[xyz_lbx_default_code]

Archiv para junio, 2011

Sorprende Finanzas a ayuntamientos, apropiándose de gestiones que no hizo

.

Para ello se utiliza la oficina del Ejecutivo en Apetatitlán, donde García Portilla y Carlos Rojas, engañan solemnemente a alcaldes y sus colaboradores, muchos de los cuales descubrieron el engaño… * La controversia constitucional de San Benito Xaltocan.

La oficina del Ejecutivo en San Pablo Apetatitlán (junto a Finanzas) estaba destinada para un mejor uso. Resulta que el secre de los zapes (también conocido como Ricardo García Portilla) la ocupa al lado del simpático (y enigmático) Carlitos Rojas, cuyo papel en el gabinete sigue sin explicarse.

Este par, único de veras, ha estado citando, alcalde por alcalde a dicha oficina, para darles un atento mensaje del amo (ya sabe, en medio de un protocolo que uf… qué calor!)

Y les recitan más o menos así: “a nombre del amo (o sea del señor manchis) tenemos la encomienda de comunicarle que tras un arduo esfuerzo y sin igual gestión, fue posible conseguir esta lana para obra pública, que te entrego solemnemente, no sin antes pedirte que reconozcas a nuestro patrón, como un gobernador incomparable, lindo y buena onda, ah y además, no es autoritario…”

Algunos presidentes municipales (generalmente los del PRI, pero hay sus excepciones) responden con un, “no venía preparado”, y se sacan un rollo empulcado que dios guarde la hora…

Ah, pero otros… los más enterados… los que conocen la procedencia de esos recursos, ni siquiera lo dudan.

Les cantan derecho al de los zapes y al enigmático; primero porque se trata de dineros etiquetados y, porque para participar en alguno de esos programas fue necesario hacer vereda a las direcciones adecuadas en la capital del país, y cumplir con un sinfín de requisitos.

No dejan de ser corteses con el de los zapes, porque este procura darles sopes para quitarles el hambre y el encabronamiento de tenerlos esperando horas.

Despues, vienen los discursos, en los cuales Richi y Rojas cumplen como pueden con el encargo de dar aunque sea un poco de fuerza al gobierno del patrón manchis.

Pero de tantos reflectores ante alcaldes y colaboradores, el simpático García Portilla se dijo a sí mismo: “mi zapes y qué tal si nos vamos promoviendo, pues no sé, para algo… así como pa’próximo gobernador… pues porque mi inteligencia a raudales y sobre todo lo guapo que soy (así como el que me colma de zapes), son requisitos ineludibles del pseudo priísmo al que pertenecemos como para negarnos a gobernar a esta bola de nacos…”

Unos presidentes (sobre todo los que portan su anforita de charanda) bien que se la creen y hasta ya andan pensando en conformar a la comisión pro fans del señor don Richi de los Zapes, porque, quien quita y en unos años le pueden elevar al nivel de tlatoani (jeje).

La triangulación de recursos al interior del gabinete y los permanentes engaños a alcaldes, son la constante en el ámbito financiero de Tlaxcala, no obstante el oportunismo del secretario de Finanzas y la voracidad de los demás, en su mayoría peñanietistas incrustados en puestos camuflados, como la dirección de Recursos Materiales y, por supuesto el comodín Carlos Rojas, que nos salió fino para aquello de las cuentas arregladas.

Controversia constitucional

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) comunicó al ayuntamiento panista de Xaltocan que se halla dentro de sus facultades expedir o limitar licencias de construcción, aludiendo a la paralizada Central de Abasto de Tlaxcala (CAT) y las múltiples órdenes de clausura giradas por la Secretaría de Obras, Desarrollo Urbano y Vivienda (Secoduvi) a instancias de su titular, Roberto Romano Montealegre.

Según la Corte, en la demarcación de San Benito Xaltocan, ninguna instancia que no sea la comuna, tiene injerencia en el desarrollo de una de las obras más polémicas de la administración orticista, suspendida por el gobierno de Mariano González Zarur.

La ponencia, del ministro Sergio Valls Hernández, del dos de junio del actual, deja sin efectos el apercibimiento decretado para el caso de incumplimiento de aquellas circulares giradas por la Secoduvi, consideradas en el inciso A del instrumento:

“la resolución emitida por el Poder Ejecutivo del estado de Tlaxcala, a través de la Secoduvi, de fecha 31 marzo de 2011, que declara la nulidad de pleno derecho de los permisos y licencias expedidos por el municipio de Xaltocan en uso de sus facultades constitucionales, tales como uso de suelo y licencia de construcción, respecto a la denominada Central de Abastos (sic) de Tlaxcala.

Por tanto, los sellos de clausura colocados por la Secoduvi en la CAT, son un desafío al 115 constitucional y según la Corte, el municipio sabrá si suspende o no las licencias dadas a Orión, la poderosa empresa de los Zambrano, cuyos representantes además, alegarían afectación al leonino contrato signado con el gobierno de estado de Tlaxcala.

Dicho contrato prevé sanciones elevadísimas a la parte que incumpla, aunque su vigencia depende del amparo en trámite ante la justicia federal. Por lo pronto, las ataduras puestas por el gobierno de Mariano a dicha obra, comenzaron a soltarse, con un franco estado de rebeldía del ayuntamiento de San Benito Xaltocan, de origen panista (para variar) y con intereses millonarios que le animan a dar la espalda al gobierno del estado y continuar solo la aventura de ponerse de lado del constructor.

Por cuanto al contrato y su redactor, David Lima (quien al ser contratado por el actual gobierno se convirtió en tirador), llevaron al gobierno estatal al borde de un precipicio que le puede costar algo así como 500 millones de pesos al romper de súbito la relación, sin antes revisar el clausulado.

Ahora las ratas andan en Prensa

Sonora protesta la de reporteras y reporteros que han acudido al auditorio de la Coordinación de Prensa y Relaciones Públicas, de donde han sido robados lo mismo sus teléfonos celulares que sus laptops o cámaras digitales.

Alguien debe estar muy interesado en meter la nariz en la información recabada a lo largo de giras oficiales y, en el peor de los casos en el trabajo independiente de cada comunicador.

Más les debe interesar la información personal de sus celulares, directorios, mensajes, agendas…

Hay quien atribuye el robo de dichos aparatos al insano voyeurismo al que desde cierta oficina se somete a quienes han cometido el error de confiar en una oficina pública cuya función es otorgar facilidades para el desarrollo de sus actividades.

Aguas, el espionaje disfrazado de robo de herramientas está que arde.

Corre Mariano a los 85 policías rebeldes…de todos modos inició la homologación salarial

.

¿Era necesaria tanta rudeza con los policías rebeldes? Lo que urgía era un verdadero análisis, pero, ello no abunda en la actual administración.

Entre la autoproclamación (innecesaria) de Jefe de la Seguridad en el estado, y la advertencia de volver a llamar a la Policía Federal cuantas veces sea necesario, puede apreciarse la debilidad que descansa en una permanente estimulación de autoestima, para sentir un poco de seguridad.

Dicha práctica ha tenido que acompañarse de auditorios llenos, como el del Centro de Convenciones, donde este martes 29 de junio el gobernador Mariano González Zarur, puso sobre la mesa el inicio de la homologación salarial de la policía estatal, un programa de vivienda a través del Infonavit y, el aseguramiento de la vida de mil 500 efectivos.

