[xyz_lbx_default_code]

Archiv para enero, 2012

Beatriz, casi casi guarura de Peña Nieto, hoy en la Monumental… ¡advertencia a orticistas!

.

La sorpresa que le tiene reservada la paisana Beatriz Paredes al copete más apuesto de Televisa, tiene que ver con el jalón de patillas a los orticistas que pensaban apoyar al ex gobernador en su lucha por hacerse de un escaño en la Cámara Alta.

Enrique Peña Nieto va a contar con una compañía de peso en su breve pero nutrida visita a la Monumental de Apizaco. Beatriz Paredes Rangel, no lo va a soltar ni cuando se tome la foto con sus fans y mucho menos cuando se deje querer por aquellas.

A la paisana le hace falta imagen –digo las encuestas la colocaron muy por debajo de sus expectativas- y, qué mejor oportunidad de reflectores que servir como guía de turistas al virtual candidato de su partido a la Presidencia.

No sólo eso. Le tiene reservada una sorpresita.

Habrá de aprovechar el momento para hablarle al oído y decirle más o menos de las de aquí:

“Querubín… fíjate que a mis operadores que habían estado jalando con  mi ex secretario particular, ‘el gordito Ortiz’, ya les jalé las orejotas y les advertí: Enriquito tiene que ganar… primero porque es el dueño de mis suspiros y segundo porque se los mando yo y al que no le guste me lo quebro”.

Espero que el apuesto copetón preste atención a la paisana, porque con eso que nada más anda buscando el mejor ángulo para aparecer lindo lindo ante las cámaras –preferentemente las de Televisa- suele andar como ido… como pensando en el huevo y quien lo puso, en lugar de concentrarse como se lo demandan sus incondicionales y múltiples seguidoras.

Ya sabe usted que la estrategia de Peña en Tlaxcala es, recuperar al gran activo que representan las mujeres, pues estudios serios hechos por ese partido concluyeron en la enorme influencia de las amas de casa, hijas, nueras, primas, empleadas y hasta nodrizas, en el direccionamiento del voto.

No es que sean impositivas, sino que cuentan con los métodos más persuasivos que usted se puede imaginar, comenzando por uno de los más socorridos, al que se le llama, “cuchillito de palo”.

Habrá que ver la llamada de atención de Beatriz a sus íntimos que jalan con Héctor Ortiz, para ordenarles la media vuelta.

Es algo parecido a lo que ocurrió el pasado mes de julio, cuando en la víspera y merced al llamado de quien hoy visita Apizaco, múltiples liderazgos prestos a ejecutar órdenes de su superioridad, dejaron de apoyar a la candidata panista, Adriana Dávila Fernández y, dirigieron su intención a favor de Mariano González Zarur.

En el PRD, el antilorenismo hasta las últimas…

Hay que ver la unificación local de criterios en el perredismo local conseguido por la acción de la ex priísta Lorena Cuellar Cisneros. Dirigentes y aspirantes sintieron vulnerado su territorio y están dispuestos a dar la batalla en la instancia que sea con tal de impedir la llegada de la sobrina de Joaquín a la primera fórmula al Senado de la República.

Lorena tendrá que dejar sus muletillas de antaño, “a mí, mis viejitos”, sabiendo que ya no cuenta con el ángel de la guarda que siempre la libraba de todo mal.

Hoy en cambio, deberá asumirse como la guerrera que dice ser (se lo inculcó su abuelita) para lidiar la madre de todas sus batallas en un campo desconocido y con adversarios que difícilmente dejarán de verla como una oportunista a punto de despojarlos de lo que legítimamente labraron durante meses… vamos, hasta años.

Otro factor en contra, es el financiamiento.

Distanciada de su familia, ella y su alma deberán ver de dónde obtiene, digamos entre seis y ocho millones de pesos para financiar el proselitismo estatal de lo que se entiende como una campaña competitiva, primero para remontar el recelo de sus ex compañeros de partido y también para hacer la competencia a su amigo el ex gobernador Héctor Ortiz, quien en conjunción con Adriana Dávila son el hueso más duro de roer en esta lucha por alcanzar un escaño en la Cámara Alta.

Por eso, la presencia de Andrés Manuel López Obrador, hoy en el Centro Expositor, no pinta como las tradicionales visitas del líder de las izquierdas a sus múltiples seguidores tlaxcaltecas, cuyos recuerdos de los buenos tiempos, allá en el régimen de Alfonso Sánchez Anaya, son ahora motivo de rabia y de no ceder ni un ápice al posicionamiento conseguido a través de la constancia.

Veremos si la democracia se impone en el PRD ó, si verán en la imposición de la ex alcaldesa y diputada con licencia, la fórmula para competir el uno de julio entrante.

Ocultan la información a Mariano

Pese a las casi dos semanas de haberse dado el más reciente revés a la intención marianista de desconocer a los notarios orticistas, el gobernador Mariano González Zarur, debió enterarse a través de un medio digital del carácter improcedente del recurso interpuesto por Marco Antonio Díaz Díaz.

Es tan grave esta situación que, denota el pavor de los subordinados a un patrón que confiando en sus “buenos oficios”, espera buenos resultados, pero lejos de ello sobreviene fracaso tras fracaso.

Marianito… la diáspora

Crece el rumor de que el nini mayor dejó la entidad por orden de su papi, quien consciente de la imposibilidad de incluirlo en tareas fundamentales de su gobierno, tomaría la dolorosa decisión de mostrarle la tarjeta roja y expresarle que no lo quiere ver ni en pintura por estos rumbos.

Con todo y su calidad de consejero nacional de su partido, Marianito debe transcurrir una parte importante de su vida, con su otra familia. Ojalá mami le tenga calma porque, oiga usted eso de tener en la casa a un muchacho acostumbrado a subir y bajar, siendo el hijo del papi más poderoso de la comarca debe ser todo un desafío.

Los fallos ipso facto

Menos de una semana demoró la sentencia a una escandalosa demanda de divorcio entablada por el yerno del momento.

Se le conoce por sus acciones en la Secretaría de Salud y, también por su comortamiento de barba azul.

Ya ve usted como no todos los juicios deben dormir el sueño de los justos… hay casos en los que los jueces se aplican a fondo y este… es indudablemente el botón de muestra.

Peña Nieto, mañana en la Monumental… una estrategia para abatir la misoginia marianista

.

El virtual candidato priísta a la Presidencia, saludará de mano a todas las mujeres presentes en la Monumental, tratando de recuperar uno de los activos sociales más importantes del PRI. Por la tarde, en el Centro Expositor, AMLO levantará la mano a Lorena Cuéllar.


Una de las estrategias de Enrique Peña Nieto, para mantener la avasallante ventaja estadística sobre sus contrincantes, es aprovechar su guapura (muy al estilo Televisa) para dejarse querer por su cada vez más nutrido club de admiradoras, dispuestas a dar la batalla para defender el triunfo de su príncipe.

Tan es así que, mañana a su llegada a la Monumental de Apizaco, el apuesto copetón se propone saludar de mano a cada una de las mujeres presentes, tomarse la foto con cuanta compañera de partido lo pida y reservar sólo unos minutos al discurso, seguramente de unidad, pues su visita a estas tierras no nada más tiene fines estéticos y de promoción… en realidad viene a resarcir el tejido tricolor, sometido por el sir comandant de Rancho seco a tal clase de estiramiento, hasta reventarlo.

La partida de Lorena Cuéllar, obligó al PRI  a reaccionar con acciones tendientes a conservar e incrementar uno de sus activos sociales más importantes: las mujeres.

Y Peña Nieto, ni tardo ni perezoso, hará lo que esté de su parte para refrenar el sentimiento misógino emanado del marianismo y sus secuaces (Carlitos Rojas, el michoacano Mario Armando Mendoza, Enrique González, entre otros).

La lección de Peña Nieto va a reactivar aquella creencia marianista, en el sentido de que su triunfo electoral se debió a sus irresistibles e interesantes (por el exceso de años) atributos con el sexo opuesto.

Vamos, hasta es posible que Eréndira Cova, sustituya a Noé Rodríguez Roldán, en el tercer distrito electoral federal, porque según las lecturas del partido, el actual secre de gobierno, nomás no da una… entonces, pues hay que atenerse a los números, fríos e impasibles y abrir la puerta a la mencionada beatricista.

Lo que son las cosas… ahora que Mariano quiere quedar bien con su ex cuñada Lupita Sánchez Santiago, pues nada que levante los indicativos de las encuestas, motivo por el cual, hasta el cubículo del diputado Silvestre Velázquez Guevara, llegó la instrucción de estar avispa pues puede que lo llamen a ocupar el hueco que dejaría la hija de don Emilio Sánchez Piedras, ante el escaso avance de su figura en el primer distrito.

