[xyz_lbx_default_code]

Archiv para 13 julio, 2011

¿A quién le urge nombramientos en Copladet y SSP?… al gobernador, no

.

Son dos áreas vitales de su gobierno, pero a ellas las considera materia de experimentación en el momento y las condiciones que sean de su agrado. * Formal adiós al HIT como hospital de especialidades y trasplantes. * Cantinflear en el día del abogado…

Para el amo no hay prisa en acciones inherentes a su fuero… nombrar titulares en Copladet y la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), ni le afligen ni le quitan las ganas de experimentar a placer mientras le dure la euforia post electoral, aunque al paso que vamos su gobierno envejece demasiado rápido

Pese a que Copladet le recuerda aquellos tiempos del sanchezpiedrismo (el de los tres servidores públicos que cargaban con todo el peso del poder) su rebeldía nata le dicta confrontarse con la propia Constitución, si este documento se atreve a emplazarlo en el tema de las obligaciones y atribuciones del Ejecutivo.

Es una especie de: “¡no quiero!, ¡no me da la gana!, ¿les molesta?… ¡pos qué bueno, me tiene sin cuidado!

Y ahí tienes a los militantes de su partido como esposos a las afueras de la sala de parto… nerviosos, sudorosos, ilusionados y al mismo tiempo con la decepción a flor de piel (y en las mismas anda su socio ASA).

Entonces la confrontación toma otros rumbos. Primero con sus detractores; luego con sus subordinados y enseguida con, “el tejido social” (je).

Mariano, en realidad se preparó a lo largo de su vida para ser un abierto opositor, no para tomar el timón de un gobierno… ello le ocasiona conflicto y lo lleva a dedicar largas horas de su vida a crear enemigos a los cuales pueda doblegar y luego humillar.

Decíamos aquí arribita, es el extraño placer que siente un sujeto atiborrado de rencores. Con el paso del tiempo, estos se convierten en desafíos, pasan por el incumplimiento de obligaciones –como mantener acéfalos dos capítulos primordiales del gobierno, Copladet y SSP- y acaban por ser destructivas, por el puro placer de serlo.

El desmantelamiento del HIT, claro ejemplo

Ufana por su distanciamiento con el aula, mas dispuesta a demostrar un extraño parentesco con el mismísimo señor gobernador, la directora administrativa del Hospital Infantil de Tlaxcala (HIT), hizo el anuncio por muchos temido: el nosocomio deja de ser de especialidades y deviene en el centrito de salud prometido por mister manchis.

Y si por los muros de ese hospital hay verdaderas arterias para circular órganos y medicamentos cuyo manejo debe ser más que cuidadoso, a los ojos del hacendado gobernador y su querida sobrina la cosa esa con un presupuesto tan alto no tiene razón de ser.

Y no interesa la importante recuperación de recursos a través de programas federales y de una disciplina fiscal a toda prueba… no le aunque la presencia de trasplantistas y otros especialistas en Tlaxcala, por un verdadero acto solidario y no por los sueldos percibidos, desaforados a los ojos de tío y sobrina, como extraídos de la grotesca serie de los Locos Adams.

Finalmente ganó la mediocridad. Y se diluyeron las esperanzas de familias enteras por sacar adelante a sus hijos con serios problemas de salud, a los cuales no se les puede detectar en el sanatorio de moda que, es el Hospital Central de Apizaco, y mucho menos atender en semejante negocio.

Esa mediocridad es muerte.

También se desvanecieron donaciones millonarias, como la ofrecida al HIT en un monto de 300 millones de pesos por empresarios que algo bueno vieron en ese modelo de avanzada, pero retacharon con un tremendo muro, del tamaño de los complejos de quien bloqueó esa iniciativa.

O sea, el señor Manchis.

Este error refleja un elevadísimo costo social y electoral, que ha de ser cobrado con intereses, en el momento menos apropiado para el singular imperio de los marianismos.

Uno no se explica las razones del hacendado para rechazar el apoyo que le platico y para condenar a todo Tlaxcala a un estado de secuestro permanente de cualquier indicio de progreso, atendiendo  a aquél placer bizarro que surge del dolor de muchos.

Es la condena del retroceso.

Y en el ámbito de la construcción…

No crea usted que Carmelita Padilla, sea parienta de Quique… no, es una nueva funcionaria que acapara miradas de constructores no precisamente por su físico, sino por el pretencioso condicionamiento de la obra pública, pero con el objetivo de desmembrar al actual secretario, Roberto Romano Montealegre.

Es la nueva versión de Teresita Salas, en los tiempos del orticismo. Prospecto de enriquecimiento rapidísimo, al amparo del estilo del viejo PRI operando como lo sabe, la edificación de oficinas y el trazado de caminos, viendo siempre por el progreso (pero de los funcionarios, no de los habitantes)

Seguramente Mariano se percató que en la Secoduvi le meten goles desde el primer día de su administración los funcionarios registrados en dos nóminas: la del gobierno y la del constructor Jesús Luévano, elevado comisionista de la Central de Abasto de Tlaxcala, a cargo ni más ni menos que del carnal de Lorenzo Zambrano, el cementero más poderoso de México.

Así que la seño Padilla, llegó a poner orden en el caos llamado Secoduvi que, de corrector de los errores del pasado tuvo poco, al ocupar la mayor parte de sus horas en la confección de nuevas y mejores formas de latrocinio en el gobierno de la caja de cristal.

Una de los divertidos discursos del amo

Ante los abogados de Tlaxcala, el señor manchis –a quien le falta un curso intenso de actualización en todos los ámbitos- hablaba y los profesionales del Derecho, intercambiaban miradas de, ¿y este, que quiere decir?…

Cuando un administrador de rancho toma el micrófono y lo usa ante eminencias en el campo del Derecho, cantinflea y divierte con ideas hechas palabras en instantes.

Escuchar del gobernador de Tlaxcala su búsqueda constante por lograr un bienestar socioeconómico mediante la impartición de la justicia, me deja un poco frustrado por esa intención constante de mezclar temas, sólo por hacerlo.

Los jueces no son un factor para crear empleos, como lo sugiere el singular mandatario. Ellos juzgan, aplican la Ley. Nada más.

Si González piensa que como ente generador de empleos, sacará provecho de la labor de quienes imparten justicia, se hace merecedor a ser homenajeado por su buen humor y el gracioso manejo de un nuevo lenguaje…  el de los marianismos.