[xyz_lbx_default_code]

Archiv para octubre, 2011

Último lugar nacional en digitalización… ¿y en qué otras cosas?

.

Si el mandatario de Tlaxcala tuviese una cuenta de Twitter, nos habría informado con milisegundos de diferencia, sus logros de verdad en aquella gira (imaginaria) de trabajo al país del sol naciente. ** La fea experiencia de Cadena Barquín con el marianismo.


Para los gobiernos estatales la tecnología digital se encarga al menos de dos rubros fundamentales: una manera accesible a la obligada caja de cristal con la que debe conducirse, y su contacto más cercano con el tejido social. Ambas con la importante ventaja de la interactuación.

Consultas, pago de impuestos, información y otras posibilidades –infinitas- agilizan la administración y sirven lo mismo a un joven con la curiosidad de enterarse cómo trabajan sus autoridades, hasta a las grandes firmas en la búsqueda permanente de destinos para llevar inversiones.

Haber caído del lugar 27 al 32 de acuerdo con evaluadores independientes, respaldados por la investigación de las universidades Autónoma del Estado de México (UAEM), de las Américas-Puebla (Udlap) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), debería encender los focos rojos del marianismo, cuya impresión a nivel general es de un atraso inquietante y una indolencia imperdonable.

La cacareada caja de cristal resulta un concepto falso que hunde a la administración en esquemas improvisados y provincianos, sinónimo de un claro decrecimiento donde se aprecia la incompetitividad de la mano del regreso del PRI de antes, cuando prácticamente todo el quehacer de la autoridad recaía en el gobernador, su secretario, un procurador y el tesorero.

La dinámica actual presenta un trecho inalcanzable para este tipo de políticas aislantes que colocan al estado al margen del concierto nacional con múltiples opciones de programas federales sujetos a una digitalización sobresaliente.

Las consecuencias son inmediatas. Se han perdido importantes recursos en los rubros de asistencia social –los apoyos a ancianos son los más visibles-, de emergencia para atender eventualidades en el campo.

Como ocurría antaño, las gestiones deben hacerse personalmente en oficinas lentas, atiborradas de molestos causantes ante la incapacidad burocrática para suplir la agilidad representada por las herramientas digitales.

Reaviva al cáncer de la corrupción al devolver a la burocracia la potestad de aceptar trámites irregulares, tal y como ocurría en aquellos tiempos que parecían idos, pero vigentes más que nunca gracias  al hoyo digital, probablemente causado por los recortes de personal sin más criterios que el ahorro inmediato de recursos pese a los resultados en el mediano y largo plazos.

Ser los peor evaluados a nivel nacional descubre asimismo la falta de liderazgo en el aparato burocrático, actuando cada oficina con objetivos distintos en perjuicio del causante y peor aún, de las arcas estatales, que dejan de percibir ingresos debido al deficiente aparato para cobrarlos.

La ínfima calificación obtenida juzga también la ausencia del gobierno en las redes sociales.

Si la administración es incapaz de ordenarse sistemáticamente en un portal electrónico, lo es más para interactuar con los ciudadanos a través de las conocidas páginas de Facebook, Twitter y tantas más que ofrecen inmediatez y accesibilidad, dejando para ocasiones meramente formales las tradicionales conferencias de prensa o la arcaica y selectiva publicación de desplegados.

El mismo gobernador Mariano González Zarur, se priva de mantener el contacto directo con el tejido social, tal vez por el miedo que le despiertan la posibilidad de un chat en tiempo real o las expresiones crudas de quienes no lo verían endiosado, sino tan común como una autoridad dispuesta al diálogo.

El gobierno de Tlaxcala parece no tener idea de la inmediatez de Twitter, capaz de viajar más rápido que las ondas sísmicas y avisar con oportunidad de eventualidades de las que la población puede ponerse a salvo gracias a los buenos reflejos de su autoridad.

Actuar como un gerente del estado, sin más interés que administrar poniendo énfasis a los recortes de personal con criterios políticos, pero con el objetivo de ahorros que le provén del desdén inhumano de correr a la gente, tiene ya sus consecuencias y difícilmente en otros diez meses de gobierno sería posible enmendarlas.

Con las herramientas digitales es sencillo por ejemplo, consultar los medios de Japón para saber que aquella promocionada gira de trabajo del ejecutivo tlaxcalteca por aquél país asiático, sería en realidad un placentero viaje al cual trató de maquillarse con textos de pésima manufactura y con inversiones inexistentes.

Qué diferente habría sido que el gobernador subiese en alguna computadora de Tokio, información a su cuenta de Twitter, acompañada por las imágenes reales, con milisegundos de diferencia. Hasta una trasmisión televisiva habría sido posible si aquello no se hubiese sido una tomadura de pelo.

Cada área del gobierno deberá modernizarse. No es a cargo de un solo elemento como podrá superarse el trauma de ser coleros en digitalización. Remontar este deshonroso sitio implica un esfuerzo permanente de la autoridad y no sus subordinados, sino los elementos insustituibles en un ejercicio de transparencia, competitividad y actualización.

Una de académicos con la autoridad

El doctor Félix Cadena Barquín, autor de una interesantísima propuesta que plantea refrenar el castigo del neoliberalismo contra las clases populares, ha tenido una cruel experiencia con el coordinador de los esfuerzos de todos (¡!).

El académico planteo a Mariano (siendo candidato) la esencia de su investigación… “se centra en contribuir a superar la falta de oportunidades de una ocupación digna, remunerada y sus respectivas consecuencias de pobreza, desintegración social y exclusión, busca incidir en una transformación radical de la economía y por ende de toda la estructura social, pero mediante estrategias no violentas”.

La respuesta no demoró. “Mira lo que dices, me parecen puras pen…”

Siendo ya gobernador, lo nombró director del Colegio de Tlaxcala. Tal vez por no leer cuidadosamente lo que firma, pudo darse ese acierto. A los quince días lo destituyó.

Por la valía de sus ideas –que además se ocupan de otros campos, como la docencia- fue invitado por el secretario de Educación, Tomás Munive Osorno, a sumarse a alguna de las áreas de la USET.

Y cuando pidió permiso a su amo, la respuesta tampoco demoró: “ya ni me digas… sé de quién me hablas y lo que piensa me parecen puras pen…”

Cadena Barquín podría decirse, lidera a la parte pensante del marianismo. Es una de las apuestas más importantes de Alfonso Sánchez Anaya, para incluirlo en el gobierno de Mariano, pero según se juzga, las ideas son lo que menos interesa a este sistema, aferrado a tomar su lugar –hoy vemos que en materia digital es el último del país- y ver desde él a todos como subordinados en tanto, autómatas dispuestos a la humillación.

De todos los aspirantes priístas, sólo un junior, seguro llega al Congreso

.

De torero no porque está chaparro; en la academia, ups la letra ni con sangre le entra… veremos cómo le va en la política… no pues a todo dar…

Muchas, muchas ganas de asegurar el triunfo de su partido el PRI el próximo mes de julio no se le ven al gobernador Mariano González Zarur.

Salvo un caso de su particular interés, el de Marianito, consejero nacional sin mérito, pero al fin y al cabo con el status necesario para integrarse en la próxima legislatura federal a través de la inminente candidatura plurinominal gestionada por papi, el resto del abanico se encuentra entre azul y buenas noches.

1-      Noé Rodríguez Roldán, venido a menos en el ánimo marianista desde aquella etílica liberación de sus planes políticos en una cantina de Puebla, ante varios de sus muy íntimos –entre los que se hallaba un judas- tiene un pie fuera de la Secretaría de Gobierno, según lo confirmaría el propio gobernador tras reciente visita a la Ciudad de México. Se robustece la versión en el sentido que el propio Enrique Peña Nieto, lo comentaría con el mandatario ganadero en términos de instrucción. Entonces Mariano al llegar a Tlaxcala, lo primero que platicó a sus seguidores comenzó con un: “se nos va Noé”.