Así que Peña Nieto y su visita, representan para el partido tomar muy en serio las cosas, hacer a un lado los habituales arrebatos de Mariano, y congraciarse con su nutrido club de fans, conscientes de su dependencia del factor Peña Nieto, pues el voto de castigo debido a las crueldades marianistas es, según información de la dirigencia tricolor, más riesgoso que los mismos adversarios de otros partidos.

Mientras en la Monumental de Apizaco, el virtual candidato tricolor a la Presidencia se hará acompañar por los únicos precandidatos oficiales del PRI al Senado, Joaquín Cisneros y Anabel Ávalos Zempoalteca, en lo que será su intenso recorrido por las tribunas del coso, por la tarde, en el Centro Expositor, Adolfo López Mateos, el hombre fuerte del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, estará levantando la mano a Lorena Cuéllar, aprovechando su visita a tierras tlaxcaltecas para encabezar una serie de actividades organizadas por el senador Alfonso Sánchez Anaya, uno de los miembros del comité lorenista de recepción, junto con Alejandra Roldán Benítez, la virtual candidata suplente de la Cuéllar al Senado.

Hay que ver el protagonismo de ASA, capaz de convocar el mismo día a su amigo el aspirante a la grande, en las mismas circunstancias que lo hizo su primo Mariano.

Insistimos que el doble juego del güero de rancho seguramente va a traer consecuencias, pues ahí tiene usted a Gisela Santacruz y el negocio del transporte, y los demás negocios de otros sanchezanayistas en el actual gobierno.

La jaqueca de los notarios

La enésima y reciente respuesta negativa de un juez al lío de este gobierno con 14 de 16 notarios orticistas, ha llevado al mandamás al extremo de la tolerancia con sus supuestos aliados (Silvestre Lara, Ignacio Temoltzin Carreto) y a destinar tres o cuatro veces más de recurso a despachos externos tratando de componer las pifias de casa que además de provocarle colitis nerviosa, lo muestran como el ejemplo vivo de que lo bartato, “sale caro”.

En consecuencia se inician dos vertientes:

1.- Revisar los expedientes de todos los muchachos esos notarios, haciéndolos blanco del mazo marianista, también conocido como Licha Fragoso Sánchez (si hombre, la procuradora) para embotellarlos por cualquier causa, así sean las leperadas que luego andan soltando a los perros del vecino.

Recuerda usted el caso de Cesáreo Santamaría, pepenado por ministeriales a causa del incumplimiento de obligaciones con la señora su ex cóyuge?… pues no pregunte… estos notarios se lo buscaron por respondones.

2.- Continuar el pleito ante otras instancias, pero ya con gente preparada, para no hacer el caldo gordo a Héctor Ortiz y sus fanfarronerías en torno a los abogados, malitos, malitos del marianismo.

De los viajes a Japón y niuyork

Para nadie es ajeno el mal neurológico que aqueja a nuestra autoridad. Ante ella, lo único que expresamos en nuestro mayor sentimiento de respeto y deseos de mejoría.

Pero hay que precisar ciertas cosas.

De las oficinas de la Sedeco, en Primero de Mayo, salió información relativa a la verdadera motivación de los viajes del gobernador a Japón y a Nueva York.

Buscó atender la enfermedad de Parkinson que desde hace mucho lo afecta.

Ello merece nuestro más sincero gesto de solidaridad, pues mientras la salud de la primera autoridad sea mejor, a todos también nos irá mejor.

Pero eso de andarnos diciendo que se trató de jornadas internacionales de promoción de nuestra entidad y, en el colmo de ridículos ver a la secretaria, Adriana Moreno Durán, ordenando a los estudiantes incluir en sus clases, cursos intensivos de muchos idiomas, “para dar respuesta a las tantas fuentes de empleo creadas gracias a esos viajes internacionales”, sencillamente es una falta de respeto.

Todo vale para mejorar el estado de salud de las personas. Menos el engaño de un pueblo.

Caso Plácido: patrocinios millonarios, entradas manipuladas… ¡rotundo fracaso!

.

Si el gobierno estatal logró más de 19 millones de pesos en patrocinios, seguro se comprometió con proveedores de bienes y servicios; oiga, con esos mecenas lo mejor habría sido presentar gratis al tenor, fuera de ese incómodo estadio, en algún lugar emblemático de la entidad.

En el informe del concierto de Plácido Domingo, presentado por el secretario de Turismo Marco Antonio Mena Rodríguez, abundan las verdades a medias.

De manera muy parca el funcionario marianista reconoció que no hubo ganancias para, invertirlas en Cacaxtla, que los patrocinadores aportaron una fortuna para sufragar los gastos y que en el modesto estadio Tlahuicole cupieron 20 mil personas.

Hombre, la inexistente planeación –tiene toda la facha de una de tantas ocurrencias del mando supremo- ante la supuesta sugerencia de Rafael Herrerías, para traer al rancho algo que nunca en la vida verán estos descamisados (así se las gasta el galeno ese), devaluó aquella presentación a la tanda de bellísimas canciones a cargo de un tenor contrariado (y un poco mermado).

No se necesita ser un mentalista para imaginar al jacarandoso secre de turismo, calculadora en mano y acompañado por el muchachito ese no tan agraciado, ah sí, Ricardito García Portilla, obteniendo cocientes arbitrarios, sabedores que en esta pachanga, a final de cuentas pagó el pueblo de Tlaxcala.

1.- Ahí le va el primero. La teoría Mena-Portilla sostiene que hubo 17 mil asistentes con boleto pagado (me quito el sombrero), a razón de 501.76 pesos por piocha, pues en total ingresaron 8 millones 530 mil pesos.

Conste que el aforo del Tlahuicole no supera las cinco mil entradas, pero considerando la amplitud de la cancha atiborrada de sillas (aunque retiraron no menos de mil), caben las siguientes preguntas:

¿Y los que pagaron boleto de 5 mil pesos? (por cierto, se quedaron esperando tomarse la foto con Plácido en el Centro de Convenciones, adonde llegó el tenor, hizo un ademán de hola-adiós y fue la última vez que se le vio.

¿Y los de boleto con valor de mil, mil 500, 2 mil, qué pasa con ellos?

Hombre, si entraron 17 mil con boleto pagado, el concierto fue un mega éxito, como para aplicarlo en capitales europeas y otras ciudades del continente americano, con un gusto fuera de serie por el canto bello.

2.- El concierto fue cacareado como parte de la Feria de Tlaxcala, pero al patronato que presidía Joaquín Cisneros Fernández, no lo tomaron en cuenta, salvo para aparecer en la foto con cara de, “y yo por qué”. Ingresos, egresos, trucos, malabares y demás negos, corrieron a cargo de Marquitos Mena, con la bendición de su amo, quien al grito de: “ya encarrerado el gato…” autorizaría sufragar todos los gastos con dinero del erario.

Claro, antes se agotó la cooperación voluntaria de los alcaldes y presidentas de DIF de un chorro de ayuntamientos, así como de los burócratas, quienes tuvieron el privilegio de que les fueran enjaretados los boletos más caros, ya sabe usted… con cargo a su cheque en la próxima quincena.

3.- Si a través de los gentiles patrocinios de firmas como Banorte (que así aseguraría cuentas, inversiones y lo que llegue a haber de parte del gobierno) Grupo Modelo, Grupo IDESA, La Providencia y Grupo Episa, logras reunir la escandalosa fortuna de diez millones 615 pesos, pues para qué te complicas calentando la calculadora… mejor atribúyeles el financiamiento completo de los gastos del tenor, la orquesta, el escenario, el mariachi y hasta la cantante de ranchero bastante desafinada, echando gallos con el acompañamiento del mariachi de la Secretaría de Marina.

¿Dos meses para este “informe”?

Si los medios de comunicación no presionan a los organizadores, ni siquiera con el bodrio este presentado por Marquitos Mena, habríamos contado.

La esencia del mismo intenta convencer a Tlaxcala de que el gobierno gastó lo menos posible en traer al intérprete de zarzuela por antonomasia, el formidable Plácido Domingo, pero lo hizo en un recinto cerrado, coartando el derecho de decenas de miles de personas a quienes ofrecer el espectáculo sin costo habría sido el gran detalle de la administración de Mariano González Zarur, quien de esa forma tuvo en sus manos mostrar preocupación por resarcir el tejido social.

Muy bien, suponiendo que la inversión económica fue mínima, ¿acaso no operó la presión oficial sobre los patrocinadores para aportar diez millones de pesos, a los cuales deben sumarse otros ocho millones 222 mil pesos por parte de Telmex, Nivada, Grupo Modelo, Nissan, Hoteles Misión, Grupo Logos y Gran Patio, para lograr la promoción que se tuvo?

Señores, un patrocinador no dispone de capitales tan significativos si a cambio no existen compromisos del gobierno, lo mismo para considerarlos proveedores de bienes y servicios, que para facilitarles trámites y gestiones en alguna de la múltiples obligaciones que, por el hecho de pagar por adelantado, incluso por permitir el uso de su nombre aun cuando los datos fuesen inexactos, cuentan ya con una importante ventaja sobre competidores suyos, creo que con los mismos derechos pero sin las consideraciones oficiales por haber ofrecido su mano solidaria en momentos de apremio.