Estas, las principales demandas del gremio más inseguro –laboralmente hablando- costaron la módica cantidad de 85 ceses, es decir los elementos que se habían posesionado de la Escuela de Policía, como medida de presión para el cumplimiento de sus demandas.

Hoy son desempleados.

Lo poco que les quedaba lo gastaron para pagar la fianza.

¿Era necesario correrlos? He ahí la disyuntiva.

1.- Ochenta y cinco policías echados a la calle para sobrevivir como puedan en estos tiempos de crisis. Ya los federales los habían maltratado, el mutismo del gobierno les había permitido sentir el frío de quien está solo en la vida y lo único que posee, su trabajo va a perderse. Por eso, en un acto de desesperación pensaron en conformar un sindicato.

2.- Sin embargo, estamos ante un caso muy especial. A los policías los respalda su palabra, dentro del esquema dogmático en el cual la lealtad al Estado, es el delgado hilo que sostiene el alquiler de su persona e integridad para salvaguardar a sus semejantes y sus bienes.

Haber faltado a ella degradándola a los niveles de un movimiento laboral –como en cambio sí lo pueden efectuar otro tipo de empleados- les costó su trabajo. Y no lo pueden reclamar, pues cada mañana reafirmaban aquella lealtad, y controversialmente volvían a sellar su papeleta que los dejaba en completo estado de indefensión.

El problema demandaba inteligencia

Y lejos de contar con ella se topó con el autoritarismo de un gobernante débil, dependiente del sufrimiento de otros para atizar su hoguera de odios.

A Tlaxcala, partidos y candidatos la han querido ver como laboratorio político. La alternancia, sin embargo germinó aquí en 1998 –aunque fueron los mismos priístas quienes aceptaron participar en esa farsa- y llegó para demostrar el valor del voto de los tlaxcaltecas.

La ambivalencia, laboral/dogmática, de la policía estatal requiere de la capacidad de gobernantes sabios para encarar lo inédito de este conflicto. Bueno, a manchis le encantaban los foros, mas no en calidad de la búsqueda colectiva de soluciones, sino a manera de públicos reunidos ante los cuales pudiese lucir su atractiva figura de hombre maduro (aunque marchito por el tiempo y los excesos).

Tuvo en sus manos un problema cuya solución en los mejore términos le habría dado la relevancia nacional que tanto reclama.

Pero optó por levantar el teléfono y suplicar a Calderón el envío de tropas federales.

Presidente y gobernador, pasaron por el arco del triunfo que la PF sustenta su misma creación, en la lucha contra el crimen organizado, contra el narcotráfico, contra las migraciones masivas, la sedición en penales, pero no para aplastar un movimiento laboral de empleados del estado, ilusionados en encontrar mejores condiciones en su desempeño.

En esa ilegalidad radica la fuerza del señor manchis. Pero sus ojos no ven lo que no quiere. Y a sus oídos les ocurre lo mismo, más cuando su anacrónico vocero insiste en que las noticias en Intenet no afectan en nada la ya maltrecha imagen del amo.

Es mejor, para ese tipo de mando, deshacerse de 85 gendarmes, cuyo conocimiento en el manejo de las armas, en zonas inseguras, vamos hasta conocen a los delincuentes y sus familias (porque aquí en Tlaxcala todos nos conocemos).

Pero el amo no lo vio de esa forma.

De todas formas va a homologar su salario, a darles casa y seguro de vida.

El amo y su memoria de corto plazo, no recordaron la frase aquella de resarcir el tejido social… ¿pues quién la dijo que ya se me olvidó?

18 vividores fuera del Cobat

Es parte del fallo del Tribunal Laboral, y consecuencia de su falta de nivel académico para considerarse merecedores de las plazas mañosamente asignadas, luego de saciar sus bolsillos hasta que se hartaron.

Desde una oficial mayor que se desempeñaba adjudicando obra pública hasta un subprocurador, pasando ya sabe, por líderes sindicales, parientes poderosos y otra suerte de zánganos incrustados en el Colegio de Bachilleres.

Penosamente exhibieron sus nombres:

Rocío Gutiérrez Ortiz, Mahelet Lemus Pérez, Marco Tulio Varela Loyola, Teresita Salas Lozano, Enrique Gasca Ventura, Maximino Hernández Pulido, Esther Tovar Carrizales, José Armando Marceli Paredes Carreño, Ángel Chávez Maldonado, Adrián Grada Vázquez, Mónica Leonor Soriano Valtierra, María Victoria Ortega Corona, Jeimy Flores Sánchez, Neli Galicia Rojas, Juan Víctor Aguilar Castrillo, Daniela Gómez Domínguez, Daniel Hernández Sánchez y Joaquín Rojas Díaz.

Esperanzas en la Segob

A Noé Rodríguez Roldán, el secretario de Gobierno, se le ve activo no menos de veinte horas diarias. El resto de su tiempo lo dedica a auscultar al aparato que de súbito quedó bajo su responsabilidad.

Está poniendo orden, eso que tanta falta hace. Porque entre los García Portilla y los Capiz Jasso, habían convertido el gobierno en una pachanga. Hay que ver qué papel hace.

Ubaldo Velasco, el oficial mayor con gesto permanente de fuchi. A ver si da el ancho, hoy que tiene a un vecino de la talla del calpulalpense y la sinergia con la cual está moviendo el barcote este, del cual unos ya habían encontrado el modo de despacharse con la cuchara grande.

En el PRI, una tras otra

Cuentan con cierto rubor que la delegada del CEN, Yolanda González Hernández, toca puertas con cierto marasmo, pero algo tenía que hacer… reuniendo firmas de ciudadanos distinguidos, para publicar en el periódico de mayor circulación desplegados de apoyo a las acciones del señor manchis, y su reciente aventura con el calderonismo, para pedirle, suplicarle la presencia de la PF en Tlaxcala.

Debido a que es una dama de alcurnia (bueno eso trata de aparentar) algunos de los molestados le dan el beneficio de la duda; pero otros, que la conocen bien, pues le hacen el feo… sabe, una delegada con semejantes hechuras, como que no les genera confianza…

Hilarantes pero despiadados… los errores del gobernador

.

Una tenue luz brilla al fondo del túnel… son los errores del amo, reconocidos por él mismo, pero unos disfrazados de simpatía por Calderón, otros del caminito aprendido a pedir la presencia de la PF, y los que faltan, que en grupo son… bastantes.

Cómo olvidar aquella tremenda granizada de mayo;  todavía circulan autos, recientes y no tanto, con las huellas del implacable meteoro… haga usted de cuenta que alguien atrás del poste repartía pedradas a diestra y siniestra.

La zona de Acuitlapilco se colocó en el centro, no del huracán sino de la tromba, causante también de múltiples descalabrados y no menos daños en casas y negocios.

Días después de esa experiencia, el gobernador Mariano González Zarur, reunió a 144 empresarios y a cada uno entregó cheques por 15 mil pesos, como una ayuda para reactivar sus negocios.

Ahí estaban el joven de los zapes, Richi García Portilla, con cara de, “sí nos alcanza amo, tu dispón y yo respondo”, el  regañado secretario de Turismo, Marco Antonio Mena, y la no menos entusiasta Adriana Moreno Durán, con todo y sus gestos adustos.