2-      Se trata del secretario de gobierno que más vara ha aguantado. Sin recursos económicos (de los más o menos 230 millones de pesos correspondientes a la Segob, si acaso le han provisto de una vigésima parte), sin personal de su confianza, pues ni un nombramiento le fue autorizado, el calpulalpense también ex del Copladet soportó con estoicismo la avaricia marianista (¿y para qué tantos ahorros, acaso para comprar la candidatura del novillo?) sabedor como la cenicienta que vendrían tiempos mejores. Y parece que su hora llegó. Deja el manchigobierno para dedicar sus horas a la coordinación de la campaña de quiquenieto en Tlaxcala.

3-      Regresó la versión original desde su inclusión en el equipo de Mariano: es el candidato a Senador del poderoso señor del copete telenovelero.

Esta no es la única novedad en el frente priísta tan confrontado con el PAN, pero más con Mariano.

Un personaje más surgiría de las entrañas del jurásico para añadir su antibeatricismo a flor de piel a nuevas posibilidades de dupla al senado.

Ni más ni menos que el ex gobernador José Antonio Álvarez Lima, a punto de dejar su millonario autoexilio tras la venta, años ha, de su áurea Radio Pirata por los rumbos de Can-cún.

Pese a su discreta repulsión hacia Beatriz (¿recuerda la llegada de Samuel Quiroz de la Vega a suplirla en el gobierno cuando la llamaron a México, para alejarla de su sucesor… Álvarez Lima?) a don José Antonio Cruz no le viene nada mal robustecer esa especie de club de machos anti mujeres, al día de hoy encabezado por Joaquín Cisneros, con miembros de la talla (extra chica por cierto) de Marianito y de Noé Rodríguez.

Conste que don Pepe Toño, sería la cuña para remover sin protesta alguna, a Anabel Ávalos Zempoalteca, la leal subordinada de Mariano que todo le perdona (y parece que lo va a seguir haciendo pues la posible llegada de JAAL no sería para sumarlo a algún equipo de campaña, sino para colocarlo como candidato).

Y hablando de las candidaturas a diputados federales, fíjese cómo el gobernador es capaz de aprovechar el ambiente adverso en contra del PRI (¿generado por él… apoco?).

En el segundo distrito, es muy probable que veamos en las boletas la carota de Enrique Padilla Sánchez, quien habrá de rascarse con sus propias uñas para posibilitar el triunfo de su partido en la elección federal. Su carta fuerte es la bendición de su tía Bety (¡oiga nadie escoge a los sobrinos!)

No es por amarrar navajas, pero casi le puedo apostar que los afectos marianistas se volcarán hacia el ex alcalde de Totolac, Rafael Molina Jiménez, muy posible abanderado perredista a ese hueso y muy a modo para ser aprovechado por las fobias del autonombrado coordinador de todos (y todas).

Tampoco hay que ser ave de mal agüero, pero el tercer distrito, representado por el popular (ajá) Ricardo García Portilla, aseguraría la salida de Blanca Águila del PRI (sobre todo hoy, que anda tan chirrisca con los delegados federales del calderonismo) en pos de la diputación federal como externa en algún partido (sí… el PAN puede ser) y por lo tanto la muerte súbita de tan endeble propuesta tricolor.

El joven García Portilla, debe ubicarse. Vive intensos momentos en la política, pero no pertenece a la casta divina  aunque pretenda compararse con Marianito… cabe aquí el ejemplo de las manzanas, verdad… las hay de California, jugosas y muy rojas hasta envueltas en papel moradito de china; ah y también las hay panocheras. Claro que al joven de los zapes no le corresponde ir envuelto en papel de china moradito…

Falta ver quién es el valiente y arrojado que acepte la bendición (¿?) de Mariano, y le entre al primer distrito.

Yo creo que la cosa va a afianzar la alianza con el Verde. De seguro Gregorio Cervantes vuelve a comprar la candidatura y esta vez le tira a mudarse a la “suidá”. En ese potencial arreglo va de por medio la operación de la madam del voto diferenciado en Tlaxcala, o sea la senadora Rosalía Peredo Aguilar.

También falta ver quién suplirá a Noé Rodríguez Roldán en la Segob.

Recuerde usted aquél convenio de caballeros (je) entre el señor gobernador y el notario que fue (porque ya no) Rubén Flores Leal, para que este llegara a la Segob a cambio de facilitar el truene de su notaría. Ahora falta que le cumplan.

Regresando al personaje con el que iniciamos esta entrega. Le quiso entrar con fuerza al toro, pero por chaparro no los alcanza. Le quiso entrar al estudio, pero ni con sangre (de novillo) la letra le entra. Ahora veremos cómo le va en la política. Ahí tiene usted al único apizaquense seguro en la próxima legislatura federal.

Total, lo que la candidatura cueste, divídalo entre el millón de tlaxcaltecas que somos… nos ha de tocar como de a cien por cabeza.

Una de Tlaxcala

Será por la poquita capacidad de gestión del alcalde Pedro Pérez Lira, a quien (como siempre) poco le faltó para tener éxito con el llamado Subsemun, pero ya no aguanta a la Policía Municipal… ya no tiene para pagarles, vamos.

Tuvo hace poco que tomar una seria decisión: camioneta nueva o pagar a los tiras… ouch, no pues ¡camioneta nueva!

Y ya comienza el decrecimiento estructural del municipio de Tlaxcala, incapaz de proveerse de recursos para contar con policía propia.

¿Qué sigue?

Devolver la policía a la SSP estatal.

Prueba no superada.

El destape de Joaquín Cisneros y la conjunción generacional

.

PRI y PAN resolvieron a priori el pendiente de las candidaturas al Senado. Ambos presentan a dos dinos, acompañados por sendas políticas de nueva generación, y también ambos están seguros de un sonoro triunfo.

Corregir los errores del pasado parece ser el reto para el ex senador Joaquín Cisneros Fernández, quien en su momento no pudo echar mano de un factor persuasivo como Enrique Peña Nieto lo fue con Beatriz Paredes Rangel, para cerrar el círculo de la invulnerabilidad, tal como ocurrió el pasado cotejo de julio, cuando Mariano González Zarur, se alzó con el triunfo.

No resulta ocioso advertir la perspectiva del longevo priísta: contender nuevamente en 2016 por el gobierno de Tlaxcala. Para entonces contará con 76 años de edad.

Si bien es una aspiración legítima también es un reto mayúsculo, demandante de una pauta sostenida en la satisfacción del colectivo, cierto, proclive a impulsar a la sangre joven como un concepto de cambio ante el escaso trecho logrado por el elemento generacional actualmente en el poder.

Algo muy importante tiene de su lado: el autocontrol. Un proceder sujeto a los ajustes en el marco del pragmatismo necesario para superar el esquema autoritario con el inminente retorno del PRI al protagonismo.

Una muestra de esa voluntad ha sido la apertura para nutrir con sus planes al espacio cibernético de la información. Es un progreso entre las incontables adaptaciones en esta etapa, en la cual al  parecer culminó el ayuno de poder.

Varios son los priístas que lograron remontar el fracaso electoral en una segunda oportunidad. Mariano González es uno de ellos. Buscó casi a niveles obsesivos la candidatura.

La consiguió de nueva cuenta, tras el lapso de mayor castigo en su carrera. Y la soledad fue su heraldo por meses, al grado de pensar en la renuncia a su partido, en aquellas interminables jornadas para sumar voluntades de una en una, hasta reparar –con el concurso de Peña- el momento que tenía roto al Revolucionario Institucional en Tlaxcala, es decir el abierto desencuentro con el arraigado beatricismo.

Joaquín no tiene la mejor relación con la hoy aspirante a gobernar la Ciudad de México. Pero a sus setenta años tiene como un pendiente de obligado cumplimiento de un marco de unidad, si es que sus empeños son tan firmes.