Esa cifra, dedicada en su totalidad a la promoción turística del estado nos habría evitado la pena de taxistas y funcionarios regalando boletos a manos llenas buscando desesperadamente público, ante la pobre expectativa a causa de la baja venta de entradas, a costos ofensivos para el poder adquisitivo de las mayorías, venido a menos en los últimos meses.

Hay evidencias que me llevan a considerar a la presentación de Plácido Domingo como un rotundo fracaso respecto al triste papel desempeñado por la administración estatal, en su papel de inventor, organizador y a final de cuentas informador de lo que le conviene.

No me cabe duda que en este espectáculo hubo ganones, ¿acaso Herrerías?, y perdedores… el pueblo de Tlaxcala, limitado a ver la el despilfarro organizado por unos cuantos, cumpliendo a medias por un evento anunciado con bombo y platillo, pero con logros demasiado mediocres cuando uno se entera de la danza de millones de pesos salidos de cuentas de particulares y desde luego, de las arcas del gobierno.

Para no variar, la convocatoria a los medios fue selectiva y mostró el intento del coordinador Vega Crespo por abonar a la opacidad (a ver si así ya no es humillado por su patrón). Se trataba de informar lo conveniente, ahondar las dudas  que generó el concierto, pero además demostrar que hay medios con derecho de picaporte y tapete para su postración.

Lorena… romper con la familia materna, con la ultraderecha, ¿con el dinero?

.

Lleva en las venas la sangre de un tlaxcalteca ilustre: Crisanto Cuéllar Abaroa, militar, revolucionario, poeta; así que su rompimiento con la versión conservadora y reaccionaria del PRI tiene una explicación histórica, pero tiene que despojarse de el papel de chilindrina, alentado buena parte de su vida política.

Lorena Cuéllar Cisneros, decidió romper con treinta años de militancia en el PRI, tras enfrentar la cerrazón del gobernador, Mariano González Zarur y la subestimación de su tío, el ex senador Joaquín Cisneros Fernández.

Accionó el botón clave de la ruptura, ni antes ni después de las circunstancias que le permitieron ponerse en la mira de los líderes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), determinados a enlistar a todo personaje bien posicionado en encuestas y… peleado con su partido.

La maniobra ha sido tan limpia que me lleva a suponer la intervención de un factor, con tanta experiencia como Alfonso Sánchez Anaya, representante de Morena en Tlaxcala y bastante cercano a Andrés Manuel López Obrador.

Así pudo ser la conversación que derivó en la estrepitosa renuncia de la Cuéllar al PRI:

“Sabes, peje… en Tlaxcala hay una muchacha con apellido y posición, pero malquerida por mi rencoroso primo el gobernador… ¿por qué no la jalamos a la causa?, inyectamos una dosis de energía al lerdo perredismo local y, chance hasta ganemos una senaduría en julio, aprovechando el tremendo arrastre que significa tu campaña a la Presidencia”…

Políticamente el apellido Cisneros ha dominado la imagen de Lorena.

Sin embargo el rompimiento con su familia materna –desde luego con el legado de su abuelo Joaquín Cisneros Molina- nos lleva a evocar la obra de su padre, el militar, poeta y político, capitán del ejército constitucionalista Crisanto Cuéllar Abaroa, cuya vigencia en la vida del estado cobra intensidad plena tras la Revolución.

¿Entonces, cómo puede uno explicarse una conducta pasiva en la hija del revolucionario Cuéllar Abaroa, quien en su haber en las fuerzas constitucionalistas, lo mismo persiguió al temible general ocampista Lindoro Hernández, que tuvo una participación activa en la defensa de las plazas oaxaqueñas de San Carlos y Totolapan?

Al paso de las generaciones, la heredera de Crisanto Cuéllar, se topó con una reaccionaria oposición… bichos (perdón no tienen otro calificativo) como Arnulfo Arévalo y Enrique González González, presidente del CDE y delegado del CEN del PRI, respectivamente, se encargaron de escupirla políticamente, aprovechando el odio –que ahora me explico- del gobernador-hacendado Mariano González Zarur.

Hay razones históricas que respaldan la decisión de Lorena.

Hay razones para que se despoje de la lentitud de niña con la que solía referirse a sus inseparables viejecitos y en esta etapa suya de plenitud se asuma como la verdadera luchadora social que se apartó de la ultraderecha tricolor encarnada por su abuelo don Joaquín, conservada por su tío don Joaquín y exacerbada por su hoy más declarado adversario, el poderoso hacendado Mariano González.

Desde luego que su llegada a Morena no fue bien vista por aquellos perredistas como Gelacio Montiel Fuentes, como Alberto Amaro, cuyo paso… firme, fue rebasado por intereses superiores al interior de lo que conocemos como la Izquierda.

Es raro, pero hablar de izquierda a estas alturas involucra a personajes provenientes de las más altas esferas del poder que da el dinero.

Si los cálculos no nos fallan y Sánchez Anaya fungió como artífice de esta nueva crisis tricolor, estaremos ante el juego doble del ex priísta con 38 años de militancia, pero hoy uno de los pilares de Morena y hasta candidateable en su momento a la dirigencia nacional del PRD, pero incapaz de borrar de su pasado  su origen en la hacienda de Toltecapa, donde su padre era un fortísimo comerciante regional de mulas.

Decimos que doble juego porque en su expresión marianista, detenta puestos clave como la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (Secte) a través de sus peones Gisela Santacruz y su dependiente Rafael Molina Jiménez.

Le deben también la chamba el dinámico director del Instituto de Desarrollo Taurino, Luis Mariano Andalco y hasta el asociado de Marianito y hoy aspirante a diputado federal, Felipe Sánchez Lima.

Ello no habría sido impedimento para poner el ojo en la Cuéllar y aprovechar sus particularidades. Eso sí… el que a dos amos sirve, con alguno queda mal.

Otras formas de criticar las decisiones del PRI se aferran del añoso precandidato Joaquín Cisneros, quien para Héctor Ortiz –con una necesidad justificada de reflectores- se aprecia cansadito, cansadito.

Ese cansancio no tendría que ver con el estado físico –Joaquín, de 70 años, dice sentirse de cincuenta- sino con doctrina anquilosada que profesa.

Vivimos con intensidad una etapa democrática y difícilmente podríamos regresar. Por más intentos de reformas retro y de sembrar el terror entre poderes y pueblo.

La política ha dado una oportunidad de oro a Lorena Cuéllar Cisneros. Como suele suceder con aquellos nacidos en sábanas de seda, las cosas se les facilitan… hasta en la adversidad partidista.

Veremos qué tan dispuesta está a modificar la influencia tricolor de tantos años alentando el papel de chilindrina y limitando las grandes capacidades de su genética a una modesta actuación, siempre con el beneplácito de aquellos a los que ahora dio la espalda.

La Función Pública también detectó actos de nepotismo en el gobierno de Mariano

.

Información filtrada en el Palacio de Gobierno, detalla una larga lista de familiares del gobernador, quien incurriría como el panista Héctor Ortiz, en la violación al artículo 59 de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos.

Le digo a usted que algunas acciones de los subordinados del gobernador, Mariano González Zarur, a veces (nada más a veces eh…) se ejecutan bajo una riesgosa cortedad de miras… aparecen en el ruedo como astados enceguecidos por el coraje y por tanto tiempo de estar dentro del cajón…

Ahora que ventilaron a carnales, carnalas, cuñaos y demás seres queridos (algunos no tanto) del ex gobernador Héctor Ortiz, metiéndole el diente a la nómina, los sabuesos del marianismo debieron atisbar que, limpia, limpia, lo que se dice nítida no tienen la conciencia.

Parece que con la misma vara van a actuar en contra de la actual administración… y se merecen un aplauso pues así como inhabilitaron a Ortiz, por aprovechado con el presupuesto, seguramente van a iniciar un proceso en contra del actual responsable de este vergonzoso acto de nepotismo.

Por ejemplo, Marianito carece de cualquier nombramiento dentro del gabinete, pero existen evidencias y testimonios que lo dibujan de cuerpo completo lo mismo haciendo negocios que ejerciendo una especie de poder de baja intensidad detrás del trono.

Le salió rete bien el besamanos en el Centro de Convenciones (sí hombre, hasta convocaron a gobernadores y otros hacendados como el jefe Diego, sin aclararles que no se trataba de un acto paralelo y retrasado al verdadero informe, cuya sede según la Constitución debió ser el Congreso, dentro de una sesión solemne, a la altura del acto republicano que es).

Parece que no es el único ser querido en el esquema desafiante a la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos.

Si el señor secretario de la Función Pública, Hugo René Temoltzin Carreto, se pone en su papel, puede con la ley en la mano inhabilitar a su propio patrón, aunque claro, antes deberá realizar varias gestiones para dejarlo sin chamba.