Se supone que el de los zapes, llevaba en la bolsa 1.3 millones de pesos para responder por esos 144 cheques… ya se imaginará usted lo que ocurrió cuando los beneficiados se presentaron al banco para cobrar esa lana: no hay fondos joven… el cheque es de hule…

Oye, qué coraje porque esos damnificados se sintieron utilizados. Todavía está fresca la información, y la foto (y la actitud, verdad… a ver, te entrego este apoyito para que veas que cuando me lo propongo, hasta puedo ser encantador).

Pues sí, encantador, pero de qué sirve la gracia si los cheques resultaron un fraude, con todo y las inserciones pagadas, de las de aquí, tome nota: “González Zarur reconoció el interés del gobierno federal para apoyar a los comerciantes y microempresarios hasta con un monto tope de 15 mil pesos por cada uno, recursos que tendrán que ser comprobados por los beneficiarios a través de facturas originales”.

El dinero ni siquiera se tomó de las cuentas de Tlaxcala. Eran recursos federales. ¡Y los cheques rebotaron!

¿Qué clase de administrador balín resultó el secre de finanzas, haciendo quedar mal a su amo y cual magazo de la carabina de ambrosio, desapareció la lana?

¡Todo nuestro apoyo al señor don manchis, hay que propinar sus zapes a este funcionario atarantado!, (o será que de tanto zape ya lo dejó tonto…)

La cosa no paró ahí, porque muy pomposo, el patrón puso a disposición de los afectados una bolsa de casi cuatro millones de pesos, a través del banco de Rosalía Peredo (o sea del Fomtlax) para acceder a créditos a través de los cuales puedan levantar sus maltrechas economías, en el colmo, golpeadas por chicos granizotes de aquella ocasión…

Pues sí, porque la bolsa que les platico no pasó de la mera plática. Después de ver que los cheques se estiraban, los damnificados emitieron una expresión en coro: ¡de guajes hacemos la gestión para ser apoyados si a la hora de cobrar los cheques, resultamos una burla!.

Mea culpa

Era notable el gusto del amo, ayer en la conferencia de prensa. Se le veía satisfecho (aunque nunca soltó su mano, pues habitualmente en una conversación con emociones, aquella entra en descontrol, consecuencia de la enfermedad de Parkinson, de la que ya hemos hablado) tras su sensación de triunfo en el conflicto de los policías.

Aceptó ciertos errores, como aquél de sentar en la mesa de diálogo a un policía cesado y a un litigante, pero era las puras castañuelas elogiando la efectividad de los elementos de la Policía Federal… qué bárbaros, son lo máximo (y nunca ocultó su malinchismo).

Y así, sin pensarlo demasiado, presumió tener el apoyo del presidente Felipe Calderón, del secretario de Gobernación y claro, del de Seguridad Pública.

No es por joder, pero este tipo de expresiones no siempre domina en el ánimo del gobernador-hacendado. Otras veces no dudó en exhibir el lado malo (el que él ve) del Gobierno Federal, como en el aniversario de Sánchez Piedras, cuando ingenuo, se hizo bolas con aquello de la alternancia y su inutilidad. (y nadie se atrevió si quiera a mandarle un papelito con la leyenda: la defecó patrón)

Y como aquí se trata de intimidar a los maltratados, de una vez les dijo que si otra vez se requiere la presencia de la PF en Tlaxcala pues, la vuelve a llamar. (al fin que se ya se  aprendió el camino y la represión le genera un gusto que… habías de ver)

El mandatario tlaxcalteca ya se armó con séquitos de celebración a sus marianismos. De esos que sienten propia la frase, “ya hay mando en Tlaxcala”. Son personitas de reparto en la película que a decir de la senadora Minerva Hernández, nos acerca a la anarquía.

No me alegra que pululen esas almas débiles. Me conmueve el gusto con el que se asumen perras flacas del rancho del amo. Pero qué quiere usted, en este esquema de hacendados, hacen falta los paleros.

Una de la radio tlaxcalteca

No por honesto, a Héctor Parker lo inhabilitarían de su última chamba, por eso a lado de su che boluda, llegó a Tlaxcala calladito, tratando de no hacer olas, porque aquí muchos le podrían descubrir el pastel.

Hábil como es y predispuesto a los centavos (yo diría que a los pesos y en qué cantidad) se impuso el reto de certificar a la Coordinación de Radio, Cine y Televisión (Coracyt).

Pues qué bueno, verdad, así cumpliremos con estándares nacionales en esas disciplinas y no tendremos porqué andar aguantando que la emisora cultural de Tlaxcala, Radio Altiplano, hasta su hora de complacencias ya tenga.

Nada más falta que de veras nos den una certificación que valga.

¿No le suena el nombre de Miguel Ángel Sánchez de Armas?

Es un tipazo. Labora en Conacyt y sería un factor muy serio para la certificación.

Solo un defecto.

Es amigo de Parker, y nadie metería las manos al fuego porque de dicha relación amistosa vaya a resultar una certificación parecida a los litigios hechos por el super equipo de juristas del marianismo (pierden todo, como en la perinola)

Aguanta, voy a pedir una de Camilo Sesto a Radio Altiplano… y de paso, mando saludos al tal Parker, a Miguel Ángel y a Aldo Castell…

Por cierto, las locutoras que devinieron en conductoras de noticiero… no es que sean malas… su concentración en hacer radio es lejana al desempeño del estado… lo hacen muy bien, pero en silencio (je).

Suplicar a Calderón, para no pactar con policías

.

Estamos ante el uso del aiga sido como aiga sido, para enmascarar un problema político-laboral que llevó al mandatario de Tlaxcala, a trastocar sus alardes tricolores, su orfandad política y su falta de voluntad para soltar un peso más a sus subordinados.

El saldo del movimiento político-laboral de la policía estatal deja a un elemento muerto, el líder del movimiento, Guadalupe Ballesteros preso, a la Policía Federal (PF) custodiando las calles de Tlaxcala y, ningún avance en las demandas de los uniformados.

El encarcelamiento de noventa y una personas, tres civiles y ochenta y ocho policías, apoyado en la fuerza federal, es acaso la respuesta del marianismo a un problema local que exhibió la pobreza del gremio y su imposibilidad para exigir mejores ingresos y otras prestaciones.

Pero, ¿la presencia de la PF en Tlaxcala es gratuita?

Conste, es la fuerza de esta lo que aplastó el movimiento. Y en ella descansa, “la autoridad sin autoritarismo” esgrimida por funcionarios rebasados, quienes se vieron orillados a clamar apoyo al gobierno panista de Calderón.

Y lo hizo a seis días de la elección de gobernador en el estado de México, donde su obsesión por apoyar la causa electoral del mandatario Enrique Peña Nieto, afectó la credibilidad de su estrategia de gobierno, y desde luego del discurso ese, cada vez más inverosímil, del tejido social en malas condiciones.

Así que, ¿cuánto costará el traslado, el operativo y la permanencia de la PF en Tlaxcala hasta el restablecimiento del orden, como lo anticipó el secretario de Gobierno, Noé Rodríguez Roldán?

Cuando esto concluya –ojalá muy pronto-, se habrá confirmado la inutilidad de las autoridades no dispuestas a escuchar el reclamo laboral del gremio dedicado a salvaguardar la integridad de todos, desde el mismo mandatario hasta la persona más humilde.

El desgastado argumento de culpar al ex gobernador por esta crisis resultó más amplio que sus instancias de diálogo e inteligencia. ¿Es Ortiz tan influyente o el marianismo tan incapaz?