Tan cerca y al mismo tiempo tan lejos. Así es su relación con su sobrina, Lorena Cuéllar Cisneros, cuyas abiertas aspiraciones al mismo cargo colocan al priísta en un brete. No es fácil superar el alejamiento de su familiar, como tampoco lo es aminorar sus ímpetus en su plena tercera edad.

El apunte vale, por la interlocución que Lorena significa del actuar beatricista. Hoy es imposible ganar todo, como tampoco las derrotas son rotundas. Hay una correlación casi estadística donde las décimas de punto, y a veces centésimas, definen el arribo al poder.

Pero la enmienda sanguínea se torna tan improbable como en esa proporción somos testigos de la llevada y traída lucha generacional. Este es un ejemplo bien claro que, además se adereza con el mismo apellido e idéntico origen.

También conviene apuntar que hace poco, la diputada local apostó su carrera a un nuevo priísmo, alejado del arcaico cimiento.

Y la claridez de Lorena para demandar cumplimiento de pactos –de él resultó Mariano candidato- parece la imposibilidad para una diálogo del cual resulte un nuevo convenio satisfactorio para ambos.

Hoy, es el tiempo de Joaquín. La feria-campaña a su disposición es aprovechada en forma sobresaliente.

Tanto, que ocupará un amplio espacio en el primer informe de gobierno, pues sin exageraciones es el único logro tangible de esta nueva administración.

El corto plazo señala la disputa por la candidatura al Senado. Joaquín haciendo fórmula con Anabel Ávalos Zempoalteca, la incansable y leal marianista con los altibajos a los que le ha llevado la bipolaridad de su amigo-jefe, el gobernador.

La dupla toma forma. Uno en el papel de anfitrión, recuperando a la gran fiesta de los tlaxcaltecas. La otra, tejiendo fino en la secretaría general del PRI.

Es la nueva historia propuesta por el mandatario ganadero. Pasa por alto acuerdos o pactos del pasado. Así es su estilo de operar.

Enfrente, el ex mandatario Héctor Ortiz Ortiz –por cierto, malquerido por Joaquín- ha comenzado una gira por todo el estado, con Adriana Dávila Fernández, como virtual compañera de fórmula, también al Senado.

Cisneros lo acusa de haber saqueado las arcas de Tlaxcala y hasta lo emplaza a esconderse para gastar la fortuna conseguida en mala forma. Es su forma de juzgarlo. Ha de contar con las pruebas.

Ambos cuentan con una representante de nueva generación en la política.

Y aunque falta ver la reacción de Ortiz a las descalificaciones, digamos que PRI y PAN tienen definido a priori el asunto que formalizarán con el método que les asista.

¿Y la campaña contra los delegados?

Hay quien condena los altibajos marianistas. Hoy desata candela contra los delegados federales, los acusa de inútiles y de ejercer una política de clientelismo y al día siguiente, alardea de una tremenda coordinación, como mueca afable para pedirles más apoyo.

Ha de ser porque más de 94 por ciento de los recursos del presupuesto, pues vienen de la federación. Y pelearse con el señor de los centavos equivale a reñir con el que te sirve la comida. Así que no le quedó de otra más que recular.

A eso hoy lo llamamos marianismo. Ya habrá oportunidad de abordar la amplia gama de marianismos.

Y si a ellos los acompañas con la inutilidad de un vocero de utilería, verás que el efecto retro está garantizado.

Prensa, análisis, partido; su pasividad… y la soledad de Mariano González

.

Ah… ya sé, los asesores de lujo del marianismo andan de feria, pillos, por eso han puesto a su patrón en charola de plata a los panistas, en el debate este contra los inocentes, pobrecitos, delegados federales…

¿Cómo explicar la soledad en la cual se encuentra el gobernador Mariano González Zarur, al golpetear el desempeño de los delegados federales?

Muy fácil. Su partido, el área de comunicación de su gobierno y sus grandes asesores –como el michoacano, hoy todo un antrero- se encuentran entre el aserrín y los tornillos (esos vasos antiguos) del Triunfo de las Palmas, en la Gran Feria de Tlaxcala.

Mientras el ejecutivo tlaxcalteca parece haber sacado la peor parte en el intercambio de madrazos mediáticos con su adversario el ex mandatario Héctor Ortiz, el formidable team del hacendado duerme la mona tras la algarabía vivida con intensidad durante la inauguración de la gran pachanga y las oportunidades subsecuentes de lucimiento… oiga usted, pues qué mejor oportunidad para exhibirse como todo un secretario, director “u lo que sea”, si no los pasillos del bello recinto, los olés en los toros y los disparos de colesterol en La Cabaña –el restaurante más ostentoso, a lado del Triunfo de las Palmas.

El planteamiento de Mariano respecto a esa especie de mercado alterno electoral, atendido por los señores y señoras delegados federales, podría señalar casos concretos –como el activismo de la políglota Leonor y sus altivos lenguajes en Sedesol- en lugar de pasar a todos esos funcionarios al paredón de fusilamiento.

Pero, quién le va a proveer de información obtenida mediante los infalibles (je) sistemas de análisis e inteligencia de su administración, si la mayoría parece andar en el agua.

Al grado que hoy, el líder estatal del PAN, Sergio González Hernández –quien ni es de su peso político, ni debería contar con semejantes facilidades de parte del gabinete y demás porra- ha sido capaz de superar los reflectores, aprovechando el debate en torno a los sujetos-extensión del gobierno federal, por cierto en consonancia con la reciente aparición de la hoy senadora panista Minerva Hernández Ramos, quien emplazó al gobernador a aportar pruebas que sustenten sus condenas a los delegados o, cerrar la boca.

El papel del área de comunicación del gobierno marianista es tan malito, como el del ámbito de la inteligencia.

1.- Las declaraciones aisladas, repentinas y superficiales del gobernador, evidencian su desempeño al margen de esa área de gobierno. Se nota el desprecio del mandamás. Pese al abultado número de elementos, humanos y técnicos, quienes puntualmente cobran por un esperado comportamiento profesional, en los hechos se han limitado a la redacción de comunicados con la actitud pasiva de quienes aguardan un cambio respecto al desdén que despiertan en su mero patrón.

2.- Ha de ser este marco la razón de la supuesta renuncia del director de la Coordinación de Radio, Cine y Televisión, Héctor Parker Vázquez, de quien sus propios subordinados filtraron la negativa de los altos mandos a recibir dicho documento. Imagine hasta dónde llega el caos si uno de los coordinadores de la imagen de González Zarur, habría preferido tirar la toalla antes de seguir viendo como se hunde su barco (conste, esto al margen de las irregularidades de su nombramiento).

3.- Y cuál es el papel del área de análisis político, en manos del purépecha hoy metido en los negocios de la Feria de Tlaxcala. Parece haberse dicho a sí mismo: mi amigo, entre mantener al día el sistema de espionaje en el recinto y cuidar la espalda al gobernador, pues… hombre, qué difícil decisión hay que tomar… okey, me inclino por la primera (y así de paso cuido el nego…)

Como buen hacendado, el mandatario ha puesto en práctica una de las máximas de los señores patrones: “en el rancho, las bendiciones se reparten a las seis de la mañana…”

Pero, cómo quiere usted levantados tan de madrugada a los casi artistas de la política marianista, si a esa hora a penas se van a acostar, tras el tremendo desmadre oficial disfrazado de supervisión; tras el convite con artistas y empresarios en alguno de los antros, o en todos, con banda de viento siguiéndoles los pasos.

Ante esa pachorra, el gober toma pues la decisión del día: hagamos lo que mejor sabemos hacer… madrear…

Y los resultados saltan a la vista

Una campaña malograda de críticas a sus adversarios políticos cuyas manotas no dudan un segundo en conducirse en forma clientelar. Nada más que para decírselos, hay formas, momentos y condiciones. Estas, lo podemos palpar, no se dan.