¿Gusta usted tomar nota?… ahí le van algunos nombres… nada formal pero eso sí en circunstancias muy parecidas a las padecidas por el líder del orticismo (el que dice contar con el amparo del mismísimo Dios).

1.- María Elena González Zarur y Hugo Carvajal gonzález. Son hermana y sobrino del gober . Según el ex gobernador Héctor Ortiz Ortiz, en declaraciones a Milenio, desde su gestión  (María Elena) laboraba en el Instituto Tlaxcalteca de la Cultura (ITC): “hasta a la hermana de Mariano tenía trabajando en mi gobierno y sigue trabajando… sería nepotismo, estaba en el área cultural en el Instituto Tlaxcalteca de Cultura (ITC), María Elena González Zarur y el director del Zoológico del Altiplano es su sobrino, Hugo Carvajal González”.

2.- Mauricio Rugarcía. Sobrino de Mariano González Zarur, encargado de la logística personal del mandatario. Su caso es particularmente llamativo pues antes de esta chamba se desempeñaba como presidente de los charros de Tlaxcala, juez y locutor, lo mismo narrando manganas y pasos de la muerte que, aplicando sus conocimientos en la ciencia de a caballo para otorgar trofeos o hacer el feo a quienes lo merecieran.

3.- María José Carvajal Rubilar. Es sobrina del mandatario y tendría algunas responsabilidades muy de confianza en la Secretaría de Finanzas del gobierno estatal.

4.- Luis Javier Carvajal González. Otro sobrino de Mariano, por cierto muy dinámico para la cuestión de los espectáculos y hoy con un importante encargo en el Patronato de Feria de Tlaxcala.

5.- Manuel González García Moreno. Sus muy de confianza lo llaman, “la leche”. Es tío del gobernador tlaxcalteca y se desempeñaría como asesor externo en la Secretaría de Obras (Secoduvi), de la cual es uno de los principales contratistas.

6.- Oscar Bárcenas González. Un sobrino más colocado en el vasto mundo de la salud pública (cobraría como auxiliar administrativo en la Secretaría de Salud)

7.- Miguel García Mendez Salazar. Se trata del sobrino-académico de la familia. Se desempeña como rector de la Universidad del Valle de Tlaxcala y en esta importante oportunidad de servir… funge como proveedor de servicios académicos y de capacitación a través de su centro de estudios. Ah, también se desempeñaría como consejero electoral en el IET.

8.- Guadalupe González Zarur. Hermana de Mariano. Propietaria del famoso Hospital Central de Apizaco y, desde inicios de este gobierno proveedora de servicios hospitalarios a trabajadores de confianza y sindicalizados del Siete de Mayo (dicen que múltiples derechohabientes preferirían no asistir a las consultas a ese nosocomio, del cual por cierto salió el cirujano Chucho Fragoso, actual secretario de Salud).

9.- Guadalupe Sánchez Santiago. Ex cuñada (de su primera esposa). Directora del Instituto de la Mujer y muy probable candidata del PRI a diputada federal por el primer distrito electoral federal.

10.- Mariano del Olmo González. Tocayo y sobrino del mandamás. Fue uno de los mejores novilleros tlaxcaltecas de su echada, pero con el tiempo encontró su verdadera vocación: el negocio en el mundo del toro. Y qué mejor oportunidad que la Feria de Tlaxcala. Si las corridas fueron caras y de mala calidad… eso es harina de otro costal.

11.- José Antonio González Zarur.- Hay que ver el cariño entre carnales y las sobresalientes cualidades de Toño como proveedor de bienes. Además, en el momento que se requiera se cuenta con toros de lidia criados en su hacienda… usted sabe, llegan temporadas buenas en las que los negocios fluyen como burbujitas en el jacuzzi.

12.- Lilian Rivera. Es la sobrina que detonó aquél escándalo en el Hospital Infantil de Tlaxcala, cuando tuvo que salir por piernas porque mamás y papás de niños mal atendidos la señalaron como responsable del caos administrativo que tantos perjuicios causó. Actualmente se encarga de la administración en el ITAES.

13.- Juan Carlos González Salazar. Otro sobrino (hijo de la ex diputada Lupita Salazar) y  uno de los fuertes concesionarios de la Feria de Tlaxcala

14.- Bernardette Sesín González.- Es la guapa sobrina, desplegada en múltiples encargos en la Secretaría de Salud.

15.- Sergio Hernández Weber. Un sobrino más del gobernador de Tlaxcala a quien se ha encargado la proveeduría de ciertos bienes, así como estar avispa por si se requiere de algún toro de lidia para llevarlo a las corridas de ferias al interior del país o hasta en la Plaza México.

16.- Fernando León Nava. Es el médico cuñado que todo jefazo desea tener en su lista de colaboradores. Esposo de Lupita (la dueña del Hospital Central), es una estrella del bisturí, pero también colaboraría en el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF). Dicen que también es proveedor de servicios hospitalarios a trabajadores del gobierno del estado y 6 sindicatos… nada más.

17.- Antonio Blanco García Méndez. Un sobrino más en la lista, ex consejero electoral (uno de los principales defensores del triunfo de Alfonso Sánchez Anaya), proveedor de servicios y, solucionador de software de gestión empresarial Microssoft Dynamics.

18.- Gilda González Bocardo. Es una sobrina que proovería servicios académicos y de capacitación al Fondo contra las Adicciones (FIPADIC) a través de la Universidad del Valle de Tlaxcala.

19.- Josefina Cortés González. Otra sobrina a quien fascina el mundo de la veterniaria. Laboraría en el Centro de especies menores.

20.- Rosa Elena Nava García Méndez. Sobrina (para variar), nos dicen que tiene una alta responsabilidad en la Coordinación de Prensa del gobierno.

21.- Andrea Comas. ¿Sobrina?… yes, y trabaja en la coordinación de los escándalos, o sea Coracyt.

Juntos… y revueltos

En reiteradas ocasiones hemos podido observar anuncios promocionales de la Universidad del Valle de Tlaxcala (UVT) con el logotipo del gobierno estatal.

Será porque con tantas actividades se pierde la dimensión de los actos y se pasan por alto detalles, a lo mejor sin importancia pero en el terreno de las cosas buenas que parecen malas (tal vez a la inversa).

Dicha institución recién signó con el Centro de Rehabilitación Integral (CRI)-Escuela en Terapia Física, un convenio de colaboración para poner al servicio de toda la comunidad universitaria los servicios de especialidades, estudios de diagnóstico y terapias.

Según lo explica la titular del CRI, Maria Antonieta Ordóñez Carrera, las especialidades que estarán a disposición de los estudiantes, profesores y directivos universitarios son: neurología, fisiatría, audiología, ortopedia, comunicación humana, odontología y psicología, entre otras.

También tendrán acceso a estudios de electroencefalografía y electromiografía, potenciales evocados auditivos y visuales, así como a servicios de terapia física, ocupacional, de lenguaje y electroterapia.

Pudiera entenderse que a cuenta del gobierno, una institución particular de educación superior incrementó exponencialmente las disciplinas en un área muy amplia.

La universidad también compartirá sus conocimientos con el CRI.

Y todos felices, salvo el insignificante detalle de la opacidad.

Por tratarse de un centro que funciona con recursos públicos, a la brevedad la señora Maria Antonieta, debería explicar los alcances, limitaciones y sobre todo los costos, pues visto con ojos desconfiados, esto no es sino un negocio para beneficio de una empresa, por cierto de familiares, pero con la puerta cerrada a quienes no gocen del privilegio de aparecer en la lista de alumnos que pagan colegiatura a la UVT.

Guadalupe, Enrique, Noé… cariño y desamor marianista para los tres distritos

.

Dos beatricistas, Guadalupe Sánchez Santiago y Enrique Padilla Sánchez, conformarían la apuesta tricolor a los distritos electorales federales y, confirmarían aquella advertencia hecha originalmente a Mariano… tú, el gobierno… nosotros, el partido.

Se vive con intensidad la etapa de palomeo de priístas para los tres distritos electorales federales y, si nuestras fuentes no nos fallan los nombres podrían ser los siguientes, a saber:

1er distrito.- Guadalupe Sánchez Santiago, la cuña del mismo palo que acabaría por apretar al ingrato ex cuñao, en cuya conciencia retumbó aquél encargo de quien fuera su querida madre política, respecto a impulsar (como no lo hizo antes… al contrario) a la madura pero guapa abogada, quizás el retoño más amado por don Emilio Sánchez Piedras y hoy, poderosa accionista, ¿mayoritaria?, de la emisora de Apizaco.

Otros nombres como Ubaldo Velasco Hernández y Silvestre Velázquez, tendrán mejores momentos pero no en esta elección.

