uno cincuenta y tantos de estatura y noventa y tantos kilos de peso, un interesante paquete de largo plazo y seguro factor de negociación con quien llegue a suceder a Mariano.

Si como nini no daba una, hubo que ver al progenitor con poder. De miembro del Consejo Político Nacional (CPN) a coordinador estatal de Enrique Peña Nieto en menos de seis meses, es el indicativo que el estado de Tlaxcala sí progresa, aunque no en temas que interesen a las mayorías.

El estilo actual es manipular el recurso público para tener logros concretos y tangibles que aseguren la economía de esta y varias generaciones de su familia.

Ya entiendo esa especie de congelamiento en el desempeño del estado, para contar por aquí y por allá lo poquito que se ha hecho para apuntalar al estado.

La médula de esas interminables giras ni siquiera ha de ser motivo de comentarios. Se limita a demostrar con arrogancia libanesa la mejor forma de utilizar a un pueblo para hacer fortuna.

No sé porqué a políticos de Tlaxcala de última generación (¿?) les ha dado por poner a sus seres queridos en el camino del poder.

Sánchez Anaya lo hizo con su esposa Maricarmen. Héctor Ortiz, con su hermano Serafín. Y ahora Mariano, nos da un gran ejemplo respecto a lo que en política significa ser un buen padre.

Y hay que aclarar. Los dos intentos anteriores fueron fallidos. Pero el criador de ganado bravo ha tenido sonoros éxitos respecto al aseguramiento del porvenir de su criatura. Consejero nacional y coordinador de la campaña de Peña Nieto – para muchos seguro sucesor de Calderón- nos habla de un papá preocupado porque su hijo hubiera sido un inútil, y en cuanto pudo lo colocó en la senda del triunfo.

Entonces equivocó la profesión. Debería dedicarse a dar conferencias a los papás malos que abandonan a sus hijos, sobre todo cuando ya maduraron y no dan una… esta sería el maravilloso contenido del Tratado para hacer alguien de la nada en que resultó el chavo (Editorial RIP).

¿Qué pasara en las reuniones nacionales?

Era de esperarse la desconfianza con la cual ve la mayoría de coordinadores de la campaña de EPN al jovenazo tlaxcalteca que, sin carrera y sin currículum llegó a sumarse.

No crea usted que estén tan contentos con el propio candidato debido a su hambre de conocimiento y sobredad de lectura, pero ya les cayó el veinte respecto a la pantomima que hoy hacen los chavos, manejados por los viejos grillos, sedientos de poder y escondidos tras las obscuras cortinas de terciopelo, a través de las cuales alcanzan a calcular lo necesario para seguir, agazapados, con sus planes de dominación.

Inacción de Mariano antes y después de electo: a 14 meses, se levantó la casa

.

Recién transcurrida la elección, pasaron seis meses de silencio absoluto. A casi un cuarto de sexenio, se alardea de haber levantado la casa; pero, ¿y la expectativa generada?, la sensación de… ahora sí hay mando… ahora sí nos va a ir bien…

Levantar la casa ha llevado catorce meses al gobierno marianista. Y es la coartada ideal para justificar la inacción. Un comunicado oficial sostiene lo siguiente: “en lugar de construir nuevas obras se enfocó a mejorar y ampliar los servicios básicos que impactan en la vida diaria de los tlaxcaltecas”.

Creo que es obligación del gobierno –para eso cuenta con un buen presupuesto- mejorar y ampliar los servicios básicos.

Claro, figuras como Mariano, generan una amplia expectativa.

El pueblo de Tlaxcala le otorgó mayoritariamente su voto y lo hizo autoridad, tal vez esperando la reciprocidad con un crecimiento como no se había logrado con los panistas.

Tras el triunfo transcurrieron seis largos meses bajo el más absoluto silencio. Con algunas apariciones más de carácter personal. Y supusimos que en ese lapso los arquitectos de este gobierno detallaban el plano maestro.

Pero llegó el día de asumir el poder y fue entonces cuando se inició una permanente gira por todo el estado para tomar nota de las necesidades. Conste que durante la campaña se realizaron múltiples foros para tratar todos los temas.