Y si el ex mandatario realmente es culpable de estos desfiguros, ¿Por qué Mariano no lo encarcela y lo hace pagar por sus fechorías?

Al día de hoy, es muy clara la inutilidad de gobernantes autoritarios. Ninguna parte del tejido social va a aceptarlos como patrones. Al contrario, la masa entera los considera sus empleados.

Eso son en realidad, servidores públicos que le deben al voto popular su asenso al poder.

En los hechos no funciona así. Mire que el mote de hacendado no es una crítica de moda.

Vea operar a Mariano con Joaquín. Trasládelo al movimiento estudiantil de 1968. Establezca parámetros de represión y, actualice esa visión. Trasládela a junio de 2011.

Nos gobiernan los cachorros envejecidos, con todo el rencor hacia el tejido social que doce años fuera de Palacio, convirtió ahora en venganza.

¿Contra quién?

Contra aquél que se mueva. Yo creo que por eso vemos tantos frentes abiertos. Tocó el turno a los policías y en lugar de obtener un beneficio del gobierno hacendado, les pasaron la charola para depositar en ella, de dos mil a cuatro mil quinientos pesos por cabeza.

Esa es una ganancia en la que pocos se habían fijado. Así actúa un cierto estrato en contra de los pobres entre los pobres. Les quita lejos de darles.

Seis meses antes de rendir protesta, Mariano debió aplicar su aparato de inteligencia a analizar el problema de la policía estatal.

¿Cómo, si sus patrocinadores le habían indicado colocar a Valentín Romano en ese sitio?

Con todo y su presunto involucramiento en las fosas clandestinas de Durango. Con todo y su presunta comunicación fluida con los zetas.

Los hechos nos hablan de un inusual incremento de criminalidad en Tlaxcala durante su gestión. Y entre la tropa cundió un rechazo que concluyó con su dimisión.

Pero eso no lo evaluó González. Disponía de la sensibilidad de los pobres entre los pobres para poder actuar. Prefirió recurrir al panista Calderón e involucrarse en la tesis del aiga sido como aiga sido.

¿Se ha dado cuenta que esa es la percepción pretendida del encarcelamiento de tropas?

“Aiga sido como aiga sido”, aun humillándome ante el enemigo número uno de mi partido, les demostré a estos descamisados que en Tlaxcala sí hay mando.

Nadie lo ha dudado. Sí en cambio han puesto en evidencia la toma de decisiones, precipitadas, inexplicables, impensadas, violentas, amenazantes.

Usted cree que con semejante origen, esta autoridad va a entender la compleja problemática de los policías tlaxcaltecas.

Los he visto aseando calzado, vendiendo paletas, trabajando como cargadores en el tianguis. Los he visto desesperados por no tener para comer porque su escaso ingreso se va en alguna emergencia surgida entre sus seres queridos.

Eso no lo sabe el gobernador. Tal vez ni se lo imagina.

De lo que en cambio, está convencido es que debe darse un castigo ejemplar a estos muertos de hambre para que no se les ocurra seguir con su movimiento.

Ahí tiene usted a la procuradora autómata. A Ballesteros, lo señalan de haber robado un arma que según su hermano, cayó de la cintura de algún participante en una de las manifestaciones.

En cambio, a la turba de Tenancingo, a punto de linchar a dos jóvenes sorprendidos merodeando, la autómata Fragoso la pasó por alto, o tal vez se sintió indispuesta  para involucrarse en esa clase, tan agresiva, de tejido social (en cambio se ensañan con los más vulnerables y que además los tienen en sus manos).

Una de Perlita

Lo pongo al tanto; el poderoso priísmo tlaxcalteca (versión manchis, je) envió a la talentosísima Perlita López Loyo (jeje) al frente mexiquense a ayudar a Eruviel. Le encargaron Chalco.

Pero con estas lluvias y la fragilidad de la diputada de los folders, llegó al cuartel general de los priístas de allá, la inconformidad de la potentada tlaxcalteca, para que le den labores menos molestas, como esas de andar haciendo campaña por donde se desborda el canal y cosas por el estilo.

De no escuchar su petición… muy en serio estaría pensando en revertir su cambio de chaqueta para regresar al PAN, donde todo era dulzura desde que levantó el brazo de Adrianita Dávila.

Lo mismo le pasó con Moreno Valle en Puebla. Como la pusieron a chambear en serio, fue entonces cuando tomó la decisión de volverse priísta….

Aplastaron al movimiento de policías, el despido de todos… una posibilidad

.

Cien tiras locales que tenían en su poder las instalaciones de la SSPET fueron sometidos por la Policía Federal, en un operativo violento, impresionante e infalible; y el escenario cambió, y cobra fuerza el escenario de un despido masivo.

La intervención de la Policía Federal (PF) para recuperar esta madrugada, a la una treinta –para ser precisos- a la Secretaría de Seguridad Pública (SSPET) avizora el cese masivo de uniformados, bajo sospecha de obedecer instrucciones desestabilizadoras orquestadas por el ex gobernador Héctor Ortiz.

Al interior de la Escuela de Policía, a través de un intimidante operativo, unos cien uniformados rebeldes, fueron sometidos luego de débiles intentos por defender su movimiento.

Información oficial indica que dicho operativo se efectuó en un marco de autoridad y no autoritarismo. Yo creo que fue el peor de los escenarios que muestra al tejido social, además de roto, muy lastimado.

La muerte, al parecer violenta, de un elemento que participó en las manifestaciones, detonó esta crisis, a la cual no se da ni tregua ni esperanza respecto al cumplimiento de la homologación salarial a causa, según la autoridad, de que el gobierno anterior dejó a penas lo suficiente para cumplir en forma apretada con el pago de salarios.

Pero, si otras plazas laborales, cientos, miles tal vez, se encuentran vacantes debido a los despidos masivos, el gobierno de Mariano debe contar con importantes ahorros para atender estas eventualidades.

Espero que la ayuda recibida de la PFP no sea un acto paralelo a un supuesto saqueo de nuestras arcas, con propósitos electorales. Así se ha dejado correr. Los Capiz Jasso y los García Portilla, y los Carlos Rojas, disponiendo de dineros valiosísimos para superar problemas como el de la policía, son los culpables de la falta de credibilidad del gobierno marianista.

Hoy ha tenido la oportunidad de evaluar su fuerza, su capacidad de negociación, sus reflejos para adelantarse a problemas realmente serios, donde la muerte de uno y lastimaduras de muchos llevan a los funcionarios a redactar mensajes con la psicología inversa: “con autoridad,  no con autoritarismo”.

Pese a los arrebatos de autosuficiencia, el gobierno de Mariano, no puede solo. Ningún gobierno podría considerarse exitoso aislándose del resto del concierto federado, por más carácter que muestre su mano conductora.

Esta es la coyuntura aguardada por Mariano y su gabinete, para despojarse de la frivolidad y asumir el papel que le corresponde en un estado tan complejo que, a casi seis meses de alternancia se debate entre las incongruencias de un gobernador a quien los compromisos como candidato son ahora el reconocimiento de propuestas amañadas, tanto como le ocurrió en el lapso de mandatario electo.

El despido de todos los policías, y la recontratación parcial de ese conglomerado, puede ser una solución al crecidísimo problema laboral en que devino. Le aseguro que nadie saldrá ganando, pero para conseguirlo la autoridad ha de mostrar seriedad y cautela, llamando a los funcionarios narcisistas –incluido el jefe de todos ellos- a una conducta que demuestre compromiso con el estado y no el permanente actuar bipolar de un señor manchis que a todo le tira pero a poco le atina.