A diferencia del hato descastado, la Sánchez Santiago además de hablar de tú a Mariano, sabe cómo hacerle mano de cochino para rechazar aquello del nulo apoyo y, para neutralizar cualquier mal gesto a causa de la influencia beatricista en su formación política… extraordinario verdad… la niña de familia a quien subyuga la cultura de superación vista en Beatriz, quien muy de botas y minifalda irrumpió en su familia –allá por los lejanos setenta- y les llevó una inyección de la energía rojilla (así la veían) que en manos de don Emilio pudo convertirse en el priísmo de compromiso con la gente a través del cual Beatriz se entronó.

2º distrito.- Enrique Padilla Sánchez. Sus íntimos lo llaman cariñosamente iguana pero hoy le han visto un tremendo parecido a los camaleones. Ha de ser porque a base de interminables horas en los cafés envía y recibe la información que fluye despacio, tras sesudas jornadas de pensar, hablar y almacenar, con la cual puede confundirse y hasta fundirse con cualquier corriente política.

Beatriz también lo ve con buenos ojos y lo ha protegido lo mismo en la administración, ¿panista?, de Héctor Ortiz que, en esta tricolor encabezada por Mariano González Zarur.

Y aunque no es monedita de oro, Padilla sin embargo ha podido superar difíciles retos que lo contrapuntearon con la corriente a la que servía, echando del Cobat (del cual aún es director) a un puñado de orticistas que intentaban seguir en la nómina.

El tipo es una esponja de cuyos fluidos resulta un híbrido orticista-beatricista y hoy marianista, y sería capaz hasta de nutrirse de sanchezanayismo con tal de conservarse cerca de la nómina.

3er distrito.- Noé Rodríguez Roldán. De alguna manera tiene que salir del palacio de los tormentos, donde el papel de secretario decorativo de Gobierno lo devaluó junto con el deseo aquél de contender por la senaduría llevando tatuado en el derriere el nombre de Enrique Peña Nieto.

Pero sus intenciones se amorcillaron tras aquella noche loca en un antro poblano, donde comenzaba a conformar una especie de cúpula de íntimos en torno de los cuales crecería el selecto grupo de noeístas… y de ahí al gobierno (jeje).

Los efectos relajantes del Chivas con agüita de Tehuacán, de repente se esfumaron, al tiempo en que su teléfono portátil sonaba como loco, al llamado de su amo, quien enterado de tal desfiguro lo quiso ver ipso facto (o antes de ser posible).

Comenzó el suplicio del sujeto cuyas sienes (y todo lo demás) se tupieron de nieve luego del regaño… qué digo regaño, de la madriza moral y física que a partir de entonces lo ha obligado a buscar las tablas (de la oficina de la Segob), y si se puede atrás de las cortinas, para alejarse tantito de la rabia marianista que expresamente con él, se ensaña.

Aquella supuesta representación peñanietista con un futuro promisorio cambió a la actual sumisión incondicional a quien ha de decidir hasta el contenido de sus platillos.

Creo que bajo ese sufrimiento aceptado es que sobrevino una especie de papachos reconfortantes a la maltrecha mascota, decaída y vapuleada y, acabó por darle el chance en el tercer distrito, pero eso sí… sin apoyo alguno del gobierno y sin oportunidad de alegación.

Así que el nombre de Ricardito García Portilla, fue algo así como una burla al tercer distrito, donde el actual secre de Finanzas unifica criterios (je).

Ni qué decir de Blanca Águila Lima, hoy por hoy, la mujer más maltratada por su poderoso y gran amor, quien le mutiló aquellos arrestos, propios de quienes detentan un puesto de liderazgo gremial… nada quedó de aquella férrea secre general de la burocracia en salud, salvo una alcaldesa llena de sobresalto en el día a día de su laberintosa administración.

Las fanfarronerías de Ortiz

Aquello de, “me tienen miedo”, a causa de la avasallante popularidad del ex mandatario fue la voz de arranque para toda una estrategia de respuesta a la metralla marianista (aunque con balas de goma, disparadas por el disfuncional: Temoltzin Carreto).

Gracias a ese… sujeto, pueden darse despliegues de fanfarronería de quien este lunes temerariamente se apostó en pleno Centro Histórico, a desafiar a un gobernador y su régimen, a los cuales hizo acomodó en la voz popular: “es más el ruido que las nueces”.

Tibio, blandengue… Temoltzin Carreto, sostiene que Ortiz, inhabilitado por él, ya no podrá contender en la elección de julio.

Su contraparte asegura que esas maniobras leguleyas le hacen lo que el viento a Juárez.

La verdad, el marianista ha dado tantas pruebas de su ineficacia que… pues hoy no es difícil restarle toda credibilidad.

No sé cómo lo conservan al frente de un puesto clave del marianismo. Ignoro cómo no le han aplicado un correctivo, de ser cierto lo que a gritos se dice en el gabinete: la vulgar venta de protección a directivos y jefes, para no ser exhibidos en la humillante pizarra de la Secretaría de la Función Pública.

Y se supone que eso da mucho dinero.

Pero a la hora de lidiar verdaderas batallas con gente de la talla de Ortiz, uno se da cuenta del temblor de rodillas, propio de quienes no suelen aplicarse a fondo.

Cuéllar, Ortiz… víctimas de la sobreactuación y las obsesiones de Mariano

.

Inhabilitar a Ortiz parecería un justo castigo al exceso que podría encuadrar en nepotismo en perjuicio del erario, pero ineficaz para el real fin que persigue: golpear al ex mandatario para mermarlo rumbo a la elección de julio; el caso de Lorena no es menos halagüeño al marianismo y a sus peones al frente del PRI.

El ex gobernador Héctor Ortiz Ortiz, está impedido los próximos cinco años, por el gobierno de Mariano González Zarur, a ocupar cualquier cargo en la administración Pública.

Me pregunto si el ex mandatario andará buscando chamba en la administración corriente.

Y trato de ver el fondo en la inhabilitación de Ortiz, alentada por un área del Poder Ejecutivo local, pero no por una autoridad jurisdiccional.

¿Cuál es el fondo de este castigo?

Está muy claro. Seguir golpeando a Ortiz a través de los medios de comunicación. Empeorar su desgastada imagen de ex gobernante en busca de la inmunidad que le garantiza llegar al Senado de la República.

Pero hablar de eficacia en el trabajo de la SFP y su muy dinámico encargado, Hugo René Temoltzin Carreto, requeriría de una sentencia dictada por un juez ante una o varias acusaciones debidamente probadas.

Eso es lo que los sabuesos del marianismo no han sido capaces.

Entonces recurren al blof. ¡Pa su mecha, inhabilitaron a Ortiz!… uta, qué bárbaros… pero, por qué no lo meten a la cárcel si dicen contar con las suficientes pruebas como para superar la experiencia chiapaneca con el ex gobernador Salazar Mendiguchía, preso por ser responsable del homicidio de una menor de edad.

Debe quedar claro que un puesto de elección popular no equivale a un cargo en la administración pública.

Tal vez sería más cercano a la verdad afirmar que la inhabilitación de Ortiz, es muestra de los talentos marianistas de destrucción.

Registrados sus dos candidatos al senado (Joaquín Cisneros y Anabel Ávalos), ahora tiene que bregar con sus adversarios.

No cabe duda que Ortiz encabeza la lista, sobre todo ahora que su permanencia en el PAN está en entredicho debido a que le asignaron la segunda fórmula.

Le llegó el tiempo de reaccionar con oportunidad… si se la juega con Adriana, su fuerza electoral sólo podría garantizar la llegada de esta. Si opta por su otro partido, el Movimiento Ciudadano (en cuyo manejo Eladia Torres es, su avanzada) podría incluso urdir con su gran amiga Lorena Cuéllar Cisneros (con un pie fuera del PRI) una mancuerna con la fuerza del orticismo, más los activos de la legisladora con licencia y por si hiciera falta con muchísimos beatricistas con tremendo antimarianismo y dispuestos a dar la batalla.

Arévalo-González, el trabajo sucio

Dos peones del marianismo a quienes corresponde enarbolar el acero misógino de su amo, son los actuales dirigentes del tricolor, Arnulfo Arévalo Lara y Enrique González González.

Les ha sido harto sencillo el uso del sarcasmo para hacer trizas a Lorena Cuéllar, “si fue incapaz de conseguir la documentación para poderse registrar, es porque la militancia no le tiene confianza”.

Este par une criterios, dentro y fuera de su partido. Haga usted de cuenta que se trata de los hermanos lelos del Revolucionario Institucional, exhibiendo su vasto léxico de la ironía para acabar el trabajito encargado por su patrón.

Así, la Cuéllar, ha reunido los requisitos necesarios para llevarlos ante el más alto tribunal electoral del país, y señalar a bichos como Arévalo y González, quienes en realidad únicamente cumplieron con el encargo de sepultar el cadáver político de la legisladora con licencia (aunque ni eso son capaces de hacer bien).

Comenzamos a ver los excesos

Mariano sobreactúa el papel. Es tal su obsesión de triunfo en el cotejo del uno de julio que no advierte la victimización de sus adversarios.