En consecuencia, ahí tiene usted la facilidad con la cual los panistas logran varios cometidos:

1.- Los decentísimos delegados federales lograron victimizar su desempeño en Tlaxcala. Dice Leonor Sedesolromero, “hay que ver cómo les cambiamos la vida”. Oiga, se trata de la aspirante más abierta a diputada federal por el primer o segundo distrito, pero en honor a las facilidades otorgadas por quien pretende ser su principal crítico, hoy ha conseguido conmover a sus humildes beneficiarios y no dudará en tomarse la foto con ellos haciendo cara de mujer maltratada… (lo que son las cosas, hay quien asegura que esta funcionaria federal cobra el Procampo desde hace 16 años, para apoyar las tierritas de su ranchito en Tabasco).

2.- El líder panista, Segio González Hernández, ya habla de un posible rompimiento entre los gobiernos federal y estatal, debido al terrible maltrato al que son sometidos los delegados. Y todo atribuible al temible temperamento del señor gobernador (¡eso es fabuloso!).

3.- Viene el golpe más certero, aunque no nuevo. (hecho un paño de lágrimas)… pero si el señor gobernador cobra puntualmente su Procampo, cómo es posible que critique de esta forma al gobierno de la República (bueno, aquí entre nos, el presidente Calderón ya mandó pedir todas las grabaciones donde el ejecutivo local despotrica contra sus queridos muchachos sentadotes en las delegaciones).

Sólo faltaba un brindis… al presidente del Comité Directivo Estatal del PRI. Por favor búsquenlo, no aparece… ¿ya vieron si no está durmiendo en alguna área de la Feria… ya buscaron en el pabellón ganadero… vean si no se encuentra en estado inconveniente, dentro del forraje que darán a las vacas, no vaya a ser que lo sirvan a la hora de la comida…

Es que hace falta… ¡lo busca el señor gobernador!

El enojo parece fingido… los negocios de orticistas y marianistas en la, ¿caja de cristal?

.

Dos viejos camaradas, uno con hueso en el Cobat y el otro desempleado pero con mucha lana, construyen un centro comercial a unos pasos del nuevo edificio de la USET… pero eso sí, el primero quiere incremento en el nuevo presupuesto, ¡para comprar autos y camionetas nuevos!

Un rico nuevo y otro con pedigrí, juntaron hace poco sus centavos para edificar una plaza comercial, por el rumbo de la USET. Están por acabarla y viera usted que chula se ve… por aquí la acabaron y por allá, en las oficinas del Cobat comenzó la remodelación de las oficinas centrales, donde despacha Quique Padilla.

Desde julio debía comenzar el trabajo en el Colegio de Bachilleres, cuando el personal de algunas oficinas fue obligado a reubicarse, pero ya ve… pasaron cerca de cuatro meses para comenzar.

En el mundo de los negocios dicen que el señor Padilla debería dar una explicación al respecto, pues hay la presunción que él y Juan Manuel Lemus Pérez –el poderoso ex director de Egresos en el gobierno de Ortiz- serían los socios en la plaza comercial que le platico.

Esa sociedad tendría sus derivaciones. Por ejemplo la Dirección de Compras del Cobat, está en manos de una seño de nombre Rocío Reyes Briones, a quien malpensados ligarían sentimentalmente con Lemus Pérez.

Este tipo de negocios, ¡de escándalo!, es un hervidero a punto de comenzar a derramar los detalles de su operación, mediante supuestas anomalías, irregularidades, ya sabe… minucias administrativas en una conjunción del gobierno de los excesos con el de la caja de cristal, pero eso sí, con ganancias exponenciales…

Por lo tanto suena a mal chiste el que Quique Padilla, haya solicitado al Congreso del Estado más recursos para el funcionamiento del Cobat.

Lo guardado en reserva –o deliberadamente olvidado- es el planteamiento de su directora administrativa, Angélica María Juárez Texis, para un importante incremento en el presupuesto de egresos del próximo ejercicio.

Es incorrecto suponer a dicho aumento para reactivar la calidad de la educación en ese sistema de bachilleratos, ampliar la matrícula u otorgar becas a los estudiantes… no, el billete se dedicaría a cambiar el parque vehicular de la institución, pues el actual ya no da el ancho a los eficientes y honrados funcionarios.

Todavía pálida por el regaño del amo don Mariano, la seño Juárez Texis, es incapaz de ocultar su indignación, pues su propuesta de contar con harto billete para comprar autos y camionetas nuevos, se iría derechito al cesto de la basura…

Fíjate, son buenos pa pedir lana… pero y ¿para cumplir con su papel de formadores de las nuevas generaciones?

Hace poquito en un evento, ¡chicas faltotas de ortografía… y se dedicaron a invitar a medio mundo! Ni más ni menos, era el concurso de oratoria Xicohtencatl Axayacatzin… fíjese hasta se olvidaron de colocar la hache (casi escriben Jicotencal) en el nombre del indómito guerrero tlaxcalteca.

Claro, hay prioridades… como plasmar el nombre de Quique Padilla en su promoción personal para ser candidato a diputado… por eso, la ortografía en actos de carácter cultural pasa por alto, si se actúa bajo la premisa de llegar, de cualquier forma, a la Cámara de Diputados, gracias a la influencia de la tía del director, o sea la seño Beatriz.

De los sorprendentes cambios de rumbo

Todavía están frescos los recuerdos de aquella inquieta senadora perredista poniendo cuatros en la glosa del informe presidencial a secretarios comparecientes en el Senado.

Por eso hoy, cuando Minerva Hernández Ramos, se asume defensora de los pobrecitos delegados federales, mal vistos por el gobernador Mariano González Zarur –para el cual son unos buenos para nada.

Pruebas o retracción de semejantes descalificaciones, es lo expuesto por la legisladora hoy, más panista que los blanquiazules de cepa…

Otro detalle, vivido por otro senador perredista

Ocurre que don Alfonso Sánchez Anaya, pidió a Andrés Manuel López Obrador, una candidatura plurinominal para la compañera su cónyuge Maricarmen Ramírez (a lo mejor ve complicado su arribo a la dirección del Cobat).

Lo interesante fue la respuesta del Peje.

En pocas palabras le respondió con un rotundo neeel… si quieres –diría el tabasqueño- busca el hueso pero para ti… no andes abogando por otros… y le cambió su apacible vida, pues el hoy senador ya hace maletas para culminar su senaduría en forma adelantada y dedicarse a la actividad propia de todo aspirante a diputado federal…

Ortiz: fraude en la elección de MGZ… a ver, las pruebas; ¿y por qué hasta ahora?

.

Fuera de los plazos legales hay señalamiento de fraude electoral. En circunstancias parecidas, hay un proceso administrativo. Y los señores que fingen reñir suponen que la gente se chupa el dedo, observando su indigno espectáculo ávido de polémica pre electoral.

El ex gobernador Héctor Ortiz Ortiz, tiene la obligación de presentar las pruebas que sustenten el supuesto fraude mediante el cual, según su dicho, el priísta Mariano González Zarur, ganó la elección de julio de 2010.

Exponer dicho argumento ante la militancia panista y con la presencia de Adriana Dávila Fernández –la ex abanderada albiazul derrotada en aquellos comicios- puede verse desde varios ángulos:

1.- Fue una acción que pretende unir a adrianistas, seguidores suyos y panistas afines al partido haciendo un reclamo extemporáneo. De habérselo propuesto, en el tiempo que marca la ley habría encabezado una feroz lucha contra lo que hoy llama fraude, pero en ese momento pesaba el supuesto compromiso cupular a través del cual esa llevada y traída chapuza se consumaba bajo la advertencia de denunciar cada uno de los –otra vez- supuestos desvíos y excesos que caracterizarían a su administración.

2.- Para muestra, el vergonzoso papel del Consejo General del Instituto Electoral de Tlaxcala (IET), cuyos integrantes habrían advertido sobre lo peligroso que era publicar a detalle el historial completo de aquél polémico proceso electoral, ya que incluiría cuentas tergiversadas o amañadas para cuadrar un resultado que ni el mismo candidato tricolor esperaba, o sea el triunfo.