Hoy vemos que uno de los errores de los policías rebeldes fue la pretensión de un sindicato. Con ello dieron al gobierno local la oportunidad de pedir ayuda al gobierno federal. Y los funcionarios del señor manchis no lo desaprovecharon.

Y el escenario cambió. De un problema laboral-político a otro, de estrategias, la primera de las cuales, materializada en el operativo de la PF arrojó buenos dividendos.

Si Mariano inyecta parte de los millonarios ahorros por despidos y ajustes salariales para responder a los reclamos salariales; si da marcha atrás al incremento a las percepciones burocráticas de sus confianzas, si antepone transparencia a sus acciones, este que es un serio problema habrá de ser superado, aun con el despido de múltiples elementos, pero con el convencimiento de la mayoría.

¿Qué sigue?

¿Acaso alardear con el aplastamiento de los policías y sus peticiones, unas justas y otras fuera de contexto?

Creo que la inevitable versión de Mariano, nos dirá si estamos ante un mandatario dispuesto a solucionar el problema o, decidido a echar más leña al fuego con alguna de sus acostumbrados marianismos, incongruentes, pero con la saña de quien se siente ganador en una crisis donde nadie gana, pues todos deberían contribuir para que el único beneficiado sea el estado y la seguridad para sus habitantes.

Una del ratón Crispín

Mientras el Órgano de Fiscalización Superior (OFS) se conduzca como si fuese un partido político con recursos infinitos (gracias al chantaje de las auditorías), veremos a un titular de este, actuando como cacique de pueblo ofreciendo prebendas a los “prencipales”, que  vienen siendo los señores y señoras diputados.

Y ahí tienes a Crispín, ofreciendo plazas a los representantes de los partidos minoritarios, con tal de lograr su apoyo para seguir medrando en este barril sin fondo.

Y a los legisladores que le platico, muy atentos a las proposiciones indecorosas de este ente de poder, capaz de corromperlos (¿apoco?) con cañonazos de billetes y con plazas para los cuates.

Chipi chipi de trascendidos tlaxcaltecas

.

CORACYT en breve será certificado, lo malo es que la empresa está ligada a un funcionario del gobierno del transparente manchis.

Se dice que la relación entre Hugo René Temoltzin Carreto, secretario de la Función Pública en Tlaxcala y el ex principal operador de Mariano González Zarur, el notario Rubén Flores Leal  es más fría que un témpano.

Después de que Flores Leal incorporara al equipo de Mariano a Temoltzin Carreto –conocido también como el secre cachando- y lo apoyara para ocupar un cargo dentro del gabinete, el hoy influyente funcionario lo traicionó.

Hace unos 15 días el notario realizó una fiesta por el bautizo de uno de sus nietos, reunión a la que llegaron algunos orticistas. La escena llamó la atención de Hugo René Temoltzin, quien más tardo en beber su cuba que en llevar el detalle de los invitados a su amo Mariano González.

Dicen que ese fue uno de los motivos por los cuales el hacendado gobernador ya no consideró a Rubén Flores como el sucesor de Anabel Ávalos en la Secretaría de Gobierno.

Se dice que la relación entre Mariano González Zarur y Rubén Flores Leal está muy dañada, tanto que el primero ordenó a la directora de Notarías y Registro Público de la Propiedad y del Comercio, Estela Sánchez García, no entregar más libros para que el notario pudiera seguir con su trabajo.

Los que conocen a Flores Leal asumen que el notario anda más que molesto, pero que en estos momentos aplica el viejo dicho, en el sentido de que la venganza es un platillo que se come frio.

Se dice que los diputados locales del PAN están trabajando en reunir todos los elementos para pedir un juicio político contra el gobernador, para lo cual mantienen un acercamiento con el ex mandatario Héctor Ortiz, quien junto con unos abogados arman la estrategia legal que en breve pondrán en marcha los legisladores.

Los panistas saben que su estrategia de someter a Mariano González a un juicio no prosperará, sin embargo el contador será sometido junto con la bancada del PRI en el Congreso a un desgaste, que obvio contribuirá a dañar aún más la deteriorada imagen del gobernador de la caja de cristal.

Se dice que en breve se anunciará la certificación de CORACYT, con lo cual Héctor Parker Vázquez, responsable de dicho organismo justificará su trabajo, lo malo es que dicho proceso estará a cargo de un despacho privado, cuyos dueños se encuentran ligados a un funcionario de este gobierno. Pronto los detalles del negocio.

Pierde Mariano pleitos de Tribunal Laboral, y Plaza del Bicentenario

.

Y falta el fallo federal en la clausura de la Central de Abasto… a seis meses de desgaste, la administración se dio cuenta de la ineficiencia de su gabinete… su política de terror sólo sirve al interior del gobierno; al exterior es un rotundo fracaso.

Los plazos legales se cumplen, y la justicia federal ha sido implacable con sendos yerros de la administración estatal: Silvano Báez García, debe regresar a la presidencia del Tribunal de Conciliación y Arbitraje (TCyA), de donde tiene que salir Felipe Badillo Santiesteban, a quien el marianismo acomodó en ese puesto en abril pasado.

Pero el fracaso de fracasos para González Zarur, es el amparo a la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT) a través del cual apuntala el comodato de la Plaza del Bicentenario.

Se trata de dos casos reveladores protagonizados por un séquito de subordinados dispuestos a complacer ciegamente a su amo, pese a que este tomaría graves decisiones dentro de probables esquemas de falta de congruencia a causa de una medicación tardía.

Cuando advierto la sumisión a niveles humillantes, del flamante secretario de gobierno (“lealtad al señor gobernador) o de la procuradora-autómata, quien se aleja de su obligación de representante social para reafirmar incondicionalidad a su jefe, puedo concluir en que los fracasos son la consecuencia de esta extraña política de terror, de aquél sobre sus propios colaboradores.

Así, nadie que se vea desempleado podrá contradecir a quien dicta una orden y no acepta observaciones.

Es un delicado coctel de visceralidad, enceguecimiento por ira y el extraño placer que pueden generar unos ojos angustiados al saber que abrir la boca en mal momento dejaría sin comer a su familia.

Ni siquiera es pragmatismo bajo la fórmula de que los medios justifican el gran fin perseguido.

Es el permanente autoengaño procurado por el monarca y celebrado cada quincena por los cortesanos y los súbditos cuya vocación de servir es tan balín como los dos pleitos  que al día de hoy carecieron de sustento para salir airosos.

En la lista de tragedias legales aguarda la estruendosa pérdida económica que para el gobierno de Tlaxcala puede significar la arbitraria suspensión de la Central de Abasto.

Es casi una copia al carbón del TCyA y de la Plaza del Bicentenario. Con el agravante de las cuantiosas sanciones del contrato signado entre autoridades y constructora.

Aquí, el riesgo es mayúsculo pues Orión, la empresa de los Zambrano, está a punto de ganar el amparo que permita activar dicho contrato.

Entonces, dolorosas multas para nuestra maltrecha economía acompañarán la mirada de, “no se pudo patrón”, con la cual los responsables osarán dejar al gobierno con compromisos prácticamente impagables, equivalentes al presupuesto junto de los municipios más importantes de la entidad.