Le preceden, su informe balín –aunque fue un derroche de recursos- para lucimiento personal, el terror sembrado en cada poder, donde ha comenzado a ser vigente algo así como: “plata o plomo”, aunque hay sitios donde con el solo chasquido de sus dedos, jueces, diputados o funcionarios pueden hasta chocar entre ellos por el miedo que les infunde su habitual mal carácter.

Con esa vara no es medido el Junior de esta película, quien del ninismo en pleno pasó a consejero nacional de su partido y, de allí seguramente brincará a la diputación más cara para el pueblo de Tlaxcala.

Cara porque con dinero sagrado, para obras y para pobres, será pagada en efectivo a los raterazos en posibilidad de otorgarla, pues ella significa el triunfo sin hacer campaña.

Un ejercicio excelente consistiría en exponer a Junior al escrutinio del respetable.

No lo soportaría.

Otro detalle de la sobreactuación marianista es el cinismo, con el concurso del ex presidente del patronato de Feria, Joaquín Cisneros, así como del titular de Finanzas, Ricardo García Portilla, para informar a detalle sobre el desastre administrativo en que devino aquél concierto del tenor Plácido Domingo.

Sabemos que el ganón en ese negociazo habría sido el empresario taurino Rafael Herrerías, pero todo indica que nunca sabremos cuántos millones metió a su bolsa, como solían hacerlo los conquistadores, quienes saquearon nuestro oro y nuestra plata. Corrijo… no saquearon, ¡siguen saqueando! (lo peor es que nosotros lo seguimos permitiendo).

Y  cómo el  cinismo no tiene límites,  le cuento que el chiapaneco Carlos Villanueva cada que puede e incluso en reuniones de gabinete, se echa la puntada de decir que es el único director de Relaciones Públicas de este país  que no sabe hacer relaciones públicas.

Obvio, los funcionarios que los escucharon entendieron porque la imagen de hacendado gobernador anda por los suelos.

Ni hablar.

La verdadera lucha: PRI vs MORENA… y Ortiz, ¿cambiará al PAN por el MC?

.

Fieles a la soberbia que les caracteriza, los panistas-adrianistas suponen contar con la suficiente estructura como para asegurar la llegada de la Dávila al Senado; no advierten que solos son una conflictiva nave a la deriva en riesgo de caer a la tercera posición.

Paralelamente al destape de Joaquín Cisneros y Anabel Ávalos en el PRI, en la casa de enfrente (el PAN) se acomodaron las fichas al Senado: Adriana Dávila es colocada en la primera fórmula y Héctor Ortiz, parece valorar su permanencia en su franquicia albiazul.

Corre la versión de que alista el equipaje para mudarse a su nuevo feudo: el Movimiento Ciudadano (MC), ante la desventaja que le significa la previsible obstinación calderonista por colocar a Adriana en la primera posición.

Un escenario, muy probable, desempaca al fiel orticista Edilberto Sánchez Delgadillo, en sustitución del ex gobernador.

Así, el juego de las probabilidades manejado por Ortiz, dispondría de dos movimientos interesantes:

1.- Se libraría de la mala vibra despertada por la ex candidata perdedora al gobierno estatal, quien de nueva cuenta es presa de la autosuficiencia y sin medir su medianía electoral, supone a su partido con una convocatoria sobrada para conseguir resultados positivos en la elección de julio.

Pasar por alto su perspectiva actual, y las encuestas serias que ven la verdadera lucha electoral entre PRI y Morena, pone incluso en riesgo su eventual triunfo el uno de julio.

El PAN sin el orticismo es una nave a la deriva, ante un PRI replegado en el terreno local y beneficiado por el efecto Peña Nieto, a diferencia del perjudicial enfrentamiento entre Ernesto Cordero y Josefina Vázquez Mota, empeorado por Santiago Creel y la espesura sanguínea que lo sigue a todas partes.

Ortiz en consecuencia, activaría su plan B, instruyendo a sus operadores a difundir entre su vasto aparato promocional a sustituir prioritariamente la intención de voto favorable al PAN mientras convino a esa causa. El primero de julio, habría que dirigir la mirada a la Izquierda. Ver con buenos ojos a Andrés Manuel López Obrador y, dejarse llevar por la corriente morenista.

2.- ¿Costaría mucho a Ortiz sustituir a Adriana Dávila por Lorena Cuéllar para buscar la senaduría? Yo creo que no.

Despechada como se encuentra; victimizada por la misoginia marianista y, con un respetable capital político, sería la compañera ideal para secundarlo en su defensa sin tregua contra Mariano.

Un factor de peso, pues es su ex jefa y entrañable amiga Beatriz Paredes Rangel, a quien le sobran razones para rehacer el plan de ajusticiamiento al ingrato y desmemoriado Mariano, cuyo ensañamiento contra Lorena de plano lo confrontó con una de aquellos tricolores fundamentales en su triunfo del pasado julio de 2010.

Tal vez no se trataba de Lorena en tanto figura política, sino provocar la embestida del libanés-apizaquense para justificar ante ella unas cuantas llamadas telefónicas y otras reuniones en la más absoluta discreción para activar aquella acción tan socorrida en personajes como ella: “no lo voy a perjudicar… pero tampoco moveré un dedo para ayudarlo”.

Una advertencia de Beatriz a estas alturas, créame, equivale al beso de la muerte.

¿Sanchez Delgadillo… por qué?

Al grupo político del ex diputado local le acomoda muy bien la perversidad del juego doble.

No dudo que la eventual sumatoria de Edi al adrianismo, se acompañaría con persuasivos millones para conseguir un par de cosas: primero, disponer de la información (obtenerla de Adri, por su devoción a los billetes equivale a despojar del caramelo a un niño) tan necesaria para todo proyecto con la mira puesta en el Senado.

Luego, ensanchar a los seccionales albiazules la idea del voto diferenciado (claro, con billete de por medio)

El resto fluye por añadidura.

El marianismo en pleno

Si el informe ciudadano de González Zarur, fue parco en el tema de las obras, el quehacer del ganadero no lo es, sin embargo, en tácticas para llegar bien armado a la elección federal.

Primero, desató la más efectiva campaña de desprestigio en contra de su adversario, Héctor Ortiz, y logró el éxito en las altas esferas del gobierno federal, donde esa información fue suficiente para reafirmar a Adriana en la primera posición de la mancuerna al Senado.

Ha dejado correr el rumor de la inhabilitación a Ortiz, como si aquella ocasionara la pérdida del derecho a participar en una elección.

Tal vez, ninguna de las dos acciones verá el éxito en los tribunales, pero ha sido un rotundo acierto a la hora de sembrar incertidumbre donde esta debe florecer para sustentar sus proyectos.

Ha conseguido frenar aparatosamente la creencia de una vida democrática en el PRI, disciplinó a sus diputados locales a excepción de Lorena Cuéllar –cuyos planes de migrar requerían el empujón de la victimización.

Sembró el terror en el Judicial, donde magistrados y mandos medios, dejaron de insistir en el respeto entre poderes y acabaron por aceptar a la voluntad superior como el único puerto del cual asir sus decisiones.

Devaluó figuras como la de Beatriz Paredes y sus seguidores y, hasta se dio el lujo de dar la espalda a personajes de la talla de Manlio Fabio Beltrones, con tal de colocar a Enrique Peña Nieto en el altar, único de su santuario.

Ha impulsado a su hijo Marianito, para rescatarlo del hoyo improductivo al que muchas veces cayó, mareado de poder y de otros inhalantes. Ahora está a punto de lograr su inclusión en la lista de plurinominales, tras haberlo sacado del anonimato en el PRI, del cual hoy es consejero nacional.

En pocas palabras, se ha salido con la suya.

Y si este primero de julio logra carro completo, no para el PRI, sino para sus patrocinados, a Mariano solo le faltará aplicarse a fondo como gobernante para paliar su aparatoso origen, entre males neurológicos, deslealtades e ingratitudes.

Joaquín Cisneros y Anabel Ávalos, los priístas ungidos al Senado… por Mariano

.

Los dos leales marianistas pero con vida propia dentro de la política equilibran a un partido que llegó a sentir la derrota anticipada de la elección próxima. * Las pasiones del poder y el sufrimiento de quienes nacieron en sábanas de seda.

Este sábado, agotado el plazo, Joaquín Cisneros Fernández y Anabel Ávalos Zempoalteca, serán inscritos como únicos precandidatos del PRI al Senado de la República. Uno, ex senador, ex candidato al gobierno y alcalde capitalino en dos ocasiones. La otra, perteneciente a la nueva generación de políticos tricolores con una vocación social, equilibran a un partido al que según el gobernador Mariano González, no debe nada.

Por ello no hubo indicaciones a Noé Rodríguez Roldán, para renunciar a la Secretaría de Gobierno. Tampoco se alentó el crecimiento del ex mandatario José Antonio Álvarez Lima, quien sí quiere participar pero, buscando un lugar en las escasas pluris.