No se requiere una gran memoria para recordar aquella penosa repetición de una sesión del IET, pese a la existencia del acta que daba cuenta de los acuerdos tomados, pero como faltaba asegurar la tapadera de esas supuestas irregularidades, llegó la orden tajante de la entonces presidenta del CEN del PRI, Beatriz Paredes Rangel (hágame el favor) advirtiendo, “a quienes mandaban en dicho organismo autónomo”, un inminente bombardeo desde la Cámara de Diputados –claro, orquestado por ella- para hundir a la administración Ortiz, utilizando una metralla pluripartidista en las comisiones de San Lázaro que hicieran falta.

3.- Como devolviendo la atención de hace unos días, de amenazar a destiempo al ex gobernador con un proceso administrativo –situación hilarante para el acusado- hoy, este, hace lo propio y recuerda a su sucesor que también dispone de un expediente para desacreditar su triunfo electoral. Está de más afirmar que dicho amago a diez meses del gobierno priísta debe haber causado la misma reacción al titular del ejecutivo local, o sea carcajada limpia, pues hoy los medios de comunicación son utilizados para litigar este pleito de élite con argumentos balines, extemporáneos pero eso sí, utilitarios en el esquema mediático, en medio de la farsa que deja atónitos a los electores.

Digamos que el mensaje real en este intercambio González Zarur-Ortiz Ortiz, consiste en que el primero sigue vociferando su calidad de mandatario legítimo –conste que al día siguiente de la elección fue el primero en dudarlo- mientras el segundo plantearía el siguiente enunciado: “hombre, si ya ganaste aiga sido como aiga sido, pues para qué te sirve la política persecutoria… tranquilo, mejor dedícate a disfrutar tu oportunidad al timón y, todos tranquilos, todos ganamos…”

Dígame usted para qué sirve, en términos prácticos el dinero gastado a lo largo de diez meses para echar la culpa de todo lo malo de la administración al gobierno anterior.

Seguramente me responderá: tiene el mismo propósito de decir: “dejé 500 millones de pesos en caja, para que le siguieras con los negocios que ya había tramitado, tras un papel sobresaliente en el apoyo a 80 mil ancianos y la construcción de múltiples obras gracias a la generosidad del gobierno federal que tuvo la gentileza de enviarnos de manera extraordinaria 25 mil millones de pesos más”, 500 por ciento más que lo registrado con presidentes del PRI.

Ah, pero eso sí, en términos de levantar polémica este boxeo ficticio consigue tremendos dividendos. Estar presente en las descalificaciones de Mariano le ha significado vigencia en el ánimo colectivo: los que lo detestan han exacerbado ese sentimiento, pero aquellos que lo siguen están decididos a morir en la raya defendiendo su causa.

Pero este teatro tocó un punto importante: la persecución

Hacia donde dirijamos la mirada hay personajes que llegaron al poder con la idea de utilizar los medios de los cuales dispone el Estado para saldar pendientes de carácter personal. Y eso no se vale. En Tlaxcala los agentes de la policía fueron los primeros en pagar los platos rotos, pues se les ha tratado como un sub estrato. Hoy, incluso se les llama vigilantes aparentes, evidencia del desprecio que el gremio ocasiona en quien ejerce el poder. Además incongruente pues el vigilante obedece órdenes. Quienes generan la apariencia son los altos mandos y estos a su vez, obedecen a un mando supremo.

Sufre condiciones semejantes de persecución otro tipo de burócratas, secretarias, ayudantes, empleados de confianza y, desee luego los comunicadores, pues no olvidemos que este es un sexenio que, no acepta críticas.

Hoy, el golpeteo alcanzó un relativo equilibrio

Quedó claro: me atacas… te respondo. Me amenazas… saco pruebas.

¿Cuáles?

Reorientar presupuestos

En una gira por el sur del estado, el gobernador Mariano González Zarur, hizo un llamado a alcaldes, a replantear la forma de gastar su presupuesto, procurando ocuparlo en obras de beneficio colectivo.

Dos meses y un poco más faltan para el primer informe de gobierno, y no veo que abunden hechos concretos para cacarear; bueno, si se trata de llenar cuartillas y cuartillas, y adormilar a quienes se presenten a un acto de este tipo con la obligación de aplaudir y hasta con gafas con ojos abiertos pintados, pues ya usted verá.

De veras no me explico hacia dónde se canalizaron los millones de pesos ahorrados después de tantos recortes de personal. Aquí entre nos, es un deseo colectivo que a este gobierno le vaya bien, pero ya pasó un año y no vemos otra acción que no sea administrar. Aquí hace falta el liderazgo de quien salga cada mañana a gestionar a las instancias donde Emilio Sánchez Piedras conseguía dinero y dejaba muy claro este mensaje: “no se puede tratar igual a los desiguales”, era una manera elegante y sintética de dibujar la terrible marginación en que vivíamos.

Eso estamos aguardando. Ojalá el gobernador, heredero del sanchezpiedrismo recuerde la memoria de ese ilustre tlaxcalteca, y emule sus hechos, no nada más lo recuerde cada que haya chance de hacerlo.

La Feria de Tlaxcala

Hay una expectativa muy alta de esta fiesta. En su organización hay resultados sobresalientes. Ojalá en su ejecución pueda opinarse lo mismo. Que los antros no sean negocios familiares, que a los menores de edad se les inculquen valores, no sólo en el discurso, sino a la hora de limitar su acceso a las vendimias de bebidas embrutecedoras. Que los precios no sean un atentado contra la maltrecha economía de las mayorías. Y que no aminore la promoción para que los expositores recuperen su inversión y aspiren a ganar, luego de pagar precios de miedo por espacios así de pequeñitos.

El desfile de prefería suele convocar la algarabía de los jóvenes y también de los expositores. Los dos son factores primordiales para la feria, sea quien sea el que la encabece. Lo que no se vale es cobrar precios desquiciantes para atiborrar el bolsillo de Rafael Herrerías con toreros españoles de enorme calidad pero, casi de vacaciones en México por enfrentarse a toros tercermundistas, al modo de remedos cuando uno ve los enemigos con los que deben defenderse en las plazas que de veras les exigen.

La fiesta a penas comienza. Falta mucho para evaluar si fue buena o mala. Pero por ganas de los tlaxcaltecas deseosos de dar una buena cara no hay regateo. Ahora, estamos en manos de los organizadores.

La Feria-campaña de Joaquín Cisneros y sus riesgos de crecer más de lo debido

.

La remodelación al recinto ferial es a casi un año de gobierno la única obra visible del marianismo. Carece de planeación, pasó por alto las necesarias licitaciones, pero hoy es el rostro que Tlaxcala habrá de mostrar en una animada celebración con grandes tintes políticos.


Joaquín Cisneros se ha esmerado en la organización de la Feria de Tlaxcala. Le dio su toque personal de estética y detalle.

Y seguramente va a ser un gran evento por esa obsesión joaquinista de reparar lo deteriorado –hay que recordar los desfiguros pasados de Daniel Herrera Murga- aprovechando la algarabía desbordada de chicos y grandes en esta temporada del año, como lo vimos en el desfile de prefería a hacer de esta una fiesta a lo grande.

La feria cobra tal importancia en este gobierno priísta por varias causas:

1.- La remodelación del recinto ferial es prácticamente la única obra tangible del marianismo, pues a lo largo y ancho de la entidad, a nueve meses de gobierno y ya muy próximo el primer informe, seguramente ocupará buena parte del documento con el que Mariano dé cuenta de su gestión, pues puentes, caminos, escuelas y hospitales, no abundan… es más no existen.