El miedo al estilo de Mariano funciona al interior de su gobierno. No halla resistencias y, eso lo lleva a suponer  que su mandato también puede darse con los entes que de alguna forma hicieron negocios con el gobierno.

No calcula sus alcances, sus relaciones y mucho menos toma en cuenta la seriedad de sus contrapartes.

Esta cauda de derrotas legales, a casi seis meses de gobierno habrá demostrado:

1.- La incompetencia de un gabinete seleccionado al vapor y con una dolorosa falta de seriedad.

A propósito de la memoria de corto plazo podríamos comprender la superficialidad del hoy responsable de los destinos del estado, para hacerse de un equipo competitivo y honesto, bajo la creencia de su legítimo y elevado deseo de ser gobernador.

Dedicó un tiempo precioso a una celebración interminable. Faltando unos cuantos días para asumir el cargo, comenzaron las llamadas, como si los convocados hubiesen obtenido el premio mayor de la lotería, sin siquiera haber comprado boleto.

2.- La prolongada e inútil espera de los tlaxcaltecas para ver concluida la Plaza del Bicentenario, en cuyos terrenos lo mismo se acabó con una añosa primaria, que se derruyeron las oficinas administrativas de la Secretaría de Salud.

Seis meses de ver detenidos los trabajos en esa tremenda obra a causa de una decisión precipitada como consecuencia de una rabieta aplaudida por un séquito de inútiles.

3.- El uso innecesario de la fuerza pública para, “clausurar” (¡hágame el favor!) el lugar donde operaba la justicia en materia laboral.

¿A quien en sano juicio se le ocurre clausurar una instancia de esta envergadura, como si se tratara de un puesto de licuados o, un antro que vende bebidas a menores de edad?

A quien toma las cosas con tal desparpajo porque muy dentro de él quiere tirar la toalla un día de estos, cuando los muchos indios que somos, ladinos y revoltosos, hayamos colmado el plato del hacendado y entonces decida trasladarse a mejores lugares, donde lo entiendan, donde se sienta como en casa.

Todo a futuro

Hoy vemos la intensa promoción de acciones de ruego a una delegación japonesa para que venga a invertir a Tlaxcala, porque urge crear por lo menos un empleo.

¿Usted cree que los japoneses ignoran la falta de seriedad de esta administración?

Tlaxcala registra una importante pérdida de empleos, cientos, miles de ellos, a consecuencia de una visión de exterminio.

El responsable no se dio cuenta  que los hoy desempleados se desempeñaban como servidores públicos desde hace mucho tiempo. Ellos esperaban la llegada del líder para demostrarle cuanto antes su lealtad, ya fuera perredista, panista o tricolor, de donde realmente provienen.

Pero el estilo de gobernar de los hacendados ni siquiera  imagina el significado de la palabra conciliación. Hay que limpiar el rancho. Hay que correr a los sinvergüenzas esos que tenían otro capataz. Hay que matar a los becerros de antes, nomás por joder.

Mariano debió ser gobernador hace treinta años, cuando la hegemonía de su partido permitía estos excesos.

Hoy las cosas cambiaron, sí señor. Hoy, la Justicia Federal dio dos reveces al gobierno de los desplantes y le enseñó que las visiones previas a Natalia Teniza Portillo, no tienen cabida ni aquí, ni en China.

Crisis en Seguridad: lealtad de policías contra desplantes del mando supremo

.

¿Quién puede más, el creciente rencor de una Policía llevada al límite de su desempeño ante criminales despiadados y bien armados, o la subestimación de la autoridad, pretendiendo someter a esa tropa con mandos superiores, tiránicos e inflexibles?

Entre los actos de histeria de Juan Olmedo, hacia sus subordinados –en tiempos de Alfonso Sánchez Anaya y, el mar turbulento en el sexenio de Ortiz (donde el pez grande devoraba al pequeño), prevaleció sin embargo el diálogo con los y las policías, a quienes se echaban a la bolsa con cierta facilidad, dotándolos de nuevos uniformes u otorgándoles algún bono, como anillo al dedo para alivianar la tremenda pobreza de quienes portan las insignias con admirable lealtad, aunque sin un peso en el bolsillo.

Pero en esta administración, la antítesis de aquella intención por, “recomponer el tejido social”, refleja el rumbo equivocado del deseo marianista por considerar subordinados a sus colaboradores.

Por si el gobernador Mariano González Zarur, no se había dado cuenta, las manifestaciones de uniformados, son el ejemplo más claro del tejido social roto.

El amo no tendría porqué adentrarse en escenarios ficticios, de víctimas de gobiernos pasados. Debería ver por el cisma actual, cuya complejidad debe analizarse con toda precisión.

1.- Los dogmas, en tanto tabla de Moisés, quedarían desfasados para seguir rigiendo el comportamiento de los cuerpos del orden, si sus superiores no encarnan la virtud con un desempeño noble, bien intencionado, cristalino y generoso, pues los uniformados son el factor humano para posibilitar el monopolio de la violencia, en manos del Estado.

2.- Todas las mañanas durante el izamiento de la bandera, se vive el momento cumbre de reafirmación de lealtad al país; el concepto de mando superior también por añadidura es aceptado en ese puntual homenaje, cuyo simbolismo es ignorado por muchos y, cuya esencia, trastocada de una forma tan injusta en el caso de los uniformados tlaxcaltecas, que estos bien podrían reclamarlo con una frase inmortal de Sánchez Piedras: “no se puede tratar igual a los desiguales”.

3.- Ese trato lleva al alto mando de la Policía a estirar el resorte social que tiene en sus soldados, hasta el límite, a riesgo de reventarlo. Le exige el cabal desempeño en sus actividades preventivas, pero no estimula ese requerido acto de valor en estos tiempos, de crimen organizado, decapitaciones, narcotráfico y corrupción, como el cáncer que carcome la estructura ósea del Estado.

4.- Ruben Santacruz Caltempa (y seguramente también su antecesor) encarnan ante la tropa el papel de tirano –ordenado por el hacendado al que sirve- para mostrar carácter y maltratar al indio hasta que este ceda al ver rodar la sangre por su escuálida humanidad.

¡Craso error!

Esta instancia, la encargada de cuidar la vida de la población a costa de la propia, es el estrato laboral más sensible, por las condiciones de explotación –por eso, la homologación es una petición fundamentada- a la cual pretenden ser sometidas mediante la inflexibilidad de los jefes, devenidos en remedos hitlerianos para fuetear el rostro de la tropa o, humillar su dignidad hasta los niveles que provocan la rebelión que hoy estamos viendo.

La Policía no cabe en el pseudo programa de una administración laxa.

Quisiera ver uniformados al secretario de los zapes, al xoloescuintle, al subsecretario michoacano remedo del Che, a quien los manda o, a los que medran en el DIF, para que conozcan así, tantito, lo que es el verdadero amor por la Patria, concentrado en la custodia de calles, edificios públicos y privados, automóviles, comercios…

La sospecha de que nuestras arcas son saqueadas para financiar una precampaña presidencial (sí, la de Quiquepeña) acabó de contaminarse el legítimo rencor social de la tropa, en contra de quienes los pretenden sobreexplotar pagándoles lo mismo y, si se puede, quitando pesos a su raquítico ingreso.

Eso no es justo.

Ahora bien, un sindicato de policías es imposible bajo la actual Legislación.

Volviendo al tema de los dogmas, detengámonos a analizar el principio que rige a las fuerzas armadas: lealtad.