Acaso es la respuesta del mandatario a la voracidad del grupo Michoacán, cuyos integrantes, Asención Orihuela y Mario Armando, ya habían hecho planes con el destino de Tlaxcala, conquistada en el área más importante de poder y responsabilidad.

Joaquín, el septuagenario que se siente como de 50, consolida el sueño de regresar por sus fueros a las grandes ligas, cuidando no cometer los mismos errores que en 1998 le impidieron coronarse como gobernador.

Anabel llega a la culminación de una estrategia acordada con el gobernador, donde la discreción y la lealtad finalmente tuvieron su reconocimiento.

Los ricos también lloran

Es una mala copia de del serial televisivo: Los Ricos también lloran (de María Zarattini), que muestra la fragilidad tricolor a causa de sus propios desacuerdos y del despliegue de poder dentro del cual se dan escenas llenas de morbo.

Los protagonistas, Lorena Cuéllar Cisneros y Mariano González Zarur, nos llevan en la víspera del registro de precandidatos al senado, a la cúspide de media docena de capítulos, donde la participación de actores secundarios adereza esta tragedia con la perversidad, el ingrediente infaltable para generar el interés de un creciente público.

1.- Lorena y Mariano. A ella le mueve la causa social en tanto eficaz campaña de popularidad, disponiendo de la asistencia a grupos vulnerables (principalmente ancianos) y con esa bandera consigue importantes logros, como el triunfo en la alcaldía capitalina, así como una creciente presencia al frente de su fundación, y de la curul local, donde sufre el más amargo bloqueo gubernamental, mismo que pasa por alto recurriendo a eficientes resortes en la Ciudad de México.

Él es un apuesto (ejem) hombre maduro con tantas frustraciones en su haber que, sin costarle trabajo adoptó a la misoginia como única forma de tratar con la popular Lorena, quien le despierta una mezcla de desprecio y recelo en el mundo de la política (todo transcurre en las esferas del poder) al verla tan frágil, pero tan persistente en su intentona por alejarse del polvoriento priísmo del que ambos provienen. Con el tiempo, Mariano no solo se abandera con el rancio desempeño del partido supremo, sino se convierte en una versión actualizada de su Alteza Serenísima.

2.- Lorena y Joaquín. Conforman una familia de políticos en permanente discusión del fondo político al que obedecen. Él, tan rancio como Mariano, pertenece a la estirpe del poder heredado y también le procura un trato misógino aunque oculto en el afecto por el parentesco. Su conflicto es generacional y, crece a diario bajo la premisa de no permitir la llegada de aquella a tomar el timón familiar en la política e insistirá, tal vez hasta el final, en impedir su crecimiento.

Rechaza la posibilidad que en el futuro lo rebase, pues en un sistema patriarcal: nadie por encima de la figura del tata, tomada arbitrariamente por el hoy virtual precandidato marianista al senado, manzana de la discordia en este momento y, parte fundamental en la escala familiar rumbo a la gubernatura de Tlaxcala (aunque él ya tuvo su oportunidad, con una prueba no superada).

3.- Beatriz, Lorena, Mariano y Joaquín. Ante la imposibilidad de progresar debido al doble obstáculo conformado por el par de añosos bigotones, Lorena se alía con Beatriz Paredes, quien a los dos les ocasiona el vértigo del desprecio, tras comprobar que con orígenes sin cepa, sino al contrario, como joven luchadora social con ideas maoístas es tocada en la frente por dos deidades tricolores, a quienes debe su avasallante arribo al priísmo: Emilio Sánchez Piedras (quien la protege y hasta la ama) y Luis Echeverría, quien la unge –pese a sus veintitantos años- como la exitosa legisladora, lideresa, gobernadora y con el paso de los años hasta presidenta de su partido.

Quién más que Beatriz para amargar la existencia de aquellos dos, cuyas capacidades y conflictos internos les han impedido la realización plena. Tendrían que volver a nacer, sin que la Paredes existiese, para aspirar a la estabilidad emocional.

Así que Lorena, para ellos viva imagen de la voluminosa estadista, les ocasiona agruras con su insistente gana de superación, cuando para ellos ya tuvo suficiente con los cargos que le han permitido detentar. Y a estas alturas, optarían por jubilarla.

3.- Lorena, Héctor y… los demás.- La han puesto contra la pared. No les afecta el que la hoy legisladora con licencia se hable de tú con Pedro Joaquín Coldwell, líder interino del PRI (y gran amor de Beatriz Paredes), que haya asistido a la tradicional comida con motivo del cumpleaños del arzobispo ortodoxo Antonio Chedrahui, donde suelen acudir todos los personajes de la política, no importa qué tan polémicos sean (por cierto ni Mariano ni Joaquín fueron invitados).

Sencillamente por orden del gobernador González Zarur, hay un no rotundo en el priísmo local. Que ni lo sueñe así se entreviste con Barak Obama. Las razones, creo que muchas y de fondo las hemos planteado en esta cobertura.

Y ese no llevó al hacendado manda más, a mostrar su parcialidad, curiosamente al grito de, “bueno, es una decisión colegiada… pero nel”.

El proceso interno tricolor devino entonces en el tremendo vicio del autoritarismo. La hicieron víctima. La regañaron por no pedir permiso para solicitar licencia. Hasta el nuevo delegado del CEN, Enrique González González, aprovechó el momento para mostrar su insensibilidad, desbordando (¿también?) misoginia por su avejentada epidermis.

Ah, pero un aliado de Lorena en tiempos de la alcaldía, es el ex gobernador Héctor Ortiz Ortiz, para quien este desamor entre ricos es música más que auditiva.

Y no dudo que haya puesto a su disposición los activos que conserva lo mismo en el Partido de la Revolución Democrática, que en el Movimiento Ciudadano (sí, no crea que el PAN es su única franquicia).

Si la Cuéllar es víctima del marianismo, Ortiz se encargará de engalanar el comité de recepción para sanar sus heridas y gastar cuanto se pueda, económica y políticamente, para quitar votos al PRI y al fenómeno Peña Nieto, única, escúchelo bien, única esperanza del priísmo local para superar el castigo infligido por Mariano y su frase inmortalizada en las páginas de la Jornada de Oriente: “la estatura política determina las cosas”… de antología.

¿Quién haría falta en esta posición para dar una lección al marianismo?

¡Pues Beatriz!

Total, hace algunos ayeres, Héctor Ortiz (con muchos kilos menos) fue el incondicional secretario particular de la doña, entonces toda una secretaria general de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos (CNC).

Imagine esta alianza adversa al PRI de Mariano. Interesante, ¿verdad?

En 1998 se vivió un episodio con extraordinario parecido. Hasta con nombres comunes. Joaquín Cisneros subestimó a Beatriz, quien previamente operaría toda una estrategia para restar votos al PRI a través de Héctor Ortiz y el incumplimiento de condiciones tras perder la elección interna de su partido. El resultado, usted lo conoce: Alfonso Sánchez Anaya, ex priísta y candidato de una alianza encabezada por el PRD ganó la elección constitucional de noviembre de 1998.

La batalla de Araceli

La televisión del marianismo no es mala.

Es pésima.

Ni siquiera fue capaz de logar una producción decente para transmitir el informe ciudadano del sábado anterior.

No aparecieron los invitados especiales (a los que se trajo con el engaño que era el informe de a devis), tampoco los videos de las obras del primer ejercicio.

Lo peor. En el recuento de daños pretende incriminarse a los ingenieros y técnicos locales.

Eso sí, ha tratado de ocultarse la carísima renta de equipo proveniente de Jalapa, seguramente por gestión de Araceli Batalla, una especie de delegada jarocha del caos televisivo e informativo.

¿Quién la contrató? Pues Héctor Parker Vázquez y su che boluda.

Tan mal están las cosas que, el acto de lucimiento personal no puede ser difundido, profusamente como se debería hacer con un evento chocolate cuanto se pretende darle formalidad.

En otras palabras, el enorme gasto para la pachanga, se fue al caño gracias a los desfiguros del Team del Golfo, que en lugar de camarones, resultaron charales.

Aun hay más. La renta de pantallas gigantes costó a Tlaxcala más de medio millón de pesos. A precios de aparador, pagamos más del doble de su valor real.

Dos días para el registro de senadores en el PRI… la ruptura parece inevitable

.

Este martes cobró una fuerza descomunal la dupla conformada por Joaquín Cisneros Fernández y Anabel Ávalos Zempoalteca, como apuestas marianistas al Senado. De ser así, Lorena Cuéllar tendría un pie afuera del PRI y una nueva historia de divisiones estaría por iniciar.

A media luz. Un vaso de agua simple sobre el escritorio. De este lado, algún político tricolor con ganas de consultar a su líder plenipotenciario. Del otro, un ganadero potentado que no le debe nada a nadie, menos a su partido. Es más durante 18 años, ni un vaso de agua recibió de los gobernadores de Tlaxcala, mas eso no le impidió seguir haciendo política.