2.- Como lo apunta Joaquín, este evento marca un reencuentro. Hay personajes como el obispo Francisco Moreno Barrón, que venían cargando con los desplantes del ganadero-mandamás. El prelado se dejaba consentir por Héctor Ortiz, asistía a sus pachangas y nunca limitó sus apariciones públicas con este. Por eso el gobernador aprovechó más de una oportunidad para mostrarse impasible ante el ministro religioso, quien a partir de la invitación de su amigo Joaquín a bendecir las instalaciones de la Feria, comenzó a reponerse de aquella aplicación inmisericorde de la ley del hielo.

3.- El término “reencuentro”, no se limita a la recuperación de la estética y el sentido del orden administrativo de quien ya fue alcalde de Tlaxcala hasta en dos ocasiones. Va más allá. Puede interpretarse como la recarga sus intenciones por buscar la gubernatura una vez que concluya la etapa del marianismo. Ahora mismo es el más seguro abanderado priísta al Senado, y para ello cuenta con una compañera de fórmula de las incansables hechuras de Anabel Ávalos Zempoalteca, la afectuosa protección de la delegada del CEN del PRI, Yolanda Hernández y, por si fuera poco el visto bueno del gobernador Mariano González Zarur.

Digamos que Cisneros posee la experiencia para matizar las embestidas del jurásico tricolor, a las que Mariano tanto recurre para enviar mensajes de supremacía (por lo menos así lo ha de pensar) ante un electorado dispuesto a hacer una pausa a su fobia por la política y quienes la hacen, porque la gran fiesta de los tlaxcaltecas no es excluyente, y sí en cambio es un enorme negocio ávido del dinero de panistas, perredistas y priístas, chiquillas y chiquillos, a quienes ya se les cuecen las habas por enfundarse en la chamarra que compren en la feria, calzar las botas –que abundan- y hasta colocarse el sobrero estilo texano con el que satisfagan su gustosa estética, lleven a la familia a recorrer el recinto y en el mejor momento se atraganten con un puro, en la plaza de toros, donde las corridas a cargo de Rafael Herrerías, son de lo mejor.

Pero cuidado con la popularidad.

Si Cisneros comete el error de no refrenar el crecimiento imagen gracias a la feria, se las va a ver difíciles con el amo, pues nadie, nadie, nadie, puede ser mejor que él.

Es cierto, Joaquín se halla en su ánimo para impulsarlo al senado y de ser posible (y el tiempo le alcanza) meterlo en la lucha sucesoria, pero de eso a ser opacado en alguno de los muchos actos multitudinarios que en la feria reclaman la presencia del gobernador, es ahí donde el también ex senador se encuentra en inminente riesgo.

1.- Para eso, Mariano cuenta con la operación destructiva en los medios, de Raymundo Vega Crespo, quien ya una vez perjudicó a Joaquín y a su partido mediante el fuego amigo del cual, usted y yo ya hemos platicado.

2.-  Dispone también de la nula planeación para el remozamiento del recinto. Las cuentas deben entregarse más que diáfanas, pues en caso contrario habría tela de donde cortar, usted sabe por cualquier eventualidad en esto de la grilla al más puro estilo del PRI de los sesenta.

Pero he aquí, que hay un pacto generacional entre estos dos ejemplares del Revolucionario Institucional. Senadores en la pasada legislatura, brodys como quien dice y con el enemigo común llamado Beatriz Paredes Rangel, no habrán de desperdiciar la oportunidad de afianzarse al poder mediante este equipo al cual podemos llamar el ying y el yang de la locomotora que a penas toma presión sobre las largas vías de la administración.

Hoy comienza la efectiva campaña de reposicionamiento de Joaquín. No puede cometer errores. No debe ignorar que eventuales ataques locales o nacionales –y hasta pagados con recursos públicos- tienen su origen en las oficinas localizadas en la avenida Juárez de la ciudad de Tlaxcala, donde un monstruoso vocero asienta reglas respecto a su comportamiento y no dudará en activar insidias tan pronto como vea el mínimo recoveco para conseguirlo.

Veremos también el comportamiento de los antros, hoy supuestamente en las manos de junior y el michoacano, a quien le salió el gusto por los gallos y los toros y el trago (esperamos no servido a menores de edad).

Tahoneros, chaluperas, el Triunfo de las Palmas (para libar el néctar que lo deja a uno chachalaco), son de las cosas que volveremos a ver en este, el gran evento político-popular, como anillo al dedo a la tesis de, al pueblo pan y circo.

Pues el circo está bueno… ¿y el pan?

El estruendoso proceso administrativo contra Ortiz… nada más que a destiempo

.

Predomina una suerte de acuerdo generacional en esto de la guerra entre gobernador y ex mandatario, con yerros deliberados, un titular de la Función Pública adormilado y con una cortina de humo para enmarcar un amañado ejercicio de ficción.

Ni quien dude de los expedientes paralelos de todo aquél con algún desempeño en la vida política de Tlaxcala, susceptibles aquellos de activarse o mantenerse en stand by según convenga a la circunstancia.

De la notificación hecha el fin de semana anterior al ex gobernador Héctor Ortiz Ortiz, respecto a un procedimiento administrativo, son curiosos los nueve meses que les tomó a los abogados del marianismo interponer dicho recurso.

Ese precioso tiempo legal utilizado en otros menesteres dejó de emplearse en el supuesto propósito mayúsculo de, denunciar, procesar y sentenciar –se supone que con la inhabilitación según lo establece la Ley de Responsabilidades- al ex gobernador, para inhibirlo de su aspiración por contender por la senaduría. Papelazo el del secretario de la Función Pública, Hugo René Temoltzin.

1.- Se trató de generar una cortina de humo mediatizando a destiempo la supuesta medida marianista para perjudicar a su también supuesto adversario y hoy avanzado aspirante a un lugar en la sede senatorial.

2.- Se impuso esa suerte de fraternidad generacional muy superior según vemos, a la apertura de oportunidades a políticos menos apolillados para acrecentar el abanico de la clase política con vigencia, o en la senda para asirse de la tabla salvadora que asegura su porvenir.

3.- Funcionó el ostracismo orticista que aguantó y aguantó la metralla de Mariano, con elevadas dosis de inconsistencias legales, bajo esquemas de: yo hago como que te ataco y tú haces como que ni te enteras, para que a la llegada de los términos fatales podamos sentarnos a degustar el intercambio de farsas pero la conservación del botín del poder entre viejos camaradas incapaces de despojarse de sus orígenes, en el PRI de la prehistoria.

Esta puesta en escena nos podría sugerir la intentona –en apariencia- de un juicio político en contra del ex titular del ejecutivo que, de acuerdo con el artículo 109 de la Constitución de Tlaxcala, es sujeto de su aplicación, incluso un año después de dejar el cargo.

El detalle se encuentra en la segunda parte del primer numeral, donde claramente se advierte que el procedimiento no tendrá una duración mayor a seis meses.

O sea, es una verdad legal a medias, pues si bien no ha transcurrido un año de que Ortiz dejó de ser gobernador, tampoco los abogados de Mariano reaccionaron dentro de los seis primeros meses.

Y en ese pimponeo, el mensaje del ex mandatario durante la rueda de prensa del domingo anterior, es una pieza más del rompecabezas de la inmunidad: “me apego a lo que dice la Ley”.

Esa fue su respuesta a la insistencia de los medios respecto al procedimiento administrativo que tres días antes le había sido notificado por sendos agentes del Ministerio Público del fuero local y del cual dio fe la notaria María Elena Macías.

Visto con la frialdad que se requiere, esto atenta contra la inteligencia de los tlaxcaltecas.

Y me lleva a lamentar reiteradas frivolidades judiciales que en este lapso de nueve meses nos muestran los dos escenarios de los distintos procesos iniciados en contra de la actuación de funcionarios del anterior régimen.

Hoy, con sorprendente facilidad se pierden litigios como el que puso en las manos de un particular el amplio estacionamiento del Teatro Xicohtencatl.

Se clausuró el Tribunal Laboral, como quien cierra las puertas de una pulquería y, hasta se usan en exceso las declaraciones insisto frívolas, como aquella que arbitrariamente califica a la mayor parte de los policías estatales como aparentes porque según el ciudadano gobernador estos se dedican a vigilar las oficinas públicas.