Y la lealtad, históricamente se ha contrapuesto a reiterados intentos por conformar un “sindicato del rifle”.

Es impensable e ilegal que la autoridad acepte a sus tropas creando una organización gremial. Ningún pacto laboral sustituye al valor del efectivo, en tanto su palabra empeñada a la Patria para encarcelar a los delincuentes, aun exponiendo su integridad.

En otras palabras, la tropa no podría confiar sus intereses laborales a un sindicato cuyo contrapeso al dogma de lealtad, sea la aceptación del miedo como impedimento para cumplir su encargo a cabalidad.

Pero, podemos apostar al cambio de actitudes de ambas partes bajo el compromiso de respetar la dignidad y los derechos de la tropa, a un mejor nivel de vida, a un ingreso homologado que le permita amar su trabajo como complemento al admirable amor a la Patria, a un estímulo justo, como son las vacaciones, para poder compartir con sus seres queridos un poco del tiempo entregado al Estado en forma generosa.

Si el comportamiento del hacendado gobernador supera la etapa de la subestimación social, o sea de los subordinados, si se percata que en un régimen democrático, él vale lo mismo que el más humilde de los colaboradores de su gobierno, cundirá el beneplácito social, y no nada más en la policía, sino en cada área donde los servidores públicos realizan a diario la versión propia de lealtad hacia el gobierno del cual forman parte.

Esto nos lleva a confrontar dos conceptos: el dogma y su actitud leal de la tropa, y la utopía de lograr un cambio en los desplantes tiránicos de quien gobierna.

Como puede usted ver, la solución al grave conflicto de la Policía Preventiva, puede estar tan cercano como complicado, todo depende de la voluntad de unos, los miembros de esta corporación llena de valores y a la vez de pobreza, y del mando supremo en Tlaxcala para que deje de pichicatear el dinero del Estado, con el propósito de darle un uso canalla.

Triangularían enviado de Peña Nieto y Carlos Rojas recursos en Finanzas

.

Viene del Edomex y obedece instrucciones del gobernador Peña Nieto; se llama Jorge Capiz Jasso y, opera bajo el título de director de Recursos Materiales, un extraño sistema en el que lo menos importante son los tlaxcaltecas.

Aún está fresco el  deprimente papel de quien el sexenio anterior estuvo al frente de la dirección de Recursos Materiales. Mire que vender como chatarra, decenas de vehículos embodegados fue un vulgar acto de saqueo que debe ser castigado.

Las elucubraciones del secretario de los zapes (Richi García Portilla) y sus mil setenta y tres millones de la hiden debt, deberían apaciguarse, poner los pies sobre la tierra y, seguir el hilo conductor de temas como el aquél  acto de latrocinio.

Me pregunto, quién será el nuevo director de Recursos Materiales del gobierno… no nos vaya a ir peor.

1.- Responde al nombre de Jorge Capiz Jasso, y forma parte de una larga lista de funcionarios, acomodados gracias a la influencia del gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

2.- Junto con Carlos Rojas, operaría una triangulación con el presupuesto estatal, dejando al locuaz García Portilla, en un nivel inferior por cuanto a toma de decisiones, aunque su responsabilidad es grave.

¿Qué hace en el gobierno de Tlaxcala un elemento tan ligado a Peña Nieto?

Al interior del palacio de gobierno, se condena la inaccesibilidad de Capiz Jasso, servidor público de cargo medio, pero con atribuciones tan amplias como desconocidas.

¿Qué hace Carlos Rojas en el gobierno de Tlaxcala?

Buscando constantemente la manera de meter goles, según gente cercana a él.

Así que el secretario xoloescuintle (de la Función Pública), no debería pasar por alto esta operación a la que cada día le encuentro parecido con un boquete, por donde pueden irse los dineros, esos que no entran en el discurso de la administración laxa y cauta.

Negocios, ¿en el DIF?, un escándalo

Usted sabe que las malas acciones siempre afloran.

Como la refacturación de despensas, a un precio tres veces superior a su valor.

1.- Sin importar la ínfima calidad de productos empaquetados en esta extraña prestación a las familias más necesitadas, un hábil junior logró el beneplácito de su apá, para medrar de una manera escandalosa… gastaría sesenta pesos en promedio por cada despensa y, la vendería al gobierno entre 180 y doscientos pesos.

2.- Un clon del gran caos vigente, se da en esta dependencia, donde debería trabajarse horas extra para recomponer el tejido social, pero quien de ella se encarga parece no hacerlo con gusto. Es más, puede hasta darle asquito aquello de reunirse con madres de familia y sus hijitos… no, no, no… quién piensa en semejante sacrificio.

3.- Y gracias a esa caótica situación el medio brodi (medio porque está chaparro) le entró a hacer uno de los negocios de su vida, el cual subirá de manera proporcional al reparto infame pero masivo de esa selección de productos de bajísima calidad entre esas personas cuya economía es apremiante.

No entiendo el porqué de la tardanza del secretario de la Función Pública (o se está haciendo de la vista gorda) en el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Yo creo que aquí hay una confusión con el carácter social de dicho sistema. El desarrollo debe ser pero de todas las familias tlaxcaltecas y no nada más de una familia, cuyo apá como que dijo –en términos de rancho, verdad- “atásquense, ora que hay lodo…”.

Los negocios ya trascendieron a otros estados

De la costera Miguel Alemán, de Acapulco, nos llegó el reporte de una discoteca que está jalando a todo mecate… ya sabe usted, que unas luces tremendas, que unas bebidas espléndidas, que las muchachas y los muchachos se cambian de nombre de tanto consumir, vamos, esas son ganas de tener una vida loca.

¿Y eso qué tiene de extraordinario?

Según los recibos de algunos servicios del tal antro que le platico, dos son los socios metidos en aquello… uno, un ex alcalde que andaba medio sentido con el amo porque no le dio ni maíz (aunque a la seño su cónyuge sí le dio chamba) y el otro, pues quién más… el mismo del negociazo con las despensas…

Ese antro, es parte de una pretendida cadena con representación en Tlaxcala, bueno en Santa Ana, en un centro comercial que está bajando el puente 2009 (el de los nueve carros arriba y dos mil abajo, jeje, el chistecito lo inventó Sánchez Anaya).

Así que si una noche no aparece su hijo o hija, pues es porque ha de andar de antro… pues ya sabe dónde buscarlo.

¿Y el secre xoloescuintle?

Nada, haciendo el papel más difícil que te puedes imaginar.

Algo así como el criado encargado de asear todas las habitaciones de la hacienda, de enterarse de así de cochinadas, pero obligado a guardárselas todas, porque si su amo se entera que anda de bocón ahí, dizque cumpliendo con su papel de contralor, ¡no, para qué quieres… capaz que lo agarra a piedrazos (je)!

Y al fluir los sobornos al Congreso…

Pues el papel del Poder encargado de revisar las cuentas al Ejecutivo, entró en una como prolongada borrachera de los legisladores con ese encargo. Y ahora que se les baje, pues les darán otros cheques y así sucesivamente hasta que unos puedan saquear a placer, mientras los otros, como que se pelean, como que debaten, y como que cobran por ese servicio distractor.

Es importante la comparecencia de Hugo René Temoltzin, para dar pormenores de las supuestas triangulaciones en Finanzas, corrupción en el DIF y otras acciones que seguramente tendrán una justificación.