Así se lo hace notar al individuo aquél que, conforme habla sir comandant, se achica, se apoca… casi queda embarrado en la silla, como cuero pulquero (vacío, claro). Quedó impresionado tras la explicación ofrecida por Mariano, respecto a lo que ha sido su desempeño a lo largo de los tres últimos sexenios.

La metáfora del vaso cae como cubo de agua fría a invitados especiales al besamanos del pasado fin de semana. José Antonio Álvarez Lima, es el primer afectado. Mariano lo señala de no haberle dado nadita-nadita mientras fue mandamás, pero no dejó de invitarlo a hacer bulto a su acto de lucimiento personal.

Así se las gastan los hacendados. Te invitan a comer, pero luego te cobran los tacos a reproches.

Otra víctima de los madrazos marianistas es Alfonso Sánchez Anaya, otro de los gobernadores avaros, según González Zarur. Nada, ni el saludo le debe, pero eso sí, estuvo en primera fila en el Centro de Convenciones.

Aquí el lío es distinto… entre dos hacendados. Nada más que uno cría toros bravos. El otro comerciaba con mulas. Aclaro, para nada se trata de alusiones personales.

Faltan dos víctimas. Héctor Ortiz Ortiz, de quien se dice operó contra su propia compañera de partido para hacerla perder. Como quien dice, facilitó el triunfo de Mariano. Pero este no nada más no le debe el favor, al contrario, si puede lo mete al bote y adentro lo hace fiambre. Este, a diferencia de los otros dos, no fue invitado al informe. Lo habrían abucheado, como le pasó a Beatriz Paredes, ora que se animó a acompañar a su amigo Rafita Moreno Valle Rosas al rendir su informe (ese sí de a deveras).

La última víctima sería el PRI. Nada, ni un vaso de agua invitó al libanés.

Nada más lo hizo senador en 2000, lueguecito de su frustrada participación en el proceso interno, cuando Joaquín Cisneros Fernández salió airoso. Luego, en 2004 lo hizo candidato a gobernador, pero perdió ante su odiado Ortiz. Tras el descalabro, lo volvió a acoger en su seno senatorial y hasta le dio chance de hacer negocios, como la adquisición del terrenote donde se asienta la sede senatorial más costosa de toda la historia.

Dos años después de aquella derrota frente a Ortiz, el PRI lo hizo diputado federal por la vía plurinominal.

Así que, mal mal, no le ha ido.

Lo afecta su memoria convenenciera. La vida, los gobernadores (desde Sánchez Piedras) y su partido lo han arropado. Pero no renuncia al desplante. Ahora, hay que aclarar, los desplantes pueden ser formidables, pero tras un trincherazo de antología, como los del Pana, como los de Diego Silveti.

Pero, a estas alturas, hablar de autosuficiencia moral no se lo cree nadie. Vamos, hasta el gobierno federal ha sido generoso con él. Puntualmente le han entregado su Procampo.

El mandatario tlaxcalteca comete el pecado de la ingratitud.

Lo domina la soberbia.

Hoy, nadie duda que sea gobernador. Pero lo consiguió con el concurso de muchos. Primero su partido, Beatriz, Sánchez Anaya, Manlio Fabio, Gamboa, Jackson, vamos hasta Héctor Ortiz.

Pero su autosuficiencia es aleccionadora (digo para no caer en esos esquemas). Y aquellos con ganas de contender lo deben asumir. Se colocan frente al menos indicado para pedir apoyo.

Joaquín Cisneros, Anabel Ávalos, ¿los palomeados?

A dos días del registro tricolor de sus prospectos al Senado, la dupla Cisneros-Ávalos cobró tal fuerza que no dude usted en que ellos pueden ser los efectivos.

Joaquín es un viejo camarada de Mariano. Como buen priísta sabe y asume a la sumisión como la gran herramienta gracias a la cual, se es o no se es. A sus setenta años, se siente de cincuenta y hasta insiste en contender por la gubernatura en 2016.

Mariano lo ve con buenos ojos. Primero por ser compañeros de mil batallas, localizados en la parte más extrema de su partido, eso a lo que Andrés Manuel López Obrador, llama la derecha del PRI. Otros la consideran la ultraderecha. Tal vez prueba de ello es la lectura, tan de ellos, sobre eventos dolorosos como la muerte de estudiantes en el conflicto de 1968. No todos, como usted lo entenderá, emiten juicios condenatorios a la decisión tomada por el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Anabel Ávalos Zempoalteca pertenece a otro capítulo del PRI, muy en el terreno social. Disciplinada, marianista de hueso colorado y primera secretaria de gobierno en este régimen (tuvo que irse debido al estrangulamiento palaciego) pudo contar con una formación doctrinaria más abierta, al ser llamada por José Antonio Álvarez Lima a encabezar, todo su sexenio, el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia.

Actual secretaria general del PRI, optó por el bajo perfil pero no dejó de cultivar una intensa base que, en su momento puso a disposición del hoy gobernador.

Ambos son, según la visión marianista, los idóneos para contender con los colores del PRI.

A los dos los domina la lealtad por González Zarur. Han sabido contener el protagonismo, hoy por hoy el peor acompañante de cualquier político con ganas de progresar en los laberintosos tiempos del hacendado.

Lorena, ¿inminente ruptura?

Hay que ver la presión de Beatriz Paredes Rangel, a través de su fiel,  “profesor y licenciado” Fermín Sánchez Varela, ex dirigente tricolor, ex alcalde de Chiautempan y simpático baluarte del priísmo ñero, legítimo aspirante a la candidatura a diputado federal por el segundo distrito electoral federal.

Así lo dijo este martes, al colocar su nombre en la pizarra de aspirantes-desafiantes al marianismo. Pidió ante la prensa, la posibilidad de judicializar el proceso interno de su partido, para poder hacerla cansada a Mariano, en caso de no ser beneficiario del poderoso dedo del criador de reses bravas.

Pero hay que ver la obstinación de Lorena Cuéllar Cisneros –con cartas credenciales muy parecidas, sobre todo en la veladora encendida a Beatriz Paredes- para insistir en el cumplimiento del acuerdo cupular aquél del que ya le hemos platicado (con la presencia de Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa, Beatriz y hasta Joaquín Cisneros como reperesentante de Mariano), consistente en garantizar la candidatura al Senado y además disponer de algunos puestos en el gabinete.

Todo ello fue condición para ceder en 2010 la exclusividad a Mariano para ser el único aspirante tricolor a la gubernatura.

Si estos escenarios persisten la ruptura es inevitable. Y por más llamados de Sánchez Varela a la unidad, por más negaciones marianistas de su injerencia en la decisión final, el Partido Revolucionario Institucional, entra en una etapa de resquebrajamiento, donde al menos estos dos beatricistas levantarán sus canicas y en el caso de Lorena las podría jugar a través de una alianza del Partido de la Revolución Democrática (PRD) con el Movimiento Ciudadano (MC).

Le sugiero no perder de vista esta posibilidad.

También le pido hacer algunas ecuaciones, muy simples… si el PRI se divide, no será posible aprovechar la fuerza peñanietista en julio próximo para alzar a este partido con un carro completo.

Eso le conviene a los de enfrente. Y cundo veo nombres como el de Eladia (MC) muy activa en este juego de ajedrez, no dudo ni tantito que un poder superior a ella se halle moviendo las piezas.

Otra de voceros

No hay peor cosa para un jefe que actuar en términos de un nudo de confusiones. Mejor descripción no cabría para el director de Relaciones Públicas del gobierno, Carlos Villanueva, quien en una especie de mea culpa, acepta las limitaciones que le genera su caos interno ante los medios.

Algo así como: “no sé ni qué chingados hago aquí”.

Y si a ello sumamos una novedosa forma de sumar incondicionales, ahora por el lado de los medios digitales, uno se pregunta: qué pasa con los voceros.

Haber sido humillado hasta en dos ocasiones por su jefe, no ha impedido a Raymundo Vega Crespo, tomar un cariño muy especial y sobre todo repentino a ciertos medios digitales, con cuyos operadores (no importa sus orígenes orticistas) ha pactado un jugoso convenio de publicidad.

Cierto, el cliente paga a quien le conviene. Nada más que aquí el cliente usa dinero público y lo menos que debería es procurar este tipo de negocios en un esquema de apertura y basado en criterios tan necesarios como, las estadísticas respecto a lecturas reales y otras circunstancias que hacen de un medio en internet una herramienta eficiente.

Claro, cuando median relaciones muy estrechas bajo manejos discrecionales, pues como que surgen las sospechas, mismas que deberían ser aclaradas cuanto antes por el vocero que, insistimos ha sido prácticamente despedido hasta en dos ocasiones, mismas que no pudieron superar el rastrerismo y la concha con las que fueron tomadas. Caracoles.