Esa conferencia casi enmarcada en la Jornada de abatimiento al analfabetismo, nos exhibe a un jefe del ejecutivo local mutilando a sus propias extremidades, en este caso aquella que lo pone a la cabeza del monopolio de la violencia, atribución constitucional del Estado.

1.- Parece que el ataque se dirige dentro de un caballito de Troya al recién desempacado Orlando May Zaragoza, titular de Seguridad Pública (SSPET) y recomendado del poderoso secretario Genaro García Luna, al no existir la prudencia para sugerirle de manera interna intensificar los recorridos de carácter preventivo e intimidatorio lo mismo a criminales que a pobladores.

Sin duda es molesto ver a los gendarmes haciendo cadenas humanas para fungir como recaderos, guardias personales de cuanto funcionario de segunda y tercera se pueda y, hasta de choferes-esclavos a las órdenes de la casta divina en activo.

2.- Esos policías aparentes obedecen las indicaciones de su superioridad. Y suponemos que esta a su vez, lo hace con la instrucción de arriba.

3.- Suena a pitorreo hacia uno de los sectores más castigados, a cuyos integrantes se sometió con la fuerza Federal, cuando intentaban mejorar sus condiciones laborales utilizando el errático planteamiento de crear una especie de sindicato del Rifle, imposible en la relación del alto mando con su brazo violento.

Lo mismo ni siquiera fue pensado a la hora de firmar la minuta de demandas 2011 planteadas por el poderoso sindicato de maestros, cuya cúpula muy de blanco y negro presionó la sumisión del gobernador a la presidenta del SNTE, la sonriente Elba Esther Gordillo Morales.

Para que veamos que no a todos se les tasa con la misma vara.

Igualito ocurre con el asunto de otros personajes con poder, como los delegados federales cuya actuación clientelar según el mandatario, deteriora la relación con el Presidente, con todo y sus elogiosas palabras a la completísima cobertura en materia de salud, lo que nos valió izar la bandera blanca, no le aunque el castigo al que se somete a los pacientes tratados como seres inferiores, pese al sobresaliente Seguro Popular.

Como parte del tema, fue propuesta la renuncia de los servidores públicos –sobre todo federales- que planeen contender en la elección en puerta.

El apunte vale porque lo mismo podría aplicarse a otros funcionarios locales con proyectos semejantes. Si se pide la renuncia de las gentes de Calderón, bien valdría la pena pedir la renuncia a la secretaria general del PRI, Anabel Ávalos, al presidente del Patronato de la Feria, Joaquín Cisneros, al secretario de Gobierno, Noé Rodríguez y hasta al jovencito de la calculadora en mano, Ricardo García Portilla, todos ellos metidos voluntaria o involuntariamente (simón) en el proceso electoral.

De cómo se tejen en la cúpula los triunfos y derrotas… las ventajas de Ortiz

.

Por lo menos tres acciones apalancan lo que podrían ser resultados positivos del ex gobernador Héctor Ortiz, en su búsqueda de un lugar en el Senado: la intervención de una amiga suya, la disciplinada fuerza de su corriente y hasta la operación de un mequetrefe vocero.

Inicios de 1999. El entonces precavido mandatario tlaxcalteca José Antonio Álvarez Lima –el último ejecutivo local priísta antes del descarrilamiento de la locomotora- enviaba al Congreso una iniciativa para que a partir de entonces, gobernador, secretario de Gobierno y Procurador, contasen con guardia personal durante un año.

La propuesta plantearía además una especie de inmunidad legal para que aquellos que dejasen la silla fueran prácticamente intocables por sus sucesores.

El primer punto fue aprobado por abrumadora mayoría. Del segundo –raro verdad- no hay la certeza de su vigencia, aunque no deja de hacernos especular sobre el tema, sobre todo hoy, cuando el ex gobernador Héctor Ortiz Ortiz, planteó desafiante su apego al marco jurídico, ante la gana de Mariano por meterlo a la cárcel.

Para empezar, Ortiz no podría recorrer otros que no fuesen los caminos de la Ley para defenderse de la embestida zarurista, cuyo propósito cuenta con un objetivo fundamental: perjudicar en lo posible a su ex compañero de partido para cuartear las columnas sobre las cuales descansa su convocatoria que hoy por hoy lo hace el enemigo del PRI a vencer.

Abonando al momento del ex ejecutivo local, corre la versión de una cumbre abogando por él, encabezada por el mismo personaje que en la elección de julio de 2010, sacaría la cara por el hoy empoderado, Mariano González Zarur.

O sea, Beatriz Paredes Rangel, habría tomado la iniciativa para persuadir a don Mariano, de lo importante para conseguir un equilibrio de fuerzas, apoyando la llegada de Héctor Ortiz al Senado.

Siendo aquella la manera en que, “por adela” se resuelven los procesos electorales –ante la creencia popular de la competencia democrática- ya verá usted, para empezar la influencia de la ex lideresa nacional del tricolor en el otorgamiento de inmunidad y facilitamiento del puesto más importante en juego en términos locales, en la elección federal de 2012.

Y aquí un apunte, rememorando el papel de un obscuro y letal sujeto, con un papel aciago en la elección de 1998, cuando el PRI y su abanderado, Joaquín Cisneros Fernández, registraron la dolorosa derrota ante el perredista por circunstancia, Alfonso Sánchez Anaya.

Me refiero a Raymundo Vega Crespo, el vocero de José Antonio Álvarez Lima, quien motu proprio debido al desplante del entonces candidato tricolor al gobierno, desataría una campaña utilizando recursos oficiales para sembrar en medios locales y nacionales una imagen adversa de Joaquín Cisneros.

Con el tiempo, directivos de ciertos medios han confirmado esa sospecha: “en la elección va a ganar el candidato con más agallas”, sería uno de tantos mensajes que el funcionario aquél del usufructo tricolor para demoler… al tricolor, con dineros tomados de un sistema… tricolor.

Lo raro es que al paso del tiempo, ese mismo factor patológico del PRI retornó en terceras nupcias (primero con Tulio, luego Álvarez Lima) para operar una nueva derrota tricolor, y de nuevo en perjuicio de Joaquín Cisneros Fernández, sobre quien guarda –y nada más él lo sabe- diantres resentimientos, muy a pesar del entusiasmo de su patrón por llevar de nueva cuenta a la sede senatorial, al hoy presidente de la Feria de Tlaxcala, quien se esmera en lograr un evento-campaña (la gran Feria) a los niveles necesarios para desempacar del baúl aquél concepto de, candidato a la mano.

En otra trinchera, no menos importante, el ex rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala, Serafín Ortiz Ortiz, confió a la corresponsal de Reforma, la disponibilidad del infalible aparato electoral conformado por una abrumadora mayoría de miembros de la comunidad académica, dentro y fuera de la institución, prestos a impulsar a Héctor Ortiz Ortiz, como el motor de sus acciones, tal y como lo han hecho desde hace cuarenta años, según lo refirió.

Dicha entrevista permite ver el nivel de disciplina orticista, suficiente para definir el destino del ex rector en la política, pues cualquiera habría sucumbido a su destape que, hace unas semanas hizo Adriana Dávila Fernández, quien lo consideró potencial compañero de fórmula al Senado, aunque el pasado domingo esa posibilidad se disipó, en la conferencia de prensa convocada por Héctor Ortiz.

Ante estas, digamos evidencias, no es de difícil pronóstico que el ex gobernador panista encabezará la fórmula. Que Adriana hace una hábil jugada confiando su acceso al Senado a la contundencia operacional del orticismo, y que Mariano González, definirá el método de ablandamiento de su política, ya sea aminorando la metralla o, hasta dejando a su abyecto vocero derruir el edificio tricolor levantado en la víspera.

Ya comenzó a notarse el quehacer retro del funcionario ese de marras, quien lo mismo cierra la puerta a reporteros en actos como el de la firma de la minuta de las demandas 2011 con el SNTE que, en otros con la temática de la Seguridad Pública. Se le ha de ver cobrando los favores a medios y si no, nada más dificultando su tarea.

El tema de la candidatura tricolor al Senado no puede darse por concluido sin incluir a Lorena Cuellar Cisneros, en definitiva un valor del priísmo que, sin embargo dejó en su momento pasar la oportunidad cuando según su propia versión, aceptó a Mariano como candidato cuando ella ya lo era, tal y como lo vivió las instalaciones del Comité Ejecutivo Nacional de su partido.

La creencia suya de ser una jovenaza en estas lides, con años de oportunidades por venir, le llevaron a un espacio, un prolongado espacio de especulación y condena de aquella intervención suya para ungir a Mariano, consciente que en su finísimo gesto le iba la razón de un resentimiento de por vida, en contra de quien hoy la combate y también de quienes en su partido le formularon lo que hoy se conoce como una chamaqueada.

Palmo a palmo se definen las mancuernas de PRI, PAN y PRD al Senado

.

No tienen vuelta de hoja los nombres de Joaquín Cisneros, Anabél Ávalos, Héctor Ortiz, Adriana Dávila, Alberto Amaro, Gelacio Montiel… nada más falta que les asista un buen momento, una mejor campaña y, a las urnas…

Nada más faltaba el destape de Héctor Ortiz, para completar las listas, digamos más factibles para ir a la contienda federal de 2012. Claro, faltan muchos días y todo puede cambiar, pero las mancuernas que a continuación le presento repiquetean en el subconsciente colectivo, sobre todo el que ha de definir con su voto quién nos represente en el Congreso de la Unión.

Por el PRI: Joaquín Cisneros Fernández y Anabel Ávalos Zempoalteca.

Es lógico que Mariano González Zarur, coloque en segundo lugar a su leal colaboradora, pues  lo ha acostumbrado a la constancia y a la discreción, propias de una política que en cuanto le den luz verde tal vez dejará de dormir o de comer, pero satisfará agendas y cumplirá con metas.

Joaquín, quien buscará ser el próximo gobernador de Tlaxcala, apuntala con el rotundo éxito de la Feria de Tlaxcala, su resurgimiento a la popularidad y, aunque ha tenido críticas por la falta de transparencia en el millonario remozamiento del recinto, podría hasta renunciar a ganancia alguna en su encargo actual, con tal de subir a los cuernos de la luna entre la comunidad con credencial del IFE.

Por el PAN, Héctor Ortiz Ortiz y Adriana Dávila Fernández

Hacía rato que no se veía una actitud tan decidida del ex gobernador de Tlaxcala: “voy porque voy”, casi en tono de aiga sido, que no le costó trabajo aprender. Y por eso la campaña de ataques de Mariano que, últimamente pasó de los dichos a los hechos legales.

Si el priísta pudiera ponerlo tras las rejas, aseguraría dejarlo fuera de la contienda. Eso se le ha vuelto una obsesión y no dejará de presionar a sus subordinados para que por una vez hagan algo bien en su vida y logren éxito en las acusaciones contra el personaje con una visión distinta.

Adriana sabe que aun en segundo lugar, son elevadas sus posibilidades de convertirse en la próxima senadora por Tlaxcala –y otra vez quedar en posición de contender por la gubernatura.

El orticismo se ha reorganizado. Se les nota cohesión y la cresta picada. De tal suerte que reuniendo al abundante número de grupos, sin más alternativa que reafirmar su lealtad a Ortiz, una maquinaria que detuvo su marcha tras la última elección se prepara para dar la batalla.

La Dávila aprende en cabeza propia de los sinsabores de la política. La derrota en 2010 y la constante hostilidad en su partido, acabarán por hacerla un interesante personaje de la política tlaxcalteca, a quien la enmienda en todos los ámbitos le ha de llegar, y con ella una nueva etapa, liberada de las fobias tan primarias que le llevaron a la debacle en aquella, una de las mejores oportunidades de su vida, aunque haya sido en un grave entorno de impreparación en ese oficio y elevado nivel de ignorancia.

Por el PRD, Gelacio Montiel Fuentes y Alberto Amaro Corona

Ojalá no lleven al terreno de la riña la decisión de quién encabezará la fórmula, aunque siendo prácticos, el líder Amaro Corona, cuenta con la ventaja de un incansable, numeroso y leal equipo de promotores, en su ámbito del comercio formal e informal, pero a resumidas cuentas, parte vital de la economía del estado, uno de los más pobres y con mayores índices de desempleo.

Ex alcalde de Papalotla y ex diputado federal, Amaro no abandonó a sus huestes. Hoy afilan lanzas para participar, primero en la etapa de definición respecto a quién encabece y, de ser favorecidos, dispuestos a batirse en una batalla sin tregua, para sacar el espíritu ñero de Tlaxcala, abundante y cuando se lo propone muy efectivo.

De Montiel Fuentes y su experiencia, hoy le son de gran enseñanza su paso por la Cámara de Diputados, luego de haber sido alcalde de su natal Tetla y hasta haber aspirado a gobernar Tlaxcala, en aquella épica confrontación con Maricarmen Ramírez García, quien a final de cuentas le arrebató la candidatura.

Y las diputaciones… arrecian las pasiones

Con mucho cuidado los priístas evalúan sus posibilidades de entrar al juego de las candidaturas a diputados federales. Pocos son los que se atreven a desafiar a la plancha de hierro marianista, dispuesta a revivir a don Fidel Velázquez y, su memorable frase: el que se mueve no sale.

Nada más el atrevido de Enrique Padilla Sánchez, se animó a poner su carota en los postes de Santa Ana y Atlahapa, como para evaluar sus niveles de popularidad. Entiendo que mejor los retiró.

Pero en el PAN, puede verse cómo se disipa la neblina cercana la fecha de las definiciones. Distrito uno, Humberto Alba Lagunas, amigo personal de Josefina Vázquez Mota, puntera en la carrera a obtener la nominación más importante de ese partido.

En el segundo, la seño Leonor Romero López, la del lenguaje de carretonero pese al cual, su cercanía con Margarita Zavala, es una de las armas utilizadas en esta serie de filtros.

Y en el tercer distrito, crece la figura del leal orticista, Edilberto Sánchez Delgadillo.

Por cuanto al PRD, las cosas están en ebullición pero los acuerdos no dan luz respecto a quien podría contender.

Una de salud, o mejor dicho de la falta de ella

Un completo estudio del Observatorio de Paz Social y Derechos Humanos, revela que en Tlaxcala no existen camas destinadas a la atención de enfermos mentales.

El debate se da porque apenas la semana anterior, el presidente Felipe Calderón Hinojosa, nos colocó en el lugar diez de entidades con cobertura universal en salud.

Las enfermedades mentales no entienden de demarcaciones políticas o momentos electorales. Si alguien tiene un padecimiento de este tipo no pide autorización para enfermar.

Lo malo es que aquí, tierra de la cobertura universal, nada más no encontrará dónde remediar su mal. Depresión, Alzheimer, enfermedad de Párkinson, otras ocasionadas por el consumo de alcohol y drogas, de ninguna manera son aquí inexistentes. Pero hay que acudir a México o a Puebla.

Y eso, señores nos quita el nivel de entidad con cobertura universal.

Eso es una mentira de a kilo. Ya no veamos el delicado ámbito de las enfermedades de los nervios. Situémonos en las habituales –por llamarlas de algún modo-, las clínicas carecen de personal y medicamentos, el Seguro Popular es el mejor de los mitos y, en los casos que funciona se le utiliza de la peor  forma.

Si la escasez no fuera suficiente suplicio, añádale la corrupción.

Me estoy volviendo loco de tanto tratar de encontrarle explicación a esta crisis. Y sabe, no la encuentro. Disculpe, voy por mis pastillas… ya me comenzó la temblorina… jejeje