No puede guardar silencio. No puede nadar de muerto en estas aguas que comienzan a enturbiarse gracias a la adopción de un sistema cuasi feudal basado en el terror de perder la cabeza cuando no se tiene contento al señor.

La enfermedad de Párkinson y quien la padece, prioridad para todos los sectores de Tlaxcala

.

El tema debe tomarse con toda seriedad pues, los yerros constantes y las incongruencias, una tras otra, no necesariamente obedecen a una conducta predispuesta… puede ser producto de una seria afección neurológica

La salud de nuestras autoridades va de la mano con su rendimiento. Restar importancia a la enfermedad de Parkinson que desde hace años afecta al protagonista de la actual administración, sólo mostraría el querer desentenderse de un tema fundamental en lo que cada vez más sectores de la política consideran un comportamiento con recurrentes crisis erráticas.

Una joven colaboradora muy cercana, confesó hace poco haber sido víctima de una inexplicable pero dolorosa golpiza de parte de su jefe. Cualquiera que haya sido el pretexto jamás justificará una conducta violenta.

Hay un funcionario (el secretario de los zapes) con un calvario semejante al expuesto; incluso con reiteradas renuncias, a las que invariablemente siguieron actos de convencimiento para aplicar la dosis necesaria de resarcimiento de tejido social roto.

Hoy, puede acontecer la más severa acusación en contra de su antecesor y el terrible lío en que legaría las finanzas, pero mañana esperaríamos la súbita encomienda al gobierno federal para castigar aquél comportamiento cuasi delincuencial.

En la víspera de una significativa celebración de toda familia podemos escucharlo hablar de su orfandad política, aunque en oportunidades posteriores haga un rebosante homenaje al ex gobernador Emilio Sánchez Piedras.

Los trastornos neurológicos, como la enfermedad de Párkinson, llegan a nuestra vida sin ser invitados. Provoca la muerte de neuronas en perjuicio de una sustancia llamada dopamina, indispensable para que nuestros movimientos sean armónicos y para que nuestra conducta transite por escenarios de congruencia.

Es una alteración motora progresiva e incurable.

Por eso, familiares, amigos y demás personas interesadas en la salud de un ser con esta enfermedad, no pueden mostrarse ajenos a su progreso. Los medicamentos en este caso se consideran paliativos, pero no logran curarlo.

La mano izquierda de la persona que nos ocupa entra en constante afección de lo que los especialistas llaman control de reposo. Otros síntomas, como la resequedad de la boca, mal humor, cuadros hostiles y rigidez, están presentes.

Y quien lo niegue, peca de soberbio pues se trata de una enfermedad degenerativa que se agudiza a los sesenta y dos años de edad de quien la padece.

Creo que el Poder Legislativo podría dejar de lado cuestiones insustanciales, y analizar de manera seria y profunda esta patología neurológica en un personaje de tal relevancia para la vida del estado.

Ya en el terreno de las acciones, digamos que el cortoplacismo domina la agenda de quien nos ocupa, de tal forma que los seis meses aquellos, transcurridos tras la elección de julio de 2010, más el otro medio año (casi) de desempeño, sin evidencias de un avance concreto facilitado por un indiscutible liderazgo no necesariamente se relaciona con falta de planeación o comportamiento errático.

A esto, los especialistas le llaman memoria de corto plazo.

En este esquema, insistimos, el papel del Congreso es importantísimo.

1.- Dada la conducción con yerros notables, se han formado poderosos grupos al interior del gabinete que, procuran su prevalencia por encima de los demás integrantes. No tienen ningún interés por el estado, y al contrario, pugnan por un beneficio económico personal… los resultados serán funestos.

2.- Con gran habilidad, beneficiarios de esta crisis, perfectamente identificables, inventan conflictos de carácter partidista o grupal. Amplios conocedores y manipuladores del comportamiento de su jefe, adivinan las posibles reacciones. Y las aprovechan.

El escenario, ni pretende ser catastrofista o atribuir males inexistentes a tan importante personaje, pues disponemos de evidencias para demostrar de manera científica  su padecimiento de la enfermedad de Parkinson.

Cercano a quien ocupa estos párrafos, el ex gobernador Tulio Hernández Gómez, tiene que enfrentarse a una situación parecida, aunque sus problemas neurológicos no se hallarían en el esquema del Párkinson, sino como una serie de secuelas por traumas, lo mismo en su apasionada afición por los toros, que por las altas velocidades en motocicleta (todos recuerdan la trágica caída en la Ciudad de México que lo mantuvo en un prolongado coma).

Este ex mandatario debió ser internado en un hospital psiquiátrico, tras un penoso proceso legal iniciado por sus propios hijos, debido a evidentes yerros en su conducta, que afectaron su situación patrimonial.

Es apremiante tomar con seriedad el tema, pues la conducta de quien consume productos como, sinemet o madopar, para atender los temblores lo afectan, debe ser observada por especialistas. Y no estamos hablando de un personaje menor.

Hagamos una evaluación seria de este primer lapso de gobierno. Veamos que además de los temibles apetitos de quienes tomaron desde fuera por asalto a Tlaxcala, hay una patología neurológica en la salud de quien sostiene el timón.

¿Sabe?, los resultados son delicados.

Debemos apostar por una cura, aunque dicha enfermedad no la tiene. Entonces, debemos ser conscientes de los altibajos de la autoridad y sus orígenes.

Si lo juzgamos de manera implacable, nada bueno aguarda al destino del estado.

Es mejor conocer y compartir el problema. Buscar soluciones de manera mancomunada.

La realidad no es sencilla.

Llega Noé, las expectativas

Cuando Noé Rodríguez Roldán fungía como líder de la LVII Legislatura, la bancada priísta enfrentó una terrible división. Dos orticistas: Víctor Hugo Cahuantzi y Antonio Velázquez Nava, se asumieron en abiertos opositores al liderazgo de Rodríguez, quien a su vez obedecía órdenes del entonces presidente estatal del PRI, Mariano González Zarur.

–          ¿Quieres ver cómo trato a mis subordinados?, preguntó el dirigente tricolor a un compañero circunstancial en una mesa de café.

Aquél respondería con un, “yo no sé” y, como si esto fuera una expresión de asentimiento, sobrevino lo siguiente.

Mariano tomó su teléfono celular, marcó a Noé Rodríguez Roldán, y le reclamó con un lenguaje propio de los carretoneros, la incapacidad mostrada en la bancada priísta para contener el activismo de aquellos orticistas que le platiqué.

–          ¿Ves?… así trato a mis subordinados…

Esa fue la placentera demostración del dirigente del partidazo (por cierto, ya como candidato a la gubernatura, perdería la elección frente al motivo de sus mohínes: Héctor Ortiz)

Hoy, al asumir el cargo de secretario de Gobierno, Noé Rodríguez (el de las mentadas telefónicas de su amo) consideró medular el asumir un papel de absoluta lealtad al señor gobernador…

Hay quien piensa que el nuevo responsable de la política interna del estado antepondría mayores compromisos con Tlaxcala y sus habitantes, dejando en segundo término el comprometido y temeroso agradecimiento a su jefe, por la oportunidad.

Pero lo dicho por Noé quedó plasmado como el reafirmado control absoluto, tiranía pues, que nos aguarda como parte del culto personal en que devino este incipiente sexenio de los nulos logros a casi medio año de desempeño.

Y por cierto, que dirá Rubén Flores Leal de ese cambio.