La recaudación decayó. Largas y tediosas filas fueron una especie de monumento a la ineficacia. Llegó la opacidad y con ella la persecución, el conflicto, la desconfianza…

Hoy, a catorce meses de gobierno nos dicen que se acaba de levantar la casa. Me es imposible ignorar los versos de Serrat, que a este propósito suenan de las de acá: Rodeados de protocolo, comitiva y seguridad, / viajan de incógnito en autos blindados / a sembrar calumnias, a mentir con naturalidad, /a colgar en las escuelas su retrato.

Vamos a velocidad de vértigo al primer cuarto del sexenio, y si en algo somos buenos es en repetir de una u otra formas lo escasamente conseguido, a través de informes ciudadanos, de informes regionales o de giras sustentadas en la ruptura de la política de escritorio, como lo señalan el amable presidente de Calpulalpan y la obsequiosa alcaldesa panista de Hueyotlipan.

Muy bien, el escritorio fue roto, ¿y?, ¿hay cambios sustanciales?

Me resisto a creer que el gobierno de Mariano González Zarur, vaya a resultar un limitado ejercicio de gentes postradas y lenguas sueltas.

Regresemos con Serrat: Se gastan más de lo que tienen en coleccionar / espías, listas negras y arsenales; / resulta bochornoso verles fanfarronear / a ver quién es el que la tiene más grande…

No vale alardear el incremento de seis por ciento en turismo cuando especialistas en la materia nos dejan fuera de cualquier intento de sólido destino turístico al carecer de conexiones aéreas y oferta en restaurantes y servicios.

Es el momento de recapacitar en lo improductivo que ha resultado este primer trecho de gobierno. Por más esfuerzos de hacer novedosa la información y quitar el tedio a las llamadas giras de trabajo, lo único palpable es el tremendo retroceso en el nivel de vida de los tlaxcaltecas, unos desempleados, otros empobrecidos y los más, con la esperanza rota de contar con un mandatario realmente apasionado por su patria chica.

Los meses se nos han ido en reconocimientos de la comunidad libanesa, en hacer consejero político a junior, y luego coordinador de la campaña de Peña Nieto; en hacer mártires a por lo menos dos adversarios políticos… en buscar varias formas de comprobar que se tiene el mando.

¿Es necesario?

Desde un principio el mandato constitucional producto de la voluntad popular dio el mando a quien lo ha de tener hasta el último día de su administración.

¿Nuevos estilos de ejercer el poder?… ¿y con eso la gente vive mejor?

Deseos anticipados de ser recordado como uno de los mejores gobernadores de Tlaxcala. Pero, aún no concluye su mandato. Acaso se trata de la descoordinación llamada mil veces coordinación.

Por lo pronto enterémonos que la casa ha sido levantada (las camas hechas y los trastos lavados) y que un día, ojalá no muy lejano, venga la etapa de edificar, de crecer, de superar lo básico viendo más allá de los odios actuales.

¿Y la refinería?

Hace tres años que Tlaxcala participó en una especie de concurso para quedarse con una nueva refinería de PEMEX.

Participaban Hidalgo y Guanajuato, claro, también Tlaxcala.

Y la refinería se fue a Tula, Hidalgo.

A propósito de un aniversario más de la expropiación petrolera, fue pertinente recordar aquella puja, de la que no salimos triunfantes.

Debe usted saber que, a tres años de iniciada la tal obra, reflejo del progreso calderonista en Pemex, llevan un impresionante avance: 4.7 por ciento.

Y si la hubieran hecho en Tlaxcala, ¿estaríamos mejor?

Sinceramente no.

El único culpable

Casi arrodillado ante un altar, el alcalde priísta de Chiautempan reconoció ser el único responsable por la contratación de un secuestrador para nombrarlo titular de seguridad pública.

Había intentado compartir la culpa con el gobierno estatal. Hasta aseguró contar con el oficio sellado de la solicitud ante el Consejo Estatal de Seguridad Pública, para efectuar a Antonio Solano las necesarias pruebas de confianza.

Hoy, sin embargo –casi escucho cantando a Alberto Vázquez- expresa el mea culpa con la esperanza que los chiautempenses lo perdonen, y el gobernador (por ser tan tarugo de andar contratando a un delincuente) y su partido, por haber evaluado la conveniencia de expulsarlo tras haber demostrado ineficacia